(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Advanced Microdevices Manuals | Linear Circuits Manuals | Supertex Manuals | Sundry Manuals | Echelon Manuals | RCA Manuals | National Semiconductor Manuals | Hewlett Packard Manuals | Signetics Manuals | Fluke Manuals | Datel Manuals | Intersil Manuals | Zilog Manuals | Maxim Manuals | Dallas Semiconductor Manuals | Temperature Manuals | SGS Manuals | Quantum Electronics Manuals | STDBus Manuals | Texas Instruments Manuals | IBM Microsoft Manuals | Grammar Analysis | Harris Manuals | Arrow Manuals | Monolithic Memories Manuals | Intel Manuals | Fault Tolerance Manuals | Johns Hopkins University Commencement | PHOIBLE Online | International Rectifier Manuals | Rectifiers scrs Triacs Manuals | Standard Microsystems Manuals | Additional Collections | Control PID Fuzzy Logic Manuals | Densitron Manuals | Philips Manuals | The Andhra Pradesh Legislative Assembly Debates | Linear Technologies Manuals | Cermetek Manuals | Miscellaneous Manuals | Hitachi Manuals | The Video Box | Communication Manuals | Scenix Manuals | Motorola Manuals | Agilent Manuals
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Revista de Obras Públicas de Puerto Rico"

•í' ■ ;Kíí 



^^m 




nmummmM 



-^ i){) ] s ()():U)/ /'>^> '^ 



REVISTA 

DE 

OBRAS PUBLICAS 

DE 

PUERTO RICO 

12J3 

1935-36 







■ ■; ■ , ■) t w 



iHiii 



:í;;i.i;!í 



TA 

33 










:x[\ 






■m 






•MBiaiiípiiiiip! 



m¡\ 






1!Í^ 


















■ 4 ! ' , _ 


\a]i 




: ; i ■ , ^ : " 






í»^'r 


l/'vlíl 




-,>q 




Muí 

4mt 




■ .fí;.: ] 




Ám \mMmm \mm mmm\mmm \ \ \ \m \vm. 



REVI 5TA DE- 
OBRAS- PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 




Camino Tomás de Castro, Caguas. 



Enero, 1935 



zAño XII 




Número 1 



':< 



Sucesores 
de Abarca 

INGENIEROS CONTRATISTAS 

Miramar — Santurce — Puerto Rico 



Talleres de Maquinaria, Fundición, Calilerería y 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
Eléctricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks, 
Válvulas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Schieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Thermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas, Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 

Consulte su problema con nuestros técnicos. 

-»-^-c»<¿>-~^C5^^^-: (1 

BULL LINES ' 

SEVICIO SEMANAL DE CARGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 

Y CAIRGA 

Daí .TI MORE-PUERTO RICO Y VICEVERSA 
l'UERTO RICO-NORPOLK Y PHILADELPHIA | 
SERVICIO INTERANTILLANO 

Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 
(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MURí J.E) 

SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 

E ISLAS VÍRGENES 

BULL INSULAR UNE INC. 

Honce Mayagüez Arecibo 

MUELLE NO. 3. TEL. 2060 SAN JUAN^ 




VAPORES CORREOS AMERICANOS 



El más eficiente y rápido servicio de vapores en- 
tre New York y Puerto Rico para el transporte 
de pasajeros y carga. 

Preferido por su experiencia durante 40 años de 
servicio sin interrupción. 
Para informes diríjase a : 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

k^j Muelle No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico. 

(r Foot of Wall Street, New York, N. Y. 

2 708 Canal Bank Building, New Orleans, La. 

'} 



PHOTOENGKAVING ART CO. 

Jirau ()() — Apt. 81G -- Tel. 84 
San Juan, Puerto Rico. 

Ofrecernos Jos mejores grabados para: 

Ihiv.'ises induísti-iales, Etiquetas para licores, Portadas, 
Anuncios, Per^c'Klicos, Revistas, Membretes, etc. 

Para trabajos buenos a uno o varios colores 
— Garantía y Servicio — 

Clises que imprimen bien 

CLISES "PACO" 

LLAME O visítenos 



,<ív'%.<^x^,<i-.>^>--%..<y<%x:^x'^ 



-^^^•^ 






^liJiafc 



;¥I: 



•TA 




E@BEAs peeLiems 



AÑO XII 



FWERTm mo 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



ENERO, DE 1935. 



No. I 



SUMARIO 



Página. 



Thirty-fourth Annual Report of the Oovernor of 
Puerto Rico 

llon. Blanton Win^hip — — — — — — 816 



Boletín de ¡a Carretera Panamericana 



828 



Considerations and Stttdies for a Government Cement 
Plant in Puerto Rico 

By W. D. Noble . 832 



Distrihttción de ¡os Volcanes 

Por Ramón Gandía Córelo va 



— 833 



Mejoras al Puerto de San Juan. — Ilustración en 

las páginas centrales y texto en la página 835 






^^lj^^^^ffs;^^ñ§;^f ^^^ C;'^ .:,- 









CAPITAL Of PUERTO RICO 

ADVERTISEMENT 

OFFICE OF THE CITY MANAGER 



San Jujan, Puerto Rico, Jan. 9, 1935 

Sealed proposals will be received by the 
Administrative Board of the Capital, at the Of- 
fice of the City Manager, City Hall, San Juan, 
Puerto Rico, until 10 o'clock A, M. of February 
25, 1935, and then publicly opened for "THE 
REPAIR TO PRESENT MECHANICAL 
EQUIPMENT OF THE GUAYNABO FIL- 
TER PLANT, CONTRACT NO. 9. 

Insrtuctions to Bidders, General and 
Spec-ial Conditions, Proposed Form, Specific- 
ations and all other information pertaining to 
the proposed work may be obtained at the office 
of the Director of Public Works, upon payment 
at the Office of the Treasurer of the. Capital, of 



$20.00 which amount will be refunded upon the 
return of the specifications in good conditions 
within a cried of twenty (20) days after the 
date of the bidding. 



■ -«w»-_-»*« 



. Specifications and all other documents may 
be also obtained at the Office of the División of 
Territories and Island Possessions, Department 
of the Interior, Washington, D. C, upon deposit- 
ing a certified check for the above mentioned 
sum, payable to the Capital of Puerto Rico. The 
Administrative Board of the Capital reserves 
the right to reject any or all bids and to award 
the contract upon other considerations than that 
of price alone. 

JESÚS BENITEZ CASTAÑO, 
City Manager. 



SERVICIO EFICIENTE DE SEGUROS 

FUEGO Y marítimo — FIANZAS — COMPENSACIONES 

A OBREROS — ACCIDENTES DE TODAS CLASES 

AUTOMÓVILES — VIDA 



MARYLAND CASUALTY COMPANY 

THE FRANKLIN FIRE INSURANCE COMPANY 

JEFFERSON STANDARD LIFE INSURANCE COMPANY 



ANALIZAMOS SUS PROBLEMAS DE SEGUROS Y SUPLI- 
MOS MAPAS ENTERAMENTE GRATIS 



VÍCTOR BRAEGGER & CO. 

Agentes Generales 
Tetuán No. 19, Altos — San Juan, Puerto Rico. 






i ' i 1- m'j i i¿^«1lj i ^¿^ i jii i«i ii^ji i il i -jj ií j^WJi^ i ^ 



lEVISTA DE OEIR AS PÜELI^Í 

DE- - • 

PUEITOMCO 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo ím 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Piíblicas; para fomentar las industrias 

e impulsar el arte de construir. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 
$6.00 



Entered as second class matter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Post Office undtr the Ací of March 3, 1879 



AÑO XII 



ENERO, DE 1935. 



No. I. 



Thirty-Fourth Annual Report of the Governor 

of Puerto Rico. 



Octoler-l^, 1934. 

The Honorable 

Thu Secretahy of War, 

Washington, D. C. 

SiR: , 

In accordance with the provisions of law, I have the 
honor to submit the report of the Governor of Puerto Rico 
for the fiscal year ending June ^0, 1934. For the period 
from July 1, 1933, to February 4, 1934, inclusive, the re- 
port covers the activities of the Insular Government under 
the Administraron of my predecessors, the Honorable 
Robert H. Gore, Governor, and the Honorable Benjamín 
J. Horton, Acting Governor. 

The writer arrived at San Juan, the Capital of Puerto 
Rico, on February 5, 1934, and on the same day took the 
oath of office as Governor of Puerto Rico. During the 
period since my inauguration as Governor of the Island I 
have had occasion to visit the mainland twice for the pur- 
pose of personally discussing certain of the Islandés prob- 
lems with His Excellency, the President of the United 
States, and other authorities in Washington, D. C, 

General Situation 

During th$ year under repprt the Island ba» been free 



fr6m hurrcianes, severe earthquakes, and other great cal- 
amities such as have been experienced in other years. 
Adequate provisión had been made, however, to cope with 
such emergency had occasion arisen. The Puerto Rican 
Em^rgency Relief Administration, the Puerto Rican 
Chapter of the American National R^d Cross, the Insular 
Departments of Health and Interior, the Puerto Rican 
National Guard, and the Insular Pólice Forcé, were organ- 
ized, coordinated, and ready to render immediate relief if 
required. . 

The financial condition of the Insular Government 
during the fiscal year has shown improvement ovey ,the 
previous year, on account of reJuced expenditures and 
additional revenues resulting from the repeal of prohibit- 
ion.. The economic situation throughout the Island, how- 
ever, has been the most discouraging of recent y^ears. The 
number of unemployed has steadily increased and the 
situation in this respeot \s probably the worst in the history 
of the Island. The migration to the large cities and towns 
of unemployed agricultural workers and seasonal laborera 
in the sugar milis has brought about a situation which b^ 
comes more serioug with each passing month, and the 
future care and relief of this dass o£ the Island '§ popul- 
ation is -becoming a problem requirlnj atid recelving our 
immediate attention. In the cities of San Juan, Ponce, 
and Ma^agüez slum eettlementn q£ % noft unianitax^ and 



817 



EEVISTA DE" OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



unsig'htly character liave come into existence, and I have 
found lipón personal injspeetion that similar eonditions 
exist in })ractically each municipality on the Lsland. IMuch 
is heing done through tiie Puerto Riean Emerüfency Relief 
Adniinistration and other Government Agencies in the 
way of rendering relief to the needy by furnishing employ- 
nient wlienever i)os.sible and in some cases distribiiting 
tood, CcKsb, fiíid sup])lying medical attention. We expect 
during the. current year to do .still more, and plans for the • 
clearance oí' the sliims ai'c under way ; settlements will be 
bnüt on suitable locations near the cities and towns for 
the housing of the ])oor, in small biiildings nnder eonditions 
insuring better «cinitation and more healthful surronnd- 
ings. Rehabilitation plaus also include the e^itablishment 
of small. farms throughout the lsland Avhere a livelihood 
and a home will become avail^ble for those of the un- 
em])loye(l who are traiiied in agricultnre and who are ear- 
nest in their desire to retiirn to the soil with aii op[)ortunity 
of eaiiiing a living and eventually owning liomes of their 
own. These settlement hoiises and small farms will be 
sold on easy terms to worthy people Avho are now living 
in the shnns and ap])areiitly are unable to imjn-ove tlíeir 
ccndiíicn. While thirty-íive i)er cent of the lsland 's ])opul- 
ation i.s estimated as receiving eitlier direct or indirect 
relief from the Puerto Kican Emergency Relief Adniin- 
istration, and poverty and distress is in evidence in every 
city, town, aud village on the lsland, the larger ])ortion 
of the other sixty-five ])ev cent of the ]:)0])uhition soems to 
be living nnder noi'mal eonditions and 1heir healthy finaii- 
cial sitnation i,s indicated in a recent rcjioi-t 1 ha ve received 
from i\\e Ti'casnrer ot* Pnei'lo Kico in wliich it is shown 
that in ílie vai ¡ous ])a]d^s of the Jsland fuiuls have accum- 
ulated in savings accounts in an amount of $10,993,410.76 
With the exce]ition of a number of 8trike^, all of which 
were of minor imi)ortance, and a gasoline boycott in De- 
cember which at one time threatened to assume serious 
proportions. law and order have been maintained at normal 
eonditions during the year throughout the lsland. 

GOVERNMENT FINANCES 

Revenue receipts for the fiscal year 1938-34 exceeded 
the original estímate of the Treasurer by $971,063.89. 
Thi>s increase was due in part to the fact that the proceed.s 
of the gasoline tax dnring the fiscal year, instead of being 
devoted to a special fnnd for the development and im- 
provement of municipal roads, were covered into the Gen- 
eral Fund under the terms of Act No. 15, approved 
August 24, 1933, and in ])art to revenues derived from 
alcoholic beverages which were collected under the prov- 
isións of Act No. 1, approved :\íarch 12,1934. At the cióse 
of business on June 30, 1934, the General Fund showed 
a cash balance of $144,771.22. A brief resume of the Gen- 
eral Fund Account for the ñscal year under report being 
as follow^S: 



i^(?c'6'^¿?Í6•: 
Insu^a^ Revenue receipts 



$11,271,063.89 



13,404,627.89 



Available resoiirces, fiscal year 1933-34 $14,006,134.03 

DLsburseiiieiits, fiscal year 1933-34 13,861,362.81 

Cash balance as of June 30, 1934 $ 144,771.22 

During the year the Treasurer revised his estímate of 
revenue receipts, increasing the original estímate of 
$10.300,000 to $10,950.000. Actual collection of revenues 
amounted to $11,271,063.89 with an excess of collection 
over revised estimates of revenue receipts amounting to 
$321,0{)3.89, in view of which several a])])ropriations voted 
by tile Legislatui'c covering such services as were most 
necessary for the i)ublic good, were taken care of. On 
Jnly 1, 1933, there existed ap})ropriation liabilities over 
ípsouices amounting to $1,083,263.28. During the fiscal 
year 3933-34, these appropriation liabilities w^ere reduced 
by $804,279.44, as shown in the summary given below: 

COXDITION AS OF JULY 1, 1933 



C'nsli balance, Jnly 1, 1933 $601,506.14 
iVcci'uod resoui'ces refund- 
nldo to General Fund treat- ' 

ed ns cnsli 173, 437.50 

I ^ 

(asi), July 1, 1933, including ncci'ued 

rcsoiirces $ 774,943.64 

Appropriation liabilities for previous 

y ^ íx r 1,858,206,92 

Condition, July 1, 1933, and excess of appropriation 

liabilities over resources $1 083 203.28 

Cíish balance, June 30, |34 $144,771.22 

A cerned resources refund- 

able to General Fund treat- 

ted as cash 280,068.72 

Cnsli, June 30, 1934, including accrued 

resources $ 430,839.94 

Appropriation liabilities from previous 

y ^ ^ !• 709,823.78 

Condition, Juíie 30, 1934, and excess of appi'opriation 

liabilities over resources ^ 278 983 84 

Progress during the year $ 804,279.44 



Cash balance on July 1, 1933 



$601,506.14 



The Trea.surer reports the total eash receipts for the 
fiscal year 1933-34 as being $36,867,405.65, of which 



■^ ««^«VIV^X 



■■'üi"' 'jf»'^^'mj.'r^-^,:n-T 



"^Wv^F "-•;: i^W-'}''*'r *- n 



fV^r??if^íí;#^;^;^1»;-ífv:'. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



él» 



amount $15,436,428.79 representedf inimlar revenues, and 
$21,430,976.86 represented trust funds. The figures for 
tlie year sliow an increase over the figures of the previous 
year of $9,521,657.97. Tlie latter figure, liowever, includes, 
besides the usual book eutries through eash records, an 
amount of $6,977,928.76 of h'ederal rehabilitation funds. 
The actual coUections from ail .sources of insular reveuues 
during the fiscal year under report amounted to $11,271, 



063.89, or $1,896, 705.67 in exeess of similar coUections for 
the preceeding fiscal year and tliese figures have only been 
exc<K)de(l, (]iiiiii<; llu» hisl iive-year j)eriod, in the fi«cal 
yc.ar il931-32, when coUections amount ing to $12,662,359.76 
were recorded. A comparative statement of the detailed 
coUections oí t]ie past fiscal year as conipared with the 
previous fiscal year, aiul estinuitcd coUections Jo» the fiscal 
year 1934-35, is as loHows : 



Soureo of RevGuue 

United States Intenial Revenues 

Customs Eevenues 

Property taxe<s — Insular proportíon 

Property taxes — University proportion 

Exeise taxes 

Inheritance taxes 

Telegi'aph and Teleplione reeeipts ». 

Ooiii'l! fees and fines 

niirl)or and dock fees 

íjati^rest 

Inconie tax 

I^isoellantíüus 

To^íii 



OoUei'tioiis 


(. ollrrt ioiis 


Estiniatc for 


l\)■^^-^^'^ 


i9;;;;-;;4 


1934-35 


$ 140,7(^(5.52 


$ 14!K:.94.i24 


$ 150,000.00 


L:,0.>:>,(l(l().O(» 


l,(i()(),O0().()() 


1,100,000.00 


:n.3,7i»i:.()i: 


;i;!:"),(Hir).7(; 


275,000.00 


i.',si);5.i):? 


4r)í^.3t> 

7,099,r).Sl!.'J2 




4,971), i'í'tj.u; 


r,835,00ü.0O 


:u,;;84.iM) 


:.:),::!»(>. i;; 


45,000.06 


ll'J,7l^4.7r> 


vi\:x\\\s^\ 


125,000.00 


)l.;>r>lu(} 


1^, sur.. 70 


20,000.00 


4í.j.r);i.8i> 


4S,i^(')r..;;() 


40,000.00 


i\:imk\vi 


:í4,9():2.;u 


35,000.00 


1,4 70,994. :ui 


],r.9 1,1 17.07 


1,465,000.00 


j:5r),(;i28.::o 


:^i:),977.na 


110,000.00 


$9,:i74,;ir)H.22 


$1 i,l:71.(mi;{.S!> 


$11,200,000.00 



The reeeipts of trust funds during the fiscal year, leiíahilitat ion projíH-ts, ar(^ sliown as $11,523,466. 08, the 
after deductin^* the amounts receive don account of federal details \w\\m shown in the follnwin^* tai)h^: 



1932-33 



1933-34 



|5xeiafr and Propeirtj Taxes 

Redeínption Funds for Insular Loans 

University Funds 

U S. Government — Morril Hatch Aet 

Court fees and fines 

tlarbor and Dock Funds 

Interest 

Irrigation Funds 

Special Fund for Dvelopment and Use of Water Power of P. R. 

Workmen's Kelief Trust Fund 

Savings and Loan Funds 

Retirement Fund of Eniployees of the Insular Government 

Teachers ' Pensión Fund 

Speeial Deposits 

Miscellaneous .♦.. 



$ r,,:{(;(>,()60.ri0 

873,908. 31 

77)2,839.14 

50,000.00 

70,178.57 

4!),959.10 

42,07(').80 

1,040,042.08 

1,2()5,877.99 

5()2,ni:í.r)3 

807,430.49 
171,247.94 
155, 389. 9() 
125,315.37 
2,003,775.31 

.Í?l 3,397,884.1 9 



$ 4,264,248.84 

960,718.83 

840,445.47 

50,000.00 

62,823.17 

54,703.18 

91,065.14 

631,508.11 

734,911.34 

706,072.50 

907,257.56 

303,205.80. 

154,881.45 

234,782.27 

1,526,842.62 

$11,523,466.08 



The total bonded indebtedness of the Insular Govern- 
ment, as of June 30, 1934, amounted to $27,8-75,000. The 
total amount of assessed valúa t ion of all property in Puer- 
to Rico, real and personal, for thí^ fiscal year endin^ June 
30, 1934, was $297,119,629, or $17,200,445 less than that 



fiseal year 19:>,3^34 in an aniouiit. oí $0,r>82,710.29, the aver- 
age tax rate for tiu' year l)ein^^ 2.21551 per íiundred. Prop- 
eity taxes eolleetcMl durin^í llie year are reported ,a>s amount- 
m^ to $5,9()8,')44.93, or $475,285.98 in excess of similar 
coUections for the previous year. Total. o-f property taxe» 



of the previous year. Property taxes were levied for the deferred and pending collection through action by the 



819 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



court as of June 30, 1934, is reported as $7,699,159.09. 

The foregoing remarks on the finanees of the Govern- 
ment give a brief resume of the situatioú. Further and 
more complete details will be found in tables submitted by 
the Treasurer of Puerto Rico and by the Auditor which are 
among the exhibits appended to this report. On the whole 
the financial condition of the Insular Government for the 
year is considered satisfactory and an improvement over 
the situation existing during the previous year. 

MUNICIPAL FINANCES 

The municipalities of Puerto Rico, seventy-seven in 
number, closed the fiscal year under report with a total 
indebtedness of $17,613,339.33, according to the report of 
the Trqasurer of Puerto Rico. Loah ordinances approved 
by the Executive Council for Municipalities totaled $935, 
100, as follows; 

Caguas $526,000.00. To provide for the improvement 
and extensión of the waterworks and sewerage supplies. 

Cataño $4,000.00. For the construction of a schohol 
building. 

Corozal $47,000.00. To provide for the construction of 



a new waterworks system and a new electric light plant. 

Guayama $6,000.00. For the construction of a tubercu- 
losis hospital in cooperation with the Department of Health. 

Guayama 30,000.00. For the construction of a sewer- 
age system. 

Humacao $100,000.00. For the improvement of water- 
works and reconstruction of the High School. 

Manatí $1,000.00. For improvement of waterwoks 
system. 

Manatí $76,000.00. For construction of ,a modern sew- 
erage system. 

Ponee $7,500.00. For repair and protection of the mu- 
nicipal pier. 

San Juan $135,000.00. To cover budget appropriation. 

Yabucoa $2,600.00. For highway repairs in the barrio 
''Playa Guayanés''. 

The estinxated receipts for the municipalities of Puer- 
to Rico for the fiscal year 1933-34 amounted to $5,976,967. 
86, while expenditures were estimated at $5,976,967.19. A 
comparative statement of receipts and expenditures from 
all municipalities for the fiscal year 1932-33 and 1933-34 
is shown in detall, as follows : 



EECEIPTS 



1932 - 33 

Property taxes $4,672,928.28 

Other taxes 354,930.40 

Operation of public utilities 769,535.37 

Use of municipal property 311,191.66 

Other receipts 103,142.77 

Incidental and miscellaneous receipts 10^739.85 

Total $6,222,468.33 



1933 - 34 

$4,383,304.17 
401,507.30 
793,910.71 
278,211.84 
113,444.88 
6,588.96 

$5,976,967.86 



Decr,ease 
$289,624.11 

32,979.82 

4,150.89 

$326,754.82 



Increase 



$46,576.90 
24,375.34 

10,302.11 



$81,254.35 



EXPENDITUEES 



1932 - 33 



1933 - 34 



Decrease 



Increase 



General Government $1,418,920.54 

Public Order and Security 73,106.88 

Highways and Plazas 374,126.31 

Sanitation T. 437,748.60 

Clmrity 858,828.97 

Correction 81,886.03 

Education 841,570.60 

Construction and Permanent improvements 48,923.19 

Loan indebtedness: 

Ordinary funds 444,427.10 

School funds 92,5^8.03 

Special taxes 1,545,479.40 

Total $6,217,614.65 



$1,415,825.59 

75,470.85 

313,580.88 

404,518.62 

860,395.66 

77,841.56 

795,020.24 

37,654.01 

509,185.13 

95,062.95 

1,392,411.70 

$5,976,967.19 



$ 3,094.95 

60,545.43 
33,229.98 

4,044.47 
46,559.36 
11,269.18 



153,067.70 
$311,811.07 



$ 2,363.97 



1,566.69 



64,758.03 
2,474.92 



$71,163.61 



^^ *'-'**-»w« 



■^■^7^^, 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



820 



EECAPITULATION OF EXPENDITURES 



1932 - 33 



1933 - 34 



Decrease 



Increase 



Ordinary funds $3,615,778.09 

Sehool funds 985,171.28 

Special taxes 1,545,603.71 

Special sehool taxes 65,700.00 

Trust Fund (Municipal Charity) 5,361.57 

Total $6,217,614.65 



$3,581,578.88 

931,484.97 

1,396,983.04 

61,731.00 

5,189.30 

$5,976,967.19 



$ 34,199.21 

53,686.31 

148,620.67 

3,969.00 

172.27 

$240,647.46 



The condition of Municipial finances ls not at all .sat- 
isfaetory and the need of reorganization of these municipal- 
ities throu^h changes in powers and consolidation becomes 
more evident each year. This mater is being studied with 
a view to having the required remedial legislation passed 
at the next session of the Legislature. 

BANKS AND BANKING 

On June 30, 1934, the aggregate depoBÍts rex^orted by 
all banks amounted to $31,011,701.70, an increase of 
$4,211,309.50 over deposits as reported on June 30, 1933. 
Checking accounts totaling $11,593,320.43 had increased 
by $1,160,499.65; savings accounts in an amount of $10, 
993,410.76 on June 30,1934, were $2,097,700.76 in excess. 
of amounts on deposit on the same date of the previous 

. year, ,and loans on June 30, 1934, totaling $34,082,297.13, 
were $2,368, 634.90 less than o nthe,same date last year. 
The aggregate capital, surplus, and undivided profits of 
banks in operation at the cióse of the fiscal year was 
$4,472,941.96 as against $5,761,321.03 on June 30, 1933, 
showing a decrease of $1,288,379.07. The amount of cash 
in the possession of .all banks in Puerto Eico at the cióse 
of the year was $4,394,544.52, with an estimated additional 
amount of $2,000,000 as being in circulation in the banks 
of corporations, prívate firms and individuáis. 

Banks doing business in Puerto Rico at the cióse of 
the fiscal year numbered fourteen, with eigtheen branches 
all of which, with the exception of the seven branches of 
the National City Bank of New York and the Chase Nat- 

. ional Bank of the City of New York, which are under the 
jurisdiction of the ComptroUer of the Treasury, are under 
the supervisión of the Treasurer of Puerto Rico. 

The Credit Loan Bank started operations in August, 
1933, and the Chase National Bank of the City of New 
York opened a Branch in San Juan in November, 1933. 
The Roig Commercial Bank closed its branch at Juncos 
on January 29, 1934, and the branch of this bank at Río 
Piedlas was taken over by the Banco Popular. A branch 
of the Banco de Puerto Rico was opened in Aguadilla. 
Three of the local banks were aided by the Reconstruction 
Finance Corporation during the year through loans in an 
amount of $1,250,000. Five banks on the Island are under 

receivership, the Banco Industrial de Puerto Rico at San 
Juan ; the Banco de Yabucoa, at Yabucoa j the Rivas Com- 



mercial Bank, at Ponce ; the Banco de Economías del Pue- 
blo, at Ponce ; and the Banco Territorial y Agrícola lat San 
Juan. 

With the exception of two domestic institutions, which 
are still in difficulties as a result of frozen assets and loa- 
ses suffered during the early period of the depression, the 
condition of the banks doing business in Puerto Rico was 
satisfactory at the cióse of the fiscal year. 

CORPORATIONS AND ASSOCIATIONS • 

Fifty-five new domestic corporations were registered 
in the office of the Executive Secretary during the fiscal 
year 1933^34. Theae corporations haVe an authorizeid! 
capital stock of $4,335,000, a pain-in capital of $135,12i, 
and a capital subscribed for amounting to $36,500. Thir- 
teen of these corporations are industrial, 11 mercantile, 6 
for transportation, 3 deal in chcmicals and medicines, 2 
are for cock-fighting, 2 for cooperative building, savings 
and loan associations, 2 deal in tobáceo, 2 are agricultural 
cooper,atives, 2 deal in lumber, and the balance are for 
various other business activities. Fifteen foréign corpor- 
ations qualified for business in Puerto Rico during the 
year, 9 of which are industrial, 1 is engaged in motion 
pictures, 1 dealing in tobáceo, 1 dealing in radio advertis- 
ing, 1 dealing in sugar, 1 organized to engage in the 
stationery business, and 1 to deal in fruits. These corp- 
orations were authorized to issue stock of a par valué agreg- 
ating $5,386,000 as well as 204,200 shares of no par valu^ 
Forty-eight domestic associations, not for pecuniary pro- 
fit, were registered during the year^ Four cooperative 
marketing associations were organized and one cooperative 
association of production and consumption was formed 
during the year. 

TRADE AND COMMERCE 

The total of Puerto Rico's consignments to the ünxted 
States and exports to foreign countries, during the fiscal 
year 1933-34, amounted to $85,971,974, while imports for 
the same period totaled $63,924,883. The valué of exports 
exceeded similar shipments from the Island for the pre- 
vious fiscal year by $10,565,519 while the valué of imports 
during the same year exceeded similar shipments recéived 
in Puerto Rico during the previous year by $9,179,172, 



821 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



The visible balance of trade in favor of Puerto Rico f or the 
yeár was $22,047,091. Shipments from the Continental 
United States to Puerto Rico for the fiscal year totaled 
$57,503,315 a.s compared with shipments yalued at $48,886, 
644 for 1932-33, and sliipmcnts from Puerto Rico to the 
Continental United States for tlie past fiscal year were 
valued at $83,214,473, as against $73,388,298 for the pre- 
víous year. Sugrar exports for the fiscal year 1933-34, are 
given as 700,584 sliort tons of r.aw sugar valued at 
$44,443,769, and 118, 318 short tons of refined sugar valued 
at $9,823,272. 

There are a number of íables api)eiided to this report 
wliich give detailed trade and commerce stati.stics for tlie 
fiscal yeai- 1933-34. 

The Department of Agriculture and Commerce has 
been active during- the year under reference in its efforts 
to increase trade relationships between Puerto Rico and 
the Continental United States, as well as in the establish- 
ment of new industries on tlie Island. ' Cióse relationship 
lias been maintained with the United States Department of 
Commerce and cooperation obtained in connection witli 
•the Federal districts and foreign offices. Special stress 
has been given to publicity of the Islandés products and 
possibilities. A Puerto Rican exhibit was opened in the 
Céntury of Progress Ex])Osition in Chicago where many 
of the Island 's products are on exhibition. Tourist travel 
to Puerto Rico has increased during the pa*t year and 
plans ai'e under way for tlie establishment of adcíjuate 
hotel accommodatious and places of recreation by which 
it is ho})e!l to attract larger numbers of tourists to the Is- 
land in the future. A more detailed discussion of tiio 
tourist situation Avill be found elsewliere in thsi repoi't. 

PUBLIC AVORKS 

Insular road constfuction during the year uiuler re- 
port by tlie Department of Iiiterioi' of the Insular Govern- 
ment was ])robably less than for any recent year, this being 
due to lackof funds for that pur])ose. ín regai'd to the 
maintenance aiul repair to insular i'oads and bridges, how- 
ever, extensive w-ork was done, the total amount involved 
being $593,382.49 ; the most important item of the work 
heing the complete resui'facing of road No. 19 fi-om Lajas 
to Cabo Kojo; road- 18 fi*om Cabo Rojo to Boquerón, and 
partial resurf.acing of others of the more important roads. 
Considerable work has also been doiu» during the year in 
connection with the rei)air and painting of bridges, cul- 
verts, road liouses, and other structures at a total cost of 
$31,897.51. Tlie (^ivil Works and Emergency Relief Works 
Administrations undertook road work of varios kinds at 
an estimated cost of $116,930.53. In regard to Municipal 
roads 16.939 kilometers in the municií>alities of Catano, 
Orocovis', Morovis, and Utuado has been com})leted at a 
cost of $130,528.14, w^hile 35.643 kilometers of roads are 
under construction in ten other municipalities,- the total 
estimated cost of which amounts to $306,048.76. An 
amount of $77,803.19 was spent during the year for re- 



pairs on Government buildings valued at $7,633,000. 
During the year under report much has been done towards 
t'ic beautifying of the city of San Juan particularly in 
coniiection wilh Muñoz Rivera Park and in planting trees 
along the avenues and highways. A Natural History 
Museum has been established in a building in the park 
making it easiiy available to park vi¿;itors. Projects for 
municipal improvements, such as sewerage systems, water- 
works, Street paving and construction of sidewalks in an 
estimated amount of $1,764,306.96 have been prepared 
and wíH be carried out as funds become available, and in- 
vestigations leading to a general survey of public lands 
are under way. During the year under report the insular 
telephoiu^ and telegraph lines have been improved and ex- 
tended, thus making possible additional facüities for of- 
fieial and priva te use. The number of telegraph messages 
dui'ing the year Avas 392,091, or 59,358 more than in the 
pi-eceding year. The total *income of these services for the 
fiscal yeai' 1933-34, is reported as being $256,406.83, an 
inerease over the j)revious year of $19,916.47. The oper- 
ating expenses of these services totaled $202,256.71, leaving' 
a ])roñt for the Government of $54,150.12. 

The irrigation systems on the Island have functioned 
under normal conditions. A good supply of water was 
cu hand at the beginning of the year, and with an abund- 
an t rainfall during the followdng months water was fur- 
nished from the irrigation cañáis in quantities to me^^t 
\]\o demands of tlie })lanters. At the end of the year full 
deliveries were being made. Total charges reported again.^t 
the "Special Fund for Develoi)ment and Use of the Water 
Power, Trust Fund," are reported as being $679,763.12, 
wliile credits to the fund are shown as $697,365.44, witli 
a, cash balaiu'e of $17,602.32 remaining in the fund at the 
cióse of the fiscal year. Revenues for the year from tlie 
sale of electi'ic i)ower are reported as being $631,295.55. 

The total iiu'ome received from harbor activities dur- 
ing the fiscal year 1933-34, were $92,625.06, being an in- 
citase of $1,008.69 over similar incomes for the previous 
fiscal ycc^r. 2,834 vessels, with a total tonage of $10,454, 
830, entered llie Island's ])orts dui'ing the year under 
re])oi't. A great amount of work has been done during the 
year in dredging the harbor at San Juan and other ports 
aiul in the i'eclamation of adjacent lands. 

AGRICULTURE 

Wliile (considerable recoverj^ has been made from the 
('estructive hurricane of 1932, other forces have combined 
to hold back the Tsland's agricultural progress during the 
year 1934 in all of its principal branches except sugar 
and tobáceo, the sugar production being 1,100,909.59 short 
tons for 1934 as compared with 827,481.35 short tons for 
1933, while the tobáceo crop for 1934 is reported as being 
25,000,000 pounds as against 16,783,000 pounds for 1933. 
Dúo to the program initiated b}^ the Agricultural Adjust- 
ment Administration of the United States Department of 
Agriculture, it is hoped, that with the redueed acreage 



'y^r^f^^i^im:r"^f^i^ ■ 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



822 



for next year and the indemnity being paid to growers, the 
income of the tobáceo farmers will be sufficient to result 
in a little profit. Failure to find markets for the Islandés 
production of Sea Lsland cotton has caused a serious slump 
iu the cotton industry, and the citrus fruit growers, alrea- 
dy handicapped by the burdens imposed upon them by 
tlie conditions re^ulting from the hurricanes of 1928 and 
1932, have been brought to the verge of destruction be- 
cause of the extremely low prices of fruit. Coffee, which 
was the Islandés most important agricultural industry 
diiring the Spanish regime, has dropped in production, 
dúo mostly to the hurricanes of 1928 and 1932, and partly 
to the ruinou8 prices on account of the los8 of the Cuban 
and European Markets. Import statistics indicate reduct- 
ion of bananas, corn, and other food crops during the year. 
While the general agricultural conditions in Puerto Rico 
during the fiscal year 1934 have been far from satisfactory, 
more favorable conditions are expected for the future, 
through the aid of the several Federal Agencies, additional 
credit facilities, and the fulfiUment of plans for returning 
many of the unemployed portion of the agricultural popul- 
ation to small farms throughout the lsland. 

The functions of the Insular Department of Agricult- 
uro and Commerce are many, and the activities of the 
Department cover a large field. Facilities are given to 
farmers in many ways, among which may be mentioned 
the License Bonded Warehouse Service to facilítate the 
extensión to farmers of the benefits of the various Federal 
Agencies of the Farm Credit Administration established 
in Puerto Rico. The Forest Service, with the aid of the 
Civilian Conservation Corps of the Federal Government, 
has engaged in various activities related to the building 
of roads in the recently established National Forest Re- 
serves, opening of trails, planting of seedling trees and 
taking care of exLsting growth. The Insular Forest nur- 
series have grown and distributed 2,206,547 seedlings for 
the purpose of timber production, for wind breaks, and 
for planting along the insular highways. The Veterinary 
Service, under experienced Veterinarians, has done much 
in attending to the eradication of cattle ticks in the lsland ; 
the application of the tuberculine test for cattle, and in the 
study and treatment of various animal diseases. The Plant 
Quarantine Service has rendered valuable service in the 
enforcement of quarantine regula! ions. Improvement in 
ftrtilizers and food stuffs has been accomplLshed, and the 
inspection of chemical laboratorios has been carried on as 
in previous years. Farm Bureaus continué to opérate. 
251 pounds of well selected cof fee seed, 535,000 cof fee seed- 
lings and 1,000,000 tobáceo seedlings were distributed 
among the farmers. 

LABOR 

One of the outstanding achievements in the labor sit- 
uation during the year under report was the fact that due 
to an agr^ement entered into between the Sugar Pro- 
ducers Association and the Free Federatiou of Working- 
pien of Puerto Rico there were no strikes, walkouts, stop- 



page of work, or conflicts of any importance among tñe 
labor element in the Sugar industry durínjf the sugar 
grinding season. The' Department of Labor was inst- 
rumental in bringing about these conditions, under which 
the largest production of sugar ever reached on the lsland 
was obtained. Among the important events of labor un- 
rest during the year may be mentioned the strike of the 
longshoremen of Puerto Eico; the general strike declared 
by the needleworkers of Puerto Rico, centering in Maya- 
güez ; and the strike of the machine operators of the Puer- 
to Rico American Tobacco Company, all of which were 
snccessfully settled tlirough the mediation of the Depart- 
ment of Labor. During the year there were one hundred 
and twenty-three labor strikes aiul controversies reported 
in which seventy-two thousand six liundred and seventy- 
fíve laborers were involved. Fxistiiig legislation makes 
ade(piate provisión for tlie ])rotection of the.interests of 
the lsland laborer. 

Under the Inspection, liiestigation, and Díf fusión of 
Labor Laws Service, inspectionj^ were made of 5,240 indus- 
trial establsihments, 1,291 construction ])rojects, 999 plant- 
ations and 452 commercial establisliments. In addition 
to these inspections, investigations were made of 1,095 
claims, of 199 share-cropping contraéis, of 50 claims for 
illegal discharge, of 45 cases of the liviiig conditions of la- 
borers, and 123 strikes; and 3,594 industrial establishments 
were visited by representativos of the Dei)artment of La- 
bor during the year, Investigations were also made dur- 
ing the year in regard to the liviug and working conditions 
of women and chiUlren engaged in industries, agriculture, 
manufacture and otlier occui)ations, and a study of in- 
dustrial accidents to women and cliihlren was undertaken. 
Wage claims filed aiul disposed of during the year are 
shown as follows : 

Claims eollected 1/J52 aiiiountiiig to $10,677.55 

Claims withdrawn 83 amountin^r to 1,645.00 

Claims disrogarded ]8l amountiiig to 5,382.77 

Claims abandonad 267 aiiiímiiting to 6,928.12 

Claims pendiiig 117 amounting to 4,768.06 



'I'í^tals 1,900 amounting to $29,401.50 

In Puerto Rico workmen's compensation service is 
administered by (1) a State Pund, (2) Self-Insurers, and 
(í^) Private Insurance Companies; and, according to of- 
ficial statistics, the most important agency involving the 
largest number of employees is the State Fund. The State 
Fund is the only agency, which by law is bound to cover 
the small employer, and vvhich offers protection, without 
deriving profit therefroni, to all risks rejected by the priv- 
ate Insurance companies, while the other agencies select 
and insure the best risks and most important employers. 
By aid of future legislation I hope the workmen's comp- 
ensation service, to^ which reference is made elsewhere in 
this report, will be much improved. Among the exhibits 
attached to this report will be found jtnuch of interest 
JA connectipn witt labor activities during the year. 



823 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



HEALTH 

^ The Department of Health, with its ever inereasing 
activities in the safeguarding of the public health of the 
Island, and the heavy demands made on it for funds with 
which to carry on such activities succéssfully, faced the 
fiscal year 1933-34 with an appropriation of over $200,000 
leas than that for the previous year. In spite of this hand- 
icap nrach has been accomplished during this fiscal year. 
Health units were in operation in 38 múnicipalities, with 
a populatíon of 1,054,575, as compared with 34 municipal- 
ities with a population of 926,519 during the fiscal year 
1932-33, and 28 municipalities with a population of 773, 
525 during the fiscal year 1931-32. 

The death rate per 1,000 population for the year 1983 
wa.s 22.6, while -for 1932 the death rate was 22.3^ and in 
and in 193J the rate was 20.4, showing an increase over 
1932 of 3. per 1,000 and over 1931 an increase of 2.2 per 
1,000 of ])opulation. On the other hand the birth rate on 
the Island per 1,000 population shows a deerease, being 
38.0 in 1933, 41.5 in 1932, and 41.7 in 1931. Tuberculosis, 
malaria, hookworm, and diarrhea and enteritis, according 
to available statistics are responsible to a large extent for 
the excessivel}'- high death rate which has prevailed on the 
Island for a long period of years. 

Tuberculosis has been a serious problem in Puerto 
Rico for a number of years, and Avhile the disease to a large 
extent has been controlled in the Con1}iuen,tal United 
States and in many other countries, the death rate in Puer- 
to Rico from tuberculosis has -increased until it reached 
a máximum rafe of 337 per 100,000 population during the 
year 1933, which i>s reported as being over four times the 
death rate from this disease in the United States registrat- 
ion área for the year 1932. The average number of deaths 
from tuberculosia in Puerto Rico during the past ñ\e years 
has been 4,500. This high rate can be better controlled, 
and considerably reduced, if adequate facilities for hospit- 
alization of tubercular patients were available. AVhile 
there should be 4,500 beds for such patients, 550 beds only 
were available in 1933 and the best that can be hoped for 
during the current year ls 1,500 beds. With the aid of the 
Civil orks Administration the Department of Health has 
arranged for the construction of ten hospital units with 
a capacity of 100 beds each, and for the furnishing of the 
hospital with the necessary equipment, and due to the un- 
tiring efforts of the Commissioner of Health, and other 
worthy persons, an amount of $60,000 has been raised 
through prívate subscriptions. 

Other diseases on the Island which exact a heavy toll 
and present serious health problems are malaria, hook- 
worm and diarrhea and enteritis. According to the Mala- 
ria Bureau and to the Rockefeller Foundation, over 300,000 
persons, or approximately one-fith of the Islandés popul- 
ation, suffered from malaria. Approximately ninety per 
cent of the residents of rural districts, and. approximately 
forty per cent of the persons dwelling in urban districts 
pr© af f ected by bookworin to a greater or les^ extent ; and 



diarrhea and enteritis are responsible for much human 
suffering. 

Much work has been done by the Department of 
Health in the past year toward thé improvement of sanitary 
conditions and for the relief of suffering and even greater 
efforts are contemplated in the present year. 

Complete statistical data regarding the activities of 
the Department of Health, during the past year, as well 
as vital statistics, which give clear evidence of the improve- 
ment in health conditions on the Island, will be found 
among the exhibits appended to this report. 

EDUCATION 

Puerto Rico may well be proud of its system of public 
schools and of the interest tlie Legislature has continually 
shown in ])ublic education. For many years about 40 per 
cent of the insular budget has been devoted to the education 
oí the ])eople besides the amounts that the various mun- 
icipalities coiild contribute to the cause. The past year 
ucoivls no diraifiutioTí in interest ñor in the efforts of the 
Depaitment to afPord school facilities to as large a number 
ot' elnldreu as possible. The Insular Government spent 
$3, 875,61;"). 28, while the munií^-ipalities contributed $1,044, 
427.12, making a total of $4,920,042.35 spent on public - 
education. It is regretted, however, that due to the limited 
available reveiiues during receiit years, the total expend- 
iturcs for jniblic education have of necessity been reduced 
fiom a peak of $6,815,958.92 in 1924-25. 

TliP lofal enrollment during the past year, was 239,495, 
Ihe highest figure on record in the history of our school 
system although the total school population is estimated 
at cióse to 600.000. These pupils were distributed among 
the different types of schools as follows: 

ITigli Schools 7,766 

Eleiiientary Urban Schools 101,972 

Klcmcntary Ttiirnl Scliools 123,325 

►Sccoiid Uíiit Eural Schools -.: 6,432 

Distributed by sex there were 128,348 boys and 111, 
147 girls. A large majority, 75 per cent, are enrolled in 
the first four grades and only 3 1|4 per cent in the high 
school grades. 

At the end of the year the number of teaching posit- 
ions was 4,991, of which 4,460 were paid from the insular 
budget, 170 by municipalities, and 361 by funds of the 
Puerto Kico Emergency Relief Administration. 

As the Island is predominantly agricultural, the 
schools, especially those in the rural districts, should give 
preferential attention to the teaching of successful methods 
of farming. This should consist, not of theoretical inst- 
rnction hi the class room, but of actual crop production by 
the ])U|)i]s. Tlie aim should be not only the raising of the 
m.ain crops of the district, such as sugar, coffee and tobáceo, 
which are prodiiced for exportation, but principally the 
growing of the so-called minor crops for heme consumption 



•/ loiaer. 



!iP!fW^^iW^^^ppppjfl||!^p|ii|||| 



«pj-y: •'>'*%"■' 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



8Sé 



which are necessary if our rural population is ever to be- 
come self-supporting. As most of the rural schools are 
one room buildings and the vast majority of the teachers 
are women, it has never been possible to give effective 
training in agriculture in sueh schools. A new type of 
school, callea the second unit rural school, has been de- 
yeloped, which offers the greatest promise for the futufe. 
These schools have been fully described in ])revious roports. 
Each school is located on a farm and consists of several 
grades with special teachers for practical agriculture aiul 
home economics. ünfortunately on account of the greater 
cost, it has been possible to develop only.39 of these scliools; 
but every effort will be devoted to further extensión as 
means permit. The boys graduating from sueh schools are 
able'at once to enter into the life of the community as efíi- 
cient practical farmers and the girls are trained to become 
capable home makers. 

The outstanding feature of the school year \vas the 
unusual interest shown by the Federal Government in the 
educational affairs of the Island. The general ])lan of 
educational relief mapped out for the United States was 
made extensive to Puerto Rico in September IDoo. The 
personnel assigned to the Department of Education and 
paid out of relief funds, as final ly organized, comprises 
el ementary teachers, home economics instructors, athletic 
instructors librarians and clerks. A total of $178,196,13 
was paid during 1933-34 for relief projects in connection 
with the Department of Education. 

THE UNIVERSITY OF PUERTO RICO 

During the year under review this institution has 
widely extended its field of service. to the Island and 
shows gratifying progress in many lines. In spite of 
the discouraging economic situation the enrollment in- 
creased and income was $58,219.40 greater than in the 
previous year. The university comprises the foUowing col- 
leges : Arts and Sciences, P>usiness Administration, Educat- 
ion, Pharmacy, and Law, located at Río Piedras ; the School 
of Tropical Medicine located at San Juan ; and the College 
of Agriculture and Mechanic Arts located at Mayagüez. 
The enrollment in the departments at Río Piedras for the 
regular academic year totaled 2,723, an increase of 438 
over the previous year. The School of Tropical Medicine 
had a post-graduate enrollment of 21 doing special and 
research work, and in addition many physicians and sur- 
geons of the Island and elsewhere attended seminars, 
lectures and clinics. At Mayagüez the total registration 
was 364 as against 348 for the previous year. In addition 
there were enrolled for the summer session of 1933, 1,549 
as against 1,490 for the previoas year. The f aculty has also 
increased in number from 186 three years ago to 300 at 
the present time. Part of this increase, 73 in number, is 
due to the transfer of certain activities from the Depart- 
ment of Agriculture and Commerce to the Univei-sity. To 
take advantage of an Act of Congress providing federal 
funds for agricultural research from the Hatch, AAdams 



and Purnell Aets, the Legislatura passed a joint resolutioM 
transferring the Agricultural Experiment Statian to the 
jurisdiction of the College of Agriculture of the University. 
Likewise, in order to receive the benefits of the Smith- 
Lever Act, the Agricultural Extensión Service, with its 
clemonstration farms and local agricultural agents, WQ« 
similarly transferred. 

JUSTÍCE, PÓLICE AND CRIME 

Tlio Department of Justice disposed of 240 civil suit« 
in w4iich The People of Puerto Rico were either a party or 
cürectly interested. During tlie fiscal year under report 
225 new suits were filed. A comi)arison between this year 
and tlie ])revious year shows a considerable increase in civil 
litigation. Complete statislics regarding the w^ork of the 
courts and the registrai*s of property will be found ap- 
pended to this re[)ort as will also be found a table showing 
the mortgage statistics of al I ])roperty in the Island, both 
urban and rural. The penal institutions of the Insular 
Government consist of one penitentiary at Río Piedras, 
seven district jails, one in each district except Bayamn, 
an dtlie Industrial Reform School for Boys at Mayagüez. 
The total i)enal population as of June, 1934, was 2,554 and 
the daily average })opulation for tlio year wa^ 2,434, ex- 
cluding the Industrial Reform School, or an increase of 10 
l)er cent over the previous year. The daily average of boys 
at the IndiLstrial Reform School for the year was 235. 
During the year 30 prisoners escaped from the various 
penal institutions, 24 of whom were captured. Property 
valued at $114,731.32 was rei)orted lost through theft 
during the year, of which 58.5 i)er cent was recovered. 
During the fiscal year ending June 30, 1934, 527 petitioni. 
for executive clemency were received, and acted upon as 
f oUows : 



Apj)licationa for clemency: 
GrantcíV— 

Full pardons , 30 

Coiiditional pardons 10 

Paroles 13 

Sentencos conniiuted 14 

Rcstoration of civil rights 6 

Rcniission of fine 2 

Dcnied after investigation and consideration 296 

Filed without consideration 51 

Cases in which terní expired during investigation and 

consideration 20 

Pending at cióse of year X 85 

Total 



7i 



452. 



527 



An important innovation under the Department of 
Justice during the year was the creation, through legis- 
lative action, of a Night Court in San Juan. By means of 



m 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



this Night Court it is expected that the congested condition 
of the Municipal Courts will be eonsiderably relieved. 

The Insular Pólice Forcé maintained throughout the 
year thé high state of efficiency for which it is famed, and 
for which it received favorable comment from visitors to 
tho Island. 

LEGISLATION 

On August 1, 1933, the Thirteeñth Legislature was 
ealled to convene in special sesísion and new leglslation 
consisting of nineteen bilis and seven joint resolutions were 
enacted and approved by the Governor. This legislation 
consLsted of measures to facilítate crop loans by Federal 
Agencies, relief for taxpayers in arrears, measures to meet 
municipal emergency, workmen's accident compensation, 
reduction in high interest rates, amendments to the mining 
law, and the creation of a publicity burean. 

Of the bilLs signed Act No. 14 declared mortgage cred- 
its and crop loans preferred liens against property, only 
Insular property taxes having priority. Act No. 10 defers 
foreclosures on property for nonpayment of taxes in arrear 
by allowing amounts due the Government to be amortized 
over a period of ten years, in ten equal payments, provided 
taxes due for eurrent fiscal year are paid in full. Act No. 
5 reduces the legal rate of interest on written contraéis 
from 12* per cent to 9 per cent up to $3,000, and 8 per cent 
over this amount. Act No. 9 amends and reenacts the oíd 
Spanish Law of Mines. Act No. 1 legalized cockfighting; 
Act No. 2 exempted certain acts from provisions of anti- 
trust laws with a view to facilitating the operation of mea- 
sures for the rehabiiitation of the Island. Act No. 4 levied 
internal-revenue taxes on beer and light wines, and Act 
No. 11 prohibited the use of slot machines and other gamb- 
ling devices. Other Acts passed at the session were ap- 
propriation bilis. ImpcV i'ant joint resolutions passed at 
the Special Session were : No. 3, providing for acceptance 
of the Hatch, Adams, Purnell, Smith-Lever, and certain 
other similar Federal legislation for the promotion of 
agriculture; and No. 7, creating a burean of publicity and 
enlarging the activities of the Department of Agriculture 
and Commerce. 

Theh second regular session of the Thirteen Legis- 
lature convened in accordance with the provisions of tlie 
Organic Act on February 12, 1934, and closed on April 
15th foUowing. At this session 153 bilis and 125 joint re- 
solutions were passed, of which 74 bilk and 44 joint res- 
olutions were approved by the Governor. Of the remain- 
ing legislation 3 bilis and 5 resolutions were expressly ve- 
toed and 76 bilis and 76 resolutions were pocket vetoed. 

The more important bilis of the regular session which 
became laws were : Act No, 1, known as the Beverage Act ; 
Acts Nos. 5, 19, and 23, making amendments to the Elect- 
ion Law; Act No. 11, consolidating various sport commis- 
sions in one body; Act No. 15, reducing from twenty to 
ten years the validity of certificates of registration of trade 
marks; Act No. 17, for the promotion of tourism and par- 



ticipation in fairs : Act No. 24 for the promotion and pro- 
tection of fishing : Act No. 26, making it a misdemeanor to 
draw^ or endorse commercial paper without sufficient funds 
to cover ; Act No. 27, for taking advantage of Federal re- 
lief measures and funds for the rehabiiitation of the Is- 
land; Act No. 29, authorizing the Treasurer of Puerto Ri- 
co to issue new^ refunding bonds in connection w^ith the 
Isabela Irrigation Service; Act No. 30, extending the due 
date on property tax deferment from December, 1933, to 
June, 1934 ; Act No. 35, referring to plant quarantine; Act 
No. 41, creating a board of examiners of social w^orkers; 
Act No. 43, for the further control of f orésFreserves ; Acts 
Nos. 44, 45, and 46, providing for the formation of an 
additional irrigation district ; Act No. 47, increasing the 
number of scholarships for poor students ; Acts Nos. 51 
and 61, regulating traffic in narcotic drugs; Act No. 56, 
regarding the establishment of of public-health units in 
certain tow^ns ; Act No. 60, compelling the attendance of 
witnesses in criminal cases ; Act No. 67, regulating traffic 
in explosives; Act No. 71, creating a board of inspection 
of chemical laboratories ; and Act No. 74, making budget 
appropriations for eurrent expenses of the Insular Gov- 
ernment during the fiscal year 1934-35. Among the im- 
portant joint resolutions approved were: No. 4, making 
an appropriation of $100,000 for the promotion of agri- 
cultural cooperative assoaiations to take advantlage of 
Federal grants ; No. 14, authorizing the Department of the 
Interior to reclaim land for homestead sites for the poor 
and for the clearance of slums; No. 30, referring to loan 
to Cafeteros de Puerto Rico ; and No. 37, creating a lottery. 

FEDERAL AGENCIES 

The farm Credit Administration, organized under the 
I^^arm Credit Act of 1933 has extended or made plans to 
extend to Puerto Rico all of the agencies provided by law 
which have been operating in the continental United States. 
The Federal Land Bank has been in operation in Puerto 
Rico since 1922. A Federal Land Bank Commission office 
has been given consideration. The Intermedíate Credit 
Bank opened its branch in San Juan in 1925 and functions 
in cióse connection with the Federal Land Bank, though 
few loans have been made. The San Juan Branch of The 
Production Credit Corporati|on was orj^anized in 1934 
and the work of this Corporation has resulted in the or- 
ganization of The Puerto Rican Coffee Growers Product- 
ion Credit Association with an authorized capital of $150, 
000, The Puerto Rican Fruit Production Credit Associat- 
ion with a capital of $250,000, The Puerto Rican Tobacco 
Grow^ers Production Credit Association with a capital of 
$400,000, and six sugar cañe production credit associations 
to cover the whole Island with an authorized capital of 
$1,200,000. The Bank for Cooperatives w^as established at 
the same time as the Production Credit Corporation al- 
though as yet no marketing cooperatives have been organ- 
ized. 

The Agricultural Adjustment Act has been made ap- 






•y M.KJ»Kí%zr. _ 



mfifi^^f^!^^^fmí^fmw^''i'^^r^r'''rf-r^^ 



WW^WS^^^^'^^^^-^y^-''*' ^ ""'■■* ':.'V^ 









lilpillftplfl^^ 




REVISTA DE OBRAS' PUBLICAS DE PUERTO RICO 






plicable Jo Puerto Rico, the basic commodities of the Island 
which carne under the Act .being toba-eco, cotton and sugar. 
Due to loss of markets for Sea Island cotton the products 
which remain to receive the benefits of the proposed ad- 
justmentare tobáceo and sugar. A representative of the 
Agricultural Adjustment Administration, Tobacco Sect- 
ion, arrived in Puerto Rico for the purpose of giving effect 
to the reduction program, completing the task by June 15th 
last. ,The reduction program outlined and enforced may 
be briefly descrbied as follows: reduction of the second 
crop for 1933-34^; a cash payment of $10 for each acre of 
tobáceo in which the second crop was destroyed, if the 
tobáceo wa^ of priming type; a similar payment of $15 
per aere, if the tobáceo was stalk-out ; a reduction of 25 
per cent of the tobáceo acreage in the coming 1934-35 crops, 
for w^hich a cash payment of $30 for each acre put out of 
production as per contract is to be made, and a second pay- 
ment at the end of the season, which will amount to 30 
per cent of the cash valué of the crop from each acre put 
out of production under the terms of said contract. It 
is b«lieved that the reduction program will result in a cro]) 
of nearly 25,000,000 pounds, on some 38,626 acres, and that 
there will not occur an appreciable increase in production 
on farms of non-contracting farmers. 

According to the regutations adopted by the Federal 
Department of Agriculture under the provisions of the 
Costigan-Jones Act the quota of expert sugar for Puerto 
Rico for 1934 is limited to 802,842 short tons of sugar, raw 
and refined. The complete program for restricting pror 
duction of sugar for the present year has not as yet been 
made public. 

Under the National Industrial Recovery Act, which 
was put in operalion in Puerto Rico in December 1933, 
greatly improved conditions for the laborer are expected, 
though it is not yet determined whether goods manufact- 
ured here under code conditions wáll be able to comi)ete 
favorably with similar articles produced in Continental 
United States and foreign countries. 

The Puerto Rican Emergency Relief Administration 
began on August 19, 1933, with an allotment of $200,000 
per month from the Federal Government to be augmented 
by $100,000 per month from the Insular Government. The 
giving of direct relief and work relief was started im- 
mediately and an organization eovering the entire Island 
was formed before September first. Relief for indigent 
families was given in every branch of activity carried out 
by the Insular Government. In the field of Public Health, 
ria, lowlands were di^ained or fiUed to control and elimínate 
quinine was distributed to persbns suffering from mala- 
malaria breeding áreas, latrines for the control of hook- 
worn were constructed, municipal doctors were employed 
and clerical and stenographical assistance wa^ given to the 
Department of Health. The latter used to carry on several 
public health research projects. In the field of Education 
130 rural schools were reopened and clerical assistance 
was. given to school principáis and superintendents. A 
road and building program wa^ begun which included the 



construction of municipal roads and many mü^ oÍ thirá 
class roads. Hospitals, schools, municipal bnildings, athle- 
tic fields, sewage syste^ms, water systems, and other types 
of public buildings including bridges have beeü coust'- 
ructed and rebuilt during the past year. A large Women's 
Department has been established to give work to needy 
women in the sewing of clothing for the poor. This ;ha8 
employed approximately 8,000 wotñ'en and over 50,000 
dozen garments have been made and distributed. Several 
other projects employing women have been carried out 
from time to time and several new ones are being estab- 
lished. An Agricultural Department has been stimulating 
community and home gardens and at the present time we 
have over 8,000 subsistence gardciis and 77 comm.unity 
gardens which are maintained for the j)iirpose of líupplying 
seeds and seedlings for the subsistence gardens. Several 
research projects have been carried out in connection with 
the Department of Commerce, tlie School of Tropical Me- 
dicine, the University of Puerto Rico, and other InsulOar 
Government Agencies. A very complete study of indust- 
rial and agricultural ])ossibilities is being made ,as well 
as a study of the effects on Puerto Rico of the American 
tariff. At the end of the first year of the Puerto Rican' 
Emergency Relief Administration over $7,000,000 had 
been spent on relief, and w^ork had been given to more 
than 100,000 families. 

WORKMEN^S COMPENSATION 

During the second regular session of the Thirteenth 
Legislature a bilí known as the Workmen^s Accident Com^ 
pensation Act was passed, and although the Governor had 
strongly recommended legislatioii on this matter in ordér 
to correct differences in existiiig law, the bilí f ailed to re- 
ceive Executive approval on account of difficulty in ad- 
ministrative execution, and for the reason that the awards 
in cases of uninsured emj)loyers, and the premiums were. 
made preferred liens on the properties involved. As the 
bilí was presented for the Governor 's approval on the last 
day of the legislative session it could not be returned to - 
the Legislature for correct ion. A new bilí, along modern 
lines, is being ])repared and will be placed before the Le- 
gislature for consideration at its next session. 

TOURIST TRAVEL 

The possibil ities for the development of tourist travel 
to Puerto Rico are unlimited. The Island, having a de-' 
lightful winter temperature seldom going above 75 degrees 
Fahrenheit and enjoying trade winds during the larger 
part of the year, is ideally suited to become an exceptional- 
ly attractive winter resort. A more attraetive combinaiion 
of mountains and sea, with beautiful scenery and possibil- 
ities for unlimited sports, can not be found anywhere in ^ 
the world. The historical background of Puerto Rico its 
relies of the past, its impossing chain of fortifieatioñs 
dating three centuries back, and its quaint Spanish atmos- 



827 



i^E VISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



phere, are features of greal interest for the cultured and 
observing visitor. The Insular Government is actively 
engaged at presen t hotel facilitios in San Juan, for the 
construction of cottages in the pieturesque mountaiuKS oL' 
the National Forest Reserve of Luquillo, for the establish- 
ment of tourist hotels in other places of interest on the 
Island, for building resorts, golf course.s and batliing 
beacíies, and for the develOj)ment of the noted thermal 
springs, have- been submitted to the proper authorities. Tlie 
dredging of the entrance, the widening of the ehannel, and 
the extensión of the anehorage área of San Juan líarbor, 
have been under consideration and it is ho[)ed that this 
pioject wili be approved soon so that work may begin and 
largo tourist ships may be aecommolated without dií'- 
ficulty. 

DISTLNGUISnED VISITGRS 



unity to see the interior of the country and a portion of 
each of our prinei})al industries. , In each town along the 
loa I froni ?>Liyfi<ni('Z to San Juan he was greeted by the 
local municipal authorities and took advantage of the op- 
portuiiity to iiicpiire about local conditions. The following 
dny he inspected many of the oíd and historie places of 
interest as well as the y)resent living conditions of the 
poor ])eoi)le in the caj^ital city. 

r>( fore leaving the Governor's Palace to board the U. 
S. S. IJouston tlie President delivered a radio meí^sage to 
tlie ])eo})i{^ oí Puerto Rico, encouraging them to continué 
their (^í'forís toward the rehabilitation of the Island and 
promising tliem tlie wholehearted cooperation of the Ad- 
iL'inisti'ation in Wasliington. This message resulted iíi 
tiew liope for the f ature and inspired the. people of the 
Lsland towar! greaíer confidence and more zealous activity 
in their own behalf. 



During the year under report Puerto Rico had the 
pleasure of entertaining a number of distinguished visitors 
from Washington and elsevvhere who came largely for the 
purpose of gathering first-hand Information concerning 
conditions on the Islancl. Among them were represent- 
ativas of varioiis Federal Department s and Agencies, as 
well as a number of peop]e who came to look into business 
conditions and others who came for rest or recreation. A 
number of vessels of the U. S. Navy also called at various 
ports on the Lsland. These visits accomplished much to- 
ward a better understanding and deeper appreciation of 
our conection with the Government in Washington. Puer- 
to Rico had the distinction of having as guests the Earl 
of Athlone and other members of thé British Royal Fam- 

iiy. 

I WLsh to mention especially the visit of Mrs. Roosevelt. 
This was the first time that the w^ife of a President visited 
the Island and it remains a memorable occasion in the 
TYiÍTirl« of all Puerto Ricans. Mrs. Roosevelt made it a point 
?.' 'r.ível extensively over the Lsland and see for herself 
cii? ;i*:tual conditions existing among the people of all clas- 
ses. In accordance with her suggestion a round table con- 
f erence w^as held in the Governor ^s Palace where prominent 
Puerto Ricans, representing the various social organ- 
izations, business and commercial firms, and officials of 
the Government, inf ormed her of the e¿ isting conditions in 
which she showed a profound interest. The results of Mrs. 
Roosevelt ^s personal contacts with the people here have 
preved to be a tremendous help and an eneouragement to 
all who are actively interested in the improvement of social 
and eeonomic conditions. 

Although the President visited Puerto Rico during 
the first week of the current fiscal year, I think it entirely 
appropriate to mention his visit in this report. He arrived 
at Mayagüez on July 6, 1934, on the ü. S. S. Ilouston and 
crossed the Island by automobile thus having an opport- 



EXEC[JTIVE PERSONNEL 

It is a ])]easure to record, in this report, my appre- 
ciation of tlio loyal cooperation of the gentlemen who form 
my Executivü Cabinet, and who are the responsible ad- 
ministiative officers of the Government of Puerto Rico. 

I also wish to express my appreciation of the work of 
the officers and emi)loyee.s of the Government generally, 
who, in the faithful ])erformance of their duties have given 
material as.sistance in carrying forward the w^ork of the 
Government during the year under report. 

CONCLUSIÓN 

Complete details regarding the activiñes of the several 
departments of the Government, as well as of the many 
semi-independent commissions, boards, and bureaus, will 
be found in the annual reports submitted by these units. 
Information of particular interest regarding Government 
activities during the fiscal year 1933-34, is show^n in 
exhibits ai)pended to this report. Copies of the annual 
reports for the year, which have been submitted to the 
Governor by the lieads of departments, commissions, boards 
and bureaus, have been forwarded to the Department of 
War and to the Department of the Interior, and copies are 
retained in the files of the Governo's office, where persons 
interested in the activities of any particular unit of the^ 
Government of the Island, may obtain detailed inform- 
ation. 

I have the honor to be, Sir, 

Your obedient servant, 

Blanton Winship, 
Governor of Puerto Bicd. 



"*/ i^Jiucr. 



UiW i -^.M.V^:.. ' 



mwK ' v.j[ i iv ' . ' m ' r ' Vi/' 



'WW^^^^^^W^M 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



tJáS 



boletín de la carretera panamericana 



Esta edición del Boletín se dedica a extractos toma- 
dos del informe técnico sobre el trayecto panameño de la 
Carretera Interamericana, mostrando la posibilidad y el 
costo de este sector. 

Otras ediciones tratarán sobre los informes técnicos 
l)ara otras repúblicas centroamericanas. La ruta fué fi- 
jada mediante un estudio de inspección, hecho por los in- 
genieros de la Oficina de Caminos Públicos de Estados Uni- 
dos, respondiendo a una solicitud de los gobiernos intere- 
sados transmitida, a través de la Confederación, a la Unión 
Panamericana. 



Los límites del trayecto panameño de la carretera in- 
teramericana, en construcción actualmente, son el Palacio 
Nacional de la ciudad de Panamá, y un punto en la fron- 
tera de Costa Rica. Ev«;ta frontera sigue la sierra que divi- 
de las aguas del Río Chiriquí Viejo, en Panamá, y las d«l 
Río Coto Brus, en Costa Rica ; y el punto en donde la- ca- 
rretera la cruza está aproximadamente a 10 km. hacia el 
noreste de Cañas Gordas. 

La vía propuesta ha de proporcionar conexiones, en la 
ciudad do Panamá, con los barcos costaneros, el ferrocarril 
panameño, y la Línea Aérea Panamericana, así como con 
el Canal. 

Hace empalmes, en la capital, con una en dirección 
sureste que conduce al pueblo de Chepo, situado a un* 



distancia de Gl km. aproximadamente; en Balboa, con otra 
conducente a Gamboa, donde anclan barcofi de gran calad«% 
y con el sistema de caminos de la Zona del Canal; cerca 
de San Carlos, con un camino semimejorado que conduce 
a El Valle, región veraniega en las montañas; en Divisa, 
con una carretera que conduce a Puerto Chitré, Puerto 
Guararé, y Puerto IMensabe, los cuales son todos puerto» 
de mayor o menor imiiortancia en el tráfico costanero del 
Golfo de Panamá ; en Santiago y Sona, con varias cortas 
secciones de caminos que conducen a i)untos del interior, 
transitables ])ara automóviles solamente durante tiempo 
seco. En David se hace conexión otra vez con la Línea 
Aérea Panamericana, con el sistema ferroviario de Chiri- 
quí, o se empalma con varios trozos cortos de caminos tran- 
sitables en tiempo seco; mientras, en Concepción, se topa 
el ferrocarril de Chiriquí. 

Comenzando, como se ha dicho, en el Palacio Nacional 
de la ciudad de Paiuuná, sigue las calles de ésta hasta la 
Zona del Canal ; atraviesa la cindad de Balboa, en la Zona 
del Canal, cruza éste, continnando en la zona del mismo, 
sobre la Carretera Tíiátclier, hasta Arraiján, pequeño pue- 
blo sito en la República de Panamá; y luego pasa sobre los 
departamentos de Panamá, Coch's Herrera, Veraguas, y 
^diiriquí. 

La signiente tabla indica concisamente el estado de la 
carretera a princií)ios de 1933. 



LOCALIDAD 



Línea de la Zona del Canal 

Canal de Panamá 

Arraiján 

Chorrera 

Río Las Lajas 

Río Antón 

Río Chimbe 

Aguadulce 

Río -Santa María 

Santiago 

Arroyo Cuartillo 

Sona 

Río Vidal 

Remedios 

David 

Concepción 

El Hato 

Línea de Costa Rica 



Distancia 


Dúitaiicia 


üJómetroe 


total 




Kms. 


1.7C 


1.76 


1.92 


3.68 


10.02 


13.70 


20.40 


34.10 


50.50 


84.60 


54.50 


139.10 


47.00 


186.10 


16.60 


202.70 


21.06 


223.70 


38.00 


261.70 


22.50 


284.20 


24.30 


308.50 


44.00 


352.50 


48.30 


400.80 


95.00 


495.80 


24.50 


.520.30 


30.50 


550.80 


40.00 


590.80 



Pavimentación 
Tipo 

Hormigón 

Asfalto y hormigón 

Hormigón armado 

Macadam petrolado 

Macadam j)et rolado 

Arena arcillosa petrolada 

Macadam petrolado 

Cascajo petrolado 

C' asea jo 

IMacádam ; superficie de cascajo 

Macadam 

Cascajo 

Cascajo 

Tierra 

Cascajo; ])arte pavimentada 

Medida 

Pavimentada en parte 

Deslinde com])leto 



Anchura 
Mts. (1) 

Varía 

Varía 

5.5 

5,5 

3.6 

3.5 

3.5 

3.5 

3.5 

3.5 

3.5 

3.5 



3.5 



(1) La anchura indicada no incljiye los márgenes, general- 
mente de 1 1|4 rr», 



829 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Toda la ruta en Panamá está situada al sud y sudoeste 
de la Cordillera Continental; y cruza todo el desagüe que 
desciende de las montañas hacia el Pacífico. Está situada 
más cerca de la costa que de las cumbres ; excepción hecha 
de dos trayectos cortos, entre Divisa y Santiago, y desde 
Concepción, vía El Hato, a la frontera de Costa Rica. 

La localización del trazac^o se ha hecho con la idea 
de ofrecer la mayor utilidad posible a los principales cen- 
tros de población. Pasa por las reg'iones más productivas 
de la república; y, atravesando el área de El Volcán, abri- 
rá un territoi'io de vastas potencialidades agrícolas, que es, 
además, delicioso para veranear y muy propicio para la ca- 
za y la pesca. 

La topografía del Istmo ("e Panamá, en la región del 
Pacífico, está compuesta de sierras generalmente paralelas 
a la costa, llanos inclinados, y llanuras marinas. Esa con- 
figuración general está interrumpida por varias sierras 
que parten de las elevaciones interiores, y se prolongan , 
hasta muy cerca de la costa. 

Después de dejar el Canal de Panamá, la ruta pasa 
sobre las colinas que se ])royectan desde las montañas de 
las Campanas ; y cruza luego las llanuras costaneras, al bor- 
de del Pacífico, las cuales llanuras son, a trechos, algo que- 
bradas, y prácticamente planas en otras partes. Estas lla- 
nuras están atravesadas por muchos ríos que brotan en 
las principales cordilleras, y cuyos cauces están, general- 
mente, formados por abruptas orillas escarpadas, casi sin 
valles perceptibles cuando se observan a distancia. 

Luego de pasar ])or Penonomé, se halla terreno llano, 
casi hasta Divisa ; y, desde allí hasta Sona, la superficie 
es otra vez ondulante y quebrada. Desde Sona hasta Re- 
medios, toda la línea yace en una sección semimontañosa, 
eon trozos llanos, a intervalos ; mientras que, entre Reme- 
dias y David, se halla un campo quebrado, entrecortado 
por llanuras. 

Entre Concepción y El Hato, hay una ascensión con- 
Vínua, sobre laderías, hacia las colinas; y luego, a lo largo 
de las crestas del Volcán de Chiriíjuí, hasta la región mon- 
tañasa y la elevada mesa. Entre- Los Llanos del Volcán 
y- la frontera de Costa Rica, la ruta yace sobre terreno 
montañoso en toda su extensión. 

Los atractivos ])auorámicos varían con la topografía. 
A todo el largo de la ruta, se puede contemplar vistas am- 
plias de las montañas lejanas, especialmente desde las lla- 
nuras, donde hay i)0ca vegetación que obstruya la pers- 
pectiva. En las laderas, las vistas lejanas son interrum- 
pidas por la densa vegetación tropical ; y el paisaje se con- 
fina en límites estrechos. Hay sitios, particularmente en- 
tre Sona y Remedios, desde donde puede obtenerse magní- 
ficas vistas del Océano Pacífico, y las bahías, abras, e islas 
que son tan numerosas a lo largo de la costa. 

La sección nivelada de la actual carretera central pa- 
nameña tiene usualmente una anchura de 6 metros, entre 
los bordeS' exteriores de los márgenes. Esta anchura ha 
sido aumentada en muchos sitios; especialmente dondt 
ocurren curvas agudas, y en trozos llanos donde el ensan- 
che no envuelve gran gasto adicional 



La parte pavimentada de la carretera ya terminada ea 
del tipo de aristas, 3^ en general, de 3.5 metros de anchura, 
aunque más ancha donde mayor espacio es particularmente 
ventajoso para el tráfico. Los márgenes son usualmente 
de 1 1|4 metros de anchura, compactos, y bien protegido» 
contra la erosión por medio de yerbas y otras plantas. Son, 
adornas, suficientemente firmes para permitir un fácil y 
continuo paso de vehículos. 

No fué necesario estudiar ninguna otra ruta entre la 
/^iudad de Panamá y Conce])ción, además de la elegida por 
lo5i ingenieros ])ananieños ])ara la carretera central, la cual 
so considera satisfactoria. Y otra razón para ello es el h©* 
cho de (jue en dicho trazado se ha invertido una gran suma 
de dinero, y el mismo presta servicios muy adecuados a 
los princi])ales centros de ])oblación, así como a las re- 
giones más ])roductivas del noroeste de Panamá. Lo mismo 
sucede entre Concepción y El Hato, donde la ruta sigue 
la carretera ])arcialmente terminada. 

El estudio de la sección de terreno desde El Hato a la 
fiontera costarriqueña se hizo sin ayuda de mapas topo- 
g]áfícos o mapas geográficos adecuados; pero varios bos- 
quejos, basa(]os sobre anteriores exploraciones, fueron exa- 
minados. La mejor representación gráfica del territorio 
que ])udo obtenerse consistía de una serie de fotografías 
aéreas. Con la ayuda de éstas, e investigaciones sobre el 
terreno, que incluyeron- trabajo de instrumentos prácti- 
camente en todo el trayecto, se preparó un plano y un plie- 
go de perfiles. Las fotografías aéreas de la región fueron 
tomadas expresamente a petición del gobierno panameño; 
el trabajo siendo heclio por el cuerpo de aviación del ejér- 
cito estadunidense, maniobrando desde su base, en el Cam- 
po Francia, de la Zona del Canal. Los aeroplanos tenían 
que volar aproximadamente a una altura de 15,000 pie^ 
sobre el nivel del mar. 

La ruta recomendada entre El Hato y la frontera cos- 
tarriqueña, puede describirse generalmente como sigue. 
Atraviesa la llanura volcánica (Llanos del Volcán) en di-, 
rección noroeste; y, desde allí, dobla gradualmente hacia 
el oeste, sobre laderas de oteros y colinas cubiertos de bos- 
caje denso, continuando en rumbo noroeste, hasta cruzar 
el Río Barriles. Luego sigue, generalmente en dirección 
noroeste, a través de la selva, cruzando varios claros culti- 
vados; y se extiende por la falda de Cerro Divisa. 

Serpeando sobre las laderas de una gran montaña, la 
ruta recomendada ])rosigue en curso suroeste, avanzando 
sobre las colinas norteñas de la sierra que bordea la cuen- 
ca del Río Kaisán por el sud y el oeste. Luego dobla ha- 
cia el noroeste, sobre una vasta y selvática meseta. Apro- 
vecha una colina bastante corroída y los barrancos dejados 
por la erosión entre Quebrada Caballero y Quebrada Chi- 
quero, y serpea hacia abajo, hasta el cruce del Río Chiri- 
^quí Viejo. 

Desde el paso de río, la subida se hace por los declives 
del sur y oeste de las anchos riscas que firman el flan«o 
del este del valle de Quebrada Españoles o Chiquero. 

Pasando las alturas al oeste del Río Chiriqaí Viejo, el 
derrotero prosigue occidentalmeníe pQr el norte, ^obre te^ 



•JU-4MiU<Tr 



|iÍá?,-;j'^?t^*t-'í^"5;'¿'''' 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



é30 



ireno aljxo o: 



cp.broso. linsta la larga serraiiín llamada ''Fi- meiiío y hormijxón pueden hallarse localmente. La arena 



lo* do los lliíacalos". Siguiendo generaliiuMite en direc- 



ción oosíc, ^ ^ ' 



< o campo menos queoracio, cí rniv 



iiibo 



cruza el Kío Habo de Gallo, Río Chepo, y Río Guizado, to- 
dos los cuales ^on tributarios del Río Chiriquí Viejo. El 
curso des-lo el Río (íuizado al Río Piedra Candela está so- 
bre terreno fácil, y cfísi todo en dirección noroe^-te. 

El Cliiivi'jiií Viejo, (pie es el iriayor y más caudaloso 
i'ío del dvepar-amen.to, fluye })or ini cauce de 91. f) a bl'i.f) 
metros do i)ioli5n.;i 'ad ; y (^1 sillo seleccionado i^ai-a el pncMi- 
1" se liada a coila distancia (i'ío arriba) de la boca de Que- 
bi'adr, Cííballero. 

Lr. alineación g:cneral de la sección de la Carretera 
Ccütial Pan.ameña, enti-e la ciudad de Panamá y El Hato, 
(pie se incluye en la (/"arretej-a Tnteramei*icana, t\s salisl'ac- 
toria. El radio mínimo de curvatura que se ])ro])()ne e^ de 
50 metro:.. 

Hay ai^'unos treclios cortos donde será necesario cam- 
biar de local ización, si el lineamento y la rasantt» han de 
ajustarse a la norma fijada. Peí o, con el propósito de ob- 
teiKM* se.u'uridad, y conservar el trabajo {{u.c lia sido hecho (\\\v sea iKMMNMi-ia. 
en estos sitios, se considera conveniente m(\jorar la alinea- 
ción ensanchan. !0 la cal/ad.a, y pei'mií icMido un ])e(pi(Ml() au- 
mento de inclinación., en vez de cambiar la localización \m)V 
eompleto. 

Además del cruce del Mío Chirifpií Viejo, que es el más 
costoso y difícil, hay los ])asos de los ríos P)arriles, Rabo de 



\ol(ánica. (pie ]niede obtenerKe en ^j^randes cantidadev*?; en 
10^ L aní , I VoU'án, en los cauces, y en los barrancos del 
líío Chiriipií \'iejo, puede servir como buen material de pa- 
vimento, mezclada, con materiales más grftesos. 

Es muy probable ({ue haya que usar los f?rándes pe- 
f^>'!v^(0;; voháp.ic(^s (pie s(^ ludían en los Llanos del Volcán, 
y a lo lar^'o del Kío P>arri1es; así como las rocas que se ha- 
Ihin C11 ahru.nos cauces, ispc^cialnuMile en el del río Chiriquí 
'n'ííJo. l^^tos malerial(N pueden íi'ilurarse ])ara ser utili- 
zados c(nn<> ;^rava ; jxmo c-^Io ^;ciá muy costoso, puesto que 
n.o ;.;■ cncu(Mitran acumnladíK cu uTandes cantidades en 
nin<>ó}i sil io. 

La arena voleáni.'a p.nr.h^ ümii-sc pai'a hormiojón. Pero 
>']{] hee'.-ario la\:ii*'a bicu. y v'!;¡si¡*h;i!la ; lo cual será COS!- 
K, o, pues (^1 reiiuiniie.iio (h cinici-ial apropiado será pe- 
([ueno. 

La niJóii esLá bitu pnbhKia de árboles, excepto en loi 
Llanns (';( 1 \'(>.(-án. don.h» el m'mK'io .h» árboles grandes es 
u'.uy litniía o: y se haÜaiá nía. ¡era siiiicieute para todo 1* 



( 'álciilos de ( 'oslo. 

Las Tal)'as (pM^ npai't^cen íib.-i.in detallan el costo calcu- 
lado paía las i'a>es j)t ii!cip;i:es (ir U>> í ra])ajos en Panamá. 
Los cálculos ])ara el \\\)() 1, Libia L'^, contemplan una 



Callo, diepo, (hilzado, y Piedra Candela, los cuales no carretera, adecuada pai'a torios los cambios atmosféricos, 



presentan niní}:nn ])roblema particvdai'mente dií'ícil. 

Los ])uentes de la Carretera Central Panameña, de 
más d(^ 17 nuciros de longitud, son de acero sobre bases d« 
hormigón. 

Paia tener una idea de las construcciom^s nec(\sín*i{ks fn 
una carretera ])araIeiando la Divisoi'ia Cont ip.enla!, basta 
señalar el hecho de (pu^ ya hay 90 ])uentes de acei'o, cons- 
truidos y en ])ioyecto, variaufio entre I;"). 2 m. y 171 m. de 
longitud, desde el Canal de Panamá hasta David, una dis- 
tancia de 495.-^ kilómetros. 

Las condiciones del terreno, a lo largo del trazado, non 
bastante variadas; ])ero, iisualmente, son tales ([ue han de 
proveer cimientos arlecuados ])ara la ])avimentaeión. 

Sólo cantidades limitadas de materiales ])ara pavi- 



(lesd(» la. ciudad d(» Pauamá hasta la l'roiitíU'a, entre Panamá 
y Costa Rica, umi distancia total d(^ r)!)().(S km., como sigue: 

MYl/'l Um. — sítbrí^ la Cai-retera (Nniti'al Panameña, con una 
secídón invelada, de (J.l m. a 9.15 m. y un pa- 
xinuMito de '\S) m. a 5.5 m. de anchura. 
()4.-t km. — de nueva eoiisl rnccjitii, eon sección nivelada dt 
S.5 m. y pa\ iiiit'iito d(> 5.5 m. de anchura, de 
mateiia! I(;cal jipi.sonado hasta 1.5 dm. 

1lM.1 lan.— en (jue sc^ nfcsim fvpbinación y pavimenta- 
ción adicioualcí^. 



)().S km 
TABLA 13 — CÁLCULOS PARA TIPO I 



longitud total (h' la CairetíU'a Central Pa- 
nameña. 



Partida 



Desmonte y desyerbo 

Excavación sin clasificar 

Desagües pequeños v 

Puentes 

Pavimentación 

Total 

Añádase lO^Í, para ingenierí¿\ y contin- 
gencias 

Cálculo Total 



Cantidad 

40 

600,000 

40,000 

1,550 

274,950 



Unidad 

.Millas 

Yardas cúbicas 
l^ies lineales 
Pies lineales 
Yardas cubicas 



( 'osto poi* unidad 

$1.200 

1 

7 

125 

3 



Suma 

$ .48,000 

600,000 

280,000 

193,750 

• 824,850 

1,946,600 
194,660 

2,141,260 



831 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Los cálculos para el tipo 2, tabla 14, son para el si- 
guiente trabajo en la Carretera Central Panameña, para 
elevarla a una sección nivelada de 8.5 m. y una superficie 
petrolada de 5.5. m. de anchura, con un espesor de material 
local apisonadoede 1.5 dm. 
14.5 km. — entre Panamá y Arraiján; ningún trabajo ne- 
cesario. 
387.8 km. — en que la explanación y pavimento deben en- 
sancharse de 6.1-7.3 metros y 3.5-5.5 metros 
a 8.5 y 5.5 metros respectivamente. 



124.1 km. — para ser ensanchados y pavimentados. 
64.4 km. — de nueva construcción. 



590.8 km.— longitud total de la Carretera Central Pana- 
meña. 

Todos los puentes han de ensancharse, hasta una cal- 
zada de 6.1 m. ; u otro puente de una sola vía en cada lado 
ha de construirse. 



TABLA 14 — CÁLCULOS PARA TIPO II 



Partida 



Cantidad 



Unidad Costo por unidad 



Suma 



Desmonte y desyerbo 40 

Excavación sin clasificar \ 1,400,000 

Desagües pequeños 66,400 

Puentes 15,490 

Pavimentación 470,000 

Petróleo '. 1,890,768 

Total 

Más 10% para ingeniería y contingencias 

Cálculo Total 



Millas 

Yardas cúbicas 
Pies lineales 
Pies lineales 
Yardas cúbicas 
Galones 



$1,200.00 

1.00 

10.00 

125.00 

3.0Ó 

.20 



i 48,000.00 
1,400,000.00 

664,000.00 
1,936,250.00 
1,410,000.00 

378,153.60 

5,836,403.60 
583,640.36 

6,420,043.96 



Los cálculos para el tipo 3, tabla 15, son para el tra- 
bajo siguiente, en la Carretera Central Panameña, para 
elevarla a una sección nivelada de 9.15 m., y poner un pa- 
vimento de hormigón de 6.1 m. de anchura : 

14.5 km. — ningún trabajo necesario. 
387.8 km. — para ser pavimentados, y ensanchar la sección 

nivelada de 6.1 a 9.8 metros. 
124.1 km. — para ser pavimentados, y ensanchar la sección 



64.4 km.- 



nivelada de 5.5-6.1 metros a 9.8 metros. 
-de nueva construcción. 



590.8 km. — longitud total de la Carretera Central Pa- 
nameña. 

Está en proyecto ensanchar los puentes a una calzada 
de 6.1 metros o construir otro puente angosto a cada lado 
así como alargar las pequeñas construcciones de desagüe. 



TABLA 15 — CÁLCULOS PARA EL TIPO III 



Partida 



Cantidad 



Unidad Costo por unidad 



Suma 



Desmonte y desyerbo 40 

Excavación sin clarificar 1,700,000 

Desagües pequeños 79,600 

Puente s 15,490 

Hormigón 933,560 

Total 

Más 5% para ingeniería y contingencias 

Cálculo Total , 



Millas 

Yardas cúbicas 
Pies lineales 
Pies lineales 
Yardas cúbicas 



$1,200 

1 

10 

125 

15 



^ 48,000.00 

1,700,000.00 

796,000.00 

1,936,250.00 

14,003,400.00 

18,483,650.00 
924,182.50 

19,407,832.50 



Y-^^^^y;--- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



832 



Considerations and studies for a Government Cement plant 

in Puerto Rico 



Jan. 5, 1935 

Having studied tlie several reports of Mr. Edwin C. 
Eckel, Civil Engineer and Chief Geologist of tlie Ten- 
nessee Valley Anthority, in which he advises, with favor- 
able recommendations, the establishinent in the Island of a 
CEMENT PLANT, to produce 300,000 barréis of CE- 
MENT a year, at a cost price to the Government of about 
$800,000, and the production cost per barrel at $1.25. 

I take this liberty to cali the attention to several facts 
on the subject of the CEMENT INDUSTRY in he Island, 
and its cost per barrel of cement. 

In Mr. Eckers estimate^ the cost of producing one (1) 
barrel of CEMENT, with the following items, is as fol- 
lows : 



Raw material 

Fuel, 10 gallons oil 

Labor 

Supplies and Repairs 

Gypsum 

Power, 22 K. W. 11. 

Management 

Miscellaneons 

Packing and Loading 

Depreciation — 4-1 ¡2% 

Interest, 3 ll2% 

Cost of each barrel 



$0.11 
0,30 
0.15 
0.10 
0.06 
0.133 
0.10 
0.04 

0.04 
0.12 
0.093 

$1.246 



In revising these items costs I believe that some of 
them are high, and others are low. My estímate in Porto 
Rico to make one (1) barrel of CEMENT, the items of 
cost are as follows: 

Raw material : 

The raw material is cióse 
to the mili : Lime and Clay 



$0.30 
0.06 



1 ton of lime 
1|5 ton clay 

For 6 bbls. of cement 



Fuel oil : 

At 2.40 cents gallón 
6 1¡2 gallons per bbl. 

Labour at $1.00, $1.50, $2.50 for 
semi-skilled and skilled 
laboters, less than half 
the price paid in the 
U . S. A. 



$0.36 1 barrel $0.06 



0.156 



(Repairs for a new plant 
should not cost $30,000 a 
year) 

Gypsum, at $10.00 a ton, 6 Ibs. 
Power, 22 K. W. II. at .0075 
Management 
Packing and Loading 
Miscellaneons 
Depreciation, 4 1|2% 

(For a new ])hint if the 
charge of $30,000 por 
year is applied, shoukl 
be less). 

Interest, 4% 



0.10 

0.03 

0.165 

0.10 

0.04 

0.04 

0.12 



0.107 



0.08 



Cost of each barrel . $0.998 

The consumption of CEMENT ior the la.st 10 years 
in the Island, has boen from 328,000 to 359,000 barréis of 
CEMENT per year. Of these importations, 290,000 bar- 
réis were of foreign origin, and from 43 to 49 thousand 
barréis from the United States. These figures cover the 
years from 1922 to 1932. 

The cement from European countries pay duty of 24 
cents per barrel, freighí, 35 cents, and distanee to be del- 
ivered, 4300 miles. With these two items added to the 
actual cost of cement, the European cement cannot be sold 
under $1.50 to $1.60 ])er barrel in large cargoes. 

There Ls absolutely no fear that the dumping of ce- 
ment in the Island could take place. It is an impossibility 
to be able to compete with the Puerto Rican cement, and 
the proposed plant will have automatic protection against 
any legitímate sales of cement. 

COST OF PLANT 

As to the cost of the cement plant, $800,000. This 
amount is more than ami)le to put up a plant to make the 
300,000 barréis per annum. I believe that with the amount 
stated above, a plant of 450,000 barréis' capacity can be 
built. 

Nowadays, using ''fuel oiP^ as fuel instead of coal, 
the output of a CEMENT PLANT Ls increased, as the 
"firing of the clinker is done quicker, no delay in starting 
the plant, and the burning more uniform, thus the output 
of the plant of cement is increased, using the same kiln 
burning coal. 

A very efficient plant of San Pablo, Brazil, is in oper- 
ation, producing 350,000 barréis of cement, that bas oaly 



833 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



cost -73,000, about $365,000.00. This plant is rimning 
entirely with fnel oil, and it was built in 1928. 

The cost of j)Kx]Tiction of oiie barrel of eement of this 
plant, reduced to (loJhirs aiul cents, is 96 cents pen barrel. 
The ^'boncl issue" ol the said Com])any pays interest at 
6% per yeai, and the fuel oil is costing $1.55 per barrel 
Oí' 42 Imperial (íallon.s. 

The Insular Cover^iment has boug-ht eement during th© 
last fiv^ years, at {irices ranging from $1.80 to $2.20 at 
the dit'ferent ])orts of the Islánd. 

In practica lly three yoíirs the plant would be re})aid, 
assuming that the government will consume 200,000 barréis 
of eement ])('v year, thns .iaving each year $200,000, and 
saving in tlie three years, $600,000. 

I believe the ])lant Avill cost $600,000 instead of 
$800,000 if worked with fuel oil, and electricity, furnished 
by the government from their hydroelectiiic plants. The 
price cost to the government of the barrel of eement re- 
duced to from 0.75 to'$1.00; we have other considerations 
to bear in mind. 

The public will have cheap eement of from $1.30 to 
$1.50 per barrel, more sol id houses will be built, risk 
against fire lessened, ])remium against fire insurance re- 
duced to one third, hurricane damages to houses would be 
negligible, and the unemi)loyment would begin to see their 
way through, and a permanent industry established in the 
Tsland. 



riod of 40 days to build and construct a CEMENT PLANT 
rn the Island, with a capacity of from 350,000 to 400,000 
barréis of cemeíit per year, to reputable firms in the United 
States, as for example : 

Traylor Engineering and Mfg. Co., Alentown, Pa. F. 
L. Smidth and Co., New York. Allis-Chalmers Mfg. Co., 
Milwaukee, Wisconsin. 

FINANCING 

The financing of the plant could be accomplished in 
the f ollowing manner : 

Setting aside $100,000 every month from the Rehabil- 
itation Funds, to purchase and build a plant during the 
months of February, March, April, May, June and July, 
following the recommendations of President Roosevelt, 
who stated that permanent industries should be established 
with part of these funds adjudicated to Puerto Rico. While 
this sum of $1000,000 per month is being set aside, the 
contractors could go on building the plant ofter the proper 
adjudication has been awarded. 

The site or location of the Plant could be brought with 
funds of the Porto Rican Government, or rented for 25 
years by any of the two authorities entering into the cont- 
ract with the tenders. 



RECOMEXDATIONS 

The Government should ask for tenders within a pe- 



Respecífully submitted 

W. D. Noble 



DISTRIBUCIÓN DE LOS VOLCANES 



Tomad un planisferio ; colocad el índice de vuestra ma- 
no derecha en el grupo de las islas Shetlands, situadas en 
el Octano Pacífico, a los 62 grados 55' de latitud S. Des- 
pués moved el índice hacia el N. ; entrad en la América del 
Sur; cruzad la tierra del fuego, y seguid la línea sombrea- 
da que el convencionalismo del dibujo topográfico, repre-* 
senta en proyección la Cordillera de los Andes. Esta lí- 
nea corre muy próxima al Océano Pacífico; dejando sólo 
una banda estrecha de tierra, entre ella y el mar. 

En algunos puntos las olas bañan los taludes de las 
altas montañas; en ninguno dista, esa línea del océano Pa- 
cífico más de 70 millas. En cambio volved la vista a la 
derecha y veréis al océano Atlántico Vuestro dedo ha re- 
corrido sobre el plano una distancia de 8 centímetros, que 
en la escala del mapa equivalen a 4,500 millas inglesas, 
longitud de la gran cordillera, desde la Tierra del fuego, 
hasta Nueva Granada. Supongo que no estaréis fatigados. 
Se recorren con tanta facilidad las distancias en el mapa. 

Seguid la sinuosa sombreada línea a través de la Amé- 
rica Central. 'Entrad con ella, en dirección N. O., en la 
América del Norte: ahora se llaman Montañas Rocosas, 



según reza el mapa ; pero no son más que la prolongación 
geográfica de la cordillera de los Andes, inmensa cadena 
de montañas, de 9,000 millas de longitud, cuyos picos más 
altos se elevcui a 7,000 metros sobre 4Í nivel del mar. Pen- 
sad en la cantidad de trabajo mecánico necesario para ele- 
var a tal altura esa enorme masa de pesada montañas; en 
el tiem])o tianscurrido en acumular en el fondo de los 
mares los sedimeiitos que forman su envoltura; en el ca- 
lor gastado en fundir las rocas ígneas que constituyen su 
esqueleto; y producir el metamorfismo de la gran masa 
de rocas que forman su cuerpo gigantesco. 'Ahora, pa- 
sando por Alaska, seguid con el dedo los puntos que señalan 
en el mapa las islas Aleutianas; y Aarchando sobre islas 
llegaremos a Asia. Recorred la península Kanschaka en 
toda su longitud; las Kuriles, las islas del Japón, las Fi- 
lipinas, el archipiélago de la Sonda, las Molucas, Nueva 
Guinea, isla Salomón, Nuevas Hébridas, Nueva Sembla 
y las numerosas islas (^ue se extienden entre la Australia 
y la América del Sur: ocupando una faja comprendida 
entre ei Ecuador y los 40 grados de latitud S. Habéis pa- 
sado, sin sufrir seguramente daño alguno, sobre la línea 



■•/ join^ir,,, 



, .JP » < \ m ^.¿.Itiliiii^w.^ ."y. .vLv; ■' 






REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



834 



(le volcanes que a modo de cintura rodea el Océano Pa- 
cífico. 

Pasasteis sobre el volcán de Slietland; sobre los vol- 
canes apagados de la Patagonia ; sobre los 51 volcanes de 
la Cordillera de los cuales hay 36 activos : 10 en el distrito 
de Quito ; 9 en Perú y Bolivia ; 17 en Chile. Pasasteis so- 
bro los 25 volcanes de la América Central ; sobre los 48 
de la América del Norte, de los cuales hay activos 5 en 
]\Iéjico ; 4 en Alaska, 8 en las islas Aleutianas; y 31, si- 
tiuidos más bien en la costa que en las cadenas de montañas 
que de ella gradualmente divirgen, los cuales apenas han 
entrado en acción en los tiempos históricos. 

En Kanshaka 13 activos y 26 apagados; en las Ku- 
liles 10; en el Jai)ón, Filipinas, archipiélago de las Sonda, 
y en las demás islas del Asia 74; la mayor ])arte de ellos 
aún en actividad. En Oceanía 31, los cuales con los vol- 
canes submarinos de la costa de Chile cierran la cadena 
de fuego que aprisiona el céano Pacífico. 

Nada hay en la naturaleza que no esté sujeto a leyes; 
y seguramente a una ley obedece la distribución geográ- 
fica de los volcanes. Marcan ellos sobre la corteza terres- 
tre, líneas de mínima resistencia, que se extienden rodean- 
do las grandes depresiones del suelo llenas con las aguas 
de los mares. Así la dínea de volcanes después de rodar 
al Pacífico, sigue por las islas Célebes, Java y Sumatra 
al golfo de Bengala. Rodea la depresión del océano Indi- 
co, desde las islas Kergulen a Madagasear, siguiendo des- 
pués la costa oriental de África y las de la Arabia ; dejan- 
do allá a los 77 grados 32' de latitud sur, el iMonto Erebo 
y el Terror, faros inmensos que señalan las tierras del Polo 
austral. 

El mar Mediterráneo está rodeado de volcanes, mu- 
chos de ellos extinguidos desde remotísima época. Encuén- 
tranes en el Asia menor en el archipiélago griego, Sicilia 
y Ñapóles. Siguen luego por el Atlántico a lo largo de la 
costa occidental de África, encontrándoseles eu Canaria, 
Feí'nando Poó, Santa Helena, Ascensión y Tristán de Acu- 
ña, enlazados con los del océano Indico. Ño se encuentran 
volcanes activos en la costa occidental de Euro])a, ni en 
la Oriental de América. 

Es de observar que los volcanes no rodean el Océano 
Atlántico, encontrándose solamente en las islas situadas en 
una faja comprendida entre los 20 grados y los 40 grados 
de longitud O. del meridiano de Greenwieh ; o agrupados, 
describiendo un arco en el mar de las Antillas, Mediterrá- 
neo de América. 

En esta faja están comprendidos los volcanes de Tris- 
tán de Acuña, Santa Elena, Ascensión, los Submarinos si- 
tuados cerca de la línea del Ecuador, Cabo Verde, las Azo- 
res, Islandia, y el de Jan May el más septentrional de to- 
dos, a los 70 grados 49' de latitud N. 

CAUSA DE LOS VOLCANES 

^ ¿Cuál es la causa de los Volcanes? 

Hay que declarar honradamente que la ciencia no lia 



logrado averiguarlo todavía. 

Cuando no se conoce la causa de un fenómeno se bus- 
ca una hi})ótesis que se toma por causa, y las relaciones es- 
tablecidas entre la causa hipotética y el fenómeno, constitu- 
yen las leyes de éste; y si esas relaciones son de espacio y 
tiempo, entonces resultan leyes matemáticas. Así se han 
formado todas las leyes físicas. 

A veces suceck^ (pu» una hipótesis que ])uede explicar 
un grupo de hechos, no juiede exi)liear otros ])osteriornien- 
tc descubiertos; y entoiu-es uua uueva hipótesis viene a 
sustituirhi. Eso ocurrió en óptica con la hipótesis de la 
emisión que no ])udo exi)licar el reótneuo de las interferen- 
cias de los rayos luminosos; y fué sustituida por la de las 
ondulaciones, ahora aceptada (h\s|)nés de largas contro- 
versias, y esto ha sucedido también con la hipótesis de 
Newton (pie habrá de sustituii* la de Eintein (pío nos dá una 
noción más sencilla y coodinada del Tniverso. 

Aún no se ha. llegado a aplieai* (^1 cálculo al estudio de 
los feníunc^nos geológicos, pero (luizás no está h^jano el día, 
en ([u^ sus leyes puedan sintetizarse en las fórmulas sim- 
bólicas del lenguaje matemático. 

La física, la (piímica, la minci'alogía, la zoología y la 
botánica han pr(\stado su coiu'urso a esta ciencia que en 
el bi'cve (espacio (h^ un siglo ha logrado formar un cuerpo 
(!(■ doctrina. 

Ijas hipótesis ideadas ])ara explicar los volcanes, dis- 
tan mucho de satisfacer a ((uien busípie la. vc^rdad sin pre- 
juicios de escuela. 

liunfrey J)avy (puí aplicando la cori'iíuite eh'^ctrica 
logró aislar el ])otasio y el sodio, tan ])rorusamente disemi- 
nados en los elíMuentos de las rocas (\\w forman el esquele- 
to del globo, dedicó ))art(^ de su hd)or científica al estudio 
de (ssos metales; y la pi'opiedad (pie ])Oseen de descom])oner 
el agua, lo sugirió la idea de explicar la formación de los 
volcanes, dicieuíío: "(jue las aguas d(^l mar ])reci])itándose 
a trav(V. de hendiduras de la corte/a terrestre, encontra- 
ban en. (»l intei'ioi' do la ticii'a (\stos metales; los descom- 
ponía)! el agua para apropiai'se el oxíg(mo, dejando en li- 
b(4'ta(l el hidrógeno cuya fuerza expansiva a elevada tem- 
])eratura, producía los fenómenos volcánicos. Davy aban- 
donó su teoría, pero Daubeny y otros la adóptame defen- 
diéndola con energía (pie no tuvo su autor. 

l>ischor, su])oniendo también la existencia en el inte- 
rior (le la tierra de una gran masa de materia fundida a 
elevadísima temperatura, suponía que el agua penetrando 
allí, se evai)oraba, adquiriendo su vapoi- altísima tensión, 
con la cual al ex[)ansionarse determinaba las acciones vol- 
cánicas. 

Ambas teorías so han llamado (luímicas, aunque bien 
mdrado la segunda debiera llamarse física. Las dos se 
apoyan en el hechí\ de encontrarse los volcanes cerca del 
mar. Difieren en que Davy sui)one que los metales fundi- 
dos descomponen el agua; mientras Rischof no admite las 
acciones químicas, su])oniendo sólo im cambio de estado. 
Lo^ volcanes, según él, serían algo así como una inmensa 



837 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Company se espera esté en San Juan dentro de las pró- 
ximas dos semanas. 

La iniciación de estas obras. rei)resenta el éxito obte- 
i.»ido por las autoridades Insulares en los esfuerzos a tra- 
vés de varios años en solicitad de estas mejoras, y represen- . 
la además un éxito personal del Honorable Gobernador 
habiendo obtenido una asignación efectiva de $443,000.00 
de la Administración de Obras Públicas Federales antes de 
que el Congreso Americano tuviera que considerar e^ta 
obra ganando así tiempo cu la ejecución de la misma y fa- 
cilitando de esta manera la más rá[)ida habilitación de 
nuestro puerto para buciues de mayor calado, y dándolo 
cabida adicional al anclaje en la parte interior de la ba- 
hía, todo redundando de una mauera directa en mayor 
facilidades })ortuarias ([ue traen consigo mayor movi- 
miento de nuestro comercio exterior y oportunidades ma- 
yores a todas nuestras industrias y agricultura. 

La draga ''Kingman" del Gobierno Federal que tan 
propiciamente ha iniciado los trabajos en las área A y B 
tiene una capacidad de 1,400 yardas cúbicas y ya está re- 
moviendo una superficie del foiulo rocoso en preparación 
á las trabajos de rotura de estas rocas v>or medio de explo- 
sivos que dio comienzo el jueves ])or la noche, habiéndose 
recibido x>ara este fin un ])r¡mer embarque de 5 toneladas 
de dinamita de las cuales 1,750 Lbs. están depositadas en 
la Isla de Cabras. 

El Capitán Berg, Comandante de la draga obsequió 
a los señores anteriormente mención a do.v con un espléndi- 
do banquete abordo de la misma que tuvo efecto mar afue- 
ra, y en el curso del cual se brindó i)or futuras y mayores 
mejoras al Puerto de San Juan y a los ]niertos de la Isla, 
considerando que el desarrollo de nuestros puertos es fac- 
tor vital en la reconstrucción ecouómica de la Isla. 

A las 3 de la tarde los invitados abandonaron la dra- 
ga que se eucontraba a más de 1,000 yardas afuera de la 
boca del ])uerto en el sitio destinado para depósito del 
material dragado, y en una ])otente lancha hicieron un 
viaje de insj)ección alrededor del ])uerto visitando espe- 
cialmente el dique de ])iedra (jue eu una longitud de 3,040' 
a través de la boca de la bahía de Miraflores en Isla Grande 
está construyendo el De])artamento del Interior jiara evi- 
tar el que el material dragado del área C, que se deposi- 
tará en este sitio, vuelva al mar ; este material allí deposi- 
tado llenará un área de alrededor de 70 cuerdas especial- 
mente apropiadas para la instalación de industrias, alma- 
cenes, malecones, etc., y muy particularmente para s«r 
utilizado en i)arte como campo de aviación o como are© 
adicional a la zona franca del puerto de San Juan. 

Positivamente es éste un paso de avance decisivo en 
íiuestro desenvolvimiento económico y »o está lejos la época 
en que el puerto de San Juan teuga todas las facilidades 
que requiere un puerto de primera categoría. 



P. R. E. R. A. 

NEGOCIADO DE COMPRAS 

ANUNCIO DE SUBASTAS 

No. 10 

T.íí. Adiuiíiislr.'U'iÓJi d'.^ AiixiJio de Eiiicigoiieia de Puerto Rico re- 
cibir;'!, [)i()i)(tsi('i(>Jios paiy la adjudicación en púl)lica subasta de los 
efíH'tos (jnc a coiitimiación se expresan, entendiéndose que dichas pro- 
])()sic¡()ii(\s d(.^)(M-áii estar en manos de la Administración en ó antes 
de la ferliii y hora (]ue niás abajo se señalan; 



basta CLASIFICACIÓN DE ARTÍCULOS Celebración de Subastas 
No. 



347 - Kngrasadora automóvil con compre- 
sor y tanque aire para 50 lbs. y man- 
ga, con pistero, según especificaciones; 
(K'eq. R-34o). Entrega San Juan 



;MS-Máquinas escribir (Req. R-349). En- 
trega San Juan y Ponce 



349 — Tul)os fundidos para acueducto Coa- 
mo; (Req. W-880). Entrega Coamo .... 



3Ó0- -Nevera Eléctrica; (Req. W-492). En- 
tiega Río Piedras 



351 VímmIo París; arseniato cal, plomo y 
sulfato cobre comercial en envases 
100 lbs.; (Req. W-919). Entrega Río 
J^iedras 



351 — Regadoras cinco galones, conjunto co 
bre, tipo presión automática ; tela me- 
tálica; alambre púas y grapas; (Req. 
\V-918). Entrega Río Piedras 

353 — Efectos ferretería; alicates, tensores 
alambre y alambre ])úas y liso gal- 
vanizado; (Req. W-920). Entrega Ríü 
Piedras 

354 — Efectos y material ingeniería; (Req. 
\\'-9()()). Entrega San Juan 

355 — Máquinas escribir; (Req. R-375). En- 
trega San Juan 



FECHA 
1935 



Eeb. 8 



Feb. 8 



Fob. 8 



Feb. 8 



HORA 



3:00 P. M. 



3:00 P. M. 



3:00 P. M. 



3:00 P. M. 



Feb. 9 10:00 A. M. 



Feb. 9 



Feb. 9 



• Feb. 9 



Feb. 11 



356-*Portaje i)ino Alcaldía Arroyo; (Req. 

W-959). Entrega Arroyo Feb. 11 



10:00 A. M. 



10:00 A. M. 



10:00 A. M. 



3:00 P. M. 



3:00 P. M. 



Los pliegos de especificaciones podrán solicitarse en la Oficina del 
AGENTE COMPRADOR, Edificio ^^La Colectiva", Marina, San 
Juan. 

ARTURO DÍAZ RIVERA 

Agente Comprador, Prera, 



•'•V. I irkirffl 



REV15TA DE- 
OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 




V. S. E. Drcljic Díin ('. Kinniiuní ;i1 San .luán, P. K. 
Dra-a del Gobierno Federal Dan ('. Kin-nian. - San .Inan, PueHo Kieo 

Febrero, 1935 



cAño XII 




Número 2 



Sucesores 
de Abarca 

¿NGENIEROS CONTRATISTAS 
Miramar — Santurce — Puerto Rico 



Talleres de Maquinaria, Fundición, Calderería y 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
ri .'VI ricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks. 
\'¿uvulas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Schieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Thermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas, Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 



Consulte su problema con nuestros técnicos. 




BULL LINES 

SE VICIO SEMANAL DE CARGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 

Y CARGA 

BALTIMORE-PUERTO RICO Y VICE-VERSA 
l'l EKTO RICO-NORFOLK Y PHILADELPHIA 
SERVICIO INTERANTILLANO 
Pasaje y Carjfa 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 
(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 
SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 
E ISLAS vírgenes 

BULL INSULAR LINE INC. 



Ponce 
t MUELLE NO. 3. 



Mayagüez 
TEL. 2060 



Arecibo 

SAN JUAN 



roí n Li 



VAPORES CORREOS AMERICANOS 



El más eficiente y rápido servicio de yapores en- 
tre New York y Puerto Rico para el transporte 
de pasajeros y carga. 

Preferido por su experiencia durante 40 años de ^ 
servicio sin interrupción. 
Para informes diríjase a: 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

Muelle No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico. 
Foot c£ Wall Street, New Yorts:, N. T. 
708 Canal Bank Building, New Orleans, I,a. 



PHOTOENGRAVING ART CO. 

Brau (36 — Apt. 816 — Tel. 84 
San Juan^ Puerto Kico. 

Ofrecemos los mejores grabados para: 

llnvascs iiidiistrialeSj Etiquetas para licores, Portadas, 
Anuncios, Periódicos, Revistas, Membretes, etc. 

Para trabajos buenos a uno o varios colores 
— Garantía y Servicio — 

Clises que imprimen bien 

CLISES "PACO" 

LLAME O visítenos 



t 



3 



r: 



*') IQJUlejc -^„ ^JPIinpp 



"^ta^r^ 



.¥ISTA BE ©BEñS F^BL 



P 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



AÑO XII 



FEBRERO DE 1935. 



No. II. 



T 



T 



Página. 

Ediiorial 

líarhor Improvemejit in Puerto Rico 

By Echvard D. Ardery, Lieutenaiit Col. 
Corps. of Erigineers, War Department 888 

Fort facüifíes oí Puerto Pico 841 

Improvements of Watenvays hy thc Federal Gov- 
ernment 

By 11. L. Peekham, Capt. Corps. of Engine- 

ers, War Department 844 

Peglas para el Servicio de PnW'ticos en Puerto Rico 849 
Actividades de la Junta de Obras de Puerto de 
Puerto Rico, — 1882 a 1889. 

Por Enrique Ortega, C. E 850 

Dredging the Rock Bottom ai San Juan Ilarhor 852 

Vn obsequio al Hon. Gobernador Plantón H. Winship 853 
Slx Biographies 

Lieutenant Colonel Edward 2>. Ardcrij 

Captain Howard L. Peekham 

Eng. Edward B. Snell 

WaUer J. Truss 

Comm. Manuel Egozcue 

Eng. Francisco Pons 854 

Instituciones Oficiales que Intervienen en los Asuntos 
Relacionados con Mejoras a los Puertos en la Isla 
de Puerto Rico 856 



Nuestra Suprema Ambición: 



Servir eficientemente, con seguridad y rapi- 
dez al público; , /| 



Nuestra Amable Súplica: 



Pedir la cooperación del público hacia un posi- 
ble mejor í;ervicio; 

Si nuestra amable súplica es acogida por el 
público, habremos realizado nuestra suprema 
ambición. 



WHITE STAR BUS UNE, Inc. 



Cualquiera puede ofrecer un buen servicio pero 
No todos están en condiciones de rendirle 
A entera satisfacción de su clientela 



Por eso es que la 



Tipografía San Juan 



AUMENTA CADA DÍA SUS FAVORECEDORES 



•J^-.10l<1er 



\;-^^^^wi^.^^m^7^^m^''sm^ 



REVISTA DE OBRAS PUELSCA; 



©E 




PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interiof- y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Publicas; para fomentar las industriaos 

e impulsar el arte de construir. 

FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior, 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



' Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL. 

$6.00 



Eniered as second class matter at Smt Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Pnst Office under the Act of March 3, 1879 



AÑO XII 



FEBREKO, DE 1935. 



¿.o. II. 



EDITORIAL 



La Revista de Obra^ Públicas se complace en Jodien r 
este número a las obras de puerto que tan importante pa- 
pel desempeñan en el desenvolvimiento comercial de los 
países; nuestra isla por su posici(5n ^'eográfica y sus re- 
laciones con el continente Norte Americano está llamada 
a servir de punto central para el comercio (}\\\v^ ambas 
americas, y el mejoramiento de sus puertos es de vital 
importancia para .que haya las facilidades adecuadas al 
movimiento mercantil y puedan entrar y salir fácilmente 
todas las embarcaciones cualquiera que sea su calado. 

Los puertos de San Juan, Ponce, Mayaguez, Arecibo, 
Aguadilla y otros, están gestionando con las Autoridades 
Federales, las asignaciones nci^esarias pai-a que se lleven 
a cabo las obras más imprescindibles para hacer de ellos 
puertos seguros y cómodos. 

l^n San Juan la draga del Gobierno Feleral " Dam 
C. Kingman" ha iniciado los trabajos de mejoras al i)uer- 
to bajo un presupuesto de $443,000.00 aprobado por el 
Gobierno de Washington; con esta suma se j)royec1a mejo- 
rar la entrada al canal frente al Castillo del ^Morro remo- 



^•itMl;!() la bai'ra (pie hay allí me.lianíc uii dragado a una 
profundidad de oS pies; dragar a una profundidad de 
oO \)wr, un. área de forma triringular al suroeste del canal 
(le (nitrada y remover el bajo al (\\tremo noroeste de Isla 
(iiande llevando el dragai^) a 30 pies de j)rofundidad. 

En Arecibo se ])r()yecta construir un rompe olas (pie 
j^arta del Gerro del Faro como pr{)l(H'ci(')n ])ara las obras 
del nuevo muelle y dragado del ])uerto. 

En i\Iayaguez se ha dragado el puerto y con el produc- 
to se ha rellenado el teri'eno bajo (]ue era inundado por las 
mareas, ganándose una gran ext(msi(jji en la Marina. 

Eji Ponee se está reparando el nuevo malecón y pronto 
se espera i)ueda ponerse al sei'vieio ])úblico. 

En Agua; lilla se |)royecta también un rompe olas y 
oti'a.^. oblas de mejoras de gran im])ortancia para el puerto. 

En general puede decirse (pie todos nuestros puertos 
(\^tán siendo objeto de suma atención tanto i)or las au- 
toiiílades locales como ])()r las Federah^-; y se espera que 
poco a })í)c(> se i)uedan ir nu^jorando liasta (pie lleguen a 
ser hábiles para toda clase de embarcaciones. 



838 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



: Harbor Improyement in Puerto Rico : : 

By 

Edward D. Ardenj, Lieutenant Colonel, Corps of Engineers 
In charge of the Puerto Eico Engineer District and of the Second New York District. 



In general, the results of the usual waterway improve- 
ment aetivities of the Army Engineers are not apparent 
to the casual observer. From the nature of things this 
must be true, because the channels or basins are habitual- 
ly formed or improved by the removal of earth or other 
mate/ial from áreas beneath the water surface. The mat- 
erial so removed may be transported and dumped else- 
where in naturally deep water or it may be utilized in 
filling swamp áreas or in raising the elevation of existing 
lands within a reasonable distance of the waterway being 
dredged. Lands so improved are, of course, tangible 
evidence of dredging operations, but the lapse of time 
eventually renders that evidence less noticeable. 

* Where the construction of jetties or breakwaters is 
undertaken in connection with federal waterway improve- 
ments, those structures constitute more or less permanent 
indications of operations by the Army Engineers. A pro- 
ject like the Panamá Canal is a type of work extending 
partly above the water surface and partly below, so its 
purpose is readily grasped by the average individual. 

Where only local benefits, or but minor national benef- 
its, are likely to be derived from a proposed navigation 
improvement, it is the policy of the federal government not 
to adopt the project but to leave to local interests the res- 
ponsibility f or undertaking the work desire by them. To 
the extent that prospectivo national benefits are shown, 
federal participation may be forthcoming. It is unusual for 
a federal project to be adopt ed without requiring some 
form of local cooperation. This may involve merely a 
stipulation that local interests shall furnLsh áreas ashore 
on which dredge material may be deposited; or a provis- 
ión that they shall contribute cash to meet part of the cost 
of the work; or that they shall construct termináis or 
bulkheads; or save the. United States free from claims 
for damages that may result from the improvement. 
Sometimes more than one of these factors may enter the 
picture. 

In all of the navigation projects for which federal 
funds have been expended in Puerto Rico, local cooperation 
has been required. The harbors thus concerned are Ponce, 
Mayaguez and San Juan. A report recommending a pro- 
ject at Arecibo contemplates that local interests shall meet 
certain requirements before the expenditure of federal 



PONCE HARBOR 

Located on the south central coast of Puerto Rico, th© 
harbor of Ponce is a A open bay, partly protected by reefís 
and small islands. It is shown on U. S. Coast & Geodetic 
Survey Chart No. 927. The principal entrance channel 
is of ampie depth and about 4,000 feet in width. 

A cooperative project for this harbor was authorized 
in 1925, in aceordance with House Document No. 532, 
GTtli Congress, 4th Session. The éssential elements of the 
project ^:)rovide for constructing a solid fill mole at Peñon- 
eilla Point on the south side of the harbor, dredging an 
adjacent área to a depth of 30 feet, constructing a bulk- 
head along the shore of the harbor, and dredging adjoin- 
ing shoal áreas to depths of 18 feet and 9 feet. The sea 
.face of the .mole was to be formed by reinforcing with 
rip rap the roadway serving an existing pier, and th# 
outer end of the mole protected by a short sea wall. 

According to the project terms, local interests were 
required to pay one-half the coast of the dredging and of 
the sea walJs forming the outer faces of the mole, and 
all of the cost of the bulkheads ; the other half of the cost 
of the original dredging and outer sea walls was to be 
met from federal funds. The municipality of Ponce const- 
ructed some 2,000 feet of bulkhead wharf and contributed 
one half of the funds for dredging and sea wall construct- 
ion. The sea wall at end of the mole has been const- 
ructed, and an área adjacent to the mole has been dredged 
to 30 feet. Because of the filling of adjacent submerged 
lands by local commercial interests, rip rap reinforcement 
of the road forming the outer face of the mole has been 
found unneeessary. 

Partial failure of a section of the bulkhead has so far 
precluded dredging alongside it. Local interests have re- 
cently strengthened part of the inner 800 feet of the bulk- 
head wharf. When completed and provided with transit 
shed facilities and land connections, this part of the de- 
vélopment will measurably relieve the cong^es^ion now 
prevailing at the existing terminal. 

In 1932 the Chief, of Engineers, U. S. Army, recom- 
mendod to the Congress that the existing project be mod- 
ified to proviíle tliat the United States shall undertake, 
without conlribiition by local interests, tiie dredging in- 
cluded in the project and return to local interests funds 
contributed and advance for such dredging, but all other 
portions of the improvement hereafter to be at the expense 
of local interests. The Congress has not yet acted on thfit 
recommendation, which i» publishcd in RivKri tüd lüürb» 



::;/ iQlilrr 



-"■P€ i ^u p ify ..w M'JJi ■AJi^J/ II i ft^Uf i i?p i p i. |ffl . " ..' ';-!'. !J,....-; Ln^ # ; ^ ^.^ f | » i p fP^^ia^^ 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



839 



ors Committee Document No. 18, 72nd Congress, Ist Ses^ 
sion. 

MAYAGUEZ IIARBOR 

Located at about tlie center of the west coast of Puer- 
to Rico, Mayaguéz Ilarbor is a roadstead partly protected 
by two promontories and by outlying shoals. It is shown 
on U. S. Coasf & Geodetic "Siirvey Cliart No. 901. The 
depth of the roadstead is ampie, but shoal water extend- 
ing out from the shore made dredgiiig neeessary lo enable 
the port to accommodate deep-draft shippiug. 

The Congress has not yet authorized the im])rovement 
of this harbor; but under the provisions of the National 
Industrial Rqcovery Act, and based on the favorable recom- 
mendation by the Chief of Engineers in House Document 
No. 215, 72nd Congress, Ist Session, the Federal Emergen- 
cy Administration of Public Works adopted the project 
and provided funds for its execution. Prior to thii^ action, 
however, local interests had constructed a terminal and 
had, at their own expense, dredged a channel generally 
200 feet wide and 26 feet deep from the roadstead to the 
terminal. With the P. W. A. funds made available to the 
Army Engineers, the facilities provided at local expense 
have been extended by dredging a channel of approach 30 
feet deep to serve the terminal, with a width of 500 feet 
from the inshore and to a point opposite the westerly end 
of the terminal, t henee increased to a width of 1,000 feet 
at the 30-foot contour. Dredged materials were deposited 
ashore, behind bulkheads on áreas provided by local inter- 
ests. 

In Rivers and Harbors Committee Document No. 1,731 
Congress, Ist Session, the Chief of Eng^ineers recommend- 
ed that local interests be reimbursed for certain expendit- 
Ures made by them for dredging within the project área. 
Action on this recommendation has not yet been taken by 
the Congress. 

SAN JUAN HARBOR 

Located on the north shore of Puerto Rico, about 30 
miles from east end of the island, is the landlocked harbor 
of San Juan. It is sliown on U. S. Coast & Geodetic Sur- 
vey Chart No. 908. The entrance lies east of Cabras Is- 
land, and is dominated by the majestic El Morro. 

The project as adopted by the Congress provided a 
channel 30 feet deep at mean low w^ater and 600 feet wide 
at the entrance, and thence 500 feet wide along the main 
fairway to a point opposite the city of San Juan, a dLst- 
ance of 1 1|4 miles; dredging to the same depth an área 
of about 162 acres within the harbor proper, and extendind 
this depth into San Antonio Channel for about 4,200 feet, 
with a wádth of about 1,200 feet at its mouth, narrowing^ 
to 600 feet 2,000 feet from the mouth, and increasing to 
800 feet at the easterly end. 

In Rivers and Harbors Committee Document No. 45, 



71st Congress, 2nd Session, the Chief of Engineers re- 
commended a reduction in the amount of funds previously 
required to be reimbursed to the Federal .Government as 
the measure of local coopera! ion. The Congress took 
favorable action on that recommendation. 

Based on a report submitted by the District Bngineer 
in 1934, and uj^on the recommendation of the Chief of 
Engineers, an extensión of the project has been a^^pted 
by the Public Works Administration. The expenditure of 
funds thus alloted is now actively under way, and will 
soon result in providing at the entrance a channel 600 
ftet wide and 38 í'eet deep at mean low water; widening, 
to ']{) feet at mean low water, the sliarp turn at the inner 
end of the ocean entrance; and increasing by about 77 
acres the líO'foot anchorage and turning área inside the 
main harbor, including tlie removal of the point át the 
northwest córner of Isla Grande. Part of the dredged 
. material is being dumped at sea, but the major part is 
to be deposited ashore and thus add to land valúes. 
Congressional action on this enlarged project yet remain« 
to be taken. .i 

ARECIBO IIARBOR 

Located on the north shore of Puerto Rico, about halí 
way between San Juan Harbor and the west end of the 
island, is the small open bay or cove constituting Arecibo 
Harbor. It is shown on U. S. Coast & Geodetic Survey 
Charts Nos. 903 and 920. 

Local interests have provided, at their own expense, 
a shallow basin and approach cliannel to enable lighters 
to serve their terminal. Storms fiU the basin and entrance 
with sand from the adjacent beach, and, despite the almost 
continuos operation of a small dredge, the available depths 
in the basin and entrance are frequently inadequate for 
seagoing lighters. 

No project for the improvement has been authorized 
by the Congress, but, in hLs action on the District Engine- 
er's report in 1933, the Chief of Engineers recommended . 
the adoption of a project. The details of the improvement 
proposed are contained in House Document No. 214, I3d 
Congress, 2(1 Session. Tlie project thus recommended 
would provide a breakwater from Point Morrillos to Cosi- 
nera Rock; a channel 25 feet deep, at mean low water, 
from the ocean to a proposed deep-water terminal; and a 
turning basin of the same depth. If adopted as recom- 
mended, the project would carry the following require- 
ments: (1) That local interests shall give assurances 
satisfactory to the Secretary of War that they will build 
a terminal for deep-ciraft vessels, in accordance with plans 
Ti o be approved by the Chief of Engineers and the Secret- 
ary of War ; (2) That no dredging shall be done by the 
United States until the terminal has been commenced and 
the Secretary of War satisfied that it will fe© promptly 
completed; (3) That local interests shall provide, with- 
out expense to the United States, suitable áreas for the 



840 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



«••■••»' 



a*2t 




-£<5G^Ji^ £/y Af/2.tJ^Ó AfJl^je//^J?S- 



y» 



^ 



Mapa del puerto de Arecibo. 



disi)o.sal of dredged matei'ial, a suitable quarry site for the 
stone required for eoustnietioii of the breakwater, and 
all rif^hts of way, track, and equi])ment iireded to trans- 
port the stone to the site of the breakwater. 

From ))relimiiiary investigatioiis eondneted by the 
local interests, it lias, beeome aparent that the question of 
locating stono may be soiriewhat coniplieated, beeause of 
'the iin.siiitability of i\\(^ material exi.síiiig iii the near 
vicinity. 

Within the limits of .s])ace allotted this article, many 
iíiterestino: and importajit point.s must necessarily be omit- 



ted. I cannof, however refrain from ineluding a reference 
to those of my As.si.stants Avho have been most intimately 
'cniíeoted witli^ waterway improvements of Puerto Rico. 
('aptain ITovvard L. JVckham, Mr. Walter J. Truss, and 
^\y. Eíhvard B. Siiell have been in \qyy cióse touch with 
those matters, and their o])inion.s and recommendations 
have been most valuable to me. An important factor that 
has impí essed me deeply is the very hel})ful and continuing 
spirit of cooperation extended by the Governor, the De- 
pailment of the Interior, the Public Service Commission, 
and by so many individuáis who typify the spirit of the 
g'ood People of Puerto 'Rico. 



r, irül:!- lOlcler 



yf^^mw^^w^^^^mm^w^ii^ii^^mm^- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



841 



PORT FACILITIES OF PUERTO RICO 

REPRODUCED FROM TIIE 1933 YEAR BOOK OF TH E CÁMARA DE COMERCIO OF PUERTO RICO. 




:\Iuolk' No. 1 'lo Ici Xew Voi'k Jiiid I'ikm'Io Wh-o S1(mi)sIiÍ|) (N). (Mi Síiu .Jiiíin. 



PUERTO RICO, an Lsland, is depeiicleiit ior its eco- 
nomic life on water-borne eommerce. PraeticciUy every- 
thing which is consumed iii tlie Islaiul is brouí>'lil froiu 
points outside, and the majority of Lsland prodiicts are 
exported, only a small portion being eoiLsumed loeally. 

The Island has three ports of importaiice, and a num- 
ber of smaller ports which handlo commeree to a h\sser 
degree. San Juan is, of eourse, the principal port of entry 
in the Island, wáth Ponce and JMayagüez ranking second 
and third, in point of voiume of eommerce. Statistics show 
that approximately fifty per cent of the Island eommerce 
passes through the port of Saíi Juan/ 

Although the harbor at San Juan has been used by 
vessels for over three hundred years, it was not unlil 
the late 1880 's that any movement for port developmont 
was started. In the year 1887 Puerto RicQk's first steam- 
ship company, ^'Compañía Puertorriqueña Antillian," 
had a small pier, but the work of building docks and piers 
did not really begin until after the American occupation. 
Since that time the southern and eastern parts.of the Mari- 
na have experienced great changes and today there is a 
network of modern docks and piers, one 6f which i^ the 
only double-decker in the entire West Indies. 

The first pier to be built by a prívate concern was Pier 



No. 1, consiructcd by the New York aiid Porto Rico Steata- 
sl)ip (^ompany. Tliis wns l'ollowed in 190G by Pier Na 2 
ol the Insidar Dock C()nii)any. Utliers have foUowed, and 
tlie niost roccnt iiíUlitiou is the double-decked pi<ír (No. 3) 
tiientioiied abov(\ con.structí^d by the San Juan Dock 
(.\)nipaiiy and h^ascd to the Hull hisiilar Lines. 

Th(^ \Vai' DeparliiKMd oí* tlie United States Govem- 
Dicnl iia.s retained control over all of the rivers and har- 
Lors in Puerto Rico and lias supervised and assisted with 
improvemeíds. Tlie Jiarbor of San Juan is at present 
dredged to a de])th of :W) feet and affords safe entrañe* 
and anciiorage fMciiities for evén the largeíít transatlantic 
iiners. 

AltogetlK^r tlK^re ¿n-e six piers with aggregate berthing 
space oi: G,5:]() í'oet and buikhead wliarves of an aggregat« 
Icngíli of about :],7rj() feet on the northerly sido of Saai 
duan harboi-, includhig San Antonio Channel, capable of 
dockmg dcei) draft vessels. Three of the piers ar public 
service piers. Of the above piers, four vary inAvidth from 
ei-thy to one hundred and twenty feet and in length from 
410 to 330 feet, and are provided with iron-roofed shed», 
with vessels berths on either side twenty-eight feet deep. 
Of the other two piers, one has o30 feet frontage on the 
channel ^vith dredged süps oh the ea^t and weet sideS' of 



842 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



twenty and twenty-eight feet deep, sixty and four hundr«d 
and fifty feet lon^, respectively. The sixth pier has a 
channel fronta^e of 400 feet and dredged slips twenty to 
thirty feet deep on both sides, 550 feet long and 600 feet 
long respectively. The bulk-head wharves built by the In- 
sular Government do a publie service business and have a 
total length of about 3.700 feet with iron sheds for the 
storage of perishable freight. A bulk-head privately 
owned 420 feet long lias a depth of about twenty-six feet. 
The depth of water in front of the bulkheads and in the 
ís.ips var^e^s from twenty to thirty feet at mean low water. 
Ail 01 the above termináis lia ve raiiroad connections. Three 
oí them — the coal dock, Pier No. 6 and the San Antonio 
doclv have meehanieal equipment and the latter is equipped 
with a pre-cooling piaut for fruit. All of the termináis 
are generaliy efñeient and .aclequate for the particular 
purpose for whieh they are used. In addition to the 
above, there are se^verai landings along the western side of 
the harbor, bui.t duriiig Spanish times, that are now under 
Fed«*al control; a bulk-head in front of the oíd Custon- 
house is used for local verséis of shallow draft, and three 
pier.s within the oíd navy yard are used, one by the marine 
hospital service, one by the Lighthouse Dei)artment and 
the ihird by the Engineer Department. The light-house 
cervicc has constructed a concrete bulkhead along the 
sGutheasteriy frónt of it.s reservation. There is no rail- 
load connection with these landings. % 

A detai-ed de»scription, in tabular form, of these prin- 



cipal piers is to be found elsewhere in this article. 

A project is under consideration for the building of 
a 10,000 ton dry dock and will add measurably te the 
(le^^elopment of the port when adopted. A suitable dry 
dock is at present no available in the West Indie». 

Bunkering facilities for oil fired, coal burning and 
Diesel ships are available at San Juan, the fuel oil being 
supplied by three petroleum companies — the West India 
Oil Company, the Texas Company and the Shell Company. 
Boíli bunker oil and Diesel oil are available through one or 
ancJier of these companies at both San Juan and Ponee. 

Towing facilities are likewise available at San Juan 
Ilarbor through the Berwind-White Coal Mining Company 
(Porto Rico Coal Company), which also operates a modern 
weli-equipped coaling station for prompt handling of 
s!eamers' requirements. The plant includes a storage dock 
for 10,000 tons of coal, dischargin^ and reloading crane 
having an houriy capacity of 100 tons, a mechanically 
equipped barge for bunkering in the stream, full com- 
])iement of lighters, etc. Fresh water iis available, and 
large stocks of supply and repair parts are also maintained 
by this firm. 

While San Juan is the principal port in the Island it 
is not to be assumed that Puerto Rico is entirely dependent 
upon this port. Ponce, Mayagüez, Arecibo, Arroyo and 
Guánica have port and dock facilities for both freight and 
passenger service. 




Vista general del Malecón de Ponce durante su construcción. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



843 



PORT OF PONCE 

Ponce Ilarbor is located on the south central coast of 
Puerto Rico. The harbor is about one mile long and five- 
eiglits of a mile wide. Within the limits of the harbor 
depths of thirty feet or more exist. There is at present 
but ono pier of modern design, located at Peñoncillo Point, 
and owned by the municipality of Ponce. It is built of 
concrete and steel, 325 feet long by 110 feet wide with an 
iion warehouse and a depth of about twenty-one feet along- 
8ide. A good highway and ^rolley line connect the pier 
with the port and city of Ponce, about one and two miles 
di«tant respectively. Rail connection is had by means of a 
spur. In addition to the municipal pier there are several 
small wooden x>iers and landingsat Port Ponce, used by 
shailow draft lig:hters which transfer freight to and from 
large vessels anchored in the stream. 

Ponce Í8 second only to the port of San Juan and is 
the only j)ort óf any size on the south coast of Puerto Rico. 
Over twenty-five per cent of the total import and export 
business of the Island passes through the port of Ponce. 

M A Y A G ü E Z 

IMayagüez is an open readstead located at about the 
center of tlie west coast of Puerto Rico. It is opposite the 
Mona Passage, one of the most important steamer routes 
t^ and from tlie Panamá Canal and ports in North and 
South America. It is about eighty-one miles by water 
from San Juan and approximately fifty-five miles by water 
from Ponce. 

Tlie harbor has a natural depth of thirty to seventy 
feet and can accomodate vessels of considerable size. About 
ten steamshi]) companies make regular calis at this port, 
mainly from the United States. 

Mayagüez is the only harbor on the west coast to have 
a modern pier, with storage sheds and bulkheads which 
extcnd over 1,200 feet. Vessels drawing up to twenty-two 
feet can be handled alongside. This pier, known as the 
Mayagüez Shipping Terminal, is used by the Bull Insular 
Lino and the Baltimore Insular Line in their westem run 



and of fers remaf kable f acilitie^ f or the transfer of freight 
and pasengers to and from Mayagüez Harbor. 

Facilities are also available for handling cargo at 
numerous landing, discharge being affected by means of 
lighters. 

A R E 0,1 B O 

Arecibo Ilarbor is a small open bay or cove on the 
north shore of Puerto Rico, about forty statute miles west 
of San Juan. The bay is generally shoal, with a depth 
of twenty-five feet available at the entrance, about a third 
oF a mile from shore. Vessels anchor in deep water off 
the bay and lighter their cargo. ^ 

The commerce in Arecibo Ilarbor in recent years has 
ranged betwcen about TU,000 tons and 71,000 tons. Im- 
provements are contení platee! which, if completed, will 
raise this figure to over 236,000 tons. 

A G U A D I L L A 

Tlie ])ort of Aguadilla is located ou the western side of 
tho Island, about ninety miles from the port of San Juan, 
in r, com])a]"atively small bay. Good anchorage may be 
had anywhero off tho town in from ten to eighteen fat- 
homs. Tho ])ort lias never been improved to any great 
extent and all traffic is (k)iie by lightei-age. An average 
oí' 225 vessels with a grand gross tonnage of some 480,000 
tons enters tlie y)ort every year. The principal exports 
from Aguadilla aro sugar, coffee, cocoanuts and needle- 
v> ork. 

OTIIER PORTS 

Others ports in the Island are Guanica, Guayanilla 
and Arroyo, on the south coast, and Ilumacao and Fajar- 
do, on the east coast. None of these ports have been im- 
l^roved exce})t Guánica, where some dredging has been 
done by the Federal authorities so as to clear the entrance 
to the harbor. 

The principal exports of these harbours are sugar and 
some coffee. 




844 



BEVISTA DE OBRAS füBLICAS DE PUERTO RICO 



Improvcments of Waterways by the federal Government 



H. L. PECKIÍAM 
Captain, Corps of Engineers. 




V. S. E. Drcdf/c Dan C. Kincjnian 
Capt. J. W. Berg, 

The Dan C. Kingman now Avorkiiig on the improvements of San Juan Ilarbor 
under eommand of Capt. J. W. Berg is a sea going hopper dredge with bin 
eapacity of 1437 cu. yd. suction, 26" centrifugal pump; Diesel-electric powered; 
twin gear propulsión; 268 ft. long; 47 ft. beam; draught, light, 15 1|2 ft. 

loaded, 21 feet. 



The War Department ha^ charge of the improvements 
of waterways for interstate and foreign commerce in the 
United States and in its territories. It has also certain 
functions related to the protection and preservation of 
navigable waters: the issuance of permits for placing 
structures in or o ver s\ich waters, of for excavating or dep- 
ositing material therein; the approval of plans for the 
construction of bridges and for laying pipe or cable lines ; 
the approval of harbor lines; the establishing of anchor- 
age grounds; and the removal of wrecks, under certain 
conditions. 

For the conduct of this work, which is directed by of- 
ficers of the Corps of Engineers of the Army, the United 
States is divided into ten divisions, each of which is sub- 
divided into several distriets, all on the ba^sis of drainage 
Systems. The P^ierto Kico District is included in the North 
Atlantic División. The main office of the district is in 



New York City, and a sub-office is maintained át San 
Juan. 

New river and harbor projects are adopted, and mod- 
ifications of existing projects are authorized, as a rule, in 
River and Harbor Acts of Congress, and f unds for the work 
are provided in subsequent War Department Appropria- 
tion Acts. Ilowever, the National Industrial Recovery 
Act of June 16, 1933 authorized the construction of river 
and harbor improvements to be included in the program 
of the Federal Emergency Administration . of Public 
Works if tlie improvements have been adopted by the Con- 
gress or are reeommended by the Chief of Engineers of the 
Army. 

The Engineer Department is precluded from under- 
taking any investigation, survey, report or project not 
specifically authorized by Congress or by the Administra- 
tion of Public Works. The usual procedure on the part 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 832 



•41^ 



of any community which desires a river or harbor improve- 
ment is to present the case to its representativess in the 
Federal legislature with a view to securing authorization 
for a preliminary examination and survey ofNthe project 
i nthe next River and Harbor Act of Congress. Wlien the 
investigation of a project has been thus authorized, the 
Chief of Engineers directs the district enginer to make a 
preliminary examination and to submit a report thereon. 
The district engineer consults all persona known to be in- 
terested in the matter, and usually holds a public hearing 
for the purpose of developing their views with respect to 
the scope of the desired improvement, and the local cooper- 
ation, if any, which may be expected. He then submits to 
the división engineer a report containing all facts necessary 
to the formation of an opinión as to the worthiness of the 
improvement ,and a recomendation as to whether a detail- 
ed survey and estímate of cost should be made or whether 
the locality is not regarded as worthy of improvement by 
the United States. 

The división engineer then prepares a brief and con- 
ciso report on the project, which includes his own recom- 
mendation as to the advisability of a survey, and submits 
it to the Chief of Engineers with the district engineer 's 
report as an appendix. As required by law, the Chief of 
Engineers refers this report to the Board of Engineers 
for Rivers and Harbors, a permanent body consisting of 
higher-ranking officers of the Corps of Engineers, which 
was created by the River and Harbor Act of June 13, 190^. 
To it are referred, for consideration and recommendation, 
all reports upon examinations and surve^^s and all projects 
or changes in projects upon which report Ls desirecl by 
the Chief of Engineers. In its investigations the Board 
gives consideration to all engineer ing, commercial, navig- 
ation, and economic questions involved in determining tliQ 
advisability of undertaking improvements at the expense 
of the United States. 

If the report of the board is favorable, and if the Chief 
o I' Engineers concurs with the board, the district engineer 
is directed to make a detailed survey and estímate of cost 
of the proposed improvement. 

The district engineer 's survey report includes the data 
contained in his report on preliminary examination am- 
plified and modified ?.s necessary to conform to the latest 
available Information, including that obtained by the sur- 
vey. The report generally includes Information under the 
following headings : authority, description, tributary área, 
bridges, prior reports, existing project, local co-operation, 
other improvements, terminal and transfer facilities, im- 
provement desired, commerce, vessel traffic, difficulties 
attending navigation, survey, ])lan of improvement, discus- 
sion, water power, other special subjects, conclusions, and 
recommendations. 

The district engineer 's recommendation (if favorable 
or partially so) includes a statement of the improvement 
proposed, the estimated cost of new work and maintenance, 
conditíops of local eooperatiotí, if any, tp vbicb th« work 



should be made subjeet, the amouttt of fuadl wlucli thould 
be provided as an initial allotment, and the manner in 
which additional funds necessary to complete the project 
should be jirovided to secure the económica! and advanta- 
geous prosecution of the work. 

As in the case of the preliminary examination, the dist- 
rict engineer 's report on survey is studied by the división 
engineer, the Board of Engineers for Rivers and Harbors, 
and the Chief of Engineers, each of which prepares a re- 
port on the project, which may or may not agree, in whole 
or in part, with the report of the district engineer. The 
Chief of Enghieers submits his report to the Secretary of 
War, wlio in turn transmits it to Congress. If the Con- 
gress decides that the improvement should be authorized, 
siieh decisión is expressed in a River and Harbor Act, 
which constitutes the authorization of the improvement a3 
1 ccommended by the Chief of Engineers, unless otherwise 
in^licated in the Act. The improvement is then prosecuted 
under the direction of the Secretarv of War and the super- 
visión of the Chief of Enginers whenever funds are made 
available. 

It is tho general policy of tlie Chief of Engineers to 
have all work of the department ])erformed by contract 
whenever the nature of tho work and the time available 
for its exeeution will permit. AVhen the interest of the 
United States requires, work is performed by government 
p]^\ú and liired labor. Office and field employees, except 
hd)oi"ers and workmen, are normally selected from Civil 
Soivico eügibles, although in the case of work executed 
with fun:;s derived from the National Industrial Recovery 
Act, the omployment of personnol outside the Civil Service 
is authorized. 

The improvement of Mayaguez Harbor last year, and 
til o im])rovement of San Juan Harbor now in progress, 
wcre authorized by the Public Works Administration and 
ineluded in the approved program of Public Works. The 
Mayaguez dredging was done by contract, and this me- 
thod will be employed in dredging to remove the shoal 
west of Isla Grande and to extend the existing anchorage 
área in San Juan Harbor. The blasting and dredging now 
in progress in the harbor entrance are being executed by 
government plant and hired labor. 

When it is proposed to carry out river and harbor 
improvements in Puerto Rico by contract, the work is 
publicly advertised by the district engineer, usually •for a 
month, and prospectivo bidders are invited to submit seal- 
ocl bids to either the New York or San Juan office, where 
íhey are oponed simultaneously. Bidders are required to 
furnish a bid bond or other authorized form of guaranty 
to i usure tbe exeeution of contract and bond for the per- 
formance of the work. The contract is awarded to the 
lowest responsible bidder, and under' the regulations of the 
P>deral Emergency Administration of Public Works, the 
following elements are considered in determining the low- 
est responsible bidder : Whether the bidder involved (nf 
maintains » ptMaantnt pl^c» a£ biuinfíN»; (b) hu wi- 



848 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



equate plant equipment to do the work properly and ex- 
peditioiLsly ; (c) has a suitable financial status to meet the 
ob]i<z'ations iiieident to the work; and (d) has appropriate 
tcchnical experience. 

TJie bidder miist agree that he will not withdraw lii.s 
bid williin 60 days (if a differont ])criod is not speeified) 
from tlio date of the opening and that Avithin 10 days (if 
a (lifferent i)eriod is not speeified) after the prescribed 
fcrnis aro presented to him for .signatnre, }ie will enter 
into a written contract Avith the Government, iii aecordanee 
with the bid as accei)ted, and gi\;e a ])erfonnanee bond 
with good and snffieient «urety or snreties. The bidder is 
aLso reqiiired to state, in his bid, that he will give ])refer- 
eiice to the use of domestie artieles in the p^M^loi-niauee oí' 

the contract if it is awarded to him. 

lTj)on the award of the eonti'aet to tlie suecessful bid- 
(]vv, contract })a])ers are exeented, and tlie district enginoí^r 
o'iv(\s tlie contractor a reasonable i)eriod of time to mobilize 
his equipment and commenee work. Contraéis for dred- 
ging usuajly require a fixed rate of ])rog'iT.s.s in terms oL' 
cul)ic yards per niontli rather tlian com])let¡on by a spoc- 
iíiod date or within a speeified number oF days. Jn fixing 
thj' rate of progress, due allowance is made í'or contingen- 
cies and unforeseen difficuties. Tliereí'ore, if the confrac- 
tr>r has proper facilities and exercises proper diligence, 
tlicre is ordinariiy no difficulty iu keeping him up to the 
>:i(e of ]n'ogress required b}^ the contract. 

The contract provides tliat no \vork sliall l)e done on 
Sundays or on days declared by (Vmo'rcss as holidays for 
])er diem em])loyees of the United States excei)t in cases 
of emergency, and then only witli the written conscnt ()F 
tlie contract ing offieer. 

Tlie contract speeifies tlie depth to wliicli the área of 
improvement is to be dredged, referred to the plañe* of 
mean low water, and includes a description of tlie bencli 
m.ai'k or marks which determine tliis plañe of j"(>feiHMice. 
It is customary in contracts for dredg'ing* in [Cierto Rico 
lo provide tliat material actually removed to a (h'pth of not 
more than 2 feet below the required depth will be estimated 
and paid for at full coiitract i)rice, to cover the unavoid- 
able inaccuracies of dredging* processes. Simila ry, mater- 
ial actually removed to provide the side slopes is estimated 
and paid for, under the conditions stated in the contract. 

When the contract provides for ''place measurement" 
of the material removed, measurement is made by means 
of soundinp\s tak(*n before and after dredging. Tf ]ieceS' 
sary, the de])ths shown on the drawings forming ])art of 
the speciíications are verified and corre(íted by souudings 
taken shortly bcU'ore dredging is commenced. Soundings 
of the entire ar(>a dredge are made, as far as practicable 
as the work ])rogresses. Partial payments are based on 



the results of these measurements. Final estimates are 
based on the difference betwecn the last soundings made 
befoi'e di'edging and the results of the last examination, 
snbject to proper deductions or correction of previous de- 
dn.etions for excessive overdepth dredging or excessive 
:side-slop(* di'cdging. 

The wojk is cai'ried on at such localities and in such 

oi'díM* of precedeiu'e as is found necessary by the contract- 

in,u' ofíic(n\ The ¡ocation and limits of the work are plain- 

\y indicated by the rei)resentative of the government by 

stakes and ranges or otherwise. and gages are established 

to sfiow the stage of water witli rcference to the datum 

p'ane for dr(^dging. Excavated mat(>rial is de])Osited in a 

disposal área. desci'i])ed in the eontract or otherwise aecept- 

able to tfie contracting ofíicer. 'i'he coiitract 0])erations are 

i}:s¡H'et(Ml ])y ¡n,sp(H'tr)r.s a])-;)int(Hl by the contracting offieer, 

'vv-Jio ]{(Q\) a rec(H([ of the Avorlc •lon<\ ajid see tliat the gages, 

i;;nges. i\\\[\ o\\\rv maiks ai'(^ k^'pt in proper order. The 

('(^:)t] actor ix r(ip,iired to fu rnisíi regnlai'ly to inspectors on 

]w>a?*d, )}]{» íh.(^dg(- a snitable se])ai'ate rooin foi* office pur- 

}H-ses, .\],so. if lie maiutains an estabüshment for the 

subsistí iice o.f iils ov/n (^ni])]oyees,, he may b(* required to 

fiii iiisii meáis to tln* insp(-(qors on tlie Vv'oric, which are paid 

i'(;r by ilu» Tnih^l St;í1rs dí Uw pi'ice statí^d in tln^ contract. 

Conliacls (^xecr.íed iir.der allotments of Pu])lic AYorks 

Admini-^l rat ií^n i'.ini's in.eiude not only tlie restrictions of 

Ihp ]\-;(í:í1 '' i']i<rh;-]¡oin' la\v'\ bid' also th.e provisión that 

no indi\'idi}nl dii'íclix emph)yed on the ])roj(^ct shall be 

¡M^i-niitted t(^ wo'.'k n.^vi» tlimi .'"0 liours in any one week, 

cxcci.í iu (^xe;.Mit i\(\ íi'imiií isirat ive, and su])e]'visory posit- 

iííi'S, v() f.,; j.;x |.: ;i,.| jj.ri]v]-. .|j|,| f(>{isi])le in the jiulgment of 

í!:e c(;pi i tjí't ii^g ()''iíce]', íiuíl providívl tliat, under this 

elan:-e, worldng tinu^ lost because of inclement w^eather 

or unav(>id:d)le dc]p,ys in any one weck nuiy be made up 

' io i {.(^ :-,-;i-. rr-^ d'>!g I.» 'avs Also, tlie contractor is required 

Ui giv(. preíViciií e.. vr.herí^ they are (pnilified, to ex-service 

i!!-"ií v.iH) dcjw'iidí >,!,s : to pi'ovide compensation insnrance; 

to c^('('iT!>e p; ; ! íüit i^>:v> f^/ ihr- s:;fety of his employees 

aiid. th.(^ [u-eveii! i(^.n of í!cei.!":i1s; nnd to p;ay to skilled and 

nnskiíh'd ¡iihor direcily enij-ioyed o]i the work not less than 

tlie miniriin.])) jionrly wag<' i'ale^; ju'éscribed in the contract. 

1 11 the ]¡ei'rormance of dredging by government plant, 

snelí as that ní)w lu'ing earriívj oiit by the U. S, Dredge 

''I)a]i C. K!n<>]>i;ni ", tJie procedure is niuch the same as 

tliat for eortract work, exc{q)t that all ])ersonnel engaged 

on. tjie woik aí'(^ in t-ir- di!*ec[ (Mn])loy of the United States. 

The t(H'hni(!iU' of fho woHn is similar to that employed in 

contract op(>i"aí iofis. and tlie a])pli('able regulations govern- 

ing work on Public AVorks Administra t ion projects are ob- 

^ierv(ul. The bbisting of th.e coral rock on the bar at the 

ha]-])OL' ent'i'a.nce is ])eing done l)y governmrnt em^doyees 

wiíh dynami1(^ pnrc]ia;red through local dealers. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUEBTO RICO 



849 



Reglas para el servicio de prácticos 
en Puerto Rico 

^'Copiadas de la ''Ia'v de .Muelles y Puertos'^ aprobada el ;U) de abril de 1928^'. 



Sección 23 — El ^;er^•ie¡o de prrietii'os en los jeiK^'tos 
de la Isla estará ]);ijo hi ii.\^-:|)C'ce¡ón y dirección del (\'i])i- 
tán de riierto rcs'peerivc/. 

S«^eeiÓ!i 24 — j^os boles <]e pi'.'ü-lico^ (v-.lar:'!!i pinífidos 
de negro, y a cada iado (U la pioa llevarán una ''!'" juran- 
do pintada de blaiuo. y despiei^-aráu un;i i)¿n¡dera a;ad cua- 
drada, cojI Tuia. 'M^" blaiiea en el centro. 

Sección 25 — El inniKU'o de pi'ácíicos [wira el sei'vicio 
en cada ])uerto s(U'á, el ([ue, a .su ai'biírio, dí^íci'uiinare el 
Comisioiíado del Interior. 

Sección. 2() — Solamente los i)rácíicos (jue teiu-^^an la co- 
rrespondiente IJceiicia i)odi'án julotear los barcos a su lle^-a- 
da y salida de los pucuios, o enmendarlos. Vn ca])itán o 
patrón de barco (pie r.o tome práctico, tendrá, sin embarí»-o, 
que pagar practicaje com])leto, y, además, será responsable 
de los daíios (pie se cau.-;aren ])or la ausencia del práctico. 

Sección 27 — Todos los piácticos llevarán consigo y 
la enseñaráji si se les pide, la- licencia de pi'áctico, fií'mado 
por el Capitán de Puerto y aprobadia por el Comisionado 
del Interior. 

Sección 28 — Toda persona (pie guiare, o intentare u 
ofreciere pilotear un barco, al entrar en cualquier ])uer- 
to de la Isla de Puerto Rico, o al salir de el, sin tener la li- 
cencia que determinen las Ivyes y reglamentos vigentes, se- 
rá considerada como cul])able de MISDEMEANOR, y cas- 
tigada, convicta que sea, con multa que no excederá de 
trescientos dollars ($;]00.00), o con cárcel, por un tiempo 
máximo de tres meses, o con ambas penas, a juicio del 
tribunal. 

Sección 29 — Todo })ráctico que se Jiegare a servir sin 
justa causa, tocáiulole un tumo, cuando a juicio del Ca- 
pitán de Puerto, el tiempo no le impida hacerlo, pagará 
una multa máxima de cincuenta dollars ($50.00), y será 
responsable de cualquier daño que ríssultare de su n(3ga- 
tiva, pudiendo ser revocada su licencia. 

Sección 30 — A los prácticos les c^td ju-ohibido desem- 
barcar de ningún barco ])erso]ias o efectos. 

Secci()n 31 — Los prácticos encargados de pilotear bar- 
cos que salen de la baiiía, perjuanecerán a boi'do hasta (pie 
el barco haya rebasado la boya numero 1. 

Sección 32 — El Ca])itáPi de Puerto [)odrá discrecional- 
mente suspender a cualquier práctico cuya competencia 
sea dudosa. 

Sección 33 — El práctico que, miendras est(' de servi- 
cio, usare palabras injuriosas o insidtantes, o con carácter 
de amenaza, será suspendido o se le reí ii ara la licencia por 
el Capitán de Puei'to. 

Seccicm 34 — Tocio i)rácíico qiu) infringiere cuahpiiera 
de las disposiciones de esta ley o de los reglamentos esta- 



blecidos {[(' ticuerdo con la misma, ])odrá ser suspendido 
disci ecionalmeníí^ l)()r el Ca[)itán de l^uu'to. El práctico 
(¡iie baya siiIo susj)endido y se haga, cai*go de algún barco 
(inranle el [)eríodo de su suspeiisión incurrirá en multa 
máxima di^ cincuenta dollars ($50. 00), i)()r cada infrac- 
ción. 

S(ccien .*)5 — I^os [)rácticos infornuii'án al Ca])itán de 
PiK^iío del n()nd)i'e y calado de cada, barco ([ue hayan pi- 
i(;l(\-ido, sitio dondí^ le aboi'daron y si han privstado s(u*vi- 
eios ext laordinarios, así como de los bai'cos con los cuales 
s<* hayan put^sto al habla y que hayan j'chusado sus ser- 
vicios cíuno prácticos. Tal información deberá hacers(^ den- 
tro de las veinte y cuatro horas de haberse prestado el 
servicio o de ocurrir la i'cpulsa. Toilo práctico (pie dejare 
de cumpir las dis])Osicioiu\s de esta, sc^'ción, quedará sujeto 
a una. multa de diez dollai's ($10.00). 

Sección 3(i — Si algún barco s(^ varare o le ocurriese 
algún si]n(\stro estando a cargo del i)ráctico, (^\ste deberá 
iiimediat amento informar de lo ocui'rido al (Capitán de 
i*uerlo, en su oíicina. 'j'odo práctico (pie infringiere las 
dis[)osiciones de (^sta seccióji será castigado con una mul- 
ta de diez dollars ($10.00). 

Sección 37 — Todo capitán, patrón, oficial o encarga- 
do de un barco, cuando (\ste sea abordado por un práctico 
(Uberá infornmr a este del calado de su barco, y en caso de 
nesgarse a ello o de darle menor que el verdadero, será cas- 
tigado por infractor a esta Ley, debiendo el práctico adver- 
tii a todo capitán cuyo barco pilotee, de la obligación que 
tiene dicho capitán de cumplir con lo dispuesto en la sec- 
ción 4 de esta Ley. El práctico de cuahiuier barco que 
ancle en cuarentena, deberá permanecer a bordo, hasta que 
(\sta sea levantada por el Oficial de Sanidad. Si un prác- 
tico es detenido abonlo ])or el cai)itán, patrón, dueño o 
consignatario del barco, tendrá derecho a tres dollars 
($3.00) (liarlos y manutención. Todo práctico que no fue- 
re desembarcado y continuare viaje, tendrá derecho a tres 
dollars por día y manutención durante su ausencia, y se 
le dará acomodo de primera clase a bordo, y lo mismo, o 
su e(piivalente en efectivo, para su j-etorno al puerto de 
})artida. El i)ráctico a cargo de un buque que entra en 
l)uerto, contijiuará a bordo hasta que el capitán le notifique 
que no necesita más de sus servicios. Todo barco matri- 
culado y con licencia para dedicarse al tráfico entre los 
])uertos de la Isla de Puerto Pico, Vieques, Culebra o los 
Estados Unidos, estará exento de practicaje, quedando a su 
arbitrio {ím])lear un práctico. Pero dichos barcos tendrán 
(pie tomar práctico, si salen de la Isla para un puerto 
extranjero, y aun cuando no lo tomen, tendrán que pagar 
practicaje completo. Los barcos que sean de la propiedad, 



850 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



o que estóii bajo la administración de los Estados Unidos pendiente solicitud al CaiMtán de Puerto. Todo ])ráeti- 
de gobiernos extranjeros, y todos los yatas de placer, es- co que fuese suspendido por el Capitán del i*n«u-to, ten- 
tarán exentos de j)racticaje, a no ser que se utilicen los drá derecho a apelar ante el Comisionado d(4 Interior, 
servicios de un práctico. Cuando se necesiten los servicios quien podrá confirmar, revocar o mo lificar dicha suspen- 
de un ])ráctico para sacar un barco fuera del puerto, el sión. La resolución del Comisionado del Interior será de- 
capitán, dueño o consignatario, deberá dirigir la corre*- finitiva. 



Actividades de la juata de obras de puerto de Puerto Rico 



1882 — 1889 

Por Enrique Ortega C. E. 

(Extractado del iní'oi'me de J. A. Daubón del 26 
de :\ravo 1889. 




Malecón en la bahía de San Juan junto a la Dársena de los botes. 



En Puei'ío Rico iio existían las Juntas de Obras de 
Puertos. ICii Es])í!ria eran conocidas hacía mucho tiempo, 
y venían fuiícionauílo en Cádiz, Alicante, Barcelona, Má- 
laga, lla])ana, ^íani a, l)ilboa, etc., etc., cuando en el año 
de 1882 se (ii.spuso (pie s(^ creai'an también en Puerto Rico, 
lo cual tuvo electo poi* ór lenes del Real Decreto de 26 de 
Octubre 1882, i)ublicado en la Gaceta Oficial de esta Is- 
la No. 134 de 9 de noviembre del referido año. 

Antes de crearse esa Junta, con las atribuciones que 
le reconocía su Reglamento, todos los servicios de obras 



de construcción de muelles, vfdzam lentos, lim[)i(v.a y ])oli- 
cía de aquellos y mejora de los puei-to.s y de cuanto a ellos 
atañía, era de la incumbencia de la inspección Oral, de 
Obras Públicas, centro que dependía directamente del 
Cobierno General de la Isla. 

(,'Uando se creó la Junta en 1882, to(h]s esas atribu- 
ciones que correspondían a la liisj)ecci6n Genei-al de Obras 
Públicas, })asaron a dicha Junta, concediéndose a este 
un carácter autonómico para la aaministracíón de lo» 
fondos que se destinaban a la ejecución de las obras, y con 



ilEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



851 



la sola obligación de que, cuanto se refiriese a la parte 
técnica de las obras, es decir, proyectos, presupuestos, etc., 
sería siempre sometido a las Leyes generales de Obra^ 
públicas, y consultadas, informadas y resueltas por la Ins- 
pección General del ramo, que en esa parte técnica conti- 
nuaba cuando la Suprema Autoridad en la Isla, a la vez 
que dependía del Ministerio de Ultramar, residente en 
Madrid. (Art. 6 del Real Decreto). 

Con este motivo, el referido Ministerio de Ultramar, 
no obstante haber concebido a la Junta el derecho de nom- 
brar todos sus empleados, se reservó el de nombrar directa- 
mente los Ingenieros Directores de las Obras, que habían 
de ser precisamente del Cuerpo de Ingenieros de Caminos, 
Canales y puertos (Art. 5to. del Real Decreto y 43 del 
Reglamento). 

Para que la Junta pudiera funcionar y emprender, 
desde luego, los trabajos, se le concedió: 

1 — Una subscripción de $25,000 pesos anuales pagados 
por un Presupuesto del Estado (Presupuesto de la Isla) 
Artículo 22 del Reglamento. 

2 — Otra subscripción de $8,000 pesos anuales, paga- 
da por la Diputación Provincial. 

3 — Otra sascripción de 2.000 pesos anuales pagada por 
el Municix)io de San Juan. 

Además se estableció: 

1 — Un impuesto de 50 centavos de peso sobre tonela- 
da de descarga cobrada por la Aduana de esta Capital, que 
ingresaba por quincenas en los fondos de la Junta. 

2 — El derecho de vender e ingresar en sus fondos to- 
dos los terrenos ganados al mar (Art. 11 y 21 del Regla- 
mento.) 

y 3 — Establecer ios arbitrios que estimase oportunos 
para allegar recursos para las obras, como por ejemplo, 
ios remorques de entrada, salida y enmienda ; las multan 
por desperfectos en los muelles, etc. (Art. 21 Reglamento). 

Es decir, que en la parte administrativa la Junta era 
autónoma y podía resolver cuanto estimara conveniente 
para la realización de las obras que le estaban encomenda- 
aas. La única excepción era lo relativo a la parte técnica 
que quedaba siempre sometida a la inter-zención de la 
Inspeccción de Obras Públicas. 

Presidía la Junta el Gobernador General de la Isla 
y era Vocal nato de ella del Brigadier de Marina para to- 
do aípiello que pudiera rozarse con la Armada Nacional. 

Coa todas estas atribuciones funcionó la Junta desde 
el año 1882 hasta el de 1899 en que fué disuelta por orden 
del Gran General Jefe de Departamento. 

EL primer Reglamento por que se rigió la Junta fué 
el aprobado por Real Orden en 16 de septiembre de 1884; 
pero después, fué modificado por el Real Decreto de 19 de 
diciembre de 1889 que estuvo vigente hasta su extinción. 

Después de algunos años de creada la Junta de Obras 
del Puerto de San Juan, se crearon las de Mayagüez y Pon- 
ce, las cualc» eran presididas por los alcaldes de aquello* 
municipios. El Reglamento de la Junta de San Juan re- 
gía también para las d® Poncc y Mayagüez (Art. é del 



Real Decreto que acompaña al Reglamento). 

Muelle (le ¡as Goletas 

Se llama así vulgarmente al trozo de muelle que hay 
desde el Arsenal hasta la Aduana, frente a la Dársena de 
los botes. El muelle actual es de muy moderna construc- 
ción. El ])rimitivo era de madera, pero, descomponiéndose 
fricilmeute, originaba gastos constantes que se realizaban 
por la Insj)ección General de Obras Públicas, y tenía 
ademíus el inconveniente de que, debajo de sus tablas se ha- 
bía formado una madriguera de rateros y malhechores que 
allí se escondían })ara huir de la vigilancia de la Policía. 
Se destruyó, ])ues, ese muelle de madera, y se comenzó el 
relleno, vertien<lo en ese sitio todos los residuos de las 
fábricas de la ciudad, ripio, piedras, trozos de ladrillos, 
etc. Pronto tuvo lugar el afirmado, colocándose bloques 
de piedra o gi*anito, en la orilla i)ara la contención del ma- 
terial vertido. Algún tiempo despuués, se creó la Junta 
de Obras del Puerto de San Juan, y observándose que el 
muro de bkxpies de contención no era suficiente a contener 
las tierras, dicha Junta por su cuenta, y i)or estar ya en- 
cargada de todo lo relativo a los muelles, tinglados, etc., 
comenzó los trabajas de colocación de una estacada de ma- 
dera sólida (ausubo) que fijó de una vez la solidez que era 
necesaria (Véase el Art. 1ro. del Reglamento.) 

Muelle del Antiguo Tinglado 

Este muelle que es de piedra, es antiguo y fué cons- 
truíilo por la lns])ección General de Obras Públicas, mu- 
cho tiem])o antes de constituirse la Junta. 

El que traza estos renglones pagó todas las certifi- 
caciones hechas en ese muelle, siendo en aquella época In- 
terventor de la Ordenación General de Pagos <le esta Isla, 
allá por los años de 1870 a 1873. Cuando se creó la Junta 
quedó incautada de este muelle, como de todo lo que co- 
rrespondía al puerto. 



t^í..t^.^ 



Muelle antiguo del Este 



Este muelle, cuyo trayecto alcanzaba desde el alma- 
cén ([ue está al final del Tinglado de Madera, hasta el 
arranque del actual terraplén, era todo de madera, como 
el de las Goletas, y estaba destinado a la carga y descarga 
do azúcar y melazas. La antigua inspección General de 
Obras Púbiica.> realizó el relleno y colocó estacadas y blo- 
ques do piedras para la contención de las tierras. Cuando 
se instaló la Junta ya estaba el muelle hecho, como está 
actualmente, y de él se incautó, como lo hizo con los que 
antes quedan descritos. 

Tinglada 

El de madera que está frente a la Dársena de Botes, 
fué construido por el Comercio de San Juan, para segil^^ 



852 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



dad de sus mercancías. Cuando se termino ae hAzo cargo 
de su í^onservación la In_spección General de Obras Pú- 
blicas, la cual duró hasta que creada la Junta se ineauló 
esta, (le dicho tinglado y ha ejecutado en él todas las re- 
paiacioncs y mejoras que han sido necesarias desde aque- 
lla éjtoea, hasla el día, inclusa la ampliación del mismo tin- 

l^'rraplrn 

Ksi'd es la obra principal (pie ha rivalizado sola la Jun- 
ta (le Obi'as del pu(^i*to, sin más auxilio que sus arbitrios 
y subscripciones. El muro de contención de las tierras, 
(s pi'()\'is¡onal y lo constituyen piedr-as grandes de río, 
unidas con cíMuento. Este muro, hecho toscamente tiene 
bastaiiíc solichv y a, su uiví^l, según el proyecto general que 
1(iiía la duiíta, debía consli'uirse (^1 inuelle hidráulico de- 
íiiiilivo, dis])U(^sto para el atraípie de todo bu(pie de cual- 
((uier ea'ado (¡ue fuese, ])ues se trataba de darle una pro- 
íunJidad de í) a 10 metros en la orilla. 

/V/ mui}i('i¡)i<) (Je San Juan ?/ his f)])r(is del Purria 

VA innnicipio luida tiene (jue intervenir hoy con las 
oluas (1(^1 puíU'to. ^rodo lo fpu^ constituye los muelles, su 
iinipicza. y ( onsí^r'vación depende exclusivamente d(^ las 
oficinas de I'»- obia.s .'el puerto, incluso los tinglados, i)ues 
adíMuás (!ci ('c madeía (pi(^ construyó el comercio, hay el 
(ie hi(MT() (|nc está sobre el t(u*rapl('n, y fui^ construido por 
la .íunta. 

En i*(si:m(Mi, to^.o lo (pie se roza con muelles, tingla- 
dos, teri'aj)l(Mi(\s. manglares, etc., de])ende de las obras del 
])uerto; y todo lo (pie se gane al mar, desde la punta lla- 
mada de San Juan hasta el puente de San Antonio, por la 
parte del norte ; y toda la costa, desde dicho i)uente hasta 
la ])laza de Palo Seco, por el sur; todo eso depende tambiím 



de dichas; obraos, y entra en el proyecto general, que, apro- 
bado pnr el Gobierno de España, estaba la Junta euearga- 
(in de llevarlo a efe<'to. 

¡mportancia de Ui^ Ohras del Puerto de San Juan 

La Junta funcionaba como delegada del poder central, 
(M*a libre y autómata ]vara la administración de sus fon- 
dos y (\jecución de las obi-as, con la sola limitación de so- 
nictci' lodo lo (pu^ tuvi(M'a caráctí^r t(H'nic^) a la Inspección 
(icncral de Obi'as Públicas residente en (^sta ciudad de 
(San Juan. 

Si algún día llega a realizarse el completo dragado 
de (\sta bahía, se efectúa la total disecación de los mangla- 
res, saneando de paludismo a la población y haciendo de 
fallos terren(\s sólidos ])ara dedicarlos a distintos servicios 
como varaderos, careneros, depcisitos de carbón, etc., en- 
tonces se habrá i)ue,sto al puerto do San Juan en condi- 
ciones de llamarse el primer puerto de las Antillas; apto 
pai'a ser un centro comercial de primer orden, cuando, 
abierto el canal de Nicaragua, pueda el Atlántico unir sus 
aguas al Pacífico. 

Y si a esto se agrega la declaración de la Estación Neb- 
ral (Naval Station) acordada por el Gobierno de Wash- 
ington, demás está el asegurar que esta hermosa ciudad de 
San Juan será una estación de más importancia que la 
de Plymouth en Inglaterra; y dentro de breves años, por 
el nu>vimiento de su futuro comercio y por la seguridad 
(pie brinda su niitural abrigo, y la tranquilidad de sus 
aguas, será nuestra bahía un imperio de riqueza, digna de 
ser visitada ])or la bondad de su clima, y su temperatura 
j)rimaveral. 



1899. 



San Juan, Puerto Rico (E. U. A.) 26 de mayo de 



J. A. Daubón. 



Dredging the rock bottom at San Juan Harbor 



The work of dredging Áreas A and B at the entrance 
to the channel of the Port of San Juan requires the ex- 
ea vat ion of a great quantity of rock for which blasting by 
d^^namitc is the only method. 

The i)lacing of the explosives and the detonation is 
done as folloAvs : 

Each blast calis for about 440 pounds of dynamite and 
every stick is accurately placed by being tied to a rope. 

At intervals of five feet over the length of four 100 
foot ropes bundles of five sticks of dynamite are tied. 
Workmen in rowboats sink the weighted lined along desig- 
nated ranges covering a space of 1,500 square feet. When 
the blast is set off the rock is divided by the arrangement 



of the explosive so that there are ?i\^ sticks of dynamite 
at (^ach córner of every five foot square in the block. 

The powder men work methodically over a long strip 
of rock after which the sea going dredge follows through 
scooiñng the blasted rock and sand up. It proceeds with 
its load to the harbor and dumps it in front of the Dredge 
líouston foi- distribution on the reclaimed tract of Isla 
Grande. 

Addition of the harbor debris consisting of rock and 
sand to the siltand mud sucked up by the Houston is giv- 
ing the new Isla Grande l^índ a thoroughly hard and usable 
surfac(.\ 

{Coíirtesy of ^^Pmrto Rico EemW) 



REVISTA DE OBR V8 PUBLirAS DE PrETíTO RICO 



85S 



Un obsequio al Hori. Gobernador Bianton H. Winship 




iríiííin (41 o] (íin'j:nu() (ic ¡;i iwiii!;! tic 



' iti |>i niKM'í) rov'd ((ue fué ex- 



^;;i.i<.^ «''^ mejoras ;il puei'ío de San Juan, 
I i ";. ''<•!'• |.i('i);)rí¡(l() ])or el Departamen- 



Á niediodín del liUics j (!<> rclrt'cr.i y < :i i>reM'n. ¡n dci i,. ]^;.>^, ■■, 
Dv. (Xseai- Íj. (Miapinnn. sii])-.Ne('i'eiíirin ííí^I I>;, pírrljiíueiilo ,-, ;i< nr: ¡o 

del Interior Fe<iernl y .U-i l)r. hrnesi (¡ni-.;,,^, Jiiveior ,,.• '(.. ..: ■^ ...oi-,: 'o por el Departamento de la Gue- 
de la, DivisHm de Terr.lono. y Po:,e:.¡o.e. insulares, el >,., .. ¡...^ , ^ ,i,. .o:, .ar^o a nna aM<rnaei6n de $443, 
llon. Manuel Eo,>zeue, ( ^.niisiouaao dei Inierior, oh>e.pnó (/;:;,,;;) , , |, ,>. ^v. A. K^^is o])ras i,<^\fm bajóla dirección 
al líon. Gobernado)' Hlanloii IL Winsiiip, eon una raja .h c,. .;,;,,! 11, L. {\v:<h.,;n y d.^1 ayudante el 
de cedro de eonstrueeión nali\a conh^niendo nn j)e.'!azo (le 
la roca que í'iw extraída del áiea '^A^^ en ei dra.nado de }a 
bahía de San Juan. Este pedazo de ríx-a se extrajo en la p'pj; ,(.m 
primera excavada exactanu^nle a las ll'::).") de la larde en 
enero 9, 1985 por la dra«.>a iedei'al Dan (\ Jviiigniau, co- 
mandada por el Capitán .1. W. Berg-. 



nigeniero 

V'. . '1. Yiir . eií (-(.í.,,;'; a-M()ii ron el Comisionado del Inte- 
! i(»r. Sr. ;d;)n;>( i lv:,o/ iie y el Sn[)erinteudente de Obra» 
icio iOii¡i(pie Oi'lega. 
a, caja ( uya ioí <■- ra Ita aparece arriba lleva en SU ta- 



j.'a una airgoiiea in.>( i íííoÍí'íu (juc dice lo siguiente : 
La ceremonia (ie extracción de e:sta i)iedra oíicialmeu- "Conmemorando la inau.g'uración por el General BlaiX* 



854 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



ton H. Winsliip, Gobernador de Puerto Rico, de los 
trabajos de mejcras al puerto de San Juan, de acuer- 
do con proyecto sometido por el Departamento del In- 
terior de Puerto Rico, aprobado por el Departamento 
de la Guerra, con una asi^naci(3n hecha por la Ad- 
ministración de Obras Públicas, montante a $44'],0()ü. 
00. 

J.a draga federal Dan C. Kiugmau, comandada por 
el Capitán J. W. Der^', djó princij)io al drag'ado a 
las ]2:í^r) P. M. enero 9, lO.'^l, bajo la direeeió)! del 
Capitán II. L. Peckham, del cuerpo de Iiiu'íMiieros 
Fedei-ales en. })reseiicia (l(^ los siguient(\s señores ade- 
más de los ya meneionados: Col. W. P. Wooteii, coro- 
11(4 retirado del Cii(^r[)0 de Ingenieros, Teniente Sid- 
ney C. Wooteii, ayudante del Gobernador, Ingeniero 
]\íaniiel Egozcue, Comisionado del Interior de Puerto 
Rico, ingeniero Enriípie Ortega, Superintendente de 



Obras Publicas, ingeniero W. J. Truss, ingeniero ayu- 
dante del Cuer])o de Ingenieros Federales, Capitán 
E. B. Lesesne, Capitán del Puerto de San Juan. 
i^Nta nHH\stra de piedra fué dragada del fondo de 
la bahía de ^an Juan, área ''A". 

(;omo i)uede verse por la fotografía en el pergamino 
apaiece liecho a pluma un mapa del puerto de San Juan 
iiidieando las áreas a ser dragadas ^^A-B-C", como orla 
(Ncorativa a la izcpiierda el escudo insignia del Cuerpo de 
Ingenieros h'ederales y a la derecha el escudo oficial del 
íií.})i(in() de PiKM'to Rico. En el centro una vista del Mo- 
T ro entrada de San Juan, destacándose la silueta de la 
íiiaga, '^Kingman'' que como liemos dicho antes es la que 
l¡(\a, a cabo los trabajos. 

{Cortesía de ''El Mundo'') 



SIX BIOGRAPHIES 



LTi:UTENANT COLOXEL EDWARD D. ARDEJíY 

Born at Vn-giiiia City, Novada, July 12, 1884. 

Graduatcd Iligh Sdiool, June 1902. 

Eiitered Vniind ÍStatcs Military Academy, West Point, N. Y., 
Juno 1902. 

Gradiiat(Ml frf)!u U. S. T^TiUtary Aeademy, Jinie 1906. 

Conimissicürd ::iid. Lieut(Miant, Corps of Eiigiiieers, U. S. Arniy 
Juno 1906. 

Soi)toniber 1906, — July 190 7, oii duty with enginocr troops at 
Fort Masón, San Francisco, California. 

August 1907, — July 1909. Oti duty with cnginecr troops in Plii- 
lippine Islands. 

August 1909, — April 1913. On duty with engineer troops and at 
Engincer School at Washington, 1). C, except for three wceks in 
Panamá Canal Zonc in February 1913, observing construction me- 
tí) o ds. 

Promoted to First Lieutenant in 1910. 

C4raduated Engineer School 1912. 

A])ril 1913, — August 1914. Assistant to District Engincer, New 
York City. 

Promoted to Captain in 1914. 

August 1914. Sailed on U. ft. S. Tennessee and stationed at 
The llague, Neth( rlíuids, unlil November 1914, in connection with 
relief of American citiz(^ns in Europe. 

Novemlíor 1934, — August 1917. Assistant to District Engineer, 
New York City. 

Promoted to Major in 1917. 

August 1917, — September 1917. In charge of Norfold, Va., En- 
gineer District. 

Promoted to Lieutenant Colonel (temporarily) in 1917 and to 
Colonel (temporarily) in 1918. 

October 1917, — September 1918. Overseas as Assistant to Cliief 
of Chemical Warfare (gas) Service, and as Chief Chemical Warfare 



Ofíicer of tlie Second Corps and of the First Army. 

Septi'Jiiber 1918. Eeturned to United States to train and take 
a. regínient of Engineers to France, but orders were changed, and 
was ])laced in conimand of Canip Forrest, Georgia, mobilizing and 
tiaiiming engineer troops. 

November 19LS, — July 1921. On duty in office of Chief Engine- 
ers, Washington, D. C. 

Ivcncrted to ri^gular rank of Major in 1920. 

July PJ21, — June 1924. In charge of Los Angeles, California, 
Ei;gi)ieei' District. 

June 1924, — Marcli 1927. Commanding, or on duty with Sixth 
Engineers (comljat i'eginient) at Camp Lewis, Washington. 

May 1927, — Oclober 1930. In charge of lluntington, West Virgi- 
nia, Engineer District. 

IMomoted to Lieutenant Colonel in 1929. 

December 1;)30, — • December 1932. Commanding Eleventh Engine- 
ei-.s (combat regiment) at ('orozal. Canal Zone. 

December 1932, — to date. In chai'ge of Puerto Eico District and 
of Second New Y'ork District. 

(WPTAIX líCWAHD L. PECKHAM 

(*aptain IIou'ari) I.. Peckiia.m was born in Norwich, Connecticut, 
on ^lay 29, 1897. On No\ember 1, 1918 he was graduated from the 
C. S. Militaiy Aeademy and promoted in the Army to Second Lieut- 
enant, Coj'ps of Engineers. Ilis first assigment after graduation was 
as student ( f ílcer at the Engineer School at Camp A. A. Ilumphreys, 
A'jigiiija, wIk re hV served until the summer of 1920. On July 10, 
19];) lie was pronmted to the grade of First Lieutenant. From 1920 
ti) li);)0, Lieutenant Peckham was on P. O. T. C. duty at the Mis- 
síiuri School of Tvílnes and the University of Kansas; in the office of 
Cliief of Engineers in the War Department; with the 14th Engineers 
in the Philippine Islands; aide-de-camp to Major General Ornar 
I'iundy; student officer at the Infantry School; and instructor for 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



855 



four years in tlie Department of Engineering at West Point. From 
1930 to 1933, he was assistaut to the División Engineer, Great Lak©s 
División, at Cleveland. He arrived iu San Juan as local assistant 
to the District Engineer, Puerto Rico District, on October 15, 1933 
and he was served in this capacity since that date. On July 1, 1934 
h was assigned to the additional duty of P. W. A. Representative 
for Puerto Rico. His promotion to the grade of Captain, Corps of 
Engincers, dates from November 1, 1934. 

ENGINEER EDWARD B. SNELL 

Edward B. Snell, U. S. Sénior Engineer and Captain, Corp» 
of Engincers, Reserve, Avas born in Methnen, Mass. on October 27, 
1879. He was graduatcd from the Massachusetts State College in 
1903 with the degree of Bachelor of Science. For six years after 
gradúa tiou he was engaged on railroad construction and maintenance. 
I:\ 1909 ho entered the Federal Government scrvice as Inspector on 
river and harbor work under the Corps of Engincers, U. S. Armv, 
and has becn continuosly employed since that date, being succcssively 
promoted to Júnior Engineer, Assistant Engineer, Engineer and 
Sénior Engineer. He has bcen in rcsponsible charge of the river 
and harbor work in Puerto Rico and repairs to Histórica! Fortiñcat- 
ions at San Juan since 1919, under the direction of eleven different 
District Engineer Officers of the Corps of Engineers, U. S. Army. 

WALTER J. TRUSS, ASSOCTATE ENGINEER 

Walter J. TPvU.sfJ, Associate Engineer, wvis born in Brooklyn, 
New York in 1889. He reccived his education, academic and tech- 
nical, in England. Returning to Ncav York after graduating from 
school, he was employed for a short time with various engineering 
íirms in the City, and entered the Federal Civil Service, under the 
Engineer Department, in 1911. 

At the out1)reak of the World War lie was transferred to war 
activities in connoetion with the storage and transportation of 
engineer supi)lies for the expeditionary forces. He was inducted into 
the military servic-c in 1918 and was assigned as a student at the 
Engineer Officers' Training School, Camp A. A. Humphreys, Va. 

After the armistice he returned to civil life and serve for about 
two yofií's with the Purehase, Storage and Traffic División of the 
General Staff on duty connected with the return of war material 
from Europe. Upon completion of this duty he was returned to th« 
Engineer Department at Large and in February, 1921 was assigned 
to the Puerto Rico District on work of river and harbor improvements, 
with station at San Juan, P. R. 

Except for an a])sence of six nionths in Cuba, iuspecting harbor 
improvemoíit work at Guantánamo Bay, executed by the Puerto Ri- 
co District for the U. S. Navy Department, Mr. Truss has been 
eontinuously on duty in Puei'to Rico since his assigment to tlie 
District. 



MANUEL EGOZCUE 

Bl&OZOUl MáNüIL: — Commissioner of the Interior of P. R.; 
born at San Juan, March 21, 1886; Primary education at ''Cole- 
gio de los Padres Escolapios"; secondary education at New York 
Grammar School, N. Y.; Civil Engineer, ITniversity of Syracuse, 
1907. Assistant Engineer witii Mr. i\r. Hall of U. S. Reclamation 
Burean in charge of preliminary and final surveys for dams and 
tunnels, Guayama Irrigation Service 1907-1911. Resigned. Private 
practico of Civil Engineering 1911-1915. Resident Engineer with 
tlie Department of the Interior 1914-19 in charge of tlie following 
Avorks: construction of waterworks and seAverage systems of Lares 
and of Aguadiila; surveys for Ponce Irrigation District; construct- 
ion of Román Baldorioty de Castro Scliool Building, San Juan; 
Supeiintendent of Public buildings; Rt\sioned. Consulting Engine- 
er and Chief of the Department of buihliiig materia Is with Sobrinos 
do Ezquiaga, 1919-121. Associated witli :\rr. Francisco Pons in gen- 
eral contracting 1921-22; Private practico in engineering and cont- 
racting 1922-32; Assistant Commissioner of the Interior 1932-34. 

Commissioner of the Interior since Augnst 4, 1934. 

FRANCISCO PON S 



Francisco Pons:— Civil Engineer. P.orn Sopt. 4, 1886, at San 
Juan, P. R., graduated from Peddie Institute on Highsttown, New 
Jersey, June 1905; from Cornell University on Ithaca, N. Y. June 
1909. Assistant Engineer with ' * Tur, C.-ibalk^-o e Idrach'* in the 
works for the Guayama Irrigation Service 1909-10; Assistant Engine- 
er with '^Del \'alle Zeno llenos.'^ for the corislruction of Patillas 
dí.m, 1910-11; Chief Ejigineor with Mv. Francisco Escah)na, cont- 
ractor for the construction of various resi(I(MiMat and office l)uild- 
ings and for tlie construction of tlie AvaterwíMÍss aiid sewerage systems 
of the town of Fajardo P. R., lOH-l-í; diarged Avitli direction 
of nn im])()rtant business concei'n constructed among various others, 
tlie following imi)ortant works during tlie j)eriod 1914-1929: — in San 
Juan: Padre Rufo School, Rafael María de Labra School, rebuild- 
ing of pier No. 2 of tlie Insular Dock Co., Fonndry Sliop for Sucs. 
do A])arca, three story residence building for INÍr. J\Hlro Bouret; 
3 story factory building for Miranda linos; Installation of the 
20^^ pipe line and filtration plant for the waterworks system; a 
building at the juer of Mr. Félix Benítez Jíexach, Ca])itol Building; 
in Bayamón: a concrete school building, the waterworks and sewer- 
age system; in Río Piedras:— the building for the Insular Sanator- 
iuní for the treatment of tuberculosis; in Ponce: — the District 
Hospital. Associated with Messrs. Adriano González and Miguel 
Ferrer, Engineer and Contractors to bid on the construction of the 
waterworks system, Cartagena, Colombia, 1929-30. Associated with 
I^vell Meloy, Engineers of New York City in a survey of the San 
Juan waterworks STstem for tlie Durbin Bond and Co. of New York 
City, 1930-31. Appointed Commissioner of the Interior of Puerto 
Rico 1932-34. Member of the American Society of Civil Engineers; 
Society of Military Engineers, Society of Engineers of Puerto Rico. 
Now a Consulting. Engineer with residence and offic» in New York. 



856 KEVISTA DK OÍ>>RAS IMM>,LIí^\S DE TM'EKTO PiíCO 



Instituciones oficiales que intervienen en los asuntos relacionados 
con mejoras a los puertos en la isla de Puerto Rico 

AUTH01UT7ES CONNECTEl) W/TH ¡ÍMÍUOIÍ /.I/- I)i¡uir¡>i>ni!n¡¡ln Inlirinr. 



( 



Ofi! !:> tss!f)i:( , 



AUTORIDADES KKDMK A Li:s Kn-in.vr E!¡!-i(,!i" O.-tco;,, 

EEBEEAL Al'TUO!^! ll¡:^ >^>!nri ¡jr; ,: '^ ni <>í ¡'ublir Woil^s. 



S<!¡} Jim I! U(ii''r>(r¡- líoui'd. 
(''•'ni ti' t':\, '),;■■ r ()¡ t¡'((' íilfn'ioi'. 



lU), 

( 'i! 'I M ■: ii-<!( /', Stiii J >(iiií, 
A\('l¡r(^ í í ">!/,,'; i»'./ A!(Mi;i, 

J/r, ;/;)./. 

Aüih-i's \U; ■! iji'ür.: Híii'i'il, 

V\V\ ni-, Al^\MXí^^Tl?A(Mí):^: DKh Ml^ELLE DE 

IM) N C í^ 
/;.^ !//?:;/•' \¡A\ \:;¡:ME:-T OF TILE POXCE PIEE 



E 1 Congreso el o 1 os Es í <• k i os i ' 1 1 i . i n ^, . 

The Congrcss of Un i n ¡i < - / N / .- ' ' < .^ . 
El Departamento de la (Jurrr;). 

The War Beparhiu ///. 
Junta ele Ingenieros paríi Iií(>s \ Pikmk^s. 

Board of En(jiii((vs (or liir^rs iin'l ¡¡'D ¡>()ur>\ 
Maj. Gen. E. M. Markliauí. 

Chief of Engin(H'rs. 
Lieut. Col. E. D. Ardery. 

District Enginrrr. 
Capt. H. L. Peckhani. 

V. S. Engiiiccr Ofjicc, Smi Jimi'. 
W. J. Triiss, 

Assistant Evgivccr. 
Congreso Naeional di,^ Ríos y l'u! rl^s. 

National Rirers and Harbnrs ('<;!!íp:ss, 
Hon. Frank R. Reid, 

President. -!!.•• -i ..¡'i f>o-MMO. 

Comité Consultivo para rii'M'in Kiro, ' •"''!•'" .M<;'-;!. 

Advisory CommUtcc (or Picríñ ¡lim. ,*'':--^ Í-. 'lií^^'íi.i-ria. 

Ilon. Santiago Iglesias, ' . • 

Ecsident Coniinis^imcr, IV'/.s// '';/,'/■' ,,-. 
Ilon. Manuel Egozeue. ' .: :,.;.^\ íM: Sí:!í\'líd() IM'nid(H) 

Coinnmsiover of llu l,fi>r¡nr. '' ' '' '^ ^^^' > ^ ' ¡: COMMISSIOX 

Engineer Enri(pie ()i'l(\ir<'i. 

Supe7infcnd(nt of l'ahíir Woi'!,-^. -'^ •'"''• ••''•;'■■'-. 

Hon. R. Menéndez Raiiuv-, /'/' ^m" ,'/. 

Gomniissionvr (}f Af/i'/cnH ¡irr cal i'miinn rcr, ^.!^. -"i- i'- IV ! >í!í:';"ío, 

Ilon. Prudencio Rivera Aínrl íiu^z. i,. ./-;,•, /.^ í mu !>}>-si<n'< r. 

Comnmsio7}(r of ¡Albor. Rñí.mí'' !.:iíidM>!) Líin ¡ón, 

líon. Jes;íis Benítez (^cistnño, Asso.n'h (':nn i!ii::s¡o)(> r. 

City Managcr, San Juan. AiHoímh S. Komei-o, 

Guillermo Esteves, /'Jrf/nHrr. 

Consulting Evgintcr. M-\\\\w\ Fom. 

]\[anuel Font, Enain^ n-. 

Consulting E}igin(( r. 
Raiiión Ramos Cciselhis, (\\r¡iA\E>^ l>¡: í¡ EETO Y PIL\CTÍC()S 

Consulting Enginrn- r,:/-/ J/A (;E nnns AM) l'ÍLOTS 

Association Saga}- l^io.d )'■•( rs ' 

Miguel Sueh, S A X .1 U A X 

Manager, Bull íiisuhi!- Eiue. 
Lorenzo Oliver, í- !'• L('ses]i(\ 

Presidmt, Airciho ¡)(H-k and S¡ii¡)p¡r¡g Cn. (Jn( f Dirision of JJarbors and Docks, 



El! pl o i II- í}f Vori. 
Ahil Í;ís Z;r!-:i,!'-o/,¿!, 
Pdot. 

Departanjento (M. ÍUlfrior, P^finrisro A^is<'íd, 



AUTDRÍDAI.^ÍOS íxsn.Ain^s 
ixsuLAn AETiioinrí/'S 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



857 



Pilof. 
Sebastián P. Hodgs, 
Pilot. 



G U A N I C A 



P O N C E 



Ramón Manich, 

Captain of Port, 
Joüé Castel, 

Pilot, 
Eloy Quesada, 

Pilot. 



M A Y A Cx U E Z 



J. Trujillo Lange, 
Captain of Port, 

Pedro José Molina, 
Pilot, 

John Trossy, 
Pilot, 



A R E CI B O 

Antonio Monroig, 
Captain of Port, 

AGUADILLA 

Benito Polanco, 

Captain of Port and Pilot. 



William Andrews, 
Captain of Port. 

Juan B. Bosiglio, 
Pilot. 



G U A Y A N I L L A 



L. A. Mattey, 

Captain of Por i. 



A R R O Y O 



Kranci.seo Hamos, 
Captain of Port. 

Antonio Rosa, 
Pilot. 



P. B. Julián, 
Pilot. 



JOBOS 



H U M A C A O 



Guillermo Díaz, 

Captain of Port and Pilot. 

FAJARDO 

Isabel o EspinoKsa, 

Captain of Port and Pilot. 



^W17)^ 



REVISTA DE- 
OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 




'^il-¿!/ÍÉ¿4J 



Camino ''Montaña," de Aguadilla. 

Marzo, 1935 



c^ño XII 




Número 3 



^<í><0<%^.^f'*^^.ji<9^.^<9r<jt<^,^<^.s<^.^^<^.^^ 



^<^<%, í^c«>'«Ní^^%^;«>^%^^f>«Ní>=í^:í>^^.C>^í^ce'-<^cC^^ 







¡ 



Solicite carta de colores a sus 
agentes. 



STUCO and CONCRETE 
PAINT 

Es la Mejor Pintura para exterio- 
res de concreto 

Porquo cubre y rinde más que otras y cuesta relativa- 
mente menos. Debido a sus altos componentes, desafía 
la intemperie por largos años protegiendo la propiedad. 
Es la pintura semi mate más solicitada por los moder- 
nos propietarios e ingenieros. Es otro producto de 
"THE SHERWIN WÍLLÍAMS CO." — Los más gran 
aes fabricantes de pinturas en el mundo. 



Sucrs. de A. Mayol & Co. San Juan, P. R 



%~^-^^-<^^*^^^y^-^^j^'^^-:í'^^><^<^yS^^^><í<^^ji é 



^ií>^>^^^^^^ 




Americdn Rdilrodd Company 



OF PORTO RICO 



SERVICIO RÁPIDO Y ECONÓMICO EN EL TRANSPORTE DE 
PASAJEROS Y mercancías. 

NUESTRA EMPRESA ESTA EN COND ÍCIONES DE DAR EL MEJOR SERVI- 
CIO A LOS SEÑORES CONTRATISTAS EN EL TRANSPORTE DE 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 



Seguridad jr Eficiencia 



^^<9^^^^^^><M<%>^9<^><i<^^^9<^,<S<%^^<^.^9<^ ^^^^^^*^^~^%^^<%y 



E¥ESTA BE ©BEñS PeBLECA. 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



AÑO XII 



MARZO DE 1935. 



No. III. 



ñ Rl 

Página. 

Etienne Totti 

Por Manuel Font, I. C. 865 

Repori of i he Committee of Mineral Resources of 
Puerto Rico 

By Howard A. Meyerhoff 867 

r redoso Metal 

Por W. D. Noble 875 

The Fort of Lake Charles, Louisiana 

Por Enrique Ortep^a, CE. 877 

Sociedad de Ingenieros de Puerto Rico 

Por R. Nones, CE. 878 

Temblores de Tierra 

Por Ramón Gandía Córdova — — — — 879 



Su 



ce s ores 



de Abarca 

INGENIEROS CONTRATISTAS 
Miramar — Santurce — Puerto Rico 



Talleres de Maquinaria, Fundición, Calderería y 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
Eléctricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks. 
Válvulas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Schieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos" de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Thermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas, Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 

Consulte su problema con nuestros técnicos. 




El más eficiente y rápido servicio de vapores en- 
tre New York y Puerto Rico para el transporte 
de pasajeros y carga. 

Preferido por su experiencia durante 40 años de 
servicio sin interrupción. 
Para informes diríjase a: 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

708 Canal Bank Building, New Orleans, La. 

Foot of WaU Street, New York, N. Y. 

Muelle No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico. 



THE SHELL Co. IP. R.[ Ltd 

OFFICES: SAN JUAN, PONCE, MAYAGUEZ, CAGÜAS, ARECIBO 

PETROLEUM PRODUCTS 



FUEL OIL 

DIESEL OIL 
GAS OIL 

MOTOR GASOLINE 

AVIATION SPIRIT 
KEROSENE 

LUBRICATING OILS 

LUBRICATING CREASES 
ASPHALT 

FLY SPRAY 



EEYIISTA P 




puelscá; 



IDE 




TO EICO 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Publicas; para fomentar las industrias 
e impulsar el arte de construir. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



Director : 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$6.00 



Eniered as second class matter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Post Office under iht Act of March 3 1879 



AÑO XII 



MARZO DE 1935. 



No. III. 



BTIENNB TOTTI Y TORRBS 



Por Manuel Font 




Etienne Totii Torres 



Un ingeniero, u n 
gran amante de su pro- 
fesión que aplaude toda 
iniciativa que tienda a 
elevar el nivel profesio- 
nal y a estrechar los la- 
zos del compañerismo y 
que leyó las notas que 
sobre la personalidad y 
obra de mi gran amigo el 
ingeniero civil don Gui- 
llermo Esteves Volckers, 
publiqué en la Revista 
de Obras Públicas hace 
ya algún tiempo, me di- 
jo en ocasión en que ha- 
blábamos de cuestiones 
relacionadas con nuestra 
profesión, que le gusta- 
ría sugerir a alguien que 
dispusiese del tiempo y 
tuviese deseo, diera a co- 
nocer en igual forma la 
persoriali''e.d y cl^ia cLí 
algunos o de .rLo:\ -/> "'po- 
sible, de nuestros ingenie- 
ros más connotados ya 
que la mayoría de los in- 



genieros son por ideosincrasia de clase, sino indiferentes 
y abstenidos, al menos modestos y retraídos y su obra que- 
da por lo general desconocida y por esta razón sin el de- 
bido reconocimiento. Los ingenieros no parecen sentir el 
fetichisñio de las letras de molde ni les atraen los oropeles 
de la popularidad. Aunque la sugerencia no me fué he- 
cha directamente decidí, no obstante, escribir, sino con 
regularidad, de tiempo en tiempo, algunas notas ponien- 
do de relieve la obra silenciasa, pero fecunda, que vienen 
realizando algunos de los ingenieros más destacados del 
país. Deseos de exaltar las obras de mis colegas no me 
Jian faltado nunca, porque nunca he sentido envidia por 
o\ acierto ajeno; me he regocijado en él. Por esta razón 
escribo hoy estas notas con gran regocijo, con una gran 
satisfacción interior. 

Treinta años de amistad, de una amistad y compa- 
ñerismo que se apoyan sobre una base sólida de sincero 
afecto me unen a Totti. Totti y yo tenemos además, co- 
munidad de intereses espirituales. La única discrepancia 
entre 61 y yo consiste en nuestra distinta filiación política; 
pero ésto rio ha podido amenguar en nada nuestro afecto 
(le lautos años. Más bien, al contrario, sus triunfos poli- 
-'.Co', como su elección al Parlamento Insular son para mí 
incAo de júbilo. Totti en la Legislatura no solamente 
lip.í o honor a su partido sí que también a nuestra *prof e- 
,s*óii. Si a la Legislatura fueran más ingenieros del ca- 
i^bre de Totti y menos abogados las cosas andarían mejor, 
sin lugar alguno a dudas. En política, Totti y yo, como 



866 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Marta y María en el Evangelio, hemos escogido, cada cual 
su porción y ninguno de los dos está arrepentido de ello. 

Cuando yo regresé a Puerto Rico en el 1913, a iniciar- 
me en los trabajos de mi profesión, ya Totti tenía dos años 
de experiencia en trabajos de ingeniería y su prestigio em- 
pezaba a cimentarse en la opinión pública. En aquella 
época todavía existía la buena costumbre de formar ter- 
tulia en sillones que se colocaban en la Plaza de Armas. 
Allí nos reuníamos de noche, Totti, Rafael Palmer, Eduar- 
do Fossas, Rafael González, Andrés López Antongiorgi y 
otros. La camaradería que se estableció en aquellas tertu- 
lias, se ha afianzado y consolidado con el andar del tiem- 
po. Con frecuencia añoro aquella época en que nos creía- 
mos grandes ingenieros y urdíamos proyectos estupendos. 
Nació Totti en Yauco en el año de 1887. Cursó los 
grados elementales en las escuelas de su pueblo natal. El 
bachillerato lo cursó en la Academia de Worcester, y de 
esta institución pasó al Instituto Politécnico de Worcester 
donde se recibió de ingeniero civil en el año 1911. A su 
graduación regresó a Puerto Rico y empezó a trabajar co- 
mo ingeniero con la South Porto Rico Sugar Company. 
Después trabajó con el Departamento de Sanidad, como 
ingeniero sanitario. En el año 1914 se asoció con el dis- 
tinguido ingeniero don Eduardo Fossas formando la cono- 
cida firma Totti y Fossas, que tantas obras importantes 
construyó en el país, entre ellas el acueducto de Aguadilla, 
lina escuela graduada en Camuy, la Plaza de Mercado y 
matadero en San Sebastián, plaza de mercarlo de Baya- 
món, puente sobre el río Hondo y más de cincuenta edifi- 
cios para comercio y residencias, obras visibles, sólidas, 
concretas, verdaderas para el servicio de todos. 

En el año 1920 ingresó como Ingeniero Jefe de Vías y 
Obras de la American Railroad Company, donde se ha dis- 
tinguido muy especialmente, en la construcción de nume- 
losos puentes de varios estilos. Es este aspecto de su obra 
como ingeniero que quiero comentar particularmente. 

Desde el origen de los siglos, en todas las edades y na- 
ciones el arte de construir puentes ha sido muy apreciado 
por todos. Los puentes facilitan el tránsito al peatón, al 
jinete, al vehículo. En Europa, en la Edad Media sobre 
todo, eran los puentes de todo punto necesarios para dar 
fácil y seguro paso a los grandes ejércitos y caravanas de 
peregrinos que marchaban a Tierra Santa y ésto trajo co- 
mo consecuencia que el arte de construir puentes adquirie- 
se un auge enorme y se formasen entre loS monjes gremios 
o hermandades de constructores de puentes. El profesor 
Charles M. Spofford del Instituto Tecnológico de Mass- 
achussetts que ha hecho un estudio de muchos de los puen- 
tes construidos durante la Edad Media nos habla de es- 
tas hermandades y cofradías. Las cofradías se designa- 
ban por el nombre del puente que cada cual construía, por 
ejemplo. Hermandad del Puente de Avignon; pero más 
tarde se designaron las cofradías por un mismo título : 
Frates Pontífices. No se sabe con toda seguridad, pero se 
cree que posiblemente el Papa como jefe de estas herman- 
dades de monjes constructores de puentes recibió el tí- 



tulo de ^'Pontifex Maximus'' que quiere decir el jefe má- 
ximo de los constructores de puentes. La construcción de 
estos puentes, la 'llevaban a cabo los monjes con la ayuda 
de personas que ya bien contribuían con dinero o traba- 
jando coino obreros los que no podían contribuir con di- 
nero. En ambos casos, estas personas recibían privilegios 
especiales del Papa. 

Ho}^, claro está, los puentes no tienen el fin religioso 
que tuvieron en la Edad Media. El fin militar, sin em- 
bargo, lo tienen; pero el aspecto más importante de los 
puentes en nuestra época es el comercial. El arte de 
construir puentes hoy día puede considerarse como una 
de las Bellas Artes, con la ventaja de que es además un 
arte útil. Hay puentes modernos que tienen toda la be- 
lleza de un cuadro de Rafael o de Velá^quez, o de una 
escultura de Miguel Ángel y además sirven a importantes 
fines comerciales. 

Totti ha diseñado y construido para la Compañía del 
Ferrocarril puentes de variados tipos. Los ha construido 
metálicos y de concreto ; los ha construido de vigas rectas 
y en arco. De este último tipo, modelo de esbeltez, es el 
puente La Mala. Sobre este puente ha dicho recientemen- 
te, entre otras cosas, un ingeniero uruguayo, expresidente 




Puente ''La MaW\ 

de la Sociedad de Ingenieros del Uruguay, lo siguiente: 
'^Es una solución novedosa y feliz que no había visto em- 
pleada en ninguna parte." 

Todos estos puentes construidos por Totti lo han si- 
do en condiciones dificilísimas por la exigencia de la con- 
tinuación del tráfico durante su construcción. El tráfico 
no podía descontinuarse porque hubiera significado la pa- 
ralización total del servicio de trenes. Fué pues, necesa- 
rio, improvisar medios, a veces ingeniosos, para llevar a 
cabo la construcción de los puentes mientras que al mis- 
mo tiempo seguían pasando los trenes. 

Hay otro ángulo de la personalidad de Totti que no 
puedo en justicia dejar de mencionarse. Totti es un hom- 
bre de espíritu público insuperable. Donde quiera que él 
})iiede cooperar en una oba de valor social, se le encuentra 
dispuesto a dar su cuota de sacrificio. A sus esfuerzos se 
debe en gran parte la construcción del Hogar Masónico; 
toma j)afte destacada en las actividades del ^teneo, de U 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



867 



Cruz Roja, de la Asociación de Jóvenes Cristianos; de la 
Junta Insular de Sanidad, de la cual es miembro, de las 
sociedades técnicas, siendo en la actualidad Presidente de 
la Sociedad de Ingenieros de Puerto Rico. En política to- 
ma parte activa: ha sido vicepresidente de su partido y 
en la actualidad es representante a la Cálhara por acu- 
mulación. Es miembro de la Comisión Económica y de 
la Comisión de Hacienda de la Legislatura, y presidente 
del Comité de Obras y Terrenos Públicos de la Cámara. 



Además de su trabajo en la Compañía del Ferrocaril, 
Totti atiende a otros trabajos profesionales. Es ingenie- 
ro asesor del Templo del Maestro y también del Jefferson 
Market Inc. 

Totti representa, un verdadero valor positivo en 
nuestra comunidad. Por su competencia, por su espíritu 
de servicio, por su pluralidad de intereses comunales, por 
su ejecutoria magnífica de ingeniero ejemplifica la ro- 
busta sencillez de nuestra pofesión. 



Report of the Committee of Mineral Resources of Puerto Rico 

By n. A. Meyerhoff 



The Committee on Mineral Resources has rendered 
no summary report of its activities and findings since Jan- 
uary, 1933. In the two years and more which have elap- 
sed, it has lost four of its original members —two by death, 
two by resignation. The deaths of Dr. N. L. Britton, Pres- 
ident of the Committee from its formation in February, 
1932, until June 25, 1934, and of the Hon. Luis Sánchez 
Morales, as well as the withdrawal of Sr. Francisco Pons, 
were irreparable losses. The Committee takes this opport- 
unity to express its deep appreciation of their devotion to 
its purpose and their invaluable contributions to its work. 

In its report of 1933 the Committee recommended 
changes and amendments in the mining laws. A mining 
law has since been enacted by the Legislature and approved 
on August 18, 1933, as "An Act to amend and reenact the 
Spanish Law of Mines of July 6, 1859, as amended by Act 
of March 4, 1868; to repeal some of its sections; to amend 
its general provisions and to repeal its temporary provis- 
ions, and for other purposes. '' The Committee has believed 
that a review and renovation of the mining law would 
clarify the rights and obligations of the prospector and 
miner to a highly desirable etent, and that a liberal and 
far-sighted law would at once encourage and protect the 
prospector and miner and the property owner in the dev- 
elopment of the Islandés mineral reserves. The present 
law is an important step in that direction, and it is to be 
hoped that the Act of August 18, 1933 will be consistently 
and wisely revised on the basis of growing experience. 

The Committee regards with genuino satisfaction the 
improvements of mine and mili which have been carried 
on at the manganeso mine in Juana Díaz, where the Atlan- 
tic Ore Company is prepared to ship 4000 to 5000 tons 
of ore during 1935, as against a tonnage of 2500 in pre- 
vious years. A new road to the property is nearing com- 
pletion, and another is under construction to the mang- 
anese deposits on Rio Vacas, south of Adjuntas. These 
two roads and much of the the exploratory work which 
will be described in the ensuing paragraphs have been 
made possible by the generous cooperation of the Puerto 
Rican Emergency Relief Administration, under the direct- 
ion of James R. Bourne. The Committee wishes to acknow- 
ledg« its debt tó tbe Emerg^ntjy Relief Administration, 



which has greatly accelerated the pace of mineral explor- 
ation. • 

Tlie Committee has also been aided in its investigations 
by a party from the United States Burean of Mines which 
worked in Puerto Rico in November and December, 1933 ; 
by C. A. Wright who, after working privately for The 
Atlantic Ore Company, was engaged by the Committe for 
special investigations during July, 1934; by Edwin C. 
Eckel, geologist.of the Tennessee Valley Authority, whos© 
visit in October and November, 1934, for the study of n 
projected cement plant was both directly and indirectly 
beneficial to the Committee and its work. 

The Information accumulated as a result of Commit- 
tee activities since January 1, 1933, can best be presented 
in connection with the individual mineral products them- 
selves, and discussion will follow the gtneral plan of th« 
Committee 's 1933 report: 

IRON 

Despite some slight improvement in the iron and 
steel industry, the improvement has not been sufficiently 
marked or sustained to díctate a vigorous program of ex- 
ploration in Puerto Rico. None the less the Committee 
has continued investigations as opportunities have offered, 
and reports covering the work done have been published 
in part in the Revista de Obras Públicas de Puerto Rico 
for 1934, and elsewhere. From the point of view of known 
tonnage, the limonite deposits of Las Mesas remain the 
most significant of the Insular reserves; from the view- 
point of quality and potential tonnage, the magnetite de- 
posits extending discontinously from Caguas to Humacao 
• are scarcely less important and, in regard to economic 
utilization, may prove more significant than the lower gra- 
de and slightly more complicated limonitic orejs in the west. 
The new developments relativo to both these deposits may 
be briefly stated: 

THE MAGNETITE DEPOSITS OF EASTEBN 
PUERTO RICO: Two investigations have been carried on 
in this iron belt during the past two years. Mr. Swartz of 
the United States Bnreau of Mm^ m^ú^ a gei>J)hyjiíi^ 



868 



ÍIBVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



survey of the largest deposit now known within the iron 
belt, and the Committee, with the collaboration of Profes- 
sor R. J. Colony of Columbia University, ha^ completed 
an exhaustive laboratory study and analysis of the tita- 
nium-bearing ores near Humacao. 

The geophysical survey earried on by the Burean of 
Mines, though not complete, wa^ extremely significant. 
The instrument used was the magnetometer, which, by 
measuring the magnetite forcé of the iron ore in reference 
tü the roclís around it, enables the geophysicist to determine 
the areal limits and approximate dimensions of the ore 
body. Instrumental determinations must be checked by 
some manual exploration such as trenching, tunneling, or 
core-drilling to havé validity, but funds are not available 
to carry out this final phase of the investigation. The 
magnetometer survey disclosed an ore body 2600 feet long 
and possibly 100 feet thick. Both dimensions are impres- 
sive, but the magnetometer does not reveal whether the 
grade of the ore remains consistenly high through the 
length and breadth of the deposit. At or near the surface 
the deposit has an average metallic iron content of 60%, 
to judge from the results of 75 analyses of random samples. 
The quality may be expected to vary, but if the variations 
remain within economic limits through the greater part of 
the deposit, this one ore body may well serve as the nucleus 
of an iron mining industry of some magnitude. 

This one brief and not wholly complete geophysical 
•survey has been done more to verify the potential economic 
utility of the magnetite in eastern Puerto Rico than six 
more extended surveys which were made a generation ago, 
when geophysical exploration was unknown. Its results 
are sufficiently promising to justify a geophysical study 
of the other large deposits in the Caguas-Humacao belt, 
and to warrant the minimum amount of surface and sub- 
Hurface testing that will make fairly reliable estimates of 
available tonnage possible. That the present is a critical 
time for the prosecution of quantitative surveys is the view 
expressed in the articles entitled ^^IRON INPUERTO RI- 
CO", published in the Revista de Obras Públicas for 1934, 
\o which the reader is referred for additional details. 

The laboratory study of the Humacao iron deposit was 
unclertaken to determine Ihe character, quality, and pos- 
sible economic utility of the magnetite, and to discover its 
frenetic relation to the magnetite to the northwest, in the 
Las Piedras district. The Humacao deposit was known to 
contain titanium which, even in modérate quantity, severe- 
ly handicaps the metallurgcal treatment of the ore. The 
titanium exceeds the desiráble minimum, but it analyzes 
consistently under six percent. Most of it is present in 
comparatively large grains of the mineral ilmenite, which 
can be in part disposed of by fine crushing and magnetic 
separation, if thé ore can stand the expense of this type 
of treatment. If not, it will still be possible to dilute the 
titanium by mixing the Humacao magnetite with ore ob- 
tained from. the non-titanifcrous deposits of Juncos or Las 
Piedras. This suggesticn implies that all the magnetite 
i neast-central Puerto Rico may wisely be regarded as a 



single mining project, despite its separation into many 
distinct areal units. The entire región can be developed 
best and most economically under a single management, 
and any ef fort to divide the series of deposits up into small 
independent operating units will be unfortunate and waste- 
ful. 

THE LIMONITE DEPOSITS OF LAS MESAS: 

Although the limonite deposits of western Puerto Ri- 
co are of somewhat lower grade than the magnetite de- 
posits in the east, the work which has been done upon them 
indicates that a considerable tonnage of ore averaging 
50% or slghtly better in metallic iron can be depended on. 
Ore of this quality is entirely satisfactory for commercial 
exploitation, and the big visible tonnage, favorable topo- 
graphy and convenient shipping facilities are especially 
attractive features. 

As mentioned above, however, the ore is relatively 
complex, containing, in addition to a considerable amount 
oF alumina, small quantities of nickel and chronium. In 
tlieir report, the Burean of Mines party condemns the 
Las Mesas limonite because of its mineralogic complexity; 
but tliey seem to have overlooked the special metallurgical 
study which the Bethlehem Steel Company has made of 
Cuban ores of the same type. It has been found possible 
to manufacture a high quality pig iron (Mayari pig iron), 
wliich is of special valué in certain kinds of manufactured 
})i^oduct¿;. 

Some interest has recently been exhibited in the Las 
]\[^sas iron because of its nickel content; and with the man- 
ii'estation of interest and the findings of the Bethlehem 
S!eel Company before it, the Committee on Mineral Re- 
.sources believes that the commercial utilization of the li- 
monite is not a closed issue; on the contrary, the subject 
is sufficiently open to warrant the expenditure of some 
time and money in completing the field and laboratory in- 
vestigations that were «tarted nearly three years ago. 

OTHER DEVELOPMENTS: In the course of the 
Burean of Mines investigation, the iron deposits on Rio 
Portugués near Ponce and in the hills north of Arroyo 
were briefly examined, and a partial geophysical study 
was ma";e of the former. The magnetometer disclosed a 
second band, hitherto unknown, of ore in the Rio Portu- 
gués deposit, which was worked and abandoned several 
years ago because of the small ore tonnage available. There 
has -been no opportunity to excávate and examine the se- 
cond band of ore since it was discovered by the magneto- 
meter, but the desirability of learning whether this un- 
expected increase in available tonnage lends a commercial 
aspect to the deposit is apparent. 

The Arroj^o excavations resulted in the location of a 
be:l of hematite, approximately three feet thick, in situ. 
According to the Burean 's report, the bed lies in a hor- 
izontal position, and as the rock beneath it has worn away 
by weathering and rainwash, the stratum of hematite has 
slumped and broken, and the large blocks of ore described 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



869 



in the Committee ^s report for 1933 were thus formed and 
strewn over the slopes below the iron outcrop. The extent 
ot" the hematite, its quality, the possible existence of other 
.strata are still unknown ; but with a elue as to the struct- 
ure and sedimentary character of the deposit, further 
studies can proceed more rapidly and intelligently. 

SUMMARY: Although the Committee realizes that 
conditions in the iron and steel market are not propitious 
for the inauguration of iron mining operations at the pre- 
scnt time, it believes that a vigorous but judicious pro- 
gram of exploration should be undertaken now, in order 
that reliable e^stimates of tonnage and dependable analyses 
showing the quality of the ores may be available when 
the economic situation improves and steel manufacturers 
are again looking for overseas supplies of ore. Puerto Ri- 
can iron should be able to compete with the ore which, 
in normal years, is brought from Cuba and from points as 
remote as Sweden, Spain, and Chile. Geophysieal studies 
should be continued in the Caguas-IIumacao section, and 
they should be supplemented by suffieient surface and sub- 
surface development to verify the indications given by the 
magnetometei'. Systematic sampling and analysis of the 
limonite near Mayaguez should also be resumed, to deter- 
m.ine the thickncss of the ore mantle and its variations in 
composition. Although further studies of the Arroyo and 
Rio Portugués deposits are desirable, they are of less im- 
mediate im])ortance, for the apparent limitations of the 
ore bodies in both local ities would render the deposits le>ss 
attractive commcrcially than the magnetite of the east 
and the limonite of the west. 

LIAN GAÑESE 

Tho Committee has given much attention to the de- 
posits of manganese, partly because of the successful min- 
ing operations of the • Atlantic Ore Companj^ at Juana 
Díaz and the potential interest of prívate capital in the 
deposits of the Adjuntas section, but chiefly because of 
ihe extent of the manganese deposits in the island and the 
possibility of finding a ready market in the continental 
United States. Domestic production supplies but a very 
small percentage of the manganese used in the United 
States. The demand is met by imported ore from Soviet . 
Russia, Brazil, the Gold Coast and India. 

Manganese ores are c^.assified into two major types 
— chemical and metallurgical. Chemical ore is employed 
in such industries as the manufacture of dry cell batteries ; 
metallurgical ore is used in the manufacture of nearly all 
steel, and in some special iron and steel products it forms 
an a'loy with the iron. Although of basic importance in 
the heavy industries at all times, it is a key mineral in time 
of war, and especial significance may be attached to the 
reserves in Puerto Rico for -that reason. It has seemed 
to the Committee, therefore, that every effort should be 
made to acquire Information regarding the Island 's de- 
posits on this metal. To accomplish its objectives, the Com- 
mittee has cooperated with the Atlantic Ore Company in 



the geologic study of the Juana Díaz deposits and has 
sought the support of the Puerto Rican Emergency Relief 
Administration in constructing a road to the mine and to 
the nearby marble deposits on Insular Government land. 
It has sponsored a detailed study of the manganese on 
Rio Vacas south of Adjuntas and has strongly advocated 
the building of a road that may at once stimulate the de- 
ve]o}}ment of the manganese and serve the water diversión 
project which is contemplated in the district. It has in 
progress investigations of similar manganese deposits in 
the Rio Blanco-Barí olo section and in the vicinity of Agua- 
da. A laboratory study of the manganese is being car- 
ried on with the aid of Dr. D. F. Ilewett of the United 
States Geological Survey, and a special report is being 
prepared on the subject. The status of the work may be 
briefly set forth : 

The Juana Díaz Deposits: The Juana Díaz mangan- 
eve is a iimcstone ore of chemical grade, and at present 
piacticaMy all of the production is used in the manufact- 
ure of batteries. The ore occurs in fissures that have been 
en 'dv^c irre;-ularly by solution, and it Ls found in ''pock- 
ctr/', lemses, and irregular shoots which display an aggrav- 
atinf,' tendercy to pinch out and disap])ear. Up to the 
present time mining has been restricted to those ore shoots 
which were exposed at the surface, and although these have 
been fol'owed to shallow depths, no effort has been made 
lo explore the subsurface possibilities of the property. It 
\s b a reí y possible that the ore was concentrated at this 
leve^ by groundwater in a previous cycle of erosión, and 
that tho quantity of manganese present beneath the sur- 
fac^will prove negligible and uneconomic. Certain geo- 
o^»'ic features of the deposit, on the other hand, suggest 
that the ore may continué downward, but whether the 
structural and geochemical conditions which caused its 
accumulation in this particular location continué under- 
í^xound can be determined only by a program of scientific 
subsurface exploration and development. It is believed 
that a suffieient amount of ore will be found and recovered 
to finance the modérate expense of exploratory under- 
ground operations, and enough ore may be found to keep 
mine and mili in operation for a number of years after 
Lhe surface supplies are exhausted. 

The mine is situated on the south-central side of an 
(\ongate ridge which extenrls westward to the Guayabal 
rcservoir near Villalba and eastward to Rio Descalabrados. 
The ridge, which attains a máximum breadth approximat- 
ñig three kilometers near its center, is capped by limestone, 
in any part of which manganese dioxide may be found. 
Indeed, deposits are present on several properties to the 
uorth and east of the mine, and one deposit has been found 
r-ot far from the Guayabal reservoir. Although none of 
these deposits holds as much promise as the mine site, it 
is impossible to tell much about them without further 
study. It is reasonable to believe that the conditions which 
controUed the concentration of oro at the mine were du- 
plicated elsewhere on the ridge where the topography does 
not reveal its presence. Ultimatly it will be desirable to 



870 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



examine the entire ridge systematically and to survey 
the more promising localities geophysically, for geophy- 
sical exploration has beeñ applied suceessfully tp mangan- 
ese deposits. 

The Manganese near Adjuntas-, A preliminary clas- 
sification would desígnate all the other manganese de- 
posits now known in Puerto Rico as metallurgical ore, 
although the purity and quality of some of the material 
obtained suggests that it may find its way into the che- 
mical market. These deposits, in contrast with the Juana 
Díaz ores, are of the siliceous type, although the actual per- 
centage of silíca in selected ore may be extremely low. 
The most extensively prospected deposit of thís kind oc- 
curs along Rio Vaca five to seven kilometers south-south- 
west of Adjuntas, chiefly on property owned by Aurele 
M. Gatti, although manganese has been reportad on other 
properties situated farther northwest. 

The ore is íntímately and consistenly associated with 
a thick accumulation of andesitic lava flows. Although it 
occurs in irregular shoots like the limestone ore of Juana 
Díaz, it appears to fill large original cavities within the 
lava, and to some extent seems to occupy the space bet- 
ween sepárate flows. At the surface the ore consists chief- 
ly of the dioxides, with pyrolusite and psilomelane both 
present ; but in the deeper excavations manganese silicates 
are invariable associates of the dioxides and in places equal 
the dioxides in quantity. Some of the silicate minerals 
contain a high percentage of metallic manganese, but the 
silica contení is too high for metallurgical use at the pre- 
sent time. Undoubtedly a certain amount of the silicate 
can be, and will inadvertently be, shipped with the^xides 
without incurring furnace penalties, but in any mining 
enterprise interest must be focused on the oxide ore. 

The chief problem presented by the deposits thus be- 
comes elearly defined: It is essential that the oxide cont- 
ení of the ore be sufficiently high to compénsate for the 
handling and separation of the manganese silicates. The 
exploratory work which has been done to date on the 
Gatti property does not provide sufficient diagnostic in- 
fcrmation for a.reliable opinión. Processes of rock weath- 
ering operative in Puerto Rico effectively dissolve silica, 
and in the case of these ore deposits, they leave a residual 
concéntrate of manganese dioxide on the surface which 
may be altogether misleading as to the situation under- 
ground. 

Most of the pits which disclose ore do not penétrate 
the oxide cover ; but in a f ew of the shallow openings and 
in all of the deeper ones, the ore is found to become more 
siliceous downward, although the percentage of oxide 
continúes relatively high, even in the deepest opening, 
which extends a little more than fifty feet below the sur- 
face. A modérate amount of good ore can be recovered 
from the surface pits, but serious mining operations will 
be warranted only if ore can be recovered' profitably at 
depth. The Committee has suggested a program of ex- 
ploratory development which involves the recovery and 
marketing of the surface ore while systematic exploration 



of the deposits is carried to a depth adequate for a criti- 
cal conclusión regarding the economic wisdom of extended 
mining. In the case of the Rio Yacas manganese, there is 
no question about the deposit continuing at depth ; Mierely 
the question of the relative proportion of manganese dio- 
xide and manganese silicate requires an answer. 

There are, inevitably, other important. practical quest- 
ions, the majority óf which wiU be settled by the program 
of exploratory development that has been recommended. 
The ore available must be estimated, but estimates are 
Íntímately connected with the oxíde-sílicate ratio. The 
size, shape, number, spacing, etc., of the individual ore 
shoots will affect not only the quantity of ore recoverable, 
but also the entire economy of mining and milling oper- 
ations ; but again tliese are details which intelligent explor- 
ation will reveal. Metallurgical research may also indícate 
some means of utilizing a larger percentage of the silicate 
minerals than now appears possible. 

In brief, there are more unknown than known etoür 
omic features in the potential utilization of the Rio Vacas 
manganese. The Committee '.s interest in it has been con- 
cerned with the mineralogy and geology of the deposits, 
and it is satisfied that the visible ore reserve is sufficient- 
ly larg-e to warrant the suggested program of prívate ex- 
ploratory development. It sonvictions have been suffic- 
íently strong for unqualified support of the P. R. E. R. A. 
project of road constructíon to the manganese deposits, 
in the belief that a road will remove one of the most se- 
rious obstacles to contemplated mining operations by prív- 
ate capital. 

The Rio Blanco-Bartolo Manganese : The andesitic 
lavas in which the Adjuntas manganese occurs outcrop 
continuously from Rio Vacas to Rio Blanco west of the 
Lares-Adjuntas carretera. It is logical to expect that man- 
ganese may ultímately be found at many, points in this 
band of voleanie rocks, which appears to be approximately 
25 kilometers long and three to five kilometers wide. Two 
years ago small manganese óutcrops were located along the 
Lares-Adjuntas carretera a short distance south of the 
Rio Blanco Bridge, and during 1934 more extensivo óut- 
crops have been found east of the carertera, extending for 
some distance north and south of Km. 56. 

Following the díscovery, the Committee has directed 
a superficial program of prospecting, with the aid of Fed- 
eral relíef funds. The work done to date indícates the 
presence of several ore shoots with an areal distribution 
somewhat greater than in the Rio Vacas distríct, but the 
ore shoots appear to be more wídely separated by barren 
rock. The ore duplícates the features found south of Ad- 
juntas: In shallow pits the manganese occurs as the dio- 
xide, but in two natural cuts situated respectively near 
Km. 54 and Km. 56, the typical association with manganese 
silicates may be observed. " ; 

To the Committee 's knowledge no prívate party is 
interseted in the development of the manganese in this 
section; and because of the high relíef, the deep natural 
cuts, and accessibility, it offers an exceptionally favorable 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUÍ3RT0 RICO 



871 



lócale for further exploration under Committee guidance, 
provided funds are available. Topographic conditions ap- 
irear to offer an opportunity to study the behavior of the 
ore in vertical section at a relatively low labor cost, and 
the information yielded by intensive exploration may be 
expected to cast important liglit upon the economic valué of 
this and all similar deposits in Puerto Rico. 

The Aguada Deposits : Manganeso has been fouhd in 
tho vicinity of Aguada under geologic conditions that are 
analogous to those of Rio Yacas and Bartolo. The lower 
elevation and relief have promoted more extensive vreath- • 
ering, and in the numerous shallow pits which have been 
opened, only dioxide ore has been encountered. Here 
again the ore occurs in andesitic lavas, and the usual 
manganese silicates may confidently be expected in acre- 
age, from which a small tonnage of good material has been 
recovered. Some of it has been put through the separators 
at the mili of the Atlantic Ore Company with exeellent 
results. 

Altough conclusions reached regarding any one of tht 
three silieeous deposits will unquestinably apply to the 
ather two, as well as to additional deposits found in the 
área of andesitic rocks, prospecting may wisely be cont- 
inued in both the Bartolo and Aguada districts under 
Committee direction, assuming the availability of funds. 
Aguada appears to have a larger tonnage of dioxide ore, 
and if the Bartolo and Rio Vacas deposits should, by any 
chance, prove unsatisfactory for commercial exploitation, 
the tonnage of manganeso dioxide ore in the Aguada local- 
ity may still prove adequate for economic recovery. 

Other Developments: Brief examinations have been 
mado of other manganeso deposits, including (a) An out- 
crop in the low hills south of the military road between 
Juana Díaz and Coamo. Excavations here have brought 
to light several large residual boulders of high grade mat- 
erial, but the distribution of the manganeso indicates that 
the quantit}^ present will probably prove small, and that 
the expense of obtaining diagnostie information is not 
warranted while other more important projects are pend- 
ing. The manganeso present appears to be of metallurgical 
grado, with characteristics analogous to those of the Rio 
Vacas, Bartolo, and Aguada ores. 

(b) Tho mangan ese of Barrio Magueyes south of Co- 
rozal. Several openings w^ere made to expose the features 
of this deposit. The manganeso here is intimately as- 
sociated with iron oxide approximating hematite in com- 
position. Although the quality of the material is good, 
only one vein or ore shoot has been found, and its width 
is comparatively small. It appears unlikely that the de- 
posit will support mining operations on the scale which 
appears possible in the districts described in detall above, 
but mixed iron and manganeso ore can undoubtedly b# 
recovered in modest amounts. The examination was to@ 
cursory to permit of a final opinión, and further studies 
oí: the deposit wdll ultimately be desirable. 

In addition to the work done in Puerto Rico, the Com- 
mittee, through its geologist, has investigated the features 



and mining problems of the Crescent and associated mines 
ir the Olympic Peninsula of Washington. Here deposits 
of manganeso which retemblé those of the Adjuntajs-Bar- 
tclo section have been mined to a depth of several hundred 
feet, and the experience of the operators there seemed to 
offer much of practical valué in solving the problems pre- 
sented by the silieeous ores of central Puerto Rico. The 
persistence of the Crescent ore body to the lowest limit 
of mining operations and the relatively constant míneral- 
ogical composition of the ore offer much support to the 
Committee 's opinión that the Puerto Rican ores will cont- 
inué without important chango in character as deep as 
it is feasible to carry mining operations. In the case of 
the Puerto Rican deposits, the normal composition of the 
ore, the size of the ore shoots and their potential tonnage 
are still uncertain elements; but once determined they 
may be safely projected underground to i¡xe practical 
depth limit of commercial exploitation. 

Summary: Limestone ores of the Juana Díaz type are 
restricted to the ridgo extending from the Guayabal Re- 
servoir to Rio Descalabrados. Exploitation has been li- 
mited to properties owned by the Atlantic Ore Company 
and to nearby lands, but beyond the holdings of the com- 
pany no systematic exploration of a]:)praisal of commercial 
possibilities has been attempted. At the mine the surface 
ore is being rapidly depleted, and underground develop- 
inent will soon be essential to maintain production. Sub- 
surface development should be watched with interest for 
it is bound to reveal much that will guide new investigations 
along the ridge. The prospects of finding underground re- 
serves are good. 

Elsewhere in Puerto Rico manganeso is restricted to 
bands of andesitic lava, and the silieeous ore contained 
therein is of metallurgical grade. The wide distribution 
of this type of ore from Adjuntas to. Aguada demands a 
careful appraisal of its economic utility, and a program of 
exploratory development should be carried on. Although 
it is likely that such a program may be in part undertaken 
by prívate capital, the Committee may wisely carry on 
its own program and coUaborate with prívate interests to 
obtain all the information possible concerning these de- 
posits. If the tonnage and composition are preved to be 
satisfactory, these ores have some prospect of beeoming 
one of the Islandés biggest mineral assets. , , 

G O L D 

Since the Committee 's last report, gold has been re- 
evaluated in terms of the dollar, its valué changing from 
$20.67 to $35.00. The riso in price has greatly stimmlafttd 
prospecting and gold-mining actirities on the mainland; 
and that it has failed to act as a stimulant in Puerto Rico 
reflects the absence of a prospecting and mining tradition 
among the people of the Island. In the westem United 
States sands and gravéis with lower gold valúes than those 
found in Puerto Rico are being worked commercially al- 
though, it must be confessed, not always with success. It 



MAP OF THE ISLAND ( 

SHOWING ROAD5 AN[ 

To Accompany Annual 




DEPARTMENT OF THE INTERIOR -' 

b\JRZNJ OF^=t£LIC WOR^5 




C— l a É w ti^ ia^ of Ibc fcUrior 
J«i« 30,193'» 



AND OF PUERTO RICO 



R0AD5 AND RAÍLR0AD5 

)mpany Annual Keport. 




%c9le = ItZSO.OOO 



LEGEND 

^*ii' • !lo«J» Cenatruc-t»*! und«r Am«rt««n Qev«ri«m«*«« uf i» Jun« 30» 1954 



874 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



seems reasonable to believe that placer operations on a 
small to modérate scale have faír prospects of success in 
Puerto Rico, but only under the field supervisión of ex- 
perienced foremen. The recovery of gold from stream 
deposits, like all other mineral enterprises, requires a skill 
and technique that may bafflo the inexperienced. None 
the less, the Committee regards as extraordinary the fact 
that the known possibilities of the Island have failed to 
attract the private prospector and have left all the prob- 
lems of investigation upon its own hands. 

To date the work done has involved little more than 
prospecting. The survey begun in the summer of 1932 
was contined in 1933 and, under the direction of the Bu- 
rean of Mines engineers, was greatly expanded. Consider- 
able attention was given to the training of labor in the 
use of the ''batea" and in the manipulation of simple 
equipment such as roekers. In 1934 a sluice was put into 
operation for a brief period, and two mechanical gold pans 
were acquired to inerease the volume of placer material 
handled. As this report is being written, work is cont- 
inuing in the Barranquitas section, and it is hoped that a 
program of systematic and quantitative sampling may be 
carried on here and in other sections during the current 
year. Although activity has been greatest in the field 
of placer gold recovery, the lode deposits have not been 
neglected, but the results obtained are not yet conclusive. 
Placer operations have been carried out around two geo- 
graphic centers, which may be deseribed separately. 

The Corozal District : Up to January, 1933, the Com- 
mittee had proved the presence of gold in quantities pot- 
entially commercial along eighteen miles of stream cour- 
ses in the Corozal district. The streams involved were ríos 
Mavilla, Corozal, Negro, Naranjito, and Cibuco and cof- 
tain of their tributarios. Prospecting of the smaller 
streams in this section was continued, and the proved aur- 
iferous área has been steadily enlarged until, at the pre- 
sent time, it includes a considerable acreage lying between 
Rio Manati on the w^est and Rio de la Plata on the east. 
The best indications are encountered in the eastern part of 
this área, roughly. outlined by the towns of Toa Alta, Co- 
rozal and Barranquitas. 

For some time operations were confined to the small- 
er streams, many of which yield a rich return of relatively 
coarse gold. Gradually, however, prospecting has been 
extended to the larger streams, and these have been found 
to contain greater quantities of fine gold, or gold dust, to 
which no attention has previously been paid. In general, 
the work has disclosed the fact that the amount of alluvium 
along the small tributaries is too limited for sustained 
commercial operations, and the water supply is too un- 
dependable. Panning of this material incertain of the 
valley bottoms, on the other hand, may be relied upon 
to give good returns to the individual prospector. 

Interested in the possibilities of developments on a 
larger scaJe, the Committee turned its attention to the 
permanent streams of modérate volume and obtained pro- 
mising results at a number of localities. An elabórate pro- 



gram of systematic sampling and quantitative analyses, 
('esigned to acquiré reliable estimates of cubic yardage 
available and gold recovery per cubic yard, was started 
carly in 1934 but had to be suspended because of the inad- 
equacy of funds and the difficulty of obtaining a competent 
field forcé to resume direction of the work when funds 
again became available. The incompleto results indícate 
the presence of auriferous gravéis in commercial volume 
at several points, but no statement can yet be offered as to 
the gold valúes which can be recovered, or the persistence 
of valúes through any one deposit of alluvium large enough 
to insure profitable operations with appropriate equipment. 
It is the ho])e of the Committee to obtain quantitative data 
that will reveal the possibiliies of profiable recovery in 
several localities within the north-central portion of the 
Island. 

The most significant results of the exploration which 
has been done are the ^extensión of the known boundaries 
of the gold-yielding región as far south as Barranquitas 
and the discovery of possibilities in the gold dust which 
makes its way from the smaller into the bigger streams. 
The layman hears so much about nuggets that he is in- 
clined to scoff at the finer gold, in ignorance that profit- 
able commercial operations depend for their sucess upon 
the recovery of the minute particles of dust. 

The LuqiíiUo District: Prospecting has been carried 
on along the northern flank of the Luquillo Mountains, 
chiefly in the district south of Mameye.^. Initially oper- 
ations were guided by Dr. Jackson of the United States 
Burean of Mines. The work was not continued for a suf- 
ficient length of time to discover the auriferous district 's 
boundaries, or to determine how far downstream toward 
the coast gold can be recovered in promising amounts. The 
entire study, to a greater extent than that of the Corozal 
section, was qualitative, and the Committee can make no 
final statement of the geographic limits of the gold, th© 
location of the source rocks from which it comes, the 
extent or approximate volume of the gold-bearing gravéis, 
or the recovery per cubic yard. None of these items is 
especially difficult to obtain, but they require patient 
sampling under intelligent direction, followed by extremely 
accurate analysis of the washed samples. The Committee 's 
investigation has been suspended for several months, but 
arrangements have just been completed to have the work 
resumed. 

The Vein Deposits: The term ^'vein deposits" is em- 
ployed loasely to refer to all the known gold deposits in 
the Island which occur in solid rock. They are widely 
distribuíed geograiphically, but relatively few of th«f.e 
known appear to ofer possibilities of commercial develop- 
ment. Examination has been made of the Barril del Car- 
men district near Guayama, the Cuchillas between Coro- 
zal and Orocovis, an oíd prospect in the Luquillo Mount- 
ains above Catalina, the Minillas-La Plata pro«pects near 
San Germán, and of veins in the Barranquitas district. 
Samples have been taken from most of these localities 
both by the Committee and by the Burean of Mines. The 



( / 



■'ir^'^'í^v^íi^ií^^^-ír.^'iyr^ 



Committee has had only a few of its g&mples tested and 
none of them assayed ; the Bureau lias f aíled to render any 
report on the results of assays, if any were made. 

The status of the roek-gold investigations is as fol- 
lows : 

The Barrio del Carmen deposíts were taken over and 
operated privately in 1932 and 1933, on the strength of 
prívate assays which indicated high gold valúes in small 
veins eutting the rocks south of the village. After several 
montlis' work a shipment of ore v^as made to New York, 
and the smelter returns were so discouraging that oper- 
ations were promptly abandoned. Although the Committee 
is not satisfied thal the mining of the ore was in competent 
hands or that the smelter returns were reliable, it wa* 
hampered in its efforts to investígate and assist in the de- 
velopment of the property by an uncivil lack of cooper- 
ation on the part of the operators, and it has not had op- 
portunity to return to the district to make a thorough 
study of its own. 

Preliminary analyses of samples obtained from the 
abandoned Luquillo mine have yielded modest results, 
but for the present the Committee can offer little encour- 
agement and direction to any prospective mining that may 
be contemplated in the Luquillo Mountains. The source 



JtEVISTA DE OBRAS PQ^ L ^gAS DE PUERTO RICO 



875 



of the alluvial gold has not yet been fuUy outlined, al- 
though it is possible that the source rocks, when throughly 
examined, may offel- some economic prospects. 

The vein deposits of the Cuchillas section south of Co- 
rozal and elsewhere in barrios Negros and Palos Blancoi 
have been known for some time, and several attempts hay* 
been made to start mining operation. Poor luck has »t- 
tended all the efforts, and no conclusive Information i» 
available regarding the economic prospects of the district. 
Despite the evidence that poor judgment and other factors 
unrelated to the character and valué of the deposits fea- 
tured largely in the failure to get successful mining vent- 
uros started, it is difücult to avoid harboring grave sus- 
jpicious regarding the Cuchillas prospects. From its own 
limited work in the district the Committee feels that sev- 
eral áreas within this section of the Island have yielded, 
by weathering and erosión, such large amounts of gold t^ 
the local streams and display so much evidence of the pre- 
sence of gold that careful and detailed examination and 
sampling are warranted. Although the Committee is rea- 
áy to recommend such an examination, it believes that a 
mining venturo should not be undertaken without the pos- 
itivo evidence of commorcial valúes which a critical survey 
and appraisal may próvido. 

(To be continued) 



EL PRECIOSO METAL 

ORO EN PUERTO RICO 



Por W. D. Noble. 



Desde hace cuatro siglos se ha estado encontrando 
oro en los placeres de aluviones en Puerto Rico. Los na- 
tivos por temporadas se dedican, con sus ** bateas '' a la- 
var la sarenas auríferas de los ríos y quebrada, solo tra- 
baja algunas horas al día, sin método alguno, y cuando 
consiguen cincuenta centavos o un dólar dejan de traba- 
jar, retirándose a sus casas con la siguiente filosofía: ** Te- 
nemos para la comida y si saco más oro hoy del río o me lo 
gasto o se me acaba la alcancía/' 

Hasta la fecha nadie en la Isla se ha propuesto mon- 
tar aparatos cion tíficos modernos para extraer el oro de 
las arenas auríferas, desde luego ha habido pequeñas ten- 
tativas de ensayos con muy pocos recursos en algunos de 
los placeres. 

Con respecto al oro de mina poco se ha hecho por es- 
tablecer trituradoras, molinos, mesas de amalgama, tan- 
ques de cianuro de sodio, o aparatos de flotación. Anti- 
guamente estos establecimieBitos para beneficiar el Oro 
costaban muchos miles de pesos y se decía **una mina 
cuesta otra mina de dinero/' 

Hoy con los adelantos modernos en la Minería : la elec- 
tricidad como fuerza motriz para mover Ic^ motores que 



se emplean en triturar, moler, agitar la mena, los usos 
de cátodos y ánodos, han puesto al alcance de cualquier 
pequeño grupo de personas, el poder beneficiar los mine- 
rales, particularmente el Oro, que hoy tiene precios ele- 
vados. 

En Puerto Rico so lia comprobado que hay muchas 
rocas Ígneas que contienen el precioso metal. El cuarzo 
andasitico y las piritas de hierro, muchas de ellas contienen 
oro hasta $20.00 por tonelada de Roca; la gran mayoría de 
de nuestro grupo do rocas auríferas de origen igneo du- 
rante el período do la Revolución Antillana, como acerta- 
damente lo ha designado nuestro brillante y estudioso Geó- 
logo, Dr. Howard A. Moyerhoff, contienen desde cinoc a 
$7.00 por tonelada, a razón de $20.00 la onza, y este va- 
las lo encontramos en las jurisdicciones de Barranqui- 
tas, Córozal, Naranjito, Sábana Orando, San Germán y 
Luquillo, y hasta la fecha nadie las quiere explotar. | Qué 
poco queremos estudiar y trabajar y ayudar a nuestra 
Isla! 

Leyendo las Revistas Científicas me encontré con los 
siguientes datos, que como son un gran ejemplo de labo- 
riosidad y perseverancia en el fomento de la minería mo- 



876 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



derna, vale la pena estudiarlos y hacer comparación con lo 
que nos sucede en Puerto Rico. 

En el África del Sur, en las famosas minas de oro 
del Rand, que producen anualmente alrededor de 450 
millones de dólares, se trabajan estas minas hoy a grandes 
profundidades. Los estudios de las minas del Rand em- 
pezaron el año 1878 y duraron estos estudios seis años. 
Hoy en día las profundidades de donde extraen el mine- 
ral es un poco más de 8,400 pies de penetración vertical. 
Desarrollos laterales se están haciendo a 8178 pies. 

Los últimos estimados de profundidas a que es via- 
ble el trabajar, es de 9,000 a 12,000 pies; creyéndose que 
a esta última cifra quizás no se pueda llegar. En primer 
lugar, por supuesto, un razonamiento inteligente debe ser 
basado en el supuesto que la mina sea de un grueso traba- 
jablc, y un valor estable a esas profundidades como hasta 
la fecha. Si por el contrario en vez de conseguir el valor 
de $10.00 a $11.00 por tonelada (basado en el precio de 
la onza de oro a $35.00) que es el precio a que se vende 
ahora ; contuviese la mina, cinco veces más por tonelada, 
a profundidades mayores de Irs que hasta ahora se han 
trabajado, y todas las razones físicas se obviaran quizás 
no habría límite de profundidad hasta 15,000 pies. 

Dos problemas importantes son la pesadilla de los 
ingenieros de minas y geólogos en estas minas del Rand: 

Primero: Movimiento y control de las tierras pesa- 
das. 

Segundo: Las altas temperaturas y la provisión de 
las condiciones de trabajo adaptables para los trabajadores 
mineros. 

Desde que las minas más viejas empezaron a trabajarse 
a profundidades de 3,000 y 4,000 pies, las operaciones em- 
pezaron a tener caracteres poco controlables por los movi- 
mientos de los estratos sobre la mina — esto ha causado, 
por supuesto, serios derrumbes y rotura de pilares de la 
misma mina y ganga con resultados desastrosos. 

Dentro de los interesantes ángulos del problema, dos 
principales se pueden considerar aquí : 

Primero: En general, mejores resultados se obtienen 
si todo el mineral de los pilares conteniendo mena, se pue- 
den extraer. 

El obstáculo hasta ahora ha sido el hecho de la irre- 
gularidad de las venas o menas de oro, que se han tenido 
que dejar pilares con mena, en muchos sitios, para evitar 
derrumbes y por que el mineral era pobre. Estos pilares 
contribuyen a la seguridad de la mina, evitando derrum- 
bes, facilitan trabajo minero y evitan el costo de extrac- 
ción. 

El reciento aumento del precio del oro, convirtiendo 
la tonelada de mena o mineral extraído de $6.50 a $11.40 
ha dado por resultado el no tener presente la parte eco- 
nómica de la extracción del mineral, aprovechando estos 
pilares que contienen mineral. ¿Hasta qué punto esto es 
aplicable? Un obstáculo físico se obviaría si se quitasen 
todos los pilares, facilitando la extracción a medida que se 
aumentase la profundidad. 



Segundo: El segundo problema, muy interesante 
por cierto, es el hecho marcado del cambio de la estructu- 
ra típica de las estratas a niveles bajos. Hasta la pro- 
fun'iidad de 2000 pies los cuarzos eran tan fuertes y tena- 
ces, que muy pocos soportes o pilares se usaban, pero se 
trabajaba, con muy poca dificultad. 

En el horizonte, debajo de los 2000 pies, y hasta 3000 
pies, "El Peso" de gravedad empezó a jugar un papel 
muy imj)ortante, aunque la estructura de las estrata^ al 
pai-ecer no ])resentaba cambio alguno de los estratos su- 
periores; el mayor cuidado y esfuerzo sobrehumanos fue- 
ion i)uestos en práctica para evitar los derrumbes y ro- 
turas y desprendimientos de rocas. La fuerza y tenaci- 
dad de la estrata contribuirá a estas dificultades en las 
oi)eraeiones mineras. 

Sin embargo, mientras mayor era la profundidad des- 
pués de los 3000 pies, las características de las rocas cam- 
biaron. 

Fracturas de las rocas fueron más numerosas y bien 
cefinidas: aunque esto pjarezca una ar]iomalía, ila oi^- 
nión de casi todos los ingenieros de las minas del Rand 
manifiestan que esta diferencia de fracturas pequeñas dis- 
minuyen grandemente las dificultades de los movimientos 
de grandes masas de rocas. De acuerdo con esta teoría las 
dificultadles mineras, debido a la^ pequeñas fracturas de 
rocas, son mucho menos y disminuyen grandemente a me- 
dida que se va bajando a horizontes por debajo de 6000 
pies. 

Se afirma, y todos los ingenieros están contestes en 
afirmar, que las operaciones se pueden seguir a mayores 
profundidades sin ofrecer obstáculos las causas excesivas, 
presiones en las rocas a grandse profundidades. 

El segundo problema de los Ingenieros de Minas es el 
de proveer el medio ambiente para los trabajos a profun- 
didades desde 6 a 8,000 pies, y que físicamente se pueda 
hacer una labor tolerable. Aunque no hay regla fija, se 
puede afirmar que es probable trabajar sin peligro en 
uan temperatura de 90 grados Fahrenheit y con una hu- 
medad relativa de 95%. 

Como las temperaturas de las rocas del Rand, a los 
8000 pies alcanzan a 101 grados Fahrenheit, es evidente, 
aunque se proveyera el aire para respirar, la Ventilación 
mecánica en una gran escala, es esencial, para hacer ba- 
jar la temperatura y humedad dentro de los límites fac- 
tibles para hacer una buena labor minera. 

Dos condiciones en las minas del Rand gravan este 
problema de ventilación : 

Primero : El uso compulsorio del agua para las ba- 
rrenas para evitar el polvo, y segundo, la combinación de 
los pozos verticales y los inclinados. Estos pozos, típicos 
del Rand, causan más resistencia al aire que entra, dismi- 
nuyendo la velocidad y el volumen del aire. 

Mas aún, el aire tiene que recorrer mayores distancias 
y por consiguiente en su recorrido absorbe más calor. 

La combinación del sistema implantado en el Rand 
de los pozos verticales e inclinados tiende a restringir la 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



877 



cantidad y calidad de aire fresco que manda al piso de la 
mina. 

Basados en los cálculos del Sr. Ramson, se puede de- 
cir que el máximum de profundidad a que pueden traba- 
jar las minas del Rand es a 7,700 pies bajo las actuales 
condiciones. Al decir, son aquellas condiciones que existen 
en el sistema de ventilación sin usar el aire artificial por 
refrigeración. 

Para c¿ue mis amables lectores se den cuenta de los di- 
fíciles problemas en la Ingeniería de Minas y los obstácu- 
los que hay que vencer para obtener el precioso metal Oro, 
basta con decirles que en el '^Rand'' se está instalando una 
planta que produce 407,000 pies cúbicos de aire fresco por 
minuto, a una temperatura de poco menos de 32 grados 
Fahrenheit. Esto equivale a llevar 2000 toneladas de hie- 
lo puro bajo tierra todos los días. Con los efectos acumu- 
lativos de este aire fresco refrigerado constantemente so- 
bre las rocas, a profundidades de 7000 y 8000 pies se es- 
pera que mejorarán las condiciones que existen a los 6000 
pies con solo aire corriente. Esta planta de aire refri- 
gerado se está instalando en la superficie de la ''Boca 
Mina" y los Ingenieros están convencidos que los tra- 
bajadores podrán trabajar con más comodidad, más efi- 
ciencia y menos peligros para la salud. 

Con respecto al costo de esta planta de refrigeración, 
400,000 pies cúbicos de aire por minuto, la instalación 
costará $500,000 y el costo anual de operarla será de 
$90,000. Por otro lado se cree que a aumentado a profun- 
didades de 9,000 y mas pies esta planta será muy costosa 
en su funcionamiento anual, a consecuencia de secar el ai- 
re para así controlar la humedad. 

Como se ha dicho antes, el valor de la tonelada de Ro- 
ca en el Rand es de $6.50 a razón del precio por onza de 



$20.00. Hoy el precio es $35.00 la onza, y la tonelada de 
roca vale desde $10.00 a $11.20. 

En Puerto Rico tenemos rocas auríferas desde ^5.00 
hasta $20.00 la tonelada a razón de $20.00 la onza. ¿Por 
qué somos tan apáticos, y no se reúnen varios pequeños 
sindicatos para explotar nuestras riquezas auríferas? 

Estos sindicatos pueden ser de $25 a $30 mildoUars, 
y con estas sumas pueden establecer pequeñas instalacio- 
nes de plantas de 30 a 40 toneladas diarias. 

Hoy con los métodos modernos para beneficiar los mi- 
nerales, se hace fácil en Puerto Rico. Tenemos vías de co- 
municación ])ara llevar las plantas a sitios estratégicos y 
que el mineral pueda ser trasportado sin esfuerzo y a 
bajo costo. A medida que fuesen aumentando las ganan- 
cias se iría aumentando la explotación e instalando mayo- 
res plantas. 

No es preciso comprar los terrenos ; los pequeños pro- 
pietarios en donde se registran yacimientos auríferos, po- 
drían sacar el mineral y venderlo a la Planta de su juris- 
('icción, y un químico del Gobierno podría analizar la roca 
y fijar el precio que debe pagar la planta concentradora. 
Una planta completa de 30 toneladas al día sólo cuesta de 
$12,000 a $15,000 y beneficiar y concentrar el mineral 
des le $1.60 a $2.25 la tonelada de roca, según la dureza 
do la misma. La Ley de Minas en Puerto Rico concede 
denuncias a perpetuidad, y las conceciones se obtienen por 
conducto del Departamento del Interior y de la Comi- 
sión do Servicio Público de Puerto Rico. 

Nos quejamos y ponemos el grito en el cielo si vienen 
extranjeros a quitarnos un buen negocio, y todo por apa- 
tía y no estudiar. 

Febrero 25, 1935. 



THE PORT OF LAKE CHARLES, LOUISIANA 



Lake Charles port is nearer midcontinent shippers than 
any other port — nearer Minneapolis, Omaha, Kansas City, 
St. Louis, Little Rock. A 76 mile channel connects Lake 
Charles with the Culf. 

Built eight years ago, the port today boasts a $5,500, 
000.00 harbor terminal and d#ep water channel, serve* 
thousands of shippers, serves 25 ship lines to leading world 
ports. 

Lake Charles port ships more rice than the leading 
West Gulf ports combines. Lumber, cotton, paper, salt, 
packing house products are other leading commodities; 
timber exports especially have gained. 

Lake Charles port has the most modern docks available, 
with ten acres of warehouse space. Additionally, Lake 
Charles Compress and Warehouse Company has a 300,000 



bale capacity. 

Dock board members are W. P. Weber, president; 
Cuy Beatty, vice president; E. R. Kaufmar, seeretary; 
Frank Roberts; R. Krause, A. A."Nelson is port director; 
(\ L'. Arnold, tralTic manager. Favorable rates bring cont- 
inued increassing business. 

Lriefh-, the port offers among its advantages: 

1. Nearer midcontinent. 

2. Land-locked harbor, protecting ships from storms. 

o. Seventy-six miles from Gulf, with channel for. 
vessels of 30 foot draft. 

4. Liuked with greatest rice growing section by 
cañáis carrying heavy barge traffic. 



878 



REVISTA DE OBRAh PUBLICAS DE PUERTO RICO 



5. Nearest port to the largest cotton producing áreas 
of the State. 

6. Advantageously situated for development of tus- 
iness with Pacific coast, Central and South Ameri- 
ca, and the Orient. 

7. Convenient to England, Europe, West Indies, and 
east coast of the Americas. 

8. Easy entrance to channel, one of best on world's 
ship routes. 

9. Direct and expeditous handling of freight between 
freight cars and ships. 



10. Mild weather year-round, permitting handling of 
all seasonable products. 

11. 90%of the rice that comes to Puerto Bico ís ship- 
ped through Lake Charles. 

The Revista de Obras Públicas of the Department of 
the Interior is glad to join with Lake Charles and Louisiana 
in congratulating the Mathieson Alkali Works, Inc., on 
the completion of their new plant. 

Revista de Obras Públicas de Puerto Rico, 
Enrique Ortega, C. E. 



SOQEDAD DE INGENIEROS DE PUERTO RICO 



Se han designado las siguientes comisiones especiales 
a fin de poder desenvolver mejor el trabajo de la socie- 
dad. 

1. — Comisión Problemas de Ingeniería. 
2. — Comisión Defensa de la Profesión. 
3. — Comisión Código de Construcción. 
4. — Comisión ^Código de la Industria de Construcción. 
5. — Comisión de la Legislación. 
6. — Comisión de Etica Profesional. 
7. — Comisión de Publicidad. 

Estas comisiones quedarán formadas de la manera 
siguiente : 

Comisión Problemas de la Ingeniería. 

1. — Ramón Ramos Casellas 
2. — Antonio Lucchetti 
3. — Reinaldo Ramírez 
4. — Enrique Ortega 
5.— Gilberto M. Font 
6. — Ricardo Skerrett, Jr. 
7. — Antonio Ma. Martínez 

Comisión de defensa de la profesión. 

1. — Manuel Font 

2. — Miguel Ferrer 

3. — Francisco Pons 

4. — Ramón Gandía Córdova 

5. — Luis Guillermety 

6. — Emilio S. Jiménez 

7. — Antonio S. Romero 

Comisión Código de Construcción. 

1. — Manuel Egozcue 

2.— Osear Y. Otero 

3.— Ángel (2) Silva 

4. — ^David S. Ramírez 

5. — José Lázaro Costa 

6. — Manuel V. Domenech 

7.-— Eduardo J. Fossas 

Comisión Código de la hvdustria de Construcción. 

1. — Ricardo Skerrett 

2.— Guillermo JJjstives 



3. — Rafael Nones 
4. — Fernando Caso 
5. — José Benítez Gautier 
6. — Rafael Palmer 
7.— Eduardo Salichs 

Comisión de Legislación. 
1.— C. Calor Mota 
2..— Carlos Alberto Muñoz 
3. — Eugenio Benítez Gautier 
4.— Miguel A. Montilla 
5.— Gustavo E. Padilla 
6.— M. A. Sastre 
7. — Bartolomé M. Muñoz 

Comisión de Etica Profesional 
1. — Francisco Fortuno 
2. — Santiago Claudio 
3. — Rene Esteves 
4. — Guillermo Fernández 
5. — Alfredo L. Méndez 
6; — Juan G. Figueroa 
7.— Pedro B. Castro 

Comisión de Publicidad. 
1. — Rafael Nones 
2. — Francisco Fortuno 
3. — Cecilio Delgado 
4. — Octavio Marcano 
5. — Joaquín Oliver 
6. — Emilio Serra 
7.— Blas C. Silva 

El Presidente Sr. Totti ha designado como Presidente 
do cada comisión al compañero que encabeza la lista res- 
pectiva. 

Se espera que inicien los trabajos a la mayor breve- 
dad para que puedan informar en la próxima asamblea que 
se celebrará en este mes. 

Se suplica a todos los miembros que cooperen con las 
diversas comisiones como si formaran parte de ellas. 

R. NONES, 
Setjretario, 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



879 



LOS 



TEMBLORES DE TIERRA 



Por Ramón Gandía Córdova 



I. 



Los temblores* de tierra son movimientos vibratorios 
de la corteza terrestre que se propagan siguiendo las le- 
yes generales de vibración de los sólidos. 

Puede el movimiento propagarse siguiendo una di- 
rección única, es decir longitudinalmente, quedando enton- 
ces reducida a una faja estrecha la zona afectada por sus 
efectos mecánicos. Una cadena de montaña o el margen de 
una depresión oceánica, es en este caso la dirección general 
del movimiento. 

La faja de tierra comprendida entre la costa del Pa- 
cífico y la cordillera de los Andes, está sometida con fre- 
cuencia a estas vibraciones longitudinales. 

Otras veces el movimiento se origina en un punto que 
es el centro de vibración, y se propaga en todas direcciones 
en esferas concéntricas, disminuyendo su intensidad a me- 
dida que se aleja del centro. 

Este i)odrá vibrar aisladamente, ó al mismo tiempo 
que otros centros, o trasladarse en determinada dirección ; 
que en el largo catálogo de los temblores de tierra se regis- 
tran ejemplos de todos estos desastrosos movimientos. 

La vibración pude también ser transversal, sintién- 
dose las sacudi:]as simultáneamente a lo largo de una lí- 
nea recta, que es el eje de la vibración. Cualquiera que 
esta sea, longitudinal, central ó transversal, los puntos de 
la superficie de la tierra alcanzados por ella en un instante 
ciado se encontrarán en una superficie de onda, que se ha 
c'enominado onda sísmica del mismo modo que se ha de- 
nomina Jo onda sonora a la que propaga el sonido, y lumi- 
nosa, calorífera y eléctrica a las que propagan la luz, el 
calor y la electricidad, movimienos vibratorios del aire y 
del éter, y expresiones también de la misteriosa dinámica 
del universo. 

Se ha medido la velocidad de propagación de la onda 
sísmica, observando el fenómeno en dos puntos distantes; 
midiendo el tiempo transcurrido entre estas observaciones, 
y dividiendo por él la distancia que separa estos puntos. 

Los resultados obtenidos demuestran que la velocidad 
de propagación de la onda no es constante variando desde 
130 hasta mil metros por segundo, y aún más, pues en los 
terremotos de Andalucía la velocidad de propagación fué 
de 1,500 metros por segundo. Y así debe ser porque no 
siendo uniforme la estructura de los distintos terrenos, y 
existiendo en ellos soluciones de continuidad, la velocidad 
de la onda variará en cada caso con la naturaleza de las 
zonas atraTesadas; decreciendo má^ rápidamente en los 
terrenos disgregados, que en los compactos. No llegando 
la onda al mismo tiempo a lugares equidistantes del cen- 
tro de vibración, las curvas que se obtienen uniendo entre 
sí los puntos de la superficie de la tierra alcanzados por 



la onda en cada período de tiempo, no son circunferencias, 
y en ocasiones ni aún curvas semejantes. 

A más de la velocidad, interesa conocer la dirección é 
intensidad del movimiento, lo cual se consigue por medio 
de aparatos, denominados: sismógrafos^ si registran auto- 
máticamente el fenómeno, y sismómctros cuando exigen la 
presencia del observador. 

Los primeros se componen generalmente de piezas 
de metal que se ponen en contacto al producirse el movi- 
miento, y cierran el circuito de una corriente eléctrica. 

Se exceptúa el sismógrafo de arena, en el cual un pén- 
dulo que puede oscilar en todas direcciones, traza con un 
estilete sobre una capa de arena finísima, extendida en el 
fondo de un vaso, una línea de amplitud variable en la 
dirección misma del movimiento. 

De los sismómetros el más antiguo es el de Cacciatore, 
que consiste en una cubeta de mercurio con ventanillos 
practicados en las direcciones cardinales del espacio: el 
más leve movimiento vierte el mercurio que es recogido en 
pequeñas cápsulas colocadas bajo las mismas aberturas. 
Así es fácil comprobar la dirección del movimiento; y en 
cuanto a la intensidad se deduce por el peso del mercurio 
vertido. 

El sismómetro de Robert Budge, de Valparaíso, con- 
siste en un péndulo invertido, al cual sostiene en posición 
vertical una lámina metálica, flexible, que lleva una cre- 
mallera en su ])arte inferior; un tope que penetra entre 
los dientes de la cremallera obliga al péndulo a permane- 
cer fijo en la posición inclinada que toma al verificarse las 
sacudidas del suelo. Dos péndulos colocados en planos o 
ángulo recto, dan dos componentes que permiten construir 
¡geométricamente la dirección del movimiento. 

Para la determinación del centro de vibración o foco 
aparente del temblar que importa mucho conocer para el 
estudio de este fenómeno, no hay aparatos apropiados. 

Se han ideado varios métodos fundados: 1ro. en la 
intensidad de las sacudidas; 2do. en su dirección; 3ro. 
en la observación de la hora en que ha tenido lugar la pri- 
mera sacudida en diversos puntos, 4to. en la dirección 
de las grietas producidas por temblores en la superficie 
de la tierra. 

Los resultados que se obtienen por estos métodos no 
son muy exactas. El primero se funda en el hecho de 
ser los movimientos más intensos y sus efectos mecánicos 
más desastrosos en las proximidades del centro que en cual- 
quier otro punto. Si en una carta geográfica se unen los 
puntos en que la intensidad ha sido próximamente igual, 
(comprobando esto por los efectos producidos en los edi- 
ficios) se tendrán curvas llamadas homoseistas las cualef 
encerrarán el foco, o la superficie de focos donde /sf pripir 



rW."!«!JW!SW;W'-i--"«- 



880 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



no la vibración. No hay que decir las dificultades qut 
ofrece este método. 

Fúndase el segundo método en que las líneas de pro- 
pagación concurren al foco del cual divergen; de modo 
que si se trazan sobre un plano esas líneas, el punto donde 
se encuentran será el foco. 

El método fundado en la observación de la hora, a 
pesar de sus dificultades, . es el que puede dar mejores re- 
sultados empleando aparatos registradores de mucha pre- 
cisión. Permite este método fijar no sólo el epicentro o foco 
aparente sino también el foco real, por medio de construc- 
ciones geométricas. 

La dirección de las grietas producidas por las sacu- 
didas en la superficie de la tierra, es un método bastante 
inexacto, que se funda en el hecho de que las grietas pro- 
ducidas por los temblores, son líneas normales a la sacu- 
dida que las produce ; de modo que determinando la incli- 
nación de las grietas, las normales a ellas trazadas concu- 
rrirán en un punto que es el foco real ; y el foco aparente 
se encnotrará en la intersección de la vertical del foco real 
con la superficie de la tierra. Por estos métodos se ha 
comprobado que el foco real se encuentra siempre a una 
profundidad relativamente pequeña. La mayor profun- 
didod calculada ha sido de 30 millas, según los estudios 
de Mr. Oldham sobre el temblor de tierra de Cachar en 
1869. 

En cuanto a los efectos mecánicos de la onda sísmica, 
dependen principalmente de la estructura de los terrenos 
que atraviesa: mientras má^ sueltos menos sensible es la 
vibración ; porque la amplitud con que vibran las molécu- 
las de tierra es pequeña, y sólo puede el movimiento tras- 
mitirse con intensidad en tanto la distancia de estas es 
muy inferior a la amplitud de la vibración y exista la 
cohesión entre ellas. 

Rota la cohesión la masa pierde su elasticidad, las mo- 
léculas al vibrar no se tocan y la trasmisión del movimiento 
se hace más que por reacciones mutuas entre las moléculas, 
por la reacción del medio elástico que las separa. Así en 
los terrenos de aluvión de gran espesor apenas es sensible. 
En las pampas de la América del Sur, las astepas de Ru- 
sia, y las praderas del Arkansas, constituidas por forma- 
ciones espesas de aluvión, no se registran temblores de tie- 
rra en aquellos períodos de la historia en que este fenóme- 
no se ha presentado con intensidad en regiones próximas. 

Las fracturas se oponen al paso de la vibración: esta 
so propaga a lo largo de aquella sin salvar la solución de 
continuidad. 

Las cavernas son también un obstáculo. ¿Es el cam- 
bio de medio de la vibración lo que hace que ésta se ex- 
tinga? 

También los grandes macizos montañosos, parecen un 
obstáculo a la propagación del movimiento: los temblores 
de tierra en esta costa del pacífico, en la América del Sur, 
no son sensibles al otro lado de los Andes. Sólo dos casos 
pueden citarse en que hayan salvado la cordillera. Lo 
mismo puede decirse de los Pirineos; no suelen sentirse 



en los Pirineos españoles las vibraciones sísmicas de la 
vertiente francesa. 

En los contactos de dos terrenos de desigual estruc- 
tura es donde con mayor violencia se sienten la^ sacudidas ; 
y en general cuando la masa de terreno es relativamente 
libre en una dirección o está incompletamente unida al 
macizo inferior o lateral: así son desastrosos los efectos 
en las hiladas de terrenos blandos que descansan en maci- 
zos de rocas de gran espesor ; y en la superficie de la tierra 
las sacudidas son má^ violentas que a grandes profundi- 
dades. En las minas y en los túneles no se han sentido 
temblores de tierra que han causado grandes daños en la 
superficie. Y es que el choque se trasmite de unas capas 
a otras, las cuales por su íntimo contacto no pueden vibrar 
con la amplitud de las capas superficiales. 

IL 

El ocupar el mar las tres cuartas partes, de la su- 
perficie de la tierra, justifica en cierto modo el hecho d« 
encontrarse en el fondo de los océanos el foco de la mayor 
parte de las vibraciones sísmicas y el ser las márgenes de 
jas grandes depresiones oceánicas la zona de preferencia 
visitada por el fenómeno. 

Según las estadísticas formadas, el ochenta y cuatro 
por ciento de los temblores de tierra se origina bajo el fon- 
do de los mares. De aquí la gran onda, la enorme ola, que 
con frecuencia sigue a las sacudidas sísmicas, propagán- 
dose en el mar como la onda de marea; haciéndose sentir 
en regiones muy distantes de aquellas donde los efectos 
mecánicos han sido más desastrosos. 

El terremoto que destruyó a Lisboa a mediados del 
siglo XVIII tuvo su centro de vibración a más de cin- 
cuenta millas de la costa de Portugal. La onda sísmica 
destruyó la ciudad; y media hora después una ola de 
veinte metros de altura avanzó sobre la costa e inundó la 
población y sus cercanías. 

Esta ola se propagó al norte hasta las costas de Ir- 
landa y Noruega ; al sur alcanzó en Cádiz nueve metros de 
altura, y cruzó todo el Atlántico desde las costas de Euro- 
pa hasta el mar de las Antillas. 

Se calcula en tres millones de kilómetros cuadrados la 
superficie de la tierra afectada por las vibraciones en este 
memorable terremoto. 

En el siglo XVIII también la ciudad del Callao, en 
la costa del Pacífico, fué destruida por una de estas olas de 
traslación que originan las vibraciones sísmicas, al propa- 
garse bajo los macizos de rocas que forman el lecho de lo9 
mares. Los buques, levantados por la ola, fueron traspor- 
tados a más de cuatro kilómetros del puerto, y quedaron 
en tierra a diez y seis metros de altura sobre el nivel me- 
dio del mar. 

¡Son muchos los ejemplos de estas olas de traslación 
r;iu' piierio]! citarse, tomándolos del catálogo de los tembló- 
las c c tierra íovmado por Mr. Malíet y Mr. Alexis Perrey. 
La ve:oci/.nd de propagación de la onda sísmica marina se 
ha observado que es próximamente igual a la de la onda 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



881 



de marea; pero no parece exista analogía entre los dos 
fenómenos, a pesar de los esfuerzos de Mr. Perrey para 
demostrarlo. La velocidad mínima calculada es de 146 
metros por segundo; y la máxima, que corresponde a las 
partes más profundas del océano, es de 277 metros; sien- 
("O inferior a la de propagación por la tierra, de acuerdo 
con las leyes generales de vibración de los cuerpos elás- 
ticos, las cuales establecen que en los sólidos la vibración 
so propaga con mayor velocidad que en los líquidos y en los 



A cambio de esto, la onda marina recorre distancias 
mayores que la terrestre, sintiéndose la primera a más de 
diez mil millas de su origen, y alcanzando la segunda sólo 
algunos centenares de millas. 

La diferencia del medio en el cual la onda se pro- 
paga es la mejor explicación de este hecho: el mar es un 
medio homogéneo; la tierra no lo es; su elasticidad y co- 
herencia son muy variables e imperfectas, y a causa de las 
frecuentes fracturas, la onda se refleja y se refracta, disi- 
])ím ose o niv^jor dicho transformándose su energía en ca- 
lor y electricidad. 

No están los" temblores de tierra circunscritos a una 
región determinada del globo; en realidad, no hay nin- 
guna que esté exenta de ellos. Aún en los terrenos de 
aluvión, los menos aptos para propagar las vibraciones, se 
sienten, si bien son raros. En Egipto se registra unos 170 
años antes de Jesucristo; y en Holanda también se han 
sentido. 

Mr. Robert Mallet, a quien se debe principalmente el 
estudio sistemático y verdaderamente científico de este fe- 
nómeno, tan complejo, ha construido una carta geográfi- 
ca, en la cual se indican las regiones visitadas por el fe- 
nómeno, y el número y la intensidad de los temblores en 
ellas ocurridos. Este plano fué publicado en 1858 por la 
Asociación Británica. 

Como resumen de los hechos que esta carta pone d# 
relieve, Mr. Mallet establece seis leyes de la repartición 
geagráfica de los temblores de tierra. 

Según estas leyes, la acción sísmica está concentrada, 
normalmente, sobre bandas de terreno de amplitud varia- 
ble entre 500 y 1,500 kilómetros. ..Estas bandas siguen de 
ordinario las lineas de relieve que definen y dividen las 
grandes cuencas en que se divide la superficie de la tierra. 
Como estas lineas de relieve están generalmente marcado^ 
por cadenas de montañas y jalonadas por volcanes, se pue- 
de decir sin prejuzgar la causa, que las bandas sísmicas 
siguen las cadenas de montañas y las líneas de volcanes. 
Aún cuando la influencia sísmica sensible esté ordinaria- 
mente limitada al ancho medio de la banda, ciertas vibra- 
ciones excepcionales pueden propagarse más allá, depen- 
diendo el ancho de la banda a la vez de la energía desarro- 
llada por la vibración inicial, y de las condiciones geoló- 
gicas y topográficas de los puntos situados sobre la banda. 

No debe entenderse que haya relación entre los tem- 



b ores de tierra y los volcanes. Siendo el temblor de tierra 
un movimiento vibratorio, todo choque puede producirlo; 
así las erupciones volcánicas, especialmente las de carácter 
explosivo, los producen; pero es éste un fenómeno local 
que no puede relacionarse con los temblores de gran am- 
plitud que se han denominado endógenos. 

Es un hecho que importa a este propósito tener pre- 
sente que los mayores temblores han ocurrido en regiones 
muy distintas de las zonas volcánicas, como el famoso de 
Lisboa ya citado. 

La misma carta de Mr. Mallet demuestra que los mo- 
vimientos vibratorios tienen un carácter más general. 

La edición de Octubre del 1906 de La American 
Monthly Eevieiv of Reviews publica, tomándolo del Ilust- 
rofed London News, el mapa geográfico de los temblores 
de tierra, trazado por el profesor Milne^ y publicado como 
documento oficial por la Asociación Británica. Este ma- 
pa abarca un i^erío^lo de 8 años. En él se marca el nú- 
mero de los grandes terremotos registrados en este período 
(le tiempo en cada uno de los trece observatorios que en 
la actualidad existen. Es en el litoral del Pacífico, donde 
con más frecuencia se repiten los grandes temblores, y la 
Australia, el Japón y el Asia Central los territorios don- 
de mayor número de choques se han registrado en los 
ocho años que comprende el catálogo. 

Estos mapas tienen gran importancia para el estudi(? 
sistemático de los movimientos sísmicos y la determina- 
ción de sus causas, de las cuales hablaré luego; pero sería 
un error pensar que pudieran de algún modo servir para 
predecir los fenómenos sísmicos. Los temblores de tierra 
no pueden predecirse. Aún los aparatos empleados para 
estudiarlos, los sismógrafos y sismómetros, no hacen más 
que señalar su presencia; y de su sensibilidad sólo puede 
esperarse que acusen el movimiento en regiones lejanai»; 
nunca que lo predigan. 

No hay tampoco fenómenos atmosféricos, magnéticos, 
ni astronómicos, que permitan tal predicción. Humboldt 
comprobó que las oscilaciones regulares del barómetro en 
estas latitudes no están afectadas por los movimientos sís- 
micos. Los trabajos de Arago para determinar la influen- 
cia íle los temblores de tierra sobre la aguja magnética, de- 
muestran que esa influencia sospechada no existe; y lo 
mismo resulta de las observaciones hechas por Mr. Gay en 
Valdivia, en la costa occidental de la América del Sur, 
durante el terremoto violentísimo sentido allí en Febre- 
ro de 1836. 

La relación supuesta por Mr. Alexis Perrey entre las 
fases de la Luna y las vibraciones del suelo, no ha sido 
confirmada a pesar de su labor paciente, catalogando 5.388 
^^emblores ocurridos en distintas épocas y lugares, y deter- 
minando la fase de la Luna correspondiente al mes y día 
en que el fenómeno ocurriera. Suponía Mr. Perrey que 
así como la atracción de la Luna eleva las aguas de los 
océanos determinando las mareas, del mismo modo actuan- 
do sobre la masa líquida incandescente, que se supone for- 



882 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



/ 
ma el núcleo central de la tierra, le comunica movimien- 
tos ondulatorios, los cuales altra^mitirse a la parte sólida, 
originan el movimiento vibratorio de ésta. 

Tampoco los ruidos subterráneos pueden predecir los 
temblores, por el simple hecho de que los acompañan; pues, 
sí los acompañan pero no los preceden, y a más de esto, no 
son característicos, porque se registran muchos temblores 
sin ruidos y muchos ruidos subterráneos no acompañados 
por movimientos sísmicos. 

Se comprende por otra parte que desconociéndose las 
leyes de la dinámica interna del globo, no pueden prede- 
cirse las fracturas de su certeza, que son la causa inme- 
diata y más general de estos fenómenos; y que la coexis- 
tencia üe fenómenos atmosféricos, magné ticos y astronó- 
micos, aún suponiéndola comprobada, no tendría valor 
ninguno para la predicción; pues ésta no puede estable- 
cerse sino cuanuo se conoce la relación entre un fenómeno 
y la causa que lo produce, es decir, su ley física; y en 
este caso desconocemos por completo la« leyes a que obe- 
dece ia formación de las fracturas de la capa cortical de 
la tierra. 



Cumplimiento Exacto 
Servicio Único 

"Tipografía San Juan^^ 



BULL LINES 

SEVICIO SEMANAL DE CARGA _ 
NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 
SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 
Y CARGA 

ÜALTI MORE-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

PUERTO RICO-NORPOLK Y PHILADELPHIA 

SERVICIO INTERANTILLANO 

Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 
(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 

SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 

E ISLAS vírgenes 

BULL INSULAR LINE INC. 

Ponce Mayagüez Arecibo 

MUELLE NO. 3. TEL. 2060 SAN JUAN 



P. R. E. R. A. 

NEGOCIADO DE COMPRAS 

ANUNCIO DE SUBASTAS 

NUM. 16 

La Administración de Auxilio de Emergencia de Puer- 
ÍG Rico recibirá jH-oposiciones para la adjudicación en pú- 
blica subasta de los efectoís que a continuación se expresan, 
entendiéndose que dichas proposiciones deberán estar en 
manos de la Administración en o. antes de la fecha y hora 
^ue más abajo se señalan: 



Clasificación de Artículos 



Celebración de Subastas 



Subastp, Número 



Fecha 1935 



Hora 



412 — Efectos acero para Oficina. Tarjeteros, 

etc. (Req. R — 661) Entrega San Juan Abril 8 

413—0. T. Steel Joist (Req. W— 1247) En- 
trega Corozal Abril 8 

414- -Efectos Plomería (Req. W— 1627) En- 
trega Río Piedras Abril 8 

415 — Secadora Eléctrica jjara arroz y maíz 

(Req. W— 1710) Entrega Río Piedras Abril 8 

416 — Arados giratorios y cultivadores (Req. 
W— 1711) Entrega Río Piedras 

417 — Abonos químicos diversos análisis (Req. 

W — 1717) Entrega Río Piedras 



2:00 P. M. 



2;00 P. M. 



2:00 P. M. 



2:00 P. M. 



Abril 6 10:00 A. M. 



418 — Colchonetas (Req. 656) Entrega San 
Juan 

419 — 420 Mezcladoras alimentos animales 
domésticos (Req. W — 1646 y 1647) En- 
trega Río Piedras 

421 — Motores combustión interna, bombas 
de doble acción, válvulas con ceda- 
zos ( poleas, etc. (Req. W — 1854) En- 
trega Río Piedras 



Abril 6 10:00 A. M. 



Abril 6 10:00 A. M. 



Abril 6 10:00 A. M. 



Abril 11 2:00 P. M. 



Los pliegos de especificaciones podrán solicitarse en 
la oficina del AGENTE COMPRADOR, Edificio ^^La Co- 
lectiva'', Marina, San Juan. 

ARTURO DÍAZ RIVERA, 
Agente Comprador P. R. E. R. A. 



REYI5TA DE 



OBRAS PU 




T 



•I '! 'k i 



jAo 



DE PUERTO RÍC 



j\J 



(EjsarTT-.-crrrrrEírxmjB 




Camino ''Tierras Nuevas/' de Manatí. 



tyl br il, 1935 



cAño XII 




Número 4 



Sucesores 
de Abarca 

LNGENiEilOS CONTRATISTAS 

i\!irairíar — Saiiturce — Puerto Rico 



Taleres de Maquinaria, Fundición, Calíleroría y 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
Eléctricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks. 
Válvailas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Bebieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Tbermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas. Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 

Consulte c^u problema con nuestros técnicos. 



^V i aM'ig?» ■jJg. ' J.' g JMüJLii Ji^W JMB 



roRiQ m 



ÜU ül 




VAPvOr.ES CORREOS AMERICANOS 



i:i ^ús Güclentc y rápido servicio de vapores en- 

iie Isxv/ York y Puerto Rico para el transporte 

Je pasajeros y carga. 

: vcLCi i/.í) i>::r sr. experiencia durante 40 años de 
servicio sin interrupción. 
i^ira iiii'íírmes diríjase a: 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

708 C-nal Bank Building, New Orleans, La. 

Foot cf Wall Street, New York, N. Y. 

LIucllG No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico. 



i^^>A:^fy%>:^>^^.^y^-<^>'^-^>"f^- ^" 



•.-<rx^^^ «^' ^-^^T-^ : ?> "<i: ^'- *.- «r^«k.-v*>'4^J 



^=ii: :,r- '4: .?:-4.^ :?^''í^- ■•>-♦.■ ^ '*^^-^^"*^^^^^ 



THE SHELL Co. I.P R.I Ltd. 

{)FFI(M^]S: SAX JIAX. VOXn:. .\1AYA(U1^]Z. CAOrAS, AHECIP>0 

PETROLEU!^ PRODUCTS 



? 






'í^v^^^^s,^?»--^-^^ 



FUEL OIL 

DIESEL OIL 
GAS OIL 

MOTOR GASOLINE 

AVIATION SPIRIT 
KEROSENE 

LUBRICATING OILS 

LUBRICATING GREASES 
ASPHALT 

FLY SPRAY 









n\ 



'UCñ: 



Fwmmrrm me 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



AÑO XII 



ABlUh DE 1935. 



wmñRim 



Página. 

lícport nj !¡K' Counuilia- of Mineral Hrsoitrccs in 

Puerto Rico 889 

(Uoníjios Muniripah's 894 

Preííhiinanj Iicport on ilic Mineral Devofopment of 
Fue rio Rieo 

\\y Erhvin V. Kc-kel, Cliief GoologLst, T. V. A. 895 

Mejonnnieiiio en la In^JusIria Frutera 

Pov 11. T. (/owlor, ProiVsor de Horticultura 900 

¿Qué hen ejido rinde la Seeeión de Agrología de la 
Estaci/m Experimental de la Universielad de 
Puerto Rieo al Pueblo de Puerto Rieo? 

Por filian Ainedee l>onnet, Agrólogo 901 

The Maynetife Deposit near lluniaeao, P. R. 

J>y R. J. (,V)¡()iiy, .Alember A - I - M - E and 

11. A. Meyerhoff, Associated Meiiiber I-M-E 903 

Páginas F entra' es — ¡Aneas Telegráfíeas y Telefó- 
nicas de Puerto Rico. 



No. IV. 



GOBIERNO DE PTO. RICO 

OFICINA DEL SECRETARIO EJECUTIVO 
NEGOCIADO DE MATERIALES, IMPBENTA Y TRANSPORTE 

San Juan, Puerto Rico. 

Subasta Semestral 



Ilasty, la fecha y hora fijadas para cada subasta, se recibirán 
ei'. sobre cerratlo, proposiciones para suministrar al Gobierno ínsu- 
la;, • un precio fijo por unidad, tales cantidades de los diversos ar- 
tícrk I especificados como puedan ser sus necesidades durante el se- 
mestre do julio 1ro. a diciembre 31 de 1935, ambas fechas inclusive. 
8e solicitan artículos para ser entregados en varias poblaciones, en- 
tre ellas Aguadilla, Arecibo, Arroyo, Guayama, Humacao, Isabela, 
Mayagüez, Ponce, Río Piedras y San Juan. Aquellas personas o 
firmar, que lo interesen, cotizarán para todas las poblaciones en las 
cuale-; puedan prestar un servicio eficiente de entrega, de acuerdo 
con las disposiciones indicadas en cada subasta. 



R\> 




Término para 




biist . 


Clasificación de Artículos 


recibir 


ofertas 




Núm. 




Fecha 


Hora 








1935 








lu- 


Pai>elería, Material de Imprenta y 












f]ncuadernación 


Mayo 


1 


9:00 a. 


m. 


ni- 


Ferretería, Plomería, Maderas y Ma- 












teriales de Construcción 


Mayo 


1 


10:00 a. 


m. 


lla- - 


Provisiones en General, Carnes, Pes- 
cado, Leche, Frutas, Vegetales, 












etc. 


Mayo 


1 


3:00 p. 


m. 


114— 


Muebles v Accesorios 


Mayo 


2 


9:00 a. 


m. 


no- 


Drogas, Productos Químicos, Artícu- 












los de Farmacia y Laboratorio 


Mayo 


o 


10:00 a. 


m. 


li 6— 


.Abonos, Alimentos de Animales, Ar- 
tículos (le Agricultura y Gana- 












dería, etc. 


Mayo 


o 


2:00 p. 


m. 


117— 


Artículos de Bazar y Quincalla, de 
Barbería y de Zapatería, Efec- 












tos para Limpieza, etc. 


Mayo 


2 


3:00 p. 


ni. 


118— 


Efectos, Materiales y Utensilios Eléc- 












tricos en General 


Mayo 


a 


9:00 a. 


ni. 


119— 


Herramientas en General 


Mayo 


3 


10:00 a. 


m. 


120— 


Géneros, Telas, Tejidos, etc. 


Maro 


3 


2:00 p. 


m. 


121— 


Piezas, Gomas, Tubos, Herramientas 












V efectos de automóviles 


Mayo 


3 


3:00 p. 


ni. 


122 • 


Efectos de Oficina, Material de Es- 












cribanía, etc. 


Mayo 


4 


9:00 a 


m. 


123— 


Efectos de Dibujo, Fotografía y 












Otros 


Mayo 


4 


10:00 a 


m. 


124— 


Gasolina, Aceites Combustibles y Lu- 












bricantes, Grasas y Otros 


Mayo 


4 


11:00 a 


m. 



Los modelos en blanco para preparar las licitaciones pueden 
obtenerse en el Negociado de Materiales, Imprenta y Transporte, 
San Juan, Puerto Rico. 

FERNANDO JIMÉNEZ. 
Jefe Interino del Negociado. 



BÜLL LINES 

SEVICIO SEMANAL DE CARGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 
• SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 
Y CARGA 

liALTl MORE-PUERTO RICO Y VICE- VERSA 

CIERTO RICO-NORFOLK Y PHILADELPHIA 

SERVICIO INTERANTILLANO 

Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 

(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 
SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 
E ISLAS VÍRGENES 

BULL INSULAR UNE INC. 



Ponce Mayagüez 

MUELLE NO. 3. TEL. 2060 



Arecibo 
SAN JUAN 



Nuestra Suprema Ambición: 

Servir eficientementet con scgarí; 
dad y rapidez al públicoj 

Nuestra Amable Súplica! 

Pedir la cooperación del público ha- 
cia m posible mejor servicio» 

Si nuestra amable suplica es aco- 
gida por el público, habremos rea- 
lizado nuestra suprema ambición, 

WHITE STAR BUS UNE INC. 



I 





LICA; 



VISTA PE OBI A 

DE 

PUEITO MICO 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Públicas; para fomentar las industrias 
e impulsar el arte de construir. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comiisionado del Interior. 



Director: 
RAMÓN GANDÍA CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$«.00 



Enitred as second class malter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Post Office under the Act of March 3. 1879 



AÑO XII 



ABRIL DE 1935. 



No. IV. 



Report of the Committce of Mineral Resources of Puerto Rico 



By H. A. Meyerhoff 



(Conclusión) 



In the north-central section of the Island extending 
from Toa Alta to Corozal and Naranjito and as far south 
as Barranquitas, gold and other metallic minoráis appear 
to have been introduced inlo the rocks at a nuirber of 
points where igneous intrusions have invaded the country 
rock. For the most part the gold seems to have been de- 
posited in quartz veins, most of which are very small, al- 
though in certain places and in certain rock t^pes cxtreme- 
ly numcroiis. Only rarely, a.s in the Barranquitas district, 
do the veins attain even modérate widths. The provision- 
al inference has been drawn that much of the stream gold 
♦ omes from small but numerous veins which have no com- 
üiercial posí^ibiiities, but thai sufficient concentration may 
have occurred in a limited number of places to support a 
inining undertaking. Severa! potential localities have 
been isolated but none has as yet been diagnostically 
ístudied. At the present time some work is being done 
under the handicap of limited funds and inadequate 
equipment in the hills about two kilometers north of Ba- 
rranquitas. Two short dnfts have been extended inte 
the country rock along veins and formatjonal contatt^, but 
unless exploration of this kind is assured PÍ gejje^Qug ^- 
uaneial support, it seems futile to continué beyo]3.d th^point 



of determining that persistent auriferous vems are present, 
and that the valúes justify exploration at depth. The 
Committee's efforts have not yet reached a point where 
a sound opinión can be offered. 

To date, the Minillas - La Plata district near San Ger- 
mán offers more promise than any otlier which the Com- 
mittee has studied. This district was examined and the au- 
riferous rock sampled in 1933, but the Committee suspend- 
ed hs own work when the Burean of Mines engineers in- 
vestigated the property and rock samples for assay. Al 
tliough a report on the results of the assaying was prom- 
ised, nono has been receiví-J, and the Committee is resum- 
ing its owu study. A spetial report on this locality Ls being 
prepared. 

Summary : Pro pecting and mining for gold are the 
mineral induStry's current boom activities in nearly every 
part of the world, yet in Puerto Rico interest in this ñeld 
is virtually lacking, notwithstanding the possibilities cer 
tain sections of the Island are known to have. Present In- 
formation indieates that pannin^^ gnd rocking operations 
can be triei with g'ood prospects of success along many 
smalj streams or quebradas in the Corozal--Naranjito sec^ 
tion and probably in the district south of Mameyes on the 
northern flauk of the Luquillo Mountains. In the same 
localities there is some prospect of small comJSj«rcial opera- 
tions suoaeeding .where thé ^^llUrdal depoeit»*^and wát^r 



'^^^/^Jl^f-K^^-^^^^'^^M^: 



890 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



supply are adequate for continuous operation with judi- 
eiausly. selected equipment. Preliminary results obtained 
by panning suggest that there may be enough fine gold 
in the extensive alluvial deposits bordering portions of the 
llío de la Plata to warrant their examination as potential 
cities for dredging. 

No specific localities can at present be designated sls 
likely sites for rock-mining in the Corozal and Luquillo 
districts. Although the stream gold ha^ been tracked to 
its rock sonrces in the Corozal district, the metal appears 
to be widely disseminated through the country rock. Seve- 
ral placeas invite carefnl study, and a few of these may 
demand actual exploration; but none of the work done 
to date has brought to light any location that has the clear- 
]y defíned indications of a commercial venture. At the 
MiiiiUas - La Plata properties near San Germán, on the 
other hand, commercial possibilities are somewhat more 
promising, and it is hoped that the laboratory study now 
in progress will soon yield results that can b© used to 
formúlate a definite opinión. Without doubt, the pheno- 
niena. whieh bave led the Committee to make these cons- 
ervative statements would be deemcd ampie to stimulate 
a tiurry of prospecting and development were they found 
üu the mainland. 

OTHER METALLIC MINERALS 

In the Committee 's report of January, 1933, oceur- 
rences, known or reported, of copper, lead, zinc, silver, 
platinum, nickel, chromium, and mercury were briefly 
discussed. The investigations of the past two years have 
yielded new Information regarding some of these metáis, 
but only the discovery of additional copper deposits seems 
to have any possible economic significance. Laboratory 
tests have failed to conñrm the presence of cinnabar, the 
ore of mercury reported near Aguada, and further study 
of specimens from Barrio del Carmen indicates that the re- 
ported occurrence of the zinc sulphide, sphalerite, was 
probably based on an eiíi'oneous Identification. Pyrite, 
stained and given a resinous luster by a fiilm of limonite, 
seems to have been the mineral which occasioned the mis- 
take, álthough the possibility that sphalerite may be pre- 
esnt cannot yet be denied. The positive results obtained 
will be .^ummarized under the foUowing heads : 

COOPER: New occurrences of copper have been 
fodnd in the Ciales, Barranquitas - Comerlo and Coamo 
Arriba districts. All the deposits consist of sulphide ores, 
Í7i whieh chaicocite appears to be the principal constituent. 
Near Ciales the copper has been recovered from several 
outcrops fícattered over a modérate acreage north and 
npilhweí^.t of the Ciales - Villalba cñri^tezp^. bsgmnirg sp- 
prommately at Kilometer 19 a^id 20. Ir. the Earrajiqui- 
tas - Cómerio section, ore life^.,be^n taken frcr: two shallow 
open along Rio Hondo in B^rio" Las Bocas, and other out- 
crops are reported. The oi^, .recQvered is high grade, but 
a3 u¿ual^ its mportanee (^¿Ííá3 «oitireij?' npon its mode of 



occurrence, concentration, and quantity in eacb- of the 
three districts mentioned; and at the present time insuf- 
ficient exploratory work has been done to warrant any 
definite conclusión on these poins. 

The condition of the copper market has not improved, 
and the Committee has not altered the opinión expressed 
in 1933; namely, that the exploratory development of 
copper for the general trade i^ not warranted. However, 
there is some current interest in Puerto Rican copper 
which may lead to small scale mining operations, and it 
is desirable to determine whether the specific interest in 
Puerto Rican copper can be satisfied. With this end in 
view, the Committee is supervising some preliminary ex- 
ploration which will make it possible to reach definite con- 
clusions regarding the prospectivo commercial valué of the 
iiewly discovered deposits. It Ls hoped that more critical 
iiiformation about them can be offered in the next gen- 
eral report of the Committee: 

PLATIKCM : The presence of platinum in the placer 
ííoUl deposits of the Corozal district has been verified 
through the eouí'tesy of Dr. Gilbert H. Ayres, chemist, 
of Norlliamj)ton, I\Iassacliusetts. The quantity recoverable 
is small and nowhere, so far as observed, does platinum 
compose more than one or two pereent of the total metallic 
content. Its presence, therefore, seems to be more inter- 
est ing scientifically than commercially. 

NICKEL AND CHROMIUM : Choniical analyses of 
Ihe limonite ore of Las Mesas have indicated a nickel 
content of 1.00% and a chromium content of 1.57%. A 
recent test in a commercial labórate /y has revealed a chro- 
mium content as high as 1.96% in some of the ore, whereas 
the nickel shows a tendency to range dowimpd from 1%, 
with only 0,24% in one of the samples. A range in the 
relativo quantities of these two constituents as wide as 
the above figures indícate may completely alter the po- 
tential utility of the ore. The need for systematic sam- 
pling and analyses to determine these shifting valúes and 
their geographic extent is apparent if an effort is to be 
madé to interest prívate capital in the exploitation of the 
deposits. 

PYRITE: Incidental examination of pyritiferous 
rocks exi)0sed along the Lares - Adjuntas carretera be- 
tween. Lares and Rio Blanco has brought to light a low 
grade pyrite deposit containning approximately 22% of 
the mineral. Unless the pyrite can be easily and cheaply 
concentrated, the deposit possesses little potential valué, 
for it can not compete with the higher grade European 
ores utilized in the sulphuric a cid plants in the Baltinipre 

21:í:CLLIANíEOV8 METALS: Sllver hM been de- 
tected i;i severál copper samples, and a better idea of its 
significance as a by-prodct in the treatment of the copper 
ore^ niay be' anticipated if current investigations of th© 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



891 



copper are followed by commercial tests ,and analyses. The 
small deposits of lead sulphide (galena) known at Barrio 
del Carmen and reported in the upland south of Morovis 
have received on further attention, and no new metallk» 
minerals of possible industrial interest have been discover- 
ed. Something: more has been learned of the titanium il- 
menite in the llumacao iro*i ore, in whicli its intímate as- 
.sociation with tho Iron renders it a commercial liabiiity, 
rather than an a>s.set. The elimination of zinc and mercury 
from the list of miscellaneous metáis and the failure to 
discover other metáis not previously known, after two 
years of active field and laboratory investigations may be 
regarded as an indication that the Committee^s work with 
metallic deposits is becoming well defined, and that it may 
devoto less of its attention to verification, much of which 
i¿5 inevitably f ruit less, and concéntrate on the more jmpor- 
tant quantitative studies which should lead directly into 
commercial exploitation. 

NON - METALLIC DEPOSITS 

ENERGY RESOURCES: Except for extensión of 
knowledge concerning the lignito deposits outcropping near 
the ba^e of the limestone cliffs between Lares and Moca, 
little more can be said regarding the mineral fuels in Puer- 
to Rico than was stated in the Committee's 1933 report. 
It will be wise to watch the experimenta which are being 
carried out in Germany and Soviet Russia, where, by the 
process of hydrogenation, lignito is being converted to 
synthetic petroleum products. Once these countries have 
perfected the applications of the process, it may be pos- 
sible for Puerto Rico to profit from their experience in the 
utilization of her lignite; but there seems to be no point 
in making prematuro experimental efforts at the present 
time. 

Attention may be appropriately directed toward the 
adaptation of hydro-electric energy to the utilization and 
processing of mineral products. The Atlantic Ore Compa- 
ny has recently brought a power line into its mine and 
mili near Juana Diaz; and if other mining or quarryin^ 
industries are established on the Island, electrification is 
the obvious method of handling all mechancial operations. 
With industrial power rates low, experimental effort may 
wisely be turned toward the processing of raw minerals 
into manufactured products. Admittedly ventares of this 
kind must be based upon minute and accurate studies of 
local and mainland markets and upon sound industrial 
engineering ; but some of the possibil ities, such as the manu- 
fsieture of pig iron and steel with the electric furnace, 
are entitled at least to consideration. 

SILICA 8 AND: Through the copperation of the 
Burean of Mines, samples of silica sand taken from local- 
ities near the north coast have been studied for their pos- 
sible utility in the manufacture of glass. Analyses made 
by the Hazel Atlas Glass Company of Washington, Pen^ 



sylvania, have yielded the following results: 



Sample 1 
Uawashed Washed 

Ignition Loss 0.17 0.10 

Silica 99.47 99.67 

Iron 0.15 0.11 

Alumina 0.16 0.09 

Lime 0.01 Trace 

Magnesia 0.04 0.03 



Sample 2 
Unwashcd Washed 



0.24 
99.51 
0.05 
0.17 
Nil 
0.03 



0.10 
99.78 
0.02 
0.08 
Nil 
0.02 



The feasibility of cleansing the sand of organic mat- 
ter has been demostrated, and the utility of the washed 
product in the making of glass seems assurecl. The large 
extent of the deposits near the north coast between Caroli- 
na and Arecibo, more especially between Dorado and Bar- 
celoneta, and their convenient location with respect to 
transportation facilities leave but two commercial problems 
to be solved — namelj^ a mainland or local market and, 
if shipments are to be made to the mainland, an ocean 
freight rate which will make competition with Belgian sand 
possibie. It is doubtful w^hether the demand t'or glass- 
ware in tlie Island is sufficiently large to support a local 
f actory, but the possibility merits careful study, particular- 
\y m connection with a survey of potential uses for hydro 
eectric power. 

BUILDINO STONE: A serious effort to determine 
the commercial possibilities of Puerto Rican marble has 
been made, but without conclusivo results. Attention has 
be'ín centered on the limestone rhlge extending from the 
Guayabal Reservoir to Rio Descalabrado, and hand-trim- 
med blocks of various sizes have been prepared and some 
of them shipped to marble firms in the States for apprai- 
sal. Deopile the large surf ace-outcropr^, the marble appearfe 
to consist of a seam of formation slightly less than 300 feet 
tliick, capping the greater part of the mountain in which 
the manganeso is found. Its exposure has led to extensive 
solution and a certain amount of subsurface solution, and 
ihe deformation which it has underguue was responsiblc 
for the development of mauy cracks which have been part- 
ly healed. ' 

Because of the chemical solution and mechanieal 
cracking, there are reiatively few' places on the ridge where 
large-scale quarrying with channeling machines can even 
be considered; and it is not surprising that an elabórate 
study of the depasits on the property of the Atlantic Ore 
Company resulted in the condemnation of the marble for 
a large commercial operation. Con^idering the ridge as a 
whole, however, it may be questioned w^hether a more un- 
ía vorable site for drilling and study ing the marble coídd 
have been selected. A local flexure in the rocks ha$ inten 
sified the fracturing at this point, an 1 the proxiilaity of 
the manganeso causes rapid variations in color tha|; would 
make the extraction of any nne color v^riety in 9§ecified 



^r^^^^^ v>gí!?^p^i^í^ 



892 



REVISTA DE OBRAb PUBLICAS DE PUERTO RICO 



quantities,and sizes utterly impossible. On either side of 
tho mangareé^e property, the joints or cracks are more 
widely spaced and the color remains essentially constant. 
The latter closely resembles that of the Bottieino marble, 
which js extensively used on the mainland and practically 
all of which is jmported from Italy. 

In view of the popularity which this type of marble 
has maintained despite the depression, there is good rea- 
son to continué the marble investigations in this section of 
the Island. The negativo results obtained in the exceed- 
iiigly limited acreage which was core-dril led at the man- 
ganeso mine need not, by any means, be assumed to apply 
to the entire ridge. 

Whatever concliiisions may ultimately be reached re- 
garding the prospects for dimension-block quarrying, a lo- 
cal market may be found for marble slabs and for marble 
aggregate in synthetic stone and concrete products. Sta- 
tisticts have never been gathered, and it is impossible to 
guess the possibilities without careful analysis of the mar- 
ket and some ^'mLssionary work'^ among the building 
trades. 

CEMENT : The aetivities of the Federal Relief agen- 
cies in constructional projects has made the subject of a 
local cement supply one of immediate interest. Edwin C. 
Eckel, Chief Geologist of the Tennessee Valley Authority, 
made a field study of raw materials and potential sites for 
a cement plant in October and November, 1934, and his 
report on this and other subjects relativo to the develop- 
ment of rock and mineral resources has obtained wide eir- 
culation. Mr. Eckel hajs concluded that **good cement can 
be made at a number of points in Puerto Rico", and 
*'strongly recommends that a government plant be un- 
dertaken." The Committee reached the same conclusión 
three years age, concluding in its report of 1933 that 
'*the creation of a CEMENT industry becomes a problem 
of economics, the solution of which will mean a saving in 
consttruction costs." The Committee feek called upon to 
reafirm the economie charaeter of the problem, and to 
point out the fact that the Eckel report was not desig- 
nated to deal critically with the economie factors. The 
Committee has in preparation a detailled study of the sub- 
ject which will be published as a sepárate report. It is 
hoped that the report will serve as a basis for final con- 
clusions and definite course of action regarding the making 
of cement in Puerto Rico. 

CLAY PRODUCTS: A somewhat similar Ímpetus 
has been given to consideration of a brick and tile industry 
as a result of current housing projects. Clay deposits of 
a charaeter suitable for brick, tile, and pipe are widely 
d¿.tr:buted, and tests have already :r-d:e2,ted the suitabili- 
ty cf ene large residual clay depofit at t!ie £Out!ier:i cut- 
skirts of Rio Piedras. 

Brick and tile manufacture involve the making of 
a low cost, high-bulk commódity; ajid once the procesa of 
ipaunfaoture is aáapted to the special characteristics of 



the local clay employed, the problems are all economie in 
nature. The two principal elements are market and trans* 
portation. At the present time the market fot brick is 
small, and here appears to be some prejudice against 
using it for construction because of the danger of failure 
in brick structures during earthquakes. This prejudice 
may be warrante I in the northwestern and southeastem 
corners of the Island but is without much foundation else- 
where. Whatever the psychological background, the de- 
mand for bricks is small ; and, unless the government 
program of home construction overcomes the prejudice 
which seenis to exist, the maviufacturer must give consider- 
able attention to sales resistance. The demand for tile, on 
lh(í other hand, is more active. 

Plant loeation assumes a place of great importance 
not because of raw materials but because of cheap trans- 
portation to market. Bulk, relativo fragility, and weight 
make large hauls impossible; and if it is contemplated to 
establish a brick-tile industry, it will be sounder economy 
to orect several small plants at strategically scattered points 
than one or two plants equipped to supply the Island 's 
entiro demand. There need be little concern about sat- 
isfaetory raw materials although careful sampling and 
testing must precede and guide the precise loeation of 
each individual plant. 

MISCELLANEOÜS: No further study has been 
made of the other non-metallic products discussed in the 
1933 report, but several new^ possibilities have been de- 
veloped. Some attention has been given to deposits of sil- 
ica resembling diatomaceous earth, which may find use in 
polishing and scouring powders aiyJ other abrasivo pro- 
ducts. Mr. Eckel of the T. V. A. concurs with the sug- 
gestion of our Committee to erect a paint mili for the 
manufacture of mineral paint which will utilizo the limon- 
ite of Las Mesas as a base. 



R ü S U M E 

Two years of field examination and laboratory re- 
search have confirmed the conclusions offered in the Com- 
mittee report of January 7,1933, although many details 
and a somewhat different order of importance must be 
assigned to the six itemized statements offered at that 
time. 

(1) Partly because of the data which have been ac- 
cumulated, but even more because of the increased valué of 
gold in terms of dollars, placer gold seems to offer the. 
brightest prospects of immediate economie development. 
Sites mxist be chosen and equipment selected with discre- 
tion ; the element of chance must be f rankly recognized, not 
in the p:c¿e::oó cf ¿^cld but in the persistenco ^t valúes 
in enough «illuv:u::i to sustain operations over a, piriod of 
time sufficí^ently long to liquidate the investpient. In- 
telligent exploration will greatly reduce the risks -— per- 
baps eliminaet tkem entirely; and the initial invo^t-ment 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



893 



is not large enough to ocoasion any serious ultímate loss. 

(2) The inereased production of manganese in the 
Juana Díaz district, the exploratory work near Adjuntas, 
and the diseoveries in Bartolo and Aguada point to man- 
ganese as a resouree with definite potentialities. A few 
problems and many milling and metallurgical problems 
still await solution, and it may be that some of them are 
insoluble. But manganese is present and is widely dis- 
tributed ; it will take initiative and some capital to explore 
its possibilities, and even in the event of failure, the loss 
may be greatly offset by incidental recovery of ore. Pos- 
sibly developments must await more complete recovery of 
the steel industry, as we]l as a fixed ])olicy with regard 
to manganese imports on the part of the Federal Govern- 
ment; but exploratory w^ork may wisely be done in ad- 
vance if it is to enjoy the benefits of an improving market. 

(3) The magnetic deposita of eastern Puerto Rico are 
better known, their commercial valué more fully, though 
not completely, established. Here again exploration should 
anticípate any possible utility the ores may find in an ex- 
panding steel industry; and even though exploration de- 
manda an optimism wliich current conditions to not strictly 
justify, it acquires pertinence and immediacy when one 
considers the dwindling reservéis of the Lake Superior dis- 
trict. 

(4) The limonite of Las Mesas still needs and merits 
qualitative and quantitative studies, as current prívate in- 
terest in its commercial possibilities demonstraes. 

(5) Among the non-metallic products, the silica sand 
now possesses an established commercial utility but still 
seeks a market which prívate enterprise may be able to de- 
velop more effectively than a government committee. 

(6) Cement, clay products, and building stone are of 
immediate interest because of the Federal Relief projects. 
As industries, however, they demand analytical study of 
the economic factors connected with their development be- 
fore the heavy investments they require, are made. 

(7) A possible outlet for Puerto Rican copper may 
be found, if the deposits are adequate; mineral paint and 
abrasives may offer opportunities for modest business en- 
terprises. 

Once again the basic needs for accurate data must be 
«tressed. A volunteer organization w^ithout adequate re- 
sources cannot expect to carry investigations rapidly 
through to a successful conclusión, for its fact-finding is 
limited to certain field and qualitative laboratory deter- 
minations. Fundamental to further progress is a pc;- 
manent Insular Burean, with a paid, full-time staff equip- 
ped to carry on geologic, mining, metallurgical, and econ- 
omic investigations, to advise both government and prívate 
mineral enterprises, and to find and encotirage prívate 



capital that will intelligently develop the Islandés mineral 
resources. 

Respectfully submitted, 

Br. Ramón Gandía Córdova Dr. Howard A, Meyerhoff 
Hcliodoro Blanco Manuel Egozcue 

Guillermo Esteves Benjamín J. Horton 

Manuel V. Domenech Felipe Carro 

Santiago Claudio William D. Noble 

COMMITTEE. 
¿5an Juan, 
Puerto Rico. January 31, 1935. 

BIBLIOGRAPIIY 

Additional details regarding tlie Island's mineral re- 
sources may be obtained in some of the foUowing srtícl^e, 
published since January, 1933 : 

GENEUAIi 

Domenech, Manuel V.: Mines and minerals in Puerto Rico. Revista 
de Obras Públicas, May, 1934, p. 625. 

Crondia Córdova, Ramón: Informe que Acompaña al Mjipa de Puerto 
Kico en el cual se indican los Recursos Naturales de la Isla. 
Kevista de Obras Públicas, February, 1934. p. 573. — Recur- 
sos Minerales de Puerto Rico. Revista de Obras Públicas, 
August, 1934, p. 691. 

llulhard, Bela: Geology of the Lares District. Mineral Resources. 
Revista de Obras Públicas, June, 1934. p. C52. 

Jaclson, Chas. E.: Informe sobre Depósitos Minerales en Puerto Ri- 
co. Revista de Obras Públicas, June, 1934, p. 665. 

Meyerhoff, Howard A.: Geology of Puerto Rico. University of 
Puerto Rico. Monograph, Series B, No. 1, 1933. 

NoUe, W. D.: Comité de Recursos Minerales de Puerto Rieo. Re- 
vista de Obras Públicas, April, 1934. Report of Investigations. 
Revista de Obras Públicas, December, 1934, p. 787. 

CEMENT 

del Valle Zeno, Bafael: Anotaciones sobre la fabricación de cernen- 
to en Puerto Rico. Revista de Obras Públicas, September, 
1934. p. 730. 

Kohle, W. D.: Report on a cemnt plant. Revista de Obras Públicas, 
November, 1934, p. 765. Considerations and studies for a 
government cement plant in Puerto Rico. Revista de Obras 
Públicas, Jantiary, 1935, p. 832. 

GOLD 
Noble, TV. D.: Metalúrgica del Oro. Revista de Obras Públicas, 



-\iW^;:- 



894 



September, 1933, p. 491. 

Report on placer gold investigation of the district of Corozal 

and Naranjito, Revista de Obras Públicas, August, 1934, p. 

692. 

Wright, C. A.: Report of investigations. Revista de Obras Públicas, 
December, 1934, p. 787. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



IKON 



Eng., Tech. Publ. No. 587, 1935. Abstract in Mining and 
Metallurgy, February 1935, p. 114, 

Mvyerhoffy H. A.: Iron in Puerto Rico. Revista de Obras Públicas, 
March, 1934, p. 595; May, 1934, p. 635; August, 1934, p. 704. 

MANGANESE ' 

Meyerhoff, Howard A.: Manganese in Puerto Rico, Revista de 
Obras Públicas, September, 1933 p. 489. 



Colony, R. J. and Meyerhoff, 11. A.: The Magnetite Deposit near Wright, C. A.: A brief report of gold placer and manganese. Revis- 
Humacao, Puerto Rico. American Institute of Min. Met. ta de Obras Públicas, October, 1934, p. 742. 



CAMINOS MUNICIPALES 



La comunicación entre pueblos es problema resuelto 
en la isla con nuestras carreteras insulares. Su red de 
2,000 kilómetros, la mayor parte de estos asfaltada, brinda 
facilidad a este transporte interurbano y ha hecho posible 
el desarrollo de la agricultura en acjuellas zonas servidas 



cía 1 mente se alberga en su seno virgen. 

El impla.ntamiento de centrales azucareras en Puerto 
Tí ico, acrecentado en los últimos treinta años, ha hecho 
pasar a pocas manos la posesión de tierras fértiles situadas 
en las vegas y sobrevegas que antes estaban distribuidas 




CAMINO MUNICIPAL -DAMIÁN,^' DE OROCOYIS, Construido por el Departamento del Interior. 

las nuevas <íonstrueciones) . 



(Típico d(í 



con su correspondiente contribución al progreso actual. 

Pero fuera del alcance de esas carreteras, hay muchos 
centenares de miles de cuerdas de terreno que no han reci- 
bido el bautizo de la "superficie macadamizada'^ del cami- 
no que traiga a esas vías establecidas el fruto que poten- 



entre un gran número de propietarios. 

Esta centralización de las riquezas, que antes estaban 
distribuidas, disminuyó el número de pequeñas terratenien- 
tes y estos se fueron a la altura de nuestras montañas espe- 
ranzados con posibles explotaciones de terrenos en esa zona. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



895 



Bien pronto se dieron cuanta de que la carencia de 
vías de comunicación limitaba sus actividades agrícolas en 
esas fincas y se inició la ''espera'' de su construcción para 
dar impulso a estas actividades. 

El dinero adquirido con la venta de sus tierras de aba- 
jo sirvió en los primeros años para prolongar la ''espera'' 
y luego, paulatinamente fué decreciendo el entusiasmo y 
sementando el niimero de pobres. 

La "altura" seguía olvidada y los caminos municipa- 
les o secundarios solo estaban en la mente de aquellos que 
"soñando" con ellos se replegaron al corazón de la isla. 

El sueño se transformó en "pesadilla" y nuestros pe- 
queños propietarios de altura, escasamente ayudados por 
lo» municipios arañaron en las faldas de nuestras monta- 
ñas "atrechos" y "-veredas" con pendientes y curvas fan- 
tásticas por las que "apeaban" a lomo de "chiringos" sus 
escasos productos agrícolas a costos prohibitivos para la 
venta. Y estos "rasguños" sinuosos en nuestras monta- 
ñas, por las que discurren las aguas pluviales son los lla- 
mados caminos municipales de barro de los cuales, y co- 
mo expresión de su gran necesidad, hay inscritos en el 
Registro del Departamento del Interior más de siete mil 
(7,000) kilómetros. 

La escasez de caminos secundarios afirmados en Puer- 
to Rico puede apreciarse sabiendo que solo tiene la 1|10 
parte de un Kilómetro de camino municipal afirmado por 
cada Kilómetro de carretera insular, mientras Francia, por 
ejemplo, tiene 10 kilómetros de caminos municipales afir- 
mados por cada Kilómetro de carretera nacional. En otros 
palabras, Francia tiene cien (100) veces más caminos mu- 
nicipales afirmados que Puerto Rico y a ello debe su rique- 
za agrícola proverbial. 

Para atender necesidad tan urgentemente sentida, 
nue-stra Legislatura decretó el estudio y construcción del 
I*lan General Preliminar de Caminos Municipales de la Re- 
solución Conjunta No. 74, aprobada en 14 de mayo de 1931. 

Este plan abarca una longitud de 1,500 Kilómetros 



de caminos distribuidos en los 75 munieipios de la isla a 
razón de unos veinte (20) Kilómetros por cada municipio. 
Esto daría casi un (1) Kilómetro de camino municipal 
afirmado por cada Kilómetro de carretera insular. 

Para llevar a cabo este plan ise dispuso que el total 
de los fondos recaudados por concepto del impuesto de 7 
cts. por galón de gasolina consumido en Puerto Rico fuera 
invertido desde el 1ro. de Julio de 1932 exclusivamente en 
los estudios y construccióu de dicho plan. Pero, desgra- 
ciadam.eule, menos de la sexta (l|6) parte de ese produci- 
do lia podido ser dedicado a ese objeto ya que a virtud de 
la crisis reinante, ese fondo, por acción posterior de la 
Legislatura ha tenido que ser usado en su mayor parte 
para atender urgentes nece¿;idades del Tesoro público. 

Con los escasos fondos disponibles se han podido cons- 
truir caminos afirmados en una longitud de 166 Kilómetros 
y practicar estudios y preparar planos para unos 400 Ki- 
lómetros. 

N'uestros legisladores, convencidos de la imj)ortancia 
de este problema y animados del mejor espíritu de coope- 
ración, han aprobado unánimemente en esta sesión de la 
Legislatura una Resolución Conjunta que abarca la idea 
de un empréstito a pagarse con la contribución sobre gaso- 
lina en una larga serie de años a bajo tipo de interés para 
acometer en grande escala el plan general de 7,000 kilóme- 
tros de caminos afinnados. 

Si esa ley fuese aprobada en definitiva, como se espe- 
ra, los pobres agricultores replegados en la ''altura" po- 
drán ver esos ''atrechos" y "veredas" transformados en 
carreteras afirmadas y en vez del lomo de "chiringos" será 
sobre el chasis de camiones que transporten sus productos 
agrícolas, cambiando así su situación de pobreza y hacién- 
dola cambiar también a la isla entera. 

Rafael del Valle Zeno, 
Ingeniero Civil. 



Prelímínary Report on the Mineral Development of Puerto Rico 



By Edwin C. Eckel, 
Chief Geologist, T. V. A. 



My visit to Puerto Rico in October - November, 1934, 
was designed primarily to study the possibilities of erecting 
a cement plant at that island. But, in the course of that 
work, opportunities were offered to study other mineral 
possibilities and I am, therefore, submitting a preliminary 
report upon such of thase possibilities as seem, in my judge- 
ment, to be worthy of the consideration of the Insular 
Government or of any other Federal agency interested in 
the problem. The items are not necessarily taken up in 
the order of their actual future importance, but rather in 
the order in which I think development might most pro- 



fitably be undertaken at the moment. In suggesting that 
developnu'nt of any of these mineral products seems likely 
to be profitable, I am explicitly leaving off tke question as 
to tlie methods to be adopted in such development. In 
«orne cases, it is possible that local or other American 
(tapital can be found'to take up the development ; in others, 
ií seems more likely that government encouragement and 
control of some sort will have to established in order to se- 
cnre any progress within our own lifetimes. The Island 
is not rich in capital and such accumulations as exist are 
in the hands of people whose interests like exclusively in 



HOSTRANDO LAS LINEAS TELEGRJ .FICAS Y 

Pan GtQoaiSftKoT tu 

PAftA'ÁCOMPARAft ÍL iNrOR 
1^-1953 




pin Jiwn P. a. Junio 9d 1959 




"ELEGRÁFICAS Y TELEFÓNICAS EN OPERACIÓN 

IPAÍUft EU iNrORMC At^AL 0£ 

\gS2-lS53 




.-í'JrPr:? V ''^ cj^-'r»-'! 4 "*,'^,g:??*',/'-j, , - 



8^8 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



the unes of sugar, coffee, stfeamships, utilities, etc. Un- 
der sueh circüninstances it is always difficult to secure 
adequata local backing for a mineral enterprise and still 
more áifficult to secure honest and capable technical advise 
and control. It is for these reasons that I feel many of the 
mineral possibilities of the Island wiJl have to be, at least, 
started under direct government supervisión, and some of 
them niay have to be retained under .such control throu<y- 
out thf ir entire lives. 

PORTLAND CEMENT — While on the Island E 
visited a large number of localities and took many samples 
of limestoneís and clay with the object to deterniining their 
utility m the manufacture of Portland coiueiit. Oidy a 
few of these samples have as yet been reported on; the 
remainder are still in the hands of the Burean of Standards 
at Washington and of the University at Puerto Rico. When 
the results are^all in hand I will prepare a sepárate report 
upon the cement possibilities of the Island. In order to 
meet an emergency, I have submitted, as of November 10, 
a statement covering my estimates of costos for a plant 
built near Cataño 'opposite San eluan and my estimates 
of the manufacturing costs at such a plant. 

As a general statement, however, it is safe to any that 
there are a large number of localities on the Island where 
cement manufacture could be undertaken so far as raw 
materials are concerned. Economic considerations, how- 
ever, limit these hundreds of possible localities much more 
closely, because, obviously, for a bulky product we most 
manufacture cióse to good transportation. My feeling is 
that regardless or whethcr the plant is owned by the 
government or buiit by a private concern it will almost ne- 
cessarily be placed on the south side of San Juan Harbor, 
and not very far f rom Cataño. Under such conditions, it 
will be profitable if some reliable person in the government 
service determine, is as quiet a manner as possible, what 
tracts of limestone and clay lands are available in the re- 
gión, and at w^hat prices. The matter of securing actual 
options can safely rest until the analyses are received, 
when we can fix the location more closely. But it would, 
obiou^ly, be extremely dangerous to have the Information 
broadcast that the limestone hilb near Cataño would be 
the base of our raw material supplies. 

CLAY PRODUCTS — The Island uses chiy products 
in a large way, ranging from common tile and brick up to 
household pottery. There are severa! small tile works al- 
ready established on the Island, some of which are still in 
operation. There is no great difficulty in securing supplies 
of good red-burning brick and tile clays; it is possible, 
indeed, that in the interior portions of the Island white- 
burning clays of higher grade may yet be found. But for 
our prcsent purposes the chief stress should be laid upon 
the extensión of ordinary brick, roof tile, drain tile and 
sewer pipe manufacture. These products will be used in 



increasing quantities and most of them will be used m con- 
nection with some government operation. 

While inthe Island. Mr. Bourne, Ilead of the P. R. E. 
R. A., a.sk me to go over the project of Mr. Aaronson whó 
is interested in establishing a government tile works near 
Kío Piedras. I visited the several possible localities with 
Mr. Aaronson and agree entirely as to the feasibility of 
inaking tile at those points. My suggestion is, however, 
jhat in building a tile plant, in place of building one large 
(stablishment to su])ply the entire Island, we keep in mind 
that transportation costs are high on products which are 
low píicoíl tor tlipir bulk, and that the breakage on such 
í'iay producís is vcry large, ín place of one large plant 
lopíifpcl in llic í^an Juan región I would, therefore, suggest 
that plants of about npial size be iocated near San Juan, 
Mayaguez, Ponce and perhaps other points which have a 
faii- local market and from which shipments could be made 
to sinaller towns. The entire amount of money involved is 
not serious; Mr. Aaronson, I believe, is asking that $25,000 
be set aside for the single large plant. I should think that 
three, or perhaps four, smaller plants could be constructed 
for not over that total, and that since there is no expert 
chemical control needed for such products, that one really 
highly trained technical superintendent could manage all 
of them, visiting each hi turn. With the exception of this 
correction a's to size and number of plants, the project 
scems to be entirely worthy of government, attention at the 
earliest possible moment. 

MINERAL PATNTS — Perhaps the most profitable 
small industry in relation of net returns both to capital 
cmployeJ and to cost of raw^ materials, is the mineral pig- 
ment industry. Groung dry colors sell in the mainland 
markets at from $20.00 per ton upward. In most cases, 
each can be produced at from $5.00 to $10.00 per ton ; and 
they are often made from very common and otherwi^e use- 
less raw materials, I feel that the Mayaguez District of 
Puerto Rico offers an unusual opportunity in this regard 
i\ud cannot stress too strongly my suggestion that the 
manufacture of paint be undertaken by either government 
or private interests. At he request of Señor Menéndez 
Hamos, I prepared, on November 12, a statement concern- 
ing the actual costs of constructing a paint mili, and I 
a])pend a copy of that to each copy of this report. 

The iron ores near iMayaguez are very high grade and 
exist in xery large tonnages, perhaps up to several hun- 
dred million tons. If, in the next decade, the world trade 
in iron should renew its growth there will undoubtedly 
come a time when these ores will be exported in the manu- 
facture of iron and steel. But, at the present time, the 
Steel trade is not in need of ores from new sources of 
supply, so I am not counting upon the development of the 
Puerto Rican iron ores as giving any help to the Island 
within the next ñve years. Under these circumstances, I 
am stressing the fact hat we can use several thousand tons 
a year of ores in a highly profitable way as a basis for 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PüEETO RtCO 



making good mineral pigmants already discussed. 

V 

SEA SALT — The Island of Puerto Rico does not con- 

í.ain any deposits of rock salt, but it has the possibiiity oí" 
making evapora tecl sea salt very eheaply owing the climatic 
conditions. At present, or in the very recent past, sea salt 
has been made at points on the south coast extending from 
Cabo Rojo, Parguera, Guánica, Ponee, Santa Isabel to 
Guayama; while at one point on the northwest córner of 
the Island near Isabela manufacturing still imports most 
of its fine table salts, and a large proportion of this coarse 
salts; while in the form of salted fish a still larger tonnage 
of salt Ls brought in from Nova Scotia and Newfoundland. 
ít is my feeling that tho trade in this commodity can be im- 
proved very easily in two directions — First, the pro- 
duetion of more salt on the Island should replace the salt 
Qow imported as sueh. Second, salts produced on the Is- 
land could profitable be shipped to Nova Scotia and New- 
foundland, the cliief sources of our salt fisch imports., 
neither of whicli British territories produce salt of their 
own. At present, the sources of supply for the industries 
are off lie Spanish coast and Turk's Island in the West 
Indies. íf we would introduce Puerto Rican salt to those 
í^orthem markets, we could receive in return erude gyp- 
Mim, wiiirli is pro'Juced abundantly in Nova Scotia and it 
oecM [is a!>;(> iii Newroiindland. This gy p.sum could be used 
both iii our ceinent mili aiul in the local manufacture of 
plaster and stucco producís. The chief advantage of the 
salt industi'v is, oí coiirse, that its raw material is simply 
oceau water and its fiud is simply the heat of the sun. 
I^uerto Kico natiually has enough of both. 

OTIÍER MINERAL PRODUCTS — In speaking at 
ieiiotli on tho four mineral products which have been dis- 
cussed, 1 do not intend to suggest hat there were no other 
mineíals on the Island whose dev.elopment may not reason- 
íibly be attemptc-e. í am strongly suggesting that these 
four presen t the most attractive features from he stand- 
point of f^ovemn-^rt ^:^r;^;iirenients and that their develop- 
ment shoidd be aided or accomplished first. 

At present, there is a modérate production of very 
high grade manga nese ore, a very small output of gold 
— and that about covers the actual mineral output of the 
island. In my judgment, the manganese shipments are 
likely 1o incrcase in futuro for, perhaps, the next ten or 
twenty years. it is possible that if a more careful study 
oí' the situation could be made I might suggest government 
aid merely to the extent of determining the location and 
í^iade of manganese deposits than those which are now 
woiked. As to gold, 1 have been the working at severa! 
points and agree entirely with Mr. H. D. Noble that a 
more extensive output could be .secured by very simple 
m.eans. I am not prepared, however, to recommend that 
Ihe goveinment go very far in direct operation of such 
de])osits, though 1 feel that supplying proper information 
and perhaps leasing some items of machinery to actual 



producers might be a justifiable govemiaent áct, botli írom 
the standpoint of expedieney and profit. ' As to eopper, 
leaS and zinc, the prospects do not seem to be worthy of 
lurther consideration a the present time. 

Among the non-metallic mineral products which it 
seems might be developed are deposits of tale, glass sand, 
and distimaceous earth and volcanic ash. Of these, I was 
able to visit a number of localities of the glass sand but 
the oíhers I have known oidy from samples at San Juan. 
My feeling, however, is that all four exist in commercial 
quantities and that their development could be undertaken 
with reasonable hope of success. In the lack of definite 
responsible technical control, I do not feel justified in re- 
commending that the government extend direct aid to 
prívate producers in any of these four possible mineral 
pi'oducts. Rut I feel that a tale grinding mili, which would 
not cost necessarily more than $10,000, would be a highly 
profitable investment for a prívate firm; and I certainly 
feel that the sand, volcanic ash and diatomsceous easth 
tieposits will have to receive our attention as soon as a ce- 
ment plant is built, since all three of them can be used 
in connection with that cement in the manufacture of 
superior grades of concrete. -• 

In closing this |)relinnnary report I thínk it my duty 
to cali attention to the fact that your mineral development 
will be retarded by the en iré lack of local experts on such 
matters. There are excellent civil and hydraulic engineers 
on the Island, there are expert sugar chemists and agricul- 
tural chemists. But 1 fio not thínk that, today, there i^ 
a single geologsit, mining engineer, metallurgist or mineral 
cliemist anywhere in Puerto Rico. This deficiency becomes 
serious if we are lo either put government money, or en- 
courage prívate capital, lo take part in the development 
of Puei-to Rican mineral resources. I feel that one of the 
fii>^t steps should be the organization of some simple tech- 
nical burean competent to take charge of such matters. It 
is not necessary, ñor ¡n(;eed desirable, to place such a bu- 
rean on a very extensive or permanent footing. My feel- 
ing is that it should be handlel in a rather simple and 
inexpensive fashion by temporary details from some of the 
maínland organízations and in case this suggestion meets 
with the approval of the Secretary I should be glad to 
place the idea in nu)re definite form. The present commi- 
ttee on mineral resources, which seems to be an entirely 
voluntaiy and unpaid organization, is composed of highly 
honorable and i)atriotic gentlemen. I feel that any of the 
smaller allotments which I have suggested for sueh things 
as gold mining and similar mining industries could be 
placed in the hands of Mr. W. D. Noble, Secretary of the 
committee, with absoluto safety. But I do not feel that 
the committee is at present equipped with eiher competent 
staff or adequate laboratories to do much mgre han act 
as stewards for such minor government allotments. I am 
personally very deeply interested in this whole matter and 






m 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



wñl be glad to discuss it further if it seems of interest to November 8, he asked me very specifically for an immediate 

statement regarding the eeiuent situation. Under those 
circumst anees I ha ve prepared the aceompany-ing state- 
iiieiit and am sending copy to you and to Dr. Gruening, in 
order that you may be at least equally well informed as to 



any of those higher in authority. 

Respectfully Submitted 



(sgd.) Edwin C. Eckel, 
Chief Geologist, T. V. A. 



TENNESSÉE VALLEY AÜTHORITY 
KNOXVILLE, TENNESSÉE 

November 10, 1934. 

Kis Excellency, 

The Governor, 

San Juan, Puerto Rico. 

My dear General : 

When I saw the Assistant Secretary of the Interior on 



what has been said so far. My personal feeling, from the 
interview, was that Mr. Chapman and perhaps Secretary 
Ickes were somewhat strongly inelined toward governníent 
operation and that they will examine any commercial 
offers very critically. But whatever you may decide I 
think you can feel assured that good and cheap cement can 
easily be made on San Juan harbor and T wish you every 
snccess in that matter. 

Thanking you for all the eourtesies extended during 
líiy visit in Puerto Rico and New York, I am 

Very respectfully, 

(Sgd.) Edivin C. Eckel, 

Chief Geologist. 



MEJORAMIENTO E N LA IN DUSTRIA FRUTERA 

Por H. T. Cowles, 
Profesor de Horticultura 



Uno de los entorpecimientos más- grandes con que el 
frutero se encuentra en su finca es el daño que hacen los 
insectos y enfermedades a la toronja. Se ha estimado que 
las pérdidas en las toronjas ocasionadas al disminuir la 
calidad de la fruta han llegado anualmente a la suma de 
$100,000 sin tomar en consideración la reducción en la 
eficiencia del follaje de los árboles atacados por el hongo. 
No importa lo bien que haya cuajado el fruto si las condi- 
ciones climatológicas son adversas, las frutas tendrán que 
venderse a muy bajo precio. Adoptando un plan deter- 
minado en el cual puedan asperjarse los árboles a su de- 
bido tiempo, muchos agricultores están haciendo un com- 
bate eficaz a sus enemigos. Por ejemplo, utilizando pul- 
verizaciones de caldo bórdeles, se puede dominar el hongo 
que causa la roña en algunas plantaciones de la costa nor- 
te. El período crítico es el intervalo entre la época de la 
floración y la época en que la fruta ha alcanzado un diá- 
metro de unos 3 cm. 

De acuerdo con las recomendaciones de los investiga- 
dores, el frutero puede producir una buena cosecha de to- 
ronjas mediante el uso de una solución de azufre con cal 
cuando se encuentra con el acaro en esta época del año. La 
concentración más propia para asperjar es una parte de 
solución de azufre con cal por 66 partes de agua. Se de- 
be aplicar la aspersión cuando hay pocos ácaros presentes, 



antes de que ocasionen mucho daño. Durante la presente 
cosecha, un frutero de Arecibo pudo obtener el noventa 
por ciento de su cosecha clasificada "U. S. No. 1'^, siguien- 
do un programa de aspersión para combatir los ácaros de 
lu toronja. La solución de azufre con cal ejerce solamente 
la mitad del efecto que puede tener la solución de caldo 
bórdeles, pero ayuda a reducir el daño que hacen las que- 
roí^as y los ácaros. También^ no causa una reducción se- 
vera en los entomomicetas que ayudan al agricultor a dis- 
minuir las plagas de queresas. 

Otro paso importante que pueden abordar los agri- 
cultores en el presente es la erosión de los suelos. Al 
ti abajo de evitar la erosión excesiva se le ha prestado aten- 
ción durante los últimos años ; mayor esfuerzo de parte de 
los agricultores de esta isla debe hacerse, si no se quiere 
que las fincas queden permanentemente estériles, debido a 
la pérdida del suelo superficial. Las generaciones venide- 
ras también necesitarán un terreno propio para los pro- 
ductos agrícolas. Hasta hace poco, solamente una peque- 
ña parte de la tierra bajo cultivo en las lomas se trataba 
de tal manera que se pudiera conservar la fertilidad para 
el futuro. Demostraciones de cómo hacer terrazas en Utua- 
do, San Sebastián y otros sitios se han repetido con entu- 
siasmo por* parte de agricultores progresistas. Después 
de demostrar que una inversión de $2.00 por cuerda en 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



901 



hacer terrazas para evitar pérdidas de terreno, un agri- 
cultor ha decidido preparar 27 más este año en un proyecto 
de 200 cuerdas. El valor de una inversión tan pequeña 
no se puede predecir pero es muy sencillo deducir que se 
puede esperar un aumento considerable en el valor y ferti- 
lidad de la tierra en 10 años. 

Otro método que puede adoptar el frutero es hacer qu4 
el agua corra por zanjas hechas de acuerdo con el contorno 
dei terreno, haciendo que el agua se empoce en sitios donde 
l)uedan recuperarse el cieno y humas que restan a la ferti- 
lidad si se pierden del terreno. El costo es solamente $4.00 
por cuerda y cuando se implante el sistema propiamente, 
se ayudará a contener el agua de fuertes lluvias durante 
la sequía de la primavera. 

Se está progresando en la introducción y desarrollo 
dé mejores variedades de vegetales y frutos para consumo 
en el hogar y para exportar al mercado neoyorquino. Has- 
ta hace poco, apenas se podía encontrar vegetales frescos 
y en abundancia en el mercado local. Ahora, tomates de 
buena clase, pimientos de calidad mejorada, habichuelas 



tiernas y abundantes repollos, como también otras hortali- 
zas, pueden encontrarse en nuestro mercado. Por medio 
de demostraciones en las sub-estaciones, el tomate *'Mar- 
globe'', el pimiento ''California Wonder'' y las habichue- 
las ''Bountifur^ han probado adaptarse bien a las exigen- 
cias del mercado. 

Al mismo tiempo nuevas variedades que prometan ha- 
cerse necesarias en el mercado, están siendo mejoradas por 
el Sr. Arturo Roque, en la Estación Experimental. El va- 
lor de una nueva variedad de berenjena resistente a la mar- 
cliitez puede alcanzar a miles de dólares. También está 
desarrollándose una variedad nueva de i)epinillo resistente 
al añublo que puede añadir como $50,000 al bolsillo del 
ao-ricultor en los próximos diez años. 

No se puede terminar esta breve reseña sin mencionar 
los trabajos importantes del Señor Seín, en el combate del 
gorgojo, mondando la base de la semilla, como también la 
ventaja del uso de abono para café })ara evitar la caída 
del grano, recomendado por el Señor Vicente Medina. 



¿Qué Beneficio Rinde la Sección de Agrología de la Estación 

Experimental de la Universidad de Puerto Rico 

al Pueblo de Puerto Rico? 

Por Juan Amedee Bonnety 
Agrólogo. 



La Sección de Agrología, creada en julio 1, 1931, tiene 
a su cargo el estudio de los suelos de Puerto Rico. 

Programa de Trabajo: 

El trabajo principal comprende dos fases: 
1 Cooperación en la clasificación científica de los sue- 
los de Puerto Rico (Estudio Edafológico). 
2 — Investigación técnica. 

ESTUDIO EDAFOLÓGICO : 



La clasificación científica de los suelos en unidades 
correspondientes es la base fundamental para llevar a ca- 
bo eficientemente una labor organizada sobre estudios téc- 
nicos relacionados con los suelos de labor. Una obra de es- 
ta magnitud e importancia requiere los servicios de una 
organización adiestrada compuesta de técnicos competen- 
tes con experiencia en esta materia. Afortunadamente, el 
Departamento de Agricultura y Comercio de Puerto Rico 
y la Estación Experimental Aerícola de la Universidad de 
P. R. vienen, desde 1928, realizando este proyecto con la 
cooperación conjunta de las centrales azucareras y terrate- 
uiente$ importantes del país, y de la División para Cla- 



sificación de. Suelos (Soil Survey), del Negociado de Quí- 
mica y Suelos, Washington, D. C. Esta División Federal, 
hábilmente dirigida y reorganizada por el Dr. C. F. ]^»Tar- 
but, autoridad mundial en suelos, posee un caudal de trein- 
ta y cinco años de experiencia que ha contribuido a adop- 
tar y perfeccionar un sistema científico y práctico para 
clasificar los suelos de labor. 

El mapa siguiente demue-stra el progreso del estudio 
edafológico desde 1928 a 1934. Cada área enumerada fué 
estudiada independientemente. Por considerarlo conve- 
niente, las secciones 1, 2, 3, 5, 8, 9, 13 y parte de la 7 han 
^ido englobadas en un informe parcial que se intitula: 
''Soil Survey of the North Coast Área, Puerto Rico." 

Como la información ofrecida por el estudio edafoló- 
gico es considerada como básica para llevar a efecto un 
l)rograma sobre la rehabilitación agrícola del país, el Se- 
cretario de Agricultura de los Estados Unidos ha asignado 
$15,000 del fondo de elaboración de azúcar de Puerto Rico 
para continuar durante este año (1935) el estudio edafo- 
lógico. En la actualidad, seis técnicos federales bajo la 
dirección del señor R. C. Roberts, se encuentran adelantan- 
do estos estudios, en la región occidental que desde Cabo 
Hojo - Añasco se extiende al interior. Se estima que con 



902 



.ÜEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



una asignación final de $20,000 se cubrirá toda la isla de 
Puerto Ricd en 1936. 

¿ Qué beneficios ofrece al pueblo de Puerto Rico, el es- 
tudio edafológico? 

Friynero. — Según progresa el trabajo en las zonas es- 
tudiadas, vamos recibiendo mapas o informes preliminares 
sobre la extensión y descripción de los tipos de suelos en 
la región. Oportunamente toda la información obtenida 
en cada región se englobará en una publicación final conte- 
niendo la clasificación, descripción y distribución én ma- 
pas, de los varios tipos de suelos en Puerto Rico. Como ca- 
da tipo de suelo tiene su correspondiente color en el ma- 
pa, se hace fácil su identificación y extensión. El infor- 
me abarca todos aquellos factores que tienen una relación 
íntima sobre la formación de los suelos y sus pasibilidades 
agrícolas tales como : el clima, topografía, profundidad del 
suelo, geología, presencia de sales nocivas a la vegetación, 
drenaje superficial y subterráneo, posibilidades de riego, 
cosechas, erosión, etc. 

Segundo.— Beneficia a los técnicos agrícolas porque 
les facilita el poder aconsejar a los agricultores sobre aque- 
llos problemas que afectan a los suelos y sus cosechas. El 
técnico tiene al instante información precisa sobre los suelos 
de la región de donde parte la consulta. Aquellos resulta- 
dos experimentales y observaciones de índole práctica-eco- 
KÓmiea obtenida en una región de suelos conocidos pueden 
aplicarse a otros sitios similares. Las Estaciones Experi- 
mentales de la Universidad de P. R., del Gobierno Federal, 
y de las Centrales Fajardo y Aguirre, llevan a cabo sus 
ex])erimentos de abonamiento, cultivos y variedades, a ba- 
se de la clasificación hecha en el estudio odafológico. Mu- 
chas centrales y colonos planean sus prácticas agrícolas a 
base del estudio odafológico. La División de Suelos y 
Cosechas del Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de 
la Universidad de Puerto Rico, utilizan los datos del estu- 
dio edafológico en las cátedras de suelos y agronomía. 

Tercero. — Ofrece al agricultor información sobre los 
ti[)0s de suelos en su finca y le brinda oportunidad de com- 
parar su experiencia agronómica con otros agricultores que 
tienen suelos similares a los suyos. Presenta al comprador 
una información valiosa sobre el valor de los suelos en la 
finca que interesa comprar. 

Cuarto. — Facilita una tasación más juiciosa de la fin- 
ca para los efectos de contribución o hipotecas sobre la pro- 
pieJad. De esto pueden dar fe la División de Tasación del 
naneo Federal de Baltimore en P. R., y la División para 
la Clarificación de la Propiedad del Departamento de Te- 
sorería. 

Quinto. — Es de inestimable valor para la confección 
de informes y estadísticas agrícolas, sociales, económicas, 
etc. Es la base para el catastro de Puerto Rico. La Sec- 
ción de Economía Agrícola de la Universidad de P. R., 



utiliza el estudio edafológico como base fundamental para 
los estudios económico-agrícolas de las fincas pequeñas del 
país. Es digno de mención el caso específico de las reco- 
mendaciones de suelos apropiados para riego, en el Dis- 
trito Adicional para Riego de la Costa Sur. La Hon, Co- 
misión de Riego nombró asesores técnicos al Sr. Luis A. 
Serrano, Director de la Subestación Experimental de Isa^ 
hela, y al siiscribiente. Comentando el informe presenta- 
do por los asesores técnicos sobre el reconocimiento, a base 
del estudio edafológico, hecho en el campo durante el mes 
de octubre 1934, el Secretario de la Hon. Comisión de Rie^ 
go, nos escribe en carta fechada diciembre 5, 1934: ''La 
labor de los Técnicos ha sido estimada grandemente poi" 
los Miembros de la Comisión de Riego y ha servido de base 
para realizar una selección consciente de las. tierras que 
han de formar el Nuevo Distrito de Riego." 

t^exto. — Sirve de base para demostrar al mundo ex 
1 erior que estamos organizados agrícolamente sobre una ba- 
^e sólida y científica al nivel de los últimos conocimientos 
sobre la agricultura científica. De esto pueden dar fé va- 
rios delegados técnicos que representaron a su país en el 
Congreso Internacional Azucarero llevado a cabo en San 
Juan de Puerto Rico en marzo 1932. Copiamos del infor- 
me presentado por el Dr. W. W. C. jMoir a la Asociación 
de Técnicos x\zucareros del Ilawaii en octubre de 1932: 
''Through the hel]) of the P>ureau of Chemistry and Soils 
of the U. S. Department of Agriculture, the Insular Ex- 
})eriment Station's soil department has been conducting a 
soil classification :survey along the lines of that started and 
foUowed by the U. S. Department of Agriculture through 
the work of Dr. C. F. Marbut. This classification seems to 
í'urnish one of the finest bases for land taxation yet put 
í'orward and on that point alone it reeommends itseli: lo 
US very highly. This is a project that should be given 
üul' most earnest consideration." 

La Sociedad Industrial y Agrícola de Punite-A-Pil re, 
Uuadalupe, nos escribe en carta fechada febrero 4, 1935. 
reconociendo el valor inestimable de la información de sue- 
los, a base del estudio edafológico, que dimos a sus ins- 
pectores agrícolas señores Jantet y Portal, en su inspec- 
ción de estudios sobre la fase agrícola de la caña de azúcar. 

INYESTIG ACIÓN TÉCNICA: 

La Sección de Agrología ha tenido a .su cargo el si- 
guiente programa técnico: 

1 — Análisis químico de las muestras de su(^los <iue 
envía el personal que tiene a su cargo el estudio edafológi- 
co de Puerto Rico (1931-1935). 

2. — Adaptación de métodos rápidos para reducir e^ 
tiempo que toman ciertas determinaciones en el proyecto 
i. (1931 -33). 

3. — Estudios de nitrificacióri en varios tipos de sue- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



903 



los de Puerto Rico (1931 - 1934). 

4. — Estudio del suelo en una plantación típica de ca- 
fé. (1933-1934). 

5. — Estudios sbore la solubilidad de los fosfatos y 
la síliea en suelos situados a diferentes elevaciones. (1934- 

PUBLICACIONES 

Los resultados obtenidos en el proyecto II aparecen 
publicados como sigue: 

Bonnet, J. A. and Villamil, F. A. Research on sliort- 
ening time without affecting the accuracy of Dyer's modi- 
fied metliod for determination in soiLs, of phosplioric acid, 
lime and potash soluble in eitric acid solution. J. Dept. 
Agrie, of P. R. 17 (4). 1933. 

Los resultados obtenidos en el proyecto III, sobre ni- 
trificación de suelos, aparecerán en el número de abril, 
1935 del *^ Journal of Agriculture of the University of 
P. 11.'' 

Un informe sobre los datos analíticos de los tipos de 
suelos en la costa norte de P. R. (proyecto I) ha sido en- 
tregado a la División del Soil Survey, Washington, D. C, 
para ser insertado oportunamente en la publicación final 
del estudio edafológico. 

Los resultados obtenidos en. el proyecto IV, sobre (*«- 
tu ¡ios del suelo en una plantación típica de café, han si- 
d oinformados a los especialistas de café, en Fomento Agrí- 
<roia y Estación Experimental. 



¿ Qué beneficios aporta al pueblo de Puerto Rico, esos 
estudios técnicos? 

Aparte de los beneficios de índole científica que esos 
estudios de investigación aportan a la Ciencia Edafológiea 
podemos enumerar los siguientes beneficios al pueblo de 
Puerto Rico. 

Primero. — Es de suma importancia süplementar las 
observaciones hechas en el estudio edafológico con infor- 
mación química adecuada para obtener luz sobre la defi- 
ciencia o suficiencia de elementos químicos necesarios pa- 
ra el crecimiento de las cosechas ; ])reseiieia o ausencia de 
acidez o alcalinidad excesiva que puede ser i)er judicial a 
una cosecha determinada ; arastres interiores de los ele- 
mentos químicos; relación del análisis ([uíniico del suelo 
con el clima, etc. 

Segundo. — La adopción de métodos analíticos cortos 
y precisos economiza tiempo al personal técnico y dinero 
a la Institución. 

Terceío. — Los estudios de nitrificación nos indican si 
es conveniente usar el sulfato de amoníaco como abono en 
ciertos tipos. (le suelos de Puerto Rico. 

Cuarto. — Los estudios de la solubilidad de fosfatos y 
h) sílice soluble en suelos situados a diferentes altitudes 
se hacen con el propósito de determinar un índice de rela- 
ción entre los arrastres de estos ciernen ios de la altura a 
.sitios (le niveles intermedios hasta los llanos. 



THE MAGNETITE DEPOSIS NEAR HÜMACAO, PUERTO RICO 

By R. J. Colonij,^' Member A. I. ^I. E., and //. A. Meyer- 
hoff,-\- Associate Member A. I. M. E. 

(New York i\leeting, February, 1935) 



Deposits of iron are widely scattered in the folded 
Cretaceous rocks and the associated igneous intrusives of 
Puerto Rico. Most of them are too small for commercial 
development, but a few have aroused spme scientific and 
economic interest, among them the large body of residual 
limonite at the west end of the island near Mayaguez 1-6 
and the mixed hematite and magnetite deposit on the sou- 
thern slopes of the Sierrade Cayey, about four miles north 
of xYrroyo. 7-9 Neither of these orebodies has been devel- 
oped. ñor hace investigations of the widely distributed de- 
posita of magnetite, which include all the remaining oc- 
currences of iron deserving of economic eonsideration, 
proceeded beyond the exploratory stage. 

With the possible exceptioíi of the mixed deposit near 
Arroyo, the magnetite is directly associated with andesitic 
and dioritic intrusives, whioh invade the Cretaceous rock 



section, and the bulk of it, occurring in calcareous sed- 
iments, is clearly of contact-replacement origin. The small 
dei)osit on Río Portugués, north of Ponce, is found in a 
limestone band near its contact with an andesite dike. 10-lJ* 
Two deposits of undetermined valué flank the Utuado dio- 
rite batholith; one, on Monte Morales near Utuado, at the 
northern margin of the intrusión; the other, on the Alto 
de la ..Bandera between Adjuntas and Jayuya, along its 
Southern contact with the Cretaceous sedimentary section. 
By far the largest series of magnetite deposita is periphe- 
ral to the San Lorenzo diorite, which outcrops over 180 
square miles in southeastern Puerto Rico and extends to 
the neighboring island of Vieques. A band of stratified 
tuffs, shales and thin limestones roughly parallels the 
ncithern edge of this intrusivo, and contact phenomena are 
conspicuous along the entire length of the belt, a matter 



"^i^^m^^^^T^n^^W ■- ' 



904 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



of 20 miles in Puerto Rico, and more than 50 if its ex- 
tensión into Viequcs is taken into account. 

Within this contaet zone there are more than 20 
bodies of magnetite, all of which occur in the calcareous 
strata, and several of the deposits associated with the two 
thickest limestone horizons are of modérate size and of 
excellent quality. They have attraeted some attention, 
and 30 years ago, shortly after the American oecupation 
of Puerto Rico, they were studied carefuUy; but plans 
made for their exploitation never materialized. Satisfaet- 
ory royalties could not then be arranged with the property 
owners, and the engineering reports diverged widely on 
tonnage estimates. Finally, when the control of the com- 
pany changed hands, the project was allowed to lapse, and 
it ha« never been revived. In 1932, shortly after its or- 
ganization, the Committee on the Mineral Resources of 
Puerto Rico made a brief examination of the more im- 
portant magnetite deposits, with the cooperation of F. W. 
Ijee of the Bureau of Mines. In connection with the invest- 
iagtion, a cursory field study was made 12 of a deposit 
south of Humacao at the eastern end of the belt, and, in 
contrast with the geographically associated bodies of mag- 
netite, it was found to be a deposit of magmatic type, with 
f eatures of suf ficient interest to warrant a study apart 
from the routine classification accorded the other deposits. 

Geology of Humacao District 

Humacao, the largest town in eastern Puerto Rico, is 
on a broad alluvial plain, which overlaps the northeastern 
córner of the San Lorenzo batholith. The iron crops out 
on the ridge that forms the southern boundary of the 
alluvial flat, about one mile south of the town and less 
than one-half mile west of the highway to Yabucoa. It 
lies some 500 yd. south of the Roig sugar mili (Central 
Ejemplo) and is easily accessible from the cart roads that 
thread the adjacent cañe fields. The ridge rises abruptly, 
though somewhat irregularly, above the alluvium to an 
approximate elevation of 600 ft., and it ascends with sim- 
ilar abruptness above the higher rolling country to the 
south. It strikes east and west, disappearing toward the 
east in the broadening alluvial plain, and merging about 
a mile to the west with the elevated surface of the Sierra 
de Cayey upland. 

It is not, however, a normal spur protruding from 
the upland, for it differs from the many neighboring 
spurs in its comparativo isolation and in its length. The 
linear trend of its relatively level crest suggests a sediment- 
ary structural control such as characterizes hte magnetite 
hills in the sedimentary belt to the north and west. The 
. suggestion is misleading, for the ridge, like the other hills 
in the región, is composed of ma^ssive, granitoid igneous 
rock, in which the elements of structural control are entire- 
ly lacking. Its topographic prominence is due, none the 
less, to differential weathering and erosión; for the ridge 
coincides with the areal limits of the magnetite, and its 
prominence reflects the slow deeomposition of the iron 



and torrential wash of the normal ifneous materials on 
oxide, in comparison with the rapid partial decomposition 
every side. The phenomenon, indeed, is the usual one in 
Puerto Rico, where the rate of weathering and erosión is 
determined in large part by the relativo solubilities of the 
rock-forming minerals. For this reason the iron deposits 
generally produce conspicous topographic forms wherever 
they are exposed to the direct action of the atmosphere 
and rain. 

General Geologic Setting. — The general geologic set- 
ting of the región surrounding the Humacao deposit is 
dominated by the San Lorenzo batholith. 13 The portion 
of the batholithic intrusión that outcrops on the Puerto 
Rican mainland is rougly rectangular in shape, with an 
axLs of elongation that trends northwest-southeast, in gen- 
eral conformance with the orogenic structures of the Cre- 
taceous rocks. The intrusive itself is a médium to moder- 
ately coarse granitoid rock with the mineralogic composit- 
ion of quartz diorite. The quartz, however, is a variable 
component, and there are many places within the área of 
outcrop in which the rock might more appropriately be 
classified as diorite. Fettke has noted other variations, 
wherein the normal plagioclase — usually andesine or lab- 
radorite — becomes subordinate to the accessory orthoclase, 
and the rock assumes the aspect of a bornblende granite; 
or wherein augite takes the places of the typical dark 
brown-green hornblende. Regional differentiation within 
fairly broad mineralogic, yet relatively narrow chemical 
. limits, is thus a common feature of the intrusive, but the 
extreme variation that led to the differentiation of the 
Humacao iron deposit is distinctly exceptional to the gen- 
eral range. 

San Lorenzo Batholith. — The San Lorenzo batholith 
forms the soútheastern shore lino of Puerto Rico, extend- 
ing from the mouth of Rio Humacao, on Vieques Passage, 
to the port of Patillas on the Caribbean. The front that 
faces the sea is broken by many alluvial re-entrants like 
the one. at Humacao, and its continuity is further inter- 
rupted by two series of sligtly younger granitoid rocks, 
which Fettke has" named, in the order of their intrusión, 
the Yabucao granite and the Patillas quartz monzonite. 14 
13oth form a series of isolated stocks and apophyses sit- 
uated at, or near, the margins of the batholith. The 
gianito is cliaracterized by a*coarse texture and an almost 
complete absence of ferromagnesian components. In some 
local ities the quartz and oi'thoclase are micrographically 
intergrown; in others micVoperthitic intergrowths of or- 
thoclase and plagioclase are found. There are no expos- 
ures of Yabucoa granite in the immediate vicinity of the 
Humacao ridge; the nearest lie three miles to the south 
and east, and another isolated exposure is about four miles 
to the north. Occurrences of the quartz monzonilc are 
considerably more remote, and for this reason the souc 
alaskite-aplite dikes which cut the rocks associated with 
tho magnetite deposit are believed to have been conneeted 
either with the granitic phase of post-San Lorenzo in- 
ti-usion, or with the gabbroie a.northosite-pyroxeniíe dif 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



905 



l'erentiate series, as an end-stage concentration residuum. 

Intruded Stratigraphic Secti(m.\ — The granitoid fa- 
vaded a thick section of Upper Cretaeeous rocks, which axe 
clominantly voleanic in character. They are exposed in 
llie hills that bound the Humacao alluvial plain on th^ 
north, and extend from this point tq the north coast of 
the island without interruption, save for a few dioritic 
stoclís, apophy«es and dikes, not to mention the reeent 
fluvial ísediments which locally bury them. 

The section is approximately 9000 ft. thick in this 
tuffs at the base, foliowed upward by a stratified series of 
part 01 Puerto iíico. 15 It consists of 5000 ft. of massive 
tuits, ash, ashy shales and two interbedded limestone form- 
ations. Anciesite and felsite ñows and siils are commonly 
mtrecalatea with the stratified formations, and at one hor- 
izon they reach a thickness of 500 ft. or more. Their max- 
mium üeveiopment is attained in the área lying immediat- 
ely to the north and east of Humacao. Dikes and irregular 
mastíes of andesite porphyry cut the section but in turn 
are truncated by the San Lorenzo diorite and the young- 
er granitoid intrusives. 

In the neighborhood of Humacao the stratigraphic 
siieeession is far from ciear. The locality is near an Up- 
per Cretaeeous voleanic vent, from which flows and shal- 
iow intrusives were promiscuously introduced into the 
section at every horizon. During the closing stages of 
eruptive activity, vigorous folding and some thrust fault- 
ing occurred, which was immediately succeeded by the 
series of magmatic invasions already described. Contact 
metamorphism obscured the sedimentary structures and 
converted the ñows and pyroclastic materials to an aggre- 
gate of chioritized rock, in which flow structure and undest- 
royed fragmental textures supply occasional clues regard- 
ing the nature of the original materials ; but in some ca^es 
oven the microscope cannot penétrate the metamorphic 
ciisguises the formations have assumed. Only the lime- 
stones and certain of the shales have retained their ident- 
ity, despite the süicification of the latter and extensive sil- 
ication and mineralization of the former immediately north 
üf the intrusivo contact. 

Contact Ores. — Although the Upper Cretaeeous sect- 
ion is not directly related to the problem of the Humacao 
magnetite, it acquires pertinence because of the fact that 
magnetic iron*ore was also introduced into the limestones 
at several points along the northwestern and northeastem 
margins of the San Lorenzo batholith. 16-19 The sedim- 
entary members come into direct association with the 
(iiorite 011 these two fronts and, notwithstanding a rough 
I)arallellism between their strike and the trend of contact, 
the intrusive cuts irregularly across the strike, penetrating 
uow one formation, now another. Where the diorite im- 
})inges upon the limestone, the latter has been altered to 
aií aggregate of silicates, including garnet, epidote, chlor- 
ite, amphibole, pyroxene and tale; but magnetite does not 
appear, except in minor quantities wáth hematite, short 



of a mile from the actual contact ín any of the orebodies. 
The stratigraphic distance between iron and intrusive, as 
measured across the dip of the formations, is in most 
instances considerably less, and in one of the deposits in 
Barrio Collores de Piedras, the mineralized limestone i» 
separated from the iutrusive by as little as 600 or 700 ft. 
of tuff . 

Table 1. — Analyses of Contact Ores 



San Miguel 

Iron Ore 

Las Piedras, 

P. R. a 

Fe203 72.500 

FeO : 19.671 

Si02 5.300 

A1203 tr. 

CaO 0.271 

MgO 0.402 

P205 0.056 

S 0.008 

C02 tr. 

Cu 0.000 

IÍ20 (combined) 1.790 

II20 (free) 

99.998 
Metallic iron 66.05 



Esperanza 

Ore 

near Juncos, 

P. R. b 

73.30 
17.82 
4.82 
1.22 
0.30 
0.35 
0.054 
0.03 
0.00 
tr. 
1.83 
0.17 

99.894 
65.17 



a Analysis by Pattison and Stead, Middlesborough, England. 
b Analysis by Edward Riley, London. 

The magnetite of contact origin makes its first appear- 
ance in the range of hills south of the Caguas-IIumacao 
highway about four miles east of Caguas, where it forma 
a broken chain of deposits stretching eastward for 12 
miles along the border of the batholith. At the easter;^ 
extremity of the magnetite belt, two parallel series have 
been formed in he two limestone horizons; but the more 
northerly band, best developed near the village of Torres, 
is comparatively remote from the intrusive, and the miner- 
alization is si)otty and limited in extent. The eastérnmost 
of the contact deposits lies less than 4 miles due north of 
the Humacao occurrence; and, despite radical genetic dif- 
ferences in their modes of origin and the inevitable cont-- 
rasts in their mineralogy and chemistry, the two types 
are clasely related in the time of their formation, and 
l)resumably they drew upon the same magmatic sources 
for their iron. Unfortunately it is impossible to compare 
the two varieties chemically, for only two complete analy- 
ses of the contact ore are available (Table 1)^ and the 
analyses of the Humacao ore are partial (Table 2). One 
outstanding point of difference is the abscnee of titanium 
in the contact samples. 



Pül?^ 



906 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Table 2. — Analyses of Humacao Samples 

Samples a 
4 12 3 



Si02 75.38 

A1203 14.49 

Fe203 0.49 

FeO 0.11 

MgO 0.14 

CaO 1.45 

Na20 7.17 

K20 0.06 

H20 0.56 

Ti02 



12.66 20.22 20.82 78.83 



0.93 



1.63 



2.36 5.35 



a R. B. Ellestad, analyst. 

4. Soda alaskite-aplite dikes, cutting the rock associated with 
the ore. 

1. Gabbroic anorthosite, base of magnetite ridge. 

2. Hornblendic gabbro, 150 ft. above base of ridge. 

3. Hornblendic pyroxenite, 250 ft. above base of ridge. 

5. Ore : magnetif erous pyroxenite, 400 f t, above base of ridge. 

Local Geoíogic Features, — The Humacao orebody 
occupies a position cióse to the northern edge of the bath- 
olithic intrusive and the contact with the Cretaceous rocks 
presumablj lies a short distance beyond the base of the 
ridge, buried-beneath the Recent alluvium. A scant half 
raile to the east, an isolated hill of metamorphosed tuff 
rises from the fluvial debris, separated from the diorite ex- 
posures on the Yabucoa road by 250 yd. of river sediments. 
Still farther east the hills that fringe the Humacao plain 
are faced by a thin band of altered tuffs, which preserve 
some vestige of an original sedimentary habit. Like all 
the Cretaceous strata immediately northeast of the bath- 
olith, they strike west-norhwest (N.57''W.) and dip moder- 
aely rfortheastward into the broad synclinal fold th;at 
separates the massive igneous rocks of the Sierra de Cayey 
Tipland from the highly folded and compressed sediments. 
of the Luquillo Mountains. The contact is also exposed 
on the outskirts of Humacao, on the northern side of the 
valley. 

At the latter point, 1 1|4 miles north of the magnetite 
deposit, the quartz diorite is normal, save for conspicuous 
chloritization, which gíves it a strong greenish tint. South 
of the magnetite ridge, within 3|4 mile of the deposit, 
the intrusive is also normal, but it is notably deficient in 
quartz. From both these localities the diorite becomes in- 
creasingly gabbroii toward the iron deposit, and to the 
south the numerous exposures along the Yabucoa road off er 
an excellent opportunity to study the progressive changes. 
Quartz completely disappears, and augite becomes first an 
aecessory and then the dominant ferromagnesian mineral, 



while the hornblende becomes less conspicuous. The ex- 
'tinction angles of the plagioclase, in sections perpendicular 
to the albite twinning, likewise increase from 26'' to 34% 
in responso to a modérate increase in the calcium content 
of the feldspar. 

At the magnetite ridge the best exposures are on the 
northern side, for in this direction the relief between ridge 
crest and valley floor is greater, and the steeper slope 
produced has proved less hospitable to vegetation. The 
exposures have undergone considerable weathering, but 
not enough to obscure the identity of the minerals or the 
textural features of the intrusive, which becomes increas- 
ingly coarse toward the orebody. Guilles provide a few 
obtained. Prominent in the dark-hued and weathered 
l'resh exposures, from whielí satLsfactory specimens were 
gabbroic country rock are a few lenslike alaskite-aplite 
dikes, the freshness and light color of which provide a 
striking element of contrast to their more somber lithologic 
associates. The dikes are irregular both in trend and in 
thickness, but none of those seen exceeds 20 in. from wall 
to wall. Most of them exhibit gentle to modérate inclinat- 
ions and severa! were observed to intersect. 

(To be continued) 



Manuscript received at the office of the Institute Oct. 23, 1934. 

* Associate Professor of Geology, Columbia University, New 
York, N. Y. 

-¡- Associate Professor of Geology, Smith College, ' Northamp- 
ton, Mass. 

1 C. R. Fettke and B. Hubbard: The Limonite Deposita of 
Mayagüez Mesa, Porto Eico. Trans. A. I. M. E. (1919) 61, 97. 

2 G. J. Mitchell: Geology of the Ponce District, Porto Eico. 
Síientific Survey of Porto Rico and the Virgin Islands (1922) 1, 
292-294. 

3 L. A. Smith: World Production and Eesources of Chromite. 
Trans. A. I. M. E. (1931) 387. 

4 Committeo on Mineral Eesources of Puerto Eico Eept. No. 
1.. 2-5. San Juan, P. E., 1933. 

5 H. A. Meyerhoff: Geology of Puerto Eico. Univ. of Puerto 
Eico Mon. 1-B (1933) 134—136; 146—148. 

6 H. A. Meyerhoff: Tron in Puerto Eico. Rcv de Obras Pú- 
blicas do Puerto Eico (1934) 11, 108—709. 

7 C. E. Fettke: Geology of the Humacao District, Porto Eico. 
Scientific Survey of Porto Eico and the Virgin Islands (1924) 2, 184. 

8 Eeference of footiiote 4. • 

9 H. A. Meyerhoff: Eeferences of footnote 5, 132; footnote 
6, 707—708. 

10 G. J. Mitchell: Eeference of footnote 2, 292. 

11 H. A. Meyerhoff: Eeference of footnote 6, 706. 

12 By W. D. Noble and H. A. Meyerhoff, respectively secretary 
and geologist of the Committee. 

13 C. E. Fettke: Eeference of footnote 7, 153—161. 
14. C. E. Fettke: Eeference of footnote 7, 159—163. 

15 H. A. Meyerhoff and I. F. Smith: Geology of the Fajardo 
District, Porto Eico. Scientific Survey of Porto Eico and the Virgin 
Islands (1931) 2, 268—269. 



jüN 1 o ^9^^ 



REVISTA DE- 
OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 



AÑO XII 



MAYO, 193 5. 



No. V. 




h'dip'cio (Iv o/iciiKis 1/ Idhoroforios de la Ksiadón. ExiuiimcnlaJ de Puerto luco del Departamento de 
Af/rieulfura de /o^- Jí,st(td(>.<! Unidos, que es leeiiui y eoopera eon el Colegio de Agrieultura y Artes Me- 
eáúicd.s de la l'uiversidad de Puerto Ilieo. 



Sucesores 
de abarca 

INGENIEROS CONTRATISTAS 
iMiramar — Santurce — Puerto Rico 



Taüeres de Maquinaria, Fundición, Calderería y ' 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
Eléctricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks. 
Válvulas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Schieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Thermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas, Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 

Consulte ^u problema con nuestros técnicos. 



PORTO E 




1 

Ll 



VAPORES CORREOS AMERICANOS 

El más eficiente y rápido servicio de vapores en- 
tre New York y Puerto Rico para el transporte 
Je pasajeros y carga. 

I referido por su experiencia durante 40 años de 
servicio sin isiterrupción. 
Para informes diríjase a: 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

708 Canal Bank Building, New Orleans, La. 

Foot cf Wan Street, New York, N. Y. 

Muelle No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico. 



THE SHELL Co. I.P R.l Ltd. 

OFFICES: SAX .]VA\. POXí^l], .AIAYACFP^Z, CACTAS, AKFCTBO 

PETROLEUIVI PRODUCTS 



FUEL OIL 

DIESEL OIL 
GAS OIL 

MOTOR GASOLINE 

AVL^TION SPIRIT 
KEROSENE 

LUBRICATING OILS 

LUBRICATING OREASES 
ASPHALT 

FLY SPRAY 












RE¥ISTA®EaBEñ\S PeBLICñS 



,Ta RIO 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



AÑO XII 



MAYO DE 1935. 



No. V. 



ñRÍ 



El Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas 

Por II. G. Parkinson, Decano 914 

Nuestros Agrónomos: Su lahor y cargos 

Por Luis A. Izquierdo, Profesor de Agro- 
nomía ^15 

Ingeniería Civil 

Por C. Calor Mota, Jefe del Departamen- 
to de Ingeniería Civil 917 

Ivgenicros Mecánicos 

Por Luis Steffaui, Profesor Ingeniería 
Mecánica 918 

Ingeniería Electricista 

Por M. A. Wiewal 919 

Treinta años de Fitopatología en Puerto Rico 

Por Bafael A. Toro, Profesor de Botánica 920 

La Enseñanza Vocacional Agrícola 

Por Nicolás Méndez, Entrenador de Maes- 
tros de Agricultura Vocacional 921 

Trabajo Demostrativo en el Hogar en P. R. 

Por Mary E. Keown, Directora Auxiliar 

del Servicio de Divulga€Íón Agrícola 922 

Nuestros Químicos Graduados 

Por Marcial K. Díaz ^23 

Puerto Rico Ahora y Entonces 

Por Frank D. Gardner, Jefe, Dept. Agro- 
nomía, Penn. State College ^24 



Cooperación entre la Estación Experimental i/ <l 
Colegio de Agricidtura 

Por Athcrton Lee, Director de la Kst.'icióii 
Exp. de P. R. del Dept. de Agricultura de 

Estados Unidos 025 

El Trabajo de Fomento Agrícola en Puerto luco 
Por M. F. Borrus, Director Seivicio de Di- 
vulgación Agrícola 928 

Anaplasmosis 

Por Dr. A. Alvarez, Catedrátic-o de Vete- 
rinaria 92í) 

El Mejoramiento del Ganado en Puerto Rico 

Por Samuel Basherov, Profesor de Gana- 
dería ^-^1 

Relación de Trabajos Entomológicos I mporfaulcs 
hechos en Puerto Rico 

Por G. N. Wolcott, Entomólogj Kst. Kxp. T)32 
Necesidades del Mejoramiento 

¿Qué beneficio rinde la Sección de Astrotogía de la 
Estación Experimental de la Universidad de 
Puerto Rico al pueblo de Puerto Rico/ 

Por Juan Amedee Bonnet, Astrólogo 934 

El Instituto de Ingenieros en el Colegio de Agricul- 
tura y Artes Mecánicas en Mayagüez el 10 de 
mayo de 1935. 

Por Dr. Julio B. Ortíz, Decano 935 



I 



Nuestra Suprema Ambición: 



Servir eficientemente, con seguridad y rapi- 
dez al público; . '■ 



Nuestra Amable Súplica: 



Pedir la cooperación del público hacia un posi- 
ble mejor servicio; 

Si nuestra amable súplica es acogida por el 
público, habremos realizado nuestra suprema 
ambición. 



WHITE STAR BUS UNE, Inc. 





POR 
TELEFONO 
LAS MILLAS 
^SE MIDEN 
ÍU MINUTOS 






USI LARGA DISTANCIA 



PmtT« IUC« TELEPIléME GVHPAMIf 



lEVflSTA DE ©El AS PUEL 







PUERTO meo 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Deparlamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Publicas; para fomentar las industrias 
e impulsar el arte de construir. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



Director : 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$6.00 



Enicrcd as second class matter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Pnst Office iinder the Act of March 3, 1879 



AÑO XII 



MAYO DE 19:^5. 



No. V. 



EDITORIAL 



La lievista do Obras Priblieas dedica este número 
a la Escuela de Agricultura e Ingeniería, en Mayagüez, de 
la Universidad de Puerto Rico, bajo la dirección en la ac- 
tualidad del decano II. G. Parkinson. 

Esta edición está dirigida por el Comité de Relacio- 
nes Púbicas de dicha escuela, cuyo presidente es el profe- 
sor Ignacio L. Torres. 

Aparecen en ella varios artículos técnicos escritos por 
miembros de las diversas Facultades del Colegio. 

La Revista se propone, en números sucesivos, dar 
cuenta de los trabajos que se están realizando por la Comi- 
sión (^e Ingenieros, nombrada en la reunión que se cele- 
bró en el Colegio de Agricultura, el día 10 de mayo, para 
discutir con la Facultad de Ingeniería la naturaleza de los 
problemas económico-administrativos en la profesión; y 
la conveniencia de incluir en los cursos de esludios el cur- 
so o cursos que la práctica y las necesidades locales acon- 
sejen. 



Esta reunión de Ingenieros de distintfis clases, a la 
cual asistió el Comisionado del Interior, los Ingenieros de 
su Departamento, los profesores de la EschíIm de Mayagüez 
y varios Ingenieros dedicados a trabajos particulares, fué 
iniciada por el profesor Don Julio P>. Ortíz, Decano del 
Colegio de Administración de la Universiihid de Puerto 
Rico, en Río Piedras; y el profesor V. Cnlov Mota, Jefe del 
Departamento de Ingeniería Civil, y en (^lla discutieron 
ampliamente los temas propuestos. 

La Revista de Obras Públiccis abrirá un concurso en- 
tre los estudiantes para adjudicar un ])remio al mejor 
tiabajo sobre las plantas económicas y sue\),s (k la Isla; 
los cultivos que deben fomentarse; y las principales indus- 
trias que tienen en nuestro me;li(> campo apropiado. El 
plan completo se dará a conocer mas adelante, invitando 
a los alumnos a escribir y enviar sus escritos a la Revista 
para publicarlos, durante los meses del próximo curso. 



914 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



EL COLEGIO DE AGRICULTURA Y ARTES MECÁNICAS 

El Verdadero Exponente de una Inversión Provechosa 

de dinero 



Por //. G, PARKINSON, 
Decano, Colegio ele Agricultura y Artes Mecnuieas 




H. G. Parkinson, 

Decano, Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas, 
Maya g Hez. 



Cualquier Institución sostenida por fondos públicos 
debe rendir tal cantidad y calidad de servicio a la comu- 
nidad, f|ue justifique la inversión de dinero destinada a 
Ru sostenimiento. Los diversos artículos que aparecen en 
este número de la ''Revista de Obras Publicáis'' señalan 
en parte la naturaleza y el valor de los servicios presta- 
dos por el Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas al 
pueblo de Puerto Rico. 

Las posibilidades latentes para la isla son numerosas. 
Su desarrollo económico-industrial en los últimos vointi- 



cjnco años ha sido sorprendente y sirve para demostrar 
que existen mm verdaderas promesas en reserva. 

Los servicios del C\)legio de A-i'ieulíura s(^ reaHzan 
])or medio de sus tros divisiones priiiei])a]es : la enseñanza, 
la (iivulgnción y l^i investigación. Frejite a ca 'a una de 
estas divisiones se hallan pei-sonas capacitadas y eficientes. 
La Rstación Expei-imental Federal (pie colinda con el 
Colegio es una lusíitneión de importancia la cual labora 
C]i estrecha cooperación con el primero. 

Durante el presente aüo se organizó el ''Comité de 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



915 



Nuestros Agrónomos: Su Labor y Cargos 



Por Lws A. Izquierdo, 
Profesor (lo Agronomía. 










Clase de Agrónomos 1935. 

Desde el año 1915 en que se graduó la primera clase En el [)resente artículo no pii ton''('nioi rcs.'ñar la 

de agrónomos del Colegio de Agricultura y Artes Mecáni- historia del (iesarroUo de nuestro (V)eg¡() eu su Kinia agrí- 

cas, hasta el presente, esta Institución lia dado al país un ^^^.j.^ ^^, ^^^^^ limitaremos exelusivcimnite a ñinv lo-; servicios 

caudal de 186 graduados do Bachiller en Ciencias Agrí- '••,•] ^ i , , i 7 

^ t, .... «..!„„,, mas significados (jue sus agronoiíU)s lia van {)r(,;1a(!o dentro 

colas No se incluye la clase que esta próxima a graduar- i n . i 

se en el cursante año y que asciende más o menos a treinta y ^^^^'^r. del j^aís, los cuales puenen menciouar.se como una 

graduandos. justificación al dinero que invierte el Puí^b'o d(- Puerto 



Coordinación Agrícola" con el i)ropósito de proyectar un 
plan adecuado para coordinar e integrar las funciones de 
todas las instituciones agrícolas de carácter técnico en la 
isla. Este comité se dividió en catorce sub-divisiones pa- 
ra estiuliar los siguientes ])roblemas: La Agricultura en 
la Zona Cafetera; La Agricultura en las Tierras Margina- 
les Dedicadas a la Caña de Azúcar; Producción de Arroz; 
Industrias Agrícolas; La Agricultura en la Región de Isa- 
bela; Producción do Habichuelas; Problemas Tabacaleros; 
Problemas de la Industria Animal; Problemas de la Ca- 
ña de Azúcar; Problemas Fruteros; Estudios de los Sue- 



los; Nuevos y Prometedores Cultivos; Cooperación en la 
Com])ra y Venta de Pro iiictos Agrícolas y Estu;lio Social 
de las Zonas Rurales. Después de lieclio el estudio de ca- 
da uno de estos problemas, los distintos subcomités seña- 
laron la necesidarl f'e la investigación y el mejoramiento 
do las i)rácticas relaciona ^ns con los ])roblemas menciona- 
dos. 

Es de esperarse que bajo la citada organización se fa- 
cilitará el estudio y solución de los problemas agrícolas en 
beneficio del país. 



916 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Rico en sostener esta dependencia de la Universidad de 
Puerto Rico. 

En la actualidad el mayor número de los graduados 
del curso de agricultura se hayan repartidos en servicios 
oficiales y privados en la forma siguiente : 



Departamento de Agricultura y Comercio 17 
Educación Vocacional Insular 36 
Departamento de Educación de Puerto Rico 3 
Servicio de Divulgación Agrícola Cooperativo 34 
Estación Experimental (Río Piedras) Uni- 
versidad de Puerto Rico 11 
Estación Experimental Federal (Mayaguez) 1 
Servicio de Bosques Insular 6 
P. R. E. R. A. (División de Agricultura) 21 
Departamento de Sanidad de Puerto Rico 2 
Agricultural Adjustment Adm. 1 
Universidad (Catedráticos) 6 
Servicio de Cuarentena Federal 3 
Tasadores de Banco Federal 1 
Compañías Azucareras de Puerto Rico 11 
Empresas Privadas del País 13 
Estudios Edafológico (Universidad en Co- 
operación con el U. S. D. A.) 1 
Servicios en países extranjeros : 
Empresas i^rivadas, servicios del Gobierno y 
enseñanza 13 

Citaremos a continuación algunos de los servicios más 
importantes que nuestros graduados en agricultura han 
prestado en su país y*en el extranjero. 

En caña de azúcar, la labor de los agrónomos, se rela- 
ciona principalmente con las enfermedades conocidas por 
mosaico y gomosis, la cual es digna de mención. Por varios 
años constituyeron una verdadera amenaza para la in- 
dustria azucarera. Dichas enfermedades hoy no son un 
problema grave, gracias a las variedades resistentes intro- 
ducidas y producidas en el país, y además a las nuevas 
prácticíus agrícolas adoptadas. En este único aspecto, en 
un área bajo cultivo que sólo aumentó má^ o menos cua- 
renta y tres mil cuerdas desde el año 1915 hasta el pre- 
sente, la producción subió de 346,490 toneladas a un mi- 
llón de toneladas de azúcar aproximadamente. En taba- 
co, se han hecho estudios en diversos problemas ; pero prin- 
ci])almente en el dominio de determinadas enfermedades y 
además en mejoramiento por cruces y selección de las va- 
riedades en cultivo. Idéntica labor se ha conducido con 
berenjenas, pepinillos y otros vegetales comerciales. Como 
resultado de estas invesigaciones podemos asegurar que 
dentro de poco tiempo los agricultores podrán obtener se- 
ncillas de variedades resistentes al mosaico del tabaco, mar- 
chitez de la berenjena y añublo del pepinillo. 

En dos aspectos básicos para el mejoramiento de la 
ganadería en Puerto Rico, han cooperado los graduados 
de agricultura de una manera sobresaliente en su labor 
en el Servicio de Divulgación Agrícola. Nos referimos 



a la introducción y propagación de las yerbáis forrajeras 
Guatemala, Elefante y Yaraguá. El otro caso se refiere 
al dominio de ciertas enfermedades, tales como ántrax, 
carbunclo sintomático y parásitos internos y externos en 
el ganado vacuno; cólera en los cerdos y cólicos (Botuliji- 
mo) en los caballos y mulos. 

La práctica en el uso de abonos se ha extendido con- 
siderablemente debido a trabajo experimental de campo 
con materias fertilizantes ; y a la divulgación de los cono- 
cimientos así adquiridos, entre los agricultores por medio 
de los agentes agrícolas. Muchos cultivos rinden actual- 
mente beneficios económicos al agricultor gracias en parte 
ai uso inteligente de los abonos. 

Una de las labores de más mérito llevada a cabo por 
los agrónomos del Colegio en el desemi)efio do sus cargos 
oficiales, fué la rehabililació]! de fincas agrícolas, después 
de los desvastadores ciclones conocidos por ''San Felipe" 
y "San Ciprián." A ese trabajo se debe mayormente que 
las fincas de café se hayan repuesto con prontitud y que 
este año las ])lantaciones ofrezcan una cosecha casi tan 
buena como la que iba a recolectarse el año en que ocu- 
rrió el primer ciclón, 1928. 

La defensa y protección de los cultivos principales 
del país ha estado a cargo del ''Servicio de Sanidad Ve- 
getal", cuyos agentes en su mayoría son hombres gradua- 
dos del Colegio. De no haber existido dich© servicio, po- 
siblemente se hubieran introducido en el país enfermeda- 
ó.eí^ e insectos capaces de haber arruinado nuerstra agricul- 
tura en poco tiempo. 

Otra labor valiosa para el agricultor que ha prestado 
el gobierno por medio de los agentes y demás personal, es 
la inspección de los abonos comerciales, alimentos para 
ganado e insecticidas. Por ese medio se evita el que los 
agricultores puedan ser engañados por los comerciantes 
poco escrupulosos. 

En la rama de la Educación Vocacional, como tam- 
bién en los servicios de "Divulgación" y de "Rehabilita- 
ción" agrícola es donde se emplea un mayor número d© 
nuestros agrónomos. 

En la Escuela Vocacional la labor es muy extensa. De 
acuerdo con informes del Departamento de Educación, en 
las "Segundas Unidades Rurales" pasa de 5,000 el nú- 
mero de niños y adultos que reciben enseñanza agrícola, 
trabajo este, a cargo principalmente de nuestros gradua- 
dos en agricultura. 

Entre otros valiosos servicios que prestan al país, no 
debemos dejar sin mencionar los siguientes: (1) Campaña 
garrapaticida, (2) cuarentenas contra la oruga rosada del 
algodón, (3) destrucción de palmas atacadas por la enfer- 
medad "Pudrición del Cogollo" (bud-rot) y conjuntamen- 
te, destrucción del escarabajo; (4) campaña contra las en- 
fermedades e insectos del guineo, plátano y batata. El tra- 
bajo de reprensión de la cochinilla de los agrios es una de- 
luostracióu convincente en cuanto a la efectividad de la« 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



917 



• • • 

• • • 



ingeniería civil 



• • • 

• • • 



C. Calor Mota, 
Jefe del Departamento de Inge- 
niería Civil. 



Desde su fundación, el Colegio de Agricultura y Ar- 
tes Mecánicas de la Universidad de P. 11., ha graduado 
ciento dos ingenieros civiles en Mayaguez, incluyendo la 
graduación de VJ']4. Sólo uno, ha fallecido, y los demás 
se encuentran consagrados en diferentes actividades pro- 
pias de la profesión do ingeniei'ía civil. Algunos de éstos 
trabajan cou ol (Jobieriu> Federal de los Estados Unidos, 
después de- haber aprobado satisfactoriamente los exáme- 
nes corre.s[)Oiulicntes en diferentes ramos de la carrera. 
Otros han trabajado con el de])artamento de ingeniería 
de la ciudad de New York, y actualmente uno trabaja con 
el departamento de obras públicas del Estado de New 
York, en la construcción de puentes, como ingeniero auxi- 
liar. Otros han salido para Sud América, trabajando en 
la construccióii de edificios, puentes y otras estructuras; en- 
contrándose uno en Venezu.ela, debidamente autorizado pa- 
ra ejercer la profesión, después de a{)robar las o])Osiciones 
reglamentarias. 

Debido a que la Universidad de P. II. está reconocida 
como una iiLStitución acreditada, por la American Society 
of Civil Engineei^, (Sociedad Americana de Ingenieros 
Civiles) de los Estados Unidos, nuestros graduados del 
departamento de Ingeniería Civil no encuentran muchas 
dificultades en conseguir trabajo en los Estados Unidos, 
con entidades u oficinas privadas de ingeniería, o con el 
gobierno, pues nuestro curso comprende un programa de 
asignaturas que se compara favorablemente con el de los 
colegios acreditados de ingeniería de los Estados Unidos. 
El carácter bilingüe que se da a lui estros cursos hace po- 
sible que nuestros graduados puedan trabajar con éxito 
no sólo en los Estados Unidos, sino que también en la Amé- 
rica española. 

Más de un noventa i)orciento de nuestros graduados 
del curso de ingeniería civil están colocados en Puerto Ri- 
co, ocupando puestos de responsabilidad en el gobierno y 
en actividades privadas. El departamento del Interior del 
gobierno de Puerto Rico que se encarga del proyecto y cons- 
trucción de obras de carácter público, tales como acueduc- 
tos, alcantarillados, obras de regadío, puentes, carreteras, 



edificios i)úblicos, etc., absorbe la mayoría de nuestros in- 
genieros civiles. En este departamento nuestros gradúa-, 
dos han demostrado satisfactoriamente su preparación aca- 
démica y sus aptitudes. Hay un buen número ocupando 
puestos importantcfí, como el de ingeniero a cargo de acue- 
ductos y alcantarillados; ingeniero de proyectos de puen- 
tes; ingeniero residente; superintendente del sistema de 
riego de Isabela ; ingenieros auxiliares de construcción, 
etc. En los últimos diez años nuestros ingenieros civiles 
han tomado i)arte activa en los })royectos y construcción 
de obras públicas realizados por el gobierno insular. En la 
actualidad todos están trabajando en oficiuas técnicas del 
gobierno insular, municipal, y oficinas del gobierno fe- 
deral. 

. En las actividades fuera del gobierno trabajan como 
ingenieros civiles de centrales azucareras, como contratis- 
tas; uno es administrador de una central azucarera; y dos 
enseñan ciencias y matemáticas en escuelas bajo la direc- 
ción del Departamento de Instrucción Insular, y tres, ca- 
tedráticos de ingeniería. 

La peispectiva que se i)resenta. i)ara los ingenieros 
civiles es verdaderamente halagadora, ya que un vasto plan 
de obras públicas se dcísarroUará por el gobierno en los 
Estados Unidos y en Puerto Rico, que exige el empleo de 
un buen número de técnicos, y al mismo tiempo propor- 
cionará trabajo a tanto desempleado que ha traído la de- 
presión. Este programa de obras públicas es de tal mag- 
nitud que durará un período no menor de cinco años, tiem- 
po en que la iniciativa privada continuará el desarrollo de 
otras obras, ya que la depresión no ha podido infiltrar con- 
fianza en la inversión de capital privado. 

Las potencialidades económicas de Sur América que 
sólo espera capital privado y de los gobiernos para su des- 
arrollo, proporcionará otro vastísimo plan de obras públi- 
cas en donde el ingeniero civil es indispensable. El porve- 
nir para lo§ ingenieros civiles en la América sajona y la- 
tina es brillante, para lo cual el departamento de ingenie- 
ría civil está preparado para afrontarlo con éxito. 



campañas citadas en la represión de insectos perjudiciales 
y otras enfermedades. 

La labor de nuestros agrónomos no se ha limitado a 
Puerto Rico solamente. En las Universidades de Norte 
América han demostrado su buena preparación, triunfan- 
do brillantemente al emprender estudios superiores. En 
América Latina, especialmente en Colombia, Venezuela, 



Panamá, Ecuador, Perú, Santo Domingo y Cuba, con el sa- 
tisfactorio trabajo que hacen tanto en los servicios oficia- 
les como en emprcsa.s privadas, han proclamado la eficien- 
cia de la enseñanza del Colegio de Agricultura y Artes 
Mecánicas de Mayaguez. Eso ha contribuido grandemente 
para que constantemente aumente el número de estudian- 
tes Sud-americanos en nuestra Alma Mater. 



918 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



INGENIEROS MECÁNICOS 



Por Luis Steffani, 
ProEesor Ingeniería ■\[ecánica. 




Clase de Inrjcnícros Ij'uÓ. 



El Coleólo ha estado ^n-aduando estudiantes del curso 
de Ingeniería Mecánica desde el año 1918, y hasta la fecha 
liay un total de cincuenta y siete graduados, de los cua- 
les, la gran mayoría está trabajando en la isla y otros ocu- 
])an ])uestos de imi)ortancia en el extranjero, principal- 
mente en las Islas Vírgenes y Venezuela. 

En el año 1927 el muiiero de graduados ascendió a 
nueve, debido a la falta del equipo de laboratorios propios 
para hi instrucción en asignaturas del tercer y cuarto año. 
La mayoría de los estudiantes de Ingeniería Mecánica es- 
taban aquí por uno o dos años y luego iban a terminar sus 
estudios en Universidades de los Estados Unidos. Siendo 
ei Colegio de Ingeniería, i)ara esa fecha, una institución re- 
cientemente fundada, era natural que dominara una opi- 
nión general en favor de los Ingenieros Mecánicos gradua- 
dos en el extranjero; sin duda alguna, nuestra institución 
tampoco podía ofrecer para aquel entonces, grandes faci- 
lidades al estudiante. Sin embargo, los nueve Ingenieros 
Mecánicos que no pudieron ir a terminar sus estudios fue- 



ra de este Colegio tuvieron que ser estudiantes brillantes, y 
tuvieron (jue estar llenos de deseos irresistibles eu conti- 
nuar sus estudios ])ues ai)esar de todas las dificultades con 
que se tropezaron los vemos hoy tan competentes Ingenie- 
ros Mecánicos como los mejores que tenemos graduados de 
otras Universidades. Princii)almente, al esfuerzo y éxito 
de ellos unidos al magnífico equipo de laboratorios con que 
cuenta ahora el Colegio, la opinión general que domina 
actualmente es muy distante a la que dominaba en el año 
1927. Los Ingenieros Mecánicos graduados en este Colegio 
tienen hoy las mismas, sino mayores, oportunidades para 
conseguir empleos que los graduados de Universidades de 
Estados Unidos, y ésto no es solamente aquí i)ues es así 
también en países de Sur Anu'^rica. 

En realidad, muy pocos son ya los estudiantes que sa- 
len de la Lsla a hacerse Ingenieros Mecánicos en el extran- 
jero; y si antes se iban muchos porque no querían gra- 
duarse en el Colegio, hoy los pocos que se van, en su ma- 



KEVTSTA DE OP.KAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



919 



Ingeniería Electricista 




Laborüiorio de Ingenie ría IJleeíricisfa. 

El t!(^i)?n'íniiieiUo de lii,ueiiuM*ía EU^ctrieista os el más 
joven (le los do iii<ÁOiiioría, y sus <z'ia<] nados, ])or lo tanto, 
no han teni\) t"uMn])0 ann para lle^^ar a oenpar puestos de 
im})oiianeia. Jjos prinu rox <^raduados de esto departamen- 
to salioíon en VJIV2. J-lsta primerri oíase oonsistió de dos 
estudiantes. l)es(]e entonóos so^jaii «^'raduado oinoo más, 
haoiendo un total de siete g'radiuidos en este dei)artamen- 



to hasta, la Fooha. De astos, cinco trabajan en su ramo. 

Las miras de este departamento no están, por lo tan- 
te,, (u el j)asa/o sino en el futuro. En Puerto Rico hay bas- 
tante oampo para ingeniemos electricistas. Dicho campo no 
es solamente extenso hoy en día, sino (pie indudablemen- 
te irá en aumento. La creciente electriñcaci()n de las cen- 
trales azucareras; el aumento en el aprovechamiento de 
las fuerzas hi loohkdricas de la isla y la electrifícación ru- 
ral sei'án fa 'oi'(s (pie contribuiíáii a un jj^ran aumento en 
la dtmianda para dicho tipo de in<reiueros. 

La falta (\(' ellos ha resultado en (^ue, en el pasado, 
puestos (pie normalmente hubieran sido ocupados por in- 
genieros electrioisas han sido ocupados por ingenieros me- 
cánicos, o civil(\s ; aun por individuos sin preparación ade- 
cuada en ingeniería. 

Esta situación naturalmente, tendrá que cambiar. En 
el futuro, cuan lo se necesiten ingenieros electricistas lo 
más probable será (|ue haya graduados del CoU^gio capaci- 
tados para llenar dichos puestos y no habrá (pie recurrir, 
como en el pasado, a otras ramas de ingenieros o a los lla- 
mados hombres prácticos. 

M. A. Wiewal 



yoría lo hacen porepu^ (pucM'CJi graduarse aun(]uo no sea 
9n el Cok glo. 



ningún caso más de seis años de trabajo fuera del Colegio 
y ncocsai lamente constituyen un factor ntievo en el cami)0 
de Ingeniería Me<iánica en la is'a. El desarrollo de este 
nuevo grupo de Ingenieros (\s ya sorprendente pues ocho 
de ellos son actualmente jefes ingenieros en ('(mtrales y 
Planta>' Eh'otricas, treinta son segundos ingenieros princi- 
palmente en Central(\s y talleres m(H'ánicos, otros son pro- 
fesores y vaiios trabajan más bien como higeniemos Civiles 
(pie como AL^cánicos, demostrando así ({ue han recibido 
nucí ])roi)aiaci(5n (jue les facilita el hacerse compc^t entes en 
diversos campos de la Ingeniería. Hay centrales en la is- 
la donde trabajan tres Ingenieros Mecánicos gradua:los del 
Colegio, hay talleres de mecánica de importancia donde 
iiab'ijan cuatro, unos a cargo de diseños, otros en monturas 
(•o ma(piinaria y edificios, otros en fundición, los hay tra- 
bajando en líneas de ferrocarril, en trabajos con maquina- 
ria de combustión interna, tomando parte en diseño de 
modernas Plantas de Luz y Fuerza, en construcciones de 
acueductos, en plantas de refrigeración, etc. 
La mayoría de los íugonioros .\Looáiiioos graduados El que este^» al tanto de las actuaciones de este grupo 

arpií, cuarenta y seis de un total de cincuenta y siete, se do principiantes i o ne^cesita ser muy optimista para tener 
han graduado en las olas(\s del 1^2^ al 1934 inclusive; los fó en (pie los ingenieros graduados de este Colegio, serán 
graduados, casi en su totalidad, no tienen por lo tanto en líderes en el desarrollo industrial de la isla. 




Central de Fuerza IVceiriea y Lahoraforio de 
Meeánica. 




920. 



ÍÍEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



TREINTA ANOS DE FITOPATOLOGÍA EN PUERTO RICO 



Por Rafael A. Toro, 
Profesor de Botánica. 



Desde que se iniciaron en Puerto Rico las investigacio- 
nes sobre las enfermedades de las plantas y los métodos psr- 
v'¿ combatir los or^ranismos responsables de ellas, se han 
veniLO publicando, periódicamente, en el país y en el ex- 
tianjeio, los resultados obtenidos en dichos estudios. El 
pi'e.sente i abajo tiene por objeto resumir dicha labor. 




InuL/nadero. 

El primer informe sobre enfermedades de las plantas 
cu Puerto Rico apareció en el Boletín No. 7 de la Estación 
Ex])erimental Federal, localizada en Mayao^üez. Al Dr. 
O. L. Fawcett le cupo la gloria de publicar dicho trabajo. 
Por los laboratorios de esta Estación han pasado hombres 
de verdadero calibre científico, quienes han dejado tras sí, 
una gran acumulación de datos relativos a las enf erme ^.a- 
dcs que atacan a nuestros cultivos. El trabajo clásico de 
Bi andes sobre el ^^mal del guineo", el de Thomas sobre 
e^ ciclo evolutivo de las royas y el de Tucker, sobre las 
especies de Phytophtohora son testigos elocuentes (> la 
Uiquietud científica que animó a dichos hombres en la bús- 
queda y solución de nuestras problemas fito.])atológicos. 

No menos interesante y, quizás, de mayor ])rovecho 
por el aspecto práctico de sus resultados, ha sido la labor 
de la Estación Experimental, en Río Piedras. El descu- 
brimiento en la isla del ^'matizado" y su desaparición por 
r«e:lio del cultivo de variedades resistentes ha devuelto 
a la agricultura del país con creces todo el dinero gastado 
en el sostenimiento total del Departamento de Agricultu- 
ra. En este trabajo colaboraron ambas Estaciones y todas 
las Instituciones interesadas en la explotación de la caña 
de azúcar. La ''gomosis" es otra enfermedad que fué 
combatida con variedades resistentes. En la Central Co- 
lumbia, en Maunabo, se logró duplicar la producción, cuan- 
do los estragos de la gomosis amenazaban destruir las plan- 



taciones. Ambos problemas han sido definitivamente re- 
suelto?-: en Puerto Rico. 

Las enfermedades de la caña que aun nos quedan por 
vencer son la pudrición seca del cogollo, la mancha roja de 
la hoja y la enfermedad de la raíz. La naluraleza del 
organismo patógeno, y el total de factores comi)lejos que 
gobiernan el ('esarroLo de los ]nirásj[0s eu la.:, úl limas ]rvA 
sido las causas ])rincipales que han ( emora ^o la solución 
de estos problemas. Los nombres de Tvlalz y Cook ed:arín 
sjcmi)re asociados con los ])i'()blem;;,s v c la ])aiol()í',la de la 
caña en Puerto Rico. 

Dos hijos de esta tierra, graduadas de nue:^1ro Cole- 
gio, jóvenes que van a la vanguardia del e^eniinío cientí- 
fico del ])aís, raros en esta épo.^a de })olitiquería, han de.d- 
ca'o todo su tiempo y entusiasmo al estudio y solución de 
los i)roblemas fitopatológicos. No' la y Rociue, ([ue son lo.^, 
jóvenes a quienes me refiero, han hecho posible la conti- 
nuación del cultivo de ciertas plantas, mellante el cruce y 
la fijación de caracteres deseables, logrando organismos 
resistentes o inmunes a determinadas enfermedades. La 
obtención de una variedad de tabaco inmune al matizado, 
de una nueva berenjena resistente a la marchitez, v de un 




En el centro, variedai de herengena sitccpiih'e a 

marchiiez. Ambos lados, híbrido resis- 

ienie por el Sr. Roque. 

pepinillo in:^iferente al mildiú dan prueba de la alta ca- 
pacidad de nursti'a juvenud cuando ésta es debidamente 
orientada por derroteros científicos. 

Tal es, en breve síntesis, el desarrollo de la fitopato- 
logía en Puerto Rico. C^on el descubrimiento de variedades 
resistentes a determinadas enfermedades, se ha conribuído 
al bienestar de la isla de una manera práctica y evidente. 



REVISTA DE 0RRA8 PUBLICAS DE PUERTO RICO 



921 



La Enseñanza Vocacíonal Agrícola 



Por Nicolás Méndez, 
Entrenador de maestros de agri- 
cultura vocaeional. 



La enseñanza vocaeional se inició en Estados Unidos 
en el año 1917, cuando por virtud del acta ''Smith-Hu- 
^•hes ' ' se hizo posible el desarrollo del programa que tanto 
auge ha dado a la agricultura, las industrias y la economía 
c'oméstica. Los objetivos que persigue este programa son 
variados y están orientados hacia la triple finalidad de 
formar mejores agricultores, artesanos más competentes en 
su oficio y amas de casa más eficientes. La instauración de 
la enseñanza vocaeional es el resultado del deseo por demá^ 
sensato de adaptarnos a las nuevas exigencias de la época 
en que vivimos. Educadores como Prosser y Alien de- 
finen la educación moderna en la siguiente forma, ''Edu- 
car es preparar al individuo para que se adapte más fácil- 
mente a las exigencias de la sociedad en que vive y traba- 
ja". También añaden, ''La educación vocaeional forma 
parte de las experiencias que capacitan al individuo para 
un trabajo remunerador. " Las escuelas vocacionales se 
han establecic'o tomando muy en cuenta estas normas y de 
ahí que hoy día sea su divisa: "Aprender a hacer ha- 
ciendo." 

Fijémonos, aunque sea brevemente, en la fase agrí- 
cola del programa, ya que es ésta la que más nos interesa. 

La educación vocaeional se extendió a nuestra isla en 
el año 1932 y la semilla, ])or así decirlo, cayó en el fértil 
jeaie.o de nuestras Segundas Unidades Rurales, medio de 
condiciones favorables ])ara su germinación y desarrollo. 
Des -e aquella época hasta la fecha la planta ha fructifi- 
cado y hemos recogido con satisfacción gran parte de la 
cosecha. 

Comprende la educación agrícola vocaeional las si- 
guientes actividades: (1) Clases diurnas, (2) Clases inter- 
mitentes y (3) Clases nocturnas. 

(1) Clases diurnas: Clases regulares diurnas para 
estudiantes de las escuelas vocacionales mayores de 14 años 
con aptitudes para la agricultura y cuyas aspiraciones 
sean las de establecerse en el futuro como agricultores. Los 
cursas de estudios los formula el maestro con relación a los 
intereses agrícolas de la comunidad, y es indispensable 
que cada alumno tenga por lo menos un proyecto agrícola 
en su casa, o participación en los que se desarrollen en la 
finca escolar. Estos proyectos agrícolas están bajo la es- 
tricta inspección del instructor de agricultura ; y a la vez 
que constituyen el trabajo de práctica que apunta nuestra 
divLsa, sirven de iniciación a la vida de los futuros agri- 
cultores. 

(2) Clases intermitentes: Clases organizadas para 
jóvenes de la zona rural que por una u otra causa hayan 



abandonado las aulas y que trabajen en tareas agrícolas. 
La edad para este grupo fluctúa i)or lo regular entre los 16 
y los 21 años; y no hay razón para (pie permanezcan olvi- 
dados por la escuela. A la vez que so les a liestra en las 
faenas agrícolas típicas de la comunidad, se ](^i^ enseña asig- 
naturas relacionadas con la agricultura, tales como conta- 
bilidad agrícola, inglés y aspañol comercial, con el propó- 
sito de hacerlos buenos agricultores y mejores ciudada- 
nos. 

(3) Clases nocturnas: Son clases organizadas para 
adultos, en que el instructor enseña una serie de lecciones 
re'.acionadas con una empresa agrícola de interés común 
para el grupo de estudiantes. Este tipo de clases rompe la 
monotonía de la pregunta y la respuesta y enfrasca a lo.s 
alumnos en discusiones provechosas sobre el j)roblema o 
problemas a discutirse. El instructor actúa como arbitro 
y su deber es solamente orientar la discusión y decidir en- 
tre las conclusiones a que llegan los agricultores cual es la 
raás recomendable. Bajo estas circunstancias los alumnos 
olvL.an que están en una escuela. El intercambio de ex- 
periencias ocurrido durante la discusión constituye de por 
^ í una enseñanza muy provechosa y a la vez interesante 
l)ara ellos. A veces el valor social de estas reuniones es 
tan grande como su vaor e lucativo. 

Para dar una ideal del alcance de nuestro programa, 
(leseo hacer constar que la matrícula en nuestras distintas 
actividades en este año escolar es ai)roximadamente la si- 
guiente: 



Clases diurnas 
Cia,;es intermitentes 
Ciases nocturnas 



4()()0 estudiantes 

625 estudiantes 

1200 estudiantes 



Seiia injusto terminar estas breves notas a propósi- 
to ío la enseñanza vocaeional en Puerto Rico sin hacer men- 
ción de uno do los factores sin los cuales el buen éxito has- 
ta ahora alcanzado hubici-a sido casi impotable. Nos re- 
ferimos, desde luego, al personal docente que encontramoís 
disponible gracias al Colegio de Agricultura y Artes Me- 
cánicas, que a través de su breve existencia ya ha dado 
frutos de madurez. Sus graduados se encuentran tanto en 
las plazas burocráticas del Departamento de Agricultura, 
como eñ el campo de la enseñanza vocaeional. Especial 
preparación en métodos y organización de este tipo de es- 
cuelas ha convertido a los que a la enseñanza se han de- 
dicado en auxiliares indispensables para la buena marcha 
y el feliz éxito que ha^ta hoy hemos logrado, 



922 



- "' REVISTA DE OBRAb PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Trabajo Demostrativo en el Hogar en P. R. 



Por Mary Ellen Keown 

Directora auxiliar del servicio de Divulgación 

Agrícola. 



El trabajo Demostrativo en el Hogar es una de las 
dos divisiones del Servicio de Divulgación Agrícola en P. 
R., el cual fué establecido en Julio 1, 1934 como organiza- 
ción permanente en la isla, y sujeto a las disposiciones de 
un convenio cooperativo hecho entre el Departamento de 
Agricultura de los Estados Unidos y el Gobierno Insular 
de P. R. 

El Servicio de Divulgación Agrícola tiene a su cargo 
la responsabilidad del trabajo en el hogar campesino para 
ayudarlo a usar más ventajosamente los recursos de la co- 
munidad rural. 

Es el deber de los empleados de este Servicio, proveer 
a los campesinos necesitados, la información má^ moderna 
y verídica que se pueda obtener de todas las fuentes, acer- 
ca de agricultura y Economía Doméstica y además inter- 
pretar esta información en forma práctica, que pueda así 
ser utilizada inmediatamente por el agricultor o los miem- 
bros de su familia. En síntesis, el Servicio de Divulga- 
ción ofrece los medios al campesino para que éste se ayude 
a sí mismo. 

Los Agentes Agrícolas locales trabajan con los hom- 
bres y jovencitos en las fincas, prestándoles ayuda en cuan- 
to a conocimientos prácticos ; mientras que los Agentes lo- 
cales de demostración doméstica trabajan particularmen- 
te con las mujeres y niñas para cooperar en sus esfuer- 
zos de mejoramiento y desarrollo completo del hogar cam- 
pestre, a fin de que éste sea un sitio más agradable para 
tocios los miembros de la familia. 

El trabajo Demostrativo en el Hogar se lleva a cabo 
en Puerto Rico por medio de sus agentes situados en va- 
rios distritos de la isla. Estos agentes locales asignados a 
secciones determinadas son dirigidos por la Oficina Cen- 
tral y a la misma son responsables en sus trabajos Demos- 
trativos. 

To:los los empleados son graduados de Colegios re- 
putados, que han recibido instrucción especial en Econo- 
mía Doméstica y que además cuentan con ex])eriencia y 
conocimientos prácticos de la vida rural. El beneficio de 
sus enseñanzas y Servicios están al alcance gratuito de 
cualquier persona que lo desee. 

Los Agentes de Demostración Doméstica en sus horas 
fijas de oficina atienden las visitas y consultas de todas 
aquellas amas de casas interesadas en su labor; pero la ma- 
yor parte del tiempo lo emplean fuera de la oficina en los 
hogares y comunidades rurales, ayudando al campesino en 
h*, solución de sus problemas. 

El programa de trabajo para Demostración Domésti- 
ca en Puerto Rico, como en todas partes, depende de las 
Receíiidades y deseos de los agricultores. A medida que Ioí^í 



agentes desarrollan su labor en las comunidades, se com- 
penetran de la necesidad del campesino y ajustan su pro- 
grama de acuerdo con dichas necesidades. 

El Servicio está basado principalmente en la enseñanza 
por medio de la demostración. Toda mujer o niña que 
dxsee aprovecharse de la ayuda del Agente de Demostra- 
ción Doméstica y decide hacer una ^^demostración" en 
cualquier a.specto de mejoramiento en su liogíir, sólo nece- 
sita pedir la cooperación necesaria de dicho agente en su 
distrito. Esta demostración puede relacic ¡:arse con el 
huerto, crianza de aves, cocina, nutrición, enlatado, costu- 
ra, embellecimiento y mejoramiento del hogar o cualquier 
otra de las muchas actividades en que las mujeres de las 
zonas rurales están o deben estar interesadas. 

El resultado obtenido en los trabajos de esta cla.se lle- 
vados a cabo en muchas partes, justifica la implantación 
de nuevas y útiles prácticas en los hogares para mejorar la 
vida del campesino ])uertorriqueño. 

Asimismo, la demostración de mejoramientos prácti- 
cos hecha por una dueña de casa inspira la convicción a 
otras mujeres y niñas de la vecindad, de ({ue eUas también 
pueden triunfar en su empeño. De esa manera el ejem- 
])'o creado ])or la demostración se esparce y así ragún ade- 
lanta el hogar individualmente por medio de los esfuerzos 
de la familia misma, este plan de educación doméstica trae 
consigo un mejorami(Mito gradual y general en la vida de 
la comuni lad rural. 

El ])iogi*ama actual de Demostración Doméstica en 
Puerto Rico se viene desarrollando en forma lenta pero 
segura. La dirección ha discutido extensamente las con- 
diciones que ])reva]ecen, con muchas personas conocedo- 
ras y que tienen interés en el progreso de la vida campe- 
sina en Puerto Rico, habiendo encontrado que las dos o 
tres fases del trabajo (\i\e requieren inmediata atención 
son: En primer lugar, dar es])ecial atención al problema 
urgente de proveer a la familia alimentación adecuada. 
I'na familia bien alimentadla es casi siempre más saluda- 
ble, y si los Agentes de demostración doméstica pueden con- 
.';(v,'aii mayor interés entre los cami)esinos en cuanto a pro- 
veerse buenos alimentos por sus propios esfuerzos, esto 
contribuirá considerablemente al bienestar de la isla. 

La i)roducción de comestibles para uso doméstico se 
I)uede obtener mediante, mayor uso de productos de horta- 
lizas; y de huertos frutales; más carne mejoran lo la crian- 
za (le aves, cerdos y do conejos; y más leche aumentando el 
número de vacas y cabras. Todo esto es necesario para la 
buena sa^id de la población rural de P. R. y son necesarios 
para el abasto adecuado do alimentos. Es importante que 
el (jampesino aprenda a cocinar debidamente sus alimento» 



REVISTA DE 0T3RAS PTTBLTCAS DE PUERTO RICO 



923 



Nuestros Químicos Graduados 



Por Marcial R. Díaz 



Sin ])retencler incluir en esta corta reseña las nom- 
bres ni las activi^a \^s de todos nuestros graduados de Quí- 
mica, y sin tratar, además, de evaluar todo el alcance que 
tuvieren sus ejecutorias profesionales, en el desarrollo eco- 
nómico y científico de nuestra isla, nos esforzaremos aí^uí 
en boseiuejar, siquiera a vue'a - pluma^ algunos de I03 
rasgos cara.tei'izantes de la labor realizada. La omisión 
de nombres o exclusión de empresas, culpa será de la flaca 
memoria y no del deseo de ignorar la labor ajena. 

El Colegio ha graduado hasta la fecha 56 químicos 
durante los últimos 18 años, comenzando con el año 1917. 
Estos profesionales, en abierta competencia con gradua- 
(los do otras universidades, y de experiencia previa, se han 
distribuido del siguiente modo : Sirvienelo a \n industria 
azucarera, el G2.5/Í ; en desarrollos industriales, el 9%; 
enseñanza un 10.7'/;. O sea, que el 71.5% han seguido 
«u especialización. Esto no incluye un pequeño porciento 
cuyas actividades se desconocen al presente. 

No se nota en este grupo de graduados de nuestro Co- 
legio un número exiguo de estrellas que brillen ])or sobre 
la mediocridad del resto, sino más bien un núcleo general, 



fuerte, que avanza despacio pero seguramente, a través de 
los años y la experiencia i)rofesional adciuirida casi toda en 
empresas i)articulares, y, lejos de los sistemas burocráticos 
e'el gobierno. Así tenemos a un Girona, Ramírez Silva, 
Pabón, Marlioe, oMaranjes, Sifre, Padrón, y Rodríguez Cha- 
cón, de superintendentes de factorías de azúcar en la Isla 
y el exterior. Diecinueve factoi'ías azucareras de la isla y 
cinco del exterior están utilizando luiestros químicos y 
graduados, en distintas capacidades. 

En el desarrollo industrial tenemos a un Rossy, Be- 
rrocal, Ramíiez Oswaldo, Silva Jovito, y ]\rartí Ramón. 

En la enseñanza, como principal de Alta Escuela, te- 
nemos a Burgos Macías ; además de los qm) ocupan cáte- 
dras en la Univer.ddad, tales como ^lonzón, Ramírez Silva, 
Peña, Ramírez Oswaldo, y otros. 

Aunque la poca industrialización de la isla no brinda 
mucha diveisidad de oi)ortunidades en qué medir las va- 
rias aptitudes que indudablemente posean nuestros gra- 
duados, y no obstante ser jóvenes en el campo i)i'ofesional, 
nos enorgullece mirar retrospectivamene hacia el camino 
recorrido por esta institución en la prei)aración de hijos 
de esta tierra i)aia la lucha honrada por la vida. 



para que éstos tengan mejor sabor y sean más agradables. 
Conviene generalizar el uso de vegetales y frutas como 
j)arte de la dieta. 

Un programa para demostraciones de enlatado domés- 
tico de frutas y vegetales de Puerto Rico viene ya bastan- 
te adelantado y ha recibido el interés debido de parte de los 
agricultores. Este proyecto de producción, utilización y 
conservación de alimento para el hogar, representa un plan 
ideal para hacer la vida de los hogares más atractiva, fe- 
liz y próspera. 

Es una verdad generalmente reconocida que el niño 
adquiere su educación principalmente por medio de sus 
"experiencias diarias en el hogar. Por ese motivo el am- 
biente doméstico no se debe abandonar, de manera que 
contribuya al éxito en la vida y salud del niño y que éste 
luego pueda servir eficientemente a la comunidad . A eso 
tiende el proyecto llamado ''Mejoramiento y embelleci- 
miento del Hogar/' 

Es evidente que la alimentación adecuada y los hoga- 
res atractivos y saludables del campesino, son dos de las 
asuntos de inmediato interés en la zona rural de Puerto 
Rico. En ambos, el agente de Demostración Doméstica 
puede prestar ayuda a las mujei-es y niñas de los campos. 



Repetidamente se nos ha hecho la sugerencia de que 
las oficinas de trabajos de Demostración Doméstica se ocu- 
pe de propulsar un programa de recreación rural que no 
incurra en gastos monetarios ya (pie la población rural, 
casi siempre carece de oportunidades para reuniones co- 
munales. 

La agrupación de mujeres y niñas para fines ''demos- 
trativos" ayudará mucho a este respecto. 

Necesitamos desarrollar en nuestras mujeres la des- 
treza y habilidad en el uso de los muchos y bellos materia- 
les nativos, de manera que su orgullo en artes y oficios del 
país se desarrolle y así surja alguna industria nueva pro- 
vechosa. Indudablemente que a medida que aprendamos 
a utilizar nuestras recursos naturales para uso doméstico, 
mejoraremos la calidad de los productos eiue se ofrezcan 
a la venta. 

La Oficina de Trabajo de Demostración Doméstica, 
desea en todo tiempo trabajar en cooperación con otras 
agencia;; que existen en la isla. Este es un servicio nuevo 
en Puetro Rico, siendo su fin primordial el trabajo De- 
mostrativo Doméstico y prestar servicios que ayuden al 
pueblo a adquirir hogares rurales más prósperos y felices. 



924 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Puerto Rico Ahora y En t o n c e s 



Por Frank D. GardneVy 
Jele, Departameno Agronomía, Penn. State CoUege. 



El autor de esta breve reseña vino a Puerto Rico en 
el 1901 enviado por el Departamento de Agricultura Fe- 
deral, a establecer y organizar una Estación Experimental 
Agrícola para beneficio de la Agricultura Insular. 

En aquella época los buenos caminos escaseaban y se 
limitaban a la carretera Central de San Juan a Ponce y a 
trechos cortos que se extendían de Río Piedras, Humacao, 
Ponce, Mayaguez, Aguadilla y Arecibo, sin que estos tre- 
chos conectaran entre sí a dichos pueblos. 

La línea de ferrocarril se extendía de San Juan - Ca- 
rolina a Camuy en el Norte; Yauco a Ponce en el Sur; 
' y de Aguadilla a Mayaguez en el Oeste. Existían como 
150 millas de caminos transitables solamente en carretas 
de bueyes y en coches. El autor viajó mucho a caballo pa- 
ra llegar a los pueblos del interior de la Isla con el fin de 
estudiar los diversos aspectos de la Agricultura que preva- 
lecía entonces. Un cuadro de aquella época nos mostraría 
muchas sombras y pocos puntos claros o luminosos. El 
café, en un tiempo el producto de mayor exportación, se 
hallaba postrado por el ciclón de 1899 y además merma- 
da su demanda en los mercados españoles. El azúcar y el 
tabaco empezaban a desarrollarse. No existían plantacio- 
nes comerciales de agrios ni de pinas. Los productos de 
hortaliza eran malos y escasos, no teniendo estos impor- 
tancia comercial. Ni la ganadería lechera ni la avicultura 
se consideraban como industrias o negocios. 

La mayor parte de la población vivía en casas inade- 
cuadas, pobremente alimentada y vestida. Los salarias 
eran muy bajos, no pasando de 30 centavos al día para 
peones corrientes. Abundaban las enfermedades por falta 
de sanidad. Muchos distritos bien poblados parecían hos- 
pitales. Los métodos agrícolas eran anticuados. Numero- 
sos cultivos decaían en su producción, imponiéndose la ne- 
cesidad de una renovación agrícola. Brevemente, el an- 
terior cuadro que podía pintarse, tal como se veía a Puer- 
to Rico en el 1901. Muchos detalles que se podrían agre- 
gar, no lo permite el tiempo limitado ni el espacio. 

En 1904 el informante regresó a los Estados Unidos, 
dejando la Estación Experimental de Mayaguez a cargo 
de Mr. May como su director, y de un cuerpo de técnicos 
cuya misión fué desarrollar el plan de trabajo ya formu- 
lado. Sería imposible medir en dinero la importancia de 
los trabajos de esta Estación, pero todo el mundo sabe que 
Cvsta fué y sigue siendo un factor valioso en el progreso de la 
Agricultura Insular. 

En marzo de 1935 el autor acompañado de su insepa- 
rable esposa volvió a Puerto Rico después de una ausencia 
de casi 31 años. Durante los 18 días de estadía en el país, 
ambos viajaron por casi toda la isla, habiendo visitado 42 
poblaciones de las más importantes y las reservas forestales 
de Luquillo y Maricao. En todas partes se notaba evi- 



dencia de progreso. Muchos lugares han cambiado hasta 
casi desconocerse. La ciudad Capital con una población de 
35,000 a'mas en 1901, ha subido a poco menos de 150,000 
en el i)resente. Diversos parajes desiertos y abandonados, 
se ven ahora embellecidos y habitados. Es notable la bue- 
na educación de las calles asfaltadas y limpias. En nin- 
gún sitio en Estados Unidos se encuentra un servicio de 
transportación más eficiente y barato que el que hay entre 
San Juan y Río Piedras, a todas horas del día y de la no- 
clie. Numerosos taxis y guaguas viajan por todo el país 
a precios que no pasan ele un centavo la milla por persona. 

Las líneas ferroviarias se han extendido mucho. Hoy 
día casi circunvalan la isla con ramales nuevos a Caguas, 
Guiabo, Juncos, Las Piedras y San Lorenzo — y de Ma- 
\'a<;Liez a Pon'ce — i)asando por San Germán, Sabana Gran- 
de, y Boquerón y Yauco. Se encuentran excelentes edifi- 
cios escolares para grados bajos y superiores en todas las 
ciud.ades y pueblos. El sistema de enseñanza está corona- 
do ]^or la Universidad con 2,000 estudiantes regulares. Es- 
tíi Institución se compone de los Colegios de Educación, 
Leve;, Farmacia, Artes Liberales, y Administración, en 
Río Piedras y del Colegio de Agricultura y Artes Mecá- 
nicas en la ciudad de Mayaguez. Junto a éste, se halla 
la Estación Experimental Federal. 

En todas partes se nota que la gente está más saluda- 
ble, activa y feliz que en 1901. Las casas modernas y lim- 
piáis en que viven demuestran progreso. Los salarios para 
obreros han mejorado considerablemente; se consiguen pro- 
ductos de hortaliza buenos y baratos. En cuanto a condi- 
ciones; saniarias el cambio lia sido completo. Tanto las ciu- 
dades como los pueblos cuentan con buenos acueductos, al- 
cantarillados y electricidad para diversos usos. Hospita- 
les, sanatorios. Asilos y Clínicas, insuficientes en aquella 
época para atender a la clase pobre, se encuentran hoy en 
todas partes. Esto ha contribuido al bienestar del indi- 
viduo. 

La industria azucarera, la principal y más valiosa de 
las empresas agrícolas, ha aumentado enormemente y ocu- 
pa hoy toda la tierra llana y fértil de la costa y de los va- 
lles interiores. Enormes maquinarias han sustituido el 
viejo trapiche de bueyes ; así se ha logrado un aumento en 
la producción de azúcar y esta es de mejor calidad. Nue- 
vas y productivas variedades de caña resistentes a enfer- 
medades se han introducido al país y algunas obtenidas 
l)or cruces hechos en las Estaciones Experimentales Insu- 
lares de Puerto Rico. 

Hoy día el tabaco, con una exportación de $8,000,000 
es el segundo producto de importancia. La región produc- 
tora se encuentra principalmente en las municipalidades de 
Aibonito, Cayey, Caguas, San Lorenzo, Comerío, Barran- 
quitas, Cidra y Naranjito, en cuyas colinas se levantan 



REVISTA DE OBRAS PI:BLICAS DE PUERTO RICO 



925 



Cooperación entre la Estación Experimental Federal 

y el Colegio de Agricultura 

Por Atherto7i Lee, 

Director de la Estación Experimental de Puerto Rico del 

Departamento de Agricultura de los EE. UU. 



Detalles Interesantes en la Historia del Colegio 
dan Fundamentos para Cooperación: 

Al correr de los años, estamos expuestos a olvidar al- 
guro;:. de los pequeños incidentes que conducen a actos de 
importancia histórica y, al discutir la cordial cooperfición 
que existe entre el Colegio de Agricultura y Artes Mecáni- 
cas de la Universidad de Puerto Rico y la Estación Expe- 
rimental de Puerto Rico del Departamento de Agricultu- 
ra de los Estados Unidos, es oportuno mencionar unos 
pocos de estos incidentes históricos sobre los cuales se fun- 
dó t^al cooperación. 

En el 1907 el señor D. W. May, Director de la Esta- 
ción Experimental Federal en esa época, y el señor Car- 
melo Alemar Jr., Secretario, vieron la necesichid de una 
escuela o colegio para preparar la juventud de Puerto Ri- 
co en las ciencias agrícolas. El Honorable José de Diego 
era para ese entonces Representante por IMayaguez en la 
Cámara Legislativa de Puerto Rico y Presidente de di- 
cho cuerpo. Era un hombre de amplia visión y de mucha 
influencia. Los señores May y Alemar visitaron ;al Sr. 
de Diego, y le llamaron su atención sobre el hecho de que 
el acta Morrill, y sus enmiendas que extienden ayuda del 
Gobierno Federal a los colegios agrícolas de los Estados, 
podían hacerse extensivas a Puerto Rico a instancias de la 
Legislatura. El Honorable de Diego instantáneamente 
comprendió el valor de la idea, introdujo el apropiado pro- 
yecto de ley y fué aprobailo en la misma sesión de la Le- 
gislatura, con la condición de que en caso de (lue tal Co- 
legio de Agricultura se estableciera alguna vez en Puerto 
Rico debería ser ubicado en ]\Iayaguez, donde podría dis- 
poner de la experiencia de la ya establecida Estación Ex- 



perimental Agrícola Federal. Subsiguientemente el Sr. 
May sirvió como síndico de la Universiihid por un número 
de años y en esa posición constantemente estuvo laborando 
por el bienesar y progre^;o del Colegio. 

Por la tanto se verá que la concepción del Colegio de 
Agricultura demandaba la cordial e íntima cooperación 
que ahora existe entre las dos instituciones. 

Carácter Complementario del Colegio y la Es- 
tación Experimental Federal : 

Todos los que se dedicpien a cualesquiera de las cien- 
cias agrícolas, ya sea en la enseñanza, en investigación, en 
vulgarización o en la aplicación de las ciencias agrícolas 
en la producción o distribución, comprenderán en segui- 
da que las das instituciones son com])lementarias. Si bien 
la concepción original del Colegio fué para la instrucción 
de la juventud del país en ].as ciencias agrícolas, en la 
actualidad generalmente es aceptado que la investigación 
debe acompañar a la enseñanza para (pie el maestro pueda 
tener una concepción y un fondo de mayor amplitud de la 
asignatura que está enseñando; y el Colegio está desarro- 
llando y aumentando gradualmente sus actividades en la 
investigación agrícola. Sin embargo, los hombres de in- 
vestigación de la Estación Experimental Federal, pueden 
igualmente aumentar el valor de su cimiento por medio 
del contacto con la facultad del Colegio y, cuando fuera 
po.-;ible, con el cuerpo de estudiaiit(s. Tales contactos les 
darán una visión de mayor alcance, y en el caso de recién 
llegados a las trópicos les suministrarán mucha valiosa in- 
formación respecto a las mucluis y diferentes adaptaciones 
en el modus vivendi de los trópicos. 

La concepción de las funciones de la Estación Bxpe- 



cientos de ranchos para secar la aromática hoja. El pro- 
blema agrícola que preocupa hoy al tabacalero Insular es 
el de la intensa erosión de sus tierras. 

En cuanto a las frutas tropicales como toronjas, chi- 
nas, pinas y otras, el cambio ha sido notable. Los cam- 
pos antes desiertos de Bayamón a Manatí y a Río Piedras 
se hallan actualmente sembrados de hermosos toron jales 
y piñales. 

La industria hortícola progresa y ya se exportan al- 
gunos productos de Nueva York. 

El café es el cultivo que declina, y, a menos que no 
se mejore su condición está llamado a desaparecer. Final- 
mente, se nota una n^ijoría considerable en el ganado le- 



chero. Pueden verse en todas partes ejemplares de las 
razas Holstein, Jersey, Guernsey y otras menos impor- 
tantes. Existe una constante demanda de leche fresca, 
la cual se vende a 14 y 16 centavos el cuartillo. Con ex- 
cepción del café, todo lo demás indica un marcado progre- 
so. El capital americano ha contribuido a ello. Hoy día 
el trabajo está organizado y la gente libre de uncinarias 
y otros males. 

Es un deber de justicia reconocer que tanto el pueblo 
de Puerto Rico como el Gobierno de Estados Unidos 6on 
merecedores del más alto elogio por la labor de progreso 
económico y humano realizado aquí en el corto período de 
31 años. A juzgar por esa labor del pasado, Puerto Rico 
tiene derecho a esperar un brillante porvenir. 



926 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 




Edificio jj Oficinas. 



rimeiUal Federal también lia sufrido un cambio algo gra- 
dual. Es la única estacicSn ex[)erimental del Departamen- 
to de Agricultura de los Esta.do.s Unidos en los verdaderos 
tr6i)icos y, siendo de fácil acceso desde Washington, gra- 
dualmente está desínipcñando la función de un centro de 
servicio en Ultramar para el desarrollo tropical en las ex- 
tremadamente variadas actividades del Departamento de 
Agricultura. En el cumplimiento de esa función, sin em- 
bargo, puede continuar siendo de gran valor para la agri- 
cultura de Puerto Rico, posiblemente aun más que en el 
pasado, i)or(jue en la actualidad tiene más íntimo contac- 
to con los enormes i*ecursos de información técnica agrí- 
cola del De])artamento Federal y puede poner a disposi- 
ción de la agricultura puertorriqueña tales recursos ele 
iuformación, no solamente mediante sus pi 0])ios contactos, 
sino hasta un grado mucho mayor, i)or medio del Colegio 
de 'Agricultura, y Arles ^Mecánicas y la valiosa Estación 
Experimental Insular. 

Extraordinarias Relaciones Cordiales entre la 
Estación Experimental Federal y el Pueblo de 
Puerto Rico: 

La íntima cooperación existente entre el Colegio de 



x\gi icultura y la Estación Experimental Federal tiene un 
magnífico y amplio fondo en las buenas relaciones que han 
existido entre el Gobierno y el pueblo de Puerto Rico y la 
Estación Experimental Federal. Gran i)arte de los terre- 
nos en cjiK^ la Estación Ex])erimental Federal está ahora 
titila la fué un donativo del pueblo de Mayaguez a la Es- 
te ción Expei-hnental. El i\Iunicipio de ^Mayaguez compró 
los tí^rrenos y los traspasó al Gobierno Insular, que a su 
vez , ])or medio de una ley de la Legislatura, los cedió al 
Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. 

Como resultado de algunos de los hechos consumados 
por la Estación Experimental Federal, notablemente en 
la introducción y distribución de nuevas variedades de ca- 
ñas de azúcar, el dominio de las enfermedades destructi- 
vas de la caña por medio de variedades de cañas resistentes, 
y el dominio de insectos de dicha gramínea mediante la in- 
troducción de valiasos enemigos biológico.s, hicieron que la 
Legislatuia de Puerío Rico construyera un numei'o de 
edificios en la Estación Experimental Federal. Aunque pu- 
diera decirse que los edificios constituyeron solamente evi- 
dencia de reconocimiento por algunas de las valiosas con- 
tribuciones de la Estación Experimental, aun así en mu- 
chas comunidades tales contribuciones científicas a la agri- 
cultura pasan desapercibidas, y por esa razón la acción 



EEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



927 



aniisto.sa de la Legislatura puertorriqueña es verdaclera- 
iiiente loable. 

Los habitantes y el Muuieipio de Mayaguez siempre 
hau deiüo.sírado una disposieión amistosa liaeia la Esta- 
ción Experimental Federal ; y el personal de la Estación 
Experimental ha procurado reciprocar en todo lo posible. 
Los terrenos de la Estación Experimental están siempre 
abiertos al público y son utilizados extensamente por el 
pueblo como parque y jardín botánico. El Dr. Britton, 
cuando era Director del Jardín Botánico de Nueva York, 
manifestó que la Estación Experimental Fedreal posee la 
colección más grande de plantas tropicales en el Hemis- 
ferio Occidental, y la mejor registrada. Muchos visitantes 
no solamente de Mayaguez sino de toda la Isla pasan por 
los terrenos de la Estación Experimental, particularmente 
los domingos y días de fíesta. 



Tributo a la Facultad del (\)'(gio de Agricul- 
tura, y Artes Mecánicas: 

Al cerrar, personalmente me gustaría consignar mi 
aprecio por la cordial y estrecha cooperación a mí exten- 
dida por el Decano Parkinson y todos h)s miembros de su 
I'acultad. Quizás no estaría l'nera (íe Ingar a. estas altu- 
ras el también hacer constar en n'cíwd un tributo a la Fa- 
culta:! del Colegio de Agricultura y su valor para el cuer- 
po de estudiantes y para el i)ueblo de Puerto Rico, por uno 
que está en ])osición de i)oder reconociM- tah\s méritos. La 
Facultad del Colegio c'e Agricultura (^ notable i)or su la- 
bor, comprensión de sus ])roblinas, y i)oi- el entusiasmo en 
su trabajo, y merecen el nuiyor apoyo posible del i)ueblo de 
Puerto Rico y el pueblo de los EstailiKs Unidas (Continen- 
tales. 



La Estación Experimental Federal con su extensa pro- 
pagación de plantas ornamentales también ha ayudado al 
embellecimiento y al paisaje de muchos de los sitios pií- 
blicos de Mayaguez y Puerto Rico. 

Es de algún interés histórico que las primeras clases 
del Colegio de Agricultura fueron conducidas en los terre- 
nos de la Estación Experimental. Tal cooperación en 
educación agrícola continúa con el uso de la biblioteca de 
la Estación por la facultad y estudiantes del Colegio. Se 
ha convenido en los principios generales para la combi- 
nación de la biblioteca de la Estación Federal con la del 
Colegio de Agricultura para una administración unida ba- 
jo un so' o techo. 

La Cooperación Paga Grandes Dividendos: 

Estas relaciones íntimas y cordiales entre el Colegio 
de Agricultura y la Estación Experimental dan por re- 
sultado un progi'eso mucho mayor en todos los objetivos 
tanto del Colegio de Agricultura como de la Estación Ex- 
perimental Federal. Los contactos entre la Estación Ex- 
perimental Fedd'a! y el (\)Iegio de Agricultura aumentan 
el valor de instrucción en el Colegio y el trabajo de vul- 
garización entre los agricultores. Estos contactos también 
ayudan en las trabajos de investigación de la facultad del 
Colegio. La labor de la Estación Experimental Federal 
auinenta en valor por los contactos que conducen a un 
conocimiento mayor del medio ambiente tropical local, y 
mediante los conocimientos acumulados de los miembros 
má^ antiguos de la facultad del Colegio. 












'^ >1É 


^^m 


^ 


vj| 


HK|k|kg^ .JÉfe 


Ib^^ 


H 


BBhÍI)ÍHÍÍIÍP^>>mé^ 






Sin embargo, en último análisis, tal cooperación entre 
•la Estación Experimental Federal y el Colegio de Agri- 
cultura no es necesariamente voluntaria sino que es so- 
lamente una de las funciones delineadas })or el Congreso 
de los Estados Uniílos y la Legislatura de Puerto Rico; 
y ha de ser patrocinada y estimulada tal como si ejecutá- 
ramos simplemente uno de los mandatos impuestas a las 
dos instituciones. 



Alrededores del Colegio, 



928 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



El Trabajo de Fomento Agrícola en Pto. Rico 



Por M. F. Barrus, 
Director Servicio de Divulgación Agrícola. 



El Ser\ácio de Fomento Agrícola del Colegio de Agri- 
cultura y Artes Mecánicas de la Universidad de Puerto Ri- 
co se ha organizado con el objeto de adiestrar a los agri- 
cultores en todas aquellas prácticas agrícolas que rindan 
nia3 oiCo beneficios. A\ mismo tiempo instruir las esposajs 
f'e los agricultores para la mejor administración de sus 
hogares. 

Desde el primero de julio de 1934, Puerto Rico pue- 
('c disponer de los dineros federales que bajo la Ley Smith- 
Lever, se asignan para extender y mejorar este trabajo de 
enseñanza, estipulándose que el Gobierno Insular asigne 
lina suma igual, menas $10,000, a condición de que el tra- 
bajo se efectúe bajo los auspicios del Colegio de Agricul- 
tura. 

El trabajo agrícola principal al empezar el año, con- 
sistió en la selección de todos aquellos proyectos más im- 
portantes y fáciles que pudiesen llevarse a cabo en las fin- 
cas con buenos resultados. Con esto en mente se prepara- 
ron proyectos en tabaco, café, plátanos, y en algunos culti- 
vos menores. 

El método principal ele adiestrar los agricultores en 
las mejores prácticas se hace por medio de demastraciones, 
as cuales se conducen por los agentes agrícolas en las fin- 
cas del propio agricultor. El resultado de dichas demos- 
traciones sirve para instruir a otros agricultores, valién- 
c'ose el agente de conferencias o reuniones en el campo de 
ensayo, y do excursiones de agricultores. En cada demos- 
tración se lleva una contabilidad exacta del costo separado 
de las labores efectuadas, de manera que se pueda mostrar 
al interesado los beneficios que se obtienen en cada prác- 
tica recomendada. 

En el pasado, la mayor parte del tabaco cultivado por 
el agricultor Puertorriqueño, adolecía del defecto de estar 
las variedades mezcladas en el campo con detrimento de su 
calidad, por variar la época de maduración para ellas al 
hacerse la recolección. Con el fin de mejorar esta dificul- 
tad, hemos distribuido entre 283 tabacaleros, 182 libras de 
semilla selecta de las variedades Virginia 9 y Utuado X 1, 
ambas de buena calidad y que se adaptan a las condiciones 
de los distritos tabacaleros de Puerto Rico. Cada uno de 
estos agricultores se comprometió a sembrar en semille- 
ros adecuados y los que se hacen siguiendo las mejores 
prácticas conocidas. El agricultor se comprometió ade- 
más a seleccionar de la cosecha, la semilla necesaria para 
uso propio y para devolver la que le fué prestada por es- 
ta Oficina. 

En trabajos relacionados con el cultivo del cafeto, la 
labor consiste en instruri a los cosecheros en la mejor ma- 
neia de seleccionar y preparar la semilla; cómo hacer se- 
milleros y viveros y forma de atenderlos y abonarlos; co- 
mo hacer siembras en el campo con la debida sombra, des- 



agües y aplicación de abonos adecuados. También se atien- 
de el moc'o de mejor administrar una finca bajo produc- 
ción. Además se sigue el trabajo en otros aspectos por me- 
dio de demostraciones. Al presente tenemos un total, 122 
do c!la.s cu toda la Isla. Durante los últimos cinco años 
Iiemo;; cstndo importando plátanos de Santo Domingo por 
valor de $300,000 anuales. A muchos de nuestros agricul- 
tcres se les dificulta obtener cosechas remuneradoras, de- 
bido al daño que causa el ''gorgojo'' del ñame del pláta- 
10. Usando lo.s métodos perfeccionados por la Estación 
Experimental Insular, estamos enseñando a los agriculto- 
Lcs por medio de 70 demostraciones en diversos sitios la 
posibilidad del cultivo económico de los plátanos.' Existe 
l:o\ día una demanda de semilla mayor de la que se puede 
suplir. Posiblemente dentro de un par de años la produc- 
ción de plátanos en el país será suficiente para satisfacer 
el consumo doméstico. 

Bajo la dirección del Servicio de Fomento Agrícola 
hay actualmente ocho Granjas Demostrativas y una adi- 
cional de café. Estas fincas se usan para demostrar en 
ellas mejores prácticas agrícolas relacionadas con la pro- 
ducción de determinados cultivos adaptables a la región en 
que éstas s;e encuentran situadas. Las semillas producidas 
(]i las granjas modelos se usan principalmente para de- 
iiicsti aciones que hacen los agentes en las fincas de los 
ag i ¡cultores en sus distritos. 

El servicio de monta se mantiene para mejorar el ga- 
nado vacuno y porcino. 

Que el éxito obtenido en este proyecto es asombroso, 
lo demuestra el hecho que más de la mitad, y a veces el 
75% de los animales en los distritos inmediatos a las Gran- 
jas son descendientes de padrotes seleccionados de buena 
raza, que se tienen para ese fin. Más aún, los becerros 
de un año, hijos de los toros en las granjas, se venden de 
$2.50 a $10.00, más caros que otros becerros del país de la 
misma edad. Los lechones, hijos de los verracos de las 
granjas, se venden uno o dos pesos más caros que los de- 
más lechones corrientes. 

Las Granjas han tenido, además, una influencia deci- 
siva en la propagación de nuevas o mejores varié ladcs de 
])lantas. Es esto especia'mente cierto en cuanto a la caña 
de azúcar, de la que se han propagado y distribuido a los 
sembradores ^-aricdades tolerantes al mosaico, de mucha 
producción y alta sucrosa. 

Forrajes com.o las yerbas Guatemala, Elefante y Yar- 
aguá también han sido propagadas y distribuidas por este 
Servicio. El agente en la Granja de Villalba informa que 
cu aquel distrito se han sembrado alrededor de 137 cuer- 
das con estas yerbas. Dice además que en tierras cuyo 
piccio piomeüo era de $25.00 por cuerda, han aumenta- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



929 



ANAPLASMOSIS 



Por l)r. A. Alvarezy 
Catedrático de Veterinaria. 



Esta enfermedad, la cnal fué descrita por primera vez 
])ero no específicamente por Hutcheon en el año 1897, es 
una de las más importanes que el ganadero está llamado 
a combatir en Puerto Rico. Las pérdidas anuales por cau- 
sa de esta enfermedad (si fuese posible recolectar datos) 




NAVIDAD 

Ejempídr pura sangre Halsíein. Convaleciendo 

de nn alague de Piroplasmosis y Anei- 

pJasnwsis si})} ulfaneamente. 



estamos seguros que ascenderían a una suma cuantiosa. 

La enfermedad no es nueva en Puerto Rico; el autor 
la describió y mostró el agente patógeno a las autoridades 
Federales, en el año 1924. 

Distribución 

Aparece en Xorte América, Améric/i Central, Sur 
América, Las Antillas y en África. 

En Puerto Rico la encontramos con más rrecuencia en 
las llanuras de las costas. El ganado triií'o de Ins alturas 
a la costa no escapa a esos erectos de la enlVM-niedacl. Entre 
los animules de la costa, la afección oenrrt^ cuando éstos 
se trasladan de un sitio donde la enfernuMlad existe en un 
estado benigno a otro, donde tiene forma virulenta. En 
los animales imi)ortados y especialmente después de un año 
('e edad, en his i-azas IJalstein-Fi*i(\s:m, CneiMiscys, fícrsey 
y Brown Swiss, la afección es bastante frecuente. Los cru- 
ces de estas razas (exceptuando el Piown Swiss de los cuá- 
les no hay suficientes ejemj)lares i)ara deternnnar si son o 
iiO son afectados), la enfermedad es tan común como en los 
de pura raza. Más aun si la i)role es el resultado del ter- 
cer cruce en adelante con animales de pura sangre de una 
de las razas arriba mencionadas. 

El, ganado bovino i)uede contraer la enfermedad en 



do en casi un 50 ^í de su valor al sembrarse en ellas pa^stos 
de los citados. 

Podríamos nombrar muchos otros casos parecidos de 
hi utilidad que i)ara los agricultoi-es tienen las Granjas 
Demc.stratJvas. Cientos de millares de arbolitos de café 
de semilla selecta se han producido en semilleros y viveros 
modelos para su distribución entre los cafeteros, por con- 
ducto de los agentes agrícolas en la zona cafetera. Desde 
1928, sólo la Granja de Mayagüez ha producido 700,000 
plántulas do café ])ara semilla. 

]\riles de agricultores visitan anualmente las granjas. 
Duiante el pasadlo año fiscal las visitas alcanzaron a 5,731 
ev. todos dichos centros. 

Periódicamente en cada Granja se celebran institutos 
l)aia agricultores, los cuales siemi)re resultan muy concu- 
rridos. Los Agentes Locales organizan jiras o visitas de 
agricultores en sus distritos para ver los trabajos de las 
Granjas. También algunos de los agentes preparan cur- 
sos de enseñanza que de tiempo en tiempo se dan en ellas 
a agricultores interesados. Por todos estos medios dichos 
centros de demostración, ayudan a mejorar las prácticas de 
cultivo, sirviendo al mismo tiempo los agentes como ins- 
tructores. 

Los agentes Locales, y los encargados de las Granjas 



do Demostración ofrecen muchos otros servicios a los agri- 
cultores, tales como curación de animales enfermos, vacu- 
nación del ganado contra el ántrax y el cólera. Además 
de otros servicios veterinarios, se dan mezcla de abonos, 
[)reparación de fungicidas e insecticidas, redacción de pla- 
nos para construcciones en la finca, contabilidad para lle- 
var los libros de cuentas correctamente. Son todos estos 
sí^rvicios de gran valor y muchas veces el agente es la úni- 
ca persona adiestrada en la localidad para hacerlos. 

Las Granjas de Demostración consituyen un núcleo 
importantísimo en nuestro ¡Servicio de Fomento, y los 
Agentes Locales dependen en i)arte de ellas para la ense- 
ñanza objetiva a los agricultores. Los programas de traba- 
jo de los Agentes Locales, de los de Demostración en los 
Hogares y de los encarga !os de las Granjas Demostrati- 
vas, están coordinados en tal forma que se suplementan 
entre sí, y los tres en conjunto constituyen el programa 
total en los distritos donde las Granjas se hallan locali- 
zadas. 

El Servicio de Fomento de Puerto Rico tiene una gran 
oportunidad para servir a los agricultores en su finca y 
en su hogar. Sus enseñanzas se basan en principias com- 
probados y tienden al desarrollo progresivo de una indus- 
tria agrícola má^ eficaz y próspera. 



930 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



cualquier mes del año, pero durante los meses de febre- 
ro, marzo y abril, ésta aparece con más virulencia. 

Síntomas y Características : Después de un período de 
incubación de treinta a cuarenta días la enfermedad se 
caracteriza por una elevación de la temperatura 104*' a 
105.8-F, anemia e ictericia, estas dos últimas aparecen si- 
multáneamente con el ascenso de temperatura; Pérdida de 
apetito, tristeza ; El animal se muestra soñoliento y es un 
síntoma característico la decoloración de la ubre y tetas 
las cuáles se tornan de un color amarillo pálido en aquellos 
animales que no poseen i)ig'mentación de la piel en esas 
regiones. Un síntoma que nunca falla es el babeo conti- 
nuo (salivation.) Las mucosas visibles se tornan pálidas; 
hay aceleración de la respiración y de las pulsaciones del 
corazón. El porciento de hemoglobina fluctúa entre 30 y 
40%. 

Diagnóstico: Una vez se hayan visto dos o tres casos, 
es muy fácil hacer un diagnóstico clínicamente, pues basta 
con la sintomfttología del caso. De otro modo sería nece- 
sario hacer el diagnóstico por medio de un examen micros- 
cópico de la sangre, en cuyos hematico se podrá ver el or- * 
ganismo causante de la enfermedad. 

Curso de la enfermedad •. La enfermedad es casi siem- 
pre fatal especialmente cuando ataca animales de un año 
o más de edad. Un descenso muy rápido de la tempera- 
tura, indica la aproximación de la muerte del paciente. 
Tan pronto como haya ai)arecido pródromo, si el paciente 
no muere en cuatro o cinco días, la temperatura va dismi- 
nuyendo día tras día hasta llegar a su estado normal. Esto 
ocurre en un intervalo de 10 a 20 días. 

Etiología: Anaplasma Margínale, mi parásito de for- 
ma redonda de un tamaño que varía entre 0.1 y 0.6 micros, 
(u). Este se encuentra solo o en pares en el margen de los 
corpúsculos rojos. Hasta la fecha algunos autores creen 
que esta es una de las etapas del organismo que causa la 
Fiebre Tejana o Proplasmosis. En varios de los casos que 
hemos observado y en los cuáles hemos tomado muestras de 
sangre a intervalos desde el estado incipiente de la enferme- 
dad, ha*sta su finalidad, no hemos podido notar que la ana- 
plasma se haya transformado en Piroplasma bigeminum 
en ningún caso. 

Este organismo es transmitido al animal por la picada 
de la garrapata, el Boophiliis annulatus y Boophilus aus- 
tralis que son al igual transmisores de la Piroplasmosis. 
Anaplasmosi*s y Piroplasmosis pueden afectar a un ani- 
mal simultáneamente. Estas dos enfermedades las com- 
probamos en los casos de las vacas no. 99 y Navidad. 

Tratamiento : Este departamento ha estado tratando 
casos de anaplasmosis en los líltimos diez años con los me- 
dicamentos recomen ("ados por las mejores autoridades en 
la materia. Los resultados no han sido del todo satisfacto- 
rios hasta la epidemia del presente año. Hace varios años 
u>samos acriflavina neutral al 1 por 1000 en inyecciones in- 
travenosas de 150 a 250cc., logrando salvar muy pocas de 
lai> reses afectadas. Después usamos el Sulfato y Bisulfato 
de quinina por la vía intravenosa y oral. Los reultados 



tami)oco fueron satisfactorios. Luego nos concretamos al 
tratamiento ])or medio de inspecciones intravenosas de 1 
a 4 gramos de nevarsphenamina con cuyo médicamente he- 
mos combatido Piroplasmosis con gran éxito pero aún la 
mortandad era excesiva. Por último decidimos usar neo- 
salvanan. Esta la hemos aplicado por medio de inyeccio- 
nes intravenosas empezando i)or dosis pequeñas de .75gm. 
ya aumentando la cantidad gradualmente si el caso lo re- 
quería, hasta 2.25 gm. a intervalos de dos días. Los resul- 
tados han sido tan satisfactorios que no tenemos objeción 
a recomendar este tratamiento. Como el paciente pierde 
el apetito y se debilita con rapidez, es necesario que se le 
administre forzosamente alimento en forma de huevos y 
leche. Esto es: 6 litros de leche con 6 huevos tres veces al 
('ía. Esta alimentación se continúa hasta que el paciente 
recobre el apetito. En el estado de convalecencia se des- 
arrolla en el animal, que ha pasado por esta enfermedad, 
un deseo por comer tierra y materias extrañas. Esto se 
combate recluyendo al paciente en un establo con piso de 
cemento y administrándole una o dos veces al día dos on- 
zas de una mixtura mineral conteniendo calcio, potasio, 
hueso molido y carbón vegetal con una pequeña cantidad 
c'e polvos de genciana. 

A continuación daremos un resumen de algunos de los 
casos tratados [)or nosotros y sus resultados: 

Caso número 1 — Providencia IV. 15|16 Jersey. 
Diagnóstico — Anaplasmosis. 

Marzo 8 — P. ^l. Tratamiento 1.7 gm. Neorspheramine. 
Marzo 8— A. "SL Temperatura 102.2''P. — P. M. 104.9 

"F. 

Marzo 9— Tem])eratura 102.6"F. A. M. 

Marzo 11— Temi)eratura lOl'P A. ]\I. P. M. 100.6"P 

Marzo 11 — Ti'at amiento 1|4 gm. de estricnina por la 
vía sub-cutánea. Temperatura 100.4'-F P. ]\L 

Marzo 12— Temperatura 99.2"P A. M. P. M. 102.4^F 
Tratamiento 1.2 gramos Neosalvarsan. 

Marzo i:]— Temperatura 101. 4"F A. M. P. M. 102.4'T 
Marzo 14— Temperatura 100.9-F 
Marzo 15— Temperatura 104."F 
Tratamiento .6 gm. Neosalvarsan. 
Recuperó por completo su salud. 

Caso Núm. 2 Navidad — Vaca Holstein — Pura sangre 
Marzo 23— Temperatura 104"F. 
Diagnóstico — - Piroplasmosis y Anaplasmosis. 
Hemoglobina — • 40%. 

Tratamiento 1.5 gm. Neoarsphenamine y un Tónico. 
]\Iarzo 25— Temperatura 101.4'P A. M. P. M. lOl.H'F 
:\Iarzo 26— IVmperatura 101.2"F A. M. P. M. 101. 6'F 
Marzo 27— Temperatura lOl'F A. M. P. M. 101.4F 
Marzo 28— Temperatura lOl.l'F A. M. P. M. 101.4"F 
Marzo 29— Temperatura 101. l'F A. M. 
Abril 2— Temperatura 102.6''F A. M. 
Recuperó por completo su salud. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



931 



Caso No. 3 Providencia V Vaca Jersey. 

i\Iarzo 11— Temperatura 103.4- P 

Hemoglobina 40% 

Dig-nóstico : Anaplasmosis 

Tratamiento 150 ce. de Metaphen Intravenenoso 1 por 



1000. 



Tratamiento: Temperatura 104.6-'F P. M. 

^larzo 1L> Temperatura 101.2"'F A. M. 106.8 P. M. 

Mm/.o 13— Temperatura 1()3.()'F A. M. P. M. 105^F 

Tralamiriito 100 ce. Metaphen 

:\Iar:'o 14— Temperatura 102.9"F 

r.íarzo 18— Temperatura 102.2"F A. M. 

^r:::o 19— Temperatura 100.8"F A. M. 

^iarzo 23 — Paciente muy débil. 

Tratamiento .75 gm. Neosalvarsan. 

Marzo 25 — i\Turi6 

Caso No. 4 Providencia II Vaca Jersey. 

Marzo 7 — Temperatura 105.6-F 

Hemoglobina 30 /r; — Diagnóstico: Anaplasmosis. 

Tratamiento: 1.5 gm. Neoi'splienamine 

iMarzo 8— Temi^eratura 103.3"F A. M, \\ :SL 10G."F 

:\rarzo 9— Temperatura 103.8"F A. M. 

Tratamiento 2.9 gm. Neorsj^lienamine 

Marzo 11— Temperat iira 10().8"F A. U. P. :\[. 98.G-'F 

Murió a las 3 :10 P. M. 

Caso No. 5 Borinquen 19 Vaca Guernsey 

Marzo 11— Temperatura 104.'F A. M. 

Hemoglobina 50% 

Diagnóstico : Anaplasmosis 

]\rarzo 12— Temi)eratura 101. 6-F A. M. 

Tratamiento 1.2 gm. Neosalvarsan 

Temperatura 103"'F P. M. 

.Marzo 13— Tem])eratura 100.4'FA. ]\I. P. M. 102.6"F 



Marzo 14— Temperatura 101.4'F 
Recuperó totalmente. 

Caso No. G Toro Brown Swiss — i)ura sangre — Propie- 
dad do Don Jacobo Cabassa. 

Marzo 11— Tem]).-ratura lOl.S'F 

I i em og 1 o b i n a 3 5 ^, < ^ 

Diagnóstico : Aiuii)lasnu)sis 

Marzo 12 — Tiatanuento 1.2 om. Xeosiilvasan 

Temi)eratura 1()5.G"'F A. M. 

M*n"70 IG — Tratamiento 1.08 gm. Noo..a]vasan 

Tcm])eratura— 103.4"L^ A. :\I. 

IMarzo 18 — Temperat ui'a 101.3 r 

Este toro iecui)eró la salud ])e.r completo. 

Profilaxis: Mientras existan garrai)atas en Puerto Ri- 
co, Anaplasmosis y también Piroplasmosi.s si^guiráii hacien- 
do sus estragos en el gánalo vacuno. Estas enfermedades 
seguirán aiimeritando y su vii'ulación se ¡iit(Misiíicará más 
a medida ([ue las ])i*oles de iniesti'o ganado nativo va va 
tiansiormándose por mediación de criic(s con ganado exó- 
tico. 

Como la garrapata es el agente transmisor re esta en- 
fermedad, es de imj)eriosa iu»c(sidad (\\u' el ganado se bañe 
cada dos semanas en los tanciues de inmersión (pie tan bon- 
dadosamente, ])re])ai"a el D('i)Hi-tani(Mit() de Agricultura In- 
sular, para el beiu^ficio de los ganaderos. De otro modo, el 
ganadei'O (lue so ])roi)one a mejorar ;\\\ ganadería con ani- 
males de i)ura sangi'e o ann por medio de cruces por gra- 
dación ascendente, se expo.ie a tem-i* p;'rdidas anuales por 
causa de esta enfermedaií. 

p^ofpiienu)S (pie si no e li-i'e un e4'n(-r/() supremo pa- 
r?i (^xtir])ar la garra])ata d- Vwvto ITico, (entonces la exis- 
tí ncia. tanto en el ganado de i)nra sangre como el cruzado, 
lio es ])osible en esta isla. 



EL MEJOR A:\HENT0 DEL GANADO EN PUERTO 

RICO 

Por Samuel Baslierov, 
Profesor de Ganadería. 



Los principios generales (pie gobiernan el mejoramien- 
to de todas las clases de ganado son los mismos y se apli- 
can sin duda en todo el mundo. Los dos factore-s prin- 
cipales sobre los cuales se basan estos princii)ios son : ])ri- 
xnerOy la herencia y segundo, el medio ambiente. El gra- 
do de calidad de cada oi'ganismo depende del grado de 
calidad de estos dos factores y de la acción recíproca de 
estos. Para mejorar el ganado en Puerto Rico tenemos, 
])or lo tanto, que mejorar la herencia de nuestros anima- 
les y a la vez proveer un medio ambiente más adecuado con 
el exterminio de enfermedades contagiosas y de parásitos, 



raciones más adecuadas, m(\iores cuidados y administración. 
Procedamos a considerar l)revemente el m(\joramiento de 
una clase de ganado, a saber, (d lecliero. 




Establo y Laboratorio de Lechería, 



932 



«EVISTA DE OBRAS PügLICAS DE PUERTO RICO 



Relación de Trabajos Entomológicos Importantes 

Hechos en Puerto Rico 



Por G, N. Wolcott, 
Entomólogo Estación Experimental. 



1 — La introducción de la vaíiuita Australiana (Cry to- 
la emus-monstruoszreri) JMULSANT, la cual es un insecto 
V(iaz que destruye las cochinillas de los agrios, aguacate, 
búeare y otros cultivos. Esta vaquita se encuentra dise- 
minada y aclimatada en todas partes de la isla. 

2 — Se ha entendido que el daño (pie causa el barre- 
nador de la caña es de un 50% menor en tocones donde 
la paja no se quema que en aquellas i)lantaciones donde 
esto se hace. 

3 — La introducción y i)Gpularización de insecticidas 
])ara combatir queresas principalmente en fincas de toron- 
jí^s y chinas. La divulgación de fórmulas en las cuales se 
emplean aceites iníhistiiales (Amyl-alcoliol) como emulsi- 
ficadores y fijadores. Así se- ha logrado preparar el Kc- 
rosidi% que es un insecticida ])o.leroso producido por la in- 
diLstria local y que se vende a l^recios como 50% más bajo 
que cualquier otro i)io]ucto similar traído de Estados Uni- 
dos. 

4 — El descubrimiento y divulgación del Verde París 
mezclado con harina para el exterminio de las changas. 

5 — El probar que los áfidos (Aphis-maidis) que viven 
en las yerbas trasmiten a la caña de azúcar la enfermedad 
conocida por Mosaico; y que toda práctica que tienda a 
relucir el número de desyerbo en las plantaciones, reduci- 
rá también las posibles infecciones de Mosaico en los ca- 
ña miel al es. 

6 — La intro:lucción de Jamaica en 1923 del Sapo lla- 
mado (Bufo-marinus), el cual suplementando la introduc- 
ción del mismo en 1929 por Mr. May, de la Est.ación Agrí- 
co'a Federal en Mayaguez, ha solucionado el problema del 
gusano blanco en his plantaciones de caña y ha reducido el 
número de changas y otras plagas perjudiciales. 

7 — La introducción de otra vaquita Aastraliana lla- 
mada Rodalia (Vedalia) Cardinalis, Mulsant, la cual es 
insecto voraz y efectivo en el exterminio de la cochini- 
lla y Icerya-purckasi Maskell. Esta vaquita también se ha 
propagado y habituado a las condiciones de Puerto Rico. 

8 — El perfeccionamiento de los métodos para librar 
las semillas del guineo y del plátano del gorgojo Cosmo- 
poHtes-sorhiduSj Germán, sin perjudicar al usarse los mé- 
todos, los rizomas. Estos métodos unidos a otra^ prácticas 
sencillas para evitar la reinfección en el campo, permiten 
la explotación económica de dicho cultivo. 

9 — El determinar que dos especies de la Mosca de las 
frutas llamada Anastrepha se encuentran en Puerto Eico 



y que la que se halla en los agrios, no es la misma que la 
(jiie ataca al jobo y al maiigo; y que ])or lo tanto las mos- 
cas de (stos últimos nada tiene ([ue ver con la que ataca 
los agí' ios en Puerto Rico. 

10 — El coiiv(Micer al servicio de Cuarentena Federal 
de (jue los ñames de Puerto Rico e.stán libres de plagas de 
insectos peligiOKOs, lo cual ha permiti;io que este tubérculo 
[yiieda ahora. (\\i)oi'taise a Nueva York y otros puertos con- 
tincntahss. 

n — La ijiti'o iTU'ción de la vaquita de Barbados Hijpe- 
}'asp¡s frUincdfa .Mulsant, insecto voraz de la cochinilla de 
la caña, Ox- azúcar e^ cual vive bajo la ])ai'te de la hoja que 
envuelve la caña. Su introducción a la isla ha sido tan re- 
ciente (jne to/.avía no se puede asegura]- su i)ropagación y 
ada])taeión en el ])a]s. 

12 — El descubi iuiiento de que los aceites mixibles ta- 
les ( orno ''Scaleci'e" y "Sunoco", matan las dos clases 
d( queicsas quc^ inrcctan las papayas, sin que estos causen 
daño a la planta, aun cuando se usen disoluciones en pro- 
porciones d(^ 1 .4 y 1 :10. Corrientemente dos aspersiones 
a intervalos de dos semanas o tres en proporciones de 1 :25 
son suficientes. 

L3 — La preparación de cebo venenoso llamado ^^Ace- 
iülo de Talio'^ con carne para el exterminio de la hormigui- 
lla en las ])lantaciones de café. Por este medio se consigue 
matar de un S5 a un 90/6 de dichos insectos en la prime- 
rizo aplicación. 

14 — El descubrimiento de que las vaquitas Diaprepes- 
((hrcrialus L., prefieren poner sus huevos en papel, y que si 
kl^ colocan tiras de éste pegadas a las ramas tiernas de los 
ai'bolitos de toronjas y chinas en los viveros, no sólo los 
huevos se })odrjan recoger sino que también la substancia 
gelatinosa que los i'odea se adhiera fuertemente al papel, 
(jue al salir las larvas éstas se quedan pegadas. De ese mo- 
do las larvas no logran llegar al suelo a ocasionar daños a 
las raíces tiernas de los arbolitos. 

La mayoría de los hechos arriba enumerados se basan 
en trabajos originales de investigación. En adición debe- 
mos decir que muchos métodos buenos i)ara la represión de 
plagas de insectos, descubiertos fuera de aquí han sido 
adaptados y divulgados entre los agricultores del país. 

Como material de consulta para aquellas personas que 
estén interesadas en los métodos de exterminio de insectos 
que causan daños, podemos recomendarles el estudio de las 
siguientes obras: ''Entomología Económica de Puerto Ri- 
co." ''Una Entomología de las Indias Occidentales." 



REVISTA ÜE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



933 



Necesidad del M e j o r a m i e r t o 



De acuerdo con e] ceiLso de 19:50, el promedio de pro- 
ducción de leche en Puerto Kico fué ],116 libras de 111, 
olí) vacas para el ano 1929. Comparemos este con otros 
records de producción . En los Estados Unidos el prome- 
dio de i)roducción anual de leclie, calculado en 1927, fué 
4,600 libras de 21,948,000 vacas. El promedio de produc- 
ción en 1928 por todas las vacas (alrededor de 500,000) 
en las Asociaciones para ]\Iejoramiento de Yacas Lecheras 
(Dairy Ilerd Improvement Associations) fué 7,464 libran 
de leclie por vaca. El promedio de producción anual para 
las vacas del Colegio fué 5,910 libras. Esto representa la 
producción promedio de seis anos e incluye los records de 
47 vacas y 98 períodos de lactancia para todas edades de 
y J( rseys pura sangre y cruzadas. 

Naturalmente surge la. pregunta de cuál debe ser el 
límite de producción para que una vaca sea una productora 
de lecho lucrativa. No es posible dar una respuesta enfáti- 
ca a esta pregunta poríjue los beneficios dependen de: pri- 
mero, costo de producción, el cual difiere para las distintas 
vaquerías y para vacas individuales, y segundo, el precio 
del producto, el cual difiere, de acuerdo con la calidad, 
localidad y otros factores. ¡Sin embargo, muchos ganade- 
ros de los Estados Unidos creen que es necesario que toda 
vaca produzca por lo menos 6,000 libras de leche anuales 
para que ésta rinda beneficios. El límite de producción lu- 
crativa de leche en Puerto Pico aún no se ha determinado, 
pero podemos aventurarnos a predecir que es necesario una 
producción de alrededor de 6,000 libras anuales por vaca, 
como n:ínimo, para nuestras vaquerías que producen leche 
de alta calidad en terrenos costosos. 

Se ha demostrado ya, sin duda alguna, que una alta 
producción y la producción económica de leche, van a la 
par. Una vaca de baja producción es una unidad poco eco- 
nómica y lucrativa. Por el contrario una buena vaca es 
una unidad eficiente, económica y lucrativa. La razón por 
la cual nuestros ganaderos no reciben mayores beneficios 
de su negocio se debe a que están trabajando con unidades 
deficientes o sea vacas de una pi'oducción de 1,116 libras 
de leche anuales. 

Los medios ])ara aumentar el promedio de producción 
de leche por vaca son los siguientes: 

1ro. Llevando el record de producción de nuestras 
vacas, lo cual permitirá al ganadero disponer de las vacas 
malas e improductivas y retener solamente las buenas. Es- 
to se puede llevar a efecto estableciendo las Asociaciones 
para ]\fejoramiento de Vacas Lecheras. 

2do. Mediante el uso de mejores sementales de tipo 
lechero se puede aumentar el nivel de herencia para la pro- 
ducción de leche en generaciones futuras. Esto se puede 
llevar a efecto por medio de Asociaciones Cooperativas d^ 



Toros (Cooperativo P>ull Associations) o Blubs de Toros 
(J3ull Clubs) lo cual hace posible j)ara los ganaderos ad- 
([uirir y manteiu-r toros de alta calidad, cooperativamente, 
([ue les sería imi)Osible teiuu' individuahueute. 

8ro. Dejando para foi-mar la manada futura, novi- 
llos descendientes de las mejores vacas y de toros de alta 
calidad. 

4to. Cria]Hlo las i)ocas novillas buenas de tal mane- 
ra que se desarrollen en vacas d(^l tamaño máximo permiti- 
do por la herencia. Esto es de gran importancia porque 
se ha demastrado (pie en igualdad de condiciones, existe 
una gran correlación entre (-1 tamaño de la vaca y una pro- 
ducción alta y beneficiosa de leche. 

5to. Alimentando las vacas en j)roducción con sufi- 
cientes canticüides de una ración debidamente equilibra- 
da ])ara mantener el alto niv(d de pro:lucción. 

6to. Prestándole mayoi' ateiudón al cuido de las va- 
cas, teniéndolas en sitios lim])i()s, secos y sombreados para 
descansar, libres de garrapatas y moscas; protegiéndolas 
contra las lluvias torrenciales; y proveyéndoles de agua 
fresca y limpia. 

7to. Dándole nuiyor atención y estudio a la admi- 
nistración debida en lo que res])ecta a: (1) Época mejor 
del año para parir las vacas; (2) tiempo transcurrido entre 
cada parición; {'1) tiempo que las vacas han de estar ho- 
rras; (4) condición de las vacas al i)arir, etc. 

8vo. La exterminación de las garrapatas y otros pa- 
rásitos y enferr.:cdades contagiosas. 

La garrai)ata está considerada como la amenaza ma- 
yor y el obstáculo más gran le i)ara el mejoramiento del 
ganado en Puerto Pico, y por lo tanto, lo más importante 
que se podría hacer por esta industria en Puerto Kico es su 
dominio. 




Campo Atlctico y Stadium, 



934 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



¿Qué Beneficio Rinde la Sección de Astrología de la 
Estación Experimental de la Universidad de Pto. Rico 

al Pueblo de Puerto Rico? 



Por Juan Amedee Bonnct, 
Astróloíío. 



SAN JUAN 



Soíl SuRveu 




UOAD CONSTRUCTION MAP 



Rqaüs Constructco 
Unde-R 5p,-.^íiíjh Govr.RNMENT. 

JROADS CO-M5TRUCTE.O 

lU.-MDEtk Asm RiCANGOvtRNMElNT. 

\f^OAD5 UNOER COnSTRUCTION. 



j/UXjte^v^o «í^^rérróp^ 






ti írtttrior. 

5am Juan, Puerto Rico. Nov 1923. 



La Sección ue'AoTología, crea'a en julio 1, 1931, tiene 
a su cargo el estudio de los .sue'os de Puerto Rico. 
Frogrmna de Trabajo : 
El trabajo principal comprende dos fases: 
1 — Cooperación en la clasificación científica de los sue- 
los de Puerto Rico (Estudio E lafológico.) 
2 — Investigación técnica. 

ESTUDIO EDAFOLOGICO: 

La clasificación científica de los suelos en unidades 
correspondientes es la base fundamental para llevar a ca- 
bo eficientemente un alabor organizada sobre estudio téc- 
nicos relacionados con los suelos de labor. Una obra de es- 
ta mcignitud e importancia requiere los servicios de una 
organización adiestrada compuesta de técnicos competen- 
tes con experiencia en esta materia. Afortunadamente, el 
Departamento de Agricultura y Comercio de Puerto Rico 
y la Estación Experimental Agrícola de la Universidad de 
P, R. vienen, desde 1928, realizando este proyecto con la 
cooperación conjunta de las centrales azucareras y terrate- 
nientes importantes del país, y de la División [)ara Cla- 
rificación de Suelos (8oil Survey), del Negociado de Quí- 
mica y Suelos, Washington, D. C. Esta División Federal, 
liábilmente dirigida y reorganizada por el Dr. C. F. 'Mav- 
but, autoridad mundial en suelos, posee un caudal de trein- 



ta y cinco años de experiencia que ha contribuido a ac'.op- 
tar y perfeccionar un sistema científico y práctico para 
clasificar los suelos de labor. 

El ma])a siguiente demuestra el progreso del estu lio 
edafológico desde 1928 a 1934. Cada área enumerada fué 
estuHada independientemente. Por considerarlo conve- 
niente, las secciones 1, 2, 3, 5, 8, 9, 13 y parte de la 7 han 
sido englobadas en un informe parcial que se intitula: 
'•8oil Survey of the Xorth Coast Área, Puerto Rico.'' 

Como la información ofrecida por el estudio edafoló- 
gico es considerada como básica ])ara llevar a efecío un 
inograma sobre la rehabilitación agrícola del país, el Se- 
cretario de Agricultura de los Estados Unidos ha asignado 
$15,000 del fondo de elaboración de azúcar de Puerto Rico 
l)ara continuar durante este año (1935) el estudio e lafo- 
lógico. En la actualidad, seis técnicos federales bajo la 
dirección del señor R. C. Roberts, se encuentran adelantan- 
do estos estudios, en la región occidental que desde Cabo 
Rojo - Añasco se extiende al interior. Se estima que con 
una asignación final de $20,000 se cubrirá toda la isla de 
Puerto Rico en 1936. 

¿Qué beneficios ofrece al pueblo de Puerto Rico, el es- 
tudio edafológico'^ 

Priincro, — Según progresa el trabajo en las zonas es- 



REVISTA DE QBRA8 PUBLU^VS DE PUERTO RICO 



935 



tiidiadas, vamos recibiendo mapas o informes preliminares 
sobre la extensión y descripción de los tipos de suelos en 
la reo^ión. Oportunamente toda la información obtenida 
en cada región se englobará en una publicación final conte- 
niendo la clasificación, descripción y distribución en ma- 
pas, do los varios tipos de suelos en Puerto Rico. Como ca- 
da tipo de suelo tiene su correspondiente color en el mapa, 
se hace fácil su identificación y extensión. El informe 
abarca todos aquellos factores que tienen una relación 
íntima sobre la formación de los suelas y sus posibilidades 
agrícolas tales como: el clima, topografía, profundidad del 
suelo, geología, presencia de sales nocivas a la vegetación, 
drenaje superficial y subterráneo, posibilidades de riego, 
cosechas, erosión, etc. 

Segundo. — Beneficia a la técnicos agrícolas porcjue 
les facilita el poder aconsejar a los agricultores sobre aque- 
llos ])roblemas que afectan a los suelos y sus cosechas. El 
técnico tiene al intante información precisa sobre los suelos 
de la región de donde parte la consulta. Aquellos resulta- 
dos experimentales y observaciones de índole práctica-eco- 
liómica obtenida en una región de suelos conocidos pueden 
ajdicarse a otros sitios similares. Las Estaciones Experi- 
mentales de la Universidad de P. R., del Gobierno Peleral, 
y de las Centrales Fajardo y Aguirre, llevan a cabo sus 
exi)erimentos de abonamiento, cultivos y variedades, a ba- 
se de la clasificación hecha en el estudio odafológico. Mu- 
chas centrales y colonos planean sus prácticas agrícolas a 
base del estudio odafológico. La División de Suelos y 
Cosechas del Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas de 
la U]iiv(rsidad de Puerto Rico, utilizan los datos del estu- 
dio edaiológico en las cátedras de suelos y agronomía. 

Tercero. — Ofrece al agricultor información sobre los 
tipos de suelos en su finca y le brinda oportunidad de com- 
parar su experiencia agronómica con otros agricultores que 
tienen suelos similares a los suyos. Presenta al comprador 
una información valiosa sobre el valor de los suelos en la 
finca que interesa comprar. 

Cuarto. — Facilita una tasación más juiciosa de la fin- 
ca para los efectos de contribución o hipotecas sobre la pro- 
piedad. De esto pueden dar fe la División de Tasación del 
Banco Federal de Baltimore en P. R., y la División para 
la Clasificación de la Propiedad del Departamento de Te- 
sorería. 

Quinto. — Es de inestimable valor para la confección 
de informes y estadísticas agrícolas, sociales, económicas, 
etc. Es la base para el catastro de Puerto Rico. La Sec- 
ción de Economía Agrícola de la Universidad de P. R., 
utiliza el estudio edafológico como base fundamental para 
los estudios económico-agrícolas de las fincas pequeñas del 
país. Es digno de mención el caso específico de las reco- 
mendaciones de suelos apropiados para riego, en el Dis- 
trito Adicional para Riego de la Costa Sur. La Hon. Co- 



misión de Riego nombró asesores técnicos al Sr. Luis A. 
Soriano, Director de la Subestación Experimental de Isa- 
bela, y al suscribiente. Comentando el informe presenta- 
do por los asesores técnicos sobre el reconocimiento, a base 
del estudio e '.aTológico, hecho en el campo durante el mes 
de octubre 1934, el Secretario de la llon. (^omisión de Rie^ 
^0, nos escribe en carta fechada dicieiubre 5, 19;]4 : ''La 
labor de los ócnicos lia sido estimada grandemente por 
los Miembros de hi Comisión de Riego y ha servido de base 
])ara realizar una selección consciente ác las tierras que 
han de formar el Nuevo Distrho de Riego." 

Sexto. — Sirve de base pai*a demost raí* al mundo ex- 
terior que estamos organizados agrícohuiKMilc sobre una ba- 
se sólida y científica al nivel de ios rdlinios conocimientos 
sobre la agricultura científica. De esto pueden dar fe va- 
rios delegados técnicos que re|)i'(\sentaron a su i)aís en el 
Congreso Internacional Azucarero llevado a cabo en San 
Juan de Puerto Rico en marzo 19:V2. (\)i)¡ainos del infor- 
mo pusenta:'o por el I)i-. \V. W. (¡. .Moir a la Asociación 
de Técnicos Azucarei'os del Ilawaii en oidnbi'e de VXV2 : 
''Through the hel]) of the P>ureau of ChemistiT and Soils 
of the U. S. Dei)ai'tment of Agriculture, the Insular Ex- 
periment Station's soil d( j)artment has b(>en conlucting a 
soil classification survey along the liues ol* that started and 
followed by the U. S. Dei)artment ol' Agriculture through 
the work of Dr. C. F. Marbut. This classification seems to 
furnish one of the íinest bases for land taxalion yet put 
fcrward and on thal i)()int alone it i'ecommends itself to 
US very highly. This is a ])roject that sliould be given our 
most eaniest cojisideration. " 

La Sociedad Industrial y Agrícola de Pointe-A-iPtre, 
Guadalupe, no3 escribe en carta iVídiada febrero 4, P):]5, 
reconocien o el valor inestimable de la información de sue- 
los, a base del estulio edafológico, (pie dimos a sus ins- 
pectores agrícolas señores Jantet y Portal, (mi su inspec- 
ción de estudios sobro la fase agrícola de la cana de azúcar. 

IN i ESTÍO ACIOK TÉCNICA : 

La Sección de Agrología ha tenitlo a su cargo el si- 
guiente programa técnico: 

1 — Análisis químico de las muestras de suelos qne 
envía el personal que tiene a su cargo el estudio edafológi- 
co de Puerto Rico (1931-1935). 

2 — Adaptación de métodos rápidos para reducir el 
tiempo que toman ciertas determinaciones en el proyecto 
L (1931-33). 

3— Estudios de nitrificación en varios tipos de sue- 
Im de Puerto Rico (1931-1934). 

4 — Estudio del suelo en una plantación típica de ca- 
fé. (1933-1934). 

5— Estudios sobre la solubilidad de los fosfatos y 



í)36 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



la sílica en «uelo8 situados a diferentes elevaciones. (1934- Aparte do los beneficios de índole científica que esos 

1935). estudios do investi^íación a])ortan í\ la Ciencia Edafológi- 

ca podemo> enumerar los siguientes beneficios al pueblo de 
PUBLICACIONES Puerto Rico. 



Los resultados obtenidos en el proyecto II aparecen 
publicados como sigue: 

Bonnet, J. A. and Villamil, F. A. Research on short- 
ening time without at'fecting the accuracy of Dyer's modi- 
fied method for determinatiou in soils, of phosphoric acid, 
lime and potasli soluble in citric solution. J. Dept. Agrie, 
of P. R. 17 (4) lí)33. 

Los re,sulta:los obtenidos en el [)r()yecto líT, sobre nir 
trificación de suelos, aparecerán en el número de abril, 
1935 del *Mournal of Agriculture of the University of 
P. R." 

L^u informe sobre los datos analíticos de los tii)Os de 
sue'os en la costa norte de P. R. (proyecto 1) ha sido en- 
tregado a la División del Soil Survey, Washington, D. C, 
para ser insertado oportunamente en la publicación final 
del estudio edafológico. 

Los resultados obtenidos en el proyecto IV, sobre es- 
tudios del suelo en nna ])lantación típica de cafó, han si- 
do informados a los especialistas de cafó, en P'omento Agrí- 
cola y Estación Experimental. 

¿Quó beneficios aporta al pueblo de Puerto Rico, esos 
estudios técnicos? 



Primero. — Es de suma importancia suplementar las 
obsei'vaciones hedías en el estudio edaFológico con infor- 
mación química a:kcuaí!a ])ara obteiier luz sobre la defi- 
ciencia o suficiencia de elpineutos (luímicos necesarios pa- 
ra el crecimiento de las cosechas; presencia o ausencia de 
acidez o alcalinidad excesiva (jue puede ser perjudicial a 
nna. cosecha determiiuula ; arrastres interiores de los ele- 
mentos químicos; relación del análisis químico del suelo 
con el clima, etc. 

Segundo. — La ado})ción de métodos analíticos cortos y 
precisos economiza tiempo al personal técnico y dinero a 
la Institución. 

Tereero. — Los estudios de nitrificación nos indican si 
es conveniente usar el sulfato de amoníaco como abono en 
ciertos tipos de suelos de Puerto Rico. 

Cuarto. — Los estudios de la solubilidad de fosfatos y 
la sílice soluble en suelos situados a diferentes altitudes 
se hacen con el propósito de determinar un índice de rela- 
ción entre los arrastres de estos elementos de la altura a 
sitios de niveles intermedios hasta los llanos. 



Esmorís & Co., Sucs. 

MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 
PROVISIONES 



Mayaguez 



Puerto Rico 



EL INSTITUTO DE INGENIEROS EN EL COLEGIO DE AGRICULTURA Y ARTES 
MECÁNICAS EN MAYAGUEZ EL DÍA 10 DE MAYO DE 1935 



En una entrevista con mi buen amigo y compañero, el Profesor 
C. Calor Mota, de la Facultad de Ingeniería, allá }K)Y el mes do 
febrero, tomó forma la idea de celebrar un Instituto de Ingenieros 
para discutir principalmente la conveniencia de un curso de relacio- 
nes humanas dentro del currículo de la Facultad de Ingeniería en 
Mayagüez. El compañero Calor Mota demostró un vivo interés en 
la idea y convinimos en iniciar inmediatan-'ente la organización de 
lina reunión de mesa redonda a la cual serían invitados los ingenie- 
ros del país. Como el campo de las relaciones sociales es una zona 
común a todas las profesiones, y particularmente a las actividades co- 
merciales e industriales, la reunión estuvo patrocinada por las Fa- 
cultades de Ingeniería y de Administración Comercial de la Uni- 
versidad. 

Por razones obvias, acordóse celebrar la reunión en Mayagüez, 
habiéndose fijado el 10 de mayo como el día más adecuado para el 
acto. Oportunamente se cursaron invitaciones a un buen número 
de ingenieros prominentes en la profesión, y cuya exper)(>ncia pu- 
diera dar luces para enfocar con mayor certeza las cuestiones a dis- 
cutir. 

La reacción de los dignos i'e presentantes de la profesión no ])u- 
do ser más favorable, al jnzgar la calidad de la representación reu- 
nida, en Mayagüez. Alrededor de sesenta ingenieros firmaron la. lis- 
ta do concurrentes. El T)e])artaniento del Interior estuvo represen- 
tado por el Comisionado Sr. Egozcue, y por los Ingenieros don Ra- 
fael Nones, don l^afael del Valle, don llamón Gandía Córdova y don 
Francisco Fortnño. El Departamento de Sanidad estuvo i-e])resenta- 
do por el Ingeníelo don Jorge V. Dávila. La Facultad de Ingenie- 
ría asistió en ])]eno. La de Administración Comercial poi- el autor 



de estas breves notas. 

A la hora de dar comienzo el acto, el Profesor C. Calor Mota dio 
la bienvenida de salutación y encomio a sus compañeros. 

ILabiendo terminado el compañero Calor Mota, se dirigió el Dr. 
Julio B. Ortíz ante la concurrencia esbozando los temas a discutir 
en el Instituto. 

La asamble.'i entró en la discusión del asunto en su fondo. Se 
aprobaron los puntos sometidos, tomando parto prominente en \% 
discusión los ingenieros Luchetti, Ramírez, Nones, Egozcue, RamíreE 
de Arellano, Dávila, Calor Mota, Gandía Córdova y Saldaña. 

Tomando en consideración el corto tiempo disponible, y conside- 
rando, además, que el asunto necesita mas amplio estudio, se eligió 
un comité permanente para someter a una reunión próxima un infor- 
me detallado con sus recomendaciones. El comité quedó constituido 
como sigue: 

Manuel del Valle, Feo. López Domínguez, Jaime Annexy, David 
S. Eamíiez, Amador Jiménez Mena, C. Calor Mota, Etienne Totti, 
Marcial Díaz, Jorge V. Dávila, Antonio S. Luchetti, Rafael Fernán- 
dez García, Rafael R. Ramírez, Manuel Egozcue. 

Para mejor oiientación, el Comité espera recibir sugerencias de 
todos los ingeníelos que se ])re()cupen i)or las cuestiones quo fueron 
discutidas en Mavagüez, y se esi)era además que so sometan a su 
consideración i)or esci'ito cual(|uier iccomendacióu específica o gene- 
lal que los ingenieros creyesen de utilidad ])ara los jóvenes estudian- 
tes. 

Todos los trabajos del Instituto y del Comité serán publicados 
op()itun;nnente y constituirán la memoria oficial de las actividades 
llevadas a cabo r>ara dar concreción al es])íritu que anima este mo- 
vimiento. 



Víctor Braegger & Co 

Tetuán 19 

AGENTES GENERALES 

SEGUROS PARA TODAS LAS EXIGENCIAS 
MARYLAND CASUALTY COMPANY 

Automóviles, Accidentes, Obreros, Calderas, Vidrieras, Fianzas. 

FRANKLIN FIRE INSURANCE COMPANY 

Incendio, Terremoto, Ciclón, Marítimo 

JEFFERSON STANDARD LIFE INSURANCE COMPANY 

Pólizas de Vida en todos los planes 

CORRESPONSALES EN NEW YORK Y LONDRES. 

Reclamaciones pagadas en Puerto Rico: 

MAS DE $2,500,000.00 



BULL LINES 



SEVICIO SEMANAL DE CARGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 

Y CARGA 

BALTIMORE-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

PUERTO RICO-NORFOLK Y PHILADELPHIA 
SERVICIO INTERANTILLANO 

Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 
(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 

SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 

E ISLAS VÍRGENES 

BULL INSULAR UNE INC. 

Ponce Mayagüez Arecibo 

MUELLE NO. 3. TEL. 2060 SAN JUAN 



OBSEQUIO DE LA 

Mayaguez Light 

-: & :- 
Power Company 

fuerza, — luz — efectos 
eléctricos — neveras gene- 
ral electric — lamparas 
visítenos y sera complacido 
mayaguez, p. r. 



UN PLACER 
MÁXIMO CON UN 
GASTO MÍNIMO 



Nuevo Radio RCA Víctor 
Modelo de Mesa 




Novísimo mueble estilo de cofre cons- 
truido de finas maderas escrupulosa- 
mente escogidas y acabadas en un 
semi- brillo, conteniendo un radio 
perfeccionado de onda larga con 
gama musical de 540-1550 kc/s. y 
1500-3500 kc/s. Nuevo altoparlante 
dinámico de gran tamaño, control de 
matices tonales y cuadrante ilumi- 
nado. Pase a vernos hoy mismo. 
Modelo 103, completo con Tubos 
Micro-Sensitivos RCA. Sólo cuesta 

RQI VÍCTOR 



J. A. ZAPATA & CO. 

Distribuidores 
Mayaguez y Aguadilla 

AGENTES: 

Isabela : Gabriel Domenech 

Cabo Rojo: E. C. Aviles 

Sábana Grande : Víctor M. Vega 

San Germán : Luis A. Toro 



Haga so Revista en la 

Tipografía San Juan 



J^i 2 7 ÍB3S 



REVISTA DE- 
OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 




Carretera No. 44. — Río Grande - Loíza Aldea. 



Junio, 1935 



tylño XII 




Número VI 



Sucesores 
de Abarca 

INGENIEROS CONTRATISTAS 
iMiramar — Santurce — Puerto Rico 



Talleres de Maquinaria, Fundición, Calderería y 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
Eléctricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks. 
Válvulas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Schieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Thermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas, Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 

Consulte ^u problema con nuestros técnicos. 




El más eficiente y rápido servicio de vapores en- 
tre New York y Puerto Rico para e! transporte 
Je pasajeros y carga. 

Preferido por su experiencia durante 40 años de 
servicio sin interrupción. 
Para informes diríjase a: 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

708 Canal Bank Building, New Orleans, La. 

Foot of WaU Street, New York, N. Y. 

Muelle No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico. 



THE SHELL Co. !.P R.I Ltd. 

OFFICES: SAN JUAN, IHJ.NX^^], MAYAGüEZ, CAGUAS, AKECIBO 

PETROLEUM PRODUCTS 



FUEL OIL 

DIESEL OIL 
GAS OIL 

MOTOR GASOLINE 

AVIATION SPIRIT 
KEROSENE 

LUBRICATING OILS 

LUBRICATING OREASES 
ASPHALT 

FLY SPRAY 



y:í^^%^^í^<5^c?<*^<íP<5=<í^<5.<í<?>^ 



RE¥¡STAi)]Í 



ÍD) To) 

D) 



ñ3 FeeiucA 



AÑO XII 



mo 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



JUNIO DE 1935. 



mñRí<B 



El Instituto (le Ingenieros 

Por Julio B. Ortíz, Decano 949 

Geología de Puerto Eieo (Continuación) 

Por llowarcl A. Meyerhoff 952 

Batos Históricos y Científicos relacionados con la Geo- 
física de las grnades y pequeñas Antillas 

Por A. Martínez Alvarez 955 

Improvement of Rivers and Harhors in the Puerto 
Rico District 

By E. D. Aldery 962 

The Magnetite Deposit near Ilumacao, P. R. 

By 11. J. Colony and 11. A. Meyerhoff 932 



No. VI. 



Nuestra Suprema Ambición: 



Servir eficientemente, con seguridad y rapi- 
dez al público; 



Nuestra Amable Súplica: 



Pedir la cooperación del público hacia un posi- 
ble mejor servicio; 

Si nuestra amable súplica es acogida por el 
público, habremos realizado nuestra suprema 
ambición. 



WHITE STAR BUS LINE, Inc. 



BULL LINES 

SE VICIO SEilANAL DE CAuGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 

Y CARGA 

BALTl MORE-PUERTO RICO Y VICE- VERSA 

I'l'ERTO RICO-NORFOLK Y PHILADELPHIA 

SERVICIO INTERANTILLANO 

Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 

(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 

SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 

E ISLAS vírgenes 

BULL INSULAR LINE INC. 

Ponce Tuayagücz Arecibo 

MUELLE NO. 3. TEL. 2060 SAN JUAN 



GOMAS Y TUBOS 

ü. S. ROYÁL 



[GOMAS GASTADAS SON PELIGROSAS!! 



Vnv. vi.-a, C.Q cada tres corre peligro debido a 
accidentes de automóviles. Una gran parte de 
lo : accidentes de automóviles son debido a que 
la.s gomas gastadas en la superficie de roda- 
miento patinan. Esté seguro de que sus gomas 
tienen la superficie de rodamiento antideslizante. 

La superficie de rodamiento diseñada científica- 
mente de las gomas U. S. ROYAL ha resultado 
ser superior. Con el descubrimiento secreto de 
la GOMA TEMPLADA, éstas duran más, dan- 
rV pc-í mayor millaje — mayor seguridad — ma- 
.^ oj valor. 




Pruebe un juego de goma¿í 

U. S. ROYAL 



sin más demora. 



■«!■ 



EEVSSTA DE OEIAS PUBLICA; 



IDE 




PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Publicas; para fomentar las industrias 
e impulsar el arte de construir. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 

Depto. del Interior. 

San Juan, P. R. 



Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$(3.00 



Eniered as second class viatter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Post Office under the Act of March 3 



1879 



AÑO XI I. 



J U N í O DE 19 35. 



No. VI. 



EL INSTITUTO DE INGENIEROS 



Por JULIO B. ORTIZ 



En una entrevista con mi buen amigo y compañero, 
el Profesor C. Calor IMota, de la Facultad de Ingeniería, 
allá por el mes de febrero, tomó forma la idea de celebrar 
un Instituto de Ingenieros para discutir principalmente la 
conveniencia de un curso de relaciones humanas dentro 
del currículo de la Facultad de Ingeniería en Mayagüez. 
El compañero Calor Mota demostró un vivo interés en la 
idea y convinimos en iniciar inmediatamente la organiza- 
ción de una reunión de mesa redonda a la cual serían invi- 
tados los ingenieros del país. Como el campo de las rela- 
ciones sociales es una zona común a todas las profesiones, y 
particularmente a las actividades comerciales e industria- 
les, la reunión estuvo patrocinada por las Facultades de 
Ingeniería y de Administración Comercial de la Univer- 
sidad. 

Por razones obvias, acordóse celebrar la reunión en 
Mayagüez, habiéndose fijado el 10 de mayo como el día más 
íidecuado i)ara el acto. Oportunamente se cursaron invita- 
í^'ones a un buen número de ingenieros prominentes en la 
l)rofesión, y cuya experiencia pudiera dar luces para en- 
íocar con mayor certeza las cuestiones a discutir. Opor- 
tunamente se hizo circular la siguiente invitación: 

El día 10 del próximo mes de mayo proyectamos ce- 
lebrar en Mayagüez una reunión de mesa redonda para 
discutir con la Facultad de Ingeniería la naturaleza de 
los problemas económicQ-administrativos en la profesión y 



y la conveniencia de incluir en el currículo de estudios el 
curso o cursos que la práctica y las nc^cesifla les locales 
aconsejen. 

Erstc movimiento se inició liace varios años en Estados 
Unidos y, a nuestro entender, merece toda nuestra aten- 
ción, lie estado en comunicación con varios miembros 
piominentes de la profesión, y todo indica (pie la reunión 
será provechosa. 

El profesor C. Calor Mota me ha eiieargaf'o muy par- 
ticularmente que incluya a usted en la lista de los inge- 
r^c^ic. cuya presencia en la reunión es altamente deseable. 
Me uno al compañero Calor Mota en su deseo, y ambos con- 
firmes en que usted estará con nosotros ese día. 

La. reunión será de carácter informal. El que sus- 
ciibe someterá el problema objeto de discusión y los seño- 
res concurrentes aportarán sus ideas y experiencias. El 
objeto será llegar a un acuerdo que sirva de base para 
crientación a la Facultad de Ingeniería. 

La Administración Universitaria obsequiará a los con- 
currentes con un almuerzo sencillo. 

Esperamos verle con nosotros. 

En la prcr;;a apareció el siguiente reclamo: 

Bajo los auspicios de las facultades de Administración 
Comercial e Ingeniería de la Universidad de Puerto Rico 
>se llevará a efecto en Mayagüez, el viernes 10 de este mes 



950 



comenzando a las 10:30 A. M., una conferencia de mesa 
redonda en la cual se presentará a discusión la convenien- 
cia y necesidad de enfocar constructivamente los problemas 
que surgen de las relaciones económico-sociales de la pro- 
fesión de ingeniería. 

Esta conferencia viene a iniciar un movimiento en 
Puerto Ivico que ya lia tomado cur.'-o definido en Estados 
Unidos en los centros académicos, y a cuyo desarrollo co- 
operan con entusiasmo las asociaciones de ingenieros de 
aquel país. 

Se han circulado invitaciones a prominentes ingenie- 
ros y a las organismos oficial 6fi para que cooperen al éxito 
de esta conferencia. Las iniciadores de la reunión, profe- 
sor C. Calor Mota, de la Facultad de Ingeniería, y el de- 
cano Julio B. Ortíz, de la facultad de Administración Co- 
mercial, esperan que estará presente im buen grupo de 
ingenieros interesados en la materia objeto de discusión. 

El acto será de carácter i)uramente informal. El de- 
cano Julio B. Ortíz expondrá el tema alrededor del cual 
girará la discusión, y los concurrentes estarán en libertad 
de discutirlo en to:'os sus aspectos hasta llegar a conclu- 
siones que sirvan de orientación a la facultad de Ingeniería 
en la preparación de sus programas de estudio. 

Se someterá a la consideración de Jos ingenieros pre- 
sentes la conveniencia de que se constituya esta reunión 
inicial en un instituto de carácter permanente para la ce- 
lebración anual de actos similares que giren alrededor de 
los problemas educativos de la profesión. 

El profesor C. Calor ^lota y el decano Ortíz extien- 
den cordial invitación a los ingenieros representantes de 
las distintas especialidades de la profesión: civil, mecá- 
nica, eléctrica, agronómica e industrial. 

Los concurrentes al acto serán obsequiados con un al- 
muerzo por la administración Universitaria y la Facultad 
de Ingeniería. El profesor Calor IMota presentará una in- 
teresante película de carácter profesional. 

La reacción de los dignos representantes de la pro- 
fesión no pudo ser más favorable, al juzgar la calidad de 
la representación reunida en Mayagüez. Alrededor de se- 
senta ingenieros firmaron la lista de concurrentes. El De- 
partamento del Interior estuvo representado por el Comi- 
sinoaclo Sr. Egozcue, y por los Ingenieros con Rafael No- 
nes, don Rafael del Valle, don Ramón Gandía Córdova y 
don Francisco Fortuno. El Departamento de Sanidad es- 
tuvo representado por el Ingeniero don Jorge V. Dávila. 
La Facultad de Ingeniería asistió en pleno. La de Admi- 
nistración Comercial por el autor de estas breves notas. 

A la hora de dar comienzo el acto, el Profsor C. Ca- 
lor Mota dio la bienvenida de salutación y encomio a sus 
compañeros dándole lectura a las siguientes líneas : 

Compañeros : 

Es para nosotros motivo de íntima satisfacción, 
de aliento, y al mismo tiempo un honor tener entre 



Í^E VISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



nosotros tan distinguido grupo de ingenieros de toda 
la isla, interesa:' os en los problemas económico sociales 
que afectan a la profesión en estos momentos diCícile.s. 
Ha sido })ara mi una preocupación, cómo conseguir en 
Puerto Rico que los ingenieros de todas las especiali- 
dades, actúen como una sola unidad de resistencia y 
propósito, y consagrarse efectivamente a sus intereses 
profesionales, a los problemas humanos económicos 
de la profesión en su relación con el público. Cam- 
biando impresiones con el Dr. Julio B. Ortíz, el año 
pasaio, a fines de noviembre, sobre estos problemas 
que afectan a la profesión de ingeniería, surgió la ini- 
ciativa de un instituto aiuuil donde pudiesen discu- 
tirse libremente estas cuestiones. Estamos seguros 
que por medio de estos institutos podremos unir es- 
fuerzas, fomentar solidaridad de propósito, obtenien- 
(0 de este mo^.o una mayor demanda de nuestros ser- 
vicios, mayor ]*emuneración, y mayor reconojimiento 
a nuestra profesión por parte del público puertorri- 
queño. 

Debemos tener presente que cada oportuni:^ad pa- 
ra el ingeniero, viene acompañada de obligaciones pa- 
ra su jefe, para su profesión, y para la sociedad. Al 
jefe, el ingeniero está obligado a rendirle servicio de 
una manera eficiente, con lealtad, para merecer su 
confianza ; para su profesión está obligado a actuar de 
tal mo:o que refleje prestigio; y para la sociedad está 
el ingeniero obligado a mantener interés en la vida so- 
cial económica, política y educativa de la comunidad 
en donde vive. 

El ingeniero ha sido afectado seriamente por es- 
ta situación económica extraordinaria. Es verdadera- 
mente paradójico que su obra liaya sido administrada 
por otros, creando i)rob!emao serios de distribución. 
Por lo tanto, es necesario que el ingeniero intervenga 
también en la solución de este problema de distribu- 
ción. Hasta la techa se ha contentado con la labor en su 
laboratorio, llevando una vida de recluso, y permitiendo 
que otros se aprovechen de su obra y la dirijan. 

El ingeniero está equipado de un conoji:ni:n o 
profundo, de idealismo, y de sentimientos generoso^ 
y elevados, y posee la visión y la e.ierfn^ nij;;ana 
para dirigir a este pueblo a través de suí dificulta- 
des. Debemos hacer lo posible por intervenir y co- 
operar más en los asuntos públicos y ocupar más po- 
slcioiie.; que requieran habilidad ejecutiva y adminis- 
trativa. 

Sinceramente creemos que este primer instituto 
de ingenieros establecerá una pauta, en donde se po- 
drán discutir muchos de los problemas económicos, so- 
ciales y educativos que afectan a la profesión. 

Agradecemos sinceramente el interés que se han 
tomado los distinguidos visitantes, y espeí^amos que 
seguirán honrándonos en futuros institutos. Les ex- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



951 



tendemos una cordial bienvenida. 

Muchas gracias. 

Habiendo terminado el compañero Calor Mota, me di- 
rigí ante la concurrencia esbozando los temas a discutir en 
el Instituto. 

La asamblea entró en la discusión del asunto en su 
fondo. Se aprobaron los puntos sometidos, tomando parte 
prominente en la discusión los ingenieros Luchetti, Ramí- 
rez, Nones, Egozcue, Ramírez de Arellano, Dávila, Calor 
oMta, Gandía Córdova y Saldaña, 

Tomando en consideración el corto tiempo disponible, 
y considerando, además, que el asunto necesita mas amplio 
estudio, se eligió un comité permanente para someter a 
una reunión próxima un informe detallado con sus reco- 
mendaciones. El comité quedó constituido como sigue: 

Manuel del Valle, M. López Domínguez, Jaime Anne- 
xy, David S. Ramírez, Amador Jiménez IMena, C. Calor 
Mota, Etienne Totti, Marcial Díaz, Jorge V. Dávila, An- 
tonio S. Lucli;\:i, Rafael Fernández García, Rafael R. Ra- 
mírez, Manuel Egozcue. 

Para mejor orientación, el Comité espera recibir suge- 
rencias de todos los ingenieros que se preocupen i)or las 
cuestiones que fueron discutidas eu Ma3^agüez, y se espera 
además que se sometan a su consideración por escrito cual- 
quier recomendación específica o general que los ingenieros 
creyesen de utilidad para los jóvenes estudiantes. 

Todos los trabajos del Instituto y del Comité serán 
publica "os oportunamente y constituirán la memoria ofi- 
cial do las actividades llevadas a cabo para dar concreción 
al espíritu que anima este movimiento. 

EL LXGENTERO Y LAS RELACIONES HUMANAS 

La experiencia ha demostrado que más de las tres 
cuartas partes de los ingenieros en la práctica de la profe- 
sión dcscmi)cñan, en una u otra forma, puestos de carácter 
ejecutivo. Después de varios años de experiencia, encon- 
tramos a muchos de los jóvenes graduados de las facultades 
de ingeniería desempefiando funciones en las cuales se su- 
pone que ])osean, además del conocimiento puramente téc- 
nico de la profesión, ciertas cualidades generales que le 
pongan en situación ventajosa para afrontar constructiva- 
mente los problemas de carácter administrativo que sur- 
gen en la delicada tarea de dirigir, coordinar e inspeccio- 
nar a seres humanos. 

El problema de las relaciones sociales dentro de la 
profesión del ingeniero que va a desempeñar puestos de ca- 
rácter administrativo y ejecutivo ha sido objeto de preo- 
cupación y estudio. Desde el año 1923 se vienen celebran- 
do en Estados Unidos y Canadá reuniones del mismo carác- 
ter de la que celebramos hoy. Preocupados por los proble- 
mas que la experiencia ha traído a la consideración de los 
líderes de la profesión y de los centros académicos, un nú- 



mero de estos líderes ha venido discutiendo la naturaleza 
de esos problemas con el objeto de hallarle solución adecua- 
da. 

En junio de 1929, la Sociedad Pro-fomento de la Edu- 
cación de los Ingenieros nombró un Comité de Instrucción 
en Relaciones Industriales. Después de un estudio dete- 
nido de la materia, el Comité llegó a hi conclusión de que 
esta es de tal importancia que merecía investigación ade- 
cuada para determinar sus pasibilidadt^s, sus objetivos, y 
los métodos que habrían de ponerse en i)ráetica para pre- 
parar a los estudiantes de ingeniería en la difícil tarea de 
manejar debidamente el elemento hnniano, según lo acon- 
sejan las buenas prácticas administrativas y ejecutivas. 

El informe de este Comité es sumamente interesante. 
Las siguientes son algunas de sus conclnsiones : 

(a) El éxito del ingeniero exige cada vez más tanto 
habilidad ejecutiva como habilithid técnica. 

(b) Las aptitudes innatas en el estudiante son de es- 
caso valor relativo si no se desarrollan. 

(c) Las lecciones de la experiencia se hacen más 
com})rensibles al cerebro ya ])i-eparad() para interprearlas. 

(d) A menos que al joven estudiante se le enseñe 
en la escuela las características fundaiiu^nlales de la natu- 
raleza humana y los problemas fuiulanienlales (jue surgen 
de los contactos humanos y de las relaciones industriales, 
corre el riesgo de pasar por alto las enseñanzas de la i)rác- 
tica ])rofesional. 

(e) Y a menos que se les ponga en condiciones de 
a])reciar el aspecto hunumo en su trabajo, los jóvenes inge- 
nieros pueden practicar por años su profesióíi sin desarro- 
llar su capacidad para desenvolverse con, o i)ara manejar 
satisfactoriamente el elemento humano. 

El informe a que me refiero fué sometido a la Socie- 
dad Pro-fomento de la Educación del Ingeniero en su reu- 
nión en la ciudad de Montreal en 19:U). Consta en el 
'Mournal of Engineering Education", Vol. XXI, 1930. 
Además de las conclusiones que acabo de leer, el informe 
contiene sugerencias específicas para la organización de un 
curso que pueda cubrir la materia que nos ocupa. 

En marzo 28 de 19:U, ceelbróse, con la cooperación de 
la institución a que he hecho referencia, una reunión de 
mesa redonda, también del carácter de la (\ue celebramos 
hoy, para discutir la forma específica de enfocar el pro- 
blema. La conveniencia y la necesidad de explicar un 
curso de re'aciones industriales había sido ya discutida 
ampliamente y aceptada. Ya no se discute en Estados 
Ihiidos si se debe o no cubrir la materia en el currículo 
de las facultades de ingeniería. 

El ^'Massachusetts Institute of Technology'' en 1928, 
mediante la ayuda de William E. Nickerson,^ estableció, 
a manera de experimento, un curso que consistía de confe- 
rencias y problemas tomados de la práctica. Se seleccio- 
nó al Coronel Charles R. Gow. Llamósele al curso ^^Hu- 
manics," Tuve la oportunidad de relacionarme con el tra- 
bajo que se hacía en las clases debido a una coincidencia 



952 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



interesante. EoC mismo año tuve la oportunidad ce co- 
operar al establecimiento de un curso similar en la Fa- 
cultad de Administración Comercial de la Universidad de 
Boston. Tenía por fin mi parte del trabajo discutir con 
las estudiantes las relaciones sociales del hombre de nego- 
cios. Los objetivos de ambos cursos eran idénticos. 

El experimento del Coronel Gow se ha condensado en 
tic; interesantes libros: ''Foundations of Human Engine- 
ering'', "Elements of Human Engineering". La popula- 
ridad de estos libros demuestra, sin duda alguna, que han 
venido a llenar un vacío en la profesión y en los centros 
académicos. 

Soy de opinión que la práctica de la profesión en 
Puerto Rico, en sus aspectos administrativo y ejecutivo, no 
cifiere de la práctica en Estallos Uni.^os. Me parece, ade- 
más, que no estoy muy lejos de la realidad si afirmo que 
los problemas que surgen en Puerto Rico en el campo de 
las relaciones humanas pueden ser más complicados que en 
otros países de mayor preparación industrial de parte del 
elemento obrero. Todos sabemos que la falta de pericia 
generalmente es motivo de complicaciones que fácilmente 
pueden atribuirse a desajustes de carácter puramente per- 
sonal sin buscar sus laíces en la incapacidad técnica del 
empleado. Estas complicaciones pueden fácilmente ocasio- 
nar serios contratiemj^os aun a las personas encargadas del 
trabajo de organización y dirección, siendo, a veces, causa 
de indeseados desequilibrios e inquietudes. 

Hace varios años que vengo pensando en la conveniin- 
cia de que discutamos estos problemas. Mi deseo comenzó 
a tomar foima tangible con motivo de una extensa conver- 
sación que tuviera hace algún tiempo con mi compañero, 
el Profe.sor Calor Mota. Le expuse el problema, y lo to- 
mó con tan 'o entusiasmo que hoy nos disponemos a discu- 
tirlo. 

Como tase para los trabajos de esta reunión, me per- 
mito exponer el problema suscintamente en cuatro fases, 
las cuales propongo que discutamos en el orden en que las 



presento a vuestra consideración: 

(1) Siguiendo el movimiento iniciado en E.stados 
Unií'o.s, y ooi\sidc*ran(]o que la ])ráctiea ele la ingenie- 
ría en Puerto Rico se desenvuelve en términos gene- 
la es en un mismo nivel ])rofesional y académico ¿es- 
tamos justifica ^os en consi ':erar el aspecto administra- 
tivo do la ])rofesión como de valor suficientemente im- 
portante para merecer la atención Ce ios ingenieros 
c.e expc-i'iencia y ce la facultad de ingeniería .í* 

(2) Si e.;te instituto considera ({ue esta primera fa- 
se e'e la cuestión está justificada ¿deberíamos enton- 
ce.; lecomendarla a la P^acultad de Ingeniería y a los 
mienrbics Ce la profesión i)ara su inclusión en el cu- 
riículo e\^ eotu'ios de enta Facultad y ])ara su discu- 
sión y estudio por todos los ingenieros interesados en 
la materia/ 

(8) Si la ])ro])osición segunda recibe el endoso del 
instituto ¿. e debeiía eelegar a la Facultad de Inge- 
niería la preparación del material del cui-so a se^guir, 
o se debería ncmbiar un comité del seno de esta asam- 
blea i)ara que i)repare eiicho material ? 

(1) ¿ Sei ir e^c.eab'e y ae*eptable pfii'c] todos que de 
es;ta reunión surja un instituto de carácter permanen- 
te cuya misión sería el fomento de los estudios que 
abarcaría esta materia? 

Me permito dejar en vuestras manos las cuatro fases 
del problema, y pasaremos, si no hay para ello inconve- 
nienet alguno, a discutir cada una de las i»!'e)})asiciones 
aquí esbozadas. 

l\layagiie;^^ p. i^. 

a 10 de mavo de 1935. 



geología de puerto rico 



Por HOWARD A. MEYERHOFF 



CAPITULO L 

— INTRODUCCIÓN — 

Pocos de nosotros los que vivimos en Purto Rico rea- 
lizan que estamos viviendo cerca del vértice de una ca- 
elena de altas montañas. Para nosotros apreciar este he- 
cho sería necesario agotar las aguas del Atlántico y del 
]\íar Caribe de manera que pudiéramos ver el fondo de 
estos mares. Al norte se encuentra el canal de Brownson, 
cuya parte mas profunda, llamada Sonda de Nares, llega 
a 27,922 pies bajo el nivel del mar, a una distancia de 100 
millas al nordeste de Aguadilla. Y yendo de San Juan a 



Nueva York, el viajero cruza otra depresión, en este ca- 
nal, que tiene 27,366 pies bajo el nivel del mar. Al sur 
las aguas del Caribe alcanzan profundidades de 17,000 
pies a una distancia, relativamente corta, de la línea de 
costa de Puerto Rico. Añádase el relieve de la isla a estos 
números y encontraremos que Puerto Rico se levanta a 
22,000 pies sobre el fouLo del océano al sur y más de 32,000 
al norte. Pocas regiones de la Tierra poseen este relíenle, 
que no es menos real por el hecho de que gran parte de él 
esté oculto por las aguas del Océano. Toda la región del 
CailLo es una región de contrastes en relieve; aunque nin- 
guno de ellos es tan chocante como los que se encuentran 
en la vecindal de Puerto Rico. En conjunto puede des- 




^ 
s: 









o 






•3 






954 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



ciibirse como un cinturón elíptico de montañas que rodea 
las aguas del Mar Caribe. 

Al Sur está la cadena de montañas de Venezuela y 
Colombia, que se extiende de Este a Oeste. Estas monta- 
nas encuentran las de Panamá y la América Central, que 
limitan el Caribe al Oeste, y con algunas fracturas en su 
línea de continuidad, se dirigen de nuevo al este para for- 
mar las islas de las Grandes Antillas. El marco de este 
cuadro se completa con las ii^las de las Antillas Menores, 
que forman en cierto modo un borde roto en la superficie, 
])ero que, de otra parte, se levanta sobre una persistente 
cadena sumergida, que está mucho mas elevada que las 
aguas profundas del océano a ambos lados. 

El mar profundo que está rodeado por este brasalete 
de montañas está ¡lejos de ser una simple cuenca, incluye 
trco depresiones casi independientes. La mayor de ellas 
se extiende de las islas Leevvard a Costa Rica, y de la lí- 
nea de costa de Sud América a Puerto Rico y la isla de Hai- 
tí ; pero, apesar de su gran dimensión, no es mas profunda 
que el pequeño canal abierto en el fondo del mar entre 
Honduras y Haití. Esta gran depresión puede llamarse 
la cuenca del Caribe. Está completamente rodeada por 
aguas mucho menos profundas excepto en un punto en- 
tre Puerto Rico y las Islas Vírgenes del norte, y Santa 
Cruz. Aquí un canal profundo y estrecho, designado en los 
mapas con el nombre de Paso de Anegada, y conocido por 
los geólogos coa el nombre de Canal de Anegada, conecta 
la depresión con las aguas profundas del Atlántico. En 
ningún pi:nto tiene este canal menos de 5,600 pies de pro- 
fundidad, y parte de su fondo está a mas de 15,000 pies 
bajo el nivjl del mar. En la parte noroeste del Mar Caribe 
hay c!os depresiones más profundas, una de ellas situada 
entre la parte central y el noroeste de Cuba y las Islas 
Caimán ; y el otro entre la Provincia de Oriente, Cuba, 
y Jamaica. La primera de estas depresiones puede llamar- 
se la Cuenca del Caimán y la segunda es generalmente co- 
nocida como el Canal de Bartlett. Ambas son alargadas, 
con su eje mayor extenidéndose en dirección este-oeste; el 
primero llega de la Península del Yucatán casi hasta Man- 
zanillo, Cuba ; el otro del Golfo de Honduras a Puerto 
Príncii)e, Haití. Separándolas hay una ancha cadena de 
montañas submarinas que casi llega a la superficie en el 
Banco "Misteriosa" y actualmente la alcanza en las islas 
esparcí _!as del Caimán. Esta parece ser la extensión su- 
mergida Ce la Sierra Maestra de Cuba. Como la Depre- 
r;ión del Caribe, las dos depresiones están limitadas por la- 
deras inclinadas y sus fondos descienden a profundidades 
mayores de 15,000 pies. En realidad parte del Canal de 
Bartlett, entre Cuba y Jamaica, tiene una profundidad de 
20,000 pies. Si a estos números se añade la altura de la 
Sierra Maestra que llega a una elevación máxima de 6,000 
pies sobre el nivel del mar; y la de las Montañas Azules de 
Jamaica, que llegan a 7,000 piéis de altura, encontramos, 
aquí también, un relieve que es tan grande como la Cade- 
na del Himalaya al sur de Asia. 

Las montañas de la Región del Caribe se presentan al 



geólogo como un enigma que no ha sido completamente 
descifrado todavía. Cadenas elípticas de montañas son 
conocidas en otras partes de la Tierra; por ejemplo en la 
(Y^presión occidental del Mediterráneo. Muchas caleñas 
de este tipo parecen estar concentradas en la región ecuato- 
rial y sub-ecuatorial de la Tierra ; pero aún éstos hechos 
suministran a lo sumo, probablemente, una clave, no fácil- 
mente entendida, de su origen. Característicamente tam- 
bién, rodean profundas depresiones, algunas de las cuales 
llegan a miles de pies bajo el nivel del mar; pero aún 
esta constante característica ayuda poco a resolver el mis- 
terio de su origen. Muchas de ellas ha nsido formadas en 
j)eríodos geológicos relativamente recientes, pero su histo- 
ria diastrófica está lejos de ser simple. En el área del 
Caribe, por ejem])lo, encontramos que las montañas, y con 
ellas las varias islas de las Antillas, han sido el resultado 
de dos distintos períodos de movimientos orogénicos. En 
a Melón ha habido un tercer período de diastrofismo, muy 
distinto en carácter del movimiento de formación de mon- 
tañas. El envolvió la fractura de bloques inmensos de ro- 
cas, y a lo largo de las fi-acturas, o fisuras, los bloques desli- 
zaron y se inclinaron. Este fracturamiento ocurrió en tiem- 
l)0,-i geo.ógicos tan recientes que no se ha completado toda- 
vía, y los temblores de tierra que ocurren en las islas de 
Irs Anudas son las manifestaciones visibles de cambios o 
alteraciones que no han terminado a lo largo de las líneas 
de fracturas. En algunos lugares, tales como la línea de 
la costa oriental de Cuba, la línea de costa al norte de 
Jamaica, la costa noroeste de Santa Cruz, y la costa nor- 
deste de Puerto Rico, uno puede ver formaciones trunca- 
das, cortadas por escarpse recientes que descienden a mi- 
les de pies de profundidad bajo las aguas. La formación 
de estos escarpes ha tenido lugar tan recientemente que 
las olas que baten la línea de costa, todavía no están com- 
p'etamente ajustadas a los cambios que han ocurrido. 

Es posible considerar las Grandes Antillas como si es- 
tuviesen forma :^as ('e una serie de fajas de rocas espesas 
grandemente alargadas de este a oeste y movidas unas con 
respecto a otras, de tal manera que ahora algunas de las 
fajas se elevan sobre las fajas próximas, mientras otras for- 
man las grandes dei)resiones del Caribe. Podemos visuali- 
zar las condiciones existentes tomando una hoja de papel 
fino, cortándola en tiras estrechas, y sometiéndolas todas en 
(onjiiuto a una pequeña compresión lateral. Sólo por un ac- 
cidente ])odrán las tiras adyacentes conducirse de la misma 
manera. Generalmente una se levantará a mayor altura 
que su vecina ; descendiendo en otro punto donde su vecina 
se levanta. Con una pequeña manipulación de ¡las tiras 
de papel no es difícil formar, en miniaturas, un duplicado 
de la situación de las Antillas. 

Como toda comparación, esta analogía es indudable- 
mente muy simple, y tal vez también inadecuada ; pero ayu- 
da a visualizar la situación física de las Grandes Antillas, 
y será más útil sino se toma al pie de la letra o muy en 
serio. 

Puerto Rico, y las Islas Vírgenes del norte ocupan la 
extremidad oriental de una de estas fajas. Limitadas al 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



955 



Datos históricos y científicos relacionados con la Geofísica 
de las grandes y pequeñas Antillas 



Por A. MARTÍNEZ ALVAREZ 



Penetrar en la historia significa visualizar indirecta- 
mente el porvenir. Al repasar la historia de las Grandes y 
Pequeñas Antillas desde su descubrimiento hasta nuestros 
días, nos tropezamos con datos curiosos e interesantes rela- 
cionados con los temblores de tierra y terremotos ocurridos 
en estas islas durante los cuatro siglos que comprende el 
mencionado período. Antes de proseguir, circunscribamos 
a límites definidos las regiones que van a ser objeto de es- 
tudio en este artículo. 

Comprenden éstas, las siguientes zonas geográficafi: 
península de Florida, meseta submarina y archipiélago de 
las Bahamas, planicie central y occidental de Cuba y su sis- 
tema oriental de montañas, toda la isla de Jamaica, oeste 
de la isla de Santo Domingo, especialmente Haití, planicie 
digitada de la península de Yucatán, profundidades de lafl 
cuencas del Caribe, ribetes septentrionales de Centro y Sur 
América, Pequeñas Antillas, pináculo de Puerto Rico y 
por último, ]os dos gran:] es abismos submarinos que se co- 
nocen con los nombres náuticos de ''Abismos de Nares'' y 
de ''Barttlet", el i)nmero de ellos, sito a 50 o 70 millas al 
noroeste de Puerto Rico y nordeste de Santo Domingo, y 
el otro a :]() milla;' de la costa oriental de Cuba, o, mejor, 
entre esta isla. Jamaica y Santo Domingo. (1) 

Las Pequeñas Antillas han sido seriamente castigadas 
í)or temblores y terremotos, habiéndose repetido éstos mu- 
chas veces desde la fecha del descubrimiento hasta nuestro» 
días. El hecho de que muchas de estas islas son de origen 
volcánico y que en ellas, se encuentran algunos de éstos en 
estado de actividad, las hace más propicias a la repetición 
de temblores y terremotos ({ue las otras hermanas las del 
grupo de las Grandes, en das cuales no existen aquéllos. En- 
tre las primeras, IMartinica y Guadalupe han sido las más 
castigadas ])or la desgracia. Esto lo podemos comprobar 
con dar una ligera ojeada a las páginas de la historia de 
cada una de estas islas. El i)rimer terremoto ocurrió allá 
por el año de 1657 en el que perdió la vida Mr. Parquet, 
fundador de la primera colonia francesa de Martinica. 
Desde ese año hasta 1935 se han registrado 467 fenómenos 
sísmicos, muchos de ellos sin importancia, pero otros no. 
(2) Des])ués de registrado este primer terremoto se sintió 
el segundo en 1694, el cual fué descrito por el padre Labat, 



quien lo atribuyó al hecho concurrente de que el volcán de 
la Souf friere de Gua Jalupe fué coronado en esa época por 
un nuevo cráter. Sigue en impoitancia a estos dos ante- 
riormente descritos, el tercer terremoto, ocurrido el 7 de 
noviembre de 1727, que causó la ruina de la agricultura 
de Guadalupe, señalándose este suceso como una efeméride 
notable por efecto del cambio que se operó en la agricultu- 
ra de la isla en aquella ocasión, cambio que determinó el 
abandono del cultivo de cacao por el del eaíe. El 11 de ene- 
ro de 1839 a las 5 :45 de la mañana fué aterrorizada la po- 
blación de Fort Royal, Martinica, por las sacudidas de un 
fuerte terremoto que destruyó 400 casas, hizo perder la vi- 
da a 400 personas y 100 más fueron heridas como conse- 
cuencia del mismo. Además quedaron en esta'o ruinoso e 
inhabitables 800 ca.sas, que apenas si mantenían en pie sus 
paredes. El 8 de febrero del año 1843, a las 10:45 A. M., 
fué destruida totalmente la población de Point a Pitre, 
Guadalupe, por un fuerte temblor de tierr;i, siendo curioíjo 
anotar que en ese mismo año se registraron en esa isla no 
menos do 200 sacudidas, entre leves y fuertes. Este tem- 
blor, se sintió también en todas las islas restatnes del gru- 
po de las Pequeñas Antillas, extendiéndose su influencia 
hasta las Guayanas. Los habitantes de Point a Pitre repi- 
tieron el ejemplo de los de 'las pequeñas poblaciones cerca- 
nas al Vesubio en Italia ; volvieron a fabricar sus casas de 
nuevo tal como se ha hecho en Puerto Rico también, des- 
pués de los recientes ciclones ({ue la desvastaron, ('uando 
ya se habían olvidado de la catástrofe anterior, otro tem- 
blor derrumbó nuevamente un gran número de viviendas y 
causó pérdidas de vida. Este último tuvo lugar en 1839. 
Finalmente, todos sabemos que las terribles erui)ciones del 
volcán Mont Pelee en 1902 y las consiguientes sacudidas, 
destruyeron Saint Piere, Martinica, en pocos minutos. Es- 
tos son los más salientes terremotos que podríamos clasifi- 
car de grandes, pues los pequeños se calcula que pasan de 
la prudente cifra que se dijo anteriormente. Algunos abar- 
caron zonas limitadas; otros, sin embargo, se sintieron si- 
multáneamente a través de inmensas extensiones; tales, 
por ejemplo, los acaecidos en 1751, 1827 y 1878 que se ori- 
ginaron en Martinica y se sintieron hasta en Haití. (3) 
Dejemos por un momento das Pequeñas Antillas y di- 



norte por la profundidad de ''Nares'', al Sur por la cuen- 
ca del Caribe, al este y al sudeste por la Garganta Anegada, 
está además aislada por el Paso de Mona al oeste. El ori- 
gen del Paso de Mona no es conocido. Es posible que sea 
meramente una porción deprimida del alto bloque que cul- 
mina al este de Puerto Rico. Es igualmente posible que 
sea un cruce, como el Paso de Anegada, conectando la 
Cuenca del Caribe con el Atlántico. Si esta explicación 



es correcta, hay una razón para creer que el Paso de Mona 
está aun desarrollándose para formar una garganta, y 
que este desarrollo da la explicación de los frecuentes y a 
veces violentos temblores de tierra que se sienten de tiem- 
po en tiempo a lo largo de la costa oeste de la Isla. Esta es 
una mera hipótesis que necesita, para probarla, si es que 
puede proba: se, un estudio mas analítico de los temblores 
de tierra locales. 



956 



REVISTA DE OBRAS Pi;]3LíCAS DE PUERTO RICO 



rijamos nuestra vkta hacia los ribete.s septentrionales de 
(-entro y Suramérica, y veremos cómo en esa región com- 
prendida entre los límites de Honduras y las Guayamas, 
se conserva memoria de 115 terremotos desde el descubri- 
miento hasta 1935. Este número, aunque no representa 
el total de los acaeci:Ios, es, sin embargo, bastante signifi- 
cativo. (4) 

La naturaleza volcánica de las dos zonas anteriormen- 
te descritas deja entrever de primera intención, que la 
causa de la mayoría de sus temblores podría ser atribuida a 
la cadena de volcanes activos distribuidos por ambas, cosa 
qvie explicaría la repetición frecuente de dichos fenómenos; 
pero tal criterio, sin embargo, no deberá sustentarse como 
causa única de todos ellos. Otros factores entran en la 
producción del fenómeno en cuestión ; por lo menos en una 
minoría no despreciable. 

Hemos indicado ya someramente la historia sísmica de 
estas regiones y no insistiremos en detallar las fechas y re- 
sultados de un número mayor de estos acaecimientos, pa- 
ra no cansar al lector; por otra parte, las Grandes Antillas 
reclaman su participación histórico-sísmica en este artícu- 
lo, ya que ella se ha abultado mucho, si bien es verdad, no 
en tan alto grado ni con tanta frecuencia como acontece 
con las Pequeñas Antil'as y la franja de las Américas se- 
ñalada anteriormente. La destrucción de varias poblacio- 
nes de Jamaica y de Haití como consecuencia de temblores 
ocurridos en esas islas en diversas fechas, es un hecho co- 
nocido, sin olvidar los sucesivos y frecuentes ocurridos en la 
región oriental de Cuba y los no menos importantes de 
Puerto Rico; entre estos últimos el que azotó a ]\[ayagüez 
y Af nadilla en fecha reciente, que fué el de mayores pro- 
porciones y más tristes consecuencias. 



\ 



.P5STC 



se contraen a las zonas cercanas a Puerto Rico, en los que 
se descubro enseguida que el mayor número está situado 
preferentemente hacia el noroeste de la Isla y sus cerca- 
nías. Otro tanto ocurre en la zona comprendida entre el nor- 
te de Jamaica, éste de Cuba y oeste de Santo Domingo, lu- 
gares donde se agrupan durante ese mismo lapso de tiem- 
po, alrededor de trece. (5) 

Así ])ues, la historia sísmica de estas regiones, tanto las 
de las del primero y segundo grupo, como la de las com- 
prendidas en el tercero, han sido marcadas por su índice 
acusai'or, esto es: regiones esencialmente escogidas por la 
frecuente visita de estos fenómenos. Todo lo cual contrasta 
notablemente con el aspecto de quietud sísmica de la^ res- 
tantes zonas geográficas de esta parte de América. Pun- 
tualicemos : en el área inferior de la península de Florida 
no se han registrado más de dos temblores desde su descu- 
brimiento hasta el día de hoy; la región septentrional de 
la península de Yucatán, más o menos tiene una historia 
ií.,ual; *la del archii)iélago de las Bahamas con excepción 
de Liagua la Grande, y la parte central y occidental de 
Cuba, han esta .^ o notablemente exentas de la presencia 
(> dichos fenómenos, salvo raras excepciones. 

Los primeros observadores que se ocuparon de estu- 
diar este fenómeno, que tiene tan gran interés para el 
hombre, adujeron con lógica, en aquélla época irrefutable, 
la íntima relación que debía existir entre el vo'lcán y el te- 
r:\incio, lanzan :'o la teoría de (pie entre ellos había una re- 
lación do causa y efecto. 

Los observadores que vinieron des])ués añadieron a es- 
ta tesis un nuevo corolario; ])roduccióii de "fallas", o sea 
los desprendimientos subterráneos. Los de hoy, por últi- 
m.o, han llega o a la conclusión cíe (pie existen tres facto- 



e^rtí 




Corte imaginario hecho a través de la profundidad de Bartlet (extremo oriental) localizado entre Cuba, Santo 
Domingo y Jamaica, a 30 millas más o menos al suroeste de Santiago de Cuba. Mide 7600 metros de pro- 
fundidad y está rodeado por las montañas más altas de las tres mencionadas i.^las. 



Uevisando los datos obtenidos desde 1902 hasta 1932 
por el U. S. Coast and Geodetic Survey de Washington' \ 
señalados en su carta número 7941, se observan marcados 
en círculos rojos, alrededor de doce epicentros sísmicos qu^ 



res que obran como causas, unas veces en consorcio triple, 
otras dual y la mayor parte de las veces actuando solitaria 
o independientemente. Así pues, se c'asifio^rán co^^o si- 
g'iie: j)rimerp; temblores cuya caiis?í cürect^ ^s la activjdad 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO PJCO 



957 



volcánica, cercana o a distancia ; segundo, los que son con- 
secuencia de grandes despren iimientos, o fallas; tercero, 
los que tienen su origen en el desequilibrio producido por 
las presiones radiales y tangenciales a que está sometida 
la litocsfcra (eortc.^a terrestre superficial) cuyas presiones 
al repartirse sobre ésta en forma desigual, debido a la irre- 
gularidad de los pliegues cóncavos y convexos de dicha li- 
toesfera, producen un desequilibrio primero y un asenta- 
miento después. Expliquemos esta ú'ltima teoría y la ma- 
nera cómo ha sido estudiada y formulada por el ingenio 
humano, exponiendo además las consecuencias prácticas 
de gran valor que se derivan de su conocimiento. Antes 
de proseguir a la explicación de la misma, demos noticias 
de qué hechos sirvieron de guía a los observadores para con- 
siderarla práctica y verídica. El conocimiento de estos he- 
chos es de gran trascendencia i)ara el hombre, pues merced 
a los estudios sistemáticos verificados se ha llegado hasta 
poder predecir la ocurrencia de estos graves trastornos te- 
rráqueos, sobre todo los (iiie tienen por causa el de.sequili- 
brio producido por las presiones radiales y tangenciales. 

No hay áv.áa alguna que la proximidad de los volca- 
nes obra en C- Liomento erui)tivo como causa de desequili- 
brio de la litoesfera y, por ende, como responsable directo 
del temblor qr.e precec'.e o sigue a la erupción. En este 
caso se halla la mayoría de los ocurridos en las Pequeñas 
Antillas y los de la fraiija septentrional de Centro y Sur- 
américa. Es muy aventurado determinar, sin embargo, que 
esta causa obre ella iinicamente en la producción de los 
temblores ocurridos en los alrededores de Puerto Rico (abis- 
mo de Nares), así como de los que con igual predilección 
han acaecido en ias proximidades del brazo de mar existen- 
te entre Cuba, Jamaica y Haití (prolongación oriental del 
abismo de Bartlet). Tanto los unos como los otros entran 
de lleno y se explican satisfactoriamente por medio de la 
teoría de las presiones. 

Las bases científicas sobre las cuales descansa la teoría 
en cuestión, se explican de esta manera: la corteza externa 
de la Tierra (litoesfera) está formada por pliegues cónca- 
vos y convexos; los cóncavos están representados por los va- 
lles y los abismos submarinos; lo convexos por las monta- 
ñas. Estos pliegues están sometidos a distintas presionéis 
radiales y tangenciales, rej)artidas desigual e irregularmen- 
te por la sui)ej*ficie del globo. Estos agentes potenciales de- 
terminan el crecimiento (!e las montañas y de los continen- 
tes. Esta acumulación de fuerzas y su desequilibrio resul- 
tante van en aumento paidatinam,ente día tras día, hasta 
que llega un momento en (pie por causas externas o inter- 
nas, la energía potencial se convierte en cinética. De ello 
resulta: ])rimero, desecpiilibrio de los diversos estratos te- 
rrestres y, segundo, asentamiento de dichos estratos des- 
])ués. En este momento, justamente es que se manifiesta 
el pavoroso fenómeno que llamamos temblor, ya sea en for- 
ma de ligero sacudimiento, terremoto, o hundimiento, de 
acuerdo con la intensidad del mismo. (6) Los temblores 
liabidos en Puerto Rico, Cuba, Santo Domingo y Jamai- 
ca podrían incluirse todos, o la mayoría de ellos, dentro 



de este marco, como se explicará después. A esta teoría, 
tan sencillamente expuesta y por demá^ comprensible para 
cualquier mente medianamente culta, ha tenido que lle- 
gar a ella la humanidad a través de dolor y de lágrimas, 
a más del esfuerzo recopilado en datos de sabiduría, nii- 
meros, fórmulas intrincadas, observaciones minuciosas y 
renunciamientos mundanos de los modernos trabajadores 
de la Ciencia, que en el retiro de sus lejanos observato- 
rios, allá en las altas cumbres de la Tierra (en lluencaya, 
Monte Brukaros, Table Mountain, del Salto etc.) nos ofre- 
cen como resultado de sus estudios, la consoladora noticia 
de que tales fenómenos se i)ueden ])rever. Será pronto un 
hecho que estas fechas podrán anunciai-se al público de las 
regiones afectadas, con suficiente anticipación y sc^guridad 
para librarse de los c^fectos desastrosos qm-' esos fenómenos 
traen consigo. 

¿Cómo pueden estos sabios hacer esos vaticinios tan 
maravillosos? Bástenos, por ahora, decir los medicxs por 
los cuales se llega al conocimiento de los luchos. Esto se 
consigue ])or medio de unos ingeniosos aparatos y de unos 
cálculos basados en los datos que tales aparatos arrojan. 
Usan estos sabios, en ])rimer lugar, un instrumento que se 
llama inclinógrafo, que mide exactamente, día tras día, 
los pequeñísimos desplazamientos de la vertical; estos va- 
lores señalan la pequeña desviación cotidiana y, por ende, 
el crecimiento de las montañas y continentes en cualciuier 
punto de la Tierra. Una vez sabido esto, se determinan laa 
variaciones en las líneas de fuerza gravitacional por me- 
dio de otro aparato que se llama el gravitógrafo y que re- 
vela datos preciosos sobre el fenómeno nuMicionado que es 
consecuencia del crecimiento ('e las montaña^s. Por medio 
de una balanza, que en física se conoce con el nombre de 
balanza de Eotvos, se obtiene el registro diario que sirve 
de control para la investigación de estas variaciones. Y, 
por último, el magnetógrafo de tres camí)os í)ermitirá apre- 
ciar las fluctuaciones electromagnéticas producidas por loS 
procesos de crecimiento de las montañas ])rimero, y el asen- 
tamiento posterior una vez iniciado el temblor. (7) 

Como se vé, hay períodos de crisis seguidos por perío- 
dos de calma. De estos dos, el que más inte^resa al hombre 
es, el de preparación, o calma, (pie siempre precede al de la 
crisis, y esto deberá conocerse con suficiente anticipación 
I)ara prevenirse del mal. A los sabios del observatorio del 
Salto, Chile y a los del Japón se debe que se pueda vatici- 
nar 'la fecha en ciue ocurrirá el fenómeno. El poder de 
adelantarse a la realidad por medio de estas predicciones, 
se limita, según parece, a las temblores, o terremotos cuya 
.causa entre ('e lleno en los postulados de la anterior teo- 
ría. Aún, a pesar de esta limitación, será incalculable el 
beneficio que este conocimiento reportará a 'la comunidad. 

Si aplicamos estos estudios a las Grandes Antillas, cu- 
yos temblores bien pueden ser acomodados dentro del mar- 
co de esta teoría, llamada de la iso.itasia, o contracción, ha- 
gamos una pequeña digresión para ver si la historia sísmi- 
ca de las mismas concuerda con lo que hemos expresado y 
lo que expresaremos más adelante. En efecto, revisando 



""^'J foMe.-. 



'•i: VIST A PK O BRAS PUBl pV. PUERTO RI';^> 



Este mapa revola los contornos de las (^ran.les Antillas, las Islas Baham as y los abis:no:; submarinos do Xaros y 
ca y Santo Dcniiníío a 30 millas al sudoeste de Santiago. A ambos se los ve rodeados ])cr las más nltas montí 

co más hacia el sur de lo que realmente es tá 




et situados, el primero a 50 mi lias ó 100 millas al norte de Puerto l^ico, y el segundo, entre Cuba, Jamai- 
la zona geográfica estudiada. El área negra que localiza en el mapa al abismo de Bartlet aparece un po- 
éase el contorno de las 3,000 brazas). 



959. 



960 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



de nuevo la carta número 7941 de la Comisión Hidrográfi- 
ca de Estados Unidos de América, vemos que los epicentros 
de los temblores registrados en ella, desde 1913 a 1932, apa- 
recen agrupados (por lo menos doce de ellos) al nor-noroes- 
te de Puerto Rico, o sea, en los alrededores del abismo sub- 
marino que suele llamársele de Nares, cuya profundidad 
alcanza a 8,000 metros, localizado a 50 o 100 millas en esa 
dirección. En esa misma carta vemos otro grupo compues- 
to de once epicentros más, la mayoría de los agrupados en 
ios alrededores de la parte oriental del abismo de Bartlet; 
esto es, en el espacio de mar comprendido entre el este de 
Cuba, norte de Jamaica y oeste de Santo Domingo. Esta 
profundidad alcanza 7,600 metros, justamente a 30 o 40 
millas al suroeste de Santiago de Cuba, no muy lejos y fren- 
te por frente al Monte Turquino, Cuba, que como sabemos 
tiene 6,500 pies de altura. 

En estas dos regiones es donde se pronuncian violenta- 
mente los contrastes entre los extremos siguientes: de un 
lado, los abismos submarinos formados por los pliegues cón- 
cavos muy profundos; del otro, los pliegues convexos, o 
alturas montañosas, las más notables, por cierto de las Gran- 
des Antillas y por ende de toda la extensión geográfica que 
se estudia en este artículo. Es curioso anotar que estas 
surgen como por encanto de las aguas, para escalar inme- 
diatamente grandes alturas (véase mapa número 1). Al 
estudiar este mapa vemos, además, la planicie suave del ar- 
chipiélago de las Bahamas acompañada de un mar de poco 
fondo que se extiende desde San Salvador a Florida. Nó- 
tese luego otra planicie, la de Florida. Entre Santo Do- 
mingo y Cuba por un lado y las Bahamas por el opuesto, 
hay un pequeño canal, de mucha profundidad y que se ex- 
tiende desde el Banco de la Navidad hasta Inagua la Gran- 



ce, y entre estos y el Norte de Santo Domingo, siguiendo 
hacia occidente entre Cuba y las Bahamas, pero menos 
profundo. 

Esto mismo canal, justamente al desembocar por su 
extremo oriental frente al noroeste de Puerto Rico, con- 
vertidlo ya en mar abierto, cobra profundidades que alcan- 
zan 8,000 metros y que se extienden ])or toda la costa no- 
roeste y parte de 'la del norte de esta isla, a una distancia 
como de 30 a 100 millas, nnrs o menos. Este abismo que 
se le ha dado el nombre de ^'Abismo de Nares'' está clasifi- 
cado como el segundo paraje de mayor profundidad del 
Océano Atlántico. Al sur del mismo surgen las playas de 
Pucrío Rico a pocas millas de distancia de aquél, e inmedia- 
tamente siguen a éstas los macizos de las cordilleras de esa 
is'a con sus picos de 4,400 ])ies, en Jayuya y 3,500 en Lu- 
qiiillo, Pero, volvamos la vista a la Española, o Santo 
Domingo, antes de proseguir con Puerto Kico y el Abismo 
de Nares. Examinando el mapa número 1 nos convence- 
remos de que las do:; líneas de montañas, o mejor expre- 
sado, las dos cordilleras ([ue cruzan esta isla, culminan al 
oeste en picos de 10 y 12,000 ])ies, tales como el Yaque y 
Tina y el de La líolte con 7900 ])ies. Los estribos occiden- 
tales de estas cordilleras se levantan como cortados a pico 
apenas rebasan el nivel del mar ])or el costado' de Haití. 
Contrastando con estas alturas, se observa con asombro la 
profundi^.^ad, o abismo de Bartlet ; asombro que se hace más 
notable cuando estudiamos la j)rolon.gación oriental del mis- 
mo. En este lugar, la son la alcanza 7,600 metros de pro- 
fundidad, cerca de Santiago. Esta profunlidad submari- 
na se ve cercada por alturas montañosas como las ya men- 
cionadas del Yaque, el Pico Azul, Jamaica, que mide 7,200 
pies y, por último, el Tur([uino, en Cuba, con 6,500 pies. 



|pi|fc:.i 



«Ofí^TÉ 



L A PUUTÍtlAr- ^YtiyA 





•OCEAHO ATlANTiCO 



h:f 







mm^': 



Corte imaginario hecho a través de la Puntilla, en Jayuya, Puerto Rico. (4,400 pies de altura). Incluyo el 
Abismo de Nares frente a Puerto Rico, a 50 ó 100 millas al noroeste del mismo (lado derecho del fotograbado), 
y el Mar Caribe, al suroeste (lado izquierdo). El Abismo de Nares alcanzji una profundidad de 8,000 me- 

tro8j y el del Caribe 4^000. 



TIEVTSTA DE OPFAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



961 



Esto; picos corresponden a los puntos más altos de las mon- 
tañas occidentales de Santo Domingo, Jamaica y Cuba, res- 
]^ectivamente, cuyas montañas corren en forma de cordi- 
lleras y cierran, por decirlo así, en un círculo estrecho la 
mc-ncionada profundidad de Bartlet. Después de darnos 
cuenta de este violento cambio de los pliegues convexos y 
cóncavos en tan reducida zona geográfica, hagamos un re- 
corrido hacia el oeste y nos sorprenderá la llanura plácida 
del centro y oeste de Cuba, salpicada con pequeñas mon- 
tañas aquí y allá, hacia el centro y occidente. Por el sur 
de esta isla y al norte de las de Caimán Grande y Peque- 
ño, se halla la ])arte occidental del abismo de BartJlet ; pero 
no tan profundo por estos lugares como en su extremo 
oriental ; más hacia el occidente vemos la península de Yu- 
catán, que es relativamente baja, y por último, entre las 
Antillas y Centro América, las inmensas cuencas deil mar 
Caribe que comprenden una gran extensión de mar, pero 
que en ningóin momento profundizan más de 4,000 me- 
tros. Esta ])rofundidad se halla precisamente al suroeste 
de Puerto Rico. La historia nos dice, (lue en Yucatán, cen- 
tro y oeste de Cuba, península de Florida y las Bahamas, 
con excepción de Inagua la Grande, los temblores de tierra 
han sido de muy rara ocurrencia, y que, sin embargo, en 
las cercanías de los dos abismos arriba mencionados aque- 
llos han sido tan numerosos como en cuaOquier otra zona 
durante los cuatro siglos siguientes al Descubrimiento. Ha- 
gamos un esfuerzo de imaginación y Ajémosnos en el con- 
traste notable qiK- existe entre las alturas ya mencionadas 
(])liegues convexos) y las profundidades inmensas del abis- 
mo de BartUt especialmente en la i)arte oriental (pliegues 
cóncavos). Tomemos en consideración alemas, el espacio 
pequeño que me.-ia entre aquélUis y este. Puntualicemos 
más aún. Si trazamos una circunferencia alrededor del 
abismo mencionado, cuyo círculo esté formado por las mon- 
tañas de Haití de 6, 7 y 10,000 pies de altura, de Jamaica, 
con 5, 6 y 7,200, y de Cuba, con 4, 5 y 6,500, y dentro de esa 
circunferencia relativamente pequeña, localizamos la pro- 
fundidad de Bartlet (parte oriental) con 7,600 metros, de 
profundidad, a 30 millas al sudoeste de Santiago, nos po- 
demos dar cuenta exacta del desequilibrio notable que estas 
violencias geográficas significan cuando son objeto de ac- 
ción por parte de las presiones radiales y tangenciales. 
Procedamos de igual modo con el de Nares, al noroeste de 

Puerto Rico y nordeste de Santo Domingo, y veremos c6- 
nio se repite aquí el mismo ca.-o (pie en anterior; esto es, 
del lado suroeste de este abismo, cuya ])rofundidad es de 
8.000 metros, surgen rápidamente las tierras hasta elevar e 
a 2 y 3,000 pies, como se ve en la costa nordeste de San' o 
Domingo, y a 3 y 4,400 ])ies en Jayuya y Luquillo, en las 
de Puerto Rico. Tanto en los alrededores del abismo de 
Bartlet como en los del de Nares predominan los temblores 
del tipo mencionado anteriormente. Estos, a juicio del au- 
tor, deben pertenecer al grupo de aquéllos que son causa- 
dos por el desequilibrio que ])roauce la desigualdad de la 
distribución de las presiones radiales y tangenciales, como 
dijimos arriba, \^ cuales, actuando sobre los pliegues cón- 



cavos y convexos de estas regiones, son la causa de su ocu- 
rrencia. 

No es aventurado predecir en consecuencia que estas 
condiciones geográficas hacen pensar seriamente en la po- 
sible concordancia de causa y efecto entre la ocurrencia y 
frecuencia relativa de la mayoría de los fenómenos sísmicos 
que de vez en cuando se dejan sentir por estas regiones, 
con la teoría ya perfectamente demostrada de los sabios 
japoneses y chilenos. Sería pues, factible, evitar pérdi- 
das de vida en el futuro, en estos países mencionados, si se 
lograra poder avisar y ordenar a tiemi)o y por mandato 
científico, el éxodo de los habitantes de las zonas que fue- 
ran consideradas como i)eiligrosas, cuando así lo creyeran 
indicado los directores que estuvieren a cargo de una red 
de observatorios que previamente hubiesen sido instalados 
y estuviesen funcionando en ciertas regiones. Pongamos, 
por ejemi)lo, en las altiplanicies del Yaque, en Santo Do- 
mingo, en el Monte Turquino, en Cuba, en el Pico de las 
^íontañas Azules, Jamaica, y en el Toro, en la Sierra de Lu- 
quillo. La inversión de dinero que tal red de observatorios 
acarrearía, sería tildada (piizás, de extravagante y poco 
])ráctica ])or ciertos espíritus (jue no se dan cuenta de las 
ganancias, a distancia, que estas empresas representan al 
eabo de algunos años. Estos observatorios sin duda alguna, 
X)ondrían al hombre en contacto con uno de los fenómenos 
más interesantes de la ciencia, que al ser estudiado y com- 
prendido, haría práctica la aplicación de h)s i)ostulados 
teóricos anteriormente expuestos; sirviendo ésto de base, 
tal vez, para su utilización en la industria, o (mi otras acti- 
vidades científicas que al fin y al cabo, reilnn larían siem- 
pre en beneficio de la humanida I. Vvvo, aunepie así no fue- 
ra, ya tendría, un valor extraorcjnai-:o esta poi* sí sola, si 
su funcionamiento no ])udiera ser utilizado más que para 
advertir a les habitantes de las zonas amenazadas por la 
l)róxima ])]-csencia del fenómeno, con suficiente anticipa- 
ción ])aia. prevenirse del azote más temido. Tal desiderá- 
tum haría sentirnos orgullosos de luiestros hombres de cien- 
cia, a quienes confiaríamos nuestras vi las, de igual modo, 
que hoy se sienten los chilenas y japoneses de los directo- 
res del Observatorio del Salto, y de la Sociedad Imperial 
Japonesa de Ciencias Físicas y Matemáticas. A estos sa- 
bios se les confiere por sus respectivo gobiernos, el honor 
de vigilar constantemente jior medio de aparatos ultrasen- 
sibles y exactos, la seguridad de sus conciudadanos y pre- 
cisar el crecimiento que van exi)erimentanJo las montañas. 
y como consecuencia, sobre sus hombros i)esa la responsa- 
bilidad de predecir la ocurrencia de estos fenómenos con 
exactitud y anticipación suficiente para evitar desgracias 
y luto a sus conciudadanos. Bien valdría la pena de pen- 
sar seriamente en la instalación de tales observatorios en 
lugares adecuados, ya que la región estudiada e;i el pre- 
sente artículo, se presta tanto para emprender con éxito los 
estudios de comprobación de la teoría chileno-japonesa. 

BIBLIOGRAFÍA 

(1) Datos recopilados de la carta número 7941 de la Oficina 
mdrográfica del GoMevno de Kíítadq^ TJiiido^ de América^ ei% Wcish- 



962 



llí VISTA DE OBRAS PÜBLTCAS DE PUERTO RICO 



Improvement of Rivers and Harbors ín the Puerto Rico 

Dístríct 



Bv E. D. ARDERY 



1. SAN JUAN HARBOR, P. R. 



Locaiion. — The harbor is located on the north coast 
of Puerto Rico, about 30 miles westward of Cape San Juan. 
(See U. S. Coast and Geodotic Survey Chart No. 908.) 

Previous projects. — Before the American occupation 
about $647,000 had been expended under Spanish adminis- 
tration. The original project by the United States was 
authorized by the River and Harbor Act of March 2, 1907. 
The cost and expenditure on the project adopted by the 
United States were $747,684,28 for new work and $44,730.86 
for maintenance, a total of $792,415.14. (For further de- 
tails see p. 2007, Annual Report for 1915, and p. 1718 of 
Annual Report for 1916.) 

Existing project . — This proviies for a channel 30 feet 
deep at mean low water and 600 feet wide at the entrance, 
and thence 500 fcet wide along the main fairway to A 
point opposite the city of San Juan, a distaace of 1 114 
miles; dredging to tLM same oepth an área of about 162 
acres within the harbor proper, and extending this depth 
into the San Antonio Channel for about 4,200 feet, with a 
width of about 1,200 feet at its moutli, narrowing to 600 
feet 2,000 feet from the mouth, increasing to 800 feet aI 
the aasterly end. The mean tidal range is about 1.1 feet, 
and the extreme varies between 0.4 and 1.8 feet. 

The estimated cost of new work, revised in 1919, was 
$1,700,000, exclusive of amounts expended under previous 
projects. The latest (1918) approved estimate for annual 
maintenance is $24,000. 

The existing project was adopted by the River and 
Harbor Act of August 8, 1917 (H. Doc. No. 865, 63d Gong., 
2a sess.), and modified by the River and Harbor Act of 
September 22, 1922 (H. Rept. No. 775, 67th Cong., 2d 
scss.), and the River and Harbor Act approved July 3, 
1930, modified the conditions of local cooperation. The 
latest publi¿:hed map is printed in the first-mentioned do- 
cument. 

Local cooperation. — The River and Harbor Act of July 
3, 1930, modified fornier conditions of local cooperation a» 
f ollows : 

The existing' project for Ihe improvement of San Juan Harbor, 
Puerto Rico, is kereby modified in accordance with the report of 
the Cliief of Engineers submitted April 9, 1930, so as to fix the total 
amount of eash cooperation required from the people of Puerto Rico 
at $150,000, which amount shall become payable 5 years from the date 

iiigton. 

(2) Batos hcndad o sámente facilitados por la Gobernación Co- 
lonial Frcncesa de estas islas. 

(3) Del informe oficial que m,e ha sido enviado por el Gobierno 
Colonial Francés en esa isla. 

(4) Cifras ol)tenida9 de la ofici/na de la U, S, Coast and Geg- 



of the approval of tliis act: Providcd, That the fjrgolng modiricatio:! 
of the project statcd shall be conditional upon the communicatlon 
by the Government of Puerto Rico to the Secretary of War, within 
1 ycar immediately followlng the date of approval of this act, of 
the acceptance by the Government of Puerto Rico of the arraiige- 
iiient hereinbcfore outlined. 

The report of the Chief of Engineers reforred to is 
printed as Rivers and Harbors Committee Document No. 
45, Seventy-first Congress, second session. 

Terminul facüities. — There are six piers with agr^re- 
gate berthing space of about 6,530 feet and bulkhead whar- 
ves of an aggregate length of about 3,750 feet on the north- 
cr y side of San Juan Harbor including San Antonio Chan- 
nel, capabc of cocking deep draft ve.ssels. For further 
detaik see Port Series No. 21, Corps of Engineers. 

Opcrations and rcsults during fisca^^ ycar. — Supervi- 
sión of navigable waters of Puerto Rico ani maintenance 
of the United States Engineer suboffice at San Juan, P. R., 
and preservation and repair of buiUiings an 1 grounds were 
continued. The laid-up plant was overhauled and has been 
used sincc January 1934 uni^er rental in connection with 
reclamation w^ork that is being done under the National 
industrial Recovery Act. 

The costs for the year were $2,126.63, all for main- 
tenance. The total expenditures were $4,525.55. 

Condition at end of fiscal year. — The existing project 
was compleed in 1928. The controUing depth in he enrance 
channel on June 30, 1934, w^as about 30 feet at mean low 
water, and in the main harbor and San Antonio Channel 
was 30 feet at mean low water. • 

The costs of the existing project to the end of 
the fiscal year were $1,825,162.45 for new work and $488, 
245. 14 for maintenance, a total of $2,313,407.59. The total 
expenditures were $2,315,119.78. 

Proposcd operations. — It is proposed to apply the 
fun.'s unexpended and accounts receivable on June 30, 
1934, amounting to $18,960.01, as follow^: 

Accounts payable June 30, 1934 $ 707.21 

Maintenance of San Juan office and plant rented in con- 
nection with reclamation work and preservation and 
repair of buildings and grounds, assigned to the En- 
gineer Department 18,252.80 

Total 18,960.01 



deÜG Survey, Washington, D. C. 

(5) Carta gráfica número 7941 de U. S. Coast and Geodetic 
Survey, Washington, D. C. 

(6) Boletín Oficial del Observatorio del Salto, Chile. 

(7) Boletín Oficial del Observatorio del Salto, Chile. 



REVISTA DE OBRAS PT^BÍJCAS DE PUERTO RICO 



963 



3,625.46 



The sum of $5,000 can be profitably expended durin^ Valué of plant, materials, etc., on hand June 30, 1934 —1,206.06 

the fiscal year 1936 for preservation and repair of build- 

^ . Net total cost to June 30, 1934 3,104,616.67 

m^s, 8tructures, and groiinds, assigned to the Engmeer 

IMus accounts receivable June ao, 1034 
Department, and maintenance of laid-up plant. 

Cost and financial summary 
Cost of new work to June 30, 1934 $2,572,846.73 



Gross total costs to June oO, 1934 3,108,242.13 

Minus aecounts payable June 30, 1934 707.21 



Cost of maintenance to June 30, 1934 



Net total expenditures 3,107,534.92 

532,976.00 x^nexpended balance June 30, 1934 15,334.55 



Total cost of permanent work to June 30, 1934 .... 3,105,822.73 Total amount appropriated to June 30, 1934 3,122,869.47 



Fiscal year ending June 30 



1930 



1931 



1932 



1933 



1934 



Cost of neu wchíc . 
Cost of maintcniance 

Total cost 



Total expended 



$46,892.66 
8,359.22 

55,251.88 



12,408.48 



$ 9,305.35 $140,899.13 

9,305.35 140,899.13 



11,475.31 



109,543.1 < 



$28,258.27 $ 2,126.63 

28,258.27 2,126.63 



20,420.38 



4,525.55 



Allotted 



10,000.00 



8,200.00 



135,000.00 



-657.44 



11,862.81 



Balance unexpended July 1, 1933 $ 7,997.29 

Amount allotted frora War Department Appropriation 

Act approved Apr. 2G, 1934 12,000.00 



Amount to be r.ccounted for 19,997.29 

Deductions on accouut of repocation of allotment 137.19 



Net amount to be accounted for 19,860.10 

Gross amount expended 9,554.31 

Less : 

Reimbursements collected $5,020.36 

Receipts from sales 8.40 

5,028.76 

4,525.55 



Balance unexpended June 30, 1934 15,334.55 

Outstanding liabilities June 30, 1934 $940.28 

Amount covered by uneompleted contraéis 120.90 

1,061.18 



Balance available June 30, 1934 14,273.37 

Accounts receivable June 30, 1934 3,625.46 



Unobligated balance available June 30, -1934 17,898.83 



Amount tha'^ can be profitably expended m fiscal year 

endmg June 30, 1936 for maintenance (1) 5,000.00 



2. MAYAGIIEZ HAKBOR, PUERTO RICO 

Location. — The liarbor is located at about the center 
of the west coast oT Puerto Rico. The harbor lies between 
Point Alp^oriobo and Point Guana jibo, about :^ 3|4 miles 
apart, and extensive coral reefs about 2 miles offshore. 
(Seo U. S. Coast and Geodctic Chart No. 901.) 

Exístiriij project. — No ^vork has been authorized by 
Congress. 

The provisión of a diannd of approach to the terminal 
30 feet deep, with a width of 500 feet from its in^shore end 
to a point opposite the westerly end of the terminal, thence 
increasing in width to 1,000 feet at the 30 feet contour, as 
recommcncled by the Chief of Engineers in Ilouse Docu- 
ment No. 215, Seventy-second Congress, first session, at an 
estimated cost of $179,000, with $3,000 annually for main- 
tenance, was included in the Public Works program under 
the National Industrial Recovery Act. 

Recommended modificaiions of project. — Under date 
of April 10, 1934, the Chief of Engineers recommends the 
improvement of ]\Iayagucz Harbor, as recommended in 
ITou>se Document No. 215, Seventy-second Congress, first 
session, with the further proviso that the United States 
shall reimburse local interests for such expenditures, not 
to exceed $21,000, as have been made by them for dred- 
ging within the project área recommended in the above 
document (Rivers and Harbors Committee Doc. No. 1, 
73d Gong., Ist. sess.) 

Local cooperation. — Fully complied with. 



964 REVISTA DE OBRAS PTIBLICAS DE PUERTO RICO 

Terminal fasílitiec— The termináis consist of three í'eal. yr. endg. June 30 1930 1931 1932 1933 1934 

small piers used by li^hterSj located in shoal water in the 

east central section of the harbor and a modern deep-water ^ost of new work $146,499.70 

terminal consisting of a bulkhead wharf about 1,270 feet ^cst of maintenanee 

in length and a storaj^e shed 60 by 600 feet immediately 

shoreward thereof, loeated in the northeast section of the Total expended 146,273.71 

harbor. 

Operatinos and results during fiscal year. — Under au- Aliotted 179,000.00 

thority of the Federal Emergency Administration of Pu- Amount aliotted from National Industrial Recovery Act approved 

blic Works a contract for new work of dredging begun on June 16, 1933 $179,000.00 

January 5, 1934, was completed on April 15, 1934. The t^^'^so amount expended $146,274.46 

cost for the year was $146,499.70, all for new work. The Lesa receipts from sales .75 

total expenditures were $146,273.71. 146,273.71 

Condition at end of fisca^ year. — The project was com- 

pleted on April 15, 1934. The COntroUing depth through- Balance unexpended June 30, 1934 32,726.29 

out the project was 30 feet at mean low water on June 30, Ouist^inding liabiiities June 30, 1934 232.14 

1934. 

The COSts were $146,499.70 and the expenditures $146, Balance available June 30, 1934 32,494.15 

273.71, all for new work. Accounts recelvable June 30, 1934 6.15 

Proposed operations. — The balance unexpended inclu- 
din^ accounts receivable, $32,732.44, will be applied as Unobligated balance available June 30, 1934 32,500.30 

f ollows : 

Accounts payable $ 23214 ^ eXAMINATIONS, SURVEYS, AND CONTINGEN- 

Balance remaining 32,500.30 

cíes (GENERAL) 

32,732.44 

The cost of the work during the year amounted to 

No additional funds can be profitable expended during $3,549.13. The expenditures were $3,401.64. The balance 

the fiscal year ending June 30, 1936. unexpended on June 30, 1934, amounting to $6,563.55, 

Cost and financial summary will be applied in tli( settlement of accounts payable June 

30, 1934, and as needed during the fiscal year 1935 to pay- 

Cost of new work to June 30, 1934 $146,499.70 ment of expenses to be incurrecl in connection with the 

Cosí, of maintenanee to June 30, 1934 above Ítems. The sum of $5,000 can be profitably expended 

during tho fiscal year ending June 30, 1936. 

Total cost of permanent work to June 30, 1934 146,499.70 

Plus accounts receivable June 30, 1934 6.15 Cost and financial summary 



Gross total costs to June 30, 1934 146,505.85 Ccsj of maintenanee to June 30, 1934 $15,923.09 

Minus accounts payable June 30, 1934 .".. 232.14 Minus accounts payable June 30, 1934 152.61 



Net total expenditures 146,273.71 Net total expenditures 15,770.48 

Unexpended balance June 30, 1934 32,726.29 Unexpended balance June 30, 1934 6,563.55 



Total amount appropriated to June 30, 1934 179,000.00 Total amount appropriated to June 30, 1934 22,334.03 



Fiscal year ending June 30 1930 1931 1932 1933 1934 

Cost of new work 

Cost of maintenanee $2,621,40 $4,644.88 $1,787.17 $2,826.48 $3,549.13 



Total expended 2,649.68 4,171.54 2,295.96 2,823.10 3,401.64 

Aliotted 3,500.00 1,000.00 1,000.00 7,306.60 4,877.43 



Balance unexpended July 1, 1933 $ 5,087.76 Act approved April 26, 1934 5,000.00 



Amount aliotted from War Department Appropriation Amount to be accounted for 10,087.76 



Deduetions on account of revocation of allotment 

ISe'j amount to be aecounted for 

GioEP. íiniount expended $3,487.99 

Less reimbursements collected 86.35 



REVISTA DE OBRAb PTT.LKjAS DE PUERTO RICO 
122.57 



965 



Balance unexpended June 30, 1934 
Outstanding liabilities June 30, 1934 



Balance available June 30, 1934 



9,965.19 

3,401.64 

6,563.55 
160.34 

6,403.21 



Amount that can be profitably expendde in fiscal year 

ending June 30, 1936, for maintenance (1) 5,000.00 

4. coNkStructíon of roads and bridges 

Locaíion. — Yarious localities on the Island of Puerto 
Rico. 

Existing project. — No work has been authorized by 
Congress. The work is authorized by the Federal Emer- 
í^eucy Admiiiisljatioii of Public Works under the National 
Industrial ReLOvery Act and is being executed by the En- 
^ineer Department at the request of the Bureau of Insular 
Affairs. Funds are being disbui^ed by the Finanee De- 
partment of the Aimy. The work includes the construc- 
tion of munici])acl roads to serve as feeders to the insular 
road net, the construction of bridges, prineipally on the 
south shore of the island, and the construction 'of linios in 
the insular ro¿i 1 s;ystem. The roads are to be constructed 
oí water-bounc' Telford macadam, and the bridges are to 
be of reinforced concrete. 

Local coopera tion, — In determining the work to be un- 
dertaken, the approval of the Governor of Puerto Rico is 
required, and all work wlU be done in cooperation with the 
insular authorities. 

Operations and rcsulfs during fiscal year. — Operations 
under eight contracts for road construction were in pro- 
gress at the end of the fiscal year. Contracts had been 
entered into for thiee a:lditional roads. Bids had been 
invited for tliree roa:^s and plans and specifications were 
in preparation for all remaining roads and bridges to be 
constructed. 

The costs for the year, all for new work, were $119, 
39Ü.42 for loads and $5,111.69 for bridges, a total of 
$124,502.11. 

The total expenditure:> were $81,915.75. 

Condifion ai end of fiscal year. — The project is about 
12 percent eomp^eted based on the funds available. Cons- 
ti'uction was in jn^ogress on 8 roads. There remains to be 
done to complete the project, completion of construction 
cf 8 roads now in i)rogress, and commencement and com- 
pletion of work on 9 other roads and 8 bridges. 

The total cost for the year was $124,502.11, all for new 
work. The total expenditures were $81,915.75. 



Proposed operations.— 1\ is proposed to apply the 
funds unexpended, incliulin^- aecounts receivable on June 
30, 1934, from allotment unler the National Industrial 
Recovery Act, amounting to $918,089.99, as f oUows : 

Aecounts payable June 30, 1934 $ 50,278.28 

New work: 

Consliuetion of niunieipal roads, under contraéis in 
foree, to be conipleted in tlio nionths indicated: 

Fronton-Ciales October 1934, 7 km $16,700 

Maguayo-Dorado, November 1934, 4.4 km.... 18,300 
Tierras Nuevas-Manatí, Dee. 1934, 5 km.,.. 21,400 
Borinquen-Aguadilla, March 1935, 5.8 km.... 32,900 

Rio Pictro-Lares, Sept. 1934, 3.5 km 18,700 

Raneheras-Yauco, Oetober 1934, 4 km 20,800 

Joyuda-Cabo Rojo, March 1935, 6 km 28,000 

Guilarte-Adjuntas, Augt. 1934, 3.2 km 12,100 

Guama-San Germán, Nov. 1934, 4.5 km 30,200 



199,100.00 



Construction of insular road bridges by contract: 

Martin Peñ?, Channel, Nov. 1934-Sept. 1935 99,100 

Patillas River, Oct. 1934 March 1935 34,300 

Guamaní River, Oct. 1934-June 1935 34,800 

Caguitas River, Sept. 1034-March 1935 25,500 

Tallabor. River, Sept. 1934-May 1935 37,100 

Villodas River, Oct. 1934-April 1935 20,000 

Vclnzquez (C^oamo) River, November 1934 

May 1935 20,000 

Jacagr.:;ñ River, N( ;. 1934-July 1935 39,800 

Kxaminaticnfj and surveys cf bridge sites: 



310,600.00 



Añasco River 
Salinas River 
Jueves River , 



700 
200 
200 



1,100.00 



Construction of insular roads by contract: 

Caycy-Cidra, Augt. 193í-April 1935, 6.7 km 62,800 
Trujillo Alto-Gurabo, existing contract to be 

completed, Deeember 1934, 4 km 33,100 

Camuy-San Sebastian, August 1934-April 

April 1935, 5.9 km 54,800 

Rio Grande-Loiza, existing contract to be 

completed, Deeember 1934, 3,5 km 17,200 

Vega Baja-Morovis, existing contract to be 

completed, Deeember 1934, 2.5 km 30,700 

Lajas-Guanica (Variante Lajas), existing 

contract to be completed, Sept. 1934, 0.6 km. 3,800 
Guayaina-Carite, August 19 3 4-December 

1934, 2 km 44,000 

Coamo-Orocovis, Sept. 1934-June 1935 7 km 76,400 



332,800.00 



Examinations and surveys of insular roads: 



n66 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



The magnefite deposít near Humácao, Puerto Ríeo 



By R. J. Colony and H. A. Meyerhoff 



(Continued) 

PETROGRAPHY 

The transition from the normal diorite to ^abbro ex- 
hibited by the rocks along* the Yabiieoa road is carried on 
at an aecelerated tempo in the exposures on the north side 
of the magnetite rido^e. At the base of the latter the rock 
Ls essentially a gabbroic anorthosite; 150 ft. higher the 
anorthosite gives way to a gabbro, and this in tum gives 
way to a hornblendic pyroxenite 250 ft. above the base. 
The ^'iron" ridge it.self, at an elevation of 400 ft., is a 
riehly magnetiferous piroxenite, more or less hornblendic. 

General Peirographic Description 

Sample No. 1, collected near tlie base of the ^'iron'' 
ridge 1 km. south of Central Ejemplo, is a gabbroic anorth- 
osite. Basic plagioclase, consisting of both labradorita 
(AB35An65) and bytownite (Ab25An75), comprises 70 
j)er cent of the rock. The plagioclase, which is extensively 
twinned, is [)erfectly fresh except for the erratic distribu- 
tion of smal', irregular, ragged zoisitized patches, from 
which tiny stringers may extend for short distances along 
cleavago and fracture directions in the plagioclase. It is 
idiomorphic to hypidiomorphic in form, and in general 
the fenomagncjian ccmponents are interstitial with respect 
to it, although there is an occasional tendency towards an 
ophitic! development. 

The dominant ferromagnesian component is light- 
colored hornblende containing remnants of colorless pyro- 
xene, from which most of the hornblende was derived. 
Very sma'l amounts of chlorito, epidote, zoisite, calcite and 
biotite have developeJ from the hornblende as additional 
and further modification products of the changes that 
affected the original pyroxene. The hornblende, including 
the residual patches of original pyroxene, comprises about 
25 per cent of the rock. It is more strongly colored than 
the hornblende in the ore itself, which is but faintly green 
in thin section, and w^hich is crowded with black inclusions. 

ILmenitic magnetite, which constitutes 3 or 4 per cent 
of the rock, is distributed in both euhedral and subhedral 
crystals, for the greater part in the hornblende, but some 
of it is present in the feldspar also. Where the magnetite 
crystals are included in the basic plagioclase feldspar, there 
is commonly an aggregate of zoisite sorrounding them and 
separating them from the enclosing feldspar. Mixed 



aggregates of zoisite and epidote also occur as alteration 
products of the hornblende, especially in connection with 
crystals of magnetite. Where the magnetite is not con- 
nected with, or enveloped by, zoisite-epidote aggregates, it 
is usually euhedral. But wlien associated with zoisitized 
arcas, it is commonly subhedral and even anhedral, with 
ragged boundaries and attached stringers, as though the 
ccnditions responsible for the production of the zoisite 
aggregates were likewdse responsible for some slight attack 
on the magnetite itself. 

The plagioclase contains both crystal and vacuole in- 
clusions, generally haphazard in arrangement ; occasionally 
there are black, hairlike, acicular inclusions that exhibit 
orientation, and these are judged to be rutile. Among the 
crystal inclusions are numerous minute black grains, pro- 
bably magnetite; minute prisms of apatite; beautifuUy 
developed, faintly greenish and sligthly pleochroic crystals, 
judged to be hornblende, which themselves contain inclu- 
sions. The inclusions wdthin inchisions consist of black 
grains, which in some cnses are wliolly included wdthin the 
tiny crystals of hornblende, and in other instances lie 
partly within and ])artiy without the hornblende crystals. 
There are also translucent, brown, nonpleochroic crystal 
sea' es, which, despite tlieir cvident monoclinic form, were 
not determinable. Groups and bands of minute vacuole 
inclusions are j)r(\sent iu the plagioclase, and most of the 
vacuoles contain liquid, as well as bubbles which are in 
constant motion. In addition to the components mentioned, 
the rock contains very small amounts of titanite and green 
spinel as negligible niinor accesories. 

The total aniount of iron in rock, reported as ferric 
oxide, is 12.66 per cent ; the titania is 0.93 per cent. It is 
difficult to say what proportion of iron may be contained 
in the crystals of magnetite, for some of the hornblende in 
the samples carries so much included magnetite that it is 
strongly attracted Iv the magnet. Moreover, the horn- 
blende contains iron as a part of its ow^n make-up ; henee 
it is not possible to state what amount of iron may be 
referred to the magnetite in any of the samples. 

Specimen No. 2, taken on the magnetite ridge about 
150 ft. above the base, is a hornblendic gabbro. The plagio- 
clase content has fallen to 25 per cent, the ferromagnesian 
content has risen to 65 per cent, and there is approximately 
8 or 9 per cent of ilmenitic magnetite in the rock. 

The plagioclase is a basic labradorite or bytownite 
(Ab25An75). The greater part of it is anhedral and not 
altered, except for minute ragged patches of aggregate 



Jayuya-Ponce 

Unallocated balance 



500.00 Total for all work $918,089.99 

33,711.71 It is expected that all work will be completed by Sept- 

• - ' ember 30, 1935. 



zoisifce and a tendency to sliglit zoisitization along the mar- 
gins. The ferromagnesian componente consist of colorless 
pyroxene, which makes up about 80 per cent of the rock, 
and olive-grcen hornblende, whicli is present to the extent 
of about 35 per cent. Very small amounts of apatite and 
lüanite form the minor accessory mineral^. 

The colorleís.^ pyroxene has a large optic angle, a bire- 
íringence of approximately 0.025 and a máximum extinc- 
tion angle of 4í5o. It i>s inferred to be colorless augite. It 
occurs both as unaltered anhedral crystals and as cores, er 
remmant patches, in the liornblende. The hornblende is 
moderately strongly co'ored, greenish along Z and yel- 
lowish green along X. Some oC it has been derived from 
the pyroxene, because it, too, contains cores and ragged 
patches of pyroxene as ''hold over" remnants. Perhaps 
all of it may been so derived ; but man y of the hornblende 
crystals contain no trace of pyroxene remnants, and they 
exhibit such sharply unit polarization without the slightest 
aggregate effect that they have all the a^pects of horn- 
blende crystalüzed directly as such from the magma. It 
i.s reasonable to suppose that, during crystallization, a 
condjtion of unstable eqnilibrium was reached with respe<it 
to pyroxene, which was in part transformed to hornblende, 
while the same magnetic condition permitted direct crystal- 
lization of additional hornblende from the magma. 

A few of the hornblende crystals contain thin, black 
and closely parallel inclusions oriented in two directions; 
one set is parallel to the pinacoidal plañe and the other is 
believed to be oriented i)arar.el to the base. These inclu- 
sions are of minor importance in this specimen, but in 
specimen 3, secured nearer the top of the magnetite ridge, 
the black inclusions in the hornblende become a prominent 
feature. 

The total iron in the rock, Fe203, is 20.22 per cent, 
and the amount of titania is 1.63 per cent. The greater 
part of the magnetite is euliedral and subhedral. Some 
grains show slight encroachment on the associated horn- 
blende, and occasional grains are somewhat ragged, exhibit- 
ing attached stringers and a transecting behavior, especially 
where the magnetite is associated with, or surrounded by, 
áreas of aggregate zoisite-epidote, as is common when it is 
included in the feldspar. 

Specimen No. 3 was obtaineJ about 200 ft. below the 
summit of the magnetite ridge, and 200 or 250 ft. above the 
base. The feldspar at this point has almost completely dis- 
appeared an:l the ferromagncsian components have in- 
creased correspondingly in amount. The texture of the 
rock is very coarse, some of the crystals being more than 
3 cm. Pyroxene and hornblende together constitute over 
85 per cent of the rock, and ilmenitic magnetite makes up 
from 10 to 12 per cent of it ; the rest is composed of small 
quantities of apatite, titanite, basic plagioclase (which i? 
almost whoUy altered to aggregates of zoisite, epidote anl 
sericite), and green spinel, which comprise the ensemb!e of 
small minor accessory minerals ; alteration aggregates made 
up of zoisite, sericite, epidote and chlorite are present in 



REVISTA OK OilUAS IM'IW.ÍCAS DR PURUTO RICO 



967 



very small amounts. 

The rock is a hornblendic pyroxenite and i.s judged to 
be a differentiate of the gabbro. Owing to the extremely 
coarse texturo, it is difficult to determiiie the proportions 
between the pyroxene and hornblende, for the amounts 
vary too much in the several thin sections. In one section 
hornblende is dominant; in anothor, pyroxene; while in 
a third section the proportions are still different. 

The pyroxene is the same colorless variety as that in 
the other specimcns. The hornblende appoars to be slight- 
ly more sodic, because some crystals have bluish green 
margins and irregular, splotchy, bluish green patche:; with- 
in them, with occasional áreas that are decid edly bluish 
green and fibrous. Much of it has clearly developed from 
the pyroxene. 

Inclusions in HornhJendc 

The hornblende, both in this specimen and in the ore 
itself, is characterized by black inclusions that are judged 
to be magnetite because fragments of the hornblende are 
attract'^d by a magnet. These are so prominent in some 
of the crystals as to give the hornblende a "schiller" 
structure. The inclusions consist of lines of closely paral- 
lel, delicate black neeJles or very thin i)lates and rods, 
oriented in two directions, and intersecting. One set is 
arranged parallel to the pinacoidal plañe; in crystals cut 
parallel to the base and showing intersecting prismatic 
cleavage cracks, the black lines of inclusions bisect the 
angles between the two cleavage directions. Another set 
of the inclusions seems to be oriented parallel to the base. 
The two sets intersect at angles that vary according to the 
orientation of the crystals in the thin section. There is, in 
addition, an irregular development of black dust that seems 
to favor fracture directions in the hornblende, and occas- 
ional groups of thin, brown, translucent scales, like those 
frequently found in hypersthene, were also noted. 

Descriptions of similar inclusions in hornblende ap- 
pearing in the literature indícate that this structural con- 
dition is not unusual but, on the contrary, is fairly common 
in gabbros and related rock species. The sénior author has 
previously observed the same structures in the hornblende 
of gabbroic rocks from other localities. 

The term schillerfels was used by von Raumer (20) 
for a group of rocks whose minerals exhibited an ij-rides- 
cent effect and contained Werner's schíUerspar, The con- 
cept of ''schillerization" as a process that might affect 
minera-s of different species was first set forth by J. W. 
Judd. (21) Although Judd did not include hornblende 
in the list of minerals that might be so affected, he mentions 
that Breithaupt, Haidinger and Ilauy had recognized the 
fact that many different minerals may exhibit the peculiar 
reflection of schillerspar. F. W. Hutton, (22) and J. 
Austen Bancroft (23) and C. Chelius (24) refer directly 
to schiller structure in hornblende. There are other re- 
ferences (25-30) to inc!i:s:cns in liorubicude, but the 



968 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



slructures were not definitely called ''schiller'' by the 
authors. 

In the Puerto Rican specimcns under examination, the 
«tructure i.s of interest because it is confined almost wholly 
to the hornblende. It is definitely not a hold-over structure 
from the augite, for the augite has very few inclusions. 
Occasional small groiips of oriented black needles are spar- 
sely distribiited in the unmodified augite cry^tals, but they 
are so insignificant that it is improbable that the numerous 
inclusions in the hornblende could have been originally in 
the augite from which the hornblende was apparently de- 
rived. Mereover, the augite, to judge from its lack of co- 
lor, contains very little iron, whereas the hornblende i¿5 
distinctly ferruginous. The change from augite to horn- 
blende wa^ evidently not a simple equilibrium change, but 
a change that involved the addition of iron, and during 
which the newly formed hornblende was supersaturated 
with iron to such a degree that much of it separated as 
magnetite within the crystals and was oriei-.ted along crystal 
planes. 

Magnetite^ Spinel and Titanite 

The rest of the magnetite present in specimen 3 is in 
part euhedral, in part anhedral ; some of the crystals ex- 
hibit encroachment relations, espccilaly w^here the grains 
are distributel in the plagioclase, which exists in very small 
amounts in this specimen. In such cases the magnetite is 
usually associated with, and surrounded by, fine aggregates 
cf zoisite. Green spinel is invariably connected with mag- 
netite, forming part of some of the magnetite grains, but 
there is very little of it in the rock. A few small anhedral 
grains of titanite, interstitial with respect to the augite 
and hornblende, account for a subordínate part of the 
titanium, but the amount of titanite is so insignificant that 
by far the greater part of i must be present in the magne- 
tite grains in the form of ilmenite. 

The iron content totals 20.82 per cent as Fe203, which 
represents iron included in the hornblende as magnetite, 
ccmbined iron in the hornblende and iron in the magnetite 
grains; 2.36 per cent of titania is present. 

THE ORE {SPECIMEN No. 5) 

Several specimens of rock and ore were coUected at 
the entrance to the tunnel, which is approximately 400 ft. 
above the base of the ridge. They are all coarse-textured, 
highly magnetiferous hornblendic pyroxenite. The pyro- 
xene is the same colorless variety as that in the other speci- 
mens, and it exceeds the hornblende in amount. Occasional 
crystals carry a few^ fine, black, closely parallel needlelike 
incluíiions, but inclusions are not common in the pyroxene. 

The hcrnblende is lighter colored than that in the other 
specimens ; it varies from light olive-green to faintly yellow- 
Lsh green in its pleochroic behavior, and in many grains the 
iDcluíáions are so abundant ^s to give the mineral a marked 



schiller structure. The inclusions consist of the same close- 
ly spaced, inter.secting sets of fine black needles, rods and 
dust which have already been described, together with thin, 
translucent brown scales. Prof. Paul F. Kerr made X-ray 
diffraction paterns of the hornblende from spejimen.s 3 
and 5, comparing them with the diffraction pattern of 
hornblende from Formosa, mac'e at the same time. The 
patterns are all identical, and it must be concluded that, 
notwithstanding the color differences mentioned, the horn- 
blende in all of the specimens Is essentially the same. 

There is very little feldspar in the ore; but samples 
of what is prcsumably ''rock", which are so richly magne- 
tiferous as to be almost indistinguishable from the ''ore", 
contain a little labradorite, mucho of w^hich is extensively 
zoisitized. The hornblende itself has suffered a little alter- 
ation, the producís consisting of zoisite, epidote and very 
jmall amounts of chlorite and sericite. These mixed aggre- 
gates contain zoisite exhibiting characteristic ultra-blue 
interference colors, and zoisite with gray-wdiite interference 
colors, the latter having polysynthetic twinning. 

Magnetite and Spinel. — Magnetite occurs abundantl}^ 
in euhedral, subhedral and anhedral grains. None of the 
specimens of ore collected contains magnetite in massive 
form; all of it is granular. Many of the anhedral grains 
are c'istinctly ransgressive ; they transect both pyroxene 
and hornblende and send out little stringers along cleavage 
cracks, thus affording proof of development subsequent to 
conversión of the pyroxene to hornblende. 

Green spinel is closely associated with the magnetite 
and evidently is contemporaneous with it, for the spinel 
occasionally occupies cleavage craclís in the hornblende to- 
gether w^ith the magnetite and invariably is included in the 
magnetite crystals. 

Most of the spinel is segregated within the magnetite 
in the form of unoriented, anhedral, more or less ragged 
unit-grains, which are not a product of "unmixing". Ac- 
cording to Osborne, (31) "The presence of spinel is be- 
l^eved to be due to the unmixing of a once homogeneous 
; oiid solution of spinel in magnetite." Most of the spinel 
in this ore is not distributed along crystal directions in 
the magnetite but occurs in individual grains with no 
orientation w^hatever, and it is clearly not a product re- 
sulting from the unmixing of a solid solution of spinel in 
magnetite. 

Moreover, the magnetite has encroached on many of 
the ;;pinel grains, with evidence of slight replacement. No 
oriented, finelamellae of any sort are visible in the mag- 
netite crystals in the thin sections, but in the magnetite 
01 polished surfaces of the ore very fine, oriented and in- 
tcrsecting lamellae were observed, which were judged to be 
spinel. They are dark in reflected light, whereas lamellae 
01 both i'menite and hematite are lighter in color under 
tho same conditions of illumination, prominently so on 
^iuiTaccs etched wdth hydrochloric acid. That is not true 
cí' the cxceedingly fine lamellae in the magnetite in the líu- 
macao ore. It ls possible, therefore, that a subordínate 
amount gf the íjjpinel may be attributed to unmixing. 



REVISTA DK OnnAS PÍIHÍJC AS DE PUERTO RICO 



969 



Extremely small, roiigh, colorless and allotriomorphic 
grains with high relief anrl brilliant interference colors are 
includd in the spinel as a very minor component. These 
[rrains resemble olivin or diopside. They are so inísigni- 
ficant in amoiint hat no further attempt was made to 
identify them. In a few instanee.s minute quantities of 
rorpentine have developed from them as a result of the mild 
altack that latcr produced the mixed aggregates of zoisite 
and epidote from the plagioelase and hornblende. 

Hematite. — A few thin plates larger and longer than 
the spinel stand out prominently on the etched surfaees 
of the magnetite. Presumably these, together with tiny, 
roughly rhombohedral plates, and spots that appear to be 
oriented, are hematite, which also is thought to be a pro- 
duct of unmixing. The quantity of oriented lamellae and 
tiny plates is very small, but scarcely a magnetite grain 
in the ore is completely free of them, and in occasional 
grains they are abundant. 

Ilmeniie. — The ilmenite oceurs in relatively large pla- 
tes and grains, and less commonly in the form of globular 
spots, which have a different reflecting capacity from the 
much smaller oriented lamellae and scales that were iden- 

tified as hematite. 

* 

Three is 5.35 per cent of titania in th ore specimens 
analyzed and 78.23 per cent of total iron as Fe203 (Table 

2). 

Origin of Ore. — The form, extent and exact relation 
of the orebody to its enclosing rock have not yet been de- 
termined. The concentration of the ore in pyroxenite, 
which is itse^f a dif ferentiato of ' the gabbro, as is the ga- 
bbroic anorthosite; the progressive concentration in iron 
from the gabbro to the pyroxenite and to the richly mag- 
netiferous pyroxenite that forms the ore ; the evidence for 
magmatic conditions involving progressive changes in equi- 
librium and composition that were responsible for the con- 
versión of an iron-poor pyroxene to a ferruginous horn- 
blende; and the encroachment of the magnetite and ilme- 
nite on both pyroxene and hornblende in the ore, all in- 
dícate that the magnetite is of late magmatic origin. It 
is essentially a ' ' rest-magma, " which, perhaps, plays the 
part of an ''ore-pegmatite" to the basic differentiate, the 
pyroxenite. 

SODA ALASKITE-APLITE DIKES 
(SPECIMENNO. 4). 

The white dikes previously mentioned as cutting ti e 
country rocks with which the orebody is associated are 
somewhat unu>sual because of their very low potash content 
and their high soda and silica pereentages. The potash 
in the samples coUected is only 0.06 per cent ; the soda is 
7.17 per cent, and the si ica 75.38 per cent. (Table 2). 

Analyses of rocks with less than one per cent potash 
ani with high silica and soda have been previously re- 
ported, (32) but, despite Ihe fact that such rocks are by 
no means uncommon, not man y analyses have been re- 
corded. The specimens represent diaschistic, quartz- 



feldspar dike rock of the alaskite-aplite type. Quartz 
and alkali feldspar coraprise 95 per cent of the rock, but 
the feldspar is unusual. Much of it is apparently unt- 
winned, but between crossed nicols it exhibits an internal 
structure that ^ives a crude niieroscopic chekerboard i)at- 
tern, although in ordinary light no traces of an intergrowth 
are visible. 

The máximum refractive index of the feldspar is 
slightly higher than that of the balsam (1.537) ; the máxi- 
mum index is distinctly lower. Occasionally patches in 
the larger crystals exhibit albite twinning, and some of 
the crystals show both albite and pericline twinning. The 
feldspar is judged- to be a plagioclase of tlie composition 
Ab90ArlO; the *'sodaclase'' of Johannsen. (33) It is 
crowdel with dust and vacuole inclusions and appears 
turbid in thin section, and it is sligthly fleckod with minute 
scales of sericite. Very small amounts of zoisite and epi- 
dote are distributed through the feldspar in tlie form of 
alteration aggregates, and in streaks and tiny veinlets, but 
the total quantity is insignificant. 

The quartz contains numerou liquid and bubble in- 
clusions, and both tho quartz an:l feldspar have graüulated 
margins, some of the grain sbeing througldy granulated 
and healed. 

One of the specimens evidently was taken from a 
strongly sheared dike, the rock being es entially a mylonite. 
Both feldspar and quartz are severely crushed and distribu- 
ted in fragments along shear planes, and the small amounts 
o:-' magnetite, epidote and zoisite present in the rock are 
similariy affccted. None of the specimens representing 
tho gabbioic anorthosite, the gabbro, the i)yroxenite or the 
ore exhibits intense shearing; and but one of the dike 
specimens shows such extreme deformation. 

There is no direct evidence connecting these dikea 
gcnetica:]y with the series of Ilumacao differentiates ; but 
their occurrence wholly within the series, and their xtreme- 
ly low potash and high sofá and silica contents favors such 
a genetic connection rather than a conception of origin 
relating them to the granitic phase of the post-San Loren- 
zo intrusión. 

(Continuará) 

FE DE E^RA TAS 

En el número de Mayo se deslizaron las siguientes 
erratas : 

En la página 934, en el artículo titulado "¿Qué Be- 
neficio rinde la Sección de Astrología". . . debe decir: la 
Sección de Agrología; y bajo la firma del autor debe decir 
Agrólogo. 

En la página 919 debajo del nombre del autor del ar- 
tículo, que en ella se inserta, no se puso su título oficial 
que es Profesor Jefe interino del Departamento de Electri- 
cidad', y en la página 923 debajo del nombre del autor Mar- 
cial R. Díaz no se puso su título oficial : Profesor y Jefe del 
Do'gart amiento de Qiiirdica. Todar, esta.i eiTatas se encuen- 
tran tambi'n cu el S. ;::::-' '^v). 




WATERMAN LINE 



Servicio quincenal de carga y pasaje 

Entre 

TAMPA, MOBILE, NEW ORLEANS, 

Y 

PUERTO RICO 

— Pídanos Itinerarios — 



WATERMAN STEAMSHIP 
CORPORATION 

(P. R. División) 

OFICINA: Edificio Belaval, Recinto Sur, S. J. 

Tels: 621 y 622 S. J. 

MUELLE : Nuevo Malecón, Pta. -de Tierra. 

Tel: 174 San Juan. 

CARROS USADOS 



En la Casa Panzardi, en Puerta de Tierra, en- 
contrará usted el carro usado que 
necesita. 

Tenemos carros de todas marcas, a precios de 

$50 en adelante, con descuentos especiales 

para ventas de contado. 



CASA PANZARDI 

A SUS ORDENES 



La Rapidez y Exactitud en la entrega de 
los impresos, respaldadas por la nitidez con que 
son confeccionados, son los más fieles exponen- 
tes de nuestra pericia en el ramo. 

tipografía san JUAN 

(La Imprenta de los rayados perfectos) 
San Sebastián 78 — San Juan, P. R. 



AUG 4 igss 



REVISTA DE- 
OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 



Puente "París", en Mayagüez. 

Julio, 1935 



cylño XII 





Número VII 



Sucesores 
de Abarca 

INGENIEROS CONTRATISTAS 
Miramar — Santurce — Puerto Rico 



Talleres de Maquinaria, Fundición, Calderería y 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
Eléctricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks. 
Válvulas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Schieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Thermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas, Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 

Consulte su problema con nuestros técnicos. 



rORIQ filCi 



Ul 



1 

J 



VAPORES CORREOS AMERICANOS 

El más eficiente y rápido servicio de vapores en- 
tre New York y Puerto Rico para el transporte 
de pasajeros y carga. 

i referido por su experiencia durante 40 años de 
servicio sin interrupción. 
Para informes diríjase a: 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

708 Canal Bank Building, New Orleans, La. 

Foot cf WaU Street, New York, N. Y. 

Muelle No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico. 



y^^y^^^y^>.í>^^^<íy^>=íy^:^íy^>=^>^^í>^^yA::^^ 



THE SHELL Co. !P. R.Í Ltd. 

OFFICES: SAN JUAN, PONCE, MAYAGÜEZ, CAGUAS, ARECIBO 

PETROLEUM PRODUCTS 



FUEL OIL 

DIESEL OIL 
GAS OIL 

MOTOR GASOLINE 

AVIATION SPIRIT 
KEROSENE 

LUBRICATING OILS 

LUBRICATING OREASES 
ASPHALT 

FLY SPRAY 



>-:i-<^^:0^^^:^^i^^^^:i^^^.<0^^9><s^^^>^-'^^ ^ ^^ys^^^:.^^'<^y:í^^ 



flE¥5STA BE 0BEñS FeBUC 



AÑO XII 



FWmRTB RttCI 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



:^ 



JULIO DE 1935. 



ñ El® 



Breve Be^cripción del Fían para la Reeonstrueeión 
Económiea de Puerto Rico conocido con el nom- 
bre de ''Plan Cha r don'' 

Por Adolfo Nones, Doctor en Ciencias 975 

La Contribución sobre la gasolina y las t'm* de Co- 
municación. 

Por Roy F. Britton, Director National Ili^h- 
way Users Conference, Wash. D. C, (Con- 
ferencia Nacional de ViajerOvS de Carreteras, 
Washington, D. C.) 982 

Proyecto de '' Bon'evard'' alrededor de la Laguna 

del Condado en San Juan, P. R 984 

Informe del Negociado del Tiempo 988 

The Magnetite Deposit near Humacao, P. R. 

By R. J. Colony and II. A. Meyerhoff 989 

Geo'ogia de Puerto Rico (Continuación) 

Por H. A. Meyerhoff 9C0 



No. VIL 




! 



Responsabilidad Directa 



i 



La mayoría de las incontables transacciones diaria- 
mente encomendadas a nuestra organización, en 
Puerto Rico y en todo el mundo, es despachada por 
intermedio de nuestras propias sucursales. 

De este modo podemos asegurar a nuestros clientes 
el mismo eficaz servicio que nos caracteriza y respon- 
sabilidad directa del principio al fin de cada operación. 

The National City Bank of New York 



Ciento veintitrés 
años de servicio y 
seguridad boncaria 



anJuan 




Ofícino Principal 

en Puerto Rico 

San Justo No. 2 

SAN JUAN 




CARROS USADOS 



En la Casa Panzardi, en Puerta de Tierra, en- 
contrará usted el carro usado que 
necesita. 
Tenemos carros de todas marcas, a precios de 
$50 en adelante, con descuentos especiales 
para ventas de contado. 



CASA PANZARDI 

A SUS ORDENES 




f OTOGRABADOS W'^^ 

7</^.CO. SonJuarv 



REVISTA DE OBIAS PUELSCAí 



DE 




'O MICO 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Públicas; para fomentar las industrias 

e impulsar el arte de construir. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$6.00 



Enicrcd as second class matter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Post Office under the Act of March 3, 1879 



AÑO XII. 



JULIO DE 193 5. 



No. Vil 



Breve descripción del plan para la reconstrucción eco- 
nómica de Puerto Rico, conocido con el nombre de 

"PLAN CHARDON^^ 



Por ADOLFO NONES, 
Doctor en Ciencias. 



A petición de las alta.s autoridades de Washington 
lina comisión formada por los competentes científicos puer- 
torriqueños Carlos E. Chardón, Rafael Menóndez Ramos, 
y Rafael Fernández García hicieron un estudio de la con- 
diciones económicas actuales de Puerto Rico, elaborando 
un plan para lograr su rehabilitación permanente, plan 
conocido con el nombre del prt^idente de dicha comisión. 

Es nuesti'o ])ropósito hacer una exposición condensada 
de él ])ara que sea conocido i)or todas aquellas personas 
que no han podido o no han tenido la oportunidad de es- 
tudiarlo en toda su extensión, nuestra exposición será una 
simple copia simplificada conservando no solo las ideas 
si nó ea lo ])osible, las mismas palabras empleadas en el 

Estudia este plan, en primer término, las causas de 
la depresión en Puerto Rico. Estas causas son: Exceso 
de población, concentración de las tierras en grandes la- 
tifundios, absentismo con la emigración resultante de mi- 
lloneas de dólares anuales, concausas : predominación de 
un cultivo, la Caña, que ha llegado a ser ca^i exclusiva- 
mente la fuente de explotación en la isla, disminución del 
cultivo del Café, crisis del cultivo de Tabaco, insuficiente 
Xjroducción de productos de alimentación importándose 
estos en gran escala, como papas, arroz, habichuelas, ve- 



getales, hortalizas productos de cerdo, que deberían de 
producirse en el país; y ser, más bien, algunos de ellos, 
pro :uctos de exportación, (1) La falta de industrias que 
contribuyan a dar trabajo al obrero ; y como agravante de 
todas estas causas la falta de facilidades de crédito a lar- 
go i)^azo y bajo interés; siendo resultante inmediato el 
desem])leo de más do 150,000 familias, según el censo de 
la P. R. E. R. A. 

Determinadas las causas, considera el plan el modo 
de combatirlas, estudiando detenida y cuidadosamente ca- 
da una de ellas y el remedio que debe aplicarse ya que 
cualquier i)lan que no combatiera las causas evitando que 
continúen actuando en le futuro, podría ser un plan de au- 
xilio o de emergencia pero no de rehabilitación permanen- 
te que es el ñn que se propone obtener el plan que anali- 
zamos. 

Propónese en el plan específicamente las medidas que 
deben adoptarse para Va rehabilitaciíSn permanente de 
Puerto Rico, siendo estas en síntesis: 



(1) Puerto Eico importa: papas 470,000 qq. al año, habichuelas 
385,500 qq., productos de cerdo por valor de $3,700,000. 



976 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



lo. — Emigración : 

2o — Devoluci-Ün de las tierras a pequeños terrate- 
nientes. 

3o. — Desarrollo de industrias. 

4o — Abaratamiento de los créditos industriales y 
agrícolas. 

5o — Income Tax elevado; disminuyéndose al emplear- 
se el capital en industrias, debiendo seleccionarse 
estas de acuerdo con los mercados disponibles y 
prefiriéndose aquellos en que predominen en sus 
gastos los jornales. 

6o — Protección del mercado con tarifa local, limitan- 
do las ganancias por la protección de las tarifas. 

7o — Azúcar — La limitación de la producción azuca- 
rera representa una pérdida de unos $10,000,000 
al año y aumenta el desempleo de unas 15,000 fa- 
milias. Este perjuicio debe compensarse con una 
reconstrucción permanente, comprando con el di- 
nero de compensación plantaciones de cañas y 
centrales, dando las tierras así adquiridas en cam- 
bio de terrenos marginales de caña, retirando es- 
tos últimos de la caña y estableciendo con ellas 
heredades; los propietarios de los terrenos mar- 
ginales se compensarán equitativamente con te- 
rrenos de caña, y las heredades para darse a los 
trabajadores que quedaran sin empleo por el re- 
tiro de las tierras marginales de la caña; estas 
heredades deben ser suficientemente grandes pa- 
ra que puedan producir una pequeña cantidad de 
efectivo a base de las cosechas. 

8o — Caña — Aplicado este plan la reducción de la 
caña sería permanente y las centrales adquiridas 
en interés público funcionarían como centros 
mercantiles sirviendo de pauta para establecer 
una recompensa razonable a los agricultores y 
trabajadores de la caña ; además en la isla que- 
daría gran parte de los millones que salen hoy co- 
mo ganancias de los absentistas. 

9o — Ley de los 500 acres — Esta ley debe ponerse en 
vigencia pues, al mejorar al colono las centrales 
tratarían de comprar sus tierras, yá que las cen- 
trales obtienen el ingreso completo ^n sus cañas 
propias (60%) y el ingreso compartido con los 
colonos en las cañas de estos (40%). 
10o — Como se ha dicho de acuerdo con la estadística 
de la P. R. E .R. A. hay en Puerto Rico sin em- 
pleo 150,000 familias. 

Lar; granjíi's darían empleo a 17,000 fa. 

El desarrollo de las indastrias a 50,000 fa. 



do estas en pequeñas granjaa para ser distribuidas entre 
los obreros que queden sin trabajo por la disminución de 
cultivo de la caña, para que los dediquen a la producción 
c'o alimentos. Administrar las centrales públicas, bajo la 
base do pagar a los colonos el producto íntegro de sus cañas 
debiendo estos distribuir equitativamente con los jorna- 
leros el aumento que esto les reporta en sus ganancias. Es- 
tablecer un patrón, ya por competen»3Ía directa o indirec- 
'a, (Yardstick) para las centrales particulares de acuerdo 
(C411 los resultados de la experiencia de las centrales pú- 
blica.';, que garantice a los colonos y trabajadores de las 
centiak;; ])articnlares un beneficio justo. 

Construir hogares para los agricultores y obreros que 
so establecerá-n en las granjas. 

Funcionarán tem])oralmente dos divisiones : 

División de equipo y manufactura, compuesta 
por: un Ingeniero Químico, un Ingeniero Mecá- 
nico y un Ingeniero Civil. 

División Agrícola, compuesta por: tres agróno- 
mos, un tecnólogo y un ingeniero civil. 

Expoíación de las factorías — Las factorías cobra- 
rán al colono el gasto de manufactura, depreciación, con- 
servación y no más de 8% de su tasación, el resto corres- 
ponderá íntegramente al colono, debiendo los salarios de 
empleador, y obreros de las centrales fijarse de acuerdo con 
el precio del azúcar. 

Las tierras de caña se dividirán en parcelas de 50 
acres de promedio pero de no más de 100 acres, estas se can- 
gearán ])or tierras marginales a los colonos a un promedio 
c'e 1 cuerda por dos, (2). Personas con experiencia agrí- 
cola podrán comprar una parcela de hasta 100 acres a 
lar^o plazo. 

Las hipotecas que tuvieren las tierras marginales que 
se cangeen pueden traspasarse a las tierras buenas que se 
adquieran en cange los colonos. 

Este plan aumentará de un 20 a 30% las cantidades 
que perciben actualmente. 

Se organizará a los colonos en Cooperativas de mer- 
cado y de producción para obtener crédito de las agencias 
de Crédito Agrícola. 

Se hará anticipo a los colonos para construir sus ho- 
gares en los Centrco de Colonia, a bajo interés y 5 a 10 
años de plazo. 

Se proyecta la compra de: 



67,000 fa. 



(a) Tierrcs buenas 

(b) Tierras marginales 
(e) Tierras jjasto 



Desempleo restante 83,000 familias. 



TOTAL 



38,000 acres 
12,G00 acres 
15,000 acres 

65,000 acres 



PLAN: — Adquirir tierras buenas para el cultivo de 
la caña; adquirir y operar centrales azucareras. Permu- 
tar las tierras buenas adquiridas por marginales, dividien- 



De las tierras buenas se reservarán 600 acres para 
expeilmentación y para venta a mayordomos y agriculto- 
res de experiencia agrícola. El resto de 32,000 acres de 



REVISTA DE OBIIAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 977 

tierras buenas, se permutarán por tierras marginales, ob- de contribuciones durante cinco años. El costo se dc-s- 
teniéndoso así 'unos 74,000 aeres que. junto con los 12,600 compone así: 

^,11 r;a í\c\(\ o«>.r»o T^nvQ rliví 10 acTCs a $50.00 $500 

aeres comprados, clan un total de /6,000 aeie.s, paia (Um- 

dirse en '^ granjas de subsistencia." Además se compra- ^'«^a 300 

rán 20,000 acres a grandes terratenientes para dividirse cobertizo 50 

-, Vaca, cerdos v aves de corral 110 

en poranias de 10 acres cada una. 

" ^ un arado, una trilla y una yunta de bue- 

Los obreros que actualmente trabajan en la cana se ^^^ ^^^^^ ^^^^^ ^^^^^^ ^^^^^^ ^^ 

dividirán en dos grupos: Obreros Jornaleros, que contniua- 

rán como jornaleros y Obreros Granjeros, entre los que se ^^ ^^^^ 

distribuirán las ])equeñas granjas que se establezcan con la j .r. i i o • ^' - v ^ i 

^ ^ , . . 1 1 +^, Los 10 acres de cada granja se divunran : 4 acres pas- 

división ilc los 9(),()()0 acres de tierras margmales en lotes i o r . i ^ • 

to y ahmento ganado, 2 acres, alimento colonos y su lami- 

de 10 acres. j;.^^ ^ ^^^^^^ cosecha para venta. 

, ^ ^^r.^r, !S- establecerán cooperativas de producción y mercado 

I— OBREROS JOBNAI ERGS: , • -, , i- • - 

, ^ , . administradas por el ingeniero agrónomo. 

Las tierras de colonos so agruparan en Co ornas, en ^^ presupuesto total para la implantación del plan 

cada una se seleccionará una laja qv.e sera el Centro ae .^^^^^^.^^.^ .^j^^^,^^ ^ $30,000,000. La producción de azúcar 

C'olonia • en cada uno de los cua es las Centrales e:lmcaran: ^n nnr^ - i i+- i i - i ' 

vuiuiiiti, cii ^cx^Lcí iL Kj K^ . T 11 a] retirar 76,000 acres c.el cultivo de la cana, (piedara re- 

almacenes para abonos e im dementos agrícolas, talleres ^^^.^^ ^^ 1,500,000 toneladas, suponiendo (pie dé dos tone- 

para reparación de equipos, .,a:as de emergencia, escuelas ^^^^^^ ^^^ ^^^^^^ ^^^^, ^^^^ 
y centros sociales, estos ''Centi'os de Colonia se dividirán 

en ])arcelas de 1|4 a 1 acre cada una ; las de un acre se ven- S— ARROZ • 
deián a Colonos que deseen vivir en el Centro y en las de 

1¡4 de acre se construirán ])eqm.las casas de concreto para ^^^^^ ^^^ Tiburones situado entre Barceloneta y Areci- 

ser arrendadas a los jornalero:^. ^ ^ ^^^^ ^.^^^^ ^^^^ ^^^^^ ^^^ $150,000 podrían coiivertii'se 40,000 

Una trabajadora social es ai'á encargada de cada Cen- .^^^^,^^^, ^^^^ terrenos pantanosos del Gobierno insular y otras 

tro de Colonia, los que estarán inovistos Ce acue.Iucto, te- .;q()()() ,^^.y^., j^ ])ro])ieda I ])rivada, en toi'reno agríco'.a. 

Irfono a la Central, y camino;; rurales que unan el Ceutro q'.jnibirn pueden ser desecados 8,000 acres del Gobierno 

a las Carreteras. Insular y 7,000 acres de propieda:les ])riva(las, al norte de 

Las Centrales administre rán les Centros de Colonia, Carolina, y después de mejorarías destinarse a la agricul- 

cobrando los servicios que ])r?slen. tnva. 

Los obreros ganarán jornales de acuerdo con el pre- Estas tierras adquiridas por el Gobierno se subdivi- 

cio del azúcar y costo de pro lucción.| dirán en pequeñas fincas para venderse a plazos largos a no 

40 Centros de Colonia con 6,000 casas, con un gasto pio])ietarios. Además el Gobierno Lisular polría adqui- 

de $20,000 cada Centro para acueducto, sala de emergen- ^.|^. ^^^^^ ])er:odos mayores de 3 años, el lO/o de las fincas 

cia, etc. da un Costo total ce 40 Centros de $2,600,000. ^^^ ^^,^^ ^1^ 5qq .^^^^^^ 

El arioz sería un buen cultivo para estos terrenos de- 

2— OBREROS GRANJEROS: secados. 

Las pequeñas granjas que se establecen, dividiendo ^_CAFE : 

los 96,000 acres de tierias marginales, se dotarán de pe- ^ ^^^- ^1^ Puerto Rico es de calida 1 insuperable y ha 

quenas casas de Hormigón armado, de cuatro habitaciones tp,^i¿(, ^i-^n consumo en Europa. Las tierras de café as- 

y un cobertizo para animales, y se venderán a los obreros ^.^^^ equitativamente distribuidas con un promedio de 40 

seleccionados como colonizadores o granjeros, a plazos lar- ^^^^^^^^ p^^e ^^ cultivarse conjuntamente con frutas, cereales, 

gos, ])rovistos de una vaca, cerdos, conjos y aves de corral. ^ viandas, conserva la forestación y regula las aguas y el 

Las granjas se agru])arán en números de más o menos ^lima, además no compite con producto alguno de Estados 

250, de acuerdo con la región y cada grupo estará servido Unidos. 

por una ''Granja Central de Servicio" bajo la dirección de j^^ producción de cafe, antes de la ocupación america- 

un técnico agrónomo. Se construirá en cada Granja Cen- ^^ ^^^ ¿^ 500,000 qqs. anuales, está reducida hoy a solo 

tral, para ser arren alos a los granjeros, almacenes y fri- go^OOO qq. debido a los huracanes que han asolado la isla 

goríficos dotándose de implementos agrícolas, palióles de y a la depresión que ha impedido rehabilitar las fincas, a 

pura raza y escuela de labranza. las deudas hipotecarias resultantes, los préstamos sobre 

Polrán convertirse en granjeros los actuales pequeños cosechas, la falta de crédito, los precios bajos, y al bajo 
colonos que ])0sean hoy de 1 a 20 acres de tierras margina- promedio de producción por care debido en parte a la fal- 
les dánde:;ele ayuda para ello. ta de conocimientos técnicos. 

El costo de cada Granja de Subsistencia será de $1,000, REMEDIO : — Para la rehabilitación necesaria del ca- 

vendidas a 23 años plazos, al 2% de interés con excepción fe es indispensable: Seguro barato contra huracán, crédito 



978 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



a bajo Ínteres, abonos a bajo precio, reforestación y semi- 
lleros que puedan suplir para resembrar después de los Im- 
racnes. Habilitar hogares para los trabajadores con pe- 
((ueños predios de subsistencia, con fondos de la reconstruc- 
ción. Enseñanza científica de cultivo intenso, a fin de au- 
mentar la producción y como consecuencia reducir el costo. 
Abrir nuevos mercados por medio de tratados comercia- 
les ; y como consecuncia final aumentar el número de tra- 
bajadores. 

El 50% de la región montañosa cultivada del interior 
está dedicada a tabaco y frutos menores y el otro 50% 
a café. Normalmente el cultivo del café cubre 200,000 
acres empleando 200,000 personas; hoy está reducido a 
menos de 150,000 acres. La exportación de café a Europa 
antes de la invasión americana era de 500,000 qq. anuales. 
En 1897 alcanzó a 517,110 qq. ; después de la invasión se 
perdió el mercado español y el huracán de 1899 desvastó 
las plantaciones. De 170,000 qq. a que estaba reducida en 
1905 recuperó hasta 511,250 qq. en 1915, se redujo a solo 
50,000 qq. después del huracán de 1928 y en 1934 sólo al- 
&c\nzó a 150,000 qq., convirtiéndose la isla de exportadora 
r, importadora. 

Como el café se cultiva después de terminada la zafra 
i\ ' la caña, el c^xcedente de personal no necesario fuera de 
h\ é]:)Oca de cultivo puede trabajar en la caña durante la 
molienda y regresar a tiempo para la recolección del café. 
Hoy las fincas de café están en gran parte abandonadas, y 
gran parte de los trabajadores han bajado a las ciudades. 

FLAN AYUDA RURAL: 

1 — Agencia de crédito y préstamos, seguro contra hu- 
racán y obtención de mercado. 

2 — Elevar a 300,000 acres el total de fincas de café; 
comprar a los cafeteros 24,000 acres a $20.00 acre para es- 
tab.eccr 8,000 predios de subsistencia, de 3 acres cada uno, 
construyendo una casa de concreto de $300 costo en cada 
preaio dánr'olas a trabajadores jefes de familia y además 
una subvención de $3.00 semanales por 5 días, debien:'o 
dedicar 3 días a las fincas de café y 2 días al predio, pu- 
diendo de este modo poner en explotación todas las fin- 
cas de café ; durante el cosecho se importarán más brazos 
a jornal pudiéndose utilizar además los 2 días de los pre- 
dios de subsistencia mediante el pago de un jornal. Los 
predios se venderían a largo plazo, siendo su i)roducto i)a- 
la ayuda de los distritos cafeteros. Este plan duraría 3 
añas en cuyo plazo se obtendría la rehabilitación perma- 
nente del café ,su costo total alcanzaría a $9,000,000 de 
dólares. 

FRUTAS CITROSAS :— Los embarques efectuados en 
1928 alcanzaron a más de un millón de cajas, de este año 
en adelante empezaron a declinar rápidamente. El ciclón 
de 1932 destruyó por completo la cosecha citrosa, destru- 
yó má.s de 35,000 árboles, dañó unos 126,000 más, habien- 
do perecido de estos, 60,000, causó además graves daños a 



los edificios, maquinarias y material calculándose los daños 
totales en más de dos millones de dólares. 

Se calcula que 30,000 personas dependen de esta in- 
dustria para su subsistencia aumentando a 50,000 en la 
época de la cosecha. Las condiciones de estas 50,000 per- 
sonas y de los cosecheros de frutas citrosas son en la ac- 
tualidad verdaderamente trágicas, calculándjose, que la 
cosecha apenas alcanzará a 200,000 cajas. 

El plan de auxilio para la industria citrosa consiste 
en comprar a los cosecheros la tierra necesaria para dis- 
tiibuir entre 2,000 trabajadores parcelas de terreno a ra- 
zón de 2 acres a cada trabajador, pero ningún terreno sem- 
brado de árbokY> frutales será comprado para este fin, una 
cuarta i)arte de los trabajadores permanentes serán selc-c- 
cionados por los cosecheros asignándoseles parcelas de sub- 
sistencia, estos trabajadores seleccionados deberán ser pa- 
dres de familia y cada uno se le asignará un jornal de 
$3.00 semanales por 5 días laborables, 3 de estos días los 
Trabajará el obrero en las plantaciones y campos del fru- 
tero bajo la dirección de este y los otros días en su parce- 
la de subsistencia; a los dueños se les permitirá contratar 
los dos días asignados para los trabajadores, durante la 
cosecha y i)ei-íodos de urgencia. Si este ])royecto fuera a ser 
aplicado durante más de 3 años, entonces, en cada parce- 
la de 2 acres se construirá una casa de concreto de $300 
de costo, cuyas casas se venderán a los trabajadores en con- 
diciones absolutamente liberales. Se proveerán además de 
aves de corral y semillas de hortaliza por un valor de ha»- 
ta. $15.00 por cada trabajador. El producto de la venta 
de las parcelas y casas ingresará en un fondo que se dedi- 
cará a auxilio rural en los distritos fruteros. 

Además se le proporcionará trabajo a otros 2,000 obre- 
ros pagados del auxilio de emergencia de la zona rural a 
razón de $3.00 por semana de 5 días, 4 de los cuales se de- 
dicarán a los cosecheros de frutas citrosas y el otro día pa- 
ra cosechar productos alimenticios en parcelas al 1|2 acre 
suministradas por los frutei'os. 

A fin de que esta industria pueda resurgir en todo 
su vigor debe obtenerse una reducción sustancial en los ñe- 
tes. de los i)rorluctos de esta industria y a la vez abaratar 
los abonos y aplicar un cultivo científico. 

TABACO :~El tabaco de Puerto Rico a gozado de 
buena reputación por su calidad y ha sido uno de los prin- 
cipales productos agrícolas de la isla, este producto, como 
el café, perdió su mercado europeo desj)ués de la ocupación 
americana, aunque en el caso del tabaco- ésta pérdida fiu^ 
compensada por su entrada libre en el mercado ameiúca- 
no, mejorando su precio notablemente, y convirtiéndose, 
el tabaco, en la segunda industria agrícola. En el año 

1927 la producción fué de unos 500,000 qq. en 81,000 acres 
de cultivo pero el precio que en el año anterior había sido 
de 39 centavos libra bajó a 22 centavos; como consecuen^ 
cía de la disminución en el precio la cosecha descendió en 

1928 a 270,000 qq. continuando en esta proporción, el año 
1931 se produjeron 370,000 qq. bajando el precio este año 
'á 20 cts, Lo^ cosecheros de tabaco decidieron entonces li^ 



JIEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



979 



mitar la cosecha, cultivándose únicamente 10,000 acres de 
tabaco con una cosecha de solo 55,000 qq. pero los precios 
no mejoraron bajando hasta 14 cts. libra en 1934. 

A consecuencia de lo bajo del precio y las pequeñas 
cosechas la mayoría de las fincas están hoy fuertemente hi- 
potecadas y los cosecheros en urgente necesidad de auxilio 
rural y facilidades de crédito. 

La ley de Ajuste Agrícola, como consecuencia de la 
cual cerca de $2,000,000 se pone a disi)osición de los co- 
secheros de tabaco, ha hecho que cerca de ] 0,000 cosecheros 
firmen contrato de reducción de cosecha beneficiándose con 
los pagos correspondientes; además por medio de la Cor- 
poración de Créditos Refaccionarios de Baltimore y de la 
Asociación establecida en San Juan, podrán disponer de 
facilidades de crédito, pero estas medidas que aliviaron en 
gran parte la situación de los agricultores de tabaco no be- 
neficia a los trabajadores de las fincas tabacaleras quienes 
al igual de los de las fincas de café y fruteras atraviesan 
una situación muy angustiosa, siendo este el problema prin- 
cipal de los distritos tabacaleros, calculándose que unos 
5,000 trabajadores quedarán sin empleo como resultado 
de la limitación de la cosecha. 

El Plan de auxilio propuesto para el tabaco : Comprar 
a los agricultores de tabaco 15,000 acres de terreno para 
dividirse en 5,000 predios de subsistencia de 3 acres cada 
uno en los cuales se construirán sendas casas de hormigón 
de a $300. Cada predio de subsistencia se le asignará a 
un trabajador jefe de familia bajo un plan de pagos có- 
modos. Los 5,000 trabajadores representan con sus fami- 
lias de 25 a 30,000 personas de la población campesina, 
cada trabajador recibirá $3.00 semanales además del pro- 
ducto de los predios de subsistencia que ellos tendrán que 
cultivar. 

A los cosecheros se ayudarán distribuyendo abonos 
para las fincas pequeñas, establecienJo 50 semilleros de ta- 
baco para distribuir semilla sana y escogida, y estable- 
ciendo una granja experimental de tabaco a fin de hacer 
estudios sobre el modo de cultivar el tabaco y sus varie- 
dades. 

El presupuesto completo para este plan alcanza a 
$5,520,000 para desarrollarse en un período de 3 años. 

COCOS: — Las grandes existencias de terrenos areno- 
sos alre:le:lor de las costas de^ Puerto Rico son práctica- 
mente inútiles para otra siembra que no sea la del coco; 
en el 1920 había alrededor de 17,000 acres de este cultivo, 
reducidos hoy a causa de los huracanes de 1928 y 1932 y 
de la enfermedad "Red Rat" a unos 8,000 acres. Propó- 
neso en el plan destinar $541,000 para efectuar la rehabi- 
litación de esta in:lustria, con un plan similar al del café. 
Comprar 8,000 acres de tierra para dividirlas en parcelas 
de 2 acres cada una, construyendo en ellas 400 casas de 
hormigón para los trabajadores, dotándolas además de ani- 
males de corral con un costo de $15.00 por parcela; esta- 
blecer 100 semilleros de a 1|2 acre y proceder a la extin- 
ción total del "Red Rat". A cada trabajador se le pa- 
gará un semanal de $3.00, 



BOSQUES:— U^y en Puerto Rico 300,000 acres, no 
en conflicto con la agricultura, que deberían ser dedicados 
a bosques. Se reeomieiula la compra de 100,000 acres pa- 
ra ser declarados bosques insulares, de estos puede encon- 
trarse una extensión de 25,000 acres de bosques existentes 
debiendo los 75,000 acres restantes ser sembradas de nue^ 
vo. El costo total del desarropo del programa alcanzará 
a $4,200,000 cubriendo un i)eríodo de 10 años incluyendo 
los gastas para semilleros y reposieioius. Este plan daría 
trabajo a mil jefes de familia durante el primer año 
2,000 durante los seis años subsiguientes. 



y a 



CRÉDITO agrícola :~Se recomienda que todas 
las ventajas de las agencias federales de crédito sean exten- 
didas a Puerto Rico como iiulispensable i)ara una rehabi- 
litación básica y permanente. 

ALGODÓN^ — El cultivo del algo lón es muy recomen- 
dable poripie crece en terrenos semi-áridos donde difícil- 
mente i)uede cultivarse económicamente otro cultivo y por- 
que requiere gran cantidad de brazos y jior lo tanto í)ro- 
porciona trabajo a los pequeños terratenientes. Hace al- 
gunos años había en la isla unas 20,000 cuerdas de algo- 
dón ^^Sea-Is!and'' de excelente calidad, pero actuahnente 
no se cultiva debi'o a que la demanda para este tipo de al- 
godón de fibra larga ha disminuido considerablemente. Co- 
mo el suelo y las condiciones climatológicas de Puerto Ri- 
co son especialmente adaptables al cultivo del aVodón, pro- 
pone el plan la asignación de $20,000 para un ensayo de 
otras variedades durante un período de 3 años, iniciando 
a la vez una campaña activa para la extinción del gusano 
color de rosa, asignando ])ara ello la cantidad de $80,000 y 
otros $80,000 para procurar un mercado favorable y el es- 
tablecimiento de una cooperativa desmotadora para bene- 
ficio de los agricultores. 

DESARROLLO INDUSTRIAL:— Siendo nuestro 
pio,)ósi:o exponer el Plan Chardón en sus rasgos genera- 
les para su mayor divulgación, trataremos suscintamente 
este punto abarcado con bastante extensión en el plan. 

Se recomienda preferentemente, teniendo en cuenta 
raxs'ra dcn;;i ad de población y la Ley de Tarifas, des- 
c-:iollai principalmente las industrias basadas en mate- 
r.r-s primas agríco as pro:^ucidas actualmente en la isla o 
que puedan ser producidas eficientemente, y las indus- 
trias basadas en mano de obra barata y abundante. 

Les industrias recomendadas principalmente en ol 
pian ^on : 



Refinación de azúcar. Debe ser nuestra industria 
principal y ninguna restricción de índole permanente de- 
berá imponerse a ella. 

Desarrollo de fuerza hidroeléctrica hasta alcanzar una 
capacidad de 200,000,000 de Kilovatios-hora. 

Enlatado y conservación de frutas y vegetales. 

Envasado del jugo de china; actualmente se pierden 
en Puerto Rico por falta de mercado unas 500,000 cajas dé 



980 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



chinas. 

Fábrica de cemento. Existe en Puerto Rico materia 
prima excelente de acuerdo con los estudios hehos por el 
experto. 

Envase de la carne de cerdo. Llevado a cabo el plan 
azucarero se distribuirían entre los trabajadores 30,000 cer- 
dos de raza y este aumento en la población porcina de la 
isla haría posible el establecimiento de una planta coope- 
rativa de productos de cerdo envasados, la que supliría gran 
parte de las actuales importaciones de este producto. El 
capital necesario para la cooperativa se supliría a bajo in- 
terés. 

Fábricas de pape^., rayón y celotex de construcción 
para aprovechar ventajosamente el bagazo, usado hoy ex- 
clusivamente para combustible. 

Fábrica de alimento nitrogenado para el ganado a ba- 
se de la melaza negra. 

Industrias derivadas del coco. La utilización de la 
fibra para la fabricación de estera y cepillos y el aceite pa- 
ra fabricar jabones, son industrias factibles y que merecen 
ser estudiadas. 

Fábricas de ca\zado de precio bajo^ de sombreros de 
paja, de muebles, articulas de cerámica, de botellas, enva- 
ses y efectos de vidrio. 

A fin de estudiar detalladamente por expertos en ca- 
da materia las facilidades de la implantación de nuevas 
industrias, se recomienda establecer una división de des- 
arrollo, estudio e investigación industrial, la que seleccio- 
nará los tecnólogos necesarios para efectuar los estudios 
necesarios e investigar las posibilidades de aprovechamien- 
to de materias primas locales o productos secundarios de in- 
dustrias ya establecidas. 

Será casi imposible establecer nuevas industrias que 
puedan desarrollarse eficientemente si no se le dan poderes 
a la Legislatura de Puerto Rico para imponer tributos 
aduaneros a los productos de todos los países, incluso Es- 
tados Unidos; debiendo además concederse una tarifa pro- 
teceionita hasta un límite razonable durante los primeros 
anos. 

Las posibilidades de industrialización se mejorarían 
grandemente con el establecimiento de zonas libres en los 
puertos de Mayagiiez, Ponce y San Juan. 

La disminución de las importaciones de Estados Uni- 
dos debida a la explotación agrícola e implantación de in- 
dustrias, será compensada con el aumento de la capaci- 
dad adquisitiva, al disminuir el desempleo y mejorar la si- 
tuación económica, con un aumento consiguiente en las 
importaciones. 

TRANSPORTACIÓN 

Ley de Cabotage. De acuerdo con esta ley todos los 
productos que se exporten de Puerto Rico a, o se impor- 
ten de Estados Unidas, tienen que ser conducidos en bar- 



eos norteamericanos. 

El tipo de fletes que cargan los barcos americanos es 
mayor que el cargado por los barcos extranjeros; el reque- 
rimiento de la Ley de Cabotage de que se usen barcos ame- 
ricanos, neutraliza hasta cierto punto las ventajas del 
arancel para Puerto Rico, en cuanto a las ventas en Estados 
Unidos ; es indudable que si Puerto Rico pudiese usar bar- 
cos extranjeros su comercio con las naciones extranjeras 
aumentaría, serían más frecuentes las escalas de barcos 
extranjeros y podría importar directamente muchos pro- 
ductos que hoy recibe reexportados de Estados Unidos, 
ahorrando, no solo en el flete mas bajo, sino en los gastos 
de desembarque y reembarque en la metrópoli. 

La diferencia en ñete^ entre los barcos americanos y 
los extranjeros es considerable; efectos enlatados, por 
ejemplo, pagan de New York a Río de Janeiro, 15 centa- 
vos qq. por cada mil millas. Puerto Rico paga 33 cts. qq. ; 
Colombia paga 17 cts. por mil millas por qq. de arroz, 
Puerto Rico paga 27 cts. qq. por mil millas ; Puerto Rico 
tiene que pagar 37 1|2 cts. por qq. de arroz desde New 

'York, el flete de Japón a San FrancLseo de California es 
de solo 20 cts. qq. para una distancia de 3 1|2 veces mayor 

-o sea que Puerto Rico paga 7 veces la tarifa que paga 

"San Francisco. 

Se calcula que Puerto Rico en un año normal paga 
más de $10,000,000 de fletes en su comercio con Estados 
Unidos. Esta carga pesada e indebida debe eliminarse o 
conferirse al Presidente la facultad de suspender la apli- 
cación de la Ley de Cabotage a Puerto Rico si se conside- 
ra necesario ])ara el mejoramiento económico de los habi- 
tantes de la isla. 

TURISMO 

Para alentar el turismo hay que procurar facilidades 
de trasporte rápido, frecuente y económico, emprender una 
campaña de publicidad haciendo conocer lo delicioso del 
clima de la isla, sus características físicas, sus anteceden- 
tes históricos, panoramas, estado sanitario, clubs deportivos 
y de veraneo y por último comodidades de los hoteles pu- 
diendo ser el hotel Condado el primer hotel de la isla; con 
la ayuda Federal y con un gasto de unos $600,000 podría 
dársele capacidad suficiente para 200 habitaciones y com- 
binado con los Baños de Coamo, cuyo valor terapéutico es 
similar a los de Warm Spring, Georgia, convertirse en el 
núcleo de un sistema de hoteles que abarquen toda la isla. 
El desarrollo del turismo contribuiría a aumentar el po- 
der adquisitivo de los habitantes de la isla por el dinero 
que se gastaría localmente. 

REDUCCIÓN DE CONTRIBUCIONES 

De importancia primordial para cualquier plan de 
rehabilitación económica que se considere es el grave pro- 
Wema ae nuestra ckuda pública y la n^-eesidad ^e un rea> 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



981 



juste general contributivo. 

La deuda pública Insular alcanza a $28,500,000 

I^a deuda Municipal incluyendo 

$2,000,000 de cueutas a pncrnr, a 19,500,000 

Dando un total de $48,000,000 

Los $46,000,()(jO en bonos y pagarés son redimibles a 
un ti])o de $2,000,000 anuales con un cargo adicional de 
$2,000,000 ))or intereses o sea un cargo de $4,000,000 por 
año. Esta deuda, con excepción de algunos empréstitos 
tcm])oreros re.limibles con fondos generales del Gobierno 
Insular y bonos del riego, se redime con el i)roducto de la 
contribución especial sobre la propiedad y con la contri- 
bución sobre la piopiedad en lo que a los bonos municipa- 
les corresponde. 

Como la agricultura tiene preponderancia sobre todas 
las demás actividades, el peso principal de la deuda pú- 
blica tanto insular como municipal gravita sobre los agri- 
cultores. 

Debido a la de{)resión, el contribuyente puertorrique- 
ño ha perdido su capacidad para pagar contribuciones, al- 
canzando las cantidades recaudadas durante los últimos 
años a menos del 50% de las contribuciones impuestas. 

Como todavS las fuentes de ingreso son asignadas para 
cubrir los servicios en el año económico, al dejar de re- 
caudar las rentas, las cuentas a pagar se van acumulanelo, 
aumentando cada año en la misma cantidad que la recau- 
dación disminuye. 

Según el informe del Auditor, del 30 de junio de 1933, 
las cuentas de los municipios pendientes de pago aumen- 
taron de $868,624 a $2,752,671 en un período de cinco años. 

Como resultado de esta situación, los acreedores de 
cuentas pendientes de pago venelen estas con un descuento 
del 10% al 30% , y en consecuencia el costo de los servi- 
cios no ha podido razonablemente sufrir una reelucción. 

Los pagos de bonos, ])agares e intereses tanto del Go- 
Ideriio Insular como del Municipal se han hecho a sus ven- 
ciniíentos cubriendo las deficiencias en la parte ele la recau- 
dación ele contribuciones que pertenecen al fondo de re- 
dención, con la parte que corresponde a los fondo;? gene- 
rales que COI responden al presupuesto, trayendo como con- 
secuencia la constante acumulación de cuentas a pagar, lle- 
gando en muchos municipios a quedar pendientes cuentas a 
pagar, al terminar el año económico hasta un 20% del pre- 
supuesto. 

En varios municipios han podido pagarse a su venci- 
miento los bonos pagarés e intereses porque el tipo de con- 
tribuciones especiales destinadas a los fondos de redención 
es muy excesivo comparado con las obligaciones y se ha 
acumulado dinero efectivo en detrimento de los contri- 
buyentes. 

Por último en caso extremo las deficiencias en los fon- 
dos de redención se cubren con los fondos generales del 
Tesoro Insular con sus correspondientes inconveniencias 
al presupuesto vigente del Gobierno Insular. Sin embargo 



si tenemos en cuenta que las contribuciones sobre la pro- 
piedad, que son la fuente mas im])ortantes de ingreso para 
los municipios represeiitando de un 75*;^ a un 80%; de su 
])resupu(sto total, soh) reprcs(Mi1an \n\ 4% de la cantidad 
total del i)resu])uesto insular veremos (pie Ion efectos de 
cubrir las deficiencias d(^ rcMleucióu con los fondos genera- 
les son insignificantes. 

SUGERENCIAS SOBRE EL PROP>LEMA DE LA DEU- 
DA PUBLICA DE PUERTO lUCO A FIN DE RE- 
DUCIR LA CARGA CONTRlBrTlVA Y LOS DE- 
RECHOS DE RJEGO SOBRE LAS PINCHAS. 

La deuda municii)al en bonos y })agarcs alcanza, en 
números redondos, a $17,500,000; la deuda eorrieiite del 
presui)uesto a $2,000,000. El Gobierno Insular se hará car- 
go de estas deudas y los miuiicipios para reembolsarle ex- 
pedirán bonos redimibles bajo un plan de amortización su- 
ficientemente flexible para permitir los reajustes necesarios, 
preparado sobre la base de que no se impondrán contri- 
buciones especiales adicionales durante un ])eríoclo de 3 
años, que se considera razonable para desarrollar las me- 
didas básicas para la reconstrucción de la agricultura. 

El Gobierno Insular expedirá pagarés i)ara atender a 
la deuda corriente del presupuesto calculada en $2,000,000, 
redimibles ])or series en un período de cuati'o años, ])or lo 
tanto los pagos anuales de principal e intereses del total 
de la deuda a que tendrá que atender el Gobierno Insular 
alcanzarán a unos $5,000,000, que irán reduciéndose gra- 
elualmcnte a medida que el principal se re:luzca. 

Para satisfacer las obligaciones de toda la deuda se 
creará un fondo general de redención con las siguientes 
fuentes : 

(a) Transferencias de los "Fondos de De])ósitos'' 
constituidos i)or el producto de la contribución 
de elaboración del azúcar durante 3 años, con un 
total de $4,000,000, cuyos fondos los tendrá el 
Gobierno Insular en fideicomiso y los desembol- 
sos con cargo a este fondo so' o podrán hacerse 
en forma de transferencia para sustituir cual- 
quier rebaja en las contribuciones a los agrien, 
tores o en los derechos del Servicio de Riego. 

(b) De las rentas que puedan derivarse con los .'e- 
rechos sobre el azúcar que se importe de Cuba 
para ser refinada en Puerto Rico. 

(c) El producto de una contribución especial que 
deberá imponer el Gobierno Insular, en caso que 
el producto de la fuente (b) no sea suficiente. 

(d) Do los fondos que ha de recibir el Gobierno In- 
sular de los bonos de redención y de reembolso 
de los municipios en caso que las circunstancias 
hagan inconveniente su cancelación. 

Los bonos de redención y de reembolso de los muni- 
cipios se levantarán, después del período de 3 años estipu- 
lado durante el cual no se impondrán contribuciones espe- 
ciales adicionales, mediante una contribución especial si las 
Otras fuentes del fondo general de redención fueran insu- 



982 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



fieientes para el pago de principal e intereses. 

Los bonos expedidos por los municipios para reembol- 
sar al Gobierno Insular deberán cancelarse cada año, en la 
misma proporción que los bonos y pagarés municipales de 
las emisiones antiguas sean redimidas por el Gobierno In- 
sular. 

Cualquier sobrante en el ''Fondo de Redención", du- 
rante cualquier año después de cubiertos los pagos de capi- 
tal e intereses deberá emplearse para recoger antes de su 
vencimiento los bonos o pagarés que devenguen alto tipo 
de interés. Esta cancelación antes de vencimiento podrá 
hacerse de dos maneras: 

(a) Usando el derecho que se reserva el pueblo pa- 
ra tal redención, en los casos en que se reservó 
dicho derecho, y 

(b) Comprando en el mercado dichos valores siem- 
pre que sea posible obtenerlos. 

Reducción de la contribución sohre la propiedad. El 
tipo total de la contribución sobre la propiedad podría re- 
ducirse considerablemente, o por lo menos podrían dero- 
garse las contribuciones especiales actualmente en vigor 
para la redención de préstamos, estas fluctúan entre 1|4 del 
1% y 3|4 del 1% sobre la tasación de la propiedad sujeta 
a contribución más, poco más de 1|3 del 1% para el Go- 
bierno Insular. Las reducciones oscilarían entre 2|3 del 
1% y 1.10%. 

Los tipos actuales de la contribución para fines muni- 
cipales e insulares fluctúa.n para las distintas localidades 
entre 1.85% y 2.61%, el tipo reducido podría ser de 
1.20% a 1.41%; debiendo enmendarse la Ley de Ingre- 
sos para establecer tipos graduados de contribución. 

La implantación de este plan contributivo traería co- 
mo resultado los beneficios siguientes : 

1 — Los agricultores obtendrían en la forma de una re- 
ducción de contribuciones, compensaciones deriva- 
das del impuesto sobre el azúcar. 

2 — La deuda pública actual que alcanza a $48,000,000 
(20% de la tasación total de la isla) será rápida- 



mente reducida. 

3— Los derechos de importación sobre el azúcar de 
Cuba se aplicarían para reducir la deuda pública. 

4 El cobro de las contribuciones sobre la propiedad 

resultará más efectivo. 

5— Las municipalida:Ies podrán preparar sus presu- 
puestos sobre la base de las rentas cobradas, lle- 
vando a cabo sus transacciones en efectivo, dismi- 
nuyendo el costo del funcionamiento municipal y 
aumentando su eficiencia, lo que dejaría resuelto el 
problema municipal en la isla. 

6 — Las cuentas municipales pendientes de pago se 
convertirán en instrumentos de crédito negocia- 
bles ayudando a limpiar los créditos actualmente 
congelados. 

7— La confianza pública en el Gobierno municipal se- 
rá nuevamente lograda y la moral de lo.s funciona- 
rios y empleados será fortalecida al pagárseles sus 
sueldos con regularidad. 

8_El Gobierno Insular no necesitará asignar fondos 
del presupuesto general para cubrir déficits en 
los fondos de amortización, con detrimento de otros 
servicios. 

9— El problema de la deuda del Srvicio de Riego de 
Isabela quedará resuelto definitivamente, siendo es- 
te el de mayor importancia después del problema 
municipal. 

Indudablemente que el plan cuya síntesis hemos ex- 
puesto habrá sido modificado en algunas de sus partes 
en e] curso de los estudios que actualmente hace en Wash- 
ington el Dr. Chardón, ya para adai)tarlo a las leyes fe- 
derales promulgadas con posterioridad a él, como por los 
cambios que puedan haber habido en las condiciones eco- 
rómicas del país, pero la base del plan, su fondo, el con- 
junto armónico de él no habrá sufrido alteración alguna, 
y conservará todas las ideas sustanciales contenidas en el 
'^PLAN CHARDON". 



La contribución sobre la gasolina y las 

vías de comunicación 

OCOMPENDIO DE AUTOS PROHIBITIVOS ESTA TUIDOS Y DECISIONES DE CORTES CONTRA LA 

DISTRACCIÓN DE FONDOS, OBTENIDOS POR CON TRIBUCIONES SOBRE GASOLINA Y VEHÍCULOS 

DE MOTOR PARA OTROS USOS QUE LAS MEJORAS DE LAS VÍAS DE COMUNICACIÓN. 

Por ROY F. BRITTON, 

** Director National Highway Users Conference, Wash.,D. C. (Conferencia Nacional de Viajeros de Carreteras, 

Washington, D. C). 

Creyendo que son interesantes las decisiones de algu- a continuación estas decisiones que coinciden en sostener 

tías Cortes de los Estados Unidos, sobre la oposición ge- que tal distracción es ilegal, 
neralizada a que se distraigan los fondos de la eontribu- 

nón sobre la gai^olina para otros usos que no sean la cons- Dentro del período de una década, después de la inau- 

;rucción y mejoras de las vías de comunicación, publicamos guración del impuesto sobre la gasolina, en el Estado de 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



983 



Oreí^ón, esta forma contributiva se extendió a todos los 
Estados de la Unión. Desde un principio la contribución 
no tuvo inconvenientes en su aplicación porque prometía 
al motorista mejores caminos. Ella estableció lo que ha 
sido llamado un '^círculo benigno": sigrnificaba mejores ca- 
minos, que traía como consecuencia economía en el costo 
de operación, más atracción hacia el uso de caminos y 
mayor deseo de viajar que aumentó la venta de automó- 
viles y trajo como consecuencia natural, mayor consumo 
de gasolina y más fondos i)ara caminos. Bajo todos los 
aspectos la persi)ectiva era halag'adora. Esta, por su- 
puesto, estaba basada en la premisa de que la 'contribución 
se imponía vínicamente con el fin de obtener fondos para 
mejorar los caminos, ])ero en los años que acaban de pasar, 
se lia levantado una nube (lue oscurece esta feliz perspecti- 
va. 

Es un hecho (pie la afluencia de mediaas lepfislativas 
recientes y de aquellas que están i)or aprobarse, que han 
sido ideadas para la disti'acción de estos fon^.los })ara otros 
usos que no son la de mejorar las vías de comunicación, 
amenaza seriamente el desarrollo del plan de caminos y 
echa las carg-a ; contributivas, ({ue deben ser paliadas por 
to:!a la comunidad sobre las espaldas de los motoristas. 
Puele (pie se Jiecesiteii fueites baluartes y medidas cons- 
titucionales para evitarlo. Es con el fin de apuntar y 
encontrar estas medidas y baluartes (lue se lleva a cabo 
este (estudio piTÜminar ])or el cuer[)o directivo de "Natio- 
nal llig'hway I^sers Conference" (Conferencia Nacional 
de Viajeros de Carreteras.) 

MEDIDAS PROniBlTIVAS CONSTITUCIONALES 

Por lo menos cuatro Estados se lian amj)arado en me- 
didas constitucional(\s (jue por no existir enmiendas, en 
sentido contrario, evitarán de una manera efectiva, la dis- 
tracción de los fondos derivados de la contribución sobre 
la gaslina y vehículos de motor,, en esos Estados. 

El Estado de Missouri ha sido principalmente conoci- 
do como una g'uía i)rominente en su lucha contra la distrac- 
ción de estos fondos. En el año 1928 se adoptó una enmien- 
da constitucional que proveía que los fondos que se de- 
rivasen de la contribución sobre la gasolina y de las tabli- 
llas de los vehículos de motor, deberían usarse — c-xclusi- 
vamentC' — ])ara la construcción, conservación, administra- 
ción, amortización y pago de intereses de bonos de las vías 
de comunicación. (Artículo IV, Sección 44 A.) 

En ]\íinnesota existen dos cláusulas constitucionales 
que requieren, que tanto los fondos que se deriven de la 
contribución, como el producto derivado de las tablillas 
de los vehículos de motor, se dediquen al desarrollo de 
las vías de comunicación. 

En una enmienda propuesta en el año 1923 y aproba- 
da por el electorado en el 1924, el Estado de Minnesota in- 
trodujo una enmienda a los estatutos constitucionales que 
prohibía al Estado contraer deudas para obras, de mejo- 
ras internas, con ciertas enmiendas, y autorizaba la contri- 



bución de un impuesto sobre consumos de cualquier subs- 
tancia, material, fluido, fuerza u otros medios o agencia 
dedicados al negocio, a la venta o a la producción de cual- 
quiera o de todos los productos de uso o de utilidad, en la 
producción o generación de fuerza motriz o para cuales- 
quiera vehículos ([ue transitasen ])or las vías públicas del 
Estado, dedicándose dos terceras i)art(\s (k4 ]>roducido de 
tales contribuciones al "Fondo de Carreteras ]\Iatrices" y 
una tercera parte i)ara "P^l Fondo de CamiiH^s y Puentes 
del Estado.'' Amparándose en los términos de (\sta cláu- 
sula completamente, y reforzada i)or la (enmienda constitu- 
cional proi)uesta ])or la Legislatura en el año lí)19 y a])rO' 
bada por el electorado en el año 1920, se prov(\vó un siste- 
ma matriz de carretei'as, se esi)ecificarou las rutas y se 
creó un fondo de reserva aplicable al jU'otlucto derivado de 
todas las contribuciones sobre los ví^hículos de motor. Mi- 
nnesota tiene una barrera efectiva ])ara ex\\<\v la distrac- 
ción de dichos fondos (Constitución de ]\linnes()ta, Artícu- 
los 9 y 1()). 

El Estado de Kansas, por medio d(^ una enmienda 
constitucional propuesta por la Legislatura y aprobada por 
el electorado en el año 1928, ])roveía : ''El Estado tendrá 
l)oderes para imponer contribuciones esixxiiales para el 
desarrollo de caminos y carreteras, sobre los viOnc^ulos de 
motor y combustibles de motor'' (Enmienda al Artículo 
lí, Sección 9). Aparece que (\sta enmienda constitucional 
tomada conjuntamente con el Artículo U, Sección 4, ''No 
se impondrá contribución alguna excepto en cumplimien- 
to de una ley que especifique claramente el objeto de la 
misma y para cuyo fin, únicamente, será aplicada, tal con- 
tribución." Esta medida evitará la distracción de dichos 
fondos en ese Estado. 

Un caso interesante se presenta en el Estado de Colo- 
rado. La Corte Suprema del Estado rehusó sancionar un 
impuesto, en adición al impuesto regular sobre el registro 
de vehículos de motor, que fluctuaba desde -1^2.00 hasta 
$60.00, por vebículo sobre la base de valuaciíSn y que de- 
dicaba el producto de dicha contribución al trabajo de so- 
corro. La Corte sostuvo que el proyecto de la Legislatu- 
ra violaba la constitución del Estado en dos as])ectos vita- 
les: i)iimero, la contribución creada i)or legislación de 
emergencia, (ra en todo sentido, un impuesto sobre la 
propiedad, y una que no era aplicable uniformemente a 
toda c^ase de substancias dentro de la jurisdicciem donde 
se aplicaba; segundo, que la constitución prohibe, al Es- 
tado, imponer una contribución para el beneficio exclu- 
sivo de sub-divisiones del Estado, tales como condados, ciu- 
dades, pueb'os, etc. (Walker v. Bedford, Tesorero del 
Estado, V Charles Gnu, Superintendente de vehículos de 
motor del Estado de Colorado, Corte Suprema de Colorado, 
26 P (2d) 1051). 

Era tan fuerte la opinión en el Estado de Colorado, 
contra la distracción del producto derivado de las contri- 
buciones sobre la gasolina y registro de vehículos de mo- 
tor, que el electorado aun después de la decisión de la Corte 
Suprema, específicamente enmendó la constitución del Es- 
tado para prohibir la distracción de los fondos derivados 



984 



REVISTA DE OBRAS Pu| DE PUERTO RICO 



985 



PROYECTO DE "BOULEVARD" ALREDEDOR DE 



La belloza natural que .siempre lia lucido la lag'una 
del Condado 3^ su.s contornos, y que hizo inspirar al g-ran 
poeta peruano llamando a San Juan ''la ciudad encanta- 
da", será realzada grandemente de llevarse a cabo e! Pro- 
yecto de Boulevard alredor de esa lag-una que ha si 'o pla- 
neado en el Departamento del Interior bajo la dirección 
del Comisionado Sr. Manuc'l Egozcue. 

Reproducimos en estas páginas las líneas generales de 
este proyecto para mejor darse cuenta de su importancia. 

Los contornos indefinidos y cenagosos de esa laguna 
srán delineados por tablestaca de concreto bastante pro- 
funda para poder hacer un dragado en toda la superficie 
del fondo, practicando los rellenos necesarios de dichos con- 
tornos y estableciendo una calzada asfaltada de 20 metros 
de ancho incluyn:^ aceras para peatones. Esta cálzala o 
''Boulevrd'' tendrá una longitud aproximada de 2,500 
mtros y estará embellecida por una dob'e hilera de árbo- 
les y un alumbrado adecuado. 

A intervalos convenientes, se construirán desembarca- 
deros con escalinatas para pequeñas lanchas, además del 
borde continuo que ofrecerá el tablestacado para lanchas 
de mayor calado. Se espera que ciertas embarcaciones co- 
mo yates de turistas tengan acceso a esta laguna, y por 
ello se proyecta una sección ''levadiza" como de 50 pies en 
el nuevo puente a construir para el Condado. 

Dos soluciones o alternas se proponen para este puen- 
te. La alterna A consiste en conservar en el mismo sitio 
que tiene el puente actual, ensanchándolo a 20 metros y 
estableciendo una sección "levadiza" de 50 pies, y la a/lter- 
na B que localiza dicho puente en la prolongación de la 
carretera principal ensanchándola, dando al puente el mis- 



LAGUNA DEL CONDADO, EN SAN JUAN, P. R. 




mo ancho de 20 metros y la sección "levadiza" de 

En el centro de la laguna se construirá una peqi 
ici imitando los contornos de Puerto Rico y será ¿i 
en siete secciones separadas por paseos con alame 
árboles y en su centro se establecerá una "Pérgola 
fines de recreo. 

Este Proyecto se ha enlazado con el Parque Mi] Eli 
vera y la concesión Baker siendo el propósito qu i^s 



|||?¿|||:;§?*^ 



OBRAS QUE HAN DE ^TAJ^r^^ZEL EMBELLECIMIENTO DE LA LAGUNA DEL 

[Corieda de "El Mundo") 



formen un conjunto dentro de la idea prevaleciente en 
Washington de tener en Puerto Rico un Parque Nacional. 
Estas mejoras, una vez establecidas, harán de estos 
contornos uno de los sitios de mayor belleza en Puerto 
Kico contribuyendo además a la salud pública y a fomen- 
tar el deporte en varios aspectos. Estando tan próximo a 
San Juan los turistas recibirán la primera mejor impre- 
sión al desembarcar. Además el sitio se prestará para 



CONDADO 



recreo debido a las muchas atracciones que allí pueden 
impulsarse como regata de lanclias y botes, pasa-dias en la 
isleta, paseos en automóviles, fiestas de carnaval, noches ve- 

necianas, etc. , ^ . 

El Gobernador Winship que ha mostrado entusiasmo 
por el fomento de turismo en Puerto Rico coopera en 
Washington para ver que tome forma tangible este her- 
moso proyecto. _ . ^ _^ 



986 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



por concepto de la contribución sobre dcihOvS vehículos de 
motor o impuestos sobre la gasolina. 

La enmienda adoptada por el Pueblo de Colorado en 
e] mes de Noviembre de 1934, estipulaba: ''En o después 
del día lo. de Julio de 1935, el producto derivado dle im- 
puesto sobre cualquier licencia, registro u otro cargo sobra 
la operación de cualquier vehículo de motor, al igual que 
el producto derivado sobre la imposición de cualquier con- 
tribución sobre combustibles, usados para la operación de 
los vehículos de motor, con excepción de los gastos de ad- 
ministración, serán dedicados exclusivamente para la cons- 
trucción, conservación y superintendencia de las vías pú- 
blicas de comunicación." Además de estas cuatro cláusu- 
las constitucionales estadualcs, existe actualmente una me- 
dida federal que se relaciona con la distracción de estos 
fondos. El Congreso hace una declaración positiva y se 
expresa así: ''No es equitativo ni es legal imponer con- 
tribuciones sobre el tránsito de vehículos de motor, si el 
importe que se derive de tales impuestos, no se dedica 
exclusivamente a la construcción, mejoras y conservación 
de las vías de comunicación, y se provee que después del 
día 30 de Junio de 1935, la ayuda federal para la cons- 
trucción de vías de comunicación será aplicable, en toda su 
extensión, solamente a aquellos Estados que continúen 
usando en las carreteras y caminos, por lo menos, el pro- 
ducto ([ue actualmente se provee por ley para dichas vías 
de comunicación." 

NOTABLE DECISIÓN DEL ESTADO DE UTAH 

Si una decisión del Estado de Utah fuera aplicada en 
otros Estados, muchas de las medidas de distracción de 
estos fondos serían inválidas. Se declaró una decisión, 
basada en un mandamiento judicial, solicitado por un 
contribuyente local, para imi)edir a oficiales d ela Ciu- 
dad del Lago Salado otorgar contratos para construccio- 
nes, en el cual no fueran provistas ciertas cláusulas espe- 
ciales para el beneficio de los obreros desocupados de la 
ciudad. Los contratos requerían, entre otras cosas, que 
todo trabajo se hiciera .])or labor manual, que solamente 
se emplearan obreros de la localidad, y que las brigadas 
fueran empleadas usando el sistema rotativo, con el fin 
de proveer de trabajo y beneficiar a los desempleados. La 
ciudad anticipó que estos requisitos, de trabajo aumenta- 
rían en un 10% el costo de cada contrato. En la decisión 
de caso, la Corte Suprema de Utah se basó en la disposi- 
ción constitucional del Artículo 4, Sección 5, que dice : 
■ 'Toda suma de dinero que provenga de un empréstito he- 
cho por el Estado o que se haga a su favor o en su nombre 
o el de una de sus subdivisiones legales, será usada exclu- 
sivamente para aquel fin especificado en la ley que autori- 
za el préstamo." La Corte sostuvo que una emisión de 
bonos de $600,000 que había sido autorizada hacía algunos 
meses, suministraba fondas para la construcción de un al- 
cantarillado de aguas pluviales, pero en vista de las dispo- 
siciones del contrato que pedían la ejecución de las obras 



a mano, y el uso de brigadas alternadas, habría una emi- 
sión de bonos de aproximadamente $55,000, de la emisión 
total, que se dedicaría a beneficios caritativos y no a la 
construcción del alcantarillado. Esto, dispuso la Corte, 
que estaba abiertamente en contra del ])rincipio, de que 
el dinero no puede ser usado para otro fin que no sea aquel 
para el cual fué crea ¡'.o. La Corte sostuvo que el desem- 
bolso de los $55,000 no aumentaría en nada los méritos o 
el valor del alcantarillado ])luvial, y que la disposición del 
contrato exigía este desembolso estaba allí con el único fin 
(le aliviar la situación del desempleo. La Corte agrega 
además, "Si por casualidad se dispusiese que la totalidad 
de los $55,000 debiera ser invertida en jornales para la 
construcción del alcantarillado y i)or cuya razón no se po- 
dría argüir en honor a la verdad que había una distrac- 
ción de tal suma para cualquier otro objeto que aquel pa- 
ra el cual se creó, el fondo, estaríamos obligados a admitir 
por los hechos C[ue fué solamente un esfuerzo velado lo que 
nos obligaba a hacer en una forma indirecta, lo que de- 
bimos llevar a cabo directamente, a la luz de las hechos. 
No tenemos dificultad alguna en llegar a la conclusión que 
hay una verdadera distracción de dinero montante a 
$55,000, de un fondo que ha sido específicamente creado 
por la venta de bonos, para la construcción de un sistema 
de alcantarillado pluvial y solo con el fin de ofrecer traba- 
jo a los desempleados. Esto no puede estar de acuerdo con 
lo que sanciona la ley". (Bohn v. Ciudad del Lago Salado, 
et al., Corte Suprema de Utah, 8 p. ('2d) 591 (594)., 79 
Utah 121.) 

Un número de Estados tienen disposiciones constitu- 
cionales similares a]^licables a estos fines, en el sentido de 
que no se impondrá contribución alguna excepto en cum- 
plimiento de la ley, que exi)resará claramente el objeto de 
la misma y para cuyo fin, únicamente, serán aplicable los 
fondos que se deriven de la contribución. 

Una lista parcial de los Estados (^ue tienen estas dis- 
])osiciones es la siguiente: (1) Arizona, Art. IX, Sec. 3; 
(2) Arkansas, art. XVI, Sec. 11; (3) Kansas, Art. XI, 
Sec. 4; (4) Carolina del Norte, Art. V, Sec. 7; (5) Dakota 
del Norte, Art. XI, Sec. 175; (6) Oliio, Art. VII, Sec. 5; 
(7) regon, Art. IX, Sec. 3; (8) Carolina del Sur, Art. X, 
Sec. 3; (9) Dakota del Sur, Art. VI, Sec. 8; (10) Wash- 
ington, Art. Vil, Sec. 5; y ((11) Wyoming, Art. XV, 
Sec. 13. 

DECISIONES CONFIRMATORIAS 

La Corte Suprema de Ohio, recientemente, reconoció 
la fuerza de estas disposiciones constitucionales y le dio 
un golpe severo a la distracción de fondos en aquel estado, 
cuando sostuvo que una tentativa para dedicar fondos de- 
rivados de impuestos sobre gasolina, para trabajos de ayu- 
da de emergencia, era contraria a esta barrera constitucio- 
nal. (Rogers, et al., v. Estado de Ohio, ox rol. Lucas, Corte 
Suprema de Ohio, Nov. 27, 1934). 

En uno de estos Estados, Dakota del Sur, se han he- 
cho varias tentativas con el fin de distraer dinero en sen- 



KEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



987 



ticlo contrario a esta prohibición constitucional. Una ten- 
tativa para usar los fondos derivados de la contribución 
sobre combustibles para motores, (esto es sobre gasolina, 
aceite y grasas) para dedicarlos a la construcción de una 
red de estaciones de aprovisionamiento de dichos combus- 
tibles, propiedad del Estado, y otra tentativa para el uso 
de estos fondos, para suplir alimentos o dinero con el fin 
de sufragar, durante el invierno los gastos de sostenimiento 
del ganado, propiedad de los ciudadanos, fueron declaradas 
inconstitucionales en vista de los hechos que la contribu- 
ción sobre la gasolina había sido impuesta para el desarro- 
llo de las vías de comunicación y esto considerado conjun- 
ta m6;'nte con la disposición constitucional, de que los fon- 
dos derivados de la contribución deben aplicarse al objeto 
I)ara el cual fueron impuestas, prevenía eficazmente tal uso 
de la contribució nsobre la gasolina. (Véase White Eagle 
Oil and Refining Co. v. Gunderson, 205 N. W. 614 in re 
oi)inión de Jueces, 210 N. W. 600). 

La Corte Suprema de Oklahoma, ha sostenido, con to- 
da e(iui/!ad, (pie las personas autorizadas para ello, pueden 
.ser ordenadas de no distraer los fondos creados ya sea por 
la emisión de bonos o por medio de impuestos, para otros 
fines que no sean aquellos para los cuales han sido desig- 
nados. La Corte dice: ''Tales fondos deben ser usados pa- 
ra el fin que originalmente ordenó su creación y para el 
})ropósito designado. ^^ (Ilickman et al., v. Board of Coun- 
ty Commissioners ,'of Pottawatomle County, et al., 35 
P (2d) 960). 

RESTRICCIONES DE LEY DE BONOS 

Varias constituciones estaduales tienen disposiciones 
específicas que se relacionan con la mortización de bonos 
con cláusulas que proveen substancialmente que la apro- 
piación de contribución para intereses y capital no será 
levocada ni será retrasado el pago de las contribuciones, 
o disminuidas, hasta tanto que el principal e intereses sean 
totalmente pagdos. (Minn. Art. IX, Sec. 5 ; Neb. Art. XI, 
Sec. 6, Nev. Art. IX, Sec. 3 ; N. D. Art. XII, Sec. 182; 
Wis. Art. VIH Sec. 9). Por una enmienda constitucional, 
en Alabama, los ingresos de los vehículos de motor se dan 
como garantía para la amortización del principal e inte- 
re¿ies de cualesquiera bonos que sean emitidos para el des- 
arrollo de las vías de comunicación del Estado. (Constitu- 
ción del Estado de Alabama, Artículo XX, Enmienda XI, 
Sec. 1). 

Cualquier distracción de los fondos que disminuya o 
que amenace disminuir la obligación de un contrato entre 
el Estado y los bonos para carreteras, u obligación de un 
tenedor, puede estar en contra no solamente de esta dis- 
posición constitucional, en aquellos Estados donde exista, 



sino que también puede estar abiertamente opuesto a prin- 
cipios básicos legales que se relacionan con la santidad de 
un contrato. 

Supongamos por un momento, que un Estado está in- 
capacitado de obrar de acuerdo con las disposiciones del 
contrato celebrado entre él y el gobierno federal en el cual 
se comprometía en cambio de ayuda federal, a la conserva- 
ción de las carreteras construidas con fondos federales, 
¿puede acaso esta infracción o amenaza de infracción ser 
u^sada como una base para detener la distracción de los 

fondos? 

Es ''un asunto bien sentado que un Estado no tiene 
más autoridad para pasar una ley que menoscabe las obli- 
gaciones de uno de sus contratos, que aquella (]ue tendría, 
para pasar una ley, que perjudicara las obligaciones con- 
traídas en los contratos celebrados entre sus ciudadanos.'' 
La Corte Suprema del Estado de Kansas sostuvo que no 
existían medios para dar cabida a esta idea, esto es que 
e! Estado después de haber hecho un compromiso sagrado 
con el gobierno federal ])ara efectuar un préstamo para de- 
dicarlo al desarrollo de vías de comunicación, pudiese más 
tarde en cualquier otra ocasión disponer que los fondos 
derivadas de las contribuciones sobre vehículos de motor 
y sas combustibles fuesen de:iicados a otros usos, con el fin 
de perjudicar la obligaciones contraídas con el gobierno 
federal. La Corte sostiene que el Estado que ha cele- 
brado un contrato con el gobierno federal, debe obrar de 
acuerdo con lo pactado (Boynton v. Highway Com. 32 
P (2d) 493). 

Una aventura del Estado de Minnesota para llevar a 
cabo una di^itracción del producto de la contribución sobre 
la gasolina, fué declarada en abierta violación a la consti- 
tución estadual, por el Procurador General, según su opi- 
nión emitida con fecha 23 de Febrero de 1934. Así tam- 
bién una transferencia municipal de $159,803.09 de im- 
puestos sobre tablillas de vehículos de motor y gasolina 
para otros fines que aquellos de conservar, reparar, cons- 
truir, pavimentar calles públicas y construcción de cami- 
nos municipales, fué declarada ilegal por el Juez Nelson 
Schwab en la Corte de Apelaciones de la ciudad de Cin- 
cinnati. 

Lo expuesto es solamente una sugestión de los medios 
de defensa que pueden ponerse en conocimiento público pa- 
ra hacer frente a la marejada que tiende a distraer los 
fondos derivados de la contribución sobre vehículos de mo- 
tor y gasolina. 

(Traducido del '^Engineering News Record^', de Enero 

10, 1935). 



988 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



INfFORM£ DEL NEGOCIADO DEL TIEMPO 



El Jefe interino del Negociado del Tiempo informa : 
La combinación más favorable para un invernazo con 
poco peligro de ciclones y tormentaos, es cuando hay una 
fuerte presión atmosférica y una temperatura más baja de 
la normal. Puesto que estos dos elementos son de una na- 
turaleza i)erseverante, repitiéndose de mes a mes en los tró- 
picos, es posible hacer un estudio de la situación con una 
gran probabilidad de certeza. Por ejemplo, si encontramos 
([ue en San Juan la presión atmosférica es mayor que la 
normal en el mes c^e mayo, es muy probable que la misma 
situación exista en el mes ele julio. Un análisis ha sido he- 
eho e^e eliez y seis invernazos en que se ha sufrido sólo ])0- 
cas tormentas, con un i)romedio ele dos aiuialmente. El 
l)eríodo se extiende- desde el año ISDO en que hubo una tor- 
menta, hasta el 1930 en que ocurrieron dos disturbios, am- 
bas en el mes de agosto. Otros años en que sólo hubo dos 
o menos tormentas, fueron 1895, 1902, 1905, 1911, 1912, 
1913, 1914, 1917, 1920, 1921, 1922, 1924, 1925, y 1926. 
¿Qué otras condiciones análogas existieron en estas años 
que permitan poder prejuzgar las probabilidades elel pró- 
ximo invernazo? Un examen de la temperatura en los me- 
ses do mayo y junio, revela que en los meses que preceden 
al inveinazOj hubo 14 de 16 casos en que la temperatura 
fué menor que la normal en San Juan. Una com])aración 
con la presión de julio demuestra que en 15 de 16 casos, fué 
mayor que la normal. De estos hechos de historia meteo- 
rológica podemos inferir que la frecuencia de ciclones y 
tormentas disminuye si la temperatura es menor que la 
normal y la presión es excesiva. 

Los cambios de temperatura de año a año elependen 
exclusivamente de la irradiación solar. Cuando el calor 
del sol es mayor que el normal, el centro de la alta presión, 
robre el Atlántico elel norte, tiende a moverse hacia el nor- 
te, elisminuyenelo en esta forma la presión en la región del 
Ecuador y en los trópicos. La presión en San Juan en es- 
• as condiciones, sería menor que la normal, mientras que 
ja tem])eratura sería mas alta. La temperatu- 
ra y la presión, como puede verse por esta 
exposición, son parte la una de la otra, pues mientras una 
sube la otra baja. Cuando la intensidad solar es menor, 
por alguna razón, el centro de la alta presión tiende a mo- 
verse hacia el sur, baja la temperatura y ia presión sube 



en los tró|)icos y en la renglón del Ecuador. Gen e-ral mente 
hablande), tal situación pievaJeció en el 1934, y si observa- 
mos la alta presión en (4 Continente durante el pasado in- 
iverno, podemos notar (jue la parte sur de los Estaelos Uni- 
dos fué domniaí'a i'rccueiit emente i)or el centro de la al- 
ta ])ie;sión, resultando en una temperatui'a anormalmente 
fi'ía ])a]'a la región. 

Estamos intensados de manen^a general en las pers- 
pectivas para la .«^eeción del e^sle del Caribe, ])ero en parti- 
cular en lo (pie Puerío Rico i)uede: esperar e'.urante este 
invernazo. Observando les icíords duraiite un i)eríodo de 
treinta y seis años, l'SÍ)9 a 19:U, encontramos que Puerto 
Kico ha tenido una frecuencia de un cinco por ciento en 
ciclones y tormentas que han cubierto to !o el territorio 
de la isla, mientras (¡ue en un veinte por ciento de este pe- 
ríodo ]o^ disturbios ai'ectaron a ciei'tas partes de la isla 
sin tocar la isla en sn totalidad, y finalmente en un cua- 
renta por ciento ( e toi mentas de t¡])0 moderado que cau- 
saron fuerte.-^, lluvias pero nniy pocos daños. En ninguno 
de los años indicados, en que la presión fué alta y la tempe- 
tura baja, tocó la isla un (listui'bio de gran intensidad. 
En cinco años sólo nna tormenta ele la tercera clase ocu- 
rrió, y todos los disturbios, de intensidael moderada, pasa- 
ron muy leje)s de la isla para causar daño alguno. 

En lo (jue res])ecta al presente invernazo, podemos estar 
agentados ]:)or el hecho de epie la temperatura ha sido me- 
nor que la normal amante mayo y junie>, y que la presión 
fué mayor (pie la noinial en mayo y aproximadamente nor- 
mal en junio, l^iesto que la i)re'sión en mayo tenderá a 
repetirse nuevamente en julio, como hemo.*^ visto, hay una 
gian |)i'obabilidad de (pie habrá un exceso de presión du- 
rante las próximas cine o o seis semanas. Si hemos ele ba- 
s'.arnos en los heche)s, hemos de pre'sumir qne existe una pro- 
babilidad de 4 a 1 de ({ue no ocuj-ren disturbios al este elel 
Caribe. En cuanto a Puerto Tiico la probabilidad sería 
c'e^ 2 a 1, de que la isla estará libre de ciclones y tormentas 
esto año. Así, con la i)re\sión mayor que la normal en San 
Juan durante el mes de julio, el Caribe deberá tener un 
invernazo tranquilo y Puerto Rico estar libre de tormen- 
tas, pero con la ])robabilielad la mitad de favorable en lo 
que se refiere a la isla. 

C. L. RAY 




REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



989 



The magnetíte deposít near Humacao, Puerto Rico 



The exploratory work reeentl}^ done oii the Humaeao 
magnetite is inadeqiíate even for a rough estímate of tlie 
availablc tonnage. The tunnels made iii 1899 are choked 
with debris, and only one remains 0])en far enongli for the 
ore to be observed in place. Aceording to the incomplete 
records of the work done 35 years ago, the three tunnels 
at an elevation of 300 to 400 ft. penetrated ore at distances 
of 20 to 30 ft. from the surface, and one of them was ex- 
tended 90 ft. through magnetite before work was stopped. 
A fourth tnnnle, 80 ft. below the ridge crest, is reported 
to have gone through the hill from the north to the south 
side in ore, but the ridge is narrow at this elevation and 
the 0})ening need not have been very long. Along the 
strike of de])osit, ore has been traced for a distance of 2000 
ft., but nothing is known regarding its width, depth or 
quality, exce])t in the área prospected in 1899. Even for 
this limited acreage the informaion. can not be deemed 
sufficient for a reliable opinión. 

Gecgra])hically and topographically the deposit is fa- 
vorably situated for exploitation, and the abandoned work- 
ings show that intelligent use was made of tliese factors. 
The modérate to steep northern slope of the ridge invites 
tlio liberal use oí gravity in handling the ore, and it is 
probable that the overburden is thin enough to permit open 
tut mining, should development prove economically fea- 
sible. The ridge lies, moreover, at the eclge of Ilumacao 
alluvial plain, which is threaded with a network of private 
and public roads ; and cañe railroads, radaiting from Cen- 
tral Ejemplo, are near at hand. A spur more than 2000 ft. 
long w^ould connect the orebody with the main line of 
trackage, which runs from the sugar central to the port 
of Humacao, barely G miles to the east and north. 

In itself, the Ilumaeao magnetite deposit probably 
descrves litle commercial consideration, but it seesms to 
merit some study as a minning prospect because of the pro- 
ximity of the nontitaniferous cleposits in the contact zone 
that stretches from Las Piedras aimost to C aguas. No one 
of the orebodies in this section of Puerto iRco is large 
enough to attract the investment necessary for large-scale 
mJning operations; the aggregate of deposits, on the other 
hand, warrants thorough exploratoin, and the Ilumacao 
magnetite constitutes but one of the units to be considered 
among the problems of útil izat ion. Although titanium is 
present in excess of the desirable minimum, it may prove 
feasible and economical to reduce the percentage by dilution 
with the nontitaniferous contact ores. Another possibility 
is suggested by the petrographic analysis of the ore : Much 
of the titania occur^ i» the form gf ilmeuite, which, be- 



cause of its relatively coarse grain, manner of distribution, 
and modérate quantity, may be reduced, but not eliminaed, 
by magnetic separation. 

Fiu'ther study of the prospect is desirable. A careful 
mngnetic survey to determine the extent of th orebody, 
í ome judicious drilling to obtain estimate of tonnage, toge- 
IJier with detaileíl petrographic analyses of selected samples 
and actual mill-run tests seem to be warranted from the 
rcsults of the i)reliminary examination. 



16 C. R. Fettke: Refcrcnee of footnote 7, 184—194. 

17 ('. R. Fettke: Magnetite Deposits of Eastern Porto Rico. 
Trans. A. T. M. E. (1924) 70, 1024—1042. 

18 JI. A. Mcyorhoff and I. F. Smith: Refcrcnee of footnote 
15, 317. 

19 H. A. Meyerhoff : Reference of footnote 6, 705—706. 

20 K. von Raumer: Das Gebirge Niedor-Schlcsiens, der Graf- 
scluift Glatz nnd cines Thcils von Bohmcn und dor Obcr-Lausitz, 40. 
Berlín, 1819. 

21 J. W. Judd: On the Tertiary and Older Pcridotitcs of Scot- 
l.-nd. Quarlcrly Jnl Geol. Soe. (London) (1885) 41, 383. 

22 --F. W. ITutton: On a llornblende-Biotite Rock from Dusky 
Sciind, New Zenland. QuartcrUj Jnl Geol. Soc. (London) 1888) 44, 
74ÍK 

2o J. A. Bancrcft: Geology of the Coast and Tslands bctween 
the Strait of Georgia and Quecn Charlotte Sound, B. C. Canadian 
Depí. Mines Mrm. 23 (1013) 97. 

24 C. Ohelius: Referred to by II. Roscnbusch: Mikroskopische 
I'hysiographie der Mineralien und Gesteine, 2, 333, 1907. 

25 G. H. Williams: Pcridotitcs near Pcekskill, N. Y. Amer. 
Jnl S. (1886) (3) 31, 32, 38. 

26 W. H. Ilobbs: On Two New Occurrences of the ^'Cortlandt 
Series" of Rocks within the State of Connectícut. Fcstschrift von 
Itanii Eoscnhusch (1906) 25—48, 34, 40, 45. 

27 G. S. R:gers: Geology of the Cortlandt Series and Its Emery 
Deposits. Ann. N. Y. Acad. Sci. (1911) 21, 11—86. 

28 H. Roscnbusch (E. A. Wülfing and O. Mügge) : Mikroskopis- 
che Physiographie der Mineralien and Gesteins, 531. 1926. 

29 F. Zirkel: Die Mikroskopische Beschaffenheit der Mineralien 
und. Gesteine. 1886. 

30 A. Cathrein: Uber die Hornblende von Roda. Ztsch. f. Eryst. 
y, Min. (1887) 9, 9. 

31 F. F. Osborne: Certain Magmatic Titaniferous Iron Gres 
and Their Origin, II. Econ. Geol (1928) 23, 906. 

32 U. S. Geol. Survey Prof. Paper 99 (1917) 76, 98, 104, 162, 
244, 750, 936, 948, 950, 956, 958, 974. 

33 A. Johannsen; Petrologic AbgU^Qt and Reviewg, Jnl Geol^ 
(1926) 34, 841, 



990 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



geología de puerto rico 



Por HOWARD A. MEYERHOFP 



CAPITULO II. 

EL DESARROLLO GEOLÓGICO DE LAS GRANDES 
ANTILLAS 



EL PRLNCIPIO GEOLÓGICO DE LA REGIÓN 
ANTILLANA 



El principio de la historia geológica de la región del 
Caribe es desconocido; y al presente hay alguna duda 
acerca de la existencia de rocas formadas antes de la era 
Me.sozoica. Es obvio, desde luego, que algo debió haber ocu- 
rrido en la región Antillana durante las tres eras prece- 
dentes de los tiempos geológicos; pero qué sucesos ocu- 
rrieron son a lo mejor una comjetura. Carlos Schuchert, 
en su breve ''Historia Geológica de la Reigón Antillana", 
ha aventurado una opinión respecto a la historia diastró- 
fica que va tan lejos que llega a la era Proterozoica ; y él, 
junto con otros autores, ha considerado la región del Cari- 
be como uno de los núcleos de tierra permanente del he- 
misferio Americano ; pero esta es una hipótesis que no pue- 
de ser directamente probada. 

Muy recientemente el geólogo inglés, C. A. Matley, 
ha informado el descubrmiiento de rocas metamórficas anti- 
guas en el Distrito de Kingston, en Jamaica. Seguramente 
los estratos Mesozoicos, en las Indias Occidentales, están 
depositados sobre un cimiento mas antiguo, y es de espe- 
rar que Matley al fin los ha revelado de manera decisiva. 
E' ha sinembargo, revisado la literatura geológica que trata 
de las rocas de las otras islas de las Grandes Antillas y 
expresa la convicción de que las rocas mas antiguas están 
presentes en todas ellas. Desgraciadamente él está dema- 
siado entusiasmado en la presentación de su caso ,y sus 
argumentos son débiles cuando se aplican a Puerto Rico 
y las Islas Vírgenes, a pesar del apoyo que les dá K. W. 
Earle, cuyo trabajo en las Islas Vírgenes Inglesas, le lle- 
vó a penar que alguno de los materiales que han sufrido 
mayor metamorfismo son de edad anterior a la era Meso- 
zoica. Earle está equivocado, porque toda la evidencia in- 
dica que ninguna de las rocas de las Islas Vírgenes y de 
Puerto Rico puede ser asignada a un sistema geológico 
anterior ai Cretáceo Superior. En Jamaica la opinión de 
Matley está probablemente mejor fundada; pero su empe- 
ño en aplicarla sin discrimen mas allá del área que él ha es- 
tudiado debe ser considerada sospechosa. 

En un tiempo ú otro se han reportado, de cada una 
de las Grandes Antillas, rocas antiguas ; pero la prueba de- 
finitiva de su antigüedad ha sido rara vez obtenida. Es 
muy probable que futuras investigaciones puedan encon- 



trar que algunas de las rocas metamórficas conocidas de las 
islas de Pinos y Oriente, Cuba; de Jamaica ; Haití y Santo 
Domingo; descansan en formaciones anteriores al Meso- 
zoico; i)ero aún si esto fuera posible, los detalles de la his- 
toria antigua, de las regiones del Caribe no sería mas cla- 
ra. En casi todos los aspectos importantes, el desarrollo 
del pre-Mesozoico está destinado a permanecer en el mis- 
terio. 

HISTORIA DEL PERIODO MESOZOICO 

En esta materia, los principios del record Mesozoico 
están ocultos. Aparentemente la ])lataforma se formó pa- 
ra el desarrollo geológico de la región al principio de la 
era, cuando la depresión del Atlántico, el Golfo de Méjico, 
y el Mar Caribe, asumieron formas reconocibles. Este 
acontecimiento parece haber repercutido en las perturba- 
ciones de las Pausadas que cerraron el período Triasico, 
pues las rocas mas antiguas en la región Antillana, fueron 
depositadas en los principios del Jurásico. El área de 
las rocas Jurásicas es relativamente pequeña en Pinar del 
Río, provincia del occidente de Cuba, no muy al Norte del 
pueblo de Vinales, donde las rocas son calizas que contie- 
nen una pequeña fauna diagnóstica de ammonites. Apa- 
rentemente fueron depositados como fango calcáreo en un 
mar poco profundo, cuya amplia extensión parece estar 
indicada rudamente por la presencia de lechos Jurásicos 
semejantes, al Norte de Méjico y en el occidente de Texas. 
En esta distribución podemos reconocer los crudos contor- 
nos do un Golfo de Méjico extenso. Tan fragmentario es 
el registro Jurásico, sinembargo, que poco más puede aña- 
dirse a estas generalizaciones. 

En el occidente de Cuba los estratos parecen dsecan- 
sar de mo:'o inconforme bajo las calizas de la edad del Cre- 
táceo Superior; y los pocos cientos de pies de sedimentos 
eTurásicos expuestos, no dan indicios de los acontecimientos 
que precedieron a su formación, y solo dan una ligera idea 
de los que siguieron inmediatamente. Desde luego la ma- 
yor parte de la Historia del Mesozoico en la región Anti- 
llana se hizo en el período Cretáceo, y hasta los tiempos 
presentes, pruebas paleontológicas definidas han sido en- 
contradas solamente para el Cretáceo Superior. En Hai- 
tí, Woodring, ha descrito algunas rocas volcánicas que eles- 
cansan bajo sedimentos conocidos del Cretáceo Superior 
al Cretáceo Inferior, o Comanche, y parece hay allí buenas 
razones para creer que son por lo menos tan antiguas. Al- 
gunos de los estratos mas antiguos, en la parte central de 
Puerto Rico, han sido referidos también al Comanche ; pe- 
ro estudios recientes han probado definitivamente que per- 
tenecen por su edad al Cretáceo Superior. De ninguna 
otra isla han sido rpeortados estratos de Cretáceo Inferior, 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTÍ) RICO 



991 



La ausencia o la presencia po.sitiva de las rocas del 
Cretáceo Inferior en las Indias Occidentales es un })roble- 
ma digno de mas investigación. Rocas fueron deposita- 
das durante este período en todas las islas (pie bordean el 
M'dv Caribe y d Golfo de Méjico. Si se probara (jue faltan 
en las islas de las Antillas su ausencia exije explicación. 
Vaughan, y otros geólogos creen (pie las rocas Jurásicas de 
Pinar del Río descansan con una ])ronunciada inconformi- 
dad bajo los estratos del Cretáceo Superior; y, si esto es 
verdad, ])arecería que ocurrieron i)legamientos al final del 
flurásico y (pie la erosión siguió durante el Comanclie. El 
(jue esto escribe debe confesar, sinembargo, ([ue 0\ no encon- 
tró en las estructuras de las rocas Jurásicas del 0(\ste de 
Cuba, ])rueba convincente de un movimiento orogénico de 
esta magnitud. Su visita a la región íwO corta; y pue- 
de ser que caracteres mas conclusivos, ])resei]tes en otra par- 
te del distrito no fueran vistos. De todas maneras, el pro- 
blema subsiste, y ocupará la atención de los geólogos que 
(stán tratando de aclarar la historia Mesozoica de las 
Indias Occidentales. 

Los acontecimientos del período del Cretáceo Sui)erior 
están casi completamente registrados, apesar del hecho de 
que sus comienzos están envueltos en el misterio. Las 
Js'as Antillanas en toda su longitud y ancho ])resentan un 
record de actividad volcánica intermitente, unas veces vio- 
lenta, otras mas quieta; y en los intervalos de tran(iuili- 
(iad tuvieron lugar la sedimentación marina. En algunas 
localidades la sedimentación parece haber dominado du- 
rante todo el período; y en el oeste y centro de Cuba una 
cantidad comparativamente pee^ueña de material volcáni- 
co se encuentra en las secciones de rocas. La actividad 



volcánica parece haber sido mas vigorosa al este hacia 
Puerto Rico, donde el SiVi o más, de las rocas del Cretá- 
ceo Suj)erior son de origen volcánico. 

Es difícil restaurar nnichos elementos en el sitio que 
ocupa el (^-etáceo Sui)erioi-. No se sabe si la regiím Anti- 
llana consistía de una simple líiasa compacta de tierra, al- 
go mas larga i[uc la total (expansión úe las i.slas actuales, o 
si la rc^gión era una de islas volcanic-as aisladas o islas 
agrupadas, que fueron unií'ndose hMitamente por la acumu- 
lación, ('e distritos volcánicos y material síMÜmentario, en 
>;us flaiu'os. A juzgar por las rocas registradas de Puerto 
Rico, lo;-, volcan(\s se hicieron menos violentos al fínal del 
IK'ríod.o; ])ero la suc(^sión de (\si)(\sms corrientes de lava y 
]»r()ductos volcánicos fragmentarios (íió lugar a (\stratos ar- 
cillosos y depó)sitos calcáreos, algunos (h^ los cual(\s son mo- 
(\iadame7ite fósil í Teros. 

El cieñe del i)erío([(> del Cj*( táceo Superior í'u(' señala- 
(!(' i)or una violencia volcánica nmyor que ninguiui de las 
(jue la precediei'on. Ijas nuevas rocas formadas fueron 
agita(his por un movimiento orogcMiico de. gran magnitud 
y plegadas, formando montanas de considerable al- 
aiitia. Es raro, en verclad, encontrar algunas de las rocas 
del ('letáceo Superior en su posición horizontal original, 
excepto cuauílo ellas descansan sobre una (lepr(\sión do un 
(^xtdiso j)liegue i\ue inicialmente los llevaba hacia arriba 
hasta lo alto de un lomo alargado. Nuevas complicaciones 
fueron añadidas a los movimientos orog(''nicos, por la in- 
vasión (!e grandes masas de materia fundida venida de 
abajo. Estos de])ósitos de roca lí(piida al levantarse atra- 
vesaban lo; estratos i)legad.os y cambiaban i)rofundamente 




A CEETACFOUS LAVA FLOW 

This lava sheet, exposed en oiie of the islaiids in 8aint Thouias harbor, exhib- 

its the characteristic columnar jointing of volcanic shcets. 



992 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



sus estructuras y su composición química. 




SEDIMENTS FOLDED IN THE ANTILLEAN EEVOLÜTIOISÍ 

The fracture and folding of these strata, in the western part 

of the Sierra Maestra, Oriente Province, Cuba, is typical of 

the deformation whieh oceurred at this time through the en- 

tire length of the Greater Antilles. 

La región de las Indias Occidentales no fué la única 
parte de la tierra afectada por profundas perturbaciones 
en estos tiempos; pues encontramos en muchas partes del 
mundo contemporáneo, la elevación y depresión del suelo, 
que origina la formación de montañas, y la actividad Íg- 
nea. En la América del Norte continental fueron forma- 
das las Montañas Rocosas al final del Cretáceo; y los geó- 
logos Americanos han dado el nombre a este suceso de Re- 
volución de las IMontañas Rocosas, o Revolución del Lara- 
mie (de las Montañas Laramie al Suroste de Wyoming). 
En las Indias Occidentales, la perturbación fué tan com- 
pletamente diferente e independiente en carácter que pa- 
rece deseable darle un nuevo nombre, y aquí se propone el 
nombre de Revolución Antillana. 

DESARROLLO CENOZOICO 

En la primera parte ú^l VmQdo Terciario, las Gran- 



des Antillas parece que eran cadenas de montañas irre- 
gulares, y tal vez fracturadas, levantándose sobre las aguas 
('el Caribe. Es posible que todas las distintas islas, que 
ahora la componen, formaran entonces una sola masa de 
terreno; y, en todo caso, es cierto que las arcas de terre- 
no post-Cretáceo eran mas extensas y tenían distinta fi- 
gura que las islas actuales. En su mayor parte, las cade- 
nas de montañas formadas por las rocas antiguas, en cada 
isla, cortan diagonalmente los ejes de la isla; y en su 
relación muestran solamente una conección casual con la 
forma actual de las islas. En Puerto Rico, por ejemplo, 
las rocas mas antiguas se dirigen, generalmente, de nor- 
oeste a sudeste; no obstante estar el eje mayor de la isla 
dirigido de este a oeste. En Cuba la mayor parte de las 
rocas del Cretáceo Superior se dirigen de este a oeste y no 
c-táu en conformidad con el contorno arqueado de la isla. 
Aunque los ejes de las montañas no ncesitan necesaria- 
mente conformarse con la figura de la región que ocupan, 
en las Indias Occidentales varias ca llenas de montañas es- 
tán truncadas en la línea de costa e indican claramente 
que se extendían mucho más allá en el períoelo de su for- 
mación. Se ve que no están relacionadas con el contorno 
actual de las islas. 

Aunque se puede llegar con toda seguridad a la con- 
ciusión de que la masa de terreno de las Indias Occidenta- 
les tenían forma diferente en los comienzos del Terciario, 
no hay una buena razón para creer que las distintas islas 
estuvieron unidas formanelo un solo nvicleo. Esta posibili- 
dad, sugerida en párrafo anterior, es un punto de vista 
quo está generalmente adoptado por los geólogos; pero la 
distribución de los sedimentos Terciarios, geográfica y es- 
tiatigráficamente, indican que las montañas post-Cretáceas 
fueron estructuras ondulantes; levantándose en altos pi- 
cos en algunos lugares, y hundiéndose, en otros, en am- 
plias cuencas. En efecto, es posible que algunos de los 
canales que ahora separan las distintas islas comenzaran 
a formarse en aquel tiempo. Es bueno por consiguiente 
tener en mente las dos posibilidades mas o menos contra- 
dictorias. Ciertamente los hechos ofrecen a lo mejor un 
apoyo dudoso a la creencia en un niicleo de terreno perma- 
nente en la Región del Caribe. A causa ele las onelulacio- 
nes y de las irregularidades en las montañas Antillanas, los 
acontecimientos de principio del Terciario son claramente 
diferentes en las varias islas. En algunas de ellas las de- 
jnesicnes estructurales han recibido sedimentos eocenos. 
En todas partes la deposición Terciaria no empezó hasta el 
Oligoceno. Los movimientos de la tierra continuaron, sin- 
embargo, y últimamente sumergieron bajo el nivel del mar 
extensas secciones de todas las islas de las Grandes Anti- 
llas. En Puerto Rico las márgenes de la isla fueron así 
sumergieras, y recibieron los espesos depósitos de caliza que 
afloran tan conspicuamente, especialmente a lo largo de la 
costa Norte. En Jamaica y Haití, los mares Terciarios 
penetraron lejos en el interior y aún convirtieron en des- 
tacadas islas elementos no reducidos de montañas Cretá- 
ceas, En Cuba, comparativamente pocas áreas escaparou 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



993 



(le la inundación, y una cubierta de caliza Terciaria se en- 
cuentia aún en muchas partes de la isla, por ejemplo en 
Camagiiey y Santa Clara. 

Casi todos los depósitos Terciarios son calizas, y pa- 
rece que han sido depositadas en sui)erficies desiguales de 
moderado relieve, aún en aquellos lug'ares donde la sedi- 
mentación no ocurrió hasta el Oligoceno. Generalmente 
una invasión del mar está precedida por la acción de las 
olas y es lógico esperar que los sedimentos Terciarios des- 
cansen sobre su])erficies suaves en gradación producida por 
la erosión de las olas. Pero este no es el caso en las indias 
Occidentales. En muchas localidades los dti)ósitos Tercia- 
rios se encuentran descansando sobre superñcies montaño- 
as, de las cuales la capa oiigiiial de residuos de suelos no ha 
sido completamente separai'a. En ningún lugar está CvSte 
liecho mejor ilustrado que en el Valle de Arecibo en Puer- 
to Rico; y una porción de ilustraciones igualmente buenas, 
aunque menos accesibles, pueden escogerse. El carácter de 
la sui)eríicie bajo el Terciario demuestra claramente que 
las montañas Antillaims han sido i educidas a montañas 
onduladas de moderada elevación ; siendo antes de altos y 
puntiagudos picos; pero hay j)oca evidencia, si es que 
existe alguna, de aplanación fluvial o marina. Este hecho 
es sorprendente; porque duiante el tiempo que ha trans- 
currido, desde que las calizas Terciarias se acumularon, 
la ai)lanación fluvial ha ocurrido dos veces, y todas las 
isas parece que han sufrido un tercer ciclo de erosión. Pa- 
rece probable que los comienzos del Terciario fué un pe- 
ríodo intenso de levantamiento y hundimiento de conti- 
nentes y formación de montañas, durante el cual los movi- 
m.ientos de la titrra tuvieron lugar en períodos muy pró- 



ximos y la erosión efectiva hacia un sólo bajo nivel fué 
imposible. 

La naturaleza de los sedimentos Terciarios ha sido 
ya indicada. P^ueron principalmente calcáreos; y los fó- 
siles que contienen en abluida ncia sugieren rápida acumula- 
ción en mares tropicales poco profundos. Las calizas pre- 
yentan muchas variedades: las hay del ti})o de acantilados, 
calizas conchíferas, y muehas variedades fragmentarias; 
y (u algunas localidades hay evidencia de una cantidad 
mo !ei ada de precipitación inorgánica. No faltan los se- 
dimentos clásicos; pero loiman un i)orciento peciueño del 
total. 

I^uede observarse un cierto ritmo en la exi)ansión del 
Terciario en las Indias Occidentales. Las áreas ocupadas 
por los depósitos del P]oceno son muy restringidas, y las ro- 
cas de esta éi)oca están limitadas a Jamaica, parte de Hai- 
tí, y al occidente de Cuba. La sumerción fué mas extendi- 
da en el Oligoceno, en el cual aguas poco i)ro Tundas cu- 
bi'ían po'rciones de todas las islas de las (jrandes Antillas. 
La contracción de los mares ocurrió en el Mioceno, cuando 
el último de la serie de los depósitos de las llanuras de cos- 
tas fué sumergido. 

Hacia la mitad o la última parte de la Época Mioce- 
na, cesaron los de])ósitos re -^^lonales, y toda el área del Ca- 
ribe sufrió su segundo mayor período de formación de 
montañas. Las antiguas rocas ]\lesozoicas fueron modera- 
damente deformadas otra vez, y los estratos Terciarios que 
descansan sobre ellas recibieron la estructura (lue presen- 
tan hoy. En algunas partes de las Antillas, entre ellas 
Puerto Rico, la deformación fué muy ligera; en otras par- 
tes, por el contrario, fué pronunciada. A lo largo de la 



^^ 




THE SIERRA MAESTRA, CUBA. 
This mountain range, stretching along the enti o southerii coast of Oriente, bears the scars of two 
mountain-making movements. The elevations which fonn the skyline are eoniposed of highly folded 
prc-Tertiary strata and igneous rocks; the flit-topped ridge partly enclosing the bay on the left 
is composed of Tertiary limestone whieh ha s been tilted upward toward the higher ranges of 
older rocks at au angle approximating 45 degrees. 



-•# 



994 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Costa Sur del Oriente en la parte este de Cuba, las ca- 
lizas Terciarias de los flancos de la Sierra Maestra pueden 
verse sumert^iéndose en las profundidades de la Gargan- 
ta de Bartlett, inclinada, en muchos lugares, bajo un án- 
gulo de 45o. Las líneas de plegamiento rara vez coinciden 

(Aquí va la figura 4) 
con los ejes de las montañas de la Revolución Antillana; 
y, como resultado, la orientación de los estratos Terciarios 
y Cretáceos son moderadamente o completamente discor- 
dante en cada una de las islas. Fueron las perturbaciones 
del ]\Iioceno las que dieron al área del Caribe las mas im- 
portantes líneas estructurales que la caracterizan hoy. 

La última parte del Período Terciario fué dominante- 
mente un período de erosión, acompañado de temblores de 
tierra de considerable magnitud. Los levantamientos que 
ocurrieron, durante el Mioceno, fueron seguidos de un ci- 
clo de rápida erosión ; y un segundo ciclo parece haber em- 
pezado, en todas las islas de las Antillas, por un levanta- 
m.iento qu se extendió por las tierras continentales, apro- 
ximadamente al principio de la Época Pliocena. 

El Terciario terminó con una mas profunda perturba- 
ción, que no ha cesado todavía enteramente. Levantamien- 
tos diferenciales tuvieron lugar alrededor de todo el borde 
del Caribe; y la cuenca del Caribe parece haber aumenta- 
do de profundidad. Abriéronse grietas en la parte noroeste 
de su sucio ; y las líneas principales de la actual topografía 
submarina de las islas fueron definitivamente establecidas. 
Los movimientos fueron lentos y acumulativas, y parece 
probable que continuaron con pequeñas interrupciones du- 
rante el 1,500,000 años del Pleistoceno. El movimiento no 
tuvo lugar al mismo tiempo en todas las partes del área 
afectada; porque en algunas localidades ocurrieron cambios 
estructurales por un período de corta duración, mientras 
en otras partes los cambios estructurales no comenzaron 
hasta el principio de la era actual. En todas partes, sinem- 
bargo, ocurrieron los fenómenos de levantamiento y hun- 
dimiento de terrenos; y en general se desarrollaron en 
grande escala. Puerto Rico, por ejemplo, fué elevado a 
gran altura y ondulado, sus límites al norte y al sur fueron 
acantilados, y apesar de que los movimientos parecen apro- 
ximarse a su fin, cambios recientes en la posición de la 
línea de costa demuestran que no han cesado completamen- 
te. Naturalmente cuando grandes masas de tierra sufren 
leyantamientcs las oportunidades de sedimentación son 
muy limitadas. No es sorprendente, por lo tanto, saber que 
hay muy pocos depósitos del final del Mioceno y casi nin- 
guno del Plioceno en las Antillas. Geológicamente el tiem- 
po comprendido en estas dos épocas se caracteriza por la 
remoción de material antiguo, antes que por la deposición 
de nuevo material. Sin género de duda algunos depósitos 
locales se formaron en los valles entre montañas y a lo lar- 
go de las secciones bajas de la costa; pero levantamientos 
posteriores expusieron estos sedimentos a los ataques de la 



erosión y han sido destruidos de una manera conistente. 

En la actualidad se están formando, en crecido nú- 
mero, depósitos sedimentarios locales. Deltas y valles de 
aluvión ; depósitos en las agunas y en otros lugares donde 
el agua del mar tiene poca profundidad; dunas y aba- 
nicos aluviales; se han desarrollado donde quiera que las 
condiciones locales han favorecido su formación. En con- 
traste con la caliza del Terciario primitivo y medio, y con 
las rocas mas antiguas de la edad del Cretáceo Superior, 
estos sedimentos Pleistocenos y recientes tienen un área de 
extensión limitada, y no forman espesa capa sobre gran- 
des extensiones, en ninguna de las islas. En las Antillas 
Menores se observan fenómenos locales bastante claros. 
Hay volcanes, bastante antiguos que hace mucho tiempo 
están en reposo y han dado señales de comenzar un nuevo ci- 
clo eruptivo. En sus explosiones esporádicas, y en la pa- 
cífica acumulación de rocas calcáreas en sus márgenes, en- 
contramos una serie de condiciones, que son reminicen- 
eia de acontecimientos ocurridos durante los tiempos del 
Cretáceo Superior. En este sector del arco de las Antillas 
la historia geológica parece terminar casi como empezó 
en el sector mucho mayor, del oeste. Es esta una coinciden- 
cia afortunada ; porque permite al geólogo visualizar las 
condiciones y hechos del iiltimo período ]\Iezosoico, en las 
Grandes Antillas. 

La Historia del Período Cuaternario, en el Caribe, es 
paralela a desarrollos similares en muchas otras partes del 
Mundo. Han ocurrido levantamientos en la mayor parte 
de los Continentes y la erosión ha cortado profundamente 
sus elevadas montañas. En efecto, se cree que la pro- 
fundidad de los cambios, en las faces superficiales de la 
Tierra, ha sido en parte responsable de la extensión de los 
mares de hielo, en los Continentes, durante el Período 
Pleistoceno. Las lenguas de hielo nunca penetraron en las 
Antillas; pero su litoral fué afectado por la oscilación del 
nivel del mar, causado por la formación y el derretimiento 
de las capas de hielo e nEuropa y la América del Norte. 

Aunque dijimos antes que los movimientos de forma- 
ción de montañas del Cuaternario, parecían acercarse a 
un fin, los geólogos no pueden asegurar que se ha llegado 
a una condición final de estabilidad, en la región del Caribe 
Por el contrario, los numerosos temblores de tierra, las 
muy recientes diferencias en la elevación y depresión de 
las líneas de costas, la actividad volcánica y muchos otros 
sucesos, muestran que las Grandes y Pequeñas Antillas 
descansan en una faja de marcada actividad geológica ; y 
que los cambios en el futuro serán tan numerosos y grandes 
como en el pasado. El geólogo se desvía de su campo de 
interpretar el pasado, cuando trata de profetizar el fu- 
turo; pero, en la región del Caribe, los signos son tan cla- 
ros que las profecías se pueden basar sobre sólidos cimien- 
tos científicos y no en la inspiración divina. 



REVISTA- DE- 
OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 



7 m 




zAño XII 



Camino "Palo Seco", de Cataño. 



Agosto, 1935 




Número VIII 




Solicite carta de colores a sus 
agentes. 



STUCO and CONCRETE 
PA INT 

Es la Mejor Pintura para exterio- 
res de concreto 

Porque cubre y rinde más que otras y cuesta relativa- 
mente menos. Debido a sus altos componentes, desafía 
la intemperie por largos años protegiendo la propiedad. 
Es la pintura semi mate más solicitada por los moder- 
nos propietarios e ingenieros. Es otro producto de 
"THE SHERWIN WILLIAMS CO." — Los más gran 
des fabricantes de pinturas en el mundo. 

Sucrs. de k. Mayol & Co. San Juan, P. R 



American Raüroad Company 



OF PORTO RICO 



SERVICIO RÁPIDO Y ECONÓMICO EN EL TRANSPORTE DE 
PASAJEROS Y mercancías. 

NUESTRA EMPRESA ESTA EN CONDICIONES DE DAR EL MEJOR SERVI- 
CIO A LOS SEÑORES CONTRATISTAS EN EL TRANSPORTE DE 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 



Seguridad jr Eficiencia 



RE¥ESTA mi 



ñS PyBLICA 



AÑO XII 



.a=^^ HIO 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN GANDÍA CORDOVA 



AGOSTO DE 193 5. 



fARim 



Editoñal 

Industrias de materiales de Construcción 

Por Rafael del Valle Zeno 1004 

La Sociedad de Ingenieros de Puerto Rico concederá 
una medalla como premio entre los estiidaíntcs 
del Colegio de Agricultura 100() 

Leu Negociado de Minas lOOT 

Geología de Puerto Rico (Continuación) 

Por Howard A. Meyerhoff 1008 

Estudios de Topografía, Geodesia g Astronomía 
Práctica 

Por Rafael Nones, Ingeniero ....-• 1015 

Park Possihilities in I^uerto Rico 

By George W. Wright and H. C. Brxjant 1017 



No. VIH. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RIC9 



ORDINANCE AUTHORIZING, IMPOSING AND LE- 
VYING A SURCHARGE GR ADDITIONAL TAX OP 
TEN HUNDREDTUS (.lO^r ) OF ONE PER CENT ON 
THE TAXABLE PROPERTY WITHIN THE MUNICI- 
PALITY OF PONCE, P. R. FOR SUCH YEARS AND 
YIELD SUCH AMOUNTS AS MAY BE NECESSARY 
UNTIL THE TOTAL REDEMPTION OF A LOAN OF 
$576,000.00 AND INTEREST THEREON. 



WHEREAS, pursnant to section 46, Par. ^'C" o£ Aet 
No. 53, law\s of Puerto Rico, 1928 approved April 28, 1928, 
amended by Act No. 98, Laws of Puerto Rico, 1931 appro- 
v.-d May 15, 1931, the Municipal Assemblie.s of Puerto Ri- 
".o are empowered to levy charge or additional tax on the 
taxable property of the Municipality. 

WHEREAS, pursuant to this legal provisión the pro- 
-.eeds of such surcharge or additional tax may be applied 
or devoted to any purposes determined by said section 46 
Par. "C" above mentioned and among which i¿. the re- 
deniption of loans theretofore contracted with interest 
thereon for public works or improvements including water 
works, market placea and paving of streets ; 

WHEREAS, the Municipality of Ponce has resolved 
to contract a loan of $576,000.00 for various public im- 
provements in the water supply system, certain streets and 
market place; 

WHEREAS, the Municipality of Ponce will have to 
make use of the authority conferred by section 46 Par. 
''C Act. No. 53 as amended, in order to make the public 
improvements mentioned by redeeming such loan of $576, 
000.00 by devoting and applying to such purposes a sur- 
charge on regular taxes or on the taxable real and perso- 
nal property of such Municipality ; 

NOW, TIIEREFOEE, BE IT ORDAINEÜ BY TIIE MUNICIPAL 
ASÜSEMBLY OF PONCE, P. K. 

Section 1.— That for the fiscal year 1936-37 and successively 
thcrcafter until the fiscal year 196(3 -07, inclusive in addition lo taxes 
heretofoic levied, a surehaxge or additional tax of ten hundiedths 
(.10%) ot ene peicent is hereb;) levied on the assessed valué cf all 
the taxable real and personal property within the municipality of 
Ponce, P. R., pursuaiit to assessnient niade or to be niade by the Trea- 
surer of Puerto líico, pro\ided that such surcharge or additional tax 
need not be levied in any year in an aniount ^\hich will yiehl proceeds 
after deducting costs cf colectinn and reasonably estiniated tax de- 
linquencies in excess cf the aniount of the principal and interest l)e- 
coniing due and pnyable in such year on the bonds for the paynient 
of which this additional tax is to be levied and devoted pursuant to 
Section 2 of this Ordinance ; ])rovided furtlier, that the aniount, oí 
such surcharge or additional tax required to be levied in any year 
may be correspondingly reduced by the amounts, if any, appropria- 
ted from the existing "ínoneys of the Municipality of Pojice derived 
from the general fund or moneys collected from the rent of space in 
the Public Market, which moneys from rent should increase no less 
than $6,000.00 a year because of the additional floor space that will 
be added to the Market as part of the improvements to the Public 
payable on such bonds in such year. 

Section 2. — That the proceeds of this surcliarge or additional 
tax shall be applied and devoted to the payment of the principal and 
interest of an issue of bcnds dated July Ist. 1935. for a loan of 
$576,000.00 to be expended, together ^Aith the suní of $471,272.72 to 
be derived from other sourccs, pursuant to a municipal ordinance and 



for the following purpose: 

(a) Preliminary expenses (no charge from Con- 
sulting engineers) 

(b) Cost of land, rights of w^ay, easements 

(c) Construction (^ost: 
1. Improvements to water supply 

system ".. $500,000.00 

Street building program and 
improvements to storm water 

sewers 352,000.00 

Improvements to the public 

market place 60,000.00 

Contingencies, 3% of total.... 27,360.00 

Total construction cost 

Engineering, architectural and other fees 
technical service 2 1|2% of total construct- 
ion cost 

Legal, administrativo and overheads costs to 
be fiíianced from the i)roceeds of a loan by the 
Municipality of Ponce and other sources, in- 
cluding engineering superintendence figured at 

6% of total construction cost 

(f) Interest during construction 



3,000,000.00 
4,000.00 



2. 



3. 
4. 

for 



TOTAL 



939,360.00 



23,381.00 



56,361.00 
24,170.72 

$1,047,272.72 



Section 3. — That any surplns remaiuiug for the proceeds of the 
said additional tax in any fiscal year shall reniain on de])osit with 
the Treasurer of l^uerto Kico to be applied to the i'odeinption of ca- 
pital and interest on the said ])onds in succeeding years, provided, that 
before maturity of the last installment of the said loan, the said 
additional tax shall have produced sufficient to pay the same in full, 
or there shall be held as a trust fund by the Treasurer of Puerto Ri- 
co for the i)urpose of paying such loan, a sufficient fund to pay the 
samo in full, then said tax shall cease to be collected from and after 
the next ensuing fiscal year. 

Any surplus remaining after coni])letion of the funds for the to- 
tal redemi)LÍcn of the loan, with interest thereon, may be a])plied to 
other purpose with the approval of the Pi-esident of the United 
States, pursuant to the Organic Act of Puert') líico. 

Section 4. — That five certified copies of tliis r)i'dii!riiice shall be 
transmitted to the Executive Council of Pmrto bico ía>\' ap])roval in 
accordance with law. 

Section 5. — That this Ordinance \aí11 take eff'ect once sií^med by 
the Mayor, after publication according to law, ui^on ai)proval thereof 
by the Executive Council of Puerto Rico. 

Section 6. — The provisions of this Ordinance aro hereby declared 
to be distinct and separable. If any section.. pavr^oi-aplí, sentence or 
clause hereof sliall be found by a C;nirt of (•G]íi];/^cnt ñirisdiction to 
be invalid, tlie decisión of such court shall not affect the validity of 
any other section, ])aragrapli. senteiu i ir el :; '^r. 

Section 7. — Thfit any Ordinance or part of Ordinance in conflict 
herewith i« herel^y re])eale<]. 

I Rafael L. Piris, .Municipal Se-ictury of Pc.ice, P. E. Certify: 
That the foregoing is a true and ccírrccf ccpy of tl'e Ordinr.nce adop- 
ted by the Munici])al Ass(Mn])ly of T^:»nce, P. R. at the speelal mceting 
held on the 5th day of July, 1935, by the unnnimous votes of the 
eleven assemblymeu present thereat and signcd by the ^lay u' of Pon- 
ce, P. R. the 8th day of the same month auil year and I give same 
to be published according to law in ''El Mundo '^ ef Sn]-i Juan, P. R. 

IN WITNESS WIIEREOF, I have herennto set my linnd and 
affixed the seal cf the Municipality of Ponce, P. R., on this 13th day 
of July, 1935. 

RAFAEL L. PIRIS, 
Avhich sum should increase in no less than $30,000.00 a 3'ear because 
of im})ro^ements to the water system of Ponce hereon mentioned or 
any or other available moneys of the Municipality, and set aside for 
the purpose of paying the principal and interest becoming due and 
Market hereon mentioiied, or moneys froin additional sale of Avater, 
Municipal Secretary of the City of Ponce. 



REVISTA DE OEEAS PUBLICA; 



PUEITOEICO 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Publicas; para fomentar las industrias 

e impulsar el arte de construir. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$6.00 



Enicred as second class matter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1924 at the Fost Office under the Act of March 3, 1879 



AÑO XII. 



A G O S T O DE 19 3 5. 



No. VIII. 



EL COMISIONADO DEL INTERIOR 



El gobernador de Puerto Rico, Ilon. Blanton Winship, 
ha nombiado Comisionado del Interior al Ingeniero Civil 
Don Jo.sé Enrique Colom, quien desde 1929 desempeña- 
ba el cargo de Director de Obras Públicas de la ciudad de 
San Juan. 

Graduado de Ingeniero Civil en 1912, en la Univer- 
sid^ad de Pensilvania, ingresó en el Departamento del In- 
terior en 1914, como Ingeniero auxiliar, después de haber 
servido como Ingeniero Sanitario Auxiliar del Departa- 
mento de Salud Pública de Estados Unidos y del Servi- 
cio de Hospitales de la Marina Americana. Fué nombra- 
do después Ingeniero Jefe de Obras Municipales pasando 
luego a ocupar el puesto de Superintendente de Obras 
Públicas. Ha sido Director de Obras Públicas del Muni- 
cipio de Ponce; y desde 1929 Director de Obras Públi- 
cas del Municipio de San Juan, cargo que desempeñaba al 
ser nombrado Comisionado del Interior. 

Viene a ocupar este puesto en los momentos en que ha 
de llevarse a cabo la implantación del Plan de Reconstruc- 
ción, en la isla, en el cual el Departamento del Interior 
ha de llevar a cabo trabajos de importancia, en coopera- 
ción con los Directores del Plan. 

El Sr. Colom i)or su preparación, su larga experien- 
cia y su amor a la profesión, llevará a cabo su labor con 
éxito. 

El primer paso que ha dado en materia de nombra- 
mientos el nuevo Comisionado, ha sido la designación del 
Ingeniero Don Enrique Ortega, Superintendente de Obras 



Públicas, ])ara el cargo de Sub-Comisionado del Interior. 

El Sr. Enricpie Ortega es graduado de la Universidad 
r.(- Ohio, habiendo obtenido su título de Ingeniero Civil é 
Ingeniero Sanitario, en 1916. Al regresar a Puerto Rico, 
terminados sus estudios, ingresó en el Departamento del 
Interior. Fué llamado después por el Gobierno de Santo 
Domingo, donde (^tuvo dos años, realizando imj)ortaiites 
trabajos de estudios y dirección de obras públicas; regre- 
sando a Puerto Rico, donde volvió a ocupar un cargo de 
Ingeniero en el Departamento del Interior, ascendiéndolo 
el Comisionado Don Guillermo Esteves a Ingeniero Jefe 
de construcción de carreteras y puentes, y mas tarde a 
Superintendente Auxiliar de Obras Públicas. 

SolicitaLOs de nuevo sus servicios por el Gobierno de 
Santo Domingo (n 1927, se trasladó a la Capital de la Re- 
])ública, donde fué nombrado Ingeniero Jefe de carreteras 
y puentes del ^Ministerio de Fomento y Obras Públicas, 
miembro delegado de Santo Domingo en la Comisión de- 
limitadora e ingeniero encargado, del trazado de la fron- 
tera entre las repúblicas de Santo Domingo y Haití. 

De regreso a Puerto Rico, fué nombrado ingeniero de 
Obi as Públicas del Departamento del Interior de 1930 a 
1982 y luego Superintendente de Obras Públicas desde 
1932. Por sus conocimientos y su experiencia en el Depar- 
tamento del Interior, el Sr. Enrique Ortega realizará una 
labor eficiente en cooperación con el Comisionjudo del 
Interior. 



1004 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



INDUSTRIAS DfE ^M ATERÍ ALES^^D E CONSTRUCCIÓN 

(Conferencia dictada por el Ingeniero - Arquitecto Señor Rafael del Valle Zeno ante el Instituto de Arquitectos de 
Puerto Rico, en su Asamblea Anual celebrada en San Juan, Puerto Rico, el día 21 de Julio de 1935 en el Ate- 
neo de San Juan). 



Compañeros y amigos : 

Accediendo gustoso a la atenta invitación del Presi- 
dente del Instituto Sr. Sevillano para daros una conferen- 
cia en el día de hoy sobre Industrias de Materiales de 
Construcción, me complazco en dirigirme a vosotros no pre- 
cisamente para daros una conferencia sobre ese tema tan 
importante y vasto, ya que el solo esbozo de su desarrollo 
tomaría más tiempo del que tenemos derecho a usar ahora, 
sino para deciros algunas palabras relacionadas con él, 
sobre todo en lo que atañe de esa rama industrial a sus 
posibilidades en Puerto Rico. 

Circunscribiendo a esa parte mi charla, el tiempo se 
reduce quedando más disponible para los asuntos de la 
Asamblea. Además el aspecto regional del tema puede 
merecer de vosotros siquiera la simpatía y adquirir así 
algún mérito que de otro modo no tendría. 

A ello, sin duda, habrá de contribuir también la opor- 
tunidad del momento ya que ahora nos estamos dando 
cuenta de manera má*s generalizada de la importancia que 
tiene para la vida de un pueblo su progresivo desarrollo 
industrial. 

Desde los tiempos más remotos el hombre ha hecho sus 
construccionas utilizando los materiales de la localidad. 
Desde el troglodita ampliando en la montaña la cueva que 
la naturaleza cavó, hasta los egipcios en sus pirámides, obe- 
liscos y palacios, los materiales usados eran obtenidos o fa- 
bricados en el sitio mismo. Los persas, los griegos, los ro- 
manos, excitaban, creaban, fomentaban en sus operarios el 
espíritu de arte crea:!or haciendo de cada obrero un artí- 
fice para poder sacar mejor partido de estos materiales lo- 
cales y ponerlos a tono con las necesidades crecientes de 
mayor belleza exigida en las construcciones. 

El incremento evolutivo de esas exigencias de arte y 
ciencia que la arquitectura ha impuesto a los materiales 
modernos que integran hoy las edificaciones ha servido pa- 
ra activar en cada pueblo el mejoramiento del proceso 
de fabricación pasando por diferentes etapas y llegando a 
perfecciones antes que acudir a pueblos extrangeros para el 
suministro de esos materiales. Tal parece que ha habi- 
do en esto orgullo patrio justificado. Y es que, sin duda, 
hay en las construcciones síríibolos, emblemas, distinciones 
que delinean el carácter de los pueblos imprimiéndoles per- 
sonalidad. 

Aún en los pequeños detalles esa personalidad se des- 
taca. No es lo mismo una teja inglesa o americana que 
una teja española, y todos nosotros aquí reunidos sabemos 
distinguirlas. 



Por amor al estudio, por aficiones atávicas, nos ha 
gustado comprobar en la práctica los dictados de la teoría, 
y en más de una ocasión nos hemos encontrado en el cam- 
ino experimental comprobando principios básicos científicos. 

Estas aficiones nos han llevado .a practicar ensayos en 
la rama industrial y de manera más específica en lo con- 
cerniente a materiales de construcción. 

Todos vosotros conocéis de estas andadas mías y no voy 
a repetir aquí lo que ya sabéis y está consignado en artícu- 
los, conferencias e informes publicados en diarios y re- 
vistas de Puerto Rico. 

Puedo aseguraros que existen en el país grandes po- 
sibilidades industriales para muchos materiales de cons- 
trucción y que el implantamiento de las industrias corres- 
pondientes habría de cooperar poderosamente a resolver 
el mal del desempleo, creando ocupación permanente para 
imles de braceros que hoy están inactivos. 

De esas posibilidades industriales hay unjfi, la de 
materiales cerámicos de constriicción, que por el grande in- 
cremento que puede tomar y su inmensa variedad de usos 
en las construcciones nos llevó a ampliar nuestros cono- 
cimientos teóricos adquiridos en la Universidad, nos incitó 
a prolongar nuestros ensayos prácticos hasta llevarlos a 
categoría de una industria establecida que ya ha produ- 
cido muchos miles de pies cuadrados de piezas cerámicas 
comerciales tabuladas entre los ^'standards" y que han re- 
cibido la sanción pública y pasado las rigurosas especifica- 
ciones del Gobierno Federal en sus construcciones militares 
( n Cayey, y San Juan. Esta actividad espera su turno 
en la deseada y ofrecida protección a nuestras indiLstrias 
])ara tomar imjudso y ser una de la lista de plantas cerá- 
micas que pueden y deben desarrollarse en Puerto Rico. 

Hemos hablado del cam])o inmenso, por su variedad 
de productos, que puede tener la industria cerámica de 
materiales de construcción en Puerto Rico y un esbozo de 
esa variedad habrá de bastarnos para convencernos de ello. 

Comencemos recordando que en pasadas épocas no se 
importaban materiales de construcción a Puerto Rico y los 
tan aún ahí diseminados en la isla desafiando al tiempo y 
prestando servicios bajo mayores cargas de aquellas para 
([ue fueron proyectados como una demostración elocuente e 
imperecedera de esta^ posibilidades de que estamos tratan- 
do, y lo que es más, envueltos de un signo de justa admi- 
ración. 

Entonces no se habían perfeccionado las industrias de 
esos mismos materiales usado en aquella época en la isla 
y por tanto su clase era inferior. La cal usada era ^^ apa- 
gada^' y no ''hidratada", el ladrillo era ''asado" y no 
vitriñcado", etc. El proceso de su empleo completamen- 



REVISTA DE OBRAS PUBTJCAS DE PUERTO RICO 



1005 



edificios, alcantarillas y puentes construidos entonces es- 
te primitivo, demostrándose así las mayores posibilidades 
bajo la actual perfección industrial que puede producir hoy 
estos materiales de primera clase. 

Refiriéndose ahora esi)ecíficamente a los productos ce- 
rámicos y sus posibilidades en Puerto Rico como material 
"de construcción de lu'imera clase, dada la inmensa varie- 
(Jad de ellos que la industria moderna fabrica, recordemos 
que para solo el ladrillo la lista de clases producidos ha 
de satisfacer las exigencias peculiares de la técnica mo- 
derna como un ''meniV de hotel refinado satisface los 
í^'iistos más exquisitos. 

Desde el ladrillo maciso corriente de dimensiones 
''standard'' hasta el esmaltado, pasando por ladrillos hue- 
cos, ladrillos porosos, perforados, refractarios, de pavimen- 
tos, de fachadas, estriados, flotantes, etc., la arcilla cocida 
nos brinda una lista interminable para este elemento de 
construcción. 

Ella también nos ofrece hoy bajo procesos modernos, 
elementos para pisos, techos y revestidos, además de las 
notas de adorno profusamente representadas por las te- 
rra-cotas. 

No estamos, pues, limitados con esta industria a un 
solo tipo de construcción. El arquitecto encuentra en su 
lista de materiales campo propicio al desarrollo de su gus- 
to artístico cumpliéndose las leyes de resistencia de la 
técnica más estricta en cada caso. 

Y como si todo ello no fuere bastante, las construccio- 
nes cerámicas están invadiendo con ventaja el campo del 
hormigón armado con el advenimiento del ''ladrillo refor- 
zado'' sujeto a fórmulas ya bien definidas y representado 
no solo en paredes sino también en pisos, techos y arcos. 

Este paso de avance de la industria cerámica de ma- 
teriales de construcción se inició como Ustedes saben, desde 
hace poco más de un sig^o con los notables trabajos del 
Ingeniero francés Marcos Brunel cuando en 1825 estable- 
ció el principio del ladrillo reforzado y lo puso en prác- 
tica en la construcción de su famoso túnel debajo del 
Támesis en donde otras estructuras habían fracasado. Esta 
obra exigió a hinca de dos cilindros verticales de ladrillos 
reforzado:; de más de 40 pies de profundidad en el fon- 
do del río. 

Este túnel de ladrillo fué terminado y abierto al pú- 
blico el 25 de marzo de 1843. Tiene una longitud de 850 
pies y fué con.síiuído sin el uso de aire comprimido ni de 
electricidad. 

De modo que no sólo en estructuras sobre la línea de 
tierra sino también en subterráneas el ladrillo está puesto 
en obras antiguas envueltas en ese signo de justa admi- 
ración. 

Pasando el tiempo, los estudios sobre ladrillo reforzado 
lian toma 'o grande impulso y a ello ha contribuido grande- 
mente "The National Brick JManufacturers' Research 
Foundation" de los Estados Unidos, estimulando el inte- 
rés en las mamposterías de ladrillos reforzados, iniciando y 
poniendo en correlación trabajos de investigación para 



desarrollar hechos necesarios al establecimiento de las teo- 
rías de flexión, traduciendo tales teorías en fórmulas prác- 
ticas de diseños para el uso de los arquitectos y los inge- 
nieros de proyectos. 

El ladrillo reforzado ocu])a un puesto prominente en 
las modernas estructuras y será ilimitado su uso en el fu- 
turo. 

Arcillas excelentes para la fabricación de estos mate- 
riales cerámicos ho demostrado ({ue existen en Puerto Rico 
y esas ai'cillas bajo procesos modernos se i)restan admira- 
blemente para revertir en roca el polvo (pie de ella se 
(lesi)rendió en épocas pretéritas. 

Tal parece que esa multiplicidad de artículos (lue nos 
ofrece esta industria reafirma una vez infis el concepto es- 
tatuido i)or Dios mismo de la prodigalidad de la "tie- 
rra" produciendo con ella no solo al hombre, según cuen- 
tan las crónicas, sino también sus alimentos y las partes 
constructivas de su vivienda. 

Esto explica, a lo menos en parte, ese amor innato 
a la tierra y que sea placentero saber cuando ingerimos 
un alimento que él fué ])roducido en miestra tierra, como 
habrá de ser grato recordar que la tierra con (pie se ha 
moldeado un ladrillo de nuestra vivi(mda es de acpií, se 
engendró aquí, recbiiendo la luz de nuestro sol y las cari- 
cias de nuestro ambiente. 

' Lo que hemos dicho de los materiales cerámicos y sus 
posibilidades de fabricación y uso en las con.strucc ionios en 
Puerto Rico, es aplicable a muchos otros (elementos como 
])ieílra de talla, pizarras, maderas, etc. 

Hemos tenido oi)ortunic!ad de estudiar varios de estos 
materiales en la práctica. 

Si bien es cierto mi pesimismo sobre la existencia de 
mármoles explotables comercialmente en Puerto Rico, de 
lo cual daba cuenta hace once años (Feb. 12, lí)24) en 
las columnas de "El Mundo" y que ahora han sido com- 
probadas mis observaciones por "expertos" traídos del 
Norte, (pie rindieron el pasado año un informe adverso 
basado i)reci>samente sobre las mismas observaciones que 
yo apuntaba, es un hecho positivo la existencia de excelen- 
tes piedras de talla para construcciones. 

Los resultados que podemos obtener con su uso en las 
edificaciones son muy variados y de efecto artístico. 

Amante de su uso, tuve la oportunidad de hacer un 
ensayo hace diez y ocho años ai)rovechando el sentimiento 
patrio de uno de mis mejores clientes, Don Jaime Calaf 
Collazo, de iManatí, para quien construí entonces una resi- 
dencia de $60,000.00 con piedra tallada de un cerro de su 
propiedad que se levantaba enfrente del solar a construir. 
Vs6 aire comprimido para el tallado pero ios aparatos de 
mano fueron manejados por braceíos corrientes que llega- 
ron a adquirir gran habiiiclad en i)oc()s días. Esa estructu- 
ra está ahí íntegra como el día que se terminó, habiendo 
luego resistido los temblores del PJ18 y varios ciclones. No 
se han pintado sus paredes (y D.os nos guarde), solo se 
le dio una mano de silicato de potasio transparente y con 
gran estrañeza nuestra aún no se ha fijado el '* negruzco 



1006 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



moho'' en las fachadas. 

iVntes de esa época, hace más de treinta años, y cuan- 
do daba mis primeros pasos en la profesión, tuve oportu- 
nidad de estudiar el emplazamiento y proyectar el puente 
sobre el Río Mavilla en la carretera de Toa Alta a Corozal, 
de rasante de 17 metros de altura sobre el río, y cuya es- 
tructura con excepción del arco elíptico de hormigón sin 
refuerzo do 86 pies de luz que se empotra de roca a roca 
es todo de piedra de talla obtenida en el sitio mismo, sir- 
viendo hoy de prueba de las posibilidades del uso de nues- 
tros propios materiales. 

El convencimiento de las posibilidades del uso de ma- 
teriales producidos en el país para nuestras construcciones 
nos llevó a preparar en unión del ex-Comisionado del In- 
terior Don Francisco Pons un proyecto de ley ordenando 
su uso en las construcciones insulares y municipales y que 
recibió la unánime aprobación de ambas Cámaras legis- 
lativas en el año 1933 pero que tuvo la desgracia de recibir 



el veto de bolsillo del entonces Gobernador Beverley. 

Estimulemos la fabricación de materiales de construc- 
ción kn la isla haciendo las gestiones oportunas para la 
debida protección que en su infancia necesitan todas las 
industrian, que luego a nosotros consumidores en este ca- 
so, toca elegir lo que consumamos y en nuestras manos co- 
mo arquitectos, está puesto el dictado de las especificacio- 
nes de los materiales a usar en las construcciones que idea- 
mos. 

Y así podremos enorgullecemos en el futuro de que 
edificios de belleza arquitectónica, sin olvidar la propia 
casa del Instituto de Arquitectos, luzcan en sus paredes 
pVo,; y techos, elementos constructivos fabricados en el 
país, como un exponente de la cultura de nuestro pueblo 
y un símbo'o de la capacidad intelectual y patriotismo de 
1(, • puertorriqueños. 

Gracias. 



La Sociedad de Ingenieros de Puerto Rico concederá 

una medalla como premio entre los estudiantes 

del Colegio de Agricultura 



Reglas que han de gobernar el otorgamiento de la 
medalla de referencia: 

En la asamblea trimestral de la Sociedad de Ingenieros 
de Puerto Rico celebrada el 29 de junio pasado se acordó 
el que la Sociedad otorgará anualmente, como premio en- 
tre los estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la 
Universidad de Puerto Rico, una medalla y se designó un 
comité para que preparara las bases y reglas que habrán 
de regir para seleccionar el candidato agraciado en cada 
año. 

El comité designado, con fecha 1ro. del corriente, ha 
sometido al Presidente de la Sociedad, señor Totti, el pro- 
yecto de reglas que propone como podrá verse por la si- 
guiente carta : 

Agosto 1, 1935. 

^J.^ Presidente, 

Sociedad de Ingenieros de Puerto Rico, 

San Juan, Puerto Rico. 

Señor: 

El Comité designado en la última asamblea trimestral 
de la Socie:'ad de Ingenieros de Puerto Rico, para ocuparse 
de la redacción de las bases o reglas que han de regir para 
el otorgamiento de la medalla que donará anualmente la 
Sociedad como premio a un estudiante de la Universidad 
^^ Puertp Rico, tiene el honor de someter a la considera- 



ción de la Directiva el resultado de su trabajo. 

El proyecto de reglamentación preparado ha sido dis- 
cutido por esto Comité y aprobado por unanimidad, por 
lo cual unánimemente también recomendamos au acepta- 
ción. 

Aterí lamento, 

Francisco Fortuno, 

Miembro. 
Ricardo Skerret, 

Presidente. 
Candelario Calor Mota, 

Miembro. 

Reglas para Otorgar la Medidla Donada por la So- 
ciedad de Ingenieros de Puerto Rico. 

1 — Objeto — La Sociedad de Ingenieros de Puerto 
Rico para estimular el interés al estudio entre los estu- 
-■"iantcs do Ingeniería del Colegio de Agricultura y Artes 
Mecánicas de la Universidad de Puerto Rico en Mayagiiez, 
donará anualmente una medalla al estudiante de Inge- 
niería Civil, Eléctrica o Mecánica, que se haga merecedor 
de tal distinción. 

2. — Bases — Las Ba.ses para el otorgamiento de la 
medalla serán las siguientes : 

a — La medalla se otorgará entre los estudiantes que 
^ /layan hecho todos sus estudios en la Universidad de 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1007 



Puerto Rico solamente. 

b — Para otorg^ar la medalla se tendrá en cuenta: 

(1) El carácter y moralidad del candidato. 

(2) El promedio general de notas durante todo el 
curso, (^rade index). 

(3) El promedio de las notas obtenidas en las asig- 
naturas profesionales de los dos últimos años d« 

estudios. 

— -- f. 

c — ^Al designar el candidato a la medalla, el prome- 
dio (gra;]e index) general y el de las asignaturas pro- 
fesionales de los dos fdtimos anos tendrán un peso de 



60% y 40% respectivamente. 

d— La determinación de estos valores y la selección 
final del candidato será de la exclusiva competencia 
de la Facultad del Colegio de Agricultura y Artes 
Mecánicas de la Universidad de Puerto Rico. 

e— El fallo de la Facultad será definitivo y aceptado 
por todas las partes afectadas. 

f— La entrega de la medalla se hará en la misma fecha 
y hora de la graduación de la clase a que pertenezca 
el agraciado por el Presidente de la Sociedad de In- 
genieros de Puerto Rico o la persona que él designare. 



LEY NEGOCIADO DE MINAS 

(No. 35) 



AN ACT 



To establish a Burean of Minse in tlie Department of the 
Interior; to provide funds therefor; to regúlate its 
operation; to adopt any rules or regulations in reía- 
tion with this Act or with Act No. 9, approved Au- 
gust 18, 1933, entitled : ''An Act to amend and re- 
cnaet the S])anish Law of Mines of July G, 1859, as 
amended by Act of March 4, 1868 ; to repeal some of 
its sections ; to amend its general provisions and to re- 
peal its temporary provisions, and for other purposes", 
and for other purposes. 
BE \T ENACTED BY TÍIE LEGISLATURE OF 
PUERTO RICO: 

Scction 1. — The Commissioner of the Interior is here- 
by authorized to establish a P>ureau to be known as 
Burean of Mines wliich shall be under the Department of 
the Interior and shall opérate under the direction of the 
Commissioner of the Interior. 

Section 2.— The Burean of Mines shall have charge 
of all questions regarding licenses for mining investiga- 
tions; the registration, investigation, and delineation of 
mining property ; it shall institute proceedings for the 
granting of mining coneessions by the Public Service 
Commission, and, in general, shall attend to all technical 
and administiative questions as provided in Act No. 9, 
approved August 18, 1933, entitled: ''An Act to amend 
and reenact the b^.panish Law of Mines of July 6, 1859, as 
amended by Act of March 4, 1868 ; to repeal some of its 
sections; to amend its general provisions and to repeal its 
temporary piovisions, and for other purposes"; it shall 
investígate the mineral resources of Puerto Rico and shall 
do all the fíeldwork necessary to determine the extent, 
quality, and commercial valué of each of them; it shall 
^promete atid encourage the development of these resources 
by preparing maps, descriprions, and statistics in regard 
to said resources, as well as all other Information for 
( j;..:eminating knowledge thereof, which shall be furnished 
lo the i)ublic upon request, upon payment in internal-re- 
venue stamps of the fee which shall be íixed by the Com- 



missioner of the Interior. 

Section 3. — The Commissioner of the Interior is here- 
by expressly authorized to a])point all the personnel neces- 
wuy for the best organization and operation of the Bureau 
of Mines. 

Section 4. — The Commi>ssioner of tho Interior shall 
be empowered to adopt any rules aiid regulations that 
may be necessary for the internal government of the lau- 
rean of Mines or to carry out the provisions of Act No. 9, 
a])proved August 18, 1933, entitled: *'An Act to amend 
and reenact the Spanish Law of Mines of July 6, 1859, as 
amended by Act of March 4, 1868; to repeal some of its 
sections; to amend its general provisions and to repeal 
its temporary provisions, and for other purposes'', and that 
are not in conflict with the provisions thereof. Such rules, 
after being approved by the Governor and promulgated, 
shall have the forcé of law. 

Section 5.— The sum of forty-five thousand (45,000) 
doUars Ls hereby appropriated from any funds in the Trea- 
sury not otherwise appropriated, for such expenses as may 
be incurred in the establishment and operation of the Bu- 
reau of Mines during the fiscal year 1935-36 ; PROVIDED, 
that the maintenance and operation expenses of this bu- 
reau shall be included in the Budgetary Act for the year 
1936-37 flnd succeeding years. 

Section 6.- — The Commissioner of the Interior may dis- 
pose of said amount for the payment of salaries of the 
personnel of the Bureau, payment of wages in field work, 
acquisition of instruments and equipment necessary for the 
mineralogical investigations or for the laboratory, traveling 
expenses, per diems, and all other expenses in connection 
with the operation of the Bureau of Mines, 

Section 7. — All laws or parís of laws in conflict here- 
with are hereby repeal ed. 

Section 8. — ThLs Act shall take effect ninety days after 
its approval. 

APPROVED, July 22, 1935. 



1008 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



geología de puerto rico 



Por líoward A. Lleyerlioff 

Capítulo III. 
GEOLOGÍA HISTÓRICA 



EL PERIODO DEL CRETÁCEO SUPERIOR 

La Geología histórica de Puerto Rico enii)ieza en el 
Período del Cretáceo Superior. Empieza sin ninguna an- 
gestión de lo que la ha precedido, y aún los acontecimien- 
t08 finales del período han sido tan grandemente oscureci- 
dos por los desarrollos subsecuentes que apenas pueden ser 
congeturaJ.os. A pesar del hecho de q. los 10,000 o 12,000 
pies de rocas del Cretáceo Superior constituyen solamente 
una pequeña porción del promedio, este es, como represen- 
tación del conjunto, lo mismo que un grano en un saco de 
sal. 

Dos estudiantes de la Geología de Puerto Rico han 
establecido como un hecho la presencia del Cretáceo Infe- 
rior, o estratos Comanches ; pero esto no ha sido compro- 
bado por los trabajos recientes. En efecto, fósiles de edad 
indudable del Cretáceo Superior han sido descubiertos en 
los estratos que ellos asignan al Comanche.. Aunque a las 
rocas más antiguas presentes no se les puede asignar con 
presión la fecha de su aparición, la razón nos hace creer 
que son del Cretáceo Superior, y que los sedimentos Me- 
sozoico.s mas antiguos faltan o no están expuestos. Es aun 
imposible formar en la mente la imagen perfecta de la con- 



figuración de la isla al comenzar su historia geológica. 
Puede haber consistido en grupos de volcanes levantándo- 
se del fondo del Atlántico. Es mas i)robable sin embargo, 
(jue comprendiese un grupo de islas volcánicas que se le- 
vantó sobre una plataforma que no estaba a gran profundi- 
(la:l bajo las aguas del océano. Ciertamente no hay evi- 
(!encia de la existencia de un núcleo de terreno mas anti- 
guo, ya centro de los límites de la isla o cerca de ella; 
pues t orlos los materiales del Cretáceo Superior son vol- 
cánicos o derivados volcánicos, o rocas formadas orgánica- 
mente. 

La actividad volcánica dominó desde el principio hasta 
el fijial. Hay ])or consiguiente presente un conjunto com- 
pleto de productos volcánicos; y una discusión de las rocas 
del Cretáceo Superior puede parecer mas bien una revista 
(le actividades volcánica^s que la presentación del área geo- 
lógica de una isla. 

Gran parte del material formado es de carácter ex- 
trusivo. Series de aglomerados alternando con tobas y ce- 
nizas ; e intercalados con ellos hay corrientes de lavas e in- 
trusiones poco profundas; incluyendo diques, láminas, al- 
gunos domos, y aún pequeñas intrusiones en forma de bol- 




STBATIFIED TUFFS OF UPPFB CüETACEOrS AGE 
The high volcanie contení and the bedded structue of tJuse rocls, exposed at thr coaH ncar the 
town of Luquülo, reveal their dual parentage. Eruptive activiiy of more or less violcnce secms 
to have suppUed the fragments wMch the sm mtcd in maMng this formation. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1009 



sa que recuerdan las gargantas gastadas de los volcanes. 

Se puede establecer una sucesión bien definida de pro- 
ductos volcánicos. Estos, junto con los sedimentos marines 
asociados con ellos, suman mas de 10,000 pies de espesor. 

En el ángulo nordeste de la isla, aproximadamente un 
tercio de la sección, (el tercio inferior) se compone de abul- 
tados aglomerados y tobas que indican violenta actividad 
extriLsiva. También so encuentran algunas corrientes de 
lava cuyo espesor llega a veces hasta mil pies; pero el ma- 
terial es dominaiitemente piro elástico. Prácticamente to- 
dos los fragmentos gruesos o abultados contenidos en es- 
tos esi)esos depósitos son también de origen volcánico; y en 
tanto cuanto ellos revelan algo de la previa historia de la 
isla, la histeria es una de vulcanLsmo ininterrumpido. 

Sobre ésta formación macisa se encuentran algunos 
materiales similares que han sido estratificados, y en la 
porción media de la sección de roca, alternan rocas estra- 
tificadas de origen piroclástico con sedimentos calcáreos, al- 
gunos de los cuales ])resentan un grado sorprendente de 
pureza. Apesar de que la parte superior de la sección reve- 
la renovación ocasional de actividad explosiva, demuestra 
de modo convincciito que los intervalos de quietud entre 
las erupciones fueron aumentando hasta hacerse mas sig- 
nificativos que los volcanes. 

La sucesión de los acontecimientos ilel Cretáceo Supe- 
rior registrados por las rocas en la parte nordeste de Pto. 
Rico fué indudablemente la misma en toda la isla. Toda- 
vía no ha sido establecida la correlación de las rocas de una 
parte a otra de la isla, y no ha sido determinado definiti- 
vamente si el desarrollo histórico en el este es análogo en 
todo respeto al que ocurrió simultáneamente en el resto de 
la isla. Parece cierto, sinembargo, que los estratos del Cre- 
táceo reciente no están presentes en el Distrito de Fajar- 
do, y que la historia del final del Cretáceo puede ser su- 
plementada en alguna extensión cuando los estudios hayan 
sido terminados y correlacionados en todo Puerto Rico. 

Lo que hay de sorprendente en las rocas del Cretáceo 
en casi todo Puerto Rico es su aparente homogenidad. 
Las de origen fragmentario son casi invariablemente an- 
desíticas en com])os¡ción y apesar de las variaciones en el 
tamaño de sus granos su composición tiene un orden ex- 
tremadamente limitado. 

Además la historia de todas éstas rocas desde su ori- 
gen ha sido muy parecida, y algunos de los cambios en su 
composición química que han ocurrido en ellas han ser- 
vido solamente para hacerlas más parecidas. Lo mismo 
es cierto de las corrientes volcánicas y de las intrusiones 
j)oco profundáis que ocurren en la sección rocosa. Al pre- 
sente, ellas, junto con las rocas piroclásticas, aparecen en 
toda la isla como materiales de color gris oscuro que co- 
múnmente tienen un tinte verdoso. Los suelos derivados 
de ellos hacen la impresión de una homogenidad aún más 
fuerte ; pues todas las rocas de origen volcánico directo o 
indirecto se descomponen por la acción de los agentes at- 
mosféricos en suelos de color rojo ladrillo tan semejantes 
en apariencia que se hace, amenudo, difícil determinar 



la variedad exacta de la roca de la cual el suelo procede. 
Muchas de las rocas intrusivas son de textura porfi- 
rícica; y se pueden apreciar los característicos fenocristales 
de feldespato blanco, en su fondo gris oscuro o verde oscuro 
de andesita en los taludes de las carreteras y en las cuen- 
cas de las corrientes de agua, donde están expuestas. Po- 
cas rocas se separan del tipo andesítico. Sus diferencias 
no son pronunciadas, pero algunas se aproximan en su 
composición a las riolitas, y un número algo mayor a los 
beasaltos. El conjunto volcánico, en general, os complemen- 
tario y el promedio es andesítico. 

Algunos de los miembros sedimentarios de las series 
se encuentran fuera de las rocas volcánicas como tipos dis- 
tintos, y no encajan en el fondo homogéneo (pie se aca- 
ba de delinear. Entre estos son de notar las calizas, el 
número exacto de las cuales es desconocido al ])resente. 
Cualquiera que sea el número, sus afloramientos están bien 
esparcidos en toda la isla, y en algunos lugares son nota- 
blemente conspicuos. Las alias cadenas de montañas cali- 
zas que se extienden de este a oeste desde los Baños de Coa- 
mo hasta la costa cerca de Cabo Rojo, en el extremo oeste 
de la isla, las canteras cerca de Trujillo Alto, de Corozal, 
de Guánica, y de muchas otras localidades son una expo- 
sición excelente de éstos antiguos estratos marinos. Posi- 
blemente hay solo dos formaciones calizas en toda la sec- 
ción de roca del Cretáceo Superior y afloran en muchos lu- 
gares de la isla como resultado del plegamiento. Parece 
más probable, sinembargo, que el número de horizontes ca- 
lizos es mayor de dos. 

En adición a las calizas, hay otros estratos sedimenta- 
rios qu^ tienen solamente una ligera relación de compo- 
sición con los materiales volcánicos asociados. Son, en su 
mayor parte, estratos arcillosos, muchos de los cuales son 
calcáreos, y algunos muy silíceos. La variedad silícea, jun- 
to con la caliza, ha demostrado ser suficientemente resis- 
tente a la erosión, para formar uno de los más conspicuas 
caracteres to])ográficos de Puerto Rico. Por consiguiente, 
en genera\ son topográfica y litológicamente distintos de 
las rocas homogéneas de naturaleza andesítica. 

Las calizas y los estratos arcillosos son de importancia 
liistórica especial ; i)orque contienen, casi todos, los restos de 
los seres vivientes en el Cretáceo Superior que han sido des- 
cubiertos hasta ahora en las rocas de Puerto Rico. Co- 
rales, equinoideos, moluscos y algunos artrópodos y algas 
han sido descubiertos en ellos. Todavía, la fauna que és- 
tas rocas contienen no ha sido completamente estudiada; 
pero es sabido que contienen especies de ammonites y ru- 
distas características del sistema del cretáceo superior. En 
efecto, la reciente identificación de dos de las especies de 
ammenites hecha por el Dr. John B. Reeside, del '*U. S. 
Geological Survey", ha colocado, de manera muy definida, 
los estratos en que fueron encontrados, a mediados del Cre- 
táceo Superior, el Coniacian de los geólogos europeos. La 
investigación de la fauna del Cretáceo Superior se ha con- 
tinuado y es de esperar que la completa correlación de to- 
das las rocas del mismo período, con sus equivalentes de 



1010 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Xorte America y Europa, será pronto posible. 
LA REVOLUCIÓN ANTILLANA 

En Puerto Rico, como en las otras islas de las Grandes 
Antillas, la Era Mesozoica termina con la Revolución An- 
tillana. Las rocas volcánicas y los sedimentos, muchos de 
éstos todavía sin solidificar, fueron sometidos a enormes 
fuerzas compresivas, y fueron convertidos en una serie de 
pliegues que presentan grados variables de sistema y re- 
gularidad. La estratificación de los miembros sedimenta- 
rios los hizo adaptarse mejor a los plegamientos que ocu- 
rrieron, mientras que la apariencia de las rocas piroclásti- 
cas macLsas fué muy poco cambiada, aunque indudable- 
mente fueren algo alteradas en su estructura interna. Su 
meló hace imposible, sinembargo, determinar los efectos de 
los movimientos orogénicos en el interior de ellas. 

Para una apreciación de los efectos de la Revolución 
Antillana, por consiguiente, tenemos que volver a consi- 
derar los miembros estratificados de las rocas del Cretá- 
ceo Superior. En ellos descubriremos grandes y peque- 
ños pliegues que revelan a lo vivo las grandes fuerzas em- 
pleadas en su deformación. En algunos lugares, como a 
lo largo del camino que conduce a Jayuya desde el oeste, 
los estratos arcillosos han sido invertidos y se encuentran 
ahora expuestos en un complicado juego de pliegues in- 
clinados. Localmente el resultado de la comi)resión ha si- 
do la fractura y el desplazamiento de las rcoas. Los plie- 
gues fracturados son relativamente comunes en varias par- 
tes de la isla, pero uno de los mejores ejemplos se eneuo n- 
tra en las canteras al sur de Fajardo. En algunos sil ios 
las formaciones del Cretáceo Superior, originalmente iioi i- 
zonlales, se encuentran ahora en posición vertical. Las in- 
clinaciones de 45 grados o más son comparativanieníe nu- 
merosas, y en muchas localidades la topografía ( (á omi- 
nada por profunJas depresiones que traen a la suj)?i'ne.e 
rocas resistentes, en yuxta])0sición con tii)Os no reü^teníes. 

El plegamiento se complicó aun más por la simultánea 
intrusión de grandes masas de roca fundida, que levantán- 
dose atravé^ de los materiales mas antiguos, los absorbió 
en parte, modificándolos profundamente en varios respec- 
tos. La materia fundida parece haber cristalizado muy 
por bajo de la superficie, aunque sus efectos deben haber- 
se sentido en la cima de las montañas recien formadas. Se 
formaron stocks y pequeños batolitos de diorita y granito 
que so pueden ver en muchas localidades de Puerto Rico y 
las Islas Vírgenes. El mayor batelito aflora en la parte 
sureste de la Isla donde cubre muchas millas cuadradas ex- 
tendiéndose através del Paso de Vieques hasta la parte 
occidental de lá Isla de Vieques. Asociados con éste bato- 
lito hay pequeños stocks y apófisis tales como los que se 
pueden ver en el salto del Río Blanco y en el Valle de Ca- 
guas. En la vecindad de Jayuya y Morovis la erosión ha 
dejado descubiertas otras masas de intrusión profunda, de 
carácter semejante . Una completa enumeración de los lu- 
gares donde e.stos magmas de la Revolución Antillana han 



obtenido entrada en la sección do roca del Cretáceo Supe- 
rior requeriría varias páginas; pero la mayor parte de los 
afloramientos son j^eíjueños y la mención de las masas mas 
grandes debe ser suficiente. 




DlOniTK KXPüS¡:í) aloxg tuk coufse of lUO 
CAOXJLLAS 

Orif/iualhi inlnidinri V pprr Crriaccons scdinirnts at coii- 

sidodjjfc (lr/)lii ])< !()!(• thc snrfacc, iliis íntrusivc 7n((ss has 

hnn r.r¿,osr(] r.'x liío CdoinUds luis rrodcd its ndícij ilívongh 

llic scdiiU( )it(iry ovcrhurdcn. 



Desí)ués de ocurrida la Revolución Antillana Puerto 
Rico era una unidad insular, extendiéndose algo mas en 
toJas direcciones de lo ({ue se extiende al })resente. Es im- 
posible delinear su forma exacta o sugerir su área ai)roxi- 
mada; ])ero la dirección de los pliegues sugiere un alarga- 
miento del noroeste al sudeste, y ])arece ])Osible que se ex- 
tendiese al sudeste sin ninguna fractura hasta Santa Cruz. 
Las Islas Vírgenes del norte estaban también unidas a ella, 
pero entro Puerto Rico y las is'as al este había una llanu- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1011 



ra profunda entre montañas qne aún persiste. 

EROSIÓN DE LOS COMIENZOS DEL TERCIARLO 

Las montañas que se formaron en Puerto Rico fueron 
algo mas altas (pie las actuales. Parece probable que se 
elevaron a una altura de diez mil pies o mas. De gran 
elevación y extendidas algo mas allá de sus límites actua- 
les, la isla de Puerto Rico fué un área de erosión en la 
época geológica que siguió, y no debe sorprendernos, por 
consiguiente, descubrir que faltaban por completo las rocas 
del Comienzo del Terciario. La acción de los ríos y de las 
lluvias redujeron las cadenas de montañas a series de co- 
linas desiguales, y to:!o el materÜa removido fué llevado 
al mar mas allá de los límites de la isla actual. Parece pro- 
bable que la actividad erosiva fué intensificada por conti- 
nuos movimientos diastróficos. En alguna délas otras islas 
de las Grandes Antillas, los estratas del Comienzo del 
Terciario han sido deformados algo mas que las rocas de- 
positarlas desde entonces. La deformación del Eoceno por 
consiguiente ])uedo haber afectado a Puerto Rico .y hay 
vario.s caracteres cu \<\ estructura de las rocas Cx\ Cretá- 
ceo Superior que dan fundamento a esta hipótesis. En 
tocio caso cuando en el Oligoceno empezaron los depósitos 
Terciarios, las nuevas rocas fueron depositadas en una 
superficie comparativamente áspera, la cual hubiese sido 
suavizada i)or la erosión durante el Eoceno si no hubieran 
tenido lugar temblores de tierra. 

Entro los caracteres geológicos que pueden ser catalo- 
gados en los Comienzos del Terciario están los suelos re- 
siduales prí^fundos sobre los cuales descansan los sedimen- 
tos del Terciario Medio. Están expuestos en muchos lu- 
gares. En ambos lados del valle del Río de Arecibo y a lo 
largo del camino que corre al sudoeste desde Florida se 
presentan excelentes afloramientos. En ellos la caliza del 
Oligoceno puede verse descansando sobre suelos rojos de 
lacerita que tienen de cuarenta a cincuenta pies de profun- 
didad. Su naturaleza prueba que el clima del comienzo 
del Terciario era semejante al clima actual de las Indias 
Occidentales y. mas sorprendente aim su presencia indica 
que la invasión de los marse del Terciarlo Medio no estu- 
vo acompañada por la ax)lanación de las ola.s. En muchas 
localidades la topografía montañosa del Comienzo del Oli- 
goceno puede ser restaurada con algún detalle especial- 
mente donde ha sido preservada cerca de los actuales con- 
tactos entre las rocas del Terciario y del Cretáceo Superior. 

La inconformidad entre los estratos de estas dos eras 
posee muchas características únicas, a:gunas de las cuales 
parecen violar los principias fundamentales de la geolo- 
ga. Bajo circunstancias ordinarias, el mar al penetrar en 
la tierra aplana la sui)erficie sobre la cual deposita luego 
sus sedimentos. Los suelos residuales son removidos, las 
montañas son aplanadas, y los valles rápidamente llenados. 
El mar del Terciario Medio que se extendió sobre una gran 
Izarte de Puerto Rico parce haber dejado prácticamente in- 
tactos los antiguos suelos y no haber influido en manera 



alguna en la topografía existente. Estos caracteres son un 
testimonio elocuente de la actividad no-erosiva de los ma- 
res tropicales. 

LA LLANURA DE COSTA DEL TERCIARIO MEDIO 

Las rocas mas antiguas del Terciario en Puerto Rico 
paiocen haber sido formadas durante el Oligoceno, aun- 
que algunos autores han insistido en que lo» materiales áú 
Eoceno estás ))resentes entre las rocas mas antiguas de 
la isla. Esta ])asibilidad fué sugerida por R. T. Hill, y 
ha sido .sootenida mas recientemente por E. T. Ilodges, D. 
R. Semmes y C. J. Maury. Los materiales que han sido 
asigna. !as por estos escritores al Eoceno están intercala- 
das (]e mo;lo conformable en los estratos Cretáceos, y lovS 
sedimentos, incluyendo los tipos clásticos, son litológica- 
mente semejantes a los del Cretáceo Superior. El e^studio 
cuidadoso de las rocas asignadas al Eoceno ha revelado, 
además el hecho de que todas las calizas contienen rudistaA 
caiactei ísticos del cretáceo; según esto su asignación al 
Tei ciarlo Inferior no tiene base paleontológica ni estrar 
t 'gráfica. Puede concluirse definitivamente, en la opinión 
del que escribe, que los materiales del Eoceno no están pre- 
sentes. 

Los dej)ósitos del Oligoceno em])ezaron a formarse en 
do:; depresiones aisladas: una situada en la vecindad de 
San Sebastián, la otra en los alrededores de Juana Díaz. 
Los seJimentos formados en el lado norte de la isla inclu- 
yen estratos arcillosos y marga, con una pcípieña cantidad 
de lignito de inferior calidad en la parte mas baja de la 
formación y un número moderado de bandas delgadas de 
calizas en la parte superior. Hubbard ha designado estos 
estratos del Terciario inferior con el nombre de estratos 
arcillosos de San Sebastián, y les ha asignado un espesor 
máximo de setecientos pies. Se dirigen haeia el este basta 
Lares, donde se encuentra su parte mas oriental, y hacia la 
costa oeste de la isla. Su distribución indica una invasión 
marina que empezó en una depresión en la parte noroeste 
de Puerto Rico y se extendió gradualmente en todas di- 
recciones. Las formaciones Terciarias sucesivas tienen una 
distribución geográfica mas ©xtensA, y las man reicientes de 
ellas ocupan el área mayor. 

Los depósitos Terciarios tuvieron lugar a un mismo 
tiempo en la parte norte y sur de las montañas que for- 
man el eje de Puerto Rico que están situadas algo al sur 
del centro de la isla. Los depósitos de la llanura de costa 
se acumularon en gran espesor a lo largo de la costa norte 
y a lo largo de una porción considerable de la costa sur ; 
sinembargo apesar del hecho de que solamente diecisiete 
midas separan, entre Lares y Yauco, las dos áreas ocupa- 
das por los depositas, la fauna que las rocas contienen in- 
dica que las dos cuencas sedimentarias no estuvieron nunca 
conectadas directamente. Un análils de los caracteres de 
la plataforma submarina que se extiende desde el nordes- 
te de Puerto Rico a Anegada, sugiere que la llanura de 
costa al norte se extiende casi sin interrupción por debajo 



1012 



KEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



de la superficie del mar al límite oriental de la platafro- 
ma de las Islas Vírgenes. La llanura de costa al sur no es 
continua; se extiende de Cabo Rojo a Juana Díaz, y falta 
desde este punto hasta el ángulo sudeste de la isla para 
reaparecer en Vieques. Los fósiles contenidos en las rocas 
Terciarias de la costa sur y de Vieques se asemejan mucho 
a los qu se encuentran en ]os depósitos Terciarios de Santa 
Cruz ; y se puede afirmar que las condiciones geológicas en- 
tre Puerto Rico y Santa Cruz, en el Terciario Medio, fue- 
ron más directas que las que existían entre las costas nor- 
te y sur de la isla. 

Los depósitos de la llanura de costa al norte consisten, 
principalmente de calizas. La formación básica de San 
Sebastián es de estratos arcillosos. 

Entre los valles del Río Guajataca y del Río de Are- 
cibo, las aguas subterráneas han llegado a su mas alta 
elevación y pureza, y está el subsuelo socavado presentan- 
do profundas cavidades que se comunican por donde co- 
rren las aguas. Los pilares de caliza insoluble situados 
entre las caviL^.af.cs formadas en la caliza disuelta se levan- 
tan formando prominencias terminadas en punta y emi- 
nencias cónicas, muchas de las cuales se elevan a 600 y 800 
})ies sobre el terreno adyacente. La topografía especta- 
cidar que caracteriza la formación está bien desarrollada 
a lo largo de la carretera entre Lares y Arecibo, y en la 
carretera no terminada que se extinde hacia el sur desde 
P^lorida. Sobre la carretera, e^ntre Lares y San Sebastián, 
los afloramientos de esta formación presentan un imponen- 
te escarpe en forma de castillo, que se levanta cerca de 1000 
pies sobre el terreno bajo que sigue el camino. Recubrien- 
do la Caliza de Lares hay otra formación calcárea a la cual 
Ilubbard ha dado el nombre de Cibao. Difiere litológica- 



mente de la de Lares en que es menos pura y de carácter 
mas margoso; y esta diferencia lito'ógica ha resultado en 
un tipo de topografía que se destaca claramente de los es- 
tratos calizos de abajo y de encima. Su fina textura y sus 
im})urezas han retardado el proceso de disolución bajo la 
superficie, y ha sido erosionada, mucho mas como un estrato 
aicilloso que como una caliza. Loealmente sus aflora- 
mientos están perforados por pozos comparativamente pe- 
queños que se comunican entre sí, pero en muchos lugares 
su superficie forma en lo alto un valle de suelo plano, o 
i:n terreno bajo, entre formaciones aún mas altas que se 

levantan a cada lado. Como la caliza de Lares, la del Ci- 
bao forma a una ancha banda que se extiende des le el 
sur de Aguadilla, en la costa oeste, hacia el este hasta un 
punto situado entre ^Eorovis y Corozal. Se hace mas Qs]^e- 
sa en sus límites este y oeste; pero alcanza un es])esor 
máximo de 1000 ])ies cerca de el punto central de su orien- 
tación geográfica. Recubriendo la formación el Cibao está 
la caliza Los Pu(^rtos, una formación muy parecida a la de 
Lares en toda.s sus caractei'ísticas. Comparativamente pu- 
ra y semierist aliña, ha cedido a la disolución subterránea 
y ha sido socavada foiniando un conjunto notable de í)o- 
zos y ])ilares algunos de los cuale^s llegan a una altura tan 
grande como los ({ue se encuentran en la faja de caliza de 
Lares. Foi'man una cresta de moderada elevación que do- 
mina el terreno bajo del Cibao al sur y desciende en altura 
hacia la costa. La caliza Los Puertos tiene un espesor (jue 
varía de cero a mil ])ies, y como los otros miembros de la 
Serie Terciaria, se extiende en una amplia banda desde 
Aguadilla en la cosía oeste a un ])unto cerca de Corozal, 
donde termina recubriendo las rocas del Cretáceo Superior 
del t erre. 10 antiguo. 




TERTIARY LIMESTONE IX TJlE VALLEY OF JRTO MAXATI 

From Cíales to Barceloneta, Eio Manatí cuts aooss the Tertiary coastal plain, exposing succes- 

sively from south to north the Lares, CihaCy Los Puertos, and Quehradillas limestones. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1013 



La formación mas reciente de la llanura de costa ha 
sido designada Quebrad illa, y es también una caliza. 
Su extensión geoc^ráíica es mayor que cualquiera de las 
otras, pues se encuentra a lo lar<ío de toda la costa norte 
desde un punto dos kilómetros al norte de Aguadilla, de 
('onde se dirige al este hasta Loíza ; y a juzgar por la con- 
figuración de l'd plataforma submarina, continúa aún mas 
ai este, como una cadena submarina, tal vez tan lejos co- 
mo hasta las Islas Vírgenes. En esta distancia ella sufre 
cambios litológicos que apenas se notan. DeMe la costa 
oeste hasta Barceloneta es una formación margosa que, 
como la del Cibao ha sido erosionada quedando reducida 
a un terreno alto relativamente plano pero algo cortada en 
la parte alta, que está caracterizada localmente por los ca- 
racteres de la topografía del país de Karst. Tan pocas 
corrientes de agua se encuentran en la superficie que pue- 
(le con seguridad asumirse que existe el drenaje subte- 
i'iáiieo; pero hasta el presente no ha adquirido mucha ex- 
presión en la superficie. Hacia el este la formación se ha- 
ce mas })ura y cristalina. Las razones para los cambios en 
la litología se refleja en los cambios de la fauna: hacia el 
oeste dominan los moluscos y hacia el este los corales. 
Lo (pie esto im])lica es que los depósitos al este se acumu- 
laron en agua clara que favorece el crecimiento del coral ; 
y esta interi)retación está sostenida por las características 
de los moluscos. 

El resultado es un cambio gradual en la topografía, 
pues, hacia el este las cisternas y los pilres cónicos de ca- 
lizas se hacen cada vez mas numerosos, hasta constituir el 
elemento dominante de la topografía. El relieve no es 
tan alto como en la caliza de Los Puertos y Lares, simple- 
mente porque la formación seta cerca de la costa y su 
elevación es materialmente mas baja. No solamente es 
esta formación la mas extensa de los depósitos Terciarios, 
sino que es también la de mayor espesor excediendo de 
mil doscientos pies en la vecindad de Manatí, y conser- 
vándola por el este hasta Cataño. 

Los depc)sitos del Terciario medio a lo largo de la cos- 
ta sur de la isla no han sido tan cuidadosamente estudiados 
y divididos como los situados al nrote de la divisoria. Al 
I resente solamente dos formaciones han sido reconocidas, 
los estratos arcillóos básicos de Juana Díaz y la formación 
(li^ l^once. La primera ocupa un área limitada en la ve- 
cindad de su localidad tipo; y si desciende lateralmente 
hasta la formación de Ponce, o si afloramientos mas exten- 
sos han sido cortados por falla, o si ocupa el lugar de una 
cuenca originalmente restringida son posibilidades alter- 
nas, siendo desconocida la correcta. Aún el espesor de las 
dos formaciones no y,e ha podido estimar con exactitud. 
Las dos pueden ser separadas fácilmente sobre una base 
litológica, siendo el de Juana Díaz un estrato arcilloso muy 
parecido al de San Sebastián, y la de Ponce una caliza en 
la cual los materiales de tipo acantilado y clástico están 
íntimamente inter-estratificados. 

En Vieques los depósitos Terciarios son relativamente 
de poco espesor. Consisten de calizas que afloran promi- 



nentemente a lo largo de la cosía sur de Puerto Real a En- 
senada Honda ; además hay un afloramiento en forma de 
m.esa que se extiende de Salina del Sur a Punta del Este, 
y una pequeña mancha de material calcáreo Terciario fren- 
te a la ensenada de Vieques y ocupando varios acres a lo 
largo de la costa norte dos o tres millas al oeste de Isa- 
bel II. Como se ha indicado los d(^])()sitos de Vieques pa- 
recen má« íntimamente relacionados con la caliza de Pon- 
ce que con ninguna de las formaciones Terciarias de la 
costa norte; y aparecería según esto que las aguas poco 
profundas se extendían de modo continuo desde Ponce has- 
ta la región de Vieques, y que los sedimentos Terciarios se 
acumularon a lo largo de toda esta distancia i)ero se han 
,l)erdido en la seeción de Juana Díaz a Yabucoa como re- 
sultado de movimientos diastróficos subsecuentes. 

Una variada evidencia sugiere que Puerto Rico y Vie- 
ques estuvieron materialmente conectados con Santa Cruz 
en este período, y es de notar que la última isla contiene 
calizas Terciarias que están ligadas con los (le})ós¡tos de 
Vieques y la formación de Ponce ])or su fauna. Al norte 
de las Islas Vírgenes no hay expuestos de|)()sitos Tercia- 
rios, pero la configuración de la ])lataforma submarina in- 
dica su presencia al norte de las Islas de San Tomas y 
Tórtola. 

i:ro..st()n del final del terciaiuo 

La de})osici()n del Terciario cesó en la parte media del 
Mioceno, cuando profundos movimientos diastróficos eleva- 
ron *oda la Región Antillana, lo mismo que la llanura de 
costa del Atlántico y del Golfo del continente Norte Ame- 
ricano. Puerto Rico fué levantado moderadamente y sua- 
vemente comprimido, de tal manera que las calizas Ter- 
ciarias de la costa norte fueron inclinadas 5 grados al 
norte; y la formacicm de Ponce de la costa sur fm'í incli- 
nada al sur y ligeramente plegada. 

Berkey y Mitchell creen que los dep()sitos de la costa 
sur sufrieron una falla hacia abajo contra el terreno anti- 
guo del Cretáceo Superior, probablenKute en este ])eríodo ; 
y el mapa del Distrito de Ponce, de Mitchell, separa de 
modo consistente el Terciario y el Cretácico Superior por 
una falla. Lobeck y el que esto escribe no han encontrado 
ninguna prueba evidente de esta faya, en ningún punto de 
la parte sudoeste de la isla. Por el contrario la caliza de 
Ponce puedo verse, en varias localidades, descansando de 
modo inconformable en las rocas plegadas del Cretáceo, y 
no parece haya ninguna razón para postular una relación 
estructural distinta de un recubrimiento. La deformación 
que Berkey y Mitchell han descrito en el borde norte de la 
caliza puede, en muchos casos, ser explicada como resul- 
tado de un plegamiento simple y moderado; y en dos o 
tres localidades Lobeck ha encontrado algún deslizamiento 
de los estratos como resultado de un colapso alrededor de 
cisterna.s situadas cerca del contacto. 

Pocas sedimentaciones han ocurrido en Puerto Rico y 
en las Islas Vírgenes desde que ocurrieron los movimien- 



1014 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



tos del Mioceno. Toda la historia del final del Terciario 
y la mayor parte de la historia del Cuaternario ha sido 
de carácter erosión al y los comparativamente pocos depó- 
sitos recientes están muy restring'idos y algunas veces son 
de carácter erosiona! ; y los comparativamente pocos depó- 
levantamientos y vacilaciones toda el área bajo discusión 
fué reducida a un plano erosiona!, exceptuando la sección 
que ahora forma las Montañas de Luquillo, la Sierra de 
Cayey y la Cordillera Central. Al norte y al sur de es- 
tos elementos de montañas el país quedó reducido a una 
superficie de' bajo relieve, relativamente plana; y a pesar 
de eso los elementos de montaña retuviron alturas de 
1200 y 1500 pies sobre él. La erosión ha debido ser muy 
rápida en las rocas comparativamente blandas, pues una 
gran parte de la reducción a nivel ocurrió antes de cerrar- 
se la época iMiocena. Entonces ocurrió un nuevo levan- 
tamiento, que elevó la región de Puerto Rico y las Islas 
Vírgenes a una altura aproximada de 800 pies ; y al cerrar- 
se el período Terciario tuvo lugar otro ciclo de erosión. 
Los detalles de la historia del Final del Terciario pertene- 
cen mas propiamente al capítulo de la Fisiografía, y allí 
será discutido completamente. 

DESABROLLO CUATERNARIO 

El Teiciario cerró con los movimientos diastróficos 
mas importantes que han afectado la región del Caribe, 
desde la revolución Antillana. Los movimientos que ocu- 
rrieron envolvieron pocos plegamientos ; pero tuvieron lu- 
gar marcados levantamientos y fallas piiofundas. La 
parte occidental de Puerto Rico fué elevada a 2200 pies 
aproximadamente é inclinada hacia abajo en el norte y 
en el este. Formaciones de terrenos que tienen 2200 pies 
de alto entre Yauco y Lares, se encuentran de 300 a 400 
pies sobre el nivel del mar al norte de las Islas Vírgenes 
y solamente a 500 o 600 pies en la costa norte cerca de 
Quebradillas. La unión que hasta ese tiempo, parece ha- 
ber existido entre Puerto Rico y Santa Cruz, fué inte- 
rrumpida por la formación de una profunda garganta co- 
nocida con el nombre de Paso de Anegada que ahora se 
encuentra entre ell?s. En opinión de algunos autores la 
Cuenca del Caribe estaba formada en ese tiempo, y los te- 
rrenos antiguos de las Antillas se hundieron en la profun- 
didad del mar acabada de formar. Si apesar de esto la 
distribución de la llanura de costa de Puerto Rico signifi- 
ca algo, ella implica la ausencia de áreas de terreno al sur, 
excepto para la faja estrecha de montaña que se extiende 
al sudeste de Santa Cruz. 

Los movimientos q. empezaron al final del Terciario con- 
tinuaron muy activos durante la éj)oca Pleistocena del Cua- 
ternario. EÜos fueron modificados en alguna extensión por 
las fluctuaciones del nivel del océano causadas por la reti- 
rada de las aguas durante el período glacial. El último 
excenario glacial, Wisconsin, ha dejado sus huellas en 
Puerto Rico, jjues cuando las aguas se retiraron se formó 
una estrecha barra fuera de la orilla a lo largo de la costa 
norte. Sobre su superficie los Vientas Comerciales apila- 



ron una serie casi ininterrumpida do dunas que se exten- 
dían del ángulo nordeste de la isla a los Arrecifes de la 
Cordillera entre el Cabo de San Juan y Culebra. Estos 
lechos formados })or la arena arrastrada por el viento, pue- 
den verse en muchos sitios a lo largo de la costa norte y 
han sido designados formación de San Juan ])or su i)ro- 
minente afloramiento en la ciudad de San Juan. Al pre- 
sente la formación de San Juan son so!o restos de la pri- 
mitiva, y las olas del Atlántico están destruyendo rápida- 
mente lo poco que de ella queda. En la !aguna que se for- 
mó detrás de la barra original se acumularon depósitos y 
como resultado de recientes cambios en el nivel del mar aun 
continúan acumulándose. Además desde su formación han 
sido inclinados hacia el este pues, la base de la forma- 
ción San Juan descansa a 30 [)ies sobre el nivel del mar 
en Arecibo, mientras está de 20 a 30 pies bajo el nivel 
del mar en los acantilados Cordilleras. 




7'HE SAN JUAX FOBMATIOX 
Exposed ia discovtiinioys ouicrops along tlip iiurthcrn coast 
O] Puerto Rico, ihis Qu.alrmary deposit originalhj consisted 
of a line of calcarcovs sand dunes, hlown up hy tlie wind 
on an offshorc har. Tlie cross'-heddívg slioirn in íliís pho- 
i^>qroph ha,] a pcrsistent díp of 33 degrccs^ touuird ihe west 
the direction in which the trade irinds hlew ihe moving 
sands down the lee slope of the dunes. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1015 



En el interior de Puerto Rico el PleLstoceiio y la His- 
toria Reciente han sido de carácter dominantemente ero- 
siona!, pero se han acumulado muchos depósitos locales de 
carácter erosiona!. Los abanicos aluviales caracterizan 
secciones del terreno bajo de Caguas y !as terrazas fluvia- 
!es han sido descritas en muchas partes de la isla. Cerca 
de !a desembocadura de !os ríos éstos han aplanado an- 
chos valles y, ayudados por pequeños cambios en e! nivel 
del mar, han fonnado anchos deltas y llanuras de ave- 
nida que ahora se em})lean extensamente en el cultivo de 
Ici caña do azúcar. 

Muy recietnemente, tal vez dentro de los tiempas his- 
tóricor, la tierra siemi)re en movimiento ha levantado la is- 
la algunos pies. Alrededor de la Isla, pueden verse en 
muelle; sitios a orillas del mar, terrazas formadas por las 
o' as, ligeramente altas y arenas marinas. En muchos si- 
ties tienen so'amente de seis a ocho pies sobre el nivel de! 
mar; ])ero al oeste, en Punta Jigiiero (Rincón), Hubbard 



ha encontrado arenas fosilíferns recientes de 35 a 40 pies 
sobre el nivel del mar, y en el sur Mitchell ha descrito 
materiales semejantes a 100 pies sobre el Caribe. 

Esta descripción del desarrollo de la isla muestra cua- 
tro períodos distintos, incluyendo: un período primitivo 
de formación que fué dominantemente de carácter volcá- 
nico, y el cual terminó con la Revolución Antillana; una 
época de erosión durante la cual la isla fué preparada pa- 
ra la acumulación de esi)e^so.> depósitos marinos ; una ('\)0- 
ea do submersión durante la cual la isla rei-ibió depósitos 
de ca'iza de 3000 a 5000 ])ies de- ( ^pc.^or, sobre sus marce- 
ne/, noite y sur; el período final de movimiento activo du- 
rante el cual Puerto Rico fué em[)ujado hacia arriba, in- 
clinándose algo, elándole no soLamnete sus líneas fínales, si- 
no también, por la acción de las corrientes de agua, sus 
actuales características topográficas. 

(Continuará) 



Estudios de Topografía, Geodosía y Astrono- 
mía Práctica 



Por Rafael Nones, Ingeniero. 



Para la Facultad del Colegio de Agri- 
en i nra y Artes Mecánicas de Mayagiiez. 

Una do las ramas ele la ingeniería que cae de lleno den- 
\\o do la Carrera del Ingeniero Civil y que por lo tanto 
debo ser estudiada por los aspirantes a dicho título profe- 
sional, es la que trata del levantamiento de planos, deter- 
nn nación de áreas y fijación de la configuración del te- 
rreno. 8i se trata ele extensiones de terreno relativamente 
pequeñas, como levantamiento de fincas y haciendas, los 
(stuíÜos corres])onden a la ])arte conocida en la i)rofesión, 
(. on el nombre de ^'Topografía" y constituye la base prin- 
cipal de estudio del Agrimensor; si la extensión de terre- 
10 es grande como el levantamiento elel mapa ele una gran 
región o de un país, los estudios para adquirir los conoci- 
mientos necesarios corresponden a la ''Geodesia", y co- 
mo auxiliar de ésta a la "Astronomía Práctica." 

¿Hasta dónde pue.le llegar el Agrimensor aplicanelo los 
métodos de topografía simple y donde principia el campo 
donde se hace necesario aplicar los métodos geodésicos? 
Esta pregunta la encontramos contestada en la obra del 
Doctor Luis Ugueto, Profesor de la Escuela de Ingeniería 
de Caracas, Venezuela; que tiene por título: "LECCIO- 
NES DE topografía LEÍDAS EN LA UNIVERSI- 
DAD CENTRAL DE VENEZUELA", publicada el año 
1932. 

Copiamos a continuación algunos de los párrafos elonde 
se trata este asunto: 



Extensión máxima de un pjino topográfico. — 
Cuando el terreno que se trata de levantar es de 
una extensión considerable, los métodos ]:)uramente 
topográficos, que ('esarrollaremos en el curso ele 
estas lecciones no son j)ara el levantamiento del 
plano ; recúrrase entonces a procedimientos más 
exactos y laborío.. os consignados en la útil y her- 
mosa ciencia que se llama GEODESIA. En efecto, 
en la TOPOGRAFÍA suponemos plano el terreno 
que se trata de levantar; ])ero a la verdad forma 
parte de una superficie curva, la del esferoide te- 
rrestre, en la que ninguna poi-ción ])uede ser mi- 
rarla como rigurosamente jilana, y sólo aproximada- 
mente, cuando su extensión fuera relativamente 
pequeña, podra ailmitirse esa hipótesis. Así, pues, 
para cierto grado de a])reciación corresponderá un 
límite de extensión del terreno que no se debe- 
rá trasi)asar, i)orque más allá de él se requieren 
los procedimientos geodésicos que sí toman en 
cuenta la curvatura de nuestro globo ; es este lími- 
te el que vamos a determinar. 

Admitimos, pues que en el gran plano límite de 
que se trata, un error de dos metros cometido en 
el terreno sea insensible al trasladar los datos al 
papel; (en un plano de dimensiones tan eonsidera- 
bles como el que debe resultar para límite máximo 
de los levantamientos topográficos, rara vez se ha- 
rá uso de una escala mayor que 1 :10000, viniendo 
a estar representado nuestro error de dos metros 



1016 



«EVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



por 0,0002 m. límite de apreciación que puede al- 
canzarse en un dibujo con los mejores doble-desí- 
metros. ) ; se trata de saber cual es el valor angular 
del arco en la superficie de la tierra, que no tiene 
una diferencia mayor de dos metros con la doble 
tang'ente en el punto medio de dicho arco. Ese 
valor angular será entonces el máximo buscado, es 
decir, corresponderá a una extensión de terreno 
que podrá mirarse confundida con la parte plana 
de la tangente correspondiente/' 
(De los cálculos hechos en la obra se llega a un 

ángulo del centro de 53^-30''). 

' ' Como el arco de 1 grado en la superficie de 
la tierra equivale a algo más de 20 leguas de 
a cinco kilómetros, resulta para el arco de 
53 '-30" como 20 leguas, que serán el diámetro 
del casco esférico que podrá considerarse plano 
sin error sensible, y la superficie del casque- 
te considerado como plano 314 leguas cua- 
dradas, número que se recuerda fácilmente, 
pues puede considerárselo como un círculo de 
10 leguas de radio/' 

La obra que acabamos de citar tiene una parte dedi- 
cada a los levantamientos Fototopográficos, describiéndose 
en ella el levantamiento especial por medio de la fotogra- 
fía aérea; contiene también la descripción de algunos pro- 
cedimientos para determinar la Meridiana terrestre, la des- 
cripción de muchos instrumentos de construcción reciente 
y muchas cuadros y tablas de útil aplicación. Está divi- 
dida la obra en tres partes, tratándose en la primera parte 
de la Planometría General, Parcial y Aproximada ; en la 
segunda de la Agrimensura y Deslindes y en la tercera de 
la Nivelación topográfica, trigonométrica y barométrica. 

Además de las '^Lecciones de Topografía'', el mismo 
autor tiene en preparación otra obra titulada ^^ Lecciones 
Elementales de Geodesia y Astronomía Práctica," y se- 
gún noticias que tengo estará listo el primer tomo en es- 
te mes y el segundo tomo durante todo el año actual. De 
esta otra obra copio lo que sigue tomado de la Revista del 
Colegio de Ingenieros de Venezuela: 

FORMA DE LA SUPERFICIE TERRESTRE 
''La Geodesia es la ciencia que se ocupa de la for- 
ma y dimensiones de la superficie de la Tierra, 
pero sus procedimientos son aplicables también al 
levantamiento de vastas extensiones de la super- 
ficie, como países, continentes o hemisferios o a 
demarcación de linderos entre los primeros o sus 
subdivisiones. 

En este sentido puede ser considerada como un 
curso de Topografía Superior. 
Al hablar de la forma de la superficie de la Tie- 
rra hacemos caso omiso de sus irr^ularidades 
(muy pequeñas con respecto a la masa total) cons- 
tituidas por los valles y montañas, y nos referimos 
a la que afectarían las aguas de los mares, si con- 
cibiéramos canales angostos y poco profundos, ex- 



cavados en todos sentidos en el interior de los con- 
tinentes, que fueran llenados por los mares, ad- 
quiriendo en ellos un nivel, depediente de la re- 
sultante de las acciones ejercidas en sus superfi- 
cies según las leyes de la Hidrostática. 
Esta superficie que se designa con el nombre de 
geaide^ no sería una superficie geométrica regular, 
a causa de atracciones locales originadas por maci- 
zos montañosos, o por la simple desigualdad de 
densidad de los materiales que constituyen el glo- 
bo terrestre. Se hace, pues, necesario reemplazar- 
la por otra que tenga aquel carácter y que difiera 
poco de ella, con el fin de facilitar el estudio de 
sus dimensiones y de sus líneas, y se ha encontrado 
que, sin grande error, puede 'suponerse confundido 
el geoide con un elipsoide de revolución achatado. 
El eje de revolución es la línea de los polos alrede- 
dor de la cual gira la tierra ; las secciones perpen- 
diculares a este eje son, pues, círculos y llevan el 
nombre de paralelos, la mayor de ellas, la que pasa 
por el centro es el ecuador terrestre. Las secciones 
que pasan })or la línea de los polos, son todas elip- 
ses iguales, y llevan el nombre de meridianos. 
Mediante la medida de arcos de meridiano, de pa- 
ralelo, y hasta de arcas oblicuos, puede obtenerse 
las dimensiones del elipsoide, como luego habrá de 
verse. Estas medidas han sido efectuadas en diver- 
sos países, y del conjunto de ellas dedujo Bessel, 
por primera vez en Europa (1844), y después 
Clarke en los Estados Unidos (1866), los elementos 
siguientes, que han sido los más aceptados : 

Semi-eje ecuatorial 

Bessel a— 6,377,397 metros 
Clarke a— 6,378,206 metros 

Semi-eje polar 

Bessel b— 6,356,079 metros 
Clarke b— 6,356,584 metros 

En 1924, el Congreso de la Unión Geodésica Inter- 
nacional, reunido en Madrid, i)ropuso el sistema 
siguiente de ejes : 

.^ a— 6,378,388 metros 

' ^ b— 6,356,909 metros 

Estos elementos han sido adoptados por el "Coast 
Survey ' ' americano y los i)aíses europeos. ' ' 
En Puerto Rico hace tiempo que se está pensando 
y haciendo gestiones para llevar a cabo el levantamiento 
del Mapa Topográfico de la isla, y el estudio de la Geo- 
'desía y la Astronomía Práctica, será de gran utilidad pa- 
ra los nuevos ingenieros, que son los llamados a llevar a 
cabo las obras de dicho levantamiento. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1017 



PARK POSSroiLITIES IN PUERTO RICO 



A. Purpo^e of Survey 

Since American oecupation, ihiland posíse^sions in the 
West Iridies have been mentioned several times as contain^ 
ing area.s siiitable for park purpoíses. Sub-tropical flora, 
historie «ites of great antiquity, and the reereational de- 
velopment of other Islands like the Bermudas and Jamaica 
all contributed to the idea that these newly acquired lands 
might be valuable otherwise than commercially. 

As a result of recent vLsits by government officials and 
others the Secretary of the Interior requested the Director 
of the National Park Service to makean inve.stigation of 
park possibiiities. The undersigned were detailed to visit 
Puerto Rico and the Virgin Islands of the United States 
and to determine if any áreas were suitable for park pur- 
poses, either national or insular. 

B. Some Pertinent Facts ahout Puerto Rico 

Puerto Rico is an island of the West Indies, about 100 
miles long and forty miles wide. A central mountain range 
from one end to the other, containing peaks that reach a 
máximum of 4500 feet, divides the southern more arid 
part from the better watered northern part. Residual 
eroded limestone appears in a long row of ''Haystack" 
hills dotting the northen coastal plain. The streams foUow 
precipitous and fairly straight canyons. Several low pas- 
ses give road access across the mountains. 

Originally forested, the coastal plain and most of the 
mountain slopes have ben denuded through the production 
of charcoal and the.exten.sion of agriculture over a period 
oi' four hundred years. No mountain side, however steep, 
scems to defy cultivation. Practically all accessible forest 
must be considered second growth because of the lack of 
mature trees, the evident long occupancy, and the present 
density of the population. There is a possibi.ity that some 
indiginous plant species have disappeared entirely. Sugar 
cañe, pineapple, and tobáceo demand complete clearing 
whereas coffee needs shade and native shrubbery is aug- 
mented by planted shade trees. The growing of coffe 
doubtless has prevented denudation of many high mountain 
áreas. Tobacco cultivation, on the other hand, has in- 
creased erosión. Though the control of scrub growth is 
difficult, there is little evidence of the natural replacement 
of larger trees. 

Tho fauna particularly has undergone great changes. 
No native mammals, with the exception of bats, are now 
found on tlie island. Several native birds are now extinct 
and several exceedingly rare. Practically all land is pri- 
vately owned and intensely used. People swarm every- 
where and small native houses Une every road and trail. 



In view of the above, primeval áreas suitable for parks 
are very few in number. Three general soctions, Luquillo, 
Jayuya, and Maricao proved worthy of oxi)l()ration. Only 
one of these appeared to be unmodified. 

Life is highly competitive and tliei'c is iiisiií'íieient op- 
portunity for recreation of the athh^ic typc-. Even the 
beachcs attract comparatively few swiiinners. City pla- 
zas furnlsh some chance for relaxation. One liot spring re- 
.-ort, Coamo, is attractively developed but is iiot adequately 
patronized. Since urban and rural Jiomes are without 
window glass and are kept wide oi)eii exoept during hur- 
licanes, and since most people work in tlu^ open, there is 
i-:aturally little interest in, and certaiuly little need for 
out-of-door attractions. 

NATIONAL PARKS 

A. The Luquillo Tropical Rain Forest 

The Luquillo National Forest is in that part of the 
Í5^.olated mountain mass at the eastern end of the Island of 
Puerto Rico, known as the Sierra de Luquillo wliich cen- 
ters around El Yunque, the highest peak. The área is very 
rugged, being deeply serrated on all sidos except for the 
high basin which is hung between the hi^iiest ])eaks. El 
Duque, El Toro, El Cacique, and El Yuiupie. There are 
numerous streams which dro]) gently through the central 
highlan.l and then cascade preci])itously toward the coastal 
l)lain. 

llere occurs the heaviest raiufall oí' the island, esti- 
matecl to vary between 130" and 150" auuually. A great 
part of the i)recii)itation is said to oecur at night. As 
c^sewhere in this región the prevailing winds are from the 
northcast and are very constant. The last great hurricane 
spared the Luquillo and the evidence on the ground in- 
cMcates that other recently preceeding hurricanes have not 
done great damage. 

The most conspicuous attribute of the fauna is its 
scarcity. From the human standpoint this condition has 
both good and bad features ; bad because iutfrest is dimi- 
nished by the scarcity of living things, good because of the 
absence of injurious or pestiferous species. The native 
bats ani the exotic mosgoose are the chief and may cven 
be the only mammals present. Birc's, while more abundant 
here than in must other places on the Lsland, are stiil far 
from conspicuous. This is the only place where the Porto 
Rican parrot can still be found and the rare Porto Rican 
tanager and broad-winged hawk are are here too. Among 
ail the vertebrates the bright green lizards are the most 
f requeutly seen and the hyals or tree-toads provide the most 



1018 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



prominent sounds. 

Tho siiperb attribute of Luqui' lo is the Li-opical rain 
foreíit which clothes every liiil and ^or^e. The dominant 
impre¡s»sion is made by the eombination of large harJ- 
woods and tall mountain palms. Chief hardwods are the 
tabanuco, ausubo, laurel sabino, guaraguao, })alo colorado, 
and granadilla. There are cther trees and a rank secondary 
vegetation in which the multitude of ferns, airplants and 
climbing vines are conspicuous. In the lower reache*s of 
the forest there are man}^ beautiful tree ferns. These 
disappear farther up the mountain slopes and on the wind- 
swept summits the whole forest Ls dwarfed until it presents 
a compacted chaparral-like appearance. 

Certainly nowhere on United States territory, unless 
it be in Panamá, is so typical and beautiful a rain forest 
to be found. 

(For further description of flora see Clifford'.s ''The 
Luquillo Fore^it Reserve, Porto Rico" and Cleason and 
Cook^s ''Plant Ecology of Porto Rico.") 

Because of its rugged almost impenetrable character, 
the Luquillo remained Crown land through the long period 
of Spanish rule. It came to the United States a,s public 
land. In 1903 President Roo^evelt proclaimed the Luquillo 
Forest Reserve and afterwards it became the Luquillo Na- 
tional Forest. Thus the Luquiilo Forest remained in its 
virgin state. In fact, until very rrcently it had never 
been thoroughly explored and entrance evtn by trail had 
been almost impossible. 

Under the Ímpetus of emergency appropriations, the 
Luquillo National Forest is being rapidly developed for 
human use. It is planned to double the size of the reserve 
bringing it to a total of approximately 30,000 acres. A 
surfaced road will !-:oon penétrate to the very heart of the 
área and high standard trail.s are under construction. Re- 
creational facilities in the form of picnic tables, running 
water, fireplaces, sheltei^s, lookout towers and rest rooms are 
being installed. Summer home sites will be leased and 
already many application.s are on file. It i¿i evident that 
the greatest valúes oí the Luquilio Forest will be secured 
by its utilization for public recreation, watershed i)roteat- 
ion and perpetual i)reservation as an example of an un- 
spoiled high mountain tropical rain forest. Inasmuch as 
the rugged terrain and dense vcgetation will effeetively 
pievent visitors from wandering beyond develo[)ed áreas, 
the opening of the Luquido will not impair its important 
wilderness valúes. 

B. Historie Forts 

Unqueístionably the fortifications at San Juan are of 
national signifi.rance. Their tie-up with the familiar ñame 
of Ponce de León would be sufficient cause for interest. 
However, still more important is their great age, dating 
from 1533, the size and character of the walls, and the 
beauty of design. Much of the defensive wall surrounding 
the pld city has been d^stroyed through the citj^'s growth 



but fortunately the San Juan Gate is preserved and two 
notable forts, El Morro anJ San Cristóbal, are largely in- 
tact though they ha ve been in constant use for liun.lrods 
of years and still quarter companies of regular troops. 
Consequently, some modernization has been oiíectcA an.l 
valuablc associated sites made unavailable to the public, 
as for example the small fort now occupied and controlleíl 
by a naval officer holding a 999 year léase. Outstandinjjc 
features of interest are the thick walls in which mucli 
brick is used, the neat sentry boxes, waterless moat, and th? 
tunnels connecting with the Casa Blanca and providim^ 
access from one fort to the other. Two su]:)erlatives apply : 
These forts are the oldest existent in the Western llemis- 
])hc:c and structurally they outrank all others. 

These two forts are open to the i)ublic and soldiers 
clctailed as guides furnish leafiets outlining the history. 
líowever, looking toAvard their increasing use as historical 
cxhibits, some care must be taken to avoid desecration now 
cvidenced in the sacristy at El ]\Iorro, more recently use I 
as a barber sho]) and now as a fire house, and in the dance 
hall erecto d at San Cri.stóbal, fortunately destroyed by the 
huiiicanes. Should these forts ever be abandoned by the 
aimy (they are not now used as forts) they should imnie- 
diately be transferred to the National Park Service and 
("eveloped as National Monuments along with other super- 
lative historie sites. They definitely intégrate with an I 
form part of the story associated with Forts ^Marión and 
Matanzas at St. Augustine, Florida, already administered 
as National Monuments. 

The oíd fortifications on Lsla de Vieque.s were not 
vi.site.l by us. líowever, it is rei)orted that they are of 
great interest and they should be inclucird in any feature 
p'aii to preserve antl exhibit the historie sites of Puerto 
Rico. 

RECOMENDATIONS AS TO NATIONAL PARKS AND 
NATIONAL MONUMENTS 

1. The Luquillo aiea, because of its alequate size 
(ap])roxiinate]y 17,000 acres), because of its primeval, 
unspci ed condition, because of its superb forest and be- 
cause that forest is unique and of national interest scenical- 
ly, and educationally, meets the qualifications for a nation- 
al park. Since the aiea is a national forest at present and 
since it is being administered efficiently and with due 
appreciation of the inherent non-commercial valúes enu- 
mérate i above, no change in its status is recommended here. 

2. Superlative national historical valúes are to be 
found in the fortifications surrounding San Juan and par- 
ticularly in Forts El Morro and San Cristóbal. The future 
of these exhibits should be safeguarded and demolí ition or 
modernization ke])t to a mínimum, looking to the time 
when their best use will be less utilitarian and more edu- 
cational. Since the forts are not used for defense but only 
for the quartering of troops, the time may be anticipated 
when they will be transferred to the National Park Service 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1019 



and developed as National Historical Monuments to match 
the succeeding historie sites on the mainland in Florida. 

3. Important in the government 's program for the 
social and economic betterment of Puerto Rico is the stim- 
nlation of tourist trade. The historie buildings of San 
Juan and other parts of the island are i)otentially one of 
the gTeate.st tourist attraetions. In order to capitalize on 
this lesource it is neeessary to preserve and restore the 
historical buildings and object, to advertlse them attraet- 
ively abroad, to marshal tlie historical information, and 
to develop a high type of guide service. 

The National Park Service, both by virtue of long ex- 
perience, and the employment on its staff of technically- 
trained experts, could give very valuable advisory assist- 
ance to this program aiul the general development of re- 
creational valúes as well. Transfer of the jurisdiction of 
Puerto Rico to the Department of the Interior lends en- 
couragement to the i)Ossibility of making a through survey 
of this whole question, and some thought may be given to 
the use of Park Service facilities in this connection. 

INSULAR AND CITY PARKS 

The Maricao and Río Negro Insular Paresis constitute 
tlio nuclei of extensive forest reserves ])lanne(l for the is- 
land. Maricao in particular contains considerable un- 
spoiletl forest and additions are contemplated. Cut-over 
lands are being reforested exi)erimentally. Tliis is a fine 
accom])lishment and further enlargements should be en- 
couraged. If found desirable, cert?in sections of these fo- 
rests could be develo])ed for local recreation. 

Two arcas visited, still privately owned, have scenic 
features sufficient to make them of valué as insular parks. 
Along the Río ^lanatí near the Mato Platonia bridge there 
are sizeable limestone cliffs partly covered with vegetation 
and with many caves. A fine streams occupies the canyon. 
A portion of this área, if acquired, could be developed into 
a typical state, or in this instance, insular park. 

Some of the largest forest trees left standing, mast of 
them tabonuco, are to be found in the Jayuya región at 
the central portion of the island. These are being rapidly 
cut for lumber and cliarcoal. An área of about 2,000 acres 
U yet untouched. The nearby canyons contain tropical 
giowth. A red sage, v\'hen in ñower, gives vivid color to 
the landscape. This would be a most desirable área to 
preserve. Certainly it should be either added to the in- 
sular forest system or made an insular park. 

Dr. N. L. Britton, after years of scientific study of the 
flora of Puerto Rico, and with the cooperation of interested 
geologi>sts, has selected four natural cliaracteristic áreas 
and recommended them as reserves for scientific use by the 
University of Puerto Rico. These áreas are as follows : 

1. The deep valley on the Quebradilla-Isabcla road 
near the entrance after fording the Guaj ataca River ex- 
tending on botb sjdes of the road toward the peak of the 



hills. 

2. The small hills intersected by the Toa Baja road, 
which runs toward Vega l>aja containing native i)alms and 
other kinds of trees. 

3. A mountinous natural reserve of luxurious vege- 
tation intersected by the road from Orocovis to Corozal. 

4. The Descalabrado River pass between Coamo and 
Juana Díaz, next to the bridge of the same ñame on the 
Carretera Central illustrating particularly the structural 
geology. 

Having visited two of these áreas and having great 
confidence in Doctor Britton 's knowledge of the i)lant life 
of Puerto Rico, we heartly concur in these recommenda- 
tions and urge the creatoin of these insular reservations 
at an early date so as to assure the preservation of these 
choice area.s. The recommended size, however, seems to us 
inadequate to preserve biotic conditions and we therefore 
urge that as large áreas as possible be secured. Surround- 
ed a.s they are by cultivated land, there is especial need of 
buffer áreas to afford protection to the chief exhibits. 

D/. II. A. Oleasen Ls authority for the fact that the 
v'c'et tiec (Phlebotaema covillia) is an endemic tree found 
only near Coamo Springs. It may easily disa])])ear entire- 
ly if it is given no better ))rotection thau at j)rese]it. 

The rare Stahlia tree grows cióse to sen Icvid at tlie ex- 
tr(me eastern end of the island. A special reserve should 
be created to ])rotect it. 

Bathing beaches should be developed and reserved for 
the use of the congested population. P^rtunately, oíd 
Spanish laws retain the })ablic ownershi]) of beaches up 
to the highest tide limit. A protected beach east of San- 
turce is widely used by the })ublic, although approaches 
are limited. A beach forming part of a military reser- 
vation has been kased and developed as a night club and 
bathing resort for San Juan. Experience e'sewhere has 
shown that there is grave danger of the gradual loss of 
})ublic control of b.aches and consequently it is urged that 
the insular gov^'rnment plan for public owiiership and de- 
velopment of a number of bathing beaches convenient to 
thj vaiious sections of the island. 

P'ortunately a start has been made in [)roviding play 
fields in San Juan but wdth the evident lack of interest in 
biking, riding, and outdoor activities of this sort it is be- 
lieved that playgrounds development should be more wide- 
ly strcsscd in an effort to stimulate these salutary acti- 
vities. Nowhere in our experience have we seen so many 
children, and yet so little play activity. There is urgent 
need lo take them from the streets and give opportunity 
for organized play. 

With some federal help in the way of land, San Juan 
has developed a fine city park, the Muñoz Rivera. Archi- 
tects drew the plans and it is formal in the extreme but 
most attractive. The City of Ponce has a committee work- 
ing on the development of a park. Application has been 
made for federal funds. The site which was inspected is 
scenic, overlooking the ^ity, but the spil i^ so shallow and 



1020 



KEVISTA DE OBRAS PITRLICAS DE PUERTO EICO 



poor tliat plaritings will be Jifficult to maintain. 

RECOMMENDATIONS 

1. The Insular Forest i)rogram should be contiiiiiecl 
and enlarged to take care of the preservation of thc still 
exixting iinmodified áreas ])re8enting typieal flora and fau- 
na and providing watershed ])rotection. 

2. Two áreas are suggested as desirable insular parks 
because of their scenic qualities: (a) The limestone cliff 
área along the Río Manatí ncar the Mato Platonia Bridge 
and (b) the bit of primeval forest still remaining in the 
Jayuya seetion. Additional áreas could be selected for this 
|)urpose. Along the Guajataea River near Aguadilla is a 
pc^sible área including an attraetive beaeh. The ehain of 
*'haystack" hills which dot the north coastal plain is uni- 
que and ot'fers possibilities that should be studied. 

3. Four small primeval áreas selected by Dr. N. L. 
Britton and othei-s as seientiñe forest reserves should be 
acquired before there is further encroachment. To be va- 
liiable as biotic units th(?se reserves should be enlarged to 
provide buffer áreas. 

4. The cities Vvúth their congested populations need 
lcir:;e city parlís in addition to the existing plazas. The 
grovving interest in city parks needs government encou- 
ragement. The need of open spaces to take children off 
paveil streets was so noticeable everywhere that we ad- 
vócate playground development as well as the more po- 
pular city park development. 

(Sgd.) George M. Wright, 
Chief, Wild Life División. 

(Sgd.) H. C. Bryant, 
Assistant Director. 

(Appendix A) 

A. Itinerory and Contacts 

Apr.l 25 Wc arrivcd in San Juan at noon on the Pan 
American Air Lino. We called on Governor Winship and 
ccnferred with Mr. Francisco Pons, Commissioner of In- 
terior and Mr. J. A. B. Nolla Assi^stant Commissioner of 
Agriculture. 

April 26 The day was spent with Commissioner Pons 
o:i a tour of San Juan beach developments, Municipal 
Athletic I iold, Muñoz Rivera City Park and Museum, 
garJens of the oíd Governor 's summer palace in Río Pie- 
dras, the water purification plant in the mountains, the 
penitentiary, insane a.sylum, and tuberculosis hospital, and 
the University of Puerto Rico. A thorough inspection was 
ma:'e of thc University under the guidance of Mr. Julio 
García Díaz, cean of the biology department. 

April 27 Mr. Claudio, Chief of Insular Roads, and 
]\L-. W. David Noble, Chairman of the Committee on Mi- 
neral Resources, engineer and walking encyelopedia of in- 
formation on Puerto Rico, conducted us on a 250 müe 



tour of the interior central mountain district and north 
coastal plain. At Jayuya, highest district of the Island, wc 
walked w^o and one-half miles into the coffee plantation of 
Mr. Juan Beurra. A number of áreas recommended by Dr. 
N. L. Britton, botanist, and suitable for insular parks were 
inspected. 

April 28 and 29 Supervisor William R. Barber and 
Claude Horn, technician under CCC, accompanied us on a 
two day inspection of Lu(iuillo National Forest. Observa - 
tions were made on flora and fauna, plans and physical 
develo[)ments for public recreation, road camps of the CCC, 
and the i)rogram for enlarging the forest to approximately 
c'ouble its i)resent size. Ilighlight was the hike to the 
mountain observa tion tower wdiich gives a commanding 
vicw of the entire eastern end of the island. 

Apri' [10 and [\1 First w^e visited Fort San Cristóbal 
imaccompanied in order to see what is offered the tourist. 
Then Mr. Edmundo Martínez, Chief of the Insular Forest 
Service, took us for a trip through the easter.i and southern 
sections of the island. We followed the coastal plain east- 
w^ard from San Juan through the interesting limestone but- 
tc,:! ( local ly called haystacks) to Mayaguez, third city of 
Puerto Rico, whei-e we spent the night. The foUovviiig 
morning we drove up to Maricao and took a horseback trip 
through the Maricao Insular Forest. From there wx drove 
te Ponce and inspected the Municipal park site for which 
federal aid is being sought. Mayor Blas Oliveras, Dr. Mon- 
talvo Guenard, and Mr. José Méndez of the committee met 
with US on this project. Next v/e visited the Coamo líot 
Springs Hotel develoi)ment which is connected with the 
Condado- Vanderbuilt Company. The return trip from 
Ponce to San Juan took us over the oíd Spanish Military 
Road which crosses the island from north to south. 

June 1 In the morning we studied El Morro, the his- 
torie fort at the entrance of San Juan harbor. Again we 
wcnt incognite to get the tourist viewpoint. We lunched 
at he Palace with Acting Governor and Mrs. Ilorton, and 
with Lieutenant Caldwell, IMilitary Aide to the Governor. 

(Appendix B) 

SUGGESTIONS FOR TIIE SIGIITSEER IN 
PUERTO RICO 

1. Tour of the historie forts of San Cristóbal arul E 
Morro in San Juan. These are the pices de resistance of 
the historie tour which should include such additional his- 
torie objecls a*s San Juan Gate, Casa Blanca, the Gover- 
nor's Palace, the cathedral, etc. (Visitors with a special 
interest in history might well make a trip to the fortifica- 
tions on the island off the eastern coast calle:! Isla de 
Vieques.) 

2. A trip to Luqu.illo National Forest to see and en- 
joy a luxuriant tropical rain forest, last sizcable arca of vir- 
gin wilderness remaining on the island. 

3. A trip westw^ard along the coast to the city of Ma- 
yaguez. Outstanding features of this trip are the long rows 



REVISTA DE OBRAb PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1021 



oí* eroded limevStone biittes called haystaeks, the great sugar 
plantations, the towns with their plazas and cliurches, and 
til o needleworkers of Mayaguez. 

4. A trip aeross the central mountains from San Juan 
on the north shore to Ponce on the south via the oíd Spanish 
Military road. This trip is scenic and gives opportunity 
to observe coffee, tobáceo and ])ineai)])le ])lantations. 

5. Visits to the beaches to enjoy the fine bathing and 
sport fishing resonrces. 

(Appendix C) 

ÍTOUSE JOINT RESOLÜTIOX 

(71) 

Providing for the acquisition and preservation by the 
Tíniversity of Puerto Rico, as forest reserves, of certain 
natural and characterictic áreas of the Island, where there 
í!i e many botanical and geological elements and wild plants 
íind animáis living in the forests of Puerto Rico, and for 
(.ther purposes. 

WIIEREAS, The use of lands for crops and the cut- 
íing of forests for fire-wood, has reduced to a very small 
percentage the natural áreas of the Island of Puerto Ri- 
to, and has resulted in a reduction of the natural beauty 
íuid a cruel elimination or decimation of many botanical 
r.íiJ geological elements, as well as of very interesting 
])lants and animáis, some of which are extinct or very rare; 

WHEREAS, The establishment of forest reserved in 
Ihe mountains of Luquiilo and near Maricao has been very 
cffective in creating a refuge for wild plants and animáis, 
and at the same time perpetuating forest scenery, although 
said reserved are very difficult of access, which prevents 
the general public from visiting them ; 

WHEREAS, There still remain in Puerto Rico small 
but beautiful forests where there are many of the native 
l)lants and animáis which forests are intersected by our 
loads, and are therefore easily seen and appreciated by 
tiavelers, visitors, naturalists, artists, and students of bio- 
logy; and such forests should pass from prívate hands to 
the State, for the purpose of insuring their permanent pre- 
servation. 



geological elements, and intorestii^g wild plants and ani- 
inals living in the forests of Puerto Rico, the Board of 
Trustees of the University of Puerto Rico is hereby em- 
powered and directed to make, llnough the technical per- 
sonnel at the service of said liigh center of learning, all 
such investigations or iuíiuiries as may be necessary for 
the acquisition and preservation assíoresl reserves, of the 
following áreas: 

1. The deep valley on the Qnebradillas-Lsabela road, 
near the entrance, after fording llie (íuajataca River, a. 
charming ])ass on account of the surroumling hills covered 
with limestoiie. The área needed would be almost two- 
thir.'s of a square kilometer, extendiiig on both sides of the 
load, towards the peak of the hiPs. 

2. The small hills intersected by the Toa Baja road, 
whcih run otwards Vega Baja. This is a beautil'id spot, 
covered by forests which contains difrerenl kinds oC native 
palms and many other kinds of ti ees. The área needed 
here would i)robably be two scjuare kilometers, including 
the small hills on both sides of the road. 

3. An área of approximately one square kilometer, 
characterized by the luxurious vegetation of the Palma 
ee Sierra, and intersected by ñ\e küometers of the road 
from Oíocovis (Barros) to Corozal. This sjiot is extremely 
desirable as a mountainous natural reserve of easy access. 

4. The Descalabrado River ])ass between ('oamo and 
Juana Díaz, next to the bridee of the same ñame on the 
Carretera Cenrtal. This spot offers the view of a curious 
and conspicuous stratum of lime formation, which marve- 
lously illustrates structural gca'ogy. About one s(iuare 
kilometer should be reserved. 

Scction 2. — It is hereby provided that the expenses to 
be incurred in the investigations or inquiry, acquisition, 
and preservation of said natural s])ots as forests reserves, 
shall be paid out of the special funds appropriated for the 
University of Puerto Rico, as prescribed by law. 

Scction 3. — All laws or parts of laws in conflict here- 
with are hereby repealed. 

Section 4. — This Act ::hall tak- effect ninety days 
after its a p pro val. 

(Sgd.) MigiteJ A. García Méndez, 
Speaker, House of Re])resentatives- 



NOW, THEREFORE, BE IT RESOLVED BY THE 
LEGISLATURE OF PUERTO RICO : 



(Sgd.) Bolívar Pagan, 
President of the Senate. 



Section 1. — For the purpose of preserving the natural 
and characteristic áreas of the Island, many botanical and 



(To be continued) 




boletijV de noticias para las revistas de 
agricultura 



Oficina de Cooperación Agrícola, 
UNION PANAMERICANA, WASHINGTON, D. 



C. 



La Oficina de Cooperación Agrícola de la Unión Pan- 
americana acaba de publicar un folleto titulado ''El Cul- 
tivo Comercial de la Papa en los Estados Unidos." Esta 
obra contiene datos sobre las prácticas más modernas em- 
pleadas en la producción de papas en los Estados Unidos, 
y abarca los siguientes puntos: Selección del suelo, rota- 
ción de cosechas, preparación del terreno, abonos, selec- 
ción de las variedades que mejor se adapten a cierto me- 
dio, semilla, sistemas y labores de cultivo, protección de las 
plantas contra enfermedades y plagas, y recolección, al- 
macenaje, selección y empaque de la cosecha. 

Los que deseen ejemi)lares de esta obra pueden diri- 
gir su solicitud a la Oficina de Cooperación Agrícola, 
Vnión Panamericana, Washington, D. C, Estados Uni- 
dos de América. Se suplica a los solicitantes que indiquen 
claramente su nombre y dirección. 

Se invita a las revistas de agricultura a que repro- 
duzcan este trabajo totalmente o en parte, si lo conside- 
ran de interés para sus lectores. En tal caso se suplica 
hacer mención de que dicho artículo fué tomado de Bo- 
letín de Ja Unión Panamericana. 



REMINGTON PORTABLE 



La más compacta, fuerte y 
eficiente de todas las máqui- 
nas. Pruebe una y no com- 
prará otra. 

Los que la usan son sus me- 
jores propagandistas. 



GONZÁLEZ PADIN CO. INC. 

MAYAGUEZ 



EL PUEBLO DE PUERTO RICO 

JUNTA EXAMINADORA DE INGENIEROS, 

ARQUITECTOS Y AGRIMENSORES 

AVISO 

Los próximos exnmoiies para ingeiiioros, arquitectos v agrimen- 
sores, se ee]e])raráii enipezaiido el lunes 14, a las 9 A. M., hasta el 
dír. 16 (le octubre, 19.^;'), en las oficinas de la Junta, edificio Inten- 
dencia, San Juan. 

Las solicitudes ])ara, dichos exámenes de])ernn dirigii'se al s(^- 
cretario do la Junta y no serán aceptadas las que fueien presenta- 
das después del día 15 de se])tieml)i'e, 1935. 

DAVID kS. RAMÍREZ, 

Sec retar io-Tesoi-ero 

Interino. 



C. L. CLAUSELLS 

INGENIEROS 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 

EDIFICIO GONZÁLEZ PADIN - SAN JUAN, P. R. 

Edificios y armadura.s para techos de acero. 

Refuerzo para estructuras de hormio'ón. 

''Steel Joists" para i)isos y azoteas. 

"Steeltex'' para losas, plafones y ])aredes. 

Productos de Asfalto y Asbestos para techar. 



Cumplimiento Exacto 
Servicio Único 



Es lo qae brinda la 



Tipografía San Juan 



En sus Revistas 



San Sebastián 78 



Tel. 1130 



ÜT 



REVISTA- DE 

OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 





Camino "Guüarte,'' de Adjuntas. 



Septiembre, 1935 



cylño XII 




Número IX 




Solicite carta de colores a sus 
agentes. 



STUCO and CONCRETE 
P A I N T 

Es la Mejor Pintura para exterio- 
res de concreto 

Porque cubre y rinde más que otras y cuesta relativa- 
mente menos. Debido a sus altos componentes, desafía 
la intemperie por largos años protegiendo la propiedad. 
Es la pintura semi mate más solicitada por los moder- 
nos propietarios e ingenieros. Es otro producto de 
"THE SHERWIN WILLIAMS CO." — Los más gran- 
des fabricantes de pinturas en el mundo. 



Sucrs. de A. Mayol & Co. San Juan, P. R 



Americdn Rdilrodd Company 



OF PORTO RICO 



SERVICIO RÁPIDO Y ECX)NOMICO EN EL TRANSPORTE DE 
PASAJEROS Y mercancías. 

NUESTRA EMPRESA ESTA EN CONDICIONES DE DAR EL MEJOR SERVI- 
CIO A LOS SEÑORES CONTRATISTAS EN EL TRANSPORTE DE 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 



Seguridad jr Eficiencia 



FIEVSSTABl 



BLECÜí 



^ 



AÑO XII 



¡R 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SEPTIEMBRE DE 1935. 



AVRI® 



Editorial 
Estallo Actual de las Profesiones en Puerto Rico y 
su Porvenir. 

Por el Dr. José Padín 10:31 

Park Possihilities in Puerto Rico 10^34 

Proyecto de Ley 10^^ 

Reglamento General de Construcciones de la isla 

de Puerto Rico 1^^^ 

'^Sistema Económico de la isla de Puerto Rico 

Por Ramón Gandía Córc'ova 1048 

Geología de Puerto Rico 
(Continuación) 

Por Iloward A. Meyerhot'f 1047 



Xo. IX. 



mmmmmmmmmmmmmmmm^ 



V: '< •=■ :• 






yc: 



m 



NATIONAL CITY BANK 



OF NEW YORK 




INDEPENDENCIA 

La independencia real es la emancipación 
financiera, que no proviene de lo que se 
gana sino de lo que se economiza. 

Ahorre usted mientras está en edad de 
producir, después será demasiado tarde. 

The National City Bank of New York 



Ciento veíntifres 
años de servicio y 
seguridad bancaria 





Oficina Principal 

en Puerto Rico 

San Justo No. 2 

SAN JUAN 



I 



C. L. CLAUSELLS 

INGENIEROS 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 

EDIKK^IO GONZÁLEZ PADIN - SAN JUAN, 1\ R. 

Ediik'iOvS y arniaJiira.s para techos de acero. 

Refuerzo i^ara estructuras de hormigón. 

"Steel Joists" para pisos y azoteas. 

'"Steeltex" para losas, plafones y paredes. 

Pro 'uctos de Asfalto y Asbestos para techar. 




f OTOGRABADOS W'^jl 



REVISTA d: 




'ñU 







FUEIT© MECO 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Intei-ior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Publicas; para fomentar las industrias 

e impulsar el arte de construir. 



FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



Director : 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$6.00 



AÑO X I T. 



Enicrcd as second class matter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1024 at the Post Office under ihe Act of March 3, 1879 

x\ü. IX, 



S E P T I E M B K E D E 1 9 3 5. 



Estado actual de las profesiones en Puerto 

Rico y su porvenir 

(ONEEPvENCMA DADA POR EL COMISIONADO DE IN8TKP(^(M0X ])R. JOSÉ PADIX KX LA ASAMP.LLA 
DE LA SOCMEDAD DE LXGENIEKOS EL DÍA 15 DE SEl^riEMlUiE DE W:Vo. 



-El. mniulo está líeiio de una porción de cosas". Stevenson 

Las ])rofesiones son nn índice elocuente del pro^rreso 
cultural alcanzado por un pueblo. Prima facíe represen- 
tan una extensa división del trabajo, una estructura social 
compleja y un avance considerable en la conquista del me- 
dio. Certifican (pie el grupo ha resuelto satisfactoriamente 
el problema fundamental de las subsistencias o, que al 
menos, lo tiene bajo coutrol de suerte que el logro del pan 
nuestro de cada día no constituye ya su principal preocu- 
I)ación. Primero hay que vivir para después profesar, 
indican en fin, que la colectividad se ha convertido en co- 
munidad civilizada. Una comunidad civilizada no vive 
esclava del pan. Lo cual quiere decir que no vive de pan 
solamente ni seta subordinada a la tarea de moler trigo y 
de hornear bollos por cuenta propia o ajena. Ya se sabe 
que es posible vivir de pan solamente contra el precepto 
bíblico y que hasta es frecuente vivir esclavizado para 
proveer cantidades de pan que no consume quien las pi'o 
unce. Por ahora me limitaré a afirmar que en una comu- 
nilad civilizada debe haberse resuelto el problema de las 
subsistencias a tal grado que haya campo para los frutos 
del espíritu, es decir, para la producción de bienes cul- 
turales. 

En un pueblo de economía primitiva no hay médicos- 



cirujanos, ni abogados, ni ingeiiieros. Escasc^an los pi'o- 
fesiouales. Todos los varones adultos, íísiccinuMlc apios, 
se de:lican a la guerra, a la caza, a la ])esca, a la siembra, 
en fin, a. menesteres impuestos ])or la necesidad de hacer 
aco])io de j)rovisiones. La naturaleza se muestra tacaña, 
hostil. Hay que ])i'0])iciarla constantemente. Puede de- 
cirse que el único j)rofesional en estas sociedadíí^s primitivas 
es el meáicine-man, el curandero-agorero, especializado en 
]?»«5 complicadas artes de conjurar los maleficios y de tener 
en jaque a los ers])íritus malos. De e^ste tipo era la socie- 
dad aruaca epie habitaba el Borinquéu cuando vhiieron 
los españoles a echar los cimientos de nuestra civilización 
cristiana. 

Ponce de León nos constituyó en una colonia de ex- 
plotación. No se asombre ni se irrite nadie. Siempre es 
preferible llanmr las cosas por sus nombres propios. Toda 
la América se convirtió en colonias de explotación para 
beneficio del Viejo Mundo. La característica esencial de 
una colonia es que en ella las cosas valen más que las per- 
sonas; éstas, las i)ersonas, están subordinadas a aquéllas, 
las cosas. Es más, las personas son toleradas para el 
servicio y la g:oria de las cosas. El oro, el mar- 
fil, la goma, el ])etróleo, el aziícar, el café, el algodón, 
el trigo, estos son reyes en las colonias, reyes por la gra- 
cia de Dios. Su. hegemonía es iudiscutible e indiscutida. 



1032 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



L¿is pensoiia.s, o mejor dicho, los naturales del país, son 
subditos. El vasto continente africano es en la actualidad 
el mejor ejemplo de las colonias de explotación. El que 
quiera saber hasta qué grado puede llegar la subordinación 
de las personas a las cosas que lea, por ejemplo, la histo- 
ria de la goma en el Congo belga. O que procure enterarse 
(ie lo que está ocurriendo ahora mismo en otras partes de 
África, en territorios bajo la protección de la Liga de Las 
Naciones. O en Asia. O en Oceanía. O en América. 

Por fortuna nuestra los yacimientos de oro del Bori- 
quén resultaron ser en extremo ruines y se agotaron má^s 
rápidamente aún que la población indígena. En los albo- 
res de nuestra historia de pueblo cristiano se nos presentó 
la oprtunidad de sacudir el duro yugo de las cosas e ins- 
talar la supremacía de las personas, es decir, de estrenar- 
nos como comunidad civilizada. El Rey Católico había 
enviado aquí labradores expertos, semillas, aperos de la- 
branza y animales domésticos en cantidad suficiente para 
inaugurar una economía agrícola de pequeñas heredades 
cultivadas por pobladores permanentes. Pero el oro de 
Méjico y del Perú sedujo a los colonos más esforzados. 
Aunque un gobernador enérgico amenazó cortarles los 
pies a los que intentaran salir de la Isla sin permiso, no 
tardó en despoblarse Puerto Rico. Los huracanes comple- 
taron la obra de destrucción. Puerto Rico se amodorró 
primero y luego se estancó. En 1569 todavía seguía el éxo- 
do. El Gobernador Francisco Bahamonde de Lugo tuvo 
({ue haeer pregonar un bando prohibiendo la emigración 
clandestina so ])ena de muerte para los ^'hombres de baja 
suerte" y de doscientos azotes y la confiscación de la ter- 
cera parte de sus bienes i)ara los de ''calidad." Comentan- 
do el bando dice Coll y Tosté : 

"Este bando de Bahamonde de Lugo, en 1569, 
prueba el estado decadente y espantosamente crí- 
tico que atravesaba la colonización española en es- 
ta Isla, después del descubrimiento y conquista de 
México y el Perú. No se explotaban los placeres 
auríferos ; el brazo indio había desaparecido ; el 
brazo africano no estaba al alcance del empobre- 
cido poblador. La caña se empezaba a explotar en 
trapiches melaeros y el corambe (cueros secos) no 
so i)odía exportar más que por el puerto de la Ca- 
pital, único abierto al comercio, y éste obligatorio 
con Sevilla solamente. El contrabando con holan- 
deses e ingleses salvó a la Isla de una ruina to- 
tal..." (Bo'etín Histórico, XI, páginas 300-801). 

A mediados del siglo XVII la ruina era tan completa 
que Fray Damián López de Ilaro, Obispo de Puerto Rico, 
pudo describir la Isla con tanta agudeza como verdad en 
el soneto siguiente: 

Esta es, señora una pequeña islilla 
Falta de bastimentos y dineros; 
Andan los negros como en esa en cueros 



Y hay más gente en la cárcel de Sevilla. 

Aquí están los blasones de Castilla 
En pocas casas; muchos caballeros 
Todos tratantes en jenjibre y cueros. 
Los IMendozas, Cuzmaiies y el Padilla. 

Hay agua en los aljibes si ha llovido. 
Iglesia catedral, clérigos pocos; 
Hermosas damas faltas de donaire. 

La ambición y la envidia aquí han nacido. 
Mucho calor y sombra de los cocos, 

Y es lo mejor de todo un poco de aire. 

En 1765 todavía duraba la modorra. El Mariscal de 
Campo Don Alejandro O'Reilly nos diagnosticó de este 
moJo: 

"El origen y principal causa del poquísimo adelanta- 
miento que ha tenido la Isla de Puerto Rico es. . . por ha- 
bcn:e poblado con algunos soldados sobradamente acostum- 
brados a las armas para reducirse al trabajo del campo. 
Agregáronse a estos un número de polizones, grumetes y 
marineros que desertaban de cada embarcación que allí 
tocaba. Esta gente, ])or sí muy desidiosa, y sin sugeción 
alguna ])or parte del Gobierno, se extendió por aquellos 
campos y bosques en que fabricaron unas malísimas cho- 
zas. Con cuatro plátanos que sembraban, los frutos que 
hallaban silvestres y las vacas de que abundaron muy lue- 
go los montes, tenían leche, verduras, frutas y alguna car 
ne. Con esto vivían y aún viven. Estos hombres ina- 
plicados y perezosos, sin herramientas, inteligencia de la 
agricultura, ni quien les ayudase a desmontar los bosques, 
¿qué podrían adelantar? Aumentó la desidia lo suave del 
temperamento que no exigía resguardo en el vestir; con- 
tentáronse con una camisa de listado ordinario y unos cal- 
zones largos, y como todos vivían de este modo, no hubo 
emulación entre ellos. Concurrió también a su daño la 
fértil ic^ad de la tierra y abundancia de frutas silvestres. 
Con cinco días de trabajo tiene una familia plátanos pa- 
la todo el año. Con éstos, la leche de las vacas, algún ca- 
sabe, moniatos y frutas silvestres, están contentísimos." 

Agrega O'Rei ly que en toda la Isla sólo había dos 
( cucas de niños; que fuera de la Capital y la villa de 
8an Germán pocos sabían leer y que hacían memoria de 
las cosas ])or éi)ocas de los gobiernos, huracanes, visitas 
de Obispo, arribo de flotas o situados. De ahí quizás la po- 
imlaridad en Puerto Rico de la frase ''por muerte de un 
obispo o ascenso de un gobernac'or, " dicha para expresar 
con amplia vaguedad el correr del tiempo. 

Este parrafito es de oro: 

''Los sujetos distinguidos de la Isla son po- 
^ eos; la única diferencia entre los otros está en te- 

ner alguna colilla más de caudal o su graduación 



UE VISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1033 



de oficial de milicias/' Véase la Biblioteca Histó- 
rica de Puerto Rico de Tapia, páginas 51G-519. 

Vn poco más tarde Fray Iñigo Abad nos pinta de 
esta manera; 

''Estos (los criollos) son bien heelios y pro- 
porcionados; apenas se ve en toda la Isla a^gún li- 
siado. Su constitución es delicada y en todos sus 
miembros tienen una organización muy fina y suel- 
ta, i)ropia de un clima cálido; pero este mismo los 
hace perezosos, los priva de la viveza regular de las 
acciones y del color de su aspecto, que parecen 
convalescientes; son pausados, taciturnos, están 
siempre en observación; pero de una imaginación 
viva para discurrir e imitar cuanto ven; aman la 
libertad, son desinteresados, usan de la hospitalidad 
con los forasteíos; pero son vanos e inconstantes 
en sus gustos. 

Tienen inclinación a las acciones brillantes 
y de honor; han manifestado intrepidez en la 
guerra y sin duda son buenos soldados para ex- 
pediciones y campañas cortas, pues acostumbrados 
a una vida sedentaria, sienten dejarla por mucho 
tiempo ; se inclinan más a las expediciones navales 
y se dedican al corso y contrabando con afición y 
valentía ; resisten mucho el hambre y tienen gran 
espíritu y resolución para el abordaje." (Abbad, 
Historia, páginas 267-268). 

En resumen,, nos iniciamos en 1508 como colonia de 
explotación y fracasamos porque su majestad el rey oro 
i'esultó un rey ñojo que murió de mocezuelo, sin sucesión, 
jorobamos fortuna entonces como comunidad agrícola, pe- 
ro el oro de Méjico y del Perú nos llevó a toda la gente 
de empuje y nos dejó a los pobres de espíritu que convir- 
tieron a Puerto Rico en la isla de los ''forgotten men'', 
agricultores mediocres, tratantes de jenjibre y cueros, sol- 
dados de onda corta, buenos solamente para las campañas 
breves, y marinos intré])idos y de excepcionales aptitudes 
para el corso y el abordaje. A fines del siglo dieciocho, se- 
gún el testimonio de estos historiadores, en lo único que 
nos habíamos distinguido era en la piratería legalizada o 
ilícita. Eramos bravos en el mar y unos benditos en la 
tierra. Fué menester que estallara la Revolución en Tie- 
rra Firme y emigraran a Puerto Rico los Tories o godos de 
Venezuela para que fermentara esto de nuevo y surgiera 
nueva vida. 

Allá para el año 1815 Puerto Rico empezó a organi- 
zarse definitivamente como comunidad civilizada. Vino en 
seguida una división más amplia del trabajo. Surgieron 
las profesiones. Con Cofresí se extinguió la raza de mari- 
nas intrépidos de irresistible vocación para las empresas 
navales reñidas con el derecho marítimo. Empezamos a 
producir poetas, periodistas, médicos, abogados, farmacéu- 
ticos, profesores. La producción de azúcar se industria- 



lizó a lo largo del siglo y vinieron al país ciuímicos e inge- 
nieros de diversas categorías. Con la inmigración corsa, 
mallorquína y canaria recibimos fuertes contingentes de 
buenoN agricultores. La construcción de caminos y puentes 
estimuló la ingeniería civil. El cambio de soberanía multi- 
plicó las facilidades para el estudio y aumentó todas las 
j)rof(>;iones, es])ecialmente las de ingeniería que, si no me 
ccpiivoco, eran las menos numerosas bajo la vieja domi- 
nación. El nuevo régimen nos trajo asimismo otro contin- 
gente de excelentes agricultores, las fruteros continentales. 
Por fortuna i)ara Puerto Rico de entre los nuevas 
profesionales, ])eriodsitas, médicos, abogados, ingenien'os y 
pedagogos, surgieron líderes orientadores de la colectivi- 
dad. Y si bien la revolución industrial se extendió a Puer- 
to Rico y aumentó el valor de las cosas, de la caña de azú- 
car y del café, ]:ior ejemplo, los nuevos líderes eran un se- 
rio obstáculo i)aia que las cosas, aumentadas en valor, pre- 
valecieran siempre contra las personas. Los ])eriodistas 
Tapia y Brau, el médico Betances, el abogado Corchado y 
los maestros Ilostos y Baldorioty, para mencioiuir algunos, 
le daban en esta antigua colonia de explotación un nue\^o 
valor a las personas que les permitía disputarle a las 
cosas su tradicional hegemonía. 

Treinta y siete años después del cambio de soberanía 
la lucha secular continúa en pie. Seguimas siendo un pue- 
blo de economía colonial dedicado principalmente a la i)ro- 
ducción de artículos exportables. Quizás esto sea inevi- 
table. Lo que no es inevitable es que aquí los valores eco- 
nómicos prevalezcan contra los derechos humanos. Las 
personas vamos ganando terreno. En primer lugar, hay ya 
en el país una visión más clara de la lucha y en segundo 
término, las i)ersonas somos cada día más y mejores. Es a 
los profesionales a quienes les corresponde la dirección en 
esta guerra, aunque sólo sea por instinto de conservación. 
En una colonia de explotación el profesional cuya misión 
principal es la conservación de los valores humanos, faci- 
litar el goce de una vida más abundante, constituye un 
serio obstáculo y un reto constante a la supremacía de las 
cosas. Es natural eiue el poder que él impugna procure 
su destrucción. Unas veces trata de destruirlo por medio 
del soborno, sumándolo a su causa, comprándolo a buen 
l)recio dentro de las más escrupulosas conveniencias legales. 
O ras veces lo sitia por hambre privándolo de sus legítimos 
y únicos medios de vida. En estas colonias de explotación 
ll(ga un día tremendamente trágico para todo profesional 
de"sensibilÍLad ; el día en "que tiene que decir si ha de 
caer definitivamente del lado de las cosas o del lado de 
las personas. La decisión no es fácil. He ahí la tragedia, 
porque para el profesional de conciencia es literalmente 
cuestión de vida o muerte, profesional o espiritual. 

Esta larga introducción era indispensable para contes- 
tar la pregunta ¿ cuál es el estado actual de las profesiones 
en Puerto Rico y cuál su porvenir? 

El censo de 1930 arroja el siguiente cómputo de pro- 
fesionales : 



Ingenieros 



600 



;i 034 REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 

Médicos 427 te servicio y pleitesía a aquéllas. Se pagan míseros jorna- 

Dentistas 143 les, se pagran las contribuciones a regañadientes y se gasta 

Abogados 554 lo menos posible en educación 3^ salud públicas. La clase 

Sacerdotes y ministros 364 i)rofesional, con su afán de levantar el nivel de vida, se 

Maestros de escuela 5710 convierte en snbditos rebeldes, en un estorbo el cual es pre- 

Enfermeras 976 ciso suprimir en una foima o en otra ])ara la mayor gloria 

de las cosas. 
Entre los ingenieros hay 295 civiles, 182 mecánicos, 100 ^^ ^^^ ^^^^^ ^.^^ ^^^^^^^.^^^^^ ^^ ^^^^^.^.,^^ ^,^ ^^^ ^,^^^^^^_ ^.^^^^ 

electricistas y 23 de nnnas. _ ^,^ subordinación a, l„s per.sona.s. Lo. valores eeo.iónucos 

\ mi inicio ninguna de estas profesiones ha alcanza- ,,^ i u ,, , i ^ i ■ i i 

•^ . , T ^^^' deben prevalecer niniea conli'a I(\s i^ciTclios liunianos. 

do aún el grado de saturación si se le juzga desle ci punto r .. f .. i • r ^ ^ -,• u 

"^ "^ ^ .11 ^^'^^ cosas tieiulí^n a . n nw una, dicta lina - espoíiea sobre 

de vista del servicio que deben rendirle a una comunidad . ^ ^^^^^ ^^ . , . i • i i i 

^ . 1 .1 1 ^''^- P<^i'>^í^ii«^^ (■s])ecia :>j(Mit(^- en las (olomas ('once las cosas 

civilizada cau- aspira a mantener un nivel de vida decente. • i i i - ~ .• . • ^ 

^ ' , , . í^<^''ii l)iopH\[a;l de (Uieiios ausentistas (pie no ,s:; iiten \)or- 

De los maestros puedo afirmar que el país necesita urgen- , , ^ . . ^ i -^ ^ i- , ^ i- 

^ ^ ^ ^ ,.^^ ,,,^r. ^~ ({ue no comparten la o])iesi()n de su dictadtuia. I n i'espeto 

temente de doce a quince mil para educar los bUÜ^OÜO nmos ,..,,^,,1^1 , , , — 1 1 i • -^ 1 

^ ^ . , maAor a los derechos {•.(' la comuní !ad linbicra evita, o ([ue 

de edad esco.ar con que cuenta, v solo disiione de unos , i> . t>- -^ 1 i " ^ ^ 

. ^. ' . -.^^.,^ ,T. ^^^ ruerto Kuo se talaran los caretaics para senioiar la.ia 

6000, escasamente la mitad. Isecesitamos 1600 médicos y ,, , , , , , , /^ • . 1 

' V que en C iiba se (íestruveían los uosíjik.-; ce Oriente con el 

tenemos 427. Necesitamos 2000 enfermeras v tenemos me- ' . /• tj^i • * • ^ i i 1 1 i 

_ ^ " ., ^ mismo lili. bA reconocimiento de (pie los derechos liumanos 

nos de mil. Aunque en la actualidad parezca que los abo- , , • 1 1 1 - • 1 • 

^ ... están ])or encima de los valoKs eco]n)inicGs en cuahniux' 

gados V los pleitos están en la pro])orcion de (uez a uno, ^ .■ - 1 ^ • ^ • - . , , . . 

^^ , 1 n T^, -1 co.ectivicad ([ue as|)ii(^ a ser teni a por eomunnlad civi- 

todavia no tenemos bastantes abogados. Jid consejero le- i- t , i- -^ n - i^ . !:>• ^ • 

^ . .11 lizada hubiera evitado a([Ui en ruerto Rico to a una sevw 

gal es indispensable para todas las gestiones senas de la . , ,. 1 • i 1 1 

^ , \, , -,..,, ce cesaiiKMOs demasiado larga ])ara (MirinerHila en esta 

vida contenn)oranea. Ln el ramo de ingeniería basta pen- .. , ^ , ^ - ^ ^ 

^ ^ ocasión, ([ue sera menester enderezar en c! |):niodo de re- 

sar en las carreteras, puentes, acueductos, alcantarillados, ^ .. ... 

. ^ ' . . ' construcción que se inicia, 

plazas de mercado, hospitales, teatros, escuelas y viviendas 

que quedan por construir en este i)aís para darnos cuenta Tengo una fe inquebrantable en el i)orvenir de las 

de que no hay exceso de ingenieros. Lo que hay es una profesiones puertorriqueñas que estuvieron batiéndose en 

censurable inconciencia de los servicios públicos y privados retirada durante un largo períoi'o de invasión triunfal 

que estos técnicos están llamados a rendirle a la comuni- por la última cosa que en l^uerto Kico ha ejercido la hege- 

dad. monía en desconocimiento casi absoluto de los derechos 

Y vuelvo al tema central de esta conferencia: en una humanos del millón y medio de habitantes de esta tierra. 

comunidad constituida para beneficio de las personas más Digo que tengo una fe inquebrantable en el porvenir de 

bien que para glorificación de las cosas, todos estos profe- las ])rofesiones ])or(pie la letirada terminó ya y está empe- 

sionales y muchos más que no están aiin autorizados para zaiifo ahora una nueva batalla del Marne. Esa batalla 

ejercer su ])rofesión, estarían trabajando para hacerle la la vamos a ganar las ])ersonas contra las cosas i)orque Dios 

vida más llevadera a los miembros del grupo social. Esta- es justo y su divina voluntad no ])uede ser desconocida im- 

rían educando a niños, hombres y mujeres; estarían prote- puiu^ y (diurnamente. V ])or(pie la historia se re])ite. A 

giendo su salud ; estarían construyendo casas, calles, esciie- cada colonia de ex])lotaeióii, lo mismo que a cada ]uierco, 

las, teatros, hospitales, etc. Habría trabajo y habría re- le llega su San ^lartín. 

muneración adecuada para todos. Donde las cosas gozan 

de indisputada superioridad, sólo es posible hacer por las (Asamb^a ('e la Asociación de Ingenieros. San Juan, P. 

personas lo indis])ensable para que éstas le rindan eficien- R.. 15 de se])tiembre de 1935) 



PARK POSSIBILITIES IN PUERTO RICO 



(Conclusión) 



(Ap])endix D) 
EL MORRO 

The following data relating to El Morro has been taken 
from "IKstoria de Puerto Rico", by Paul G. Miller (Rand 
McNally and Company, New York-Chicago) and is pre- 
sentad with the complim<?nts of Company **F", 65th. In- 



fantry, U. S. A., the present garrison of El Morro. 

The first settlement iii Porto Rico was established by 
Ponco de León in 1508 across the bay from San Juan and 
Vv'as called Caparra (The guide can point out to yon the 
location from the up])er level). Ponce de León had a home 
in Caparra; he never lived in San Juan ¡)roper which was 
settled in 1521. Casa Blanca, the residence of the Com- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1035 



niaiuliji^' Ofíicir oí' tlie V. S. troops m Porto Uieo, was 
built origina] ly m 152:?, two years after the death of Pon- 
ce (]o León, by (lareía Tr'or-lio, a nopliow. for a minor son, 
Lilis Fon ce de J^eón. 

Tlie first fortiñeation was the Fortaleza wliere the 
Oovernoi's ])alaee nov, síaiKÍs; beo;nn in 1533 bnt it was 
not finislied until 1540. 

The eonstnietioii oi' the íir.st t'ortifieation of the .site of 
VA '^k)V]\) was begiiii in 1539. In 1541 the treasnrer eoni- 
plained tiíat ihe aims for the fort had not arrived. In 
1555 the Oovenior leported tJiat eight pieces of bronze had 
been i)laeed in El ]\íorro. 

TJie consínietion of the fort was slow and the liistorian, 
i'.ran, leports that, "The negro slaves brought in fifty years 
before for nse on pnblie worlv.s had nearly all died of oíd 
age." 

h\ 158() an annnal assesment of money was eharged 
against tlie treasurer of México to build the public works 
at San Juan. Thcse remittances consitned the })rincipal 
supph' of money from outside sonrces for tlie Govern- 
ment of Puerto Rico for two centuries. 

la 1586, af til Sir Francis Drake destroyed the city 
of Santo Domingo, it was decided to inerease the fortifi- 
eations of San Juan. The improvement of El Morro began 
with great activity in 1591. 

Drake attacked San Juan in 1595. In March of that 
year a Spanish fieet in route from México to Spain w^as 
driven into the harbor by a storm, and two million pesos 
in gold and silver weie deposited in the Fortaleza. The 
Spanish King advised the Governor that a strong forcé 
was being" organized in Eng'land to take Porto Rico. 

Sir Francis Drake arrive off San Juan on tlie mor- 
ning of Nov. 22, 1595, and was fired on by the forts of 
El Morro and Escambrón (the small fort at the north- 
eastern part of the Lsland). That afternoon Sir Nicholas 
CJifford and Captains l>rown and Strafford were mortally 
wounded while seated at su])per with Sir Francis Drake. 
John líawkins, a famous English mariner was kiüed the 
same day. Tlie following day the English fleet moved to 
the lee side of Cabras Island beyond the; range of the 
Spanisli guns, and Drake personally reconoitered in a small 
boat, sounding* the waters to find a way into the shore. At 
ten tliat niglit he lauched an attack on the Spanish ships 
in he liarbor. lie sent in twenty five boats wdth fiifty or 
sixty men in each boat. Thcy attempted to burn four 
Spanish ships and succeeded in burning one. The light 
from this ship made them clear target for the Spanish ar- 
tillery and they were driven back after an hour's hard 
fighting with the loss of nine or ten boats, four hundred 
men and many w^ounded. The next morning at eight o' 
dock lie sailed out to the sea, but at 4 o 'dock he was seen 
again ai)proaching directly toward the entrance of the har- 
bor and the Spaniards sank three ships in the channel to 
b:ock it. Drake came up off the entrance to the harbor 
but left the next day. 

The Spanish King realized the danger of losing Porto 



Rico, and consigned a special credit of 3,000,000 maravedieí^ 
for the purchase of cannons and other arms and ordered 
a special credit of 6,000,000 maravedíes witli tlie treasurer 
of México for completing the work on El ]\íorro. These 
funds, however, had not arrived some time hiter wlien the 
n(w Governor arrived and found tlie garrisoii reduced to 
134 infantry-men and 14 artillerj'-men. 

On June 6, 1598, the Earl of Cumberland arrived in 
the bay just east of the island on which San Juan is situa- 
ted with one of t)ie strongest forces ever organized against 
the Spanish. He tried first to forcé the San Antonio Brid- 
ge (then ca ded the bridge of the soldiers) with 1000 men 
but failed. lie then landed on the beach between Escam- 
brón and the city proper with 200 pike men and 50 muske- 
teers. They took the defenders of the bridge from the 
flank and rear. The remaining Spanish troops could not 
hold tile forces of Cumberland and thty retired into El Mo- 
rro with about 250 men. 

On the 19lh, Cumberland took posvsession of the city 
and placed his guns for an assault on El INIorro. líe open- 
ed breaches in the walls and the Fort was surrendered on 
the 21st. The day foUowing the English fleet entered the 
bay. 

Cumberland desired to make Porto Rico an English 
colony and he ordered the Spanish to k^ave and cajled for 
volunteers who wished to remain. The epidemic which 
had reduced the Spanish forces now broke out among the 
English and they lost 400 men from the 1000 who had 
landed. 

líe sailed away taking with him all the cannon, the 
belLs of the church, and all the hides, ginger and sugar 
that he was able to seize, to seek his fortune e'sewhere. lie 
left Ilohn Berkley in command. 

Berkley, finding that the epidemic was causing many 
deaths among his people, abandoned the city on November 
23, 1598, aftei- it had been held by the English for 157 

days. 

The following year Spain sent 300 men to recover the 
city, but they found the city abandoned by tlie English. 

The defenses of El Morro were improved and enlarged 
after the invasión by Cumberland. There are two tablets 
made of clay in the walls on the side toward the city which 
rcaxl as follows : 

Reinando Felipe tercero 
Felicísimo Rei de las Españas siendo 
su Gobernador Capitán General de esta 
Isla Sancho Ochoa de Castro Señor de la 
Saisolar de los Condes de Salvatierra 
se acabo er>e baluarte de Ochoa, 
asta el puesto de esta piedra. 
Año 1606.'' 

Quarters for the troops, cisterns and powder maga- 
zines were constructed and some of the defenses facing the 
city were erected. 

On the 24th of September, 1625, there appeared se- 



1036 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



venteen Dutch ships with 2500 men off El Morro. The 
Spanish Commander expected them to attempt a landing 
east of the city and took two pieces of artillery from El 
Morro and constructed tronches east of the city to repel 
the Attack. When the Dutch saw the Spanish works they 
sailed directly for the port and passed El Morro with 
little damage. Of the few pieces of artillery some of the 
cannon had been charged for four years, and others when 
they were fired once were out of action. The Dutch oecu- 
pied the city and tried to take El Morro. The Spanish 
troops finally arranged a sortie from the fort at the same 
time that a forcé from the mainland attacked the Dutch 
from the rear. The combined attaclís drove them from 
the town and aboard the ships. A Spanish officer, a native 
of Porto Rico, Juan de Amezquita, commanded this sortie, 
and subsequently conducted himse'f with great valor in 
the final assault where the flag pole now stands. 

On account of the attacks by the French, EnglLsh and 
Dutch established in the Widward Island on Spanish ship- 
ping and towns, the King ordered the defenses of San 
Juan to be further improved. The originaj plans for El 
Morro had been made by Major Juan de Heli, an engineer 
of the Spanish forces some years before. 

The defenses of El Morro were shown to be insufficient 
and a wall was begun around the entire city in 1630. 

In 1646 Torres Vargas reported that they had expen- 
ded on El Morro 1,900,000 ducats and to finish the work 
would require much more. 

Carlos III sent Marshal de Campo Alejandro O'Reilly 
in 1765 to investígate the defenses. His report showed 
great deficiencies not only in the defenses but in the or- 
ganization, discipline and maintenance of the troops. 

In view of this report, the King authorized the re- 
eonstruction of the fortifications of San Juan and he 
named Colonel of Engineers, Tomas O'Daly, to direct the 
work. lie assigned him a credit of 100,000 pesos annually 
to be remitted from México, sent him a new regiment of 
troops and 445 prisoners to work on the fortifications and 
aLso placed at hls disposal those prisoners who had been 
condemned for contraband commerce. 

In 1776 he had reconstructed El Morro and had con- 
structed defenses to the San Antonio Bridge and had re- 
built San Cristóbal by 1783. This officer also paved the 
streets of San Juan. 

On April 17, 1797, the English again attacked San 
Juan. The fortifications now contained 376 cannon, 35 
mortars, 4 obuse and 3 pedreros and a regular regiment 
of 938 men. 

The British disembarked 7000 men on the beach at 
(angrejos, beyond where the Condado Vanderbilt Hotel 
now stands. They placed their guns near where the hotel 
now stands and bombarded the forts on the east end of the 
island but failed to reduce them and gave up the attempt 
on April 30, 1797. 

In 1898, the first shot of the Spanish-American war in 
Porto Rico was fired from San Cristóbal which was under 



the command of Captain Rivero (now^ living in Porto Ri- 
co) against the American cruiser Yale. 

A naval fight occured between the St. Paul and two 
sma 1 Spanish boats just off El Morro in which the St. 
Paul was victorious. 

Admiral Sampí^on bombarded the fort on the 12th 
of May, 1898. He directed most of his fire into the harbor 
to find out if Admiral Ccrvera was liere. The bombard- 
mont lasted three hours. The effects of the fire can be seen 
on the wall toward the sea. 

The story ls toLI that in 1917 a Germán ship in the 
harbor at the time w^.r was declared trie 1 to escape. The 
o]ie gun available in El Morro was loaded and fired, the 
shot hit the water ahcad of the ship but the gun turned 
over and was out of action. The Germans believed that a 
(li.-appearing gun had been firei and turned back into the 
harbor. 

(Ai)})endix E) 
FORT SAN CRISTÓBAL 

The following eata relating to San Cristóbal were 
riven largely by Cai)tain Ángel Rivero, tlie Spanisli Arti- 
llery Officer, who commanded the Spanish forces in San 
Cristóbal duriiig the Spanish-Americíni War, when he re- 
cently visited his oíd ''Command Post". This data are 
presented with the compliment of Companies "D'' and 
"H'^ 65th Infantry, U. S. A., the present garrison of Fort 
San Cristóbal. 

Oíd records mention San Cristóbal Castle as early as 
1521. Actual construction of Fort San Cristóbal was not 
started, however, until 1631. The sacking of the city by 
the Dutch in 1622 demonstrated the inadequacy of the ci- 
ty's defenses. Fort San Cristóbal and city wall were built 
to remeJy the situation. Late in the eighteenth century, 
8])ain being at war with England, it was realized that an 
attack on San Juan might be expected. Colonel Thomas 
O'Daly, of the Royal Engineers, was sent to improve the 
fortifications at San Juan. He reconstructed and enlarged 
Fort San Cristóbal in the period from 1776 to 1783. The 
English did not attack until 1797 when the troops from 
Fort San Cristóbal aided in successfully repulsing the 
Engli¿;h forces after a two week's siege. The city wall 
which formerly ran from Fort San Cristóbal to the bay 
was torn down in 1897. A gate in this wall, ''La Puerta 
de Santiago", was located on the road, to the east of the 
})resent Casino de Puerto Rico. 

The first shot fired in defeiiding Porto Rico during the 
Spanish-American War was fired from a battery on Fort 
San Cristóbal. Captain Rivero handed the keys of the Fort 
to Captain Henry Ree:l, U. S. A., on October 17, 1898. On 
the occasion of his recent vLsit, Captain Rivero found con- 
ditions very little changed from what they were on that 
date. 

The ammunition tunneLs now used for the storage of 
ammunition, were u^ed during the Spanish regime for the 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1037 



same purpose. An enormous amoiint of ammunition was 
♦stored in the main tunnel, corridors, and side rooms. This 
section of the Fort was called by the Spaniards, Santa Bar- 
bara, for their patrón saint who guards against explosive 
catastrophes. 

The 8mall tunnels leading throughout Fort San Cris- 
tóbal and Princesa Battery were ammunition tunnels and 
mine galleries. At the end of the mine galleries, mines 
were planted. These mines were barréis of powder eovered 
Nvith tar and connected by fuses to a cenrtal point. It is 
possible that some of these barréis of powder are still in 
placo. 

The long tunnels connecting Fort San Cristóbal with 
El Morro, the Governor's Palace, Escambrón and La Mari- 
na, having outlived their usefulness, were shortly before 
the Spanish American War, fílled with debris to serve as 
loundations for the necessary construction called for by 
modern warfare. 

One of the rooms of the main tunnel was used, in 
Spanish days, as a death cell for those whose mortal exis- 
tence was soon to cease by royal decree. In this cell, some 
ninety yeai^s ago, a Sevillano Artillery Captain was con- 
íjned, sentenced to death for mutiny. While awaiting 
''the Day", the ambitious artilleryman painted on the 
walls of his prison cell the likeness of seven Spanish gal- 
leons. A small ventilating shaft in the end of the room 
provic'ed the only light available for the artist. These 
paintings are well preserved to this day and are quite cre- 
ditable. Better pictures may have been painted in more 
plcasant surrounding and under better conditions, but it 
is doubted if a work of art of equal valué has ever been 
produced under similar circunmstances. 

The mutiny, for which our brave Sevillano Captain 
and artist was confined, in volved the entire garrison of 
Fort San Cristóbal. A son, having been bom to the King 
of Spain, the soldiers requested that one year of their ser- 
vice be remitted. While there must have been some pre- 
cedent for such a petition, their request was not granted. 
Whereupon, the entire garrison of Fort San Cristóbal mu- 
tiniec^, firing on the city until thier ammunition was ex- 
hau^sted. The Commanding General foresaw an attempt by 
the mutineers to replenish their supply of ammunition 
through the tunnel from the Escambrón Polvorín (Present 
National Guard Warehouse). Accordingly, local troops 
were stationed at the Polvorín end of the tunnle, where 
they captured the ammunition detall of the mutineers. 
Then going back through the tunnel with their prisoners, 
they easily gained access to the Fort and quickly quelled 
the mutiny. 

Jutting out over the Atlantic Ocean, from the w^a'ls 
of Fort San Cristóbal, stands the ''Ilaunted Sentry Box." 
Bntrance to it was secured from the ammunition tunnels. 
The legend of the ''Ilaunted Sentry Box'' Is that during 
a certam dark and stormy night, some bundred years ago, 



the sentinel assigned to duty in tliis stern sentry box dls- 
appeared without warniíig nnd withoiit cause, líis uniform 
was left behind. A sheer dvop of !()() feet to the water 
below made escape impossible in that direction. (Air- 
planes were not then behig used). 4'he disappearance could 
n.ot be exi)lained, so it was considered to be the work of 
his satanic majesty. Tlie true bnt h^ss poetie story as told 
by Captain Rivero, is that a Spani.sh soldJiM' deserted while 
on guard therein, leaving his uniform ainl equipment to 
avoid detcvtion. líe was located many years later on a 
farm near Caguas, but by order of tlu^ (lovernor was not 
apprenhended. 

On going down tlie steps into tlio imnuMise cistern un- 
der Fort San Cristóbal, one way, with tlu^ aid of a strong 
flashlight, discern higli up on tlie opposilc sido of the cis- 
tern wluit ai)pears to be a print of Saint (1irist()¡)lior. This 
l)icture lias ])layed a most iniportant parí in the liislory of 
San Juan. In the early Spanisli day.s Fort San Cristóbal 
furnished a considerable part of the city water sup])ly. The 
picture of the good San Cristophcr was Jnnig in the cistern 
and tliere was never a shortage of water. r>nt a new priest 
came Avith new ideas, líe thonght San Cristophcr 's picture 
should ])ro])crly hang in the cha peí of the Torlress. And 
there it was hung. Immediately the rains sto|)])ed. The 
spring dried up. The cistern became eiiipty. The devout 
])eopl(' of San Juan fasted and ])rayed í'or rain, but none 
came. Suddently, one night the heavens oi)(muhI and the 
rain fell in torrents. The next morning the soldiers in 
going to their chapc^l found the ])ictnre of San Crls1o])her 
missing. A long search followed. It was at last íound 
high u]) in it,s accnstouied jilace on tlu^ wall of tlu^ cistern, 
Since then neither priest ñor infidel lias liad the courage to 
remove it from its chosen place. 

The ancient chapel of Fort San Cristóbal, now^ the bar- 
bershop of Company "D", 65th Infantry, was used dur- 
ing Sampson's bombardment oF the city as a temporary 
storage room for a mili ion rounds of Muuser rifle ammu- 
nition. A shell from Sampson's fleet entcred the chapel 
and exploded at the foot of the statne of the Virgin. The 
million rounds of ammunition into which the bursting shell 
fell were not detonated. The Spaniards believed the watch- 
ful care of the Virgin prevented a great catastrophe. 

A red X ])ainted on the wall of the n))per ramparts 
marks the spot w here ñve membei*s of the Spanish garrison 
were killed by a shell from Sampson's fleet. 

An amusing inci lent of this engagement was told by 
Captain Rivero. During the evening ])rior to the bom- 
bardment of Fort San Cristóbal, the American fleet an- 
chored off San Cristóbal. A sentinel posted on the up])er 
rampars watchel their mooring rather nervously. Sud- 
Tently a great ball of light struck him. Thinking he was 
hit by a shell he procceded to fall off the wa'l into the 
moat one hunilred feet below. A broken leg was the price 
he paicl to learn the power of a modern setirchll^ht. 



1038 



íiEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



PROYECTO DE LEY 



(R. C. No. 13) 



RESOLUCIÓN CONJUxNTA 



AUTORIZANDO AL GOBERNADOR DE PUERTO RICO TAHA 
QUE GESTIONE ANTE LA JUNTA CRí:ADA POR LA LEY 
APROBADA POR EL CONGRESO DE LOS ESTADOS UNI- 
DOS EN JUNIO l.S, 1934, TITULADA ''PARA PROVEER 
EL ESTABLECIMIENTO, OPERACIÓN Y MANTENIMIEN- 
TO DE ZONAS DE COMERCIO EXTRANJERO EN PUER- 
TOS DE ENTRADA DE LOS ESTADOS UNIDOS, FACILI- 
TAR Y FOMENTAR EL COMERCIO EXTRANJERO Y PA- 
RA OTROS FINES,'' EL ESTABLECIMIENTO, OPERA- 
CIÓN Y^ MANTENIMIENTO DE UNA ZONA FRANCA EN 
EL PUERTO DE SAN JUAN, PUERTO RICO, Y PARA 
OTROS FINES. 

POR CUANTO, El Coiigmso de los Estados Unidos 
con fecljci de jiiiiio 18, UJ-U, aprobó una ley titulada *'Para 
proveer el establecimiento, operación y mantenimiento de 
zonas de comercio extranjero en puertos de entrada de los 
Estados Unidos, facilitar y fomentar el comercio extranje- 
ro, y ])ara otros fines ; 

POR CUANTO, Puerto Rico está incluido en la frase 
,' ESTADO" seg-ún se define en dicha ley ])ara i)oder g'ozar 
de los i)iivilet?ios del establecimiento de zonas de comercio 
extranjeio, (zona franca) ; 

POR CUANTO, el apartado ^'d" de la sección 2da. 
de dicha loy especifica : 

"En caso de que en un p]stado las facilidades portua- 
rias de cualquier puerto de entrada sean propiedad y estén 
controladas i)or el Estado y si en dicho Estado las facili- 
dades portuarias de cualquier otro puerto de entrada son 
propiedad y están controladas por una municipalidad, la 
junta no considerará solicitud ])or corporación pública para 
el establecimiento de una zona en tal Estado, a menos que 
tal solicitud haya sido autorizada por una ley de la Legis- 
latura de tal Estado (a])robada después de la fecha de es- 



tar en vigor esta Ley) "; 

POR CUANTO, el Gobierno Insular de Puerto Rico 
c dueño y tiene bajo su control facilidaíles ])ortuarias en el 
l)uerto ('e 8an Juan ])()r conducto de la Junta de Puertos 
de San Juan y el municipio de Ponce es dueño de las faci- 
lidades portuarias de aquel puerto ; 

POR CUANTO, el ai)artado "d" de la sección 2da. 
de la ley antes mencionada cubre el caso de Puerto Rico ; 

POR CUANTO, el establecimiento de una zona de 
comercio extranjero (zona franca) en Puerto Rico será de 
grandes beneficios para la agricultura, industria, comer- 
cio y navegación de los Estados Unidos Continentales y 
de grandes ventajas y beneficios para la agricultura, in- 
dustria y comercio del Pueblo de Puerto Rico ; 

POR CUANTO, debido a su posición geográfica, a las 
facilidades portuarias conque cuenta, al volumen de ne- 
gocios que por diclio puerto se hace, a las mejoras adicio- 
nales de que está siendo objeto, el Puerto de San Juan es 
el más apropiado para el establecimiento de zona de co- 
mercio extranjero, (zona franca), 

POR TANTO, Resuélvese por la Asamblea Legislativa 
de Puerto Rico : 

Sección 1. — Por la presente se autoriza al Gobernador 
de Puerto Rico a solicitar de la Junta de Zonas Francas 
de Comercio, creada por la Ley de Congreso de los Estados 
Unidos, aprobada en 18 de junio de 1934, uiia concesión 
para establecer, mantener y operar una zona franca de 
comercio en el puerto de San Juan, Puerto Rico. 

Sección 2. — Toda ley o ])arte de ley que se oponga a la 
l)resente, queda por ésta derogada. 

Sección 3. — Esta Ley, por ser de carácter urgente, em- 
pezará a regir inmediatamente después de su aprobación. 

Aprohada en 22 de julio de 1935. 



Reglamento general de construcciones de la 

isla de Puerto Rico 



CONSTRUCC^ IONES DE HORMIGÓN ARMADO 



CAPITULO I 
GENERAL 



101. Objeto : 

Esta división del ''Reglamento General de Coiistruc- 
ciones de la Isla de Piiorto Rico" se aplicará a tolas las 
construcciones de hormigón armado que se verifiquen en 



Puerto Rico con arreglo a las disposiciones de la ley gene- 
ral de construcciones titulada 

la cual fué aprobada en 



y enmendada en 



En todas 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



lor]9 



las construcciones de hormigón armado a que fueren apli- 
cables las disposiciones de este reglamento, regirán las de 
esta sección, sobre las de cualesquiera otras cuya aplica- 
ción pudiere resultar contradictoria. 

La.v; normas prescritas y principios establecidos en es- 
ta sección tienen por objeto establecer las condiciones den- 
tio c'o las cuales deben desarrollarse los cálculos y fijarse 
le:; piocedimientcs y métodos a seguir en las construccio- 
res do hormigón armado, así como efectuarse las pruebas 
ic los materiales y elementos que las constituyan. 

102. Permisos y Planos : 

Planos y detalles típicos de todos los miembros estruc- 
turales que formen parte de una obra, indicando su posi- 
ción y tamaño ; disposición del refuerzo ; las cargas móviles 
y fijas empleadas en los cálculos del proyecto, etc., serán 
scmeti^^s para su a]H'obación al Comisionado del Interior, 
o su ic[)iesei]tanto, y ninguiui obra i)odrá construirse sin 
haber sido previamente revisada y debidamente aprobada. 
To.'a solicitud de permiso para construir, reparar o alte- 
rar una obra, se radicará acompañada de tres copias azu- 
le,", de los originales del proyecto, quedándose una copia 
en los 'archivos permanentes del Departamento del Interior, 
División de Construcciones, y las otras dos copias aproba- 
das se devolverán una al dueño o constructor y la otra al 
agente del gobierno encargado de la inspección de la obra. 

DEFINICIONES 

Las definicioiLCs siguientes explican el significado de 
algunos términos que se emplearán más adelante en esta 
sección : 

Agregado : Véase árido. 

Agntpación de barras en ángulo recto : En los pisos 
reforzados en cuatro sentidos, una agrupación de las ba- 
ilas colocadas en un espacio cuya anchura es aproximada- 
mente el 40% deA ancho del cuadrilongo foniiado por las 
líneas entre los centros de las columnas que sui^tentan el 
piso, hallándose el eje de dicha agrupación en coincideaicia 
con el lado mayor del cuadrilongo. 

Anclaje : El empotramiento de una barra de acero, 
recta o de gancho, en el hormigón para prevenir su desliza- 
miento al sometérsele a alguna carga. El anclaje de las 
barras en tensión en vigas se medirá desde el punto de con- 
tra-flexión o de momento flector nulo. 

Área virtual del acero : La obtenida multiplicando el 
área de la^ secciones trasversales de la armadura por el co- 
seno del ángulo entre la dirección en que estén colocadas 
las barras y la en que se desea hallar la efectividad del 
refuerzo. 

Área virtual del hormigón : La superficie de una sec- 
ción trasversal que se halla entre el centroide del acero en 
tensión y el plano de mayor compresión de una viga o 
losa, cuyo ancho es igual al de la losa o viga rectangular 



o al del ancho de la faja de com})rensión de una viga T. 

Aríí'o: Cualquier material inerte usado como rele- 
no o agregado en morteros y hormigones, considerado in- 
dependientemente de su fujición como matericil de cons- 
trucción. 

Armadura negativa: El acei'o colocado para resistir 
la tracción o tensión en cualquier sección solicitada por 
un momento flector negativo. 

Armadura positiva : El acero colocado [)ara resistir 
la tracción o tensión en cualquier sección solicitada i)or un 
momento flector positivo. 

Banda central: Una porción cuadrilonga de uiui losa 
plana con área igual al de una mitad (h^ un recuadro y 
cuyo eje principal se extiende en la dirección en (|ue se cal- 
culan los momentos flectores, coincidiendo con la línea cen- 
ti'al del recuadro. 

Banda sobre los apoyos: Una ])orción de una losa 
plana con área igual a la de la mitad de nn recuadro ocu- 
pando dos fajas iguales contiguas y una a cada lado de 
cualquiera de las líneas delimitadoi*as (!(• dicho rc^cuadro 
que se extienden de centro a centro de los apoyos o colum- 
nas. 

Barras deformes: Véase barras rnjj^osas. 

Barras rugosas: Las ])rovistas de lóbnle)s o i)royec- 
ciones o protuberancias mo'deados como parte integrante 
de las barras en cuya sui)erficie se hallen. Los alambres 
de telas metálicas unidos entre sí ])or soldaduras a no más 
de 30 centímetros (12 pulgadas) a lo largo del refuei-zo 
principal entretejido con alambres de tamaño no menor 
e^ue el No. 10 podrán ser considerados como barras rugosas. 

Capitel (de columna) : El a<>"randamiento de la ex- 
tremielad superior de una coluirina de hoi'migón ai'mado 
I)royectado y hecho como parte integraiite de la colunuia y 
e'e la losa soportada. En casos es])eciales, una armazón de 
acero unido de^bidamente a la columna y losa soportada y 
protegida contra la acción del fuego ])or una cai)a de hor- 
migón no menor de 5 cm. (dos pulgadas). 

Carga fija: Véase carga muerta. 

Carga móvil: Véase carga viva. 

Carga mnerfa: El peso de las i)?irtcs [)ei"ma]ientes de 
una construcción o sus elementos. 

Carga viva: La resultante d<d peso de cuerpos mó- 
viles y fuerzas vivas actuando momentáneamente o ])or i)e- 
ríodo8 de tiempo indeterminados sobre ujia construcción o 
elementos de ésta. 

Cielo raso apanalado: La ])arte iní'er.'or de losas i)la- 
nas en cada una de la.s cuales hay una ])orción de menor 
espesor que el resto de su recuadro delimitada dicha por- 
ción aproximadamente por el períme^i'O del área común a 
las dos bandas centrales. 

Co'umna: Elemento estructural destinado a resistir 
compresión cuya longitud cíí más de tres veces su menor 
c.imení:ión seccional. 

Columna coinpuesía: Cualeiuicr columna con un nú- 
cleo central de hormigón rodeado por una hélice o espiral 
de metal, reforzado además con barras longitudinales, den- 



1040 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



tro de cuyo centro hay una columna de acero o liierro fun- 
dido calculada para resistir solamente una parte de la car- 
^a total que debe ser sostenida. 

Columnas ff pilarfs zioiclfcdo.^ : Los constituidos por 
un núcleo ciiM-ulfir zuiu'liado con armadura espií'al, con 
cercos u otra armadura equivalente. 

Columna revesfírJa : Cualquier columna de acero es- 
tructural proyectadla ])ai'a resistir la carga i)rincipal que lia 
de ser sasteni;]a conjuntamente con cualquirr oti-a carga 
adicional a ser rcpai'íida en el hormigón con que se re- 
viste. 

Consistencia : La relativa ])lasticidad de un mortero 
w hormigón fresco, antes de su fraguado. 

Hormigón: Una mezcla de cemento Portland, agre- 
gados áridos ñno y grneso y agua. 

Lcchosichicl : Sustancia de color blancuzco compues- 
ta de paitículas sumamente finas de ])oca o ninguna dureza 
acumulada sobre la su[)erñcie de hormigones o morteros 
fi'cscos de reciente vaciado en moldes. 

Losa rasa o plana: Losa de hoi*mígón armado, gon(^- 
ralmentn sin vigas ni carreras i)ara transferir la carga ])or 
la cual fuere solicitada a los puntos de apoyos sobre los 
cuales actúe. 

Momfnio ¡lector nc(jafivo: El que tiende a doblar el 
eje neutro del miem])ro solicitado en forma cóncava hacia el 
suelo y convexa desde el suelo. 

Momento ¡lector positivo: El que tiende a doblar el 
eje neutro del miembro estructural solicitado en forma 
convexa hacia el suelo y cóncava desde el suelo. 

Mortero: Una mezcla de cemento Portland, árido fi- 
no y agua. 

Núcleo coliimnar, o de columna: Área o sección, en el 
centro de una columna o pilar, delimitada por la proyec- 
ción horizontal de la superficie exterior formada por un 
zunchado. 

Pedestal : En una construcción, un miembro en com- 
prensión cuya altura no excede de tres veces la menor di- 
mensión de su sección horizontal. 

Pilar: Véase columna. 

Piso seta: (losa continua sin vigas). Losas planas 
continuas con armaduras cruzadas que se apoyan direcla- 
mente sobre los pilares o columnas, a los que están rígida- 
mente unidas. 

Re¡uerzo negativo: Véase armadura. 

Retalio del capitel : La parte de una losa plana o ra- 
sa, alrededor de una columna o pilar, de mayor espesor que 
el resto de la losa. 

Tramo : Trecho, espacio o distancia entre ejes o cen- 
tros de elementos de una construcción. 

Zapata : La parte de la base de muros, columnas o pe- 
destales destinada a repartir la carga sobre el material del 
cimiento que los sostienen. 

Zunchar: Veuh con cercos o espiral metálico. 



CAPITULO II 
MATERIALES Y PRUEBAS 
201. Pruebas: 

Por cuenta del dueño. 

(a) Cuando se requieran pruebas o se exijan de 
v/ nc^\]c con las disposiciones de este capítulo ])or el Comi- 
.'•"onado del Interior, o su repi-esentaníe autoriza lo, se ha- 
rán ])or cuenta del dueíio de la obra, (juien suministrará 
los medios convenientes y adecuados ])ai'a verificar las in- 
vestigaciones requeridas. 

Métodos. 

Tales pruebas se harán de acuerdo con los métodos 
p 'optados por la Sociedad xVmericana para Prueba de xMa- 
: v'ales (American Society í'or Testing Materials). 

Responsabilidad para efecínarlas. 

(b) Tollas las pruebas se vei'ifiearán por personas 
(í"iii])etente.s La comf)eíeiicia será juzgada por la habili- 
dad técnica y la experiencia del que ejecute las pruebas. 
El Comisionado del Interior queda investido con el poder 
de rechazar o desaprobar cualquier investigación o prueba 
hecha ])cr persona o personas, cuyos records profesionales 
muestren incompetencia técnica. Copias del resultado de 
las pruebas se archivarán en la oficina del Comisionado del 
Interior ''División de Construcciones", por dos años des- 
pués de la aceptación final de la estructura en que se hu- 
bieren empleado. 

Materiales que pueden probarse. 

Las pruebas se harán de todos o parte de los mate- 
riales que se usen en la construcción de hormigón o de 
hormigón armado cuando hubiere motivos para dudar de 
la adaptabilidad de tales materiales, para los fines a que se 
destine. 

(c) El Comisionado del Interior, o su representan- 
te autorizado, tendrá el derecho de requerir que se efectúen 
las ])rubas que fueren razonables del hormigón que se estu- 
viei e empleando en cualquier obra con el fin de determinar 
si los métodos y el material usados producen un hormigón 
('g Ir. caddad requerida. 

Las muestras del hormigón se escogerán de los sitios 
en donde se estuviere vaciando en encofrados, y la mane- 
ra de tomarlas, conservarlas, prepararlas y probarlas se 
ajustará a los métodos recomendados por la Sociedad Ame- 
licana para Probar Materiales (American Societv for 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1041 



Testing^ Materials). 

202. Prueba.s bajo carga : 

(a) El Comisionado del Interior, o su representan- 
te autorizado, queda facultado i)ara ordenar pruebas ba- 
jo carga de toda estructura o parte de ella que hubiere si- 
do terminada, cuando las coiuliciones de la obra hubieren 
sido tales que oi'reciereii dudas razonables en cuanto a ,su 
aptitud i)ara los fiiu\s i)ara los cuales fué proyectada. Ta- 
les i)ruebas no se llevarán a efecto mientras el hormigón u 
hormigón armado, en su caso, no tenga 60 días de edad. 

(b) En tales i)ruebas, el miembro o ])arte de la es- 
ti'uctuia (¿ue se investigare será probado con una sobrecar- 
ga do vez y media la carga móvil usada para su cálculo, más 
la mitad de la carga fija. La carga se dejará por un pe- 
río:^-0 de veinticuatro horas ant(\s de ser removida. Si du- 
rante el período en que se aplicare la sobrecarga, o des- 
pués de su remoción, el miembro o parte de la estructura 
probada tuviere señales de haber fallado, entonces se pro- 
cederá a efectuar le; cambios o modificaciones requeridos 
]jara que la estructura sostenga la carga para la cual hu- 
biere sido proyectada, o si fuere posible, se permitirá el 
uso de la esti'uctura para otros fines que requieran una ca- 
pacidad o carga inferior. La CvStructura se considerará ha- 
ber fallacio si dentro de las veinticuatro horas inmediata- 
mente subsiguientes a la remoción de la carga de prueba la 
losa o las vigas no han recuperado la posición horizontal 
original, por lo menos en un 75% de la deflexión total al- 
canzada durante Tas veinticuatro horas de la aplicación de 
la sobrecarga. 

203. Inspección : 

En to:la obra de hormigón, la construcción será ins- 
])Cccionada por el ingeniero o arquitecto autor del proyec- 
to o por un inspector competente que sea responsable a los 
autores de la perfecta ejecución de la obra. Se llevará un 
record de las insi)ecciones efectuadas, de todos los mate- 
riales usados, su calidad y cantidad, la relación agua-ce- 
mento (en las obras en que hubiere reg,imen hidrotécnico) ; 
la mezcla y la colocación del hormigón y del refuerzo. El 
record de inspección también comprenderá una relación del 
progreso de la obra; y de la protección dada al hormigón 
durante su fraguado. Estos records deberán estar a la 
disposición del Comisionado del Interior, o su representan- 
te autorizado, en todo tiempo durante el período de la 
construcción, y copias de los mismos se entregarán al Co- 
misionado del Interior o su representante para ser archi- 
vados por un período no menor de dos años, contado des- 
de la fecha en que se hubiere autorizado por el Departa- 
mento del Interior el uso de la construcción. 

204. Cemento Portland: 

El <?emento Portland que se use en obras de hormigón 



u hormigón armado, se ajustará a las normas establecidas 
por la Sociedad Americana para la Prueba de Materia- 
les (American Society for Testing Materials). 

205. Agrega.'os para hormigón: 

(a) Los agregados para hormigón y lioi-migón ar- 
ma 'o. consistirán de arenas naturales y graves, ])iedra tri- 
turada, o cuahiuier otro matei'ial inerte de origen mineral, 
limpio, duradero y resistente. Agi-egados (pie contengan 
más de un o^v , de su ])eso de partículas blandas, desmenu- 
zables, delgadas, laminadas, o alargadas, lu) serán permi- 
tidos. Tamj)oco se permitirá el uso de agregados con más 
del 2/f de su ])eso de aluvión y residuo en i)olvo de tritu- 
radoras que pase por un tamiz normal No. 100. Cuando 
un agregado árido contenga estas tres cla.ses de materiales 
nocivos en exceso de un 5 /^ de su peso, N(i*án rechazados. 

(b) Xingnn agregado contendi-á álcalis cánticos o 
substancias oigánicas (pie [)rodnzcan un color más oscuro 
que el noimal al ser probado con arreglo a los ensayos 
prescritos ])or la Sociedad Americana para Prncba de Ma- 
teriales (American Soci(*ty for T(\sting Alateriíds). 

(c) El tamaño máximo d(^ las partículas del agrega- 
do no excederá de lj5 de la menor distancia entrií las pare- 
des del encogrado en que se fuere a echar, ni (\\cedei"á tam- 
poco de o|4 díl espacio mínimo franco entre el acero de 
refuerzo. Por tamaño máximo del agregado se entenderá 
el que hubiere entre los bordes de un espacio cuadriforme 
mínimo que permita el paso de un 85% del peso del agre- 
gado grueso. 

206. Kefuerzo de metal: 

(a) El hierro y el acero estructural se ajustarán en 
cuanto a sus propiedades físicas y ((nímicas, ])roceso de 
manufactura y pruebas de resistencia a los requisitos pros- 
critos por la sociedad Americana ])ai*a Prueba de Mate- 
riales íAmerican Society for Testing Matei-ials). Especi- 
ficaciones j)ara barras de refuerzo de acero de lingotes. — 
Estas especificaciones no regirán en lo (pie respecta al tra- 
tamiento a má(iuina para barras deformes. 

(b) El alambre de refuerzo para hormigón armado 
d.be ajustarse a las especificaciones para alambre para re- 
fr.erzo de hormigón estirado al frío de la misma sociedad. 

(c) Todo acero estructural que hubiere que usar en 
obras de hormigón armado, se ajustará tambic^n a lo pres- 
crito por la Sociedad Americana para Prueba de Mate- 
riakr^ (American Society for Testing Materials) para ace- 
ro estructural destinado a la construcción de edificios. 

207. Almacenaje de materiales: 

El cemento y los agregados se almacenarán en el si- 
tio de la obra de manera que no se deterioren y que nin- 
guna substancia nociva pueda contaminarlos o dañarlos. 

Cualquier material que se hubiere deteriorado o daña- 



1042 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



do será inmediata y completamente removido de la obra. 

CAPITULO III 

ESFUERZOS PERMISIBLES EN CONSTRUCCIONES 
DE HORMIGÓN ARMADO 

M todos para determinar los esfuerzos permisibles en 
esta cla.se, de construcciones. 

301. Los esfuerzos permisibles en las obras de hormi- 
gón armado se determinarán por cualquiera de los métodos 
descritos en esta ordenanza, en los artículos 302 y 305 cuyos 
encabezamientos res])ectivos son : Hormigón bajo régimen 
hidrotécnico : Dosificación y esfuerzos permisibles : Hormi- 
gón sin régimen hidrotécnico : Dosificación y esfuerzos per- 
misibles. 

En Los casos en que las construcciones se proyectaren 
para que sils partes o miembros queden expuestos a sopor- 
tar, antes de 28 días de completados, las cargas máximas 
para la resistencia de his cuales se hubieren calculado, se 
aplicarán todas las disposiciones contenidas en el artículo 
302 de esta ordenanza bajo el subtítulo ''Hormigón bajo 
Régimen Hidrotécnico : Dosificación y Esfuerzos Permi- 
sibles" tanto para la determinación de los esfuerzos permi- 
sibes como para fijar métodos por los que se debe regir la 
ejecución de las obras. 

302. Hormigón baj o régimen hidrotécnico: Dosifica- 
ción y esfuerzos permisibles : 

En las obras en qu se verificaren ensayos previos de 
los materiales y se inspeccionare el trabajo en la forma dis- 
puesta en los artículos 201-203 de este reglamento, subtí- 
tulos ''Pruebas", "Pruebas bajo carga", "Inspección", 
el hormigón hecho se denominará "hormigón bajo régimen 
hidrotécnico" y los esfuerzos permisibles del proyecto se 
determinarán a base del valor de fe' del hormigón cuyas 
relación agua-cemento y proporciones de agregados se de- 
terminarán como se dis])one a continuación: 

303. Ensayos previos de materiales para hormigón 
bajo régimen hidrotécnico : 

Con antelación al comienzo de las obras, se efectuarán 
ensayos de los materiales que se propusieren usar, los cua- 
les serán de consistencia adecuada para el trabajo, confor- 
me a lo di>spuesto por la American Society for Testing 
Mateiials con respecto a los métodos normales de efectuar 
piuebas para eleterminar la resistencia del hormigón a es- 
fuerzos de comi)resión, inclusive las pruebas para los agre- 
gados arillos, finos y gruesos, así como las disx)Osiciones re- 
ferentes a la curación en celdas húmedas a la temperatura 
de 70" Fahrenheit y las pruebas con ejemplares mojados. 
Se preparará un gráfico demostrativo de a variación en la 
resistencia del hormigón de 28 días, o de menor edad, res- 
pecto a la relación agua-cemento, extensivo a todas las re- 
sistencias y edades i)rescritas en el proyecto. Las pruebas 
comi)renderán no menos de cuatro diferentes relaciones de 
agua-cemento, con no menos de cuatro muestras para cada 



una de elichas relaciones agua-cemento. Se usará en la obra 
aquella relación agua-cemento que corresponda a un punto 
en el gráfico obtenido en la forma indicada el cual repre- 
sente una resistencia del hormigón 15/^ mayor que la 
l)rescnta como mínima en el ])royecto. 

304. Esfuerzos permisibles en los hormigones bajo 
régimen hidrotécnico : 

Las caigas de ti abajo máximas peimisibles en los hor- 
migones bajo régimeii hidrotécnico, exi)resados en libra -i 
por pulgadas cuadra las serán los del cuadro siguiente^ en 
el cual fe' representa las resistencias mínimas determinadas 
conforme a lo prescribo ei] el artículo 303: 

CUADRO NO I 

CARGAS DE TRABAJO PERMISIBLES 



Dc-signación PESCKIPCION 

£1 (Compresión en la fibra más reinDta 

52 Compresión en la fibra más remota, 
adyacente a los soportes de vigas 
continuas o fijas, o de armazones 

fijos 

Esfuerzo cortante: y, (cizalle) 

53 Vigas sin refuerzo del alma y sin 
anclaje especial del acero longitu- 
dinal (Ve) 

54 Vigas sili refuerzo del alma, pero 
con anclaje especial del acero lon- 
gitudinal (Ve) 

55 Vigas con refuerzo del alma debida- 
mente calculado pero sin anclaje es- 
pecial del acero longitudinal (V) 

56 Vigas con refuerzo del alma debida- 
mente calculado, y con anclaje es- 
pecial del acero longitudinal (V) 

57 Losas planas, a una distancia (d) 
de la orilla del capitel de una co- 
lumna o desde la orilla del retallo 

del capitel (Ve) 

Esfuerzo cortante: v, (cizalle) 
(continuación) 

58 Zapatas co nbarras longitudinales 
sin anclaje especial (Ve) 

59 Zapatas con barras longitudinales 
provistas de anclaje especial (Ve) 
Esfuerzo Adhesivo: (Bond) u 
(Deslizamiento) 

En vigas, losas y en zapatas con re- 
fuerzo en una sola dirección : 

SIO Varillas lisas (u) 

Sil Varillas deformes (u) 

Zapatas con refuerzo en ambas di- 
recciones: 



Esfuerzos 
Unitarios 
Permisibles 
0.40 f 'c 



0.45 f'c 

0.02 fe 

0.03 f'c 

0.06 f'c 

0.09 f'c 

0.03 f 'c 

0.02 fe 

0.03 f'c 



0.04 f^c 
0.05 f'c 



REVISTA DE OBRAS PTTBLTCAS DE PUERTO RTCO 104;l 

S12 Varillas lisas (u) 0.03 f 'c como la (lo.sificnción do los nintcriíilos que se emplearen en 

Sia Varillas deformes (u) 0.0375 f 'c ^^ composición se ajustar;hi a lo proscrito en este artíenlo. 

(En donde se provea anclaje espe- Las caig'ns de trabajo pei'misibles, expresadas en li- 

eial los valores permisibles para la bra.s por pulgada cuadrada, y la relación (n) para liormi- 

adherencia del hormigón al acero <i,ones corri( ntes 8Ín redimen hidroeléctrico (pie se proyecta- 

pueden duplicarse) ren dosificar conforme a las ])rop()rciones expresadas a con- 

(Véase la Sec. 903) tinuación, serán las j)rescritas en el cuadro Xo. 11. 

SU Apoyos fe .30 f 'c 

Compresión axil (fe): D0SIFK\VCI0XE8 

515 En columnas 0.25 f 'c 

516 En pedestales 0.30 f V Hormigones comi)uestos de una ])arte de cemento con 

517 Relación n 30,000 /f*e ^q niás de 5 1¡2 partes en volúmenes separados de aj;*re- 

gados áridos, tinos y >?rue.sos, unidos a no más de 7 1|2 <>'a- 

305. Hormigón sin régimen hidrotécnico: Iones (medida lícpiida norteamericana) de agua por cada 

Dosificaciones y cargas de trabajo permisibles. — saco de cemento, i)odrán soportar las cargas de trabajo ex- 

piesadas en la columna '*A" del cuadro No. 11. 
En las obras en las cuajes no se practicaren ensayos 
previos de los materiales que se propusieren emplear y en Hormigones compuestos de una pai'te de cemento con 

las cuales el trabajo no ha de ser objeto de la inspección no más de 4 1¡2 partes en volúmenes separados de agrega- 

prescrita en el artículo 203 para ''hormigón bajo régimen dos áridos, finos y gruesos, unidos a no más de (> 3|4 galo- 

hidiotécnico", el hcnnigón resultante será conocido por nes (medida líquida norteamericana) por cada saco de ce- 

'' hormigón sin régimen hidrotécnico" y las cargas de tra- mentó empleado, podrán soportar las cargas de trabajo que 

bajo permisibles en los proyectos a que correspondan así aparecen en la columna ''B" del cuadro No. 11. 



Sistema económico de la isla de Puerto Rico 



Por Ramón Gandía Córdova 
(Publicado en 1919) 



De acuerdo con el informe anual del Tesorero de 
Puerto Rico para el año económico de 1917-18, toda la pro- 
piedad inmueble usada para propósitos agrícolas, y que 
estaba directa o indirectamente en manos de corporacio- 
nes, sociedades o individuos en cantidades que exceden de 
500 acres en Puerto Rico, ascendían a un total de 766,396 
acres, de las cuales 537,193 eran propiedad de los mismos y 
229,203 eran arrendadas. Estos terrenos incluían las mejo- 
i-^s tierras agrícolas de la isla, los valles aluviales de la cos- 
ta y algunas de las mejoes tierras en la sección montañosa. 

El número de fincas, de más de 500 acres, que sumaban 
el total de acres arriba indicado, se dedica a la siembra de 
caña, café, tabaco y frutas; y en el año 1918-19, de acuerdo 
con los infoi'mes oficiales el número total de acres en toda 
la Isla dedicado a la siembra de caña era de 238,901 ; café, 
158,913 ; tabaco, 22,912 y frutas, 18,159, haciendo un total 
de 438,885 acres. 

No hay datos oficiales acerca de cuantas cuerdas, de 
las 766,396, que suman las propiedades de más de 500 
cuerdas, están dedicadas a cada una de las cosechas antes 
relacionadas, pero se puede admitir que la mitad de esa ci- 
fra, esto es, 383,198 acres aproximadamente se dedicaba a 
ellas. 

Tenemos pues, que el número restante de acres, o sea 
383,198 más o menos representa las tierras, propiedad de 



las corporaciones, sociedades o individuos, en fincas de 500 
acres o más, sin cultivo de ninguna clase y que pueden, por 
consiguiente, considerarse abandonadas. 

Llegamos a la conclusión de que una ([uinta parte del 
terreno laborable está sin cultivar— en manos muertas. Es- 
to es contrario al progreso de la Isla y un perjuicio para el 
bienestar de sus habitantes. Es absolutamente necesaria 
una acción legislativa para remediar tal estado de cosas, si 
se tiene en consideración, especialmente, que Puerto Rico 
es un país densamente poblado, con 130 habitantes por ki- 
lómetro cuadrado, y que una línea infiexible divide econó- 
micamente siLs clases sociales, de tal manera que, de 1,300, 
000 habitantes, más de 300,000 son pobres, gente descalza 
qu3 vive en bohíos, sin comodidades, y faltos de los me- 
dios necesarios a la satisfacción de las primeras necesidades 
cíe la vida. Po:!emos decir que nuestra organización social 
y económica, priva a estos campesinos del derecho a la vida 
y a la felicidad que todos los hombres tienen. 

8i estudiamos la estadística del comercio, encontramos 
que de acuerdo con la balanza mercantil, el exceso de la 
exportación sobre importación durante el año económico de 
1918-19, ascendió a la cifra de $17,095,680. La estadísti- 
ca del año económico que terminó, que aún no está dis- 
ponible, seguramente demostrará un superávit mayor, de- 
bido a los altos i)recios alcanzados por el azúcar, el café y 



t?=J nj ir» 

M tí o 



2 O S, 



tí 



r 



p 



» o, 



i: I 



M o Cl 
4^ CO Oí 
IC 00 CO 



CO >f^ 05 
tO O (-' 
o L>3 00 



OÍ hK 

JO Ci 

hii- rf^ ^^ 

M ÍO co 





LO 


00 










00 


"íO 


o 


o» 


rf^ 


co 


oo 


jD 








^ 


Ci 


"m 


ÍO 


^o 


ro 


o 


?D 


Ci 







^ 




00 


oo 




•<l 


-q 








00 


to 


--1 


M 


to 


co 


O 


00 


co 




M 


■ee- 




M 


-^ 








•<l 


^ 


00 


Ci 


to 


Ci 


co 


lO 


5^ 


en 


co 


"•^l 


^ 


^ 


^ 



^ 


to 


Jf^ Ci 


S! 


"to 


00 "oi "oo 


><^ 


M 


co -q M 


o 


JO 


j<| Oi ^ 








o\ 


"o 


^ox'oi "qd 


Oi 


Ci 


CO Ci Ci 


o i 


<o 


to co 00 



^H^ ^ g 






*^ t^ fcd 



2 (T> 






O ^ 



Pi ^ "^ 

O r» 

O. Sá 

CD O 






i^ 


di 


00 

to 


'vO 


"co 
CO 


o 

►4^ 


co 


co 



W co ííi. 

^ CJ! oi -^ 

^M j^3 J3i j>0 

00 -<1 "h-» lo 

M CO to o 

O en 00 O 



C» ^ to OÍ Ci 
^ co h<5^ to 00 
Ci ÍO 00 o -^ 



OÍ 

co 


Ci 


1— ' 


o 


f-i 


^ 

p 


j^ 


Oi 


co 


-i 




"co 


co 


Ci 


"co 


O 


o" 

>-< 


o 


en 


M 


o 


1— • 




o 


O 


Ci 


1— ' 




co 




co 


M 

co 


co 
en 


í^ 


•<1 


rf^ 


M 


rf^ 


-^ 


p^ 


co 


"lí^ 


"co 


"fO 


Vj 


3 


Ci 


00 


?o 


4^ 


ÍO 


ft» 


co 


to 


co 


ÍO 


co 


o 



Xí M o co co 

00 CO Ci Oí CO 

- i^ j^ ^ p 

S¿J "i-» co o o 

^ o >4í- co o 

'^T o en h<i. M 



t~ -a co M 

¡TÍ rf^ i-í co 

_»/3 ^ to co o 

^"5 V en "í-i "to 

^^ cj -a o co 

'-'' o en •<! 00 







4i- 


M 


en 


CO 


(— ' 


co 


^ 








fcO 


Vj 


"^ 


vf^ 




rf^ 


en 


¡^ 


»(^ 



j-' Ci co M o 

2 "^-' 00 00 o 

^ Ci co co >í^ 

en o o í-í co 



J>3 JO <| Ci 

2 M "oo "co "co 

Jr rf»' CO CO M 

S^ c:> oo o o 

íí; "w "m "qo."o 

00 co Ci 5Í tf»' 

*=* © en en ce 









¡J5 






P 

p 



<! 
o" 



H 
a 



p !2. 

OQ p 



o 

13" 



o 

o 

W 
> 

a 
I— I 

o 
> 

I— I 
ü 

3C 





H 


o 


O 

> 


> 


2 


o 


c'w 


O 


o 
2 


w 


£ 


i^ 


ü 




> 


o 
o 


ü 


^ 


^ 


^ 


w 


í> 


ü 


:^< 




M 


■■ V 


;> 


> 


xfi 


o 


o 


í> 


t— 1 


> 


í^ 


^ 


1 2 


^ 


ü 




d 




o 


O 


03 


c¡ 


H 




^ 


c¡ 


H 
H 




^ 


H 


W 


iz; 


O 


^ 


h- ( 


el 


h> 


w 


Uj 


w 




o 


P^ 




í> 


o 


m 


p 


ü 


d 


W 


HH 




w 


en 
o 


w 


o 


o 


o 




w 


o 


w 




Ul 


M 




fe! 




o 




h- ( 




w 




H 




9 




> 




^ 




H 




fej 




1^ 




W 




w 




fel 




^ 




í> 




'^ 








CQ 




ü 




w 




o 




o 




^ 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1045 



todos los productos agrícolas de exportación, cuyos pre- 
cios no tienen precedente en la historia de la Isla. 

Pero, desde el punto de vista de la solución del pro- 
blema económico del país, que comprende no sólo la pro- 
ducción, sino también la diístribución de los productos, de- 
bemos prestar atención preferente al modo como se realiza 
esta última función económica, cuyo fin debe ser distribuir 
la producción en el cuerpo social, de tal manera que todas 
las clases sociales reciban cuánto han menester para con- 
servar la vida y la salud, y conseguir la felicidad, del mis- 
mo modo que la circulación de la sangre en el cuerpo huma- 
no, alcanza a todos los órganos para conservar la vida. Es 
precisamente en la manera anormal que la función de la 
distribución de los productos se lleva a efecto, que se en- 
cuentra la causa de la miseria porque atraviesa la geste de 
nuestros campos, esparcida por montañas y valles, en pe- 
queños bohíos, poseyendo algunos, pequeñas parcelas de 
terreno; otros, más terreno del que pueden cultivar, pero 
todos viviendo vida miserable. 

Para estudiar el problema de la distribución de los 
productos, hay que recurrir a la estadística de importación 
y exportación, que antes hemos mencionado, pero, conside- 
rándola, no desde el punto de vista de la balanza del comer- 
cio, sino del interés general. 

De tal estudio podemos deducir que Puerto Rico ex- 
porta todo lo que produce, e importa todo lo que consume, 
incluyendo productos alimenticios, que constituyen el prin- 
cipal alimento de la mayor parte de nuestra población, co- 
mo vegetales, carne y huevos, todos los cuales la Isla pue- 
de producir a precios más bajos, que a los que se importan 
del exterior; haciendo más difícil, este sistema, la vida de 
los más pobres y hasta de la clase media. 

En Puerto Rico se cultivan únicamente aquellos terre- 
nos que sirven para caña, tabaco, café y frutas, artículos 
que no sirven para la alimentación. Bajo el sistema comer- 
cial que prevalece, el objeto de la producción no es satis- 
facer las necesidades de los habitantes, sino las necesidades 
del comercio, para hacer dinero y con el mismo comprar 
todo lo necesario para la vida. 

De esta manera el comercio se beneficia de dos modos : 
Primero, por las ganancias que hace en las exportaciones, 
y segundo, por las que recibe de las importaciones; mien- 
tras que las clases obreras, los agricultores pequeños y los 
terratenientes de pequeñas parcelas — que no tienen parti- 
cipación alguna en las grandes empresas industriales y co- 
merciales — ^tienen que pagar las ganancias hechas por los 
comerciantes, y esto significa, realmente, una contribución 
sin representación, que es cosa contraria a los principios de 
la democracia. 

La siguiente tabla demuestra la distribución de terre- 
no dedicado a la agricultura durante cinco años, 1914-1919. 

estadísticas que demuestra el numero de acres 

cultivadas y sin cultivar durante cinco años 

económicos, 1914-1919. 

1914—15 1915—16 1916—17 1917—18 1918—19 



211,110 


203,491 


205,106 


256,431 


238,901 


165,170 


167,137 


167,729 


U7,612 


158,913 


18,010 


16,308 


13,212 


23,981 


22,912 


3,761 


3,086 


3,331 


3,286 


2,879 


5,274 


5,380 


5,196 


5,843 


6,122 


6,088 


6,091 


6,832 


9,387 


9,152 


102,272 


102,180 


102,575 


94,660 


102,435 


1,030,038 


1,055,538 


1,062,097 


1,001,919 


1,014,741 


430,893 


421,530 


434,216 


457,935 


445,932 


16,122 


13,969 


15,193 


16,370 


18,952 


66,455 


51,271 


32,928 


46,308 


51,129 



Cafia 

Café 

Tabaco 

Pinas 

Cliinas 

Cocos 

Frutos menores 

Pastos 

Madera, leña.. 

Manglares 

Otros terrenos 



Totales 2,055,223 2,045,981 2,048,415 2,063,732 2,072,068 

Tomando los números de la última columna de esta ta- 
bla, que corresponde al año económico de 1918-19, vemos 
que el número total de acres de terreno cultivadas y sin 
cultivar, asciende a 2,072,068. Sumando las aeres que co- 
rresponde a las respectivas casechas de — 

Caña 238,901 

Café 158,914 

Tabaco 22,902 

Pinas 2,879 

Cocos 9,152 

Frutos menores 102,435 



Total 541,314 

dan un total de 541,314, o aproximadamente la cuarta par- 
te de la superficie total de la Isla. Deduciendo de este to- 
tal de acres, 102,435 sembradas de frutos menores, que se 
consumen en la Isla, queda un balance de 438,879 acres que 
se cultivan únicamente para exportar sus productos, y que 
de acuerdo con las estadísticas comerciales, están valora- 
dos en $79,496,000. 

De modo que 1,300,000 habitantes están viviendo en un 
país que tiene 2,072,068 acres de terreno cultivado y sin 
cultivar, con 1,556,055 acres que pueden dedicarse a la 
agricultura, y sin embargo, sólo se utilizan 500,000 acres 
para producir cosechas. Y, como antes hemos dicho, la 
distribución de la producción de estas 500,000 acres, no 
se ha hecho con el propósito de alimentar la población y de 
esta manera proveer los medias para satisfacer sus primeras 
necesidades, sino para alimentar al comercio y pagar divi- 
dendos sobre dinero invertido en la agricultura e indus- 
trias derivadas de la misma. Los terreno^ que no sirven 
para el cultivo de caña, tabaco, café y frutas, no merecen 
ser cultivados, y los pequeños agricultores no pueden ob- 
tener dinero para cultivar sus pequeñas parcelas. 

El 1,030,038 acres que aparece en las estadísticas bajo 
el nombre de pastos, realmente, no está dedicado a terre- 
nos donde pasta el ganado, como se creerá a primera vista, 
Tal título se ha usado para comprender los terrenos donde 
crece espontáneamente la yerba. 

La siguiente tabla demuestra las diferentes clases d© 



1046 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



ganado que pastan en esos suelos : 



Ganado de trabajo 

Otra clase de ganado 

Caballos, muías y asnos 

Total 



En el año 1918-19, el último que se expresa en esta ta- 
bla ,el número de cabezas de ganado ascendía a la suma 
de 212,905 cabezas. Calculando dos acres para cala cabe- 
za, vemos que únicamente 425,810 acres están dedicadas a 
ganado, y el resto, para llegar a la suma de 1,014,741 acres, 
esto es, 588,931 aeres, son terrenos abandonados. No es 
necesario decir que con pastos bien seleccionados y propia- 
mente cuidados, no son necesarias 425,810 acres para 212, 
905 cabezas de ganado, y esto representa, en realidad, ma- 
yor extensión de terreno desperdiciado. 

Como se puede notar en dicha tabla, el número 116, 
072 representa el ganado di>stinto del de trabajo, como va- 
cas, cabros, novillos, etc. 

En la Isla no hay ganado para la })roducción de car- 
ne. El ganado de trabajo, después que está inservible, lo 
llevan al matadero para proveer de carne a los habitantes, 
y el balance que se necesita para el consumo, que práctica- 
mente es parte importante de toda la cantidael que se con- 
sume, se importa de otros países. También se importa le- 



1915- 


-16 


1916- 


-17 


1917 


•—18 


1918- 


-19 


Número 


Promedio 


Xúmcro 


P 


rc:ííe<]io 


Número 


Promedio 


Número 


l^romedio 


58,91? 


■"*■•■• 
$44.92 


' 58,433 




$46.12 


62,025 


$52.67 


65,887 


$50.50 


122,000 


21.30 


118,563 




21.67 


117,462 


22.36 


116,072 


23.02 


32,978 


39.70 


31,550 




39.69 


31,318 


39.39 


30,946 


41.09 


213,889 




208,546 




210,805 




212,905 















che y OiTos productos derivados de la leche })or(jue no hay 
indnsti'ifís en el país que usen los productos de la agri- 
cultura, con excepción de los molinos de caña, y algunas 
industrias manuales necesarias para la preparación del ca- 
fé, tabaco, frutas y otros artículos ])ai'a la exportación. 

Las estadísticas de importación i)ara el año económico 
de 1918-19, demuestran que 17,347,587 libras de carne y 
sus pioductos con un va'or de $4,823,817 se importaron du- 
lante es'te año; y que 6,600,815 libras ele productos deriva- 
('os de la leche de to las clases con un valor el» $1,801,175 
fueron importados en el mismo año. Y en el año 1919-20, 
elesílo juao 1919 hasta mayo de 1920, la importación de 
carne y sus ])roductos, alcanzó la suma de 40,293,118, de 
libras con un valor de $13,149,722, y la de los productos de 
leche alcanzó la suma de 12,612,817 libras con un valor ele 
$3,243,920. 

Pero también se ha importado ganaelo para el consumo 
de carne de las Antillas Menores, según se notará en la si- 
guiente tabla : 



estadística DEMOSTEANDO el ganado IMPORTADO DE LAS ISLAS DANESAS 

1919—20 POR EL DISTRITO DE PUERTO RICO 



DURANTE EL AÑO ECONÓMICO 



1919 

Julio 

Agosto 

Septiembre 

Octubre 

Noviembre 

Diciembre 

1920 

Enero 

Febrero 

Marzo 

Abril 

Mayo , 

Junio 

Tota 1 1,169 



Ganado bovino 


Coi 


•dos 


Cabezas 


Valor 


Cabezas 


Valor 


93 


$ 3,593 






152 


5,981 


17 


$101 


179 


7,686 


1 


3 






38 


340 


113 


5,050 




129 


5,605 


12 


143 


57 


2,297 


22 


204 


212 


8,834 


19 


126 


58 


2,072 


1 


8 


176 


8,677 







$49,795 



Otros Animales 
Cabezas Valor 



$ 36 
100 



20 



4(1 
46 



12 



Total 
Cabezas Valor 



93 


$ 3,593 


169 


6,118 


181 


7,118 


'¿'6 


340 


113 


5,050 


142 


5,768 


79 


2,547 


233 


9,098 


59 


2,080 


176 


8,689 



110 $925 



$352 



1,283 



$51,072 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1047 



Todo este ganado se importó para el consumo, porque 
la falta de carne y las estrictas leyes de Cuarentena en 
vigor, dieron por resultado que la alimentación de los habi- 
tantes, se convirtiera en un serio problema, consiguiendo 
importar este ganado, después de haber dado todos los pa- 
sos necesarios. 

Es una cosa muy extraña, para cualquiera que esté fa- 
miliarizado con los reculaos naturales de la Isla ver la exci- 
tación producida por la escasez de alimentos, originada por 
la dificultad de la comunicación con los Estados Unidos, 
debido a la huelga de marinos. La paralización del trá- 
fico comercial con los Estados Unidos, significa a muer- 
te, por hambre, de los habitantes de la Isla. 

Bajo este sistema económico, si por alguna razón en 
cualquier tiempo no llegasen vapores de los Estados Uni- 
dos, con carga para el país, sus habitantes se morirían de 
hambre, siendo esto la consecuencia lógica del régimen co- 
mercial a que el país está sujeto. 

Durante el último año económico se importó de los 
Estados Unidos mucho ganado para la crianza y se hizo 
una campaña induciendo a los agricultores a fomentar la 
industria de productos animales en sus fincas, industria 
que es parte indispensable a la agricultura económica, y ne- 
cesaria no sólo al mejoramiento de las fincas, sino al bien- 
estar de todas las clases sociales ; y parte principalísima pa- 
ra realizar el propósito de cambiar las condiciones econó- 
micas del sistema comercial, por otras qlie estén en armo- 
nía con las necesidades de la Isla. 

El Departamento de Agricultura y Trabajo, después 
de estudiar y considerar estos problemas — cuya solución 



está en sus manos vínicamente, i^ara estudio y recomenda- 
ción — estima que el origen de tal sistema comercial está 
basado en la Tarifa Alta. 

Por consiguiente, se recomienda se tomen las medidas 
necesarias por el Congreso, hasta conseguir que no se apli- 
quen las altas tarifas a Puerto Rico, que no han sido estu- 
diadas para esta isla, y por su parte, están en contra de su 
bienestar económico. 

La Alta Tarifa, como es bien sabido, en todas partes ha 
afectado hondamente las clases trabajadoras y las clases me- 
dias; ha determinado grandes diferencias de nivel econó- 
mico en las clases sociales enriqueciendo más a los ricos 
y empobreciendo más a los pobres. Pero, en una pequeña 
Isla como Puerto Rico, sin libertad para comprar en loa 
mercados del mundo y poseyendo únicamente dos produc- 
tos que tienen protección, a saber : azúcar y tabaco, las con- 
diciones son peores. 

Las tarifas fiscales son las propias para sustituir las 
altas. Deben estudiarse de acuerdo con las necesidades y 
medios de la Isla con el fin de mejorar la situación econó- 
mica de la agricultura y demás industrias que pueden des- 
airollarse con los recursos naturales del país, para que 
éste llegue a sostenerse principalmente con sils propios me- 
dios. 

También deben estudiarse tratados de comercio y po- 
nerse en ejecución por el Congreso con el propósito de or- 
ganizar la distribución de todos los productos industria- 
les, en armonía también con los medios y necesidades del 
país. 



geología de puerto rico 

Por Howard A. Meyerhoff 



CAPITULO IV 

LAS EOCAS DE PUERTO RICO : 

El bosquejo de la historia geológica de Puerto Rico, 
que forma la base del capítulo precedente ha sido obtenido 
leyendo el record de las rocas que componen la isla. Las 
rocas presentan considerable variedad ; pero la serie de va- 
riación no es tan grande como en una masa continental. 
Comparada con las rocas del Continente de la América del 
Norte, las rocas de Puerto Rico son pocas en número, pero 
comparadas con cualquier área de igual dimensión, por 
ejeplo Long Island, son muy numerosas y complejas. Se 
encuentran ejemplares de todos los tres miembros de la 
clasificación de rocas. Las rocas Ígneas ocupan un lugar 
importante en la serie del Cretáceo Superior ; y a las intru- 
ftiones Ígneas se debe en primer lugar el desarrollo de mu- 
chos miembros metamorficos. Los tipos sedimentarios sim- 
ples están mejor representados en la llanura de costa Ter- 
ciaria que en los depósitos de la edad Cretácea muy petri- 



ficados; pero muchos de los estratos del Cretáceo Superior 
han sufrido tan poca alteración que ellos también pueden 
ser colocados en la división sedimentaria. Una discusión 
acerca de las clases de rocas que componen la isla serviría 
de base a muchas de las consideraciones geológicas detalla- 
das que van a continuación. 

LAS ROCAS ÍGNEAS: 

Las rocas ígneas se necuentran en casi todo el terreno 
antiguo de Puerto Rico. Ellas incluyen casi todas las va- 
riedades de textura ; pero su serie química está muy estre- 
chamente limitada. Ellas, con muy pocas excepciones, co- 
I responden al grupo andesita - diorita ; pero un número li- 
mitado cruza la línea que las separa de la división granito- 
rayolita, y un número algo mas pequeño se aproxima en 
composición química y mineralógica a los gabros-basalto. 
En conjunto, los materiales ígneos son complementarios, 
cayendo, claramente en el grupo andesita-diorita. Las va- 
riedades felsíticas y porfiríticas se aproximan a la andesita, 



1D48 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



por regla general, donde quiera que las variedades grani- 
toldes se aproximan en composición al cuarso-diorita. 

Las rocas felsíticas están presentes como corrientes 
diques, delgados marcos; las variedades porfiríticas, sin- 
embargo, son mucho más numerosas, formando marcos, di- 
ques, delgadas lacolitos, y otros tipos de intrusión menos 
fácilmente definibles que en todas partes cortan las roca^ 
piroclásticas y estratificadas asociadas y mas o menos con- 
temporáneas. Se podría escribir un libro sobre su distri- 
bución y sus variaciones químicas y mineralógicas; pero 
una información detallada puede obtenerse del primer y 
segundo tomo del ^'Scientific Survey of Porto Rico and 
the Virgin Islands/^ Aquí es suficiente mencionar que los 
pórfidos contienen de modo característico fenocristales de 
feldespato plagioclasa o con menos frecuencia de horn- 
blenda; en los tipos mas silíceos, se puede identificar el 
cuarzo o la ortoclasa, y las rocas que los contienen deben 
ser clarificadas como dacitas o rayolitas. Algunas veces apa- 
rece la augita donde las variaciones locales en la compo- 
sición del magma son de naturaleza basáltica. 

En el curso del vulcanismo del Cretáceo Superior, mas 
de mil pies cúbicos de material fundido fué arrojado a la 
superficie como lava, y en la parte inferior de la sección 
Cretácea y en menos abundancia que en la parte superior, 
corrientes vesiculares y amigdaloides son comunes y ca- 
racterísticas. Localmente, como en la cadena de montañas 
al norte de Juncos, con rayolíticas; en otras partes son cla- 
ramente basálticas; pero la gran mayoría de ellos es an- 
desita. Es imposible hacer un cálculo ni aún aproxima- 
damente del número de millas cúbicas de materia fundida 
que fué introducida entre y através de la*s rocas estratifica- 
das, durante el período de su deposición ; pero la cantidad 
de material fué muy grande, excediendo con mucho al gran 
volumen d© lava que salió a la superficie. Casi todar estas 
intrusiones son de textura porfirítica. En algunas los fe- 
no-cristales son relativamente largos; pero en la mayor par- 
te de ellas la masa terrosa es excesivamente fino-granulada, 
o criptocristalina. 

Requeriría varias páginas enumerar y describir las lo- 
calidades en que las rocas audesíticas se encuentran y pa- 
ra detalles referimos de nuevo al lector a los volúmenes de 
geología del ''Scientific Survey." 

Del conjunto de rocas ígneas de grano fino faltan de 
modo notable los vidrios volcánicos u obsidiana. El autor 
ha encontrado un grueso canto redondeado cerca del pue- 
blo de Ceiba, y bajo el microscopio demostró estar desvitri- 
ficado o recristalizado por alteración. Manchas vidriosas 
se han descubierto en algunas de estas corrientes, y un pe^ 
queño número de gruesos cantos redondeados vidriosos han 
sido observados en las rocas fragmentarias gruesas. Pero 
teniendo en cuenta todas las actividades volcánicas que han 
ocurrido, sería normal esperar una cantidad mucho mayor 
de vidrio. Aparentemente material de este tipo se formó en 
cantidades moderadas durante las erupciones explosivas y 
algunas de las rocas piroclásticas mas finas contienen una 
grari cantidad de ella. Los estratos arcillosos con cenizas en 



las cercanías de Fajardo, por ejemplo, parece están com- 
pue-to.s en gian parte de partículas de vidrio finamente pul- 
verizadas, y <:,s probable que muchos otros estratos arcillo- 
sos estén en parte compuestos del mismo material. Sin- 
cmbargo la escasez de bombas y lapilli parecen dignos de co- 
mentario. 

Esencialmente contemporánea con las rocas ígneas ex- 
trusiva.s e intrusivas poco profundas hay una espesa serie 
de tipos piroclástieos, que son exactamente en su compo- 
sición como las verdaderamente volcánicas. Algunas de la^ 
rccas fragmentarias consisten de aglomerados gruesos, 
otros do depósitos de cenizas finas y generalmente estrati- 
ficados; la gran mayoría, sinembargo, consiste de tobas de 
grano me:lio. 

La.s rocas piroclásticas son por su composición tan pa- 
recidas a las variedades ígneas de grano fino que es difícil 
í:e})ararJas. Ellas ocupan bajo la superficie del suelo ex- 
tensas secciones de Ja isla; y a menudo están tan íntima- 
mente a.sociadas con Jas intrusivas que se hace casi imposi- 
ble decir donde los tipos clásticos empiezan y donde las 
rochas Ígneas terminan. La acción de los agentes atmosfé- 
ricos lia intensificado la dificultad, pues Jos suelos residua- 
les qne se han formado con ambos tipos de materiales son 
idénticos en casi todos sus caracteres. 

Afortunadamente algunas de las rocas piroclástica:, se 
han acumulado en aguas poco profundas que las han estra- 
tificado; y, donde ellas han adquirido de esta manera es- 
tructura sedimentaria es relativamente fácil distinguirlas. 
Aun así, sinembargo, alguna precaución debe tomarse por- 
que en varias ])artes de la isla los marcos delgados están 
intercalados en ellas y en estructura son tan parecidos a 
ellas que solamente una inspección detenida revela la di- 
ferencia. En los acantilados entre Fajardo y el Cai)Q San 
Juan muchos marcos, varianelo en espesor desde tres pul- 
gadas a tres pies, están asociados con las tobas estratifica- 
das, y se requiere una inspección cuidadosa para separar 
las bandas porfiríticas de las capas fragmentarias adyacen- 
tes ; y, donc'e ha tenido lugar la acción de los agentes at- 
mosféricos, el análisis microscópico es necesario para efec- 
tuar la separación final. En adición a los tipos intrusivos 
superficiales y })oco profundos, de material igneo, hay mu- 
chas variedades de grano grueso distribuidos en toda la 
isla. Ellos afloran en lugares tan distintos que el geólogo 
es inducido a creer que pueden estar bajo la superficie del 
suelo prácticamente en todo Puerto Rico y las Islas Vírge- 
nes. Ellos han cristalizado a alguna dis^r.ncia bajo la su- 
perficie al tiempo de su formación, y han "i lo expuestos so- 
lamente como resultado de i)rofunda erosión, que ha de- 
terminaelo la remoción de algunos mi^es de pies de las ro- 
cas que los envolvían. Muchrs de las ocurrencias son pe- 
queñas. Algunas son simples diques, otros apófisis irre- 
gulares y a'gunos han asumido la forma de postes circula- 
res. Algunas de estas intrusiones sinembargo son de con- 
siderable magnitud. La mayor de ella se encuentra en el 
ángulo sudeste de la Isla, extendiéndose sin fractura desde 
Juncos y San Lorenzo a la línea de la costa y probable- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1049 



niciitc bajo el Paso de Vieques a la porción oeste de la Isla período de los constituyentes: liierro, magnesia y calcio. 
CIO Vieciues. Fettke le ha dado el nombre de batolito de Intrusiones granitoides similares se encuentran en casi to- 
San Lorenzo, e íntimamente asociado con él están otras ma- das partes en la isla, aunque en e^ oeste ocurren en masas 




qVÁETZ VIORITE AT TE'] FALLS OF IIW BLANCO 

Bcraiisc of tltc case with which it weathcrs, this :;mall stock of qunrU diorífc in the soathcasfcrn 
part of ihc Lnquillo 2íountains has hecome the vatiiral site for the coursc of Eio Blanco. The 
strcam utilices the shrinlcage fractures in the in (rusivc, icidening thcm hy abrasión to accommo- 

(latc its tuaters. 



sas mns pe(iueñas de carácter similar, tales como la que 
se encuentra en el salto del río Blanco y otra un poco más 
o'iando caca de Caguas. En esta región las intrusiones 
muestran casi todos los caracteres químicos y de textura 
que caiacterizan las rocas Ígneas contemporáneas en otras 
partes de Puerto Rico. Esencialmente el batolito de San 
Lor( nzo y.c compone de cuarzo-diorita ; pero liac:a sus bor- 
des el cuarzo se hace menos prominente, y localmente la au- 
gita reemplaza a la hornblenda. En algunas localidades el 
íVldes])ato ortoclasa está también presente; por consiguien- 
te en esta sola masa de roca, las variedades que pasan de 
grauo:Horita y monzonita a augita-diorita pueden ser iden- 
tificadas. En la misma región Fettke ha descubierto al- 
gunas intrusiones mas antiguas de un carácter subsilícico, 
com])reudiendo algunas pequeñas maesas de gabro y meta- 
gííbro. Entre las rocas Ígneas mas recientes que se en- 
cuentran presentes hay algunas pequeñas áreas de grani- 
to, del cual mucho pertenece a la variedad gráfica y, de 
acuerdo con Fettke, las cuarzo-monzonitas son las mas re- 
cientes de todas. Parece posible que la cuarzo-monzonita 
fué formada contemporáneamente con las primeras intru- 
siones de diorita, y que todo el conjunto de intrusiones de 
(iiorita en el ángulo sudeste de la isla representa una serie 
cronológica de carácter complementario, con el gabro for- 
m,ándose primero, los cuerpos primeros de diorita después 
y el último el granito silísico. Tal sucesión es normal en 
una región ígnea; y expresa la diferenciación gradual del 
íuagma a consecuencia üe la cristalización al principio del 



mas pequeñas y ma.s separadas. Fu Stock relativamente 
grande se encuentra en el terreno alto entre Utuado y Ja- 
yuya; manchones mas pequeños se han encontrado cerca de 
Morovis y (Males. Muchos otros de pecpieno tamaño son 
lonocidos pero no es preciso enumerarlos ahora. En las 
Islas Vírgenes las erupciones granitoides adquieren im- 
portancia local, y se comparan en todo con las que ocurren 
^'u Puerto Rico. La masa mas grande es un stock o pe- 
queño batolito que aflora en la parte central y sur de la 
Virgen Corita y que aparentemente se extiende por deba- 
jo de las aguas del Canal de Sir Francis Drake hasta el 
esto de Tórtola y de la Isla Boef. En las Islas Vírgenes 
Americanas s? encuentran en numero moderado diques, cu- 
polas, y apófisis de pecpieña extensión superficial. Las ro- 
cas ígnea,- cristalinas de grano grueso no son distintas, en 
composición química y mineralógica de los tipos de grano 
fino aunque parecen ser característicamente mas abundan- 
tes en cuarzo. En el ángulo nordeste de Puerto Rico, co- 
mo en las Islrs Vírgenes, parece h^ber habido una frac- 
tura entre la formación de las rocas andesíticas y la intni- 
yjón del magma diorítico. De otra parte, en el centro y 
el oeste de Puerto Rico hay variedades de textura que es- 
tablecen líneas de conexión entre los tipos de agua poco 
profunda y los de agua más profunda. Es probable, por 
consiguiente, que las rocas granitoides representan el final 
ce una larga historia Ígnea, que empezó con la formación 
ce materiales superficiales e intrusiones poco profundas 
continuando sin interrupción desde el principio del Cre- 



1050 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



táceo Superior hasta el fin de la Revolución Antillana, 
cuando las variedades cristalinas de grano grueso se for- 
maron. 

El carácter granítico cíe algunas de las últimas rocas 
ígneas de grano grueso podría conducirnos a esperar que 
cr;tuviesen presente los tipos pegmatíticos aún más gruesos. 
Es una sorpresa, por consiguiente, descubrir que las peg- 
matitas casi no están representadas entre las rocas ígneas 
de la is'a. Se ha notado en algunos lugares la presencia 
c-cl granito de grano excesivamente grueso; pero estos pue- 
den mas propiamente llamarse granito pegmatítico, que ver- 
daderas pegmatitas a pesar del hecho de presentarse en di- 
ques. Del mismo modo faltan las venas; aunque algunas 
de las rocas especialmente las porfidos-andesitas, están en 
a^^unas localidades penetradas por redes de venillas. Co- 
mo se discutirá en un capítulo mas adelante, la ausencia de 
pegmatitas y venas tiene significación en la geología econó- 
mica de la isla; y el hecho e,:; de mucha importancia para 
entender los fenómenos metamórficos que presentan mu- 
chas rocas del Cretáceo Superior. 

ROCAS SEDIMENTARIAS 

Las rocas sedimentarias de Puerto Rico pueden divi- 
dirse en tipos del Cretáceo Superior y del Terciario, y la 
clasificación por edades sirve al mismo tiempo para divi- 
dirl,as en grupos litológicos. Los sedimentos del Cretáceo 
Superior han sufrido algún metamorfismo, y algunas de 
las formaciones han sido casi profundamente modificadas 
En realidad sería mas apropiado llamarlas rocas metamór- 
fi cas, pero casi toda gradación entre sedimentos ligeramen- 
te alterados y sus equivalentes fuertemente metaforseados 
están presentes; según esto parece deseable tratarlos a to- 
dos como sedimentos pero dar especial atención a los cam- 
bios litológicos que han ocurrido dentro de ellos. 

Muchas de las rocas extratificadas del cretáceo supe- 
rior son de tipo piroclástico, que cayeron directamente en 
aguas poco profundas, donde fueron pronto lavadas, distri- 
buidas y extratificadas. La mayoría de los lechos de ceni- 
za han sufrido modificaciones de esta clase, y así hay mu- 
chas form|aciones tobáceas presente en la sección de roea. 
Químicamente las rocas piroplásticas extratificadas difie- 
1 en en un aspecto solamente de su prototipo maeizo ; mez- 
cladas con ellas hay cantidades de material calcáreo en pro- 
porción m,oderada y en gran proporción, algunas veces 
distribuidas entre ellas como calcita secundaria, pero mas 
a menudo presente en la forma de fragmentos de estratos 
arcillosos y foraminíferos. En los afloramientos alterados 
por la acción de los agentes atmosféricos el material calcá- 
reo generalmente ha sido disuelto, y las rocas en consecíuen- 
cía son muy porosas y ligeras de peso. El material no di- 
suelto que queda es química y mineralógicamente como la 
toba maciza y los depósitos de ceniza no estratificados, ex- 
ceptQ que la evidencia de los lechos está aún presente. 

En los informes de la geología de la Isla, ha habido 
la t^nd^íiQia a considerar las piroplásticas estratificadas co- 



mo sedimento, y tales nombres como estrato arcilloso ceni- 
zo y areniscas tobáceas han sido aplicados a ellos. En al- 
gunas pocas de las formaciones suficientes cambios quími- 
co y mezc'as mecánicas de materiales no volcánicos han 
teni'jo lugar para justificar el uso c!e estos nombres. En 
otras formaciones, de otra parte, la única modificación que 
ha ocurrido es en la de la estratificación, y parece deseable 
llamar a las rocas de esta clase '^ tobas estratificadas" y 
'^cenizas estratificadas." No son verdaderos sedimentos, 
pero podrían ser considerados como simples rocas piroplás- 
ticas, que accidentalmente han venido a descansar en un 
cuerpo de agua poco profundo. 

La verdadera roca sedimentaria constituye una pro- 
porción relativamente pequeña de la seeción de roca, y 
muchas de ellas tienen una comi)o,sición que muestra la in- 
fluencia de la actividad volcánica. Los tipos presentes cu- 
bien toda la cadena de textura de la roca sedimentaria, pe- 
10 los conglomerados y las areniscas son comparativamente 
raros. Algunos conglomerados afloran de modo notable 
en varias partes de la Isla, especialmente cerca de la ^íuda, 
]>articularmente alrededor de la carretera entre La Muda 
y Guaynabo; en la vertiente sur de la divisoria a lo largo 
('e la carretera entre Villalba y Ciaks ; y en condición simi- 
lar con respecto a la divisoria en la carretera entre Aibo- 
nito y Coamo. Los cantos de estos conglomerados general- 
mente consisten de fragmentos de rocas volcánicas, espe- 
cialmente de pórfidos, que han sido redondeados ])or las 
corrientes de agua o por la acción de las olas. Los con- 
glomerados cuarzosos faltan de una manera notable. Un ca- 
rácter único en unas pocas de las ocurrencias del conglome- 
ra 'o es su invasión por el material magmático, de tal 
manera que la roca en conjunto está unida y cimentada, 
por el material diorítico. Ocurrencias de esta clase están 
j)rofundamente diferenciadas de las brechas, pues es posi- 
ble seguir la roca lateralmente hasta un conglomerado nor- 
mal, en el cual el material intrusivo falta. Generalmente los 
conglomerados son resistentes a la erosión y forman cade- 
nas de montañas prominentes y atrevidos acantilados. 

Las arenicas cuarzosas son prácticamente desconocidas, 
pero algunas de las formaciones del cretáceo superior con- 
tienen lechos aislados y lentes con una gran cantidad de 
cuarzo. La mayoría de las rocas que tienen testura arenosa 
son tan fuertemente tobáceas que pueden propiamente ser 
clasificadas como tobas estratificadas. 

Los estratos arcillosos forman una parte notable de la 
serie. Muchos de ellos son de carácter cenizoso y la mayor 
parte de ellos son calcáreos; pero difieren de los lechos de 
cenizas estratificadas en que contienen grandes cantida- 
des de Kaolín, que indican la acción de un proceso de des- 
composición anterior a su deposición. Algunos de los es- 
tratos arcillosos han sido alterados metamórficamente y co- 
mo regla los cambios han envuelto silicificación. 

Las rocas están, según esto, firmemente endurecidas 
y en algunas localidades forman verdaderos elemenots lito- 
lógicos resistentes. La cresta de la alta cadena de monta- 
ñas inmediatainepte a} Norte del Río, CaoniUas, de Jayuya, 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1051 



])arece estar compuesta en gran parte de estratos arcillosos ro y de grano fino, y presentan pocos de los efectos de la 

.sJJicifieados y a ellos parece se debe su prominencia topo- disolución. 

gráfica. Una espesa formación de este tipo está debajo de Les restos fósiles son escasos de una manera sorpren- 




TUFFACEOUS SHALES ALONO lUO ARECIBO 
The stratified }-()cl\'^ rcveal thcir hi-parcntal origin in. iJirir composíHou, which has a hif/h volcanic 
conten t, and in fJtcir sfructurc, irhich indícales fteir accunniJction under water. OriginalUj de pos- 
ited in horizontal layer.^, they noic lie ai a liigh angle in consequence vf folding during the Anti- 

llean Bevohdion. 



1h más aUa cadena en las montañas de Luquillo, donde, sin 
emb-ir<?o, su alta* elevación parece se debe mas a la com- 
])i'es¡ón orcgénica de la roca v{ue a sus características lito- 
ló<>icas. Los estratos arcillosos son abundantes en el sistema 
-del cretáceo superior, especialmente en sus porciones me- 
dia y superior; y se encuentran, como consecuencia, am- 
})liamr]ítc distribuidos en toda la isla. 

Las calizas antiguas son tal vez más familiares que 
]iinguna de las rocas del cretáceo superior, porque se usan 
comúnmente para la piedra partida. Muchos de los sedi- 
mentos que se encuentran en la serie antigua son de carác- 
ter calcáreo pero en muy pocos de ellos el carbonato de cal 
contenido es bastante alto para que se les pueda llamar ca- 
liza. Como se ha indicado antes, no se sabe al presente 
cuántas formaciones de caliza se encuentran en la Isla, pe- 
10 varias variedades litológicas distintas han sido diferen- 
ciadas y descritas. Algunas de ellas son extremadamente 
puras, la caliza de la Muda, en la cual se han formado ex- 
tensas cuevas por la diíiolución de la caliza cerca de Aguas 



d( nto en la caliza del cretáceo superior, pero en los pasa- 
{'(•; años el pequeño número de f6,siles conocido ha sido 
í:'iand6meiite aumentado por los descubrimientos de Mr. 
James Thcip?, y por el trabajo de los Sres Britton, Thorpe 
y Noble. La recristalización parece haber modificado o 
destruido los restos orgánicos, que han debido ser muy 
rbundantes oiiginalmente en esta roca. En todas partes 
('e la isla cdg^n^^ recristalización ha tenido lugar en las ca- 
liza,: del cictáceo, y en algunas localidades otros tipos de 
metamorfismo son evidentes. Cerca de Juncos, ])or ejemplo 
un lecho ;> caliza, do 300 ])ies de es])esor, ha sido comple- 
tamente tran;;roimado en un agregado de magnetita, cal- 
cita y silicato de calcio. En esta localidad la formación ha 
venido en contacto con la diorita intrusiva, que ha sido res- 
l)0.isable de la profunda alteración y del desarrollo de un 
l)cqueño cuerpo de mena de hierro magnético que tiene 
a'gún inteiés científico y alguna importancia económica en 
perspectiva. 

Un carácter notable de muchas de las afloraciones de la 



Buenas, y entre La Muda y Trujillo Alto; o como la caliza caliza, especialmente de las más puras, es su relativa resis- 
en San Germán, que es excesivamente cavernosa en mucho tencia a la erosión. En muchas partes de la Isla forma ca- 
de los lugares en que aparece expuesta. Las calizas más dena de montañas notables, de las cuales una de las más 
puras son generalmente completamente recristalizadas, y prominentes es la que se extiende desde la línea de costa al 
a i faunas de ellas pueden propiamente ser clasificadas como oeste cerca de Cabo Rojo hacia el este hasta Los Baños de 
mármol. Una mayoría de los estratos calcáreos, sin embar- Coamo, termina a corta distancia al norte de Salinas. Su 
go, consiste de carbonato de cal relativamente impuro con resistencia es un carácter sorprendente, y una explicación 
el cual una cantidad mayor o menor de cenizas y toba« de ella se aará más adelante en una sección de este capí- 
cstá mezclada. Las calizas de este tipo son de color obscu- tulo, 



1052 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Considerable atención se ha dado ya a los estratos ter- 
ciarios. Son simples sedimentos, que nunca han estado so- 
metido a influencias metamórficas de ninguna clase, y en es- 
te rsepecto difieren de todas las rocas de la edad del cre- 
táceo superior. Como se ha indicado, el sistema terciario 
está limitado a los tipos calcáreos y algunos de los estra- 
tos de San Sebastián son c'e carácter margoso, aunque con- 
tienen una gran proporción de materia arcillosa, especial- 
mente en las capas inferiores. Muchas de las formaciones 
terciarias comprenden una sección de caliza sin relieve, 
pero hay una considerable variación en la litología. La- 
res, los Puertos, y los afloramientos orientales de las for- 
maciones de Quebradillas consisten principalmente de acan- 
tilados y facies semi-cristalinas, que han sufrido pronta 
c'isolución como resultado de su pureza y porosidad. El 
Cibao y el oeste de las formaciones de Quebradillas son 
predominantemente de carácter plástico y sus lechos tie- 
nen la apariencia general de margas. Esta diferencia es 
responsable del contraste de las características erosiónales, 
los acantillados y los tipos semi-crist aliños presentan una 
topografía espectacular. 

El tipo margaso presenta forma erasional normal, en 
la cual el carácter de disolución juega una parte pequeña. 

Hay otro tipo sedimentario digno de menciós ; que son 
las dunas de arenas calcáreas en la formación de San Juan. 
Estas son unas calcaronitas relativamente puras, y su alta 
porosidad las hace aptas para resistir la acción de los agen- 
tes atmosféricos casi con éxito. Restringida a la línea de la 
casta norte, su posición exj)uesta las ha llevado a su rá- 
pida destrucción por las olas del Atlántico ; pero donde no 
han sido reducidas a una llanura por el proceso marino for- 
man pequeñas pero conspicuas cadenas de montes sobre 
una de las más prominentes de las cuales ha sido contruída 
la ciudad de San Juan. 

ESTRUCTURA DE LA ROCA 

La rocas de Puerto Rico presentan tan gran variedad 
de estructura que solamente un estado general de su geo- 
logía estructural puede ser intentado aquí. La exposición 
estructural más notable es la inconformidad entre las rocas 
del terciario y del cretáceo superior. Algunas de sus ca- 
racterísticas han sido ya descritas : la superficie montañosa 
bajo la caliza del terciario; los suelos residuales profundos 
y no modificados, la estructura compleja de las rocas anti- 
guas comparadas con la estructura simple de las más re- 
cientes. No mucho mas es necesario añadir a la descrip- 
ción que ha sido ya dada. Todos los variados tipos de ro- 
cas del cretáceo superior descansan inmediatamente bajo la 
caliza terciaria en un punto o en otro. Las rocas piroplás- 
ticas y las corrientas de lava, los sedimentos clásticos y las 
calizas ;lfts intrusiones poco profundas de andesitas, y las 
dioritas y granitos plutónicos, todos pueden ser vistos en los 
más profundos cortes que bañan las corrientes de agua en 
y cerca de los terrenos bajos del interior, donde la incon- 
formidad ba quedfidQ denuda. Las estructuras que las ro- 



cas cretáceas que están debajo, poseen, son tan variables 
como su litología, pero los miembros estratificados del sis- 
tema ordinariamente tienen gran inclinación. Su estruc- 
tura rara vez es paralela a la de las calizas terciarias que es- 
tán encima, y en muchas localidades la separación de los 
dos sistemas es aun puesto más de relieve por los espesos 
suelos rojizos que han sic^o ya descritos. 

Otras fracturas erosiónales se encuentran en la Isla, 
pero ninguna de ellas es tan notable como la que existe en- 
tre las rocas antiguas, que forman el cimiento de Puerto 
Rico y las más recientes que cubren sus márgenes. La for- 
mación de San Juan, por ejemplo, descansa de modo in- 
conformable sobre el borde de la playa de la formación 
de Quebradillas. En muchos lugares su base descansa ba- 
jo el nivel del mar, y el contacto no puede verse; pero aún 
donde es visible la formación de San Juan y Quebradillas 
tiene mucho de común en su apariencia y estructura, y la 
inconformidad es clara pero no chocante. Una de las me- 
jores exposiciones se encuentra bajo el Faro de Arecibo, 
donde los lechos de arena estratificadas cruzados de la cal- 
carenita de San Juan contrastan con las capas horizonta- 
les de la formación de Quebradillas, y un horizonte delgado 
de suelo hace ver muy claro el plano erosional. En pocas 
otras localidades sin embargo, es el contacto tan claramente 
marcado o tan bien expuesto como aquí. 

Depósitos recientes descansan de modo inconformable 
o disconformable sobre la superficie erosionada de las rocas 
del cretáceo superior y del zenosoico en muchas partes de 
la Isla ; pero los depósitos recientes son todos sin conf ormi- 
dad y, por ninguna razón lógica, el geólogo encuentra la 
abertura que procede a la deposición de los materiales 
recientes aluviales y cólicos menos interesantes que IslH 
fracturas estructurales más cortas entre las rocas conso» 
lidadas. 

Las otras fracturas estructurales pertenecen más pro- 
piamente a cada uno de los sistemas de rocas presentes, y 
])ueden ser mejor discutidos en conexión con ellos. Las 
estructuras del cretáceo deben ser consideradas primero. 

Se ha visto que las rocas cretáceas fueron profunda- 
mente afectadas por la REVOLUCIÓN ANTILLANA. 
Las estructuras orogénicas le fueron impartidas, y al pre- 
sente exhiben una serie complicada de pliegues que no ha 
sido estudiada con un alto grado de exactitud en ninguna 
parte de la Isla. La interpretación de la estructura se hace 
difícil por varios factores. Los pliegues individuales han si- 
do grandemente modificados por las intrusiones contem- 
porinaes de batolitos, stockes y apófisis de diorita y grani- 
to. Muchos de los pórfiros aglomerados y tobas, son tan 
macizas que es imposible separar las estructuras dentro 
de ellos, y en un número de localidades estas formaciones 
macizas parecen haber producido la compresión por desli- 
samiento antes que por plegamiento. Sin embargo su ho- 
mogenidad hace difícil trazar las fallas muy lejos, o de- 
terminar su magnitud. La profunda alteración por los 
agentes atmosféricos ha obscurecido aun mas la situación, 
pues Im suelos desiguales gomumuente ocultan caracteres 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1053 



eatriicturales que podrían de otra manera ser visibles. 
Apesar de los muchos obstáculos es posible hacer una rela- 
ción moderadamente detallada sobre las mayores estructu- 
ras del sistema cretáceo. Ln, Revolución Antillana convir- 
tió la sección espesa de rocas del cretáceo superior en uiui 
serie de grandes y reguhii'es ])liegnes. En algunas locali- 
dades, tales como las montañas de Luquiüo, los pliegues 
están ^^Itamente comprimidos ; en otros, tal como en el Ca- 
nal de Vieques, soii anchos y abiertos. En la porción cen- 
tral de la Isla las anliclinalcs y sinclinales parecen ser 
muy rogulai'cs y sus crestas y gargantas son esencialmente 
liorizontales. Del trabajo de Ilubbard y Mitchell estas con- 
diciones ])arecen existir con menores irregularidades al lí- 
mite oeste de la Isla, y también caracteriza los pliegues 
en el Norte de las Islas Vírgenes. En la parte Este de 
Puerto Rico y en los canales (pie se extienden al Este ha- 
cia las Islas Vírgenes, sin embargo, muchos de los plie- 
gues so hunden y están caracterizac'.os por otras irregula- 
ridades. 

En general las estructuras se dirigen ya de este a oeste, 
o de noroeste a sureste, pero las desviaciones locales, al- 
guims de ellas de moderada magnitud, pueden encontrarse 
en un mañero de localidades. Pai-ece })robable que los ele- 
mentos excepcionales presentes en las estructuras deben su 
oiigen en ])arte a la presencia de mazas Ígneas macizas y 
potentes en la sección; y un análisis detallado de las estruc- 
tuias del cretáceo ])uede esi)erarse revelen al final la loca- 
lización de erupciones vo-cánicas y las intrusiones ígneas 
poco profundas. 

En dimensión y distribución los pliegues pueden ser 
comparados de una manera amplia con aquellos que carac- 
terizan las rocas paleozoicas de las Montañas Apalaclies. 
Ellas son, es verdad, menos regulares que las estructuras 
Apalachias, pero el espesor de la sección de roca y su re- 
lación con las fuerzas orogenicas envueltas parece que pue- 
den ser comparable en algún res])ecto. Algunos de los plie- 
gues de Puerto Rico miden de 3 a -1 millas de cresta a cres- 
ta ; otios miden tan ])Oco conu) una milla. En algunas 
partes de la Isla, al suroeste, ])or ejem})lo, su regularidad 
aun revela las apariencias de las estructuras de los Apa- 
laí^'hes. 

En adición a los más largos pliegues el desboronamien- 
to y contorsiones son notablemente prominentes en algu- 
nos de los estratos incompetentes. 

Los depósitos de cenizas estratificadas en la proximi- 
dad de Fajardo, y los estratos arcillosos y cenizos en la 
carretera al oeste de Jayuya ofrecen ejem^^lo de contorsión, 
acompañados de fracturas y fallas deslizadas, que tienen 
])oco igual entre las rocas estratificadas no metamorf oseadas. 
Iguales fenómenos se encuentran en las rocas incompeten- 
tes en otras partes de la Isla, que parecen casi siemi)re ha- 
berse desarrollado como pliegues subordinados en los flan- 
cos de mayores pliegues, donde las estratos débiles fueron 
cogidos entre los movimientos diferenciales de las roca^ re- 
sistente^s, que están debajo y encima. Las fallas ocurren 



en casi todas las ])artes de la Isla; algunfe veces en asocia- 
ción dii-ecta con pliegues individuales, pero a menudo sin 
idnguna apaiente relación con las estructuras orogenicas. 
Las fallas se encuentian en todas las rocas de la edad del 
cutáceo superior, ]Kro son más numerosas en los miem- 
bios nuu-izos de la sección que se someten menas pronta- 
mente al plegamiento. Los caracteres de las tallas indivi- 
(hiales son a menudo tan difíciles de descifrar que nadie 
ha intentado todavía incluir las fracturas en sistemas de- 
íini(;os y hasta que esta difícil tarea sea realizada con éxi- 
to, ofrecei'á i)oca ayuda en la interpretación de las fuerzas 
ciigeiuiíadas durante la Revolución Antillana. 

Algo se ha dicho ya de la mayor falla que Berkey y 
^litchell creen separa las rocas del terciario y del cretáceo 
en la parte sur. Lobeck y el que^esto escribe han encon- 
trado la caliza de Ponce descansan "o de molo inconforma- 
ble sobre los estratos plegados del cretáceo superior, y han 
fallado en descubrir fenómenos q. ])udieran no ser interpre- 
tados de un modo más simp'e ([. ])or una falla de gran mag- 
íiítiul, hasta que evidencia más conclusiva de su existencia 
se encuentre, ellos prefieren exi)licar las relaciones entre el 
terciario y el terreno antiguo a lo largo de la costa sur por 
simi)le resurgimiento y erosión subsiguiente. 

Otro tipo general de estructura asociado con las rocas 
(■el cietáceo superior se eiuuientra en los contactos entre las 
rocas Ígneas cristalinas de grano grueso y los materiales 
uuls antiguos que ellos atraviesan. La mayoría de las in- 
trusiones plutónicas cortan irregularmente los sedimen- 
tos que las envuelven, aunque en algunas localidades mues- 
tran una tendencia a seguir ])aralelamente las estructuras 
(!e las rocas estratificadas. Con las ])ocas excepciones de 
esta clase, los contactos ígneos son irregulares, y algunas 
veces jugged; y de su luituraleza es aparente que la intru- 
í'ión ocurrió hacia el final de la Revolución Antillana. Muy 
])ocas de las rocas plutónicas ])resentan algunos signos de 
deformación, y la ausencia general de conformación con las 
(.tructuras plegadas indican cpie el peor de los diastrofis- 
mos estaba encima cuando los magmas vinieron a descansar 
en su posición final. Localmente la materia fundida in- 
vadió la roca estratificada por lenta inyección a corta dis- 
te, ncia por bajo de los contactos, pero en general las es- 
^lucturas giicssoid son muy limitadas en extensión y no 
caracterizan los bordes de las intrusiones. 

Una mención especial se ha hecho de los contactos Íg- 
neos, porque ellos comunmente adquieren expresión topo- 
gráfica. Las rocas granitoides muestran una fuerte ten- 
dencia a ser erosionadas y alteradas por los agentes atmos- 
JV'ricos más pronto que la mayoría de las rocas que ellas in- 
vad.en. Como resultado, las rocas antiguas se encuentran fre- 
cuentemente, marcadas en los relieves a lo largo de las már- 
genes de una intrusión donde quiera que la última ha sido 
comunmente socavada hasta reducirla a una depresión o te- 
rreno bajo. Este tipo d eestructura cuenta así por un 
número de los contrastes topográficos que se encuentran en 
la parte central y oriental de Puerto Rico. 



1054 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



Esta breve descripción hace posible una afirmación ge- 
neral respecto de los efectos topográficos de las estruoturas 
de las rocas del cretáceo ; a saber, que donde las intrusiones 
macizas y homogéneas, andesitas, tobas y aglomerados ocu- 
rrieron las estructuras subyacentes que tenían i)resentan 
pocos efectos topográficos excepto por los contactos entre 
algunas de las intrusiones dioríticas y los materiales vol- 
cánicos. En las regiones donde las rocas estratificadas pre- 
dominan la (Tosión diferencial comunmente ha tH'liado a un 
lado los estratos más resistentes, ])roducien\o esto vdáe- 
UrtS dt montañas y valles tojiográficos. En la pai-tc sur- 
oeste de la Isla las cadenas de montañas v los valles soi 
caract críticos, y en muchas partes, tal ve.;, cu todas, de la 
cordillera central, la configuración general de las montañas 
está determinada por la existencia d.^ formaciones esti'a- 
tificadas. Hay en efecto una íntimr i elación entre los ca- 
racteres fisiográficos y las rocas subyacentes y las estruc 
turas de las rocas, pero antes ((ue c«:te punto pue:]a sei' 
discutido en detalle algo más debe decirse sobre las carac- 
terísticas de las rocas, particularmente aquellas cuyas re- 
acciones están sometidas a la acción de los efectos atmos- 
féricos y los agentes erosiónales. 

El volcanismo durante la Revohición Antillana estuvo 
acompañado de una cantidad apreciable de metamorfismo. 
Las emanaciones del magma escapadas en grandes cantida- 
des en los espacios de las rocas que los rodean, y con la 
ayuda de las altas temperaturas ([ue le acompañaban cau- 
só los marcados cambios mineralógicos que tuvieron lugar. 
Ya se ha vjsío que algunas de las calizas fueron radical- 
mente alteradas y que muchos de los estratos arcillosos fue- 
ron estratificados. Queda, por señalar, que todas las rocas 
andesitas ya de origen fragmentario o volcánico fueron 
también alteradas. Los minerales contenidos en ellas par- 
ticularmente los minerales ferromagnesianos fueron trans- 
formados en clorita y epidota, con otros quince o veinte 
productos de alteración que ocupan un lugar menos cons- 
picuo en las rocas. Uno de los resultados más profundos 
de estos cambios metamórficos fué el debilitar las resisten- 
cias de los materiales andesíticos. Estos minerales nueva- 
mente introducidos rompieron las estructuras moleculares 
e intergranulares originales, e introdujeron tipos minerales 
que son mucho más susceptibles de des^-omposiciór qu*^ le 
que le precedieron. Estos cambios litológicos dan la ex- 
plicación de muchas de las anomalías erosionalse que se 
encuentran en Puerto Rico. En las calizas terciarias las 
estructuras son comparativamente simples. Las formacio- 
nes a lo largo de la costa norte se inclinan con uniformidad 
impresionante en un ángulo de cinco a seis grados hacia el 
norte. A lo largo de la costa sur los estratos Terciarios 
son menos irregulares, y localmente presentan los efec- 
tos de plegamientos poco profundos. La estrechez de la 
banda Sur hace las estructuras de relativa poco importan- 
cia topográfica, pero proveen el establecimiento de un te- 
rreno bajo interior, una cuesta de moderada elevación, y 
una topografía de meceta entre el terreno bajo interior 
y el Caribe. En el lado norte de la Isla, de otra parte, 



los cinco grados de inclinación llevan las formaciones hacia 
bajo en una proporción rápida hacia la línea de co.sta, don- 
de la su])erficie del ])aís que se inclina hacia el mar bajo un 
ángulo comparativamente bajo de un grado, corla en 
ángulo oblí(íuo los bordes de las varias formacio- 
nes terciarias. Una faja de llanura de costa es el 
] esultado, con las calizas de Laies y los Puertos for- 
mando cuestas cortadas con fi'ente al sur y blindas anelias 
piofnndamente inelinadas de Este a O e s t (% st^ 
j.aiadas por la supei'íicie muelio mas sua\'e dv la caliza del 
r'ibao, y llaiKjueada al noi'te a lo laigo de hi eosta poi* la 
faja de Qnebi'adiilas. En la parle oesíe la úníina os topo 
giáfieamente semejaide al Cihao, cambiando hacia el l^]s(e 
en la toi)ografía de montículos (pie cai'acleii/a las forma- 
ciones de izares y los Puertos. Al Este los afloramientos de 
las calizas terciarias a lo largo de la costa Xorte se hacen 
más estn^chos, y entre Loíza y Río Grande la caliza des- 
aliare ce. La i'azón de su desai)aidción soii dos ])li(^gues: 
ellos están incliiuidos hacia abajo muy ligeramente en esta 
dirección, y los miembros más recientes de la serie cubre 
lo más antiguo. Por consiguiente de l>ayamón a Loíza so- 
lamuente se cncuentia la formación de Quebradillas, y el 
(spesor total ('el material de la llanura de costa es escasa- 
mente una cuarta parte del que se encuentra en las inme- 
(iaciones de Lares y Arecibo. La inclinación lleva los de- 
pósitos de las llanuras de costa desde la tierra firme a la 
plataforma submarina fuera de la playa, y puede ser se- 
guida un número de millas hacia el este. Probablemente 
ellas están presentes en la plataforma de las Islas Vírge- 
nes al Norte de San Thomas y Tórtola. Los depósitos ter- 
ciarios a lo largo de la costa sur también desaparecen hacia 
el Este, pero pueden ser vistos de nuevo en las Islas Vír- 
genes y la distribución de la formación de Ponce y sus equi- 
valentes no puede ser explicada completamente por simple 
inclinación y es probable que alguna falla ocurriese en la 
sección entre Guayama y Yabucoa, separaiulo los aflora- 
mientos de Puerto Rico de los de Vieques. 
ALTERACIÓN DE LAS ROCAS POR LOS AGENTES 
AT:\rOSFERlCOS Y LA EROSIÓN 
Las i'oeas de Puerto Rico y su estructura son res])ni> 
sables de casi todos los caracteres erosiónales y alteración 
por los agentes atmosféricos que caracterizan la Isla aJ 
presente. El desgaste de las rocas en todas [)artes envuel- 
ve una eiie de fenómenos comjilicados, y en Puerto Rico 
varias anomalías requieren cuidadosa consideración y ex- 
])licación especial. Los detalles de la a'teración por los 
agentes atmosféricos serán tratados en otro capítulo en 
que se tratará de los suelos. Aquí daroujs énfasis ])rin- 
cipalmente a los caracter(\s ei'osionaics. 

^Muchos geólogos establecéis difci encías entre las rocas 
que son resistentes a la erosión y las que no lo son; y mu- 
chos de ellos están dispuesto a asumir que la propiedad de 
resistencia es una característica mucho mencxs invariable 
en cada ti]:)0 individual de loca. Alguiuis deduccioiu^s se 
hacen por las variaciones do clima, y es generalmente reco- 
nocido que las calizas son comparativamente resistentes en 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO^RICO 



1055 



las regiones áridas donde la disolución está reducida al ;:ía lineal de las ^Montañas de Liuiuillo; y los menos cons- 
niínimo y no son resistentes en las regiones húmedas, don- pícucs valles y cadenas de montañas en otra^ partes de la 
do las aguas superficiales y corrientes son muy activas, isla, muestran ejem])los excelentes de esta tendencia; y en 




A DIKE ylCIWSS THE CEANNEL OE EIO GRANDE BE LOIZA 

Tíiíh porphyrilic intrusivc has provcd more resistan t thaíi thc adjaccnt pj/rocldstic rocl\s, iclncti 
](<irc becn rrodcd more deeply hy the rivcr. lis superior resistance has euabled it to stand as a 
harrler oer luhicli ilie stream must niake its way in waterfalls. 



Es algo desconcertante, sin embargo, descubrir las calizas 
en muchas partes, de Puerto Rico, formando altas cadenas 
de montañas y cubriendo elevadas alti])lanicies en chocan- 
te desafío de las lluvias moderadas y fuertes que recibe la 
m.ayor parte de la Isla, y i)erturba también, descubrir en 
aparente contradicción con todas las reglas, que grandes 
áreas de granito y diorita han sido socavadas en los terre- 
nos bajos, cuyos bordes están determinados totalmente por 
los contactos con mazas intrusivas. Estas anomalías res- 
plandecientes requieren alguna revisión de nuestros puntos 
do vita preconcebidos de las rocas y su resistencia. La re- 
sistencia parece ser relativa mas bien que absoluta, y de- 
pende tanto de los factores envueltos como de las caracte- 



las regiones mencionadas las corrientes de agua tif^nen 
foima mas o menos rectangular. Una débil tendencia ha- 
cia el desarrollo de esta forma de drenage puede descubrir- 
se en las calizas de la llanura de la costa norte gntilmente 
inclinadas, pero la tendencia se oculta ])or la existencia del 
drenage bajo la superficie i)articulHrmente en las cali- 
zas mas puras y mas solubles de Lares y Los Puertos. Pe- 
10 el terreno bajo lineal escavado sobre la formación del 
Cibao, descansancio sobre las altas montañas de Lares y 
Los Puertos, es muy chocante, especialmente en el terreno 
alto al oeste del Río de Arecibo. El elemento dominante 
on el control del drenaje han sif.o las estructuras de los 
estratos plegados del Cretáceo y de la llanura de costa, 



rísticas de las rocas mismas. Con algunas excepciones el gentiimentí» ijiclinada, que han traído a la superficie ro- 



orden relativo de las existencias de las rocas en Puerto Ri- 
co es prácticamente inverso de las que se encuentran en 
las regiones húmedas templadas del este de los Estados 
Unidos. 

El drenaje superficial de cualquier región puede ser- 
vir para revelar la debilidad de las rocas subyacentes. En 

las montañas plegadas las corrientes do agua seleccionan tura, los materiales andesíticos son tan homogéneos en 

los materiales más blandos para abrir sus cajiales y dejan composición química y mineralógica que las comentes 

lo más resistentes como cadenas de montañas. Así en Puer- de agua han podido descubrir i)ocos caracteres de resisten- 

to Rico encontramos estas tendencias bien presentadas en ciu diferencial entre ellas, igualmente libres para desarro- 



cas de resistencia variada. 

De otra parte, grandes secciones de la isla, están cu- 
biertas por rocas andesíticas comi)arativamente macizas, 
algunas de ellas de carácter intrusivo, otras fragmentarias 
y extrusivas. 

Apesar de la diferencia de textura y aún de estruc- 



áreas donde las rocas estratificadas y plegadas del cretáceo 
superior se encuentran. La topografía de cadenas de mon- 
tañas y valles en el ángulo suroeste de la isla desde la cor- 
dillera Central hacia el Sur hasta la costa; la alta topogra- 



llarse en cualquier dirección el drenage y la disección han 
(!ado origen a formas arborecentes. Las áreas de granito 
y diorita están también divididas por drenage arborecente, 
pues ellas c'omo las rocas andesíticas, son macizas y de ca- 



Economice tiempo y dinero haciendo su 

REVISTA 
En la 

Tipografía San Juan 

A sus Ordenes 







POR 

telefono 
las millas 
Ve miden 
en minutos 



USE LARGA DISTANCIA 




P«ILT* IU€* TELEPII«ME €«HrAM7 



GflFE "PUERTO RICO" 

CADA GRANO PRODUCIDO EN PUERTO RICO 

TOSTADO Y MOLIDO DE ACUERDO CON LAS 

MAS ALTAS EXIGENCIAS 

SANITARIAS 

CAFETEROS DE PUERTO RICO 

ASOCIACIÓN COOPERATIVA DE AGRICUL- 
TORES CAFETALEROS 



ALLEN No. 13 
AVE. MOSTOS, 



S A N J U A N, P. R. 
P O N C E, P. R. 



BULL LINES 

SEVICIO SEMANAL DE CARGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 

Y CARGA 

BA1;TI MORE-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

I»UERTO RICO-NORFOLK Y PHILADELPHIA 

SERVICIO INTERANTILLANO 

Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 

(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 

SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 

E ISLAS VÍRGENES 

BULL INSULAR UNE INC. 

Ponce Mayagüez Arecibo 

MUELLE NO. 3. TEL. 2060 SAN JUAN 



MATERIALES DE ACUEDUCTOS: 

Tubería de Hierro Fundido 
Tubería Negra y Galvanizada 
Material para Juntas 
Val zulas da Todas Clases 
Bocas para Incendios 
Compuertas 
Piezas de Bronce 
Piezas Fundidas 

Solicito precio-, de: 

RAMÓN A. P L A 

Comercio No. 9 Teléfono 763 

Sar Juan, P. K. 
Representan I o de: 

Co^innlían Iron Works 

Mueller Co. 

Grinnell Co. 

McWane Cast Iron Pipe Co. 



GOBIERNO DE PUERTO RICO 

OFICINA DEL SECRETARIO EJECUTIVO 

NEGOCIADO DE MATERIALES, IMPRENTA Y 

TRANSPORTE 

San Juan, Puerto Rico. 

SUBASTAS SEMESTRALES 

Hasta la fecha y hora fijadas para cada subasta, se re- 
cibirán en sobre cerrado, proposiciones para suministrar al 
Gobierno Insular, a un precio fijo por unidad, tales cantida- 
des ub los di\eisos art^'culos especificados como puedan ser 
sus necesidades durante el semestre de enero 1ro. a junio 30 
de 1936, ambas fechas inclusive. Se solicitan artículos para 
ser entregados en varias poblaciones, entre ellas Aguadilla, 
Arecibo, Arroyo, Guayama, Humacao, Isabela, Mayagüez, 
Ponce, Río Piedras y San Juan. Aquellas personas o fir- 
mas que lo interesen, pueden cotizar para todas las pobla- 
ciones en las cuales puedan ])restar un servicio eficiente de 
entrega, de acuerdo con las disposiciones indicadas en cada 
subasta. 



Subasta 
Núm, 



Clasificación de Artículos 



Término para 
recibir ofertas 

Fecha Hora 

1935 



52 Herramientas en General Nov. 1 9:00 a. m. 

53 Ferretería, Plomería, Maderas y Ma- 

teriales de Construcción Nov. 1 10:00 a. m. 

54 Provisiones en General, Carnes, Pes- 

cado, Leche, Frutas, Vegetales 

etc. Nov. 1 3:00 p. ni. 

55 Efectos, Materiales y Utensilios Eléc- 

tricos en General Nov. 2 9:00 a. m. 

56 Papelería, Material de Imprenta y 

Encuademación Nov. 2 10:00 a. m. 

57 Gasolina, Aceites Combustibles y Lu- 

bricantes, Grasas y Otros Nov. 2 11:00 a. m. 

58 Efectos de Dibujo, Fotografía y 

Otros Nov. 4 9:00 a. m. 

59 Drogas, Productos Químicos, Artícu- 

los de Farmacia y Laboratorio Nov. 4 10:00 a. m. 

60 Géneros, Telas, Tejidos, etc. Nov. 4 2:00 p. m. 

61 Artículos de Bazar y Quincalla, de 

Barbería y de Zapatería, Efectos 

para Limpieza, etc. Nov. 4 3:00 p.m. 

62 Muebles y Accesorios Nov. 5 9:00 a. ni. 

63 Efectos de Oficina, Material de Es- 

cribanía, etc. Nov. 5 10:00 a. m. 

64 Abones, Alimentos de Animales, Ar- 

tículos de Agricultura y Ganade- 
ría, etc. Nov. 5 2:00 p.m. 

65 Piezas, Gomas, Tubos, Herramien- 

tas y Efectos de Automóviles Nov. 5 3:00 p.m. 

Los modelos en blanco para preparar las licitaciones 
pueden obtenerse en el Negociado de Materiales, Imprenta 
y Transporte, San Juan, Puerto Rico. 



APROVÉCHESE 



Antes del alza, 
comprando sus 
materiales en el 

ALMACÉN 

DE 

MADERAS Y 

FABRICA DE 

CAMAS Y 
COLCHONES 



en la salida para San Lorenzo, Caguas. 

Contamos con un gran surtido en Maderas, 

Zinc, Cemento, Cartón, Clavos, Varillas, 

etc., a precios sumamente bajos. 

MANUEL GORDO 
Caguas, P. R. 




MANUEL ARROYO, 
Jefe del Negociado. 



EL PUEBLO DE PUERTO RICO 

Departamento de Hacienda 
Oficina del Tesorero 

AVISO 

Po/ la pi esentr se avisa a los contribuyentes que 
el Xeoociac'o de Ciuitr ib lición sobre Inf^resos del 
Depai^ramento de IlcUrienda, ha sido trasladado del 
e^liíicio Intendencia, ])rimer piso, calle Salvador Brau, 
San Juan, P. 11., al tercer ])iso de la casa Núm. 21 
re la calle Alien, anti^uio domicilio del Casino Es- 
pañol, San Jnan, P. R., ([onde se hallan instaladas 
además, las oficinas de la Junta de Revisión e Igua- 
lamiento, Neí>'ocia:!o do Asuntos Municipales y la Di- 
visión de Clasificación de la Propiedad para fines con- 
tributivos. 

En el local que ocupaba el Negociado de Contri- 
bución sobre Ingresos, en el edificio Intendencia, pri- 
mer piso, calle Salvaí'or Brau, San Juan, P. R., se 
han instalado las oficinas de los Agentes de Rentas 
Internas, ofreciendo por este medio mayores corno- 
di 'ac'e;; a los contribuyentes. 

San Juan, P. R., 
Setiembre 5, 1935. 

R. SANCHO BONET, 
Tesorero. 



REVI5TA DE 

OBRAS PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 




Camino ^'Fro7itón'\ de Cíales. 



Octubre, 1935 



cAño XII 




Número X 




Solicite carta de colores a sus 
agentes. 



STUCO and CONCRETE 
P A I N T 

Es la Mejor Pintura para exterio- 
res de concreto 

Poique cubre y rinde más que otras y cuesta relativa- 
mente menos. Debido a sus altos componentes, desafía 
la intemperie por largos años protegiendo la propiedad. 
Es la pintura semi mate más solicitada por los moder- 
nos propietarios e ingenieros. Es otro producto de 
"THE SHERWIN WILLIAMS CO." — Los más gran 
des fabricantes de pinturas en el mundo. 

Jm JCíieAocAoú. 



Sucrs. de A. Mayol & Co. San Juan, P. R 



Americdn Rdilrodd Companij 



OF PORTO RICO 



SERVICIO RÁPIDO Y ECONÓMICO EN EL TRANSPORTE DE 
PASAJEROS Y mercancías. 

NUESTRA EMPRESA ESTA EN CONDICIONES DE DAR EL MEJOR SERVI- 
CIO A LOS SEÑORES CONTRATISTAS EN EL TRANSPORTE DE 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 



Seguridad jr Eficiencia 



RE¥SSTñ BE ®BE.?iS PeiBLECñS 






peEET® mm 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



2A 



AÑO XII 



OCTUBRE DE 1935 



BnjKRim 



Editorial 

Dispo.sicioncs (íaKniJv.^ })(ira la Creación del X-Ijo- 

ciado de Minas en r' DrparlanK nio del Interior lOOT 

Boletín de la ('arrrfcra l'an'unerieana l^^^^-^ 

Geoloijla de Furrio ir>eo {('oíd inuaeión) 

Por llowaul A. ^Jí^vcrlioiT 1071 

J.eij Número G7 ^^^^ 

1\ de la C. 46 1^^^ 

Estudio sohre las Inundaciones del Valle de Foncc 
Páorinas finales 



^"^í^s^^í^ 



No. X. 



STATEMENT OF THE OWNEESHTP, MANAGEMENT, GTR- 

CULATION, ETC., EEQUIRET) BY THE ACT OF C0NGRE8S 

OF AÜGUST 24, 1912, 

Of Revista de 0])ras Públicas publislied mouthly at San Juan, 
Puerto Rieo, for Oetober 1, 1935. 

Coiinty of Puerto Rico 

ss. 
State of Puerto Rico 

Bef, re me, a, Notary l*iil)lic iu and for tlie State and county 
aforesaid, pei'sonally appeai-ed lí.-nnón Gandía Gói'dova, ^^ll0, liav- 
iv.g hvvn (hil\ sworn according to law, de^xisís jind says tlint he is 
th(» ])ir(M-to]', owHc^i- of tile l-vevisía. de Obríis J*úblic;!S nnd tlmt tlie 
followin^ is, to tile best of liis kn()^^■ledJ>•e and belief, a true slaie- 
nient of the ownersliij), niann<4enient (and if a daily paper, tlio 
circulation), (^tc, of tlie nfe.resaid publication for llie date sbown 
in tlie al»o\e caption, recpiired by the Act of Auí>n8t 24, 1912, vm- 
bodied i)\ sctien 411, Postal Laws and Regulations, printed on tlie 
reverse of Ihis forní, to wit: 

1. That tlie ñames and addresses of the pu])lisher, editor, man- 
agin^' editoi', and l)usiness manaj^ers are: 

Publisher Ramón Gandía Górdova, P. O. Box 1324. 
E.iitor -" " 

Managing Editor " '^ 

Business ]\[anngers '' '^ 

2. That the o\\ner is: ( íf ov.'ued by a coi'poration, its nanie 
and nddi'ess nuist l)e stated also immediat(dy thereunder tlie nnmrs 
and a(hh-(sses of stoc-kliohlers owning or liolding one per cent or more 
of total amount of stock. Tf not owned by a corporation, tho n.'imes 
;nid addresses of tlie individual owners nuist be given. 1 1' owMied 
by a Hrm, com})any, or other unincoi'porated com-erji, its ñame and 
address, as ^vell as tliose of each individual mend)er, nuist ))e 
given.) 

3. That the known bomlholders, moi'tgngees, and other security 
holders cwniííg or liolding 1 per cent, or more of total amount (»f 
bonds, mortgíi^íí's, oi- ot;er se;-urities are: (If thiM'e ar(.' none, so 
State.) 

X, n. 

4. That the two pnrngiaphs next above, giving the niir-s of 
tile owiiei'S, s!"e(d:lH)]d< rs, íiiid secni'ity hoMers, if any, contain int 
only th(> llst of st(!ckho]ders and security holdei's as they ;ip;)e:'.r 
upen tile b'ooks (>f tlie com;)aiiy biit also, in c:ises wliere thí^ st'xd;- 
hrddcr or S(^cu;'ity hoidci' {ipeai-s rpoii tlie books of tlu^ coiiip.-üiy rs 
t.uste-.' oí' in any of er fe'uciai-y rcdnlion, the ñame of f])c \)c\-s(:]\ or 
c r])i¡raíiru foi- whom such tinslee is acting, is given; also tliat the 
saiíl twi) ]^ar;!gra])hs centüin st item.eiits embiaciiig íifhant's full know- 
le;'ge a:id ixlief as lo tlie cij'cnnmsíinices and conditions under wh/ndi 
slockholdei':; aiul secrrity ]:cl ¡crs wlio do not ;i])])(^;n' ujion the books 
of the compr.ny as ti-fs'ec^s, lilofl stock and secui'ities in a ca])acity 
othei' th?:n Ui ít (f a, boim, íid(' o-\ner; and this afíiaiit has no reason 
'lO ])elie-,e tl:at rny persíui, a:-:.^-ociatioii, oj- corporation has any in- 
toi-est direct cr iiidirí^'t in tlie siid stock, bonds. or othei' secui'itips 
th::n as r.o stated ¡'.y liim. 

o. That the average numb^r (;f co])ies of eaí m "ssuí^ of this i)nb- 
lii-aüí n s Id cr dish-ibuled, Ih.iT.rgli th(^ mails or otherwise, to paid 
subscribe:-. dLM'ing tlu» six months prcH-ecíUng the date shown ab()\e is 
(this informatif.n is reqaii'ed fi'om daily publications only.) 
Sworn to and subscriljed bcforc me this Ist. day of October, 193Ó. 



BULL LINES 

SEVICÍO SEMANAL DE CARGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 

Y CARGA 

BALTI MORE-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

PUERTO RICO-NORFOLK Y PHILADELPHIA 

SERVICIO INTERANTILLANO 

Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 
(ÚNICO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 
SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 
E ISLAS VÍRGENES 

BEL INSULAR LINE INC. 

l*once ?,I:iyr.;,üez Arecibo 

i>,!rEI>LE NO. .3. TFL. 2060 SAN JUAN 



áVíSO 



Rafael Palacios Rodríguez, 
Xütary Public 



Ramón Gandía Córdova, 



A [.OS Si^xO-KS (V)XT]:iTvrvi^XTKS DE 

'^'c- :\yi-,t] i¡. !()•; í'O^i! : i])My("i!l(v-' (b^ ])i"0})i''di?- 
'' (' ': \\h\-i\ ';is (^ii Sniiiiie;^ (jii(^ iiiím iiiiova Coloví- 
t'ir^'d di' llcwhir^ \}]*cru<\'> s(M'j fibirrtvi al ])ri])lico 
c' din. pi'iiiiíM'í) (i(^ i¡(ni-;niil);'(' dc' lO'lf), en el 
(' iíieio K:i1;(U, Avciiida Poiice de León Niim. 104, 
parada K) 1|:2. En esta colecttiría tramitarán 
lodos sus asuido.s los eontribuyeiiles ])or todos 
(, onceplos de Santiiree. 

Se advierte ai^eniás que los recibos del co- 
1 líente íifio e^dai*án en l:i nueva colecturía de 
Sauturee a. disposiciói] de los coiitribuyentes el 
(•ía ])riine]T) de iiovieinl)re ])r6xinio. 



W 



San 



lí):]5. 



.íunn, Pnerlo Kico, 15 de octnbre de 



R. SANCHO BONET, 
Tesorero. 



EE¥¡STA DE OBRAS PUBLICA; 






FUEITO MICO 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras ÍMiblicas; para fomentar las industrias 

e impulsar el arte de construir. 

FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 



OFICINAS: 
Depto. del Interior. 
San Juan, P. R. 



Director: 
RAMÓN gandía CORDOVA 



SUSCRIPCIÓN ANUAL 

$6.00 



AÑO XII 



Enicred as second class mattcr at San Juan, P. R., Jan. 2, 1^24 at ihc Post Office under the Áct of March 3, 1879 

O V T V r> R E D E I í) :l 5 



No. X. 



Disposiciones generales para ¡a creación del negociado 
de minas en el Departamento del Interior 



POR CUANTO, la Ley No. í^o. nprobndn H día 2l> do 
julio de 1935, titulada : 

''TjEY ])nra ])r()veoi' ol p.stbfileciudcnlo iV un N(^- 
^ocdcido de xMinas ])cij(> el l)e])nrtr)]iU'n1() di^l In- 
terior; dis])ouer foiulos ])ara el mismo; rei^'ular 
>su fuueiouamiento; r!do])tar eua]es(|ui(M'a re<.dí)s 
o re^'Uunenios eu relneióu eou esta l(\v o eon la 
Ley No. 9, aprobada eu ag-osto 18 de V.YX), titnia- 
da: ''Ley ])ai"a eumeudaí- y rceuaetar la Ley Ls- 
pañola de :\Lnas de 6 de julio de lcS(i8; para de- 
rog'ar al^uuns de sus artíeulos; enmendar sns dis- 
])Csieioues g'enei'alfs y d(^i o<i'ar las transitorias. 
y ])ara otros fines", y para otros fiues, 

autoriza al Comisiouad.o del Interior a estableeer mi N(í- 
^=ociado de ]\I¡uas eu el Departamento del Interior; 

POTl CÍ'ANTO, el referido Negociado de ]\Iinas ten- 
<!r;i a su cargo la tiamitacion dt^ los asuntos relacioiuidos 
cou las solicitudes de permisos para iiacer investigaciones: 
deberá, llevar nn registro de las pertenencias miueras y en 
general tendrá i\w. atender todos los asuntos ({e carácter 
técnico y administrativo que se relacioueu cou la Ley No. 
9, aprobada el día 18 de agosto de 1933, titulada : 

''Ley para enmendar y reenactar la Ley Espa- 



ílola (!(^ Minas d(» () de jnlio (W IS,")!), reformada 
i)or la (!( 1 de marzo de L^(i8 ; i)a!-n derogar al- 
<.;nii()s (Ir- Mis artículos; enmendar sus disposicio- 
nes '.venérales y d(^í*ogar las transitorias, y para 
()ti(í,s íiih\^." 

Vi^W (MWXTO, para. ll(>var a cabo las funciones del 
NeL.ociado (W Minas s(^ autoriza al (V)misionado del ínte- 
!';í;r a. ( n'-tuar la oru'anizacimí adecuada del personal que 
(ii'(^ s/n u'/cesai-io. y a adoptar reglas y reglamentos para 
el g()])ieiiu> intíM'ior del r(d'(>rido negocia 'o de minas; la.s 



í;;udes regirlas d(v 



piirs (\'^ nprobadas por e1 líon. (xoberna- 
Ciy-: iv Vmv'A) ITuo y [>romn!gadas t(MUÍrán fuerza de ley; 

VOV: (M\\NTí), la líon. Asamblea Legislativa ha asig- 
naV- en dicba Ley Xo. :;:'), aprobada el día 22 de julio de 
IPll"?, la suma de .1^45,000 ])ara el sostenimiento del referido 
'^^(-'>rei;.('() d(> Mioas durante el año fiscal 1935-36. 

POR, TANTO. YO, .lOSL L. (H)L()M, COMISIONA- 
DO DLL IXTLRÍOU., en vii-tn.l de las facultades que 
me c(>níi(M'e la Ley Xo. 3;"), ai)ro])a 'a. el día 22 de julio de 
in:>,5, por la present(^ estabUvxo en el Departamnto del In- 
íeiioi- ini Negocia.^) í'(^ .Minas, ({ue se encargará de todos 
los asuntos relativos a licencias i)ara investigaciones de 
minas; su registro, investigación y (lemarcación de la pro- 
piedad minera, y atenderá a todas las cuestiones técnicas 
y administrativas relacionadas con la Ley No. 9, aprobada 



1068 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



el día 18 de agosto de 1933, titulada: 

''Ley para enmendar y reenactar la ley españo- 
la de minas de 6 de julio de 1859, reformada por 
la de 4 de marzo de 1868 ; para derogar algunos 
do sus artículos; enmendar sus disposiciones ge- 
nerales y derogar las transitorias, y para otros 
fines/' 

El personal del Negociado de IMinas investigará los 
recursos minerajes de Puerto Rico y llevará a cabo los tra- 
bajos que sean necesarios para impulsar el desarrollo de 
la explotación de minas, y suministrará, a quien lo solicite, 
\r., información que pueda tener en su poder, cancelándose 
en sellos de rentas internas los derechos que en cada caso 
se determinen. 

El siguiente ])ersonal se crea para el funcionamiento 

del Negociac'o de Minas; 

1 Director Técnico Administrativo 

1 Ingeniero de Minas 

1 Ingeniero Ayudante 

1 Químico 

1 Secretario taquígrafo y traductor 

1 Oficinista 

1 Delineante 

Además funcionará una Junta Consultiva del Nego- 
ciado, de carácter técnico, que estará formada como sigue: 

1 Presidente, ({iie será el Director Técnico Adminis- 
trativo del Negociado de Minas; 

1 Secretario, que será el Ingeniero de Alinas del Ne- 
gociado ; 

1 Geólogo Especialista, y 

3 Vocales, designa:lcs por el Comisionado del Interior. 

El Geó.'ogo Especialista y los Vocales designados per 
el Comisionado del Interior qne no reciban sueldo fijo, per- 
cibiián una dieta de diez dólares ($10) per cada sesión a 
qi!0 concurran y cinco dólares ($5) diarios y los gastos de 
viaje cuando tengan que salir a reconocimientos y asuntos 
cliciale/; relaciona os con la Junta o el Negociado de Minas. 
Si el Geó ogo Esi)ecialista resi liera fuera de Puerto Rico, 
.s.- le i)agarán les gastos de viaje y su estadía en la isla; 
además, se le pagarán los gastos en que inciuia para ren- 
did' algún informe o consulta. 

La^: rrglas y reglamento para el debido funcionamien- 
to del Negociado de Minas serán dictadas o])ortanamente y 
.sometido:; a la aprobación del lion. Gobernador y promul- 
gados como se especifica en la Sección 4 de la Ley No. 35 
cié julio 22 de 1935. 

El Negociado de Minas principiará a funcionar a par- 



tir del día 22 de octubre de 1935. 

San Juan, P. R. a 22 de octubre de 1935. 

JOSÉ E. COLOM, 
Comisionado del Interior. 

DISPOSICIÓN ESPECIAL PARA NOMBRAR EL PER- 
SONAL NECESARIO PARA EL FUNCIONAMIENTO 
DEL NEGOCIADO DE MINAS 



POR CUANTO, la Ley No. 35, aprobada el día 22 de 
julio de 1935, titulada: 

''YEY No. 35, Para proveer el establecimiento 
de un Negociado de i\nnas bajo el Departamento 
del Interior; disponer fondos para el mismo; re- 
gular su funcionamiento; adoptar cualesquiera 
reglas o reglamentos en relación, con esta Ley o 
con la Ley No. 9, aprobada en agosto 18 de 1933, 
titula-^.a : ''Ley para enmendar y reenactar la 
Ley Española de Mr^.as de 6 de julio :"^e 1859, re- 
formada ])or la de 4 de marzo de 1868; para dero- 
gar algunos de sus artícnlos; enmendar sus dis- 
posiciones generales y derogar las transitorias, y 
para oti'os fines,'' y para otros fines." 

autoriza en la Sección 3a. al Coniisioiuido del Interior a 
nonibiar te-do el ])(^i'^ojud r.ecesario paia la mejor organi- 
zación y í'nncionamieiilo del Negociado de ]\Iinas. 

POR CUANTO, el día 22 de octubre de 1935, fué es- 
tabU-í^ido dicho Negociado de Minas en el Departamento 
(VI Int(i\(¡L', vu viríiid de lo dispuesto en la mencionada 
Ley No. 3^, a[)j'obadia el día 22 de julio de 1935; 

POPí TANTO, YO. JOSÉ E. COLOM, Comisionado 
del Interior, ])or la ])i^esente nombro el personal rpie sigue, 
I):'ia el Negociai'o de Mina.-, del Departamento del Interior: 

Pr;ra Director Técnico Administrativo del Negociado, 
(o^-i un ^ neldo de $-l,0(}() al año, al ingeniero Ramón Gan- 
día, Col' .'ova. 

Paia Ingeniero de afinas, co.n \m sueldo de $4,800.00 
al año, al ingeniero lloratio C. Ray. 



Para Ingeniero Ayudante, con un sueldo de $2,400.00 



íii 



íi ano, a!, ingeniero 



(Pendiente) 



Para Químico, con un sueldo de $2,400.00 al año, al Sr. 

(Pendiente) 

Para Secretario, taquígrafo y traductor, con un sueldo de 
$1,500.00 al año, a la Srta. María E. Campos. 

Para oficinista del Negociado de Minas, con un suel- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



106^ 



(lo do $1,200.00 al año al Sr. (l\Mi(liento) 



Tiiooniero Santia^io daiidio, Micinbi'o do la Junta. 



Para Delineante To])ogiYifieo, eon iin sueldo de $1200 El Geólogo Es])eeialista y l^is MiiMubros desio-nados por 

al Sr. (Pendiente) (I CoinLsionai'.o del inteiior (|iie no rori])(Mi sueldo fijo, per- 

ciliián. una. dieta d(^ (Wvz ('(Varos [>^]{)) poi- ^-ada s(\si6n a 

La Junta Cons ulliva del referido X(^<>*oeia lo ((ueda- (}U(^ eoneurran y eiiu'o dólares ($5) diarios y lo~. «gastos de 

rá eonstituída eonio si<}:ue : • viaj«' cuando t(Mi«zan ([Ue .salii- a i rconoi'iuiiewlí.s y asuntos 

oíiciaUs 1 (^lacionades con la dunta o el X«\^()ria,!o de Mi- 
L)orni(^ro Ranuní (íandía Córdova, Diri^etor Ti'eideo i^^^^- ^^i ^'^ (íeó!o-o Lsi)(.Hdali,>la rci li/:.i iu.-a de Puerto 
Adndídstiativo y Presidente. 1^H'^>' ^^^ '^^ l)a^;arán los -asios de vin.jr y s„ r^iMÜa en la is- 

la ; a '(Miiás, .se le pa^^arán los ^aslos rw (¡ii- incurra ])ara 
rt^idir a\uún infonne o consulta. 

San duan, P. IL, 22 de octubre de lü:;:). 
lno(Mii(Mo II. A. IMcyci'iioiT, (Je(')lo<i-o r^specialista. 

hi<;(Md(i() lí(diodoi*() P>lanco, .\liend)ro de la Jnida. dOSL L. (*()!.( )AÍ, 

Ino-eidcro AV. D. Xob^\ Alii^mbro de la Junta. (,V)misionado del lnt(>rior. 



Li<ieni(U'o Jloiatio V. Hay, lu'^'eniero de Minas y So- 
cietario de la duida. 



Boletín de la Carretera Panamericana 



EL TER(;EP. Ci )X(Í H ESO PAXAMERK^WO DE 
CARRETERAS 



El sig'uiente artíeulo, en que se sugiere el 
verano de 193G para la reunión del Tercer 
Cono-reso Panamericano de Carreteras, ha 
sido tomado de la Revista de Caminos, ór- 
gano oíicial del Departamento de Caminos, 
Saidiago, Chile. 

r,i (] 1 (nw-m (!(- ;!hi -! d.' VKU) ^i • ia H(^v: ' i ie (^a- 
mi'.us li.-icíumos releiciuia al aeiu'rdo ('el Según 'o (V;ngre- 
.so Paíiamericano de Caireteras celebrado en Río de .Janei- 
ro ])aia (jue el Tercer (^.ngrcso se reali/.ara en Santiago de 
Chile en 19:]L 

Razons de orden económico obligaion al Gobierno de 
n.uestio país a ])Ostergar este Congreso para una fecha fu- 
tui'a que no s(^ ])i'ecisó. 

Habiendo mejoraílo la situación económica del país 
creemoí»; que habría conveniencia en llevar a la práctica el 
acuerdo del Segunclo Congi'eso, fijando para el año 19:;6 la 
realización del Tercero. 

Nada aconseja ])ostergar indefinidamente la celebra- 
ción de este Congrseo y hay muchas razones para dar cum- 
plimiento a los acuerdos de caiácter internacional en que 
ha quedado empañada la buena fe de los Gobiernos allí 
representados. 

La preparación de estoí^ Congresos demanda tiempo y 
«u organización es diCícil de suerte que hay que prepararlo 
con la debida anticipación. Desde luego habría que empe- 
zar por nombrar la Sección Nacional de Carreteras que ha- 
rá de Comité Central Ejecutivo como lo acordó el Primer 
Congre¿>o celebrado en Buenos Aires. 



Este acu(U'do dice así: ''VA Pi'imer (\nigr(\s() Paname- 
ricano de Cairetei*as resuelve: 

"Declarai^ peimaiuide el Congreso PaiiaiiKM-icano de 
Carreteras para leaü/ai- así con la mayor eíicieiicia. posi- 
ble el rápido y urgente desari'ollo de la vialida i coidinen^ 
tal." 

'M'ara. esto efecdo se establece con cali-lad de perma- 
nente Tina, S(H'ción Nacional di^ (^nr(Miias en ( ;i :a inio de 
le ; [)aíses (¡ue ioiman parte de la rii!Ó:i l'aii ¡.m ; .v tía. .res- 
tas SeccJon.cs ten lian la oiganizacióji y loiiii:i qiK" catla 
Cobieiiio cstinu^ conveniente, según sn.- ur.\ :i- - '. >■ :Ov'a^es 
y M'rán presididas o i)at locinada^ poi- c' -d^''^ • '» ^> ^^'- 
cr.;ariode Esta o iW\ ramo de Ndalidaí!, p.ira *;■!-' Hügii asi 
íii su funciouíuniento v] valioso apoyo (.e ios (ii.lüenios de 
nueslro Cont incide. 

''Las atiií)uciones de (dchas Secci(.n(N Xaci()iial(\s de 
Carreteras serán : 

''Piocuiar en su jurisdicción la ejecución y cumpli- 
miento de todos los acuer !os, resohudones, reconumdacio- 
nes y tendencias ((ue establezcan los (V)ngreso. Panameri- 
cano- rn el interesante ramo de vialidad. 

-(Vaimunicarse directam(4d(^ con d C()mit(^ Central, 
sr -lenien 'o éste todas las relaciones y correspondencia que 
juzgue conveniente y corresponda a sus naturales íuncio- 
nes. 

-Presentar de pi'opia iniciativa lo.tos los proyectos y 
proiK;,sieione.s que estimen conáwentcs para el desarrollo y 
tomento de las carrelera.s amerieana.s. 

••Suministrar al Comité Ejeeutive Central toi.a la do- 
cuimentacióu, informaciones y elementos que sirvan oportu- 
namente para la preparación de los Congresos sucesivos 



1070 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



P«namericanos de Carretera». 

''Promover en r::s RepiíbHcas la celebración de Con- 
greso» Nacionales y especialistas en el ramo de carreteras 
y toda medida qne, a í-u juicio tienda al fomoiUo de este 
ramo. . J-V 

''Además de e.«-.tas Secciones Naciona.c^s, inncjoiuirá 
un Comité Ej(?utÍA0 Centra), qne tí^ndrá ]hs siguientes 
atribuciones y funciones : 

"Dirigii-se dinH't amenté a las Sediciones Nacionales, 
para todo lo (jue estime conveniente dcjitro de su natural 
función de fomentar la vialidad en toda Ami'ricfl, procu- 
rando la coordinación y tíi'monía general de int(^reses que 
como i;xal de unidad posible ]:)ersig'nen los (V)ngrcsos Pan- 
americanos de Carreteras. 

"Compilar y distribuir entre las Secciones Nacionales 
todos los datos o ini'ormaciones de carieti^ras que eslinn.^ 
convenientes. 

''Compilar y difundir todas Ins Convenciones JiUc^r- 
iaacÍGnale>: vigentes en América, de manera que esta docu- 
mentación ilustrativa, Ikgue con toda eficiencia y oportu- 
nidad debida a las S(,^cciones Nacioiíales. 

''Actuar como Connte Ejecutivo Central permanent-e 
de los C^ongresos Paiuimericanos (ie Carreteras cooi)erair.!o 
a la ejecución y cumpliendo los acuerdos, i:, :;':i, ' ^nes y re- 
comendaciones de dichos Congresos. 

''Proponer el j)rograma y reglamentos de cada Congre- 
so que preparará la Sección Nacional del país cji que deba 
reunirse. 

"Promover ante los Gobiernos de las Repúblicas de 
la Unión ])or conducto de las Secciones Nacionales, previa- 
mente a la reunión de cada Congreso, un informe acerca de 
los traJ)ajos realizarlos, así como los (pie le liayan rendido 
las Secciones Nacioimles de modo (jue esta documentación 
sea efi cié]] teniente ilustrativa. 

"Tanto el Conritó Cent i al Ejí^cntivo coniu la.'^ »^-in'cio- 
nes Nacionales, ])1ocuí aiáji \' aceptarán la coojx ración de 
la í>>ufederación Paiuiiuí^j-icana de Efíncación \'ial y simi- 
lares ({ue, i)or su ludu raleza, i)ue(len ser un factor de ayu- 
da e ilustración en el ramo. 

"El Comit(' Ejí^cutivo Central sei'á la Sección Nacio- 
n.al de la República, en ('.on.le por dis})osición del (Congre- 
so Panamericano debe celel)rai'se el i)róximo Congreso. 

"La Comisión Orgainza [oi'a de la República Argenti- 
na j)ara los efectos Ce las disposiciones anteriores, funcio- 
nará como Comité Cciiti'al Ejícutivo, en tanto (pie el Con- 
greso Pajuimericano i(\suelva la SL'di' del [)róximo Congreso; 
ci próximo Connté Ejecuti\o comeiizará a fuiicionar tan 
pronto como el país c!esignado ace])te y sea iiotiíicado de 
este acuerdo." 

Hasta aquí el acuerdo del Pi'imer ( V)]igi*(.\so i'aname- 
ricano de Carreteras. 

Para formar la Sección Nacional de Cari*eteras pro- 
¡)ondi'íamos las siguientes i)ersonas : 

El Sr. Ministro de Fomento que haría de Presi lente, 
el Director General de Obras Públicas, el Director del De- 



l)artamento de Caminos, el Presidente de la Federación de 
E;lucación Vial, el PresiJente del Automóvil Club de Chi- 
le, el Jefe ('el De})ai1anu>nto de Turismo y el Jefe del Es- 
ta ]o Mayor úc) Ejército. 

P(;r lo (|ue liac(^ a la f(^clia más propicia para el Ter- 
cer Congr(\so nos j)ar(H'(^ s(U' el vei'ano de P)oG, por(pie ha- 
bía (pie oi'ganizar excursiones a Valdivia, y a la región de 
los lagos, ('poca la más apH)[)iada para visitar estas regio- 
\¡o.< sin peligro de luvias. Además se orgainzará alguna 
(wcursión a. Viña, del ,\Iíil y \^a!j)ariso y la mejor época pa- 
la visilaj* nuestj'o pi'imcr balneario es también en verano. 
Debenios i)en,sar (pie ¿d mismo tiempo que lleiuimos una 
Luncióji cientííica, hacemos una propagainla de Turismo 
•.)] (\s(-:rían(ío a. los extianjeros ilustres que formarán parte 
íiel Congiw.o nu(\stras bellezas en la mejor época en que 
eiias j)iKdan presentaise. 



F. E. B. 



GLOSARIO 



Con el lili de conseguir más uniformidad en la mo- 
lí c]ic! ai ura, vial, presen t a UKxs extractos de un glosario de 
voi-ablus técnicos, someiiéjidolos a la crítica de nuestros 
lectores. Algunos do ellos son neologismos y anglicismos 
jue nos hemos A'isto obligados a inventar nosotros mismos; 
V agradeceremos mucho cualquier opinión o comentario 
que se nos envíe, sobi'e ellos específicamente o sobre el glo- 
.;ario en general. 

(Esi)¿iriol) Camiiio de tierra petrolada (o petroleada). 
(lijg (s) OikA earth road. (Definición) Camino de tierra 
¿üisonado al cual se le ha aplicado i)etróleo. 

(L^spaíiol) Camino con tratamiento de secante. (In- 
glés) Roa I with blotter trcatment. (Defiínción) Camino de 
(iciía apisonado al cual se le ha añadido petróleo, y se ha 
c;:bicrto hugí) con g)a\-a, arena gruesa o csacajo fino. 

(i'Jspañol) Cai[)e{a (o (\stei'a) de cascajo petrolado (o 
l'eiro\;adoj. (ingh's; Oii gravel mat. (Definición) Mezcla 
de aceite dv caminos con cascajo bien gra^luado a agregan- 
(.0 ilv- piedra triturada. 

(Es[»añol) .Mezclas de ahjuitrán. (Inglés) Tar road 
i.iixís. (Deíiidción) ^lezclas de alquitrán y cascajo pre- 
parado. 

(Esj)añoij .Apisonado de piedra triturada. (Inglés) 
(.'i iislied sione r(>tread. (Definición) Superficie construida 
lu 'zcland(i sobi'c el camino pie^lra limpia con ah^uitrán o 
a.^ falto ] eíinado esp(so, 

(Kspañol; Agiegado. (Inglés) Aggregate. (Defini- 
ción) Matciial (!ui.() en fra.gmentos pequeñoí* usado para 
mezclas. 

(Español) Nata, (inglés) Primer. (Definición) Lí- 
(pLÍ;:o usado para cebar la base del camino, o para prepa- 
rar la mezcla. 

(Español) Cebar. (Inglés) To prime. (Definición) 
Preparar el lecho del camino para el trabajo subsiguiente, 



REVISTA DE OBRAS PUBL ICAS DE PUERTO RICO 1071 

mediante una mano de alquitrán, por ejemplo. (Es})anol) Aeabado. (Tn<»:lós) Finisli ; íini.shing'. (De- 

(E.spañol) Escoba meeániea. (íng'lé.s) ]\[eclianieal íinieión) I'ulinuMito de la .sujXM-í'u'ie ; tiMMuinaeión de la obra, 
aweeper. (Deíinieión) Escolia en forma de rodillo movida (Español) Aclix io o ae:i\i\ (dn;i.'l(\s^ Acelivilv. (Defini- 

[)or una mácpiina. eión) Subida; Ascenso; ])(-n-lien{o con.si ícim 'a. hacia, arri- 

(Español) Erodar. (íng'i('s) To erode. (l)e(iuieión) ba, en coidraposición a vleclive o peiulionte hacia abajo. 
Corrotr, o^astar ; '[)ro. lucir o formar por erosión. (l^spariol) Abpuíi'án. (ln<.>'h's) Tar. (, DiMinirión) Un 

(Esi)arK>l) (ÍL'ailación. (Ingles) Gradation. (i)eíiui- producio bituminoso, gcMieralmenle viscoso, de hi condensa- 
ción) Clasificación de a^rega.los de acuerdo con tamaños i 'óu de com])uestos volátiles, 
deseados. ( l'ls pañol) Asfalto (Inglrs) Asphalt. 0)(>(iiiición) ^lez- 

(Españoi) ?.rezc]a. ca:iLÍnera. (inglés) Road ndx. (J)(^- da natural o mecánica, en la cual i^l biMún asl'állico está 

ñnieión) Mezcla o mezclar materiales de pavimento sobre a. (h- i a. do con materias minerales inerti^s. 

ol locho del canuno, i^ai'a dejarlos allí. , ,, - m \ <• i,-, r i- \ \ . . • ,...•- n 

.p ^ ,. ,,. . , ,r 1^ X -r> ,, . , ,í. ,. (ívsjiaiiol Aslaltiía. (Ingles Axphahhc. (DcínucKm) 

(Español) Cuniento. linu'Us) Eottomnig ; bas(\ ( Deíi- ,, , , i . - ,.-» • ' , • 

..,,,. , , ' . ,d(~zr a. de bel un aslalt leo con maierias orgánicas (iiianuMite 

nicion) Ea prnnera. ca]\-i del pavimento. ,. • i^ , • i i , i • ir. i ^ - 

J ,, ,, •• r '/\ * 1 ,^ . di\ididas, nisolubles en bisulinro de carbón. 

(Es])anol) l;uiio. (Inghs) Aggregate; gi avel. (Deíi- ., ~ n i> ,- /i i- n i>v /T^ e • •- n at 

. ., ;, . , .. , ^^ ^ /^ ^ ( Lspanol) Betún. (Ingles) JwtunuMi. (Dchiueion) Mez- 

nicKíii) ( on ]uiii() ''<' uiM las usaaio i)a} a consoluiar o reluMiar , , ,., . ' ^ 

,,,,/,.,,' . (la, de hmi'ocarbonos naturales y i)n()gena(lo.s no metálicos, 

ios caminos. (Keai Acá ¡emiaj. (jrava; casca lo. , , -, /. . , . ,- • , 

. ., ,, . ,. ^ < , , .-^ ,. . ., :(s c uauN pueden ser gaseosos, liípiuios, viscosos, JKniidos, o 

(Es-panol) (írava. (hurles) ( ruslie I stone. (Deímieion .,. , , , \ / ' , ,, ,. , 

.,...- , \ ^ , ,, , . solí os, ])ei() deben ser completamente solnb!(\s en bisul- 

Cuno; piedra maeliacac a con (¡ue se cul)re v allana el piso 

, , . /,. 1 , , . X ' iin-o de carbono, 

ee los caminos. (Keal Academia.) 

(Español) Paviiuí ido de guijas, (ingles) P.oulder })a- (b>pañol) l>etún asfáltico, (inglés) Asplniltic bitu- 

vement. (l)eíinicló]!) Emp(^}rado de l^nijo natural o de ne n. ( Dí^íinición) Bet ún natural, o b(dún prepai'ado a base 

grava. de hidioearbonos naturales. 

(Es])a»ñol) Clacis. (ln,u;lés) Es¡)lanüde. (Deíinición) (Español) P>rea. (Inglés) Pitcli. (Definición) El resi- 

Exi)lanada; espacio Vio tcrrt^io allanado. auo (jue resulta de la. destilación del alquitrán. 



geología de puerto rico 

8 E j^ T \ E .AI B R E I) E 1 9 3 fj. 

CAPÍTIUjO V. ('(^ agua i)Oco profunda (lue se extiende al este, por el Pa- 

■ >,(> d(^ Vie(pi(N y cruzando el Paso de la \drgen, hasta las 

DESARROLLO EISIOCUAEICO DE PUERTO Vx\i\) Islas Víioencs. Las aguas ])oco piofundas continúan ai 

Y DE LAS ISLAS VÍRGENES ( ;te tan lejos ([ue llegan a Anegaba, una isla de po-o altu- 

■ la foi malla de ca iza trc^pada i)eligi osamentí^ en el borde 



La plataforma submarina i)oco prol'unda sobre la cual (!(^ la Carganta de Anegada. 
las Islas Vírgenes se levanta.n está físicamente unida a Esta úitima es, como s(^ ha hecho notar antes, otro de 
Pueito Rico, y sus muchas islas separadas tienen una. his- h-. eana!(^s ])rorun('Os (jue conectan el Atlántico con el 
loria (pie sigue tan paraielameníe a la de la isla mayor :\hn' Caribe^ Ao es de ninguna manera cicM'to (pie la ero- 
(pie las (.LOS áreas pueden proidainente considerarse unidas. lución íisiográíica de Puerto Rico se haya (U'sarrollado 
AuiKpie el grupo de las isas \dd'genes [)ueLa parecer al s,i(-n;pie (U^ntio de estos límites actuabas. lla\' ami)lias 
píeseme diferente, su elcsarrolio fisiográíico ha sido l'un- iazoiu\s i)ara creer (pie han tenido lugar movimientos a lo 
(.lamentalmente el mismo de Puerto Rico. La isla de laigo de to;los elUjs en tiem[)Os c()m[)arat ivamente recien- 
Puerto Rico está limitada, de modo bien deñnido en tres t-s, ])eio sus oiígenes, sino sus formas presentéis, i)arecen 
de sus huios. Al none se eneuentra el Canal de Brown- datar de un períoilo de tiempo casi cercano al [)rincipio del 
son y la, profundhlad de Mares, y al sur la depresión del iccord fisiográíico. 

Mar Caribe. Entre los dos (^xíremo.s, norte y sur, Puci*- Los caiacteres present(\s de la siu)ei'fície de Puerto Ri- 
to Rico deseansa como un alto blo(pie de falla, destacado eo son un resultado compuesto de simples movimientos ce 
por escarpes de falla casi (mi lima recia de este a oeste. Al la tierra, y de erosi<')n fluvial. El mar y el viento han juga- 
oeste está el Paso de la ^\íona, un canal, relativamenb-í do pa[)el ukmios imi)ortante alrededor de los bordes de la 
profundo, dii'igido de norte a sur (jue también puede ha.- i.sla, y las aguas sui)erílciad\s han tomado parte muy impor- 
ber sido en su origen un bioípie de falla. Las mesetas com- tante en las regiones calizas; pero otros agentes geológi- 
parativamento estrechas, que limitan la isla en estos tres eos no han tenido participación en la escultura de las fol- 
lados contrastan de modo notable con la ancha expansión mas de los terrenos de la i^la. En tanto que el proceso ñu- 



aj 









^ :2. ~ 



H ^ .^ 



í S.- 3. ^ ^ 

^O' Os ,¿ K, 

I -^ I ! § 

1. « =. S. tq 



5 3; r S "« 

^ " =" :• O 

; 1 1 ■■= ^ 

§^' §: I S t?d 

-: ; .^ ^ ^ 

^ i '- 2 ^ 

^ i:; ::.• á c 

~J ^ ^ *-Ci 



~+. "^ -^ 












C5 




REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1073 



vial ha sido tan importante, parece bien precerler nn estu- actnal entonces, y que el desarrollo fisiooráfico ha seo'ui- 
dio de la fisiografía con una breve revista de los hechos ('o las líneas establecidas en aiinel tiempo. De otra parte 

^'^ histoiia erosioiial en la isla lia sido completamente in- 
liepeiidiente de las estuctnras áv\ .Mioceno, y ellas no pue- 
ihu citarse para explicar la posición de ning-una forma to- 
p.ogi'áfica. 

Se ba sngei'i !o también qne las mesetas, (jne son ele- 
n>ento- tan cletacados en la línea de horizonte del inte- 
i ior, son debidas a la acción del mar. Si eslo es verdad, 
yciiv. natural paj'a las poderosas olas del Oeéano Atlántico 
íi ¡.lanar la. isla de modo más efectivo (pn^ para las débiles 
olas del Caribe; y en este caso los terrenos altos no rednci- 
i'.c se (inontiaiían mucho más cei'ea (\v\ bord(^ sur de la 
];^asa de t( i ! enos (!e Puerto Rico (]ue del borde norte. Esta 
}ii])6tesis se bace más tentadora ])or el lieelio de (pie las 
í^'h'. \'íi.ucn(s están del mismo m(^>;lo situadas nuicbo más 
coica del már<i(n sui' (pu^ del norte de la ])lata forma sobre 
la cual se levantan; y la actividad de las olas vu las líners 
(¡e ecsía ])ar(ee (!ar to !a la (^vidiMicia. deseada para, abai*- 
eai' esla. teoría di^l ()r¡j.^'en nuiíino. P(M'o otra vez la pra- 
(aucidn es m^cesaria. 



más importantes realizados ])or la lluvia y el di-enaje. 
LA POSICIÓN DE LA DI VI SOR ÍA DEL DRENAJE 
(Figura 12 (^Mapa de drena<^'e.) 

Uno de los caracteres más chocantes de la topoo-rafía 
de la isla es la extremada asimetría de la divisoria del dre- 
naje. Descansa a una distancia media de siete a ocho mi- 
llas de la línea de la costa sur; más de las tres cuartas i)ar- 
tes (-e la distancia de la costa norte atravéz de la isla. Un 
resultado de esta asimeti ía es (4 hecho de (pie las formas 
fluviales en las laderas del norte son más (wtensas y más 
])erfectam(mte d(\sarrolladas que las de las laderas del sur. 
La iaz(jn de la situación de la divisoria no es completamen- 
te claia, y alg'una de las ])osibilidades de su orig'en deben 
ser examinadas. 

En la liarte oeste de Puerto Rico muchas de bis rocas 
qne foiman la divisoria consisten de estratos ai^dllosos en- 
durecii'os, calizas y con<>'lomeradGs, todas las cuales ofre- 
cen consi Icrable resistencia al proceso de ei'osiíui. Ade- 
m.ás tienen un t?ran ángulo de inclinaci(')n ; y piu^ b^ fácil- 
mente llegarse a la conclusi(ni de (jue la situaci(ui de la di- 
visoria ha si;!o determinada i)or rocas duras, (]iu^ lian sido 
hechas aún más resistentes por la estructura compin^sional 
adquirida durante la Revolucicni Antillaiui. Es en verdad 
probable que (\stos factores hayan sido resj)onsables de la 
situación de la divisoria en limitadas áreas geográficas; j)e- 
ro una mas ami)lia investigación de la situación trae a luz 
el hecho desconcertante de ({ue la divisoria ocupa la misma 
p(;sicióu lelativa en las rocas granitoides no resistent(\s de 
la Sierra de Cayey, y en otras partes, en las andesitas, de 
mediana resistencia. Claramente se vé, según esto, (pie la 
divisoria del drenage debe su i)Osición a un factor de a])li- 
cación más geiuu-al (pie la litología y la estructura. 

Un estui'io de los caract(n*(\s de la su])erficie de la isla 

revela inmediatamente el hecbo de que (\stá inclinada sua- 
vemente hacia el norte, y ])odría deJucirse (]ue Puerto Ivico 

e^; un blocpu^ de falla inclinado, y que la divisoria es una 

consecuencia noinnd del d(.\s])lazamiento diferoicia!. Vn 

análisis ciítico de esta hipótesis, sinembargo, pru(4)a ({ue 

la incliíiacióii ha ocinrido en tiempo relativamente r(^cien- 

te despm's que los caractcuTs del relieve de Puerto Rico también indican (pie las aguas actna'c^s del Atlántico y del 

Caiibr están lealizamb) i)oeo trabajo en la aplanación ma- 
rina. Los acantilados se levantan tan pronto a lo largo de 



Un estudio analítico de la ))lataforma, submarina qne 
rodea las islas \'írgenes muestra de modo coneluy(Mite (p e 
(^s una superfici(^ fiuvial, y (pie las aguas (pn^ aliora. la cu- 
bren ])or mucbo (pie se bayan molificado, no tienen lun^a 
(pie ver con su origen. Las su])erficies de los terrenos altos 
'Av PiK^ito Ivico s(ni (b^l mismo mo 'o de caráet(M* fiuvial; y 
iio hay ninguna lazón para a loptar una teoría (\\w es\ii~ 
bíezca, su origen marino. Estas consideraciones prácticas 
son sufici(ndes ])aia r(Hdiazar completanK^ite la hipótesis 
del d(\sgaste ])or la acción del mar, p(n'() considcu'aciones 
te ói ica^. también indican su improbabilidad. Se ba hecho 
notar ya (pie los mai(\s Terciarios realizaron poco desgas- 
te al avanzar sobre la superficie montañosa de la isla en el 
^íioceno y en (^1 Oligoceno. El beclio (b' (pie la llanura 
de costa en el norte (^s mucho nn'is ancba (pi(^ la llanura 
de costa a. lo laigo (b^ la costa sur no (\s prueba, desde lue- 
go, de la mayor eficieiu'ia (!e las olas del At búdico compa- 
1 ^las con las olas (U^l Caribe; pues la ai)lanaci(m marina no 
l)ie('ede a la deposición de las margas y calizas del Tercia- 
1 io Medio. Los fenómenos modeinos ('e la lím^a de costa 



estuvieron completamente- formados; y ])arece probable (pie 
h¡ posición de la divisoria ha cambia lo muy ])Oco como re- 
cuitado directo de la inclinaci(5n hacia el norte. Si las 
faMas' con desj)reneimií^nto han sido un factor (^n sí, lo 
ba sido ('.c (^arácter local, afectan O solamente al ángulo 
sudeste de la isla que bordea el extremo oeste de la Car- 
<,anta de Anega :!a. En otros sitios la divisoria ocu])a boy 
\:\ misma ])osición (pie tenía antes de inclinarse. 

Es igualmente imposible atribuir la asimetría a la de- 
foimación del Mioceno, i)orque toda la historia fisiográ- 
fica data de la deposición y moderado plegamiento de la 
llanura de costa y ha sido completamente independiente 
de las estructuras formadas en el Período Mioceno. No 
debe olvidarse desde luego que la isla adquirió su forma 



casi to;la la línea de la costa, que el trabajo erosivo que las 
olas realizan (^s desi)rceiab]e. No bay razón para suponer 
(pie la situación era difei'cnte en la última i)arte del Ter- 
ciario, cuando la posición de la divisoria quedó estableci- 
da. 

No queda más (jue una conclusi(m: la divisoria elel 
drenaje de Puerto Rico ba si^'o determinada por la ac- 
ci()n de las aguas de lluvia. Los vientos Comerciales del 
nordeste determinan una precipitación de lluvia mucho 
mayor en la costa norte de la is'.a Ciue en la costa sur. En 
el norte la cantidad de lluvia varía de 60 a más de 100 pul- 
gadas ; en el sur de 40 a 60, La mayor cantidad de agua 



1070 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



rebaja 'os al nivel de la penillanura, pues se mantienen de 
JOO a 300 pies s;obre ella, levantándose con la mareadla dis- 
cordancia ({ue caracteii:'a la topografía Karet del horizonte 
de Lares. Alg-unos de estos pilares aislados ])uede]i verse 
dcs'e los terienos alto^ al sur del i)ueblo de Lares. En 
otras partes, la ])lanicie de la ])enillanura Cagnana es tan 
chocante qno se le lia atribuido un origen marino; pero 
la distribución de las pequeñas porciones crocionales si- 
gue un modelo fluvial, y en algunas secciones de la isla la 
r:iperficie cio;ional estaba formada en lugares com[)leta- 
nicnte ])ro'egi(]os de la acción de las olas. Además, los cur- 
vos tortuosos de muchos de los ríos de la isla iii iicaJí que 
las corrientes tortuosas fueron la causa del ciclo de ])en?- 
p^anación de Caguana. y que una explanación marina es 
in.sostenible 

EL CICLO DE EROSIÓN CUATERNARIA 

El ciclo Caguana teiminó, como el de Saint John que 
lo precedió, con marcado levantamiento, que puso en mo- 
vimiento Ic^ agentes de erosión fluvial en nuevos cursos. 
El levantamiento, como se recordará de la discusión del 
capítulo precedente, no fue tan simple como el que termi- 
nó el ciclo de Saint John. Las márgenes de Puerto Rico 
adquirieron su contorno final como resultado de ]u*oFun- 
das fallas, y el bloque elevado que encerraba la actual isla 
fué empujado un ])Oco hacia el norte, de tal manera ({ue 
la antigua superficie erosional, originalmente inclinada so- 
lamente algunos pies ])or milla hacia el Atlántico, ahora 
so inclina 100 pies por milla en esa dirección. Una ])e- 
qucña cantidad de arrastre ocurrió al mismo tiem])o, con 
])ronunc.*ada elevación hacia el extremo oeste de Puerto 
Rico y un ])equeño giro en el extremo este de la ]:)latafoi'ma 
(V las Is'as A'írgenes. Los movimientos fueron también ([e 
nirs glande duración que los que ceri aron el Mioceno, pu?s 
( uraron a través del Pleistoceno o Ei)oca Glacial y ])are- 
ce que han sido renovados con considerable vigor dui'ante 
el per:o:-o Reciente. El resultado total pue:]e ser me] ido 
cu términos de la Penillanura Caguana. Antes de empe- 
zar ](.s movimientos había un i)^ano erosioiud en ninguna 
])ai!:e muy eleva \> sobre el nivel del mar. Al ])resente ha 
alcanzado su máxima elevación de 2,200 pies al sur de 
Laies; mientras que su elevación es solamente de 500 a 
(/OO pies a lo largo de la costa norte de Isabela; hacia el 
oeste declina a una ])osición de, 1000 pies sobre el nivel 
(>1 mar en el inteiior, cerca de Aguas ÍUieiuis; y en las 
I la.' Vil genes sus ])ef]U(ñas porciones se encuenh'an sola- 
mente de 250 a 300 pies sobre el nivel del mar. 

Como resultado de estos movimientos diferenciales, 
les líos c'el período Cuaternario se han encontrado con di- 
ferentes cantidades de trabajo que hacer, en las diferentes 
partes del área de Puerto Rico y de las Islas Vírgenes. En 
e oeste han penetrado profundamente en las elevadas i)e- 
nillanuias; ])(*ro hasta el presente ellas han hecho mucho 
progreso so'o localmente ensanchando sus valles. En efecto 
la mayor parte de los valles son o profundas gargantas o 



le sirregulares valles en forma de V (jiie caracterizan los 
pi imeros t¡em])os. iíacia la línea de costa alguna aplana- 
( ion lateral ha., ocurrí 'o ; y los ríos allí corren en llanuras 
í\^ a^'^nidas de mo aviado ancho; ]")(no algunas millas de- 
trás de la línea de costa el tcí'reno a lío se cierra sobi'e ellos, 
V ellos corren (mi canales >in ])ni'!onte (jiie ocn])a]i la mayor 
])aite del fondo del valle. En la ])ai*te este de Puerto Ri- 
co, de otra parte, la ( levación mas modcM'ada de la Penilla- 
nura Caguana ha pcimitido a las corjdentes de agua al- 
vanzai pendientes v]\ \\\\ tiempo le'ativamente corto; pero 
aún af}uí la continn^irión de los mos imiiMitos hasta (d |)re- 
SÁ'uto l(\s han dado pí;cas opoi í unidades j^ara hacer mucha 
aj)lanación latcial. De otra pai'íe, sus valles se han en- 
sanchado en a'guna extensión, y sus tributaidos han resul- 
tado concor^.'antes con los líos pri>-cipnles. Enarcas de rocas 
no resistentes han sido abiertas aiudias depuTsiones, siendo 
las dei)resiones de Caguas y Naguabo los más notables 
ejemplos entre oti(\s. Las áreas de i'ocas i'csistentes, como 
las de las montañas de Ijuquillo, están todavía resistieiulo 
los atacjues (!el ])ioceso fluvial actual; i)eio los caminos in- 
teriores que l-;s crbezas de aguas de tales ríos, como el de 
Fajardo y el Pío C-nióvanas. ^stán abU.'Jido aJ'cdeder de 
los bor 'es de la ma>a de niontes, :::ue.siran q'ie aún los 
elementos de las rocas i .sisi-entes sucu; ibii'án rmalmente 
a la erosión. 

En la parte oriental de í^'uerto Rico, la disección Cua- 
ternaiia parece haluu^ lU^irado al '.'i.timo desarrollo Oc su 
ma:]ui^ez. Es posible apr'irler mu^ ho aí-'M'ca de la natura- 
kv.a. de \'i ;upeiíicie de la ])laiaForma sud^marina cpie rodea 
a Vicípies, Cul(d)ia, y las Islas Víigen(\<, de un estudio de 
la.s (artas néuticas, (¡wv remidan (d luídio de ({uc tola la 
plataforma fué desgastada i:>or |)roc(^.os flindales; y f[ue 
(dh;.; ieduj(U(ui la mayor parte (h- la región m una llanura 
fluvial comi)arativjim(MPe br.ja íiiííes ('e (¡ue ocurriese la 
.^•id:m( :sión actual so^aincMite la,: islas y algunos de los ban- 
cos no fueron nivela.dos. y la iiiayoida «'(^ (\-tos parece haber 
'•••(!(, localizadas cerca i\v- hi di\'isorin (\' h\s antiguas corrien- 
te', (:on !e la erosión en h¡ cab^v:a {)i"oduciría naturalmente 
eiectcs mínimos. La rc.^is{(^ncia áv la-; rocas ha tenido algo 
(pie hacer con la, localizavdón <de las is^a.s inili^dduahiiente ; 
p( . -> ])aiece ba.slante chiro (ju(^ hi pcíjueña canti.dad de 
h^vantamiento permitió a las corrientes de agua aproximar- 
se a com])letar su trabajo sobre la i)arte mas grande del 
área ahora bajo el agua. 

El piogieso d(d ciclo presíMite de (n"Osión ha sido ca- 
lactei izado ])or un número de caracteres especiales; de 
les (Míales uno de los mas interesantes (\s la disolución bajo 
la su|)erricie, (pie ha tcuiirlo lugar en todas las calizas más 
I nas; pero es])ecialmente en las de la llanura de costa 
''i' I diaria. Se ha anotado ya en relación con las descrip- 
(do]ies de las formaciones Terciarias individuales fpie en 
(1 ic:Ae fie Pueido Rico, las í^alizas del Cibao y Quebrad i- 
l'as forman snperficicvs en forma de mesetas en las cuales 
pozos profundos y oti'os caracteres específicos de la cliso- 
hudón son comparatixamente escasos, mientras las farma- 
ciones de Lares y los Puertos están profundamente perfo- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1077 



lada.s con Cf 



c(.> v-ui. Ccividades foniuhlas por la disolución y dotadas lia tenido Ingar al<^una .superíicic do orosióii ])ara siiavi- 

dc pilares erosiónales inslouble.s. El hecho de que las zarla, iri'e<>ularidades existentes al innidirse los techos de 

corri( nte.s de ag'ua desaparecen en la faja del Cibao, y que caliza. Aún más al este, en la vecin/.a I de (^ataño, ('aroli- 

el drenaje snpcj'ficiai '^s muy escaso en el (4bao y Quebra- na y Loíza, los montículos aislados están amplianu-.ite ex- 




soLrriox TOPoaJiArny ix tjii: i.aukh limestoxk. 

ri:r j,::.i;^i and p'>r(,^s:i)j of thr Laven Jimrsloi},' Jicv, mcdc if an r(i.\¡i virlim f) tJtr s:)lv.)i1 artioii 
/,.•,.'/,,' <;fi>H,.r¡nii'l<h/ s::r ¡.iJomcln:-^ noríJnrrs! of dlssolrní pHhns <,r liaj/sfacls of tJtís disírirt, sil- 
(>! :.,!K-y>iff(i('- ir(i(n\ The .<-íin]:h(>lcs avd Ihc un }• tundo, are Ijiplra] of uiosf Lnrrs aud Los Furr- 
ios outcrops. 



(lillas, |H)(!ría indi<'ar ({ue las ag'uas suj^erficiales están for- 
mando canal(^s subtei-i-áneos al ])resente, y que algunos de 
el los lian alcanzado siiíici(-nl(\s ])rí)j)orciones |)ara el des- 
arrollo (le |)oz()s prol'uiulívs. El mismo ])rogr(\so no lia si- 
(■(> K^íil izado en (\stas (l-;s FormaiMones como lo ha sido en la 
caliza, (]('• Líirr.s y Los Puertos a causa solamente de la di- 
f Ciencia lito''';gica de los maiei'ial(\s (iu(^ las componen. Las 
aguas superf]cial(\s han trabajado rápidamente en Lares y 
Los Puertos, que son más puras; mas lentamente en ci Ci- 



tcndi !os, y anchas áreas i)lanas se rxti(^ní](Mi cu\vv c^llo;. 
Aquí la actual topografía es antigua; y auníjuc muchas do 
s^'s fase.s nu'is tardías han seguido un pi'Oc(\so de su|)(M*ficie, 
aun (\sto,s han sido amplianuMde (piímicos, por (•onsigur:^!- 
t(^ l)ue(le decirse (\\w en (\sta parte de la isla hi.s calizas 
Teiciaiias íuv rseguido un ciclo com])l(4o de (Mo-Íími por di- 
soluciíui. En niuguna ])art,e (U 1 muirlo el ciclo de disolu- 
ci(ni s/ ha di^splegado en todos sus (^stados de descirrollo 
l.os L^Ku-Tos, que son mas puras; mas leiiuuiicnii^ cü v. v.x- tau h'icu y de modo tan claro como en Puerto liico. El 
bao y Quebradillas a causa, de .su carácter clástico mas fi- c.\ím]() inicial puede ser comi)arado con el de la mesc^ta 
no y'su uupurív.a. El resultarlo ha sido (pie las últimas í'or- llighland Uim de Kentucky y T(Min(-see ; y el (vstado de ma- 
maciones están caract(U'izadas ])or la topografía originada (iurez i)uede com])araise con el de la Sierra de los Orga- 
por la disoluci()n en un estado inicial de desarrollo, micui- r.os d(d oeste de (^iba; donde la tc^xtura de la t()i)ogratia 
tras (jue las primeras han llegado a la madurez. Ellas tie- de disolución (^s mas abultada que lo es en Puerto Rico. 
nen forma de panal con úitrineados pasos y canales bajo Pero ni en estas dos regiones, ni e nninguna otra parte, to- 
tierra que g(Muu-almente dc^sendjocan en pozos profundos, ('os los estados de di^sarrollo se encuentran desplegados en 
En algunos lugares el hundimiento de los lechos de cali- una so^a serie de sedimentos. 

za (pie los cubrcni ha unido (!os o más de los pozos profun- Ar^rpriAT T7Q 

dos y las grandc^s depresiones circulares o alargadas (pie DEPRESIONES Y RELIEVES ACIUALLb 

han sido producidas de esta manera están cruzadas ])or 

corrientes de agua que emergen abruptamente de unas ca- El presente ciclo de erosi()n i)resenta muchos otros ca- 

vernas V desaparecen silenciosamente en otras. ractcrés especiales ciue merecen mencmn. En adición a su 

i\Lis al (^ste en la formación de Quebradillas, Ja diso- Karst, o (d.oAición y topografía la laja de la llanura de 
Lición ha lle^aí^o a un esiado mas avanzado de desarrollo. c(;sta (^stá, además caracterizada por su sucesión de cues- 
Muchos de los pozos profundos se han unido y es posible tas y depresiones. En el oeste las cuestas están formadas 
abrirse paso entre los montículo aislados o pilares residua- por las calizas profundamente escarvadas de Lares y Los 
les atraves de un laberinto de pasadizos que demuestran que Puertos. El frente de escarpe dentado del primero mira 



1078 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



al sur por encima ele la depresión interior hacia el relieve 
Cretáceo del interior. Los Puertos también forman un 
escarpe dentado que domina la superficie suavemente on- 
dualda del Cibao. En la porción central de la ivsla, donde 
las formaciones Terciarias más antiguas cubren sucesiva- 
mente las rocas Cretáceas, el carácter de la cuesta que en- 
frenta la depresión interior cambia lateralmente según los 
diferentes miembros del sistema Terciario que la compo- 
nen. En el este la formación de Quebradillas lia sido tan 
profundamente erosionada que su cuesta está nuiy fractu- 
rada, y en algunos lugares consiste meramente de un grupo 
aislado de pilares de montículos aislados, (pie se levantan 
sobre anchas llanuras planas de origen fluvial o lagunal. 

La depresión interior presenta muchos problemas inte- 
resantes, particularmente en el oeste, donde al final del ci- 
clo Caguana, fué altamente elevado. Aquí las corrientes 
de agua que lo siguieron se han atrincherado dentro de las 
rocas del Cretíiceo y generalmente corren en gargantas en 
forma de V sobre las cuales la cuesta de Lares se levanta 
má.s de 1000 ])ies. En algunos lugares las corrientes de 
agua que siguen las depresiones interiores atrinchei-adas, 
han aislado pequeñas porciones de la caliza Terciaria que, 
en lugar de descansar al norte de ellas, están situadas al 
sur. Vn caso notable de esta clase i)uede vc_>c cerca del 
Barrio Dos Bocas en la carretera de Arecibo a Utuado, 
donde el Río Limón lia socavado una mesa Terciaria cerca 
del punto donde se une con el Río de Arecibo. Entre Cía- 
les y Morovis una mancha de Caliza, aun unida a la 
llanura de costa, se extiende a alguna distancia al sur de 
la posición de la depresión iiitei'ior. Fenónien.os de esta 
clase arrojan alguna duda sobre la simple in.terprel ación 
que se ha ofrecido para explicar el desarrollo erosional de 
la llanura de costa. Es casi ])osible que un estudio mas 
analítico muestre que las corrientes de agua que ahora se 
encuentran atrincheradas dentro de la actual depresión 
interna inicialmente ocuparon una ])osic¡ón su.bsecuente 
muy diferente en los estratos de la llanura de costa, y ({ue 
ellos han adquiridlo su curso actual como resultado de la 
superi)osición. El asunto prescrita una línea fascina! iora 
de futura investigación. 

Al este de Corozal el terreno bajo interior ha sido exca- 
vado hasta foimar una ancha depresión ((ue se hace más an- 
cha y llana hacia Bayamón y Río Piedras. La depresión 
ocupa una posición bajo el nivel de la superficie erosional 
de principio del Terciario, en la cual la llanura de costa 
fue depositada, y parece ]:)or esta razón ser un cai'ácter de 
atrincheramiento relacionado con el actual ciclo erosional. 
Un cuidadovso estudio de su origen no ha si;lo hecho toda- 
vía; pero una tentativa de explicación de la depresión se- 
rá dada. En la mitad este de la isla el levantamiento 
l)ost-Terciario fué m.oderado, y las corrientes de agua es- 
tuvieron pronto en condiciones de establecerse con pen- 
dientes tan lejos al sur que llegaban al límite de la llanu- 
ra de costa. Como los estratos calizos fueron removidos, las 
corrientes encontraron debajo de ellas una faja de suelo 
residual profundo, en el cual la erosión podía continuar 



rápidamente. Siguió la excavación de este suelo pre-Oli- 
gcceno, y ella ha sido responsable de la ancha depresión li- 
neal que se extieiule de Corzoal a Río Piedras y aún más 
allá. Es obvio que las rocas que están debajo en esta de- 
l)resión no han tenido nada que ver con su origen, porque 
la faja contiene :nateriales sedimentarios pirochlsticos, ex- 
trusivos e intrusivos, toda la variedad litológica conocida 
de las ]'ocas del Cretáceo en Puerto Rico. A pesar de esto 
todo ha sucumbido, de la misma manera, al proceso de ero- 
sión tan ])ronto como la cubierta protectora de la caliza Ter- 
cia ida. ha sido removida. 

Durante el ciclo cuaternario varias otras depresiones 
han sido socavadas en el tei'reno antiguo del cretáceo. Al- 
guiuis de ellas deben su origen a caracteres litológicos, otras 
a cai'acteres estructurales, y un pequeíio número es de 
oidgen determinado. 

Las rocas diuríticas son las más importantes entre 
aquellas cuyas características litológicas las han hecho for- 
mar el asiento de las depresiones. La cuenca de Caguas 
([a el más chochante ejem]:>lo, a causa de sus dimensiones y 
de su situación. Está situada en la porción central este de 
Ir Isla, con la sierra de Cayey levantándose a más de 2500 
])ies sobre su su])erficie en el sur, y las montañas de Lu- 
quülo de cerca de 8000 [)ies en el noreste. Hacia el Norte 
las depresiones terminan, de modo abrupto contra una 
fuerle ca;!ena estructural, que se levanta con taludes uni- 
formemente inclina los a 1000 pies y más antes que nin- 
gún cambio marcado ocuira en el ángulo, y algunos puntos 
í; lo hn^iO de eila alcanzan altitudes que son de 2000 pies 
sobre la cuenca. La dej)resió]i de Caguas tiene solamente 
LÍ( 200 a 500 pies sobre el nivel del mar. Toda ella des- 
cansa í'entro del área cié drejiaje del Río Grande de Loíza, 
y sus muchos tributarios han sido responsables de la enor- 
me erosión fluvial, que ha ocurrido. La rápida alteración 
j)or los agentes atmosféidcos de la diurita ha suplido frag- 
nu^nto.. gruesos granuladas a las bien alimentadas corrien- 
\vs, (pie s(^ unen a mitad <!e camino entre Caguas y Gura- 
bo, para cori'ri' al Xoj te (^n un curso sobrepuesto a tra- 
\és de una abeidui'a, estinndui abierta por el agua en la 
( levación de! Xorte. En la ])arte central y oeste de la 
cu(nca los límites están agudamente determinados por los 
límites de los blo([ues del diurita (pie están debajo de él, 
y las laderas inclinadas em])iezan en rocas de carácter no 
diurítico. Al Sui', es verdad, grandes corrientes como el 
Río de Turabo han abierto valles comparativamente an- 
chos y algo escalonado en rocas de otros tipos, pero la gra- 
dación ha sido llevada a las áreas diuríticas situadas in- 
mediatamente al Norte. Al Este los caracteres estructúra- 
le;: han ])eimitido a la depresión desarrollarse algo más 
adá ('e los límites de la intrusión, y una divisoria baja, de 
csíasamente 500 i)ies sobre el nivel del mar, separa la cuen- 
ca de Caguas de la depresión de Naguabo que abre hacia 
el Paso de Vieques. 

La creación de esta muy grande depresión en medio 
de los ( lementos montañosos, ha resultado en muchos ajus- 
tes fluviales mal hechos, que se manifiestan de varias ma- 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1079 



nera8: En el boivle norte abanicos aluviales que van en rtuado-íax uvíI, por ejtuiplo, nuu'liíi mayor disección ha 

una misma dirección han sido formados en la base de la ocui i'ido en hi intru.'^ión ^'i-nutoid^ en los otros tipos de 

elevación de Luquillo, y al sur ellos interfieren coii los rocas que la rodean. Desde la elevíudóii adyacente puede 

depósitos locales de las llanuras de avenida en el Río de verse el Río Cnonilhis y otros tiibntón-ios del Río de Are- 




TlfK CAai'AS LOWI.ASD 

Sfrc'cJhUf/ n;.s; and in si from CaguüS is a campa ■tín-rhi hrornJ linnir drprcs^\i))i. FJ<nüinf/ it are 
He LiajuiU') ^fc^u>li(li)ls (01(1 tlic Sirrrd dr (\:i/ri/, which loircr tip/tro.riwaií li/ ?>(){){) freí (th(^\y it. Thr 
tionf/li !((!>■', ])((■}) cxcdVdtcd b\i hirgc .'<fv((i¡ns icIticJi Jtarc fnnnd (J;c local (jranilc iulrusions casicr lo 
cvd'lc (¡ion thc foldcd fraf/motUd slrata in thr L .v///,7.''> Moiinl-ji)!.^ lo thr iiorlli,, irlnlr thr hcad- 
udh^r ¡>()hH}oh of iJw Sierra dr Cai/ri/ lias sparrd IJial iiidand from rapid ( .rcaval ion. Thc viciv 
.v/V)ír.s' tl(C sJ'(irj) l)(>ar,d(ir\j hrhrrcii ihc trrrarrd (d 'ivíoh ¡h Ihr basin and Ihc marf/iiud volcaiiic and 

fr(t(iiíicnl(d rocl-.<i. 

Turabo. En alg'nnos hijeares, es[)ecialmente hacia los lí- cibo, (pie crnzan la faja intrnsiva, cortaron anchos valles 



mitos lateíales de la cuenca, una disección lenta de los 
sedlni';:i;{)^'. fluviales está ahora ocnri'iendo, y se han for- 
mado í:. - a zas. 

Un c: .\\A io de los caracteres fluviales revela a lemas 
que ia i^c- : _ !\eiu'ia de las rocas que están debajo de la 
re;»'ióu (-0 Cjj."/::n han favorecido el desarrollo de algunas 
coiricnitcs a, expelidas de otras, y ])or lo nu^nos ha tenido 
lu«ar un caso notabk' de ca[)tnra de coiriente. Las ag'uas 
de cabeza originales del río Canovanillas estuvieron una 
vez en bis sierras de Cayey, pero ahora se unen al Río Gu- 
rabo y corren al Este hacia el valle del Río Grande de 
Loíza en lugar de cruzar la cadena de montañas al Norte 
de Juncos, doiule una abertui'a hecha por el viento marca 
del valle (jne una vez ellas utilizaron. Es [)robable que otras 
capturas ha^^an ocurrido, uini de ellas en la sección limi- 
tada })or Aguas Ikíenas, Caguas y La ]\Iuda, donde anti- 



('(Mitio del rdlimo durante el ciclo Caguano. En el ciclo 
])rescnte, sin embargo, no ha pasado bastante tiempo ]^ara 
V.] desarrollo de anchos valles, aniuiue uiu> está empezando 
a formarse en la intriLsión no lejos de Utuado. En la sec- 
ción Ciales-^íorovis la exposición de la intrusión granitoi- 
de, por largo tiempo enterrada bajo la llanura de costa 
'i\u ciarla, ha ocui-rido tan recientemente (jue las corrien- 
tes no han tenido oi)ortunidad todavía de disi)oner de ellas, 
rarcen no estar j)(u*diendo tiempo en pi'oí'undizar y en- 
sanchar sus valles ahoia, i)ero no han j)rogresado todavía 
mucho. Se ha notado ya que la gran extensión superficial 
del batolito de Sají i^orenzo, lo mismo que su posición cerca 
de la divisoria de agua nornuü de la Isla, han militado con- 
tia su (iisección en una depresión de cuencas adecuada a su 
tamaño. Alrededor de sus bordes la erosión marca rápi- 
damente, pero la mayor parte de ella ha sido realizada por 



guas terrazas fluviales y una prominente abertura hecha Pequeñas corrientes de cabezas de agua que no son iguales 
por el viento pueden verse a lo largo de la carretera mi- ^ ^^^ oportunidades que se les han ofrecido, 
litan entre La Muda y Caguas. Muchas de las dei)iesiones estructurales que han si.lo 
En otras partes de la Isla las intrusiones granitoides formadlas durante el presente ciclo de erosión son de ta- 
ño han hecho tan notables depresiones, a causa de su pe- maño relativamente pequeños, y son, por consiguiente, ca- 
queña tensión superficial o de la más gran cantidad de racteres menos notables en la topografía de la Isla. En ge- 
levantamientos terciarios que la afectan. En la región neral son de carácter lineal, siguiendo muy de cerca las de- 



1080 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



bjliílarks estructurales y litológicas de las rocas plegadas 
que están debajo. La depresión de Naguabo en el extremo 
Este de la Isla, la depresión Bociuerón-Guánica en el sur- 
oeste, y el Valle del Río Blanco en la parte central Oeste, 
y tal vez el Valle de Cayey, son los mayores de esta catego- 
ría, y hay muchos olios de menos importancia superficial. 
Parecen haber desariollailo anchas estructuras anticlinales, 
y son aquellas de erosión normal subsecuente. Una de las 
más grandes depresiones estructurales, de otra parte, ha 
sido formada sobre rocas relativamente no resistentes que 
una vez llenaron una de].)resión sinclinal post-Antillana. 
Esta dei)resión es la i'cgión del Paso de Vieques, que está 
debajo de la caliza Terciaria, que fué depositada en un 
valle estructural de origen antiguo. Algo debe decirse de 
l(is relieves de l^uei-to Rico. El hecho de pi*evalecer en to- 
das partes de la Isla, los hace ai)arecer que son caracteres 
normales don'!e(piiei'a (jue las depresiones son anormales, 
y de aquí la mayor necesidad de un comentario detallado. 
Los ulieves ])uct:eii ser dividi('os en dos categorías gene- 
rales : 

Los tipos homogéneos que han sido excavados sobre 
las rocas andesíticas uniformemente resistentes, y Ids relie- 
ves subsecuentes, ([ue están controlados ])or hi ^-esistencia 
diferencial de elementos litológicos entre las rocas del cre- 
táceo. El i)rimero conserva el horizonte plano (jue marca 
la i)enillanuia Caguana, y los ríos que fluyen sobre ellos son 
de cauce profundo y se caracterizan generalmente por in- 
trincados meandros. 

Muchos más detalles ])odrían añadirse a los caracte- 
res de disección reciente dentro de la superficie antigua 
Caguaiui. Algunos de ellos seián discutidos en un cai)í- 
tulo posterior que tratará de los ríos de Puerto Rico; otros, 
que son extrema lamente locales en su exjn'esión deben ser 
omitií'.os de un estudio general de la geoh)gía de la Isla 
tal como este que estamos redactando. 

EVOLUCÍOX DE LAS COSTAS 

Duiante el ciclo cuaternario de erosión fluvial la lí- 
nea de costa de Puerto Rico ha sufrido muchos cambios que, 
en sí mismo, ofrecen un conjunto interesante de problemas 
fisiogiáficc>. Cuando el ciclo i)resente comenzó en los ])rin- 
cipios del Pleistoceno, toda el áiea desde la costa oeste de 
Puerto Rico a la extremidad oriental de la plataforma de 
las Is-as Vírgenes, parece haber sido una sola maza de tie- 
rra, toda la cual estuvo sujeta a análogo proceso fluvial. 
Ko obstante el hecho de que la parte occidental de Puerto 
Rico fué diferencialmente levantada, la región de las Is- 
las Vírgenes retuvo su posición ligeramente elevada sobre 
el nivel del mar, y, en verdad ella debe haber sufrido ini- 
cialmcnte molerada elevación. La superficie fluvial re- 
cientemente desarrollada descansa a 500 pies bajo las pe- 
queñas porciones de la Penillanura Caguana, por consi- 
guiente, esta porción de levantamiento puede asumirse que 



ha ocurrido. 

Que la región (]e las Islas Vírgenes fue formada por 
ítosión fluvial resulta de un estudio de los caracteres de la 
plataforma submarina que ahora rodea las Islas. Las Car- 
tas Xáuticas mostrando la distribución de las profundida- 
(ies con algún detalle están disponibles, y si la superficie 
fuese contorneada es obvio ({ue no sería una simple plata- 
forma aplaiíada i)or las olas, como Vaughan y otros es- 
critores han alegado. Los valles sumergidos y las depre- 
siones, algunas de ellas en saturación donde probablemen- 
te las olas no i)odían haber trabajado, están separadas por 
civJsoiias y cadenas de montañas cpie podían haber sido 
;:(;('avadas solamente por las lluvias y las corrientes de 
agua. I']s [)osible hacer una com])aración de muchas de las 
t'cri'as sumergidas y de las tierras superficiales de Puerto 
Kico. A^iequ(\s y d( varias Jslas del grupo de las Islas Vír- 
í^enes; y una cuidadosa i ientiticación de las características 
íisic;uj;iíicas snmeigidas nos lleva ineludiblemente a la con- 
clusión (pie tocia la superficie oriental que yace ahora ba- 
jo agua sufi ió alguna clase de desarrollo sub-áreo como 
Puerto liico, y ([ue su dej)resión bajo el nivel del mar es 
un h(Hd:0 eom])arativamente i*eciente. 

Es ini])(ísil)'e ('eiernnnar la evolución del litoral ocu- 
liiila duiaide el i)rinci])io del período Pleistoceno. El pri- 
mi r hecho ([\k dejó un in.íicio ocuri'ió comi)arativamente 
taidr, coineidiendo ])i obablemente con el i)eríodo glacial 
(!(^ Wisconsin. La, letnada de las aguas del Océano a me- 
dida (pie los vastos j)liegues glaciales se acumularon en 
Xor;e América, y Europa, causó un leve levantamiento de 
la, costa de Puerto Rico. Las olas del Atlántico acumularon 
r:]ia barra o cayo hacia fuera de la costa, sobre la llana y 
suavemente inclijiada. platafornuí marina, (pie cayó bajo 
su esí'( ra de iirfliK^ncia, y los vientos Alicios suj)lementaron 
y,n t i-abajo, l'oi mando una serie de dunas en las arenas cal- 
cáuas. En esta Forma se (^íectuó la actual formaci()n geo- 
[(y^uica de San Juan. En el ])resente consiste de una línea 
(luebiada d(^ [)obi*(^mente ('onsoli(.ladas arenas cólicas, que 
están caract enriza. las i)or una i)ersistente estratificación cru- 
zada que se inclina uniformemente 30 grados al Oeste. A 
me i ida que las aguas retornaron del Océano el cayo y las 
ouuíi^ asociadas se sumergieron en ])arte, y otros movi- 
u] lentos geolí')gicos empujaron el (extremo occidental de la 
foiniación de San Juan moderadamente sobre el nivel del 
mai', ndentras que el extremo oriental se sumergió prácti- 
e^juínte todo en la vecindad de la carretera de Fajardo. 
Las lagunas de poca profundidad entre el cayo y la vieja 
ce sta se fueron gradualmente llenando de sedimento y vege- 
tr;ción, a pesar do (pie estos (ie[)ósitos han sido desde en- 
tonces paicialmente d(?struídos, en aquellos sitios donde las 
oías han roto el antiguo cayo y logrado acceso a la costa 
se[)tentrional de la laguna. 

Otra caiacterística interesante que aparentemente per- 
tenece a este período de desarrollo del litoral es el arrecife 
-"umcrgido ([ue yace a lo largo del borde sur de la plata- 
forma de las Islas Vírgenes, exteneliéndose, con pocas inte- 
rrupciones, desde Anegada a Vieques. Este arrecife for- 



ílEVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1081 



ma un cayo muy estrecho de elevación uniforme, que se 
encuentra solamente a unos 25 o 30 pies bajo el nivel del 
mar. Aparentemente el cayo, que es de coral, está muer- 
to, y hace un marcado contraste con los más modernos y 
más anchos corales que bordean la Isla de Anegada, y que 
aparecen dondequiera en muchas partes de la plataforma 
( e las Islas Víi genes, así como también en los estrechos ban- 
cos de arena q. bordean a P. R. Tiene que presumirse q. los 
ciganismos que componían la antigua formación coralina 
.'^;ufrieron un exterminio completo por la sumersión del ni- 
vel del mar durante el período glacial. 
-•ti; 

En tiempos recientes la costa de Puerto Rico ha su- 
frido muchos cambios menores, algunos de los cuales serán 
discutidos más detalladamente en otro capítulo. Breve- 
niente envuelven un período de sumersión moderada, que 
l)uedo apreciarse en las bahías y estuarios que ocurren en 
l)rofu^:ión en las Islas Vírgenes, Culebras y Vieques, y que 
fueron bastante abundantes en Pto. Rico hasta que fueron 
rellena ios per los depósitos de aluvión, traídos a ellos por 
los ríos. Las anchas llanuras de aluvión que ocurren cerca 
de las desembocaduras del Río Arecibo y del Río Manatí, 
así como de muchos otros ríos son las lápidas bajo las cua- 
les yacen enterrada^s las más llanas intrusiones de la costa. 

Movimientos orogénicos han sido el último factor en 
la modificación de la costa. En cualquier sitio a lo largo 
(le la costa es posible observar características indicativas de 
una muy reciente emergencia. En la base de los riscos que 



se extienden desde Fajardo hasta el Cabo de San Juan 
una estrecha terraza coi'tada por las olas se encuentra si- 
tuada varios pies sobre el nivel que alcanzan las olas. En 
Punta Miquillo y Punta Picúa, en hi parte noreste de la 
Isla, arenas marinas, conteniendo caracoles modernos ya- 
cen a una altura de 4 o 5 pies sobre el mar. Toda la Isla 
de Anegada es un plano marhio de la costa que ha sido 
suficientemente ele\a o para formar una isla de 9 millas 
de largo por cerca de 1 milla de ancho. Los vientos han 
foi ma lo dunas o montículos arenosos sobre su costa Nor- 
te, pero en las secciones elel centro y del sur la superficie 
está compuesta por depósitos calcáreos ([ue contienen ca- 
1 acoles de moluscos, y se inclina imperceptiblemente hacia 
las poco i)rofuntIas aguas de los cayos de la costa sur. 
Características similaies (u casi todas las Islas Vírgenes y 
en Pto. Rico pueden identificarse en tantos puntos que la 
evidencia de un levantamiento reciente es concluyente. Es- 
te paieco haber sido diferencial, alcanzaiulo solamente 5 o 
6 pies a lo largo de gran ])arte de la costa norte mientras 
((ue Ilo¿'ge y Mitchell han informaelo terrazas cortadas por 
las olas y arenas mariiuis a elevaciones de más de 100 pies 
sobro el nivel del mar, a lo largo de la costa sur. En dos 

sitios de la costa occidental arenas recientes |)ueden verse 
a una altura de 25 a 40 pies sobre el nivel actual de las 
olas. Como se verá subsecuentemente, el levantamiento di- 
ferencial indicado i)or estas características aparece íntima- 
mente relacionado a los fenómenos sísmicos, (pie son aún 
})iominentes en Puerto Rico y las Islas Vírgenes. 



L.BV NUMERO 67 



PARA REGLAMENTAR LA MANUFACTURA, POSE- 
SIÓN, ALMACENAJE, TRANSPORTE, VENTA O 
DONACIÓN DE EXPLOSIVOS EN PUERTO RI- 
CO, DEFINIENDO LOS DELITOS, ESTABLE- 
CIENDO PENAS, DECLARANDO UNA EMER^ 
cencía, y para otros FINES. 

Decrétase por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico: 

Artículo 1. — Aplicación de la Ley. — Esta Ley se apli- 
cará a la manufactura, posesión, almacenaje, transporte, 
venta o donación de explosivos según se definen en el ar- 
tículo 2 de la misma, a excepción de los explosivos mientras 
se CvStén cargando o descargando o transportando en barcos 
o vagones de ferrocarril de acuerdo con el reglamento de la 
Comisión de Comercio entre Estados. 

Artículo 2. — Definiciones. — Dondequiera que en esta 
Ley se empleen los términos : 

1. ''Explosivo o explosivos'* comprenderá cualquier 
compuesto químico o mezcla mecánica que contenga unida- 
des oxidantes y combustibles u otros ingredientes en tales 
proporciones, cantidades o en tal envoltura que al ser en- 
cendida por el fuego, por fricción, conmoción, percusión o 



detonador cualquier ])arte de dicho com])uesto o mezcla, 
pueda causar una repentina reproducción de gases calien- 
tes en grado tan alto que las presiones gaseosas resultantes 
sean capaces de ])roducir efectos destructores de vidsus, de 
miembros, o de los objetos contiguos, pero los que no inclui- 
rán la gasolina, el petróleo, la nafta, trementina, bencina, 
nitrocelulosa coloidal en hojas, o en barras, o granos de no 
menos de un octavo de pulgada de diámetro, nitrocelulosa 
mojada y un cor:.i)uesto de almidón y nitro mojado (wet 
nitro starch) que contenga un veinte por ciento o má.s de 
humedad o de á-i:'G picrico mojado (\ue esté mojado en 
o que contnega un diez por c'ento o más de humedad. Los 
artículos manufrxtuiado.s, tales como balas, (fixed am- 
munition) para a_mas peciueñas, petardos, mechas de se- 
guridad, fósforos, etc., no se considerarán como explosivos 
cuando las unida c« individuales contengan explosivos en 
cantidad tan limitada, ae tal naturaleza, o en tai envoltura 
que no sea posible que puedan producir una explosión si- 
multánea destructora de dichas unidades en perjuicio de 
vidas, miembros o propiedades. 

2. ''Vía Pública" quiere decir cualquier calle o ca- 
rretera públicas. 

3. "Ferrocarril o tranvía'* quiere iecir cualquier fe- 



1082 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



rrocarril público a vapor, electricidad u i>tra clase que con- 
duzca pasajeros mediante pago, pero no incluirá las vías 
auxiliares, los ramales y desvíos instalados y usados princi- 
palmente para el servicio de mina, cantera o planta. 

4. ^^ Edificio'' quiere decir e incluye solamente aque- 
llos edificios que regularmente se destinen, total o parcial- 
mente, como viviendas de seres humanos, y cualquier igle- 
sia, casa escuela, estación de ferrocarril u otro edificio don- 
de la gente acostumbre reunirse, pero no quiere decir ni in- 
cluye ninguno de los edificios de una fábrica que se dedi- 
que a manufacturar explosivos. 

5. ''Edificio de fábrica" quiere decir cualquier edificio 
u otra estructura en la cual se lleva a cabo la manufactura 
de exp-osivos o una parte de su manufactura. 

6. ''Polvorín" quiere decir cualquier edificio u otra 
estructura que no sea un edificio de fábrica y que se destine 
a almacenar explosivos. 

7. "Barricada eficiente" quiere decir cualquier mon- 
tículo artificial o muro convenientemente revestido de tie- 
rra con un espesor de no menos de tres pies o que sea ca- 
racterística natural del terreno y tenga tal altura que una 
línea recta trazada desde la parte superior de cualquier 
muro lateral del edificio de fábrica o polvorín, a cualquier 
parte de un edificio o a cualquier punto a doce pies sobre el 
centro de una vía férrea o vía pública que deba protegerse, 
tendría que atravesar la barricada interpuesta. 

Artículo 3. — Ebalaje. — Excepto en un edificio de fá- 
brica o en el local del mLsmo, y excepto cuando se estén lia- 
ciendo explotar, ninguna persona poseerá o almacenará 
explosivos a menos que dichos explosivos estén completa- 
mente encerrados o embalados en receptáculos bien cerra- 
dos ya san de metal, de madera o de fibra. Nadie que tenga 
un explosivo en su i)oder o bajo su dominio permitirá ba- 
jo ninguna circunstancia, el que granos o partículas de 
éste queden fuera o en los alrededores del receptáculo. Ca- 
da receptáculo se marcará claramente con el nombre del 
explosivo que contiene. 

Artículo 4. — Almacenaje. — Excepto cuando se esté 
transportando o haciendo explotar, o mientras esté bajo la 
custodia de un porteador público en espera de ser embarca- 
do o entregado, durante el tiempo que lo permita la Ley 
Fderal, a algún consignatario, todo explosivo se almacena- 
ra en polvorines de acuerdo con los artículos del 5 al 8 in- 
clusive. 

Artículo 5. — Construcción de Polvorines. — 1. Los pol- 
vorines para guardar o almacenar legalmente los explosi- 



vos se construirán de ladrillos o de hormigón, de hierro, o 
do madera forrada de hierro, y no tendrán aperturas ex- 
cepto para ventilación y entrada. 

2. Los fulminantes o detonadores, para volar, estallar 
o hacer explotar, en cantidades de mil o más, se guardarán 
o almacenarán en un ])olvorín aparte y será necesario obte- 
ner del Comisionado del Interior un certificado de cumpli- 
miento. Los fulminantes o detonadores en cantidades me- 
nores de mil se guardarán o almacenarán bajo llave, en 
un polvorín aparte. 

Artículo G. — Precauciones en los Polvorines. — Las 
puertas de los polvorines se mantendrán siempre cerra ;las 
y bajo llave, excepto cuando se abran para almacenar o re- 
tirar explosivos ])or aquellas ])ersonas que legalmente ten- 
gan derecho a penetrar en ellos. Se proveerán aperturas 
suficientes en los ])olvorines para ventilación y se protege- 
lán para impedir que puedan entrar chispas, excepto los 
])olveiines para iiólvora negra solamente, los cuales podrán 
construirse sin las ai)erturas de ventilación. A cada ex- 
tremo de dicho polvorín, más arriba de sus muros laterales, 
o sobre sus barricadas, se conservará en todo momento, col- 
locaíh:- en sitio consj)ícuo, u nrótulo con las palabras "Pol- 
vorín-Exi)losivos-Peligroso" claramente im])reso con letras 
de seis ])ulgadas de alto i^or lo menos. En ningún momento 
se i)ei]uitirán fósforos o fuego de ninguna clase en ningún 
polvorín. Ninguna clase de fulminantes se guardarán o 
a'macniaián en ningún polvorín en donde se guarden o al- 
macenen otros exi)]osivos. En ningún momento se abri- 
rá ningún [)aquete de explosivos en un radio de cincuenta 
pies del ])olvorín ; ]ii se guardarán en él explosivos que no 
estén en su envoltura original. Ninguna persona dispára- 
la armas de fuego a una distancia de quinientos pies de un 
l)clvorín o edificio de fábrica, o en dirección o apuntando a 
i]in<>uno de dichos e:iificios o ])olvorines. 

Artículo 7. — Situación de Polvorines. — Un polvorín 
en el cual se almacenen más de mil libras de explosivos de- 
bela estar separado i)or lo menos cien pies de cualquier 
otro polvorín. La cantidad de explosivos que puede aln^a- 
cenarse en un edificio de fábrica o j)olvorín dependerá de 
la distancia a que esté del edificio, del ferrocarril y de la 
vía i)ública más cercana. Las distancias a que una canti- 
dad de exi)losivos de las que aparecen en la columna 1 de 
la siguiente tabla, puede almacenarse del edificio, ferroca- 
rril, o vía pública más cercana, se indican en la misma lí- 
nea en Isa columnas 2, 3 y 4. Todas las distancias arriba 
mencionadas podrán reducirse a la mitad cuando el polvo- 
rín, los edificios, el ferrocarril o la vía pública que ha de 
protegerse, lo está ya de un modo eficaz, del edificio de fá- 
brica o polvorín, por una barricada eficiente según se de- 
fine en la subdivisión 7 del artículo 2. 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



1083 



Cantidad de explosivos que puede guardarse o almacenarse eu los W^SlM^S.^.' 

polvorines ; r, " 



Fulminantes y fulminantes eléctricos 



Otros explosivos 



Distancia Distancia Distancia 

del edificio de la vía férrea de la vía pública .. 

más cercano más cercana más cercana 



Jnidades en 


Unidades que no 


Libras en ex- 










exceso de 


excedan de 


ceso de 




Pies 


Pies 


Pies 


1,000 


5,000 
10,000 
20,000 
25,000 
50,000 






30 

60 

120 

145 

240 


20 
40 
70 
90 
140 


10 

20 
35 
45 


5,000 






10,000 






20,000 




50 
100 


25,000 


50 


70 


50,000 


100,000 


100 


200 


360 


220 


110 


100,000 


150,000 


200 


300 


520 


310 


150 


150,000 


200,000 


300 


400 


640 


380 


190 


200,000 


250,000 


400 


500 


720 


430 


220 


250,000 


300,000 


500 


600 


800 


480 


240 


300,000 


350,000 


600 


700 


860 


520 


260 


350,000 


400,000 


700 


800 


920 


550 


280 


400,000 


450,000 


800 


900 


980 


590 


300 


450,000 


500,000 


900 


1,000 


1,020 


610* 


310 


500,000 


750,000 


1,000 


1,500 


1,060 


640 


320 


750,000 - 


1,000,000 


1,500 


2,000 


1,200 


720 


360 


1,000,000 


1,500,000 


2,000 


3,000 


1,300 


780 


390 


1,500,000 


2,000,000 


3,000 


4,000 


1,420 


850 


420 


2,000,000 


2,500,000 


4,000 


5,000 


1,500 


900 


450 



Artículo 8. — Licencia para Almacenaje. — 1. Solicitud 
de certificado. — Ninguna persona poseerá, guardará o al- 
macenará explosivos mientras no haya obtenido un certifi- 
cado de cumplimiento del Comisionado del Interior. Este 
artículo no se aplicará en los casos en que se hagan los ba- 
rrenos y se obtengan los explosivos y se carguen los barre- 
nos hechas para explosión inmediata. Cada persona infor- 
mará al Comisionado del Interior, en blancos que él sumi- 
nistrará, lo siguiente : 

(a) El sitio donde está construido o se propone cons- 
truir el polvorín ; 

(b) La clase y cantidad máxima de explosivos alma- 
cenados o que se desea almacenar en el polvorín ; 

(c) La distancia a que quedará el polvorín, de otro 
polvorín, de un edificio, ferrocarril o de la vía pública más 
cercana. 

2. Expedición de certificado. — Después de recibido 
dicho informe el Comisionado del Interior inspeccionará el 
polvorín, y si encuentra que éste está situado y construido 
de acuerdo con esta Ley, determinará, de acuerdo con la 
tabla de cantidad y distancia del artículo 7, la cantidad de 
explasivos que podrá almacenarse en dicho polvorín, y le 
expedirá un certificado al solicitante que demuestre haber 
cumplido con esta Ley y con la cantidad máxima de explo- 
tíivos que pueda almacenarse en el polvorín. El certificado 
de cumplimiento se fijará en el polvorín. 

5. Modificación o cancelación del certificado. — El 
certificado de cumplimiento será válido hasta que haya al- 



guna causa para cancelarlo de las que se disponen a conti- 
nuación : Cuando quiera que por motivo de cambios en 
las condiciones físicas de los alrededorse del polvorín, tales 
como la construcción de e lificios, la operación de ferroca- 
riiles, o la apertura de vías públicas, más cerca de dicho 
l^olvorín, el Comisionado del Interior modificará o cancela- 
rá el certificado de acuerdo con las condiciones cambiadas, 
cho anual por la licencia; o cuandoquiera que una perso- 
O cuandoquiera que una persona a quien se haya expedido 
1^1 certificado deje de ])agar durante treinta días el dere- 
na a quien se haya expedido un certificado, guarde o alma- 
cene explosivos en exceso de la cantidad autorizada en el 
certificado. Al cancelársele el certificado, el dueño retira- 
rá inmediatamen;. lo 'o>s ios exi)losivos del i)olvorín. El 
dueño o el que ha::;a uso de un polvorín, notificará con pron- 
titud al Comisionado del Interior de cualquier cambio en 
las condiciones. 

4. Derecho anual por licencia. — El dueño o la per- 
sona que haga u o de un ])o]vorín pagará por anticipado 
anualmente al Comisionado del Interior el derecho de li- 
cencia, el cual víiiaiá ('c acuerdo con la cantidad de ex- 
plosivos que se le autorice guardar en el polvorín. El de- 
recho no será menos de un (1) dólar ni más de quince (15) 
dólares y el Comisionado del Interior lo hará ingresar ^ 
el Tesoro Insular. 

Artículo 9. — Transporte. — 1. Cada vehículo que con- 
duzca explosivos exhibirá en un asta vertical al frente y a 
una distancia que pueda verse en todas direcciones una 



1084 



REVISTA DE OBRAb PUBLICAS DE PUERTO RICO 



bandera roja con la palabra ''pelig'ro" en letras blancas im- 
presa, estampada o cosida sobie diclia bandera roja. La 
bandera tendrá nn ancho de ditz y ocho j)nlgadas, por lo 
menos, y un largo de treinta pulgadas; las letras serán d« 
doce pulgadas de alto, por lo menos. 

2. Ninguna persona se acercará a un vehículo qui 
conduzca explosivos, se montará o viajará en él, o lo carga- 
rá o descargará de un modo descuidado o tc^mei'ario o mien- 
tras esté fumando, o esté bajo la influencia de licores em- 
briagantes. 

^]. Ninguna persona colocará o llevará o hará que se 
coloque o se lleve en o sobre un vehículo que contenga un 
explosivo, ninguna heiramienta de metal, ])edazo de me- 
tal, fuego, o fósforo, explota íor, detonador, fulminante, ni 
ningún artefacto que i)ro, luzca chispas, llama o calor, ex- 
cepto las herramientas ])aia la operación y reparación de 
dicho vehículo. 

4. No se llevará ningún pasajero o i)asajeros en o so- 
bro ningún vehícido con explosivos. 

Airículo 10. — Registio <!e ventas, o donaciones. — To- 
da })er cna (pie vend:a o doue un explosivo llevará en su 
oficina p]'inci])al o en ef sitio d(^ negocios un diario o libro 
de regi ;tro doiule hará consiar por esciito, en foi-ma cla- 
ra, una liistoria completa de la transacción, incluyendo el 
nombro y cantidal (!el expk)sivo; el nombre, residencia y 
dilección del negocio del comi)rador, y el nombre y dirce- 
ción de la persona que se lleve el explosivo. Dicho diario 
o libro de registro podrá ser inspeccioiuido ])or el Comisio- 
nado del Interior o por las autoridades de orden \)úblico. 
No se venderán ex])losivos ni se donarán, ni se dispondrá de 
ellos, ni se entregarán a ninguna persona menor de diez y 
echo años de edad cuando dicha persona actúe i)or cuenta 
proj)ia ni cuando actúe ])or cuenta de otra ])ersona. 

Artículo 11.— L^so Ilegal. Castigos. — Toda persona 
que uso dinamita u otro explosivo ih^galmente con el ])ro- 
pósito de hacer daño corporal, o de aterrorizar o asnstar a 
cualquier peisona, o i)aia hacer daño o destruir cualquier 
propio lad, o para hacer daño a la misma en cuahpiier for- 



ma, p^vlrá ser castigada, convicta que fuere, a pagar una 
mnlta de no menos de doscientos cincuenta (250) dólares, 
ni ( e riás de cinco mil (5000) dóUires; o a sufrir cárcel con 
trabajos forzados ])or un término que no sea menos de un 
año ni que exceda de veinte años. 

Artículo 12. — Posesión con la Intención de Hacer Da- 
ño. — (Castigos. Cuahpiier persona ([ue tenga en su po- 
dei- dinamita ii otro ex])losivo (piímico o sustancia con la in- 
trnción de nsarlo ])ara hacer daño corporal de aterrorizar o 
as;iistar a cuahpiier pei'sona, o de hacer daño o destruir cual- 
(piier pio})ie(lad, o de hacer daño a la misma en cuahpiier 
i'oima, jH) !rá sei- castigada, convicta (jue fuere, a pagar 
una multa de no menos de ciento cincuenta (150) dólares 
ni más (lo tres mil ()],()00) dólares, o con cárcel y trabajos 
for;:a'\>,s ])or un térjnino de no menos de seis meses ni más 
de cinco años. 

Aitícnh) 1:>. — Piesunclón de intención ilegal. — P]n e\ 
juicio r'e cuai(piier ])eisona acusada de haber cometido cual- 
(jiiiera de los (hditos meiudonados en el artículo 12 de la 
];ie, etc, si se 1:^ prueba la ])Osesión de dicho ex])losivo, se 
eonsiderai'á dicha j)nieba como evidencia ])rima l'acie d'^ 
intención il(^^al, y (^1 peso de la pru(4ia para demostrar cpre 
la ])Osesión eia l(\Q,al i'(n'aeiá sobre el acusado. 

i\]iícnlo 14. — Otias N'iolaciones ; Castigos. — Por caila 
^'ío'ación a esta Ley (\\w no sea una de las (pie se especifi- 
ec;n en lo-. aitícu'Os 11 y 12 de la ])resente, la ])ena será 
lina multa de no más de mil (1,000) dólares o i)risión con 
ti abajos forzados por no más de un año, o ambas ])enas a 
disciedón del tribunal. 

Artículo 15. — Juicios ]mw la Corte sin Jurados. — To- 
dos los juicios i)or los delitos establecidos í^ii esta Ley, se 
cí^lcbíaián por una, (-oite sin jurado. 

Artículo 1(). — D(M oratoria. — Toda ley o parte de l(\v 
^pi(^ se (/i)onga a la pr(vsente. cpie^'a, por ésta dei'oga !a. 

Aitículo 17. — Emergencia. — Existe una emergencia 
por lo (jiie esta Ley em^xv.ará a legii* inmediatamente des- 
pués (h> su aiu'obación. 

A])iobada en V-^ de mayo de 1984. 



EN LA CA]\L\RA DE REPRESENTANTES DE 
PUERTO RICO 
Febrero 14, 11):]5 



R DB L A C. 4 6 

Sección 1. — or la ])resente, se asigna la canti'lad de 
cinco mil (5,000) dolarse, o la ])arte de ella que fuere nece- 
saiia, de cualesípiieía fon:!os existentes en el Tesoro Insu- 
lar, no destinados ])ara otras atenciones, para estudiar en 
el. municipio de Ponce las obras de canalización y desvío 
del curso de las aguas del lío Portugués a una distancia de 
cuatro (4) kilómetros más o menos antes de llegar a la pla- 
jea de Ponce. 

Sección 8. — El Comisionado del Interior (j[ue:la encar- 
gado de dai- cumplimiento a las disposiciones de esta Ley. 

Sección 4. — Toda ley o i)arte de ley que se o[)onga a la 
piesente, queda i)or ésta derogada. 

Sección 5.---Se declara que existe una emergencia para 
La, inmediata vigencia de la presente Ley, y, por tanto, la 
misma empezará a regir tan pronto sea aprobada. 



El Señor Tc^ro Rodríguez presentó el siguiente ])royecto de 
ley ; el cual fué referido a la Comisión de Obras y 
Terrenos Públicos y ordenada la impresión. 

LEY 

Para estudio de canalización y desvío del curso de las aguas 
del río Portugués, de la ciudad de Ponce; asignando 
los fondos necesarios, y para otros fines. 

Decrétase por la Asamblea Legislativa de Puerto Rico : 



íl£ 



^ ' '^ ., 



REVISTA DE- 
OBRAS- PUBLICAS 

DE PUERTO RICO 





Solicite carta de colores a sus 
agentes. 



STUCO and CONCRETE 
P A I N T 

Es la Mejor Pintura para exterio- 
res de concreto 

Poique cubre y rinde más que otras y cuesta relativa- 
mente menos. Debido a sus altos componentes, desafía 
ia intemperie por largos años protegiendo la propiedad. 
Es hi pintura semi mate más solicitada por los moder- 
nos propietarios e ingenieros. Es otro producto de 
"THE SHERWIN WILLIAMS CO." — Los más gran 
des fabricantes de pinturas en el mundo. 



Sucrs. de A. Mayol & Co. San Juan, P. R 



American Rdilrodd Company 



OF PORTO RICO 



SERVICIO RÁPIDO Y ECONÓMICO EN EL TRANSPORTE DE 
PASAJEROS Y mercancías. 

NUESTRA EMPRESA ESTA EN CONDICIONES DE DAR EL MEJOR SERVI- 
CIO A LOS SEÑORES CONTRATISTAS EN EL TRANSPORTE DE 
MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN 



Seguridad y^ Eficiencia 



RE¥SSTñ B 



"4:. 






ñ 



BU 



k\ (<^. 



Fwmwirm mío 

PUBLICACIÓN MENSUAL 

Director: 

RAMÓN gandía JR. 



AÑO XI] 



NOVIEMBRE DE 193 5. 



No. XI 



A\ H I 



Editorial 1103 

Geología de Puerto Rico (Continuación) 

Por Howard A. Meyerhoff 1104 

Tres Obras importantes cuya construcción gestiona 

el Departamento del Interior 1106 

En Puerto Rico no puede haher ludia ni turla 

Por Ramón Gandía Córdova 1111 

Jm importancia futura del manganeso en Puerto 
Rico 

Por José H. Ramírez, Químico 1113 

Aviso Público 1114 

Aviso Público 1115 



Sucesores 
de Abarca 

INGENIEROS CONTRATISTAS 
JMiramar — Santurce — Puerto Rico 



Talleres de Maquinaria, Fundición, Calierería y 
Forja. Constante Surtido en nuestros almacenes 
de Materiales para Centrales Azucareras. 

Motores de Gas, Bombas para Riegos, Motores 
Eléctricos Fairbanks-Morse, Romanas Fairbanks, 
Válvulas Lunkenheimer, Empaquetaduras Johns- 
Manville, Correas de Cuero Schieren, Herramien- 
tas Starret, Aparatos de Pintar De Wilbiss, Grúas 
Eléctricas Mundi, Maquinaria Frigorífica York, 
Ladrillos Fuego Thermo, Reparaciones y Contras- 
taciones de Romanas, Análisis Químicos Indus- 
triales en nuestro propio Laboratorio. 

Consulte ^u problema con nuestros técnicos. 



I 



BULL LINES 

SEVICIO SEMANAL DE CARGA 

NEW YORK-PUERTO RICO Y VICEVERSA 

SERVICIO REGULAR DE PASAJEROS 

Y CARGA 

HylLTlVIORE-PUERTO RICO Y VICEVERSA 
IM'ERTO RICO-NORFOLK Y PHILADELPHIA 
SERVICIO INTERANTILLANO 
Pasaje y Carga 

PUERTO RICO — SANTO DOMINGO 
ílTNirO SERVICIO BISEMANAL DE MUELLE 

A MUELLE) 

SERVICIO SEMANAL ENTRE PUERTO RICO 

E ISLAS VÍRGENES 

BULL INSULAR UNE INC. 

l*once Mayagüez Arecibo 

MUELLE NO. 3. TEL. 2060 SAN JUAN 






VAPORES CORREOS AMERICANOS 



El más eficiente y rápido servicio de vapores en- 
tre New York y Puerto Rico para el transporte 
de pasajeros y carga. 

Preferido por su experiencia durante 40 años de 
servicio sin interrupción. 
Para informes diríjase a: 

THE NEW YORK AND PORTO RICO 
STEAMSHIP COMPANY 

708 Canal Bank Building, New Orleans, La. 

Foot of Wall Street, New York, N. Y. 

Muelle No. 1, Tel. 671. — San Juan, Puerto Rico 



Cumplimiento Exacto 
Servicio Único 



Es lo que brinda la 



Tipografía San Juan 



En sus Revistas 



San Sebastián 78 



Tcl. 1130 



EYISTA DE OEEAS PUBLICA; 







©EICO 



PUBLICACIÓN MENSUAL 

Del Departamento del Interior y de la Sociedad de Ingenieros de P. R. para informar al Pueblo de 
Puerto Rico, del progreso de sus obras Publicas; para fomentar las industrias 

e impulsar el arte de construir. 

FUNDADA EN 1924 POR GUILLERMO ESTE VES, C. E. 
Comisionado del Interior. 

OFICINAS: Director: SUSCRIPCIÓN ANUAL 

Depto. del Interior. ^^ qq 

San Juan, P. R. KA:\I()N GANDÍA JR. 



í-nicrcd as second class matter at San Juan, P. R., Jan. 2, 1^24 at the Post Office under the Act of March 3, 1879 
A xM O XI T. 



N O V I E ]\I B R E D E 1 í) :] 5. 



No. XI. 



BU NEGOCIADO UE MINAS 



p]l Xe<xo(!Íado í'e 3.[inas quedó organizado, en el De- 
p.artamento del Interior, el día 22 de Octubre, de acuerdo 
con la Ley No o5 aprobada el 22 de Julio de 1935. 

El (VniiLsionado del Interior ha. nombrado el personal 
más necesario para que el Negociado pueda dar comienzo 
a sus ti-abajos. Ya se ha pedido todo el material de ofi- 
eiiia y de laboratorio; y se hacen o^e.stiones para obtener lo- 
cal ad.ecuado. ^Mientras tanto la encina continuará en el 
local (fue ocupaba el Comité de Recursos Minerales, en 
la planta baja del Palacio del Gobernador. El Ingeniero 
de :\nr.as nombrado es Mr. Horacio C. Ray, que tiene 
un (\Kce](^nte i'cH'ord profesional. Graduado de Bachiller 
(11 (^iencicis y de Ingeidero de ]\Iinas en el Colegio del Es- 
tado de Peiisdvania y en la Universidad de Pittsburg, res- 
pectivamente, ha desempeñado ])aestos de importancia en 
compañías minoras en los Estados Unidos, en Méjico, y 
en el (\)iigo r>elga. Durante la g'uerra mundial fué nom- 
brado leí-. Teniente y después (Uipitán de Ingenieros, ha- 
bien '^ o realizado trabajos militares en los Estados Uni- 
dos y en Francia. Es miembro del American Institution 
of INIining and ]Metal.urgical Engineers. Domina el Fran- 
cés y el Español. 

lía comenzado a realizai* las funciones propias de su 
cargo visitando los lugares de la i>sla donde se encuentran 
los yacimientos minerales descubiertas hasta ahora; y ren- 
dirá oportunamente un informe. 

E! Director del Negociado de Minas se propone pre- 

].arar: ^ I', 

(1) Un ma])a de la isla en el cual se indicarán los 
yacimietitos minerales, en los distintos, municipios, exten- 
sión que ocupan, clase del mineral, formación geológica en 
(jiie se encuentra, vías próximas de comunicación, situa- 
ción de las líneas de trasmisión de U corriente eléctrica. 



(2) Recoger muestras de minerales y rocas, anali- 
zarlas y formar una colección que se exhibirá, en lugar 
apropiado en la oficina del Negociado, con la clasificación 
de los mineralc-s y las rocas, su situación geográílca y da- 
tos geológicos de la zona en que se encuentra. 

(')) Difundir el estudio de la Mineralogía y de la 
Geología en las Escne'as; })ublicando panfletos apropia- 
c'os ])ara el uso en las escuelas Elementales; y tratados- 
técnicos, mas extensos, para las Altas Escuelas, la Uni- 
versidad y la Escuela de Ingenieros de Mayagüez ; con 
especial i-eferencia al valor económico y comerciHl de los 
minerales de Puerto Rico. 

(4) ('oleccionar y archivar todos los dociuneritos (pi^ 
se encuentran en los archivos del Gobiei'no Insular: Me- 
morias, informes, Registros jMineros, etc., y catalogarlos 
por orden alfabético, clasificándolos por orden de materias 
y fechas. 

(5) Reunir las publicaciones que contengan descrip- 
ciones y esturlios de la geología y mineralogía de Puerto 
Rico; formau'^o una biblioteca con estos libros y con las 
]\íemorias. Informes, y estudios de interés, para las acti- 
vidades del Negociado de Minas. El libro (U^ Ilnnbold, que 
contiene el estudio de la geología de las Anti'lr.s, : os tra- 
bajos de los geólogos franceses, así como los de los espa- 
ñoles y americanos, especialmente el Geological Survey de 
la Academia de Ciencias de New York, ocuparán lugar 
preferente en esta biblioteca, junto a la Historia de Puer-. 
to Rico por Fray Iñigo Abad, la de Don José Julián Acós- 
ta y la de Don Salvador Brau. - ' 

Se están estudiando enmien 'as a la Ley de Minas, re^ 
cientemente aprobada por la Asamblea Le-isiativa para \\n- 
cerla mas eficiente y e.sUi en estuaio el Reglamento neo 
sario para su aplicación. 



1104 



REVISTA DE OBRAS PUBLICAS DE PUERTO RICO 



geología de puerto rico 



Por Howard A, M